“Esta­do de Alar­ma para la Oli­gar­quía, Esta­do de Inde­fen­sión para la cla­se obre­ra” – La otra Anda­lu­cía

Los empre­sa­rios que obli­gan a sus tra­ba­ja­do­res y tra­ba­ja­do­ras acu­dir a sus pues­tos de tra­ba­jo duran­te el con­fi­na­mien­to decre­ta­do, no estan­do rela­cio­na­da su acti­vi­dad con los ser­vi­cios esen­cia­les, pue­den estar come­tien­do un Deli­to tipi­fi­ca­do en el Códi­go Penal espa­ñol.

Son los lla­ma­dos Deli­tos de Ries­go, don­de se cas­ti­ga la pro­ba­bi­li­dad de que se pro­duz­ca un daño a un bien pro­te­gi­do, en este caso la pro­pia vida de los tra­ba­ja­do­res y tra­ba­ja­do­ras. Lue­go, que la comi­sión del deli­to de poner en ries­go la salud y la vida de los tra­ba­ja­do­res, tra­ba­ja­do­ras y sus fami­lias por par­te de estos empre­sa­rios y empre­sa­rias sin escrú­pu­los, sea cas­ti­ga­da o no por la Jus­ti­cia, eso es otro can­tar. Este mun­do no es jus­to es capi­ta­lis­ta.

Lo cier­to es que los pode­res públi­cos están pro­te­gien­do a estos empre­sa­rios que pue­den estar come­tien­do el Deli­to de poner en ries­go la salud y la vida de los tra­ba­ja­do­res y tra­ba­ja­do­ras y en las pro­pias nari­ces de las supues­tas fuer­zas del orden, que por lo vis­to están para for­zar al orden a los min­dun­dis que arries­gan sus vida para que no pare la pro­duc­ción, pero no a empre­sa­rios y empre­sa­rias que no paran de ganar dine­ro con nues­tra proudc­ción sacri­fi­can­do nues­tras vidas.
Y es que para quie­nes nos gobier­nan, sean de dere­chas, sean de izquier­das, sean de cen­tro, sean del extre­mo oscu­ro e inhu­mano de la dere­cha, la vida de los tra­ba­ja­do­res y tra­ba­ja­do­ras no vale ná, o si vale algo vale menos que el Capi­tal.
Hemos vis­to fotos y videos de empre­sas, con los tra­ba­ja­do­res y tra­ba­ja­do­ras sin guar­dar la dis­tan­cia de segu­ri­dad, sin mas­ca­ri­llas ni guan­tes, con la guar­dia civil en la puer­ta de la empre­sa y sin lle­var­se dete­ni­do al empre­sa­rio posi­ble cul­pa­ble de la comi­sión de ese Deli­to con­tra la salud y la vida de sus emplea­dos.
Y cómo en el Polo Quí­mi­co de Huel­va, la dife­ren­cia­ción entre tra­ba­ja­do­res de pri­me­ra y de ter­ce­ra se hace, en tiem­po de pan­de­mia, más evi­den­te. Fren­te a las medi­das de pro­tec­ción que nos dicen que cum­plen los tra­ba­ja­do­res de las empre­sas prin­ci­pa­les, está la más abso­lu­ta des­preo­cu­pa­ción por cum­plir las nor­mas de segu­ri­dad, por ries­go duran­te la pan­de­mia, de los tra­ba­ja­do­res y tra­ba­ja­do­ras de las con­tra­tas y sub­con­tra­tas.
Y como la mis­ma MERCADONA que apa­ren­ta con­trol en sus super­mer­ca­dos para evi­tar el con­ta­gio entre emplea­dos y entre éstos y la clien­te­la, pero nie­ga los más míni­mos dere­chos a los que tra­ba­jan para ellos selec­cio­nan­do sus pro­duc­tos, como en el caso de GREENMED de Car­ta­ya, don­de quie­nes con­tro­lan la tem­pe­ra­tu­ra de los tra­ba­ja­do­res están con sus equi­pos de pro­tec­ción, des­de la cabe­za has­ta los zapa­tos, y den­tro los tra­ba­ja­do­res sin mas­ca­ri­llas, ni guan­tes.

Lim­pia­do­ras, jor­na­le­ras y jor­na­le­ros, tra­ba­ja­do­res y tra­ba­ja­do­ras de los alma­ce­nes agrí­co­las… ¿ALGUIEN QUE APLAUDA?
Todas y todos a casa YA. Y si hay que tra­ba­jar por ser de inte­rés gene­ral tu tra­ba­jo, CON TODAS LAS MEDIDAS DE SEGURIDAD, si no, pa casa.
Tu vida y la de los tuyos es más impor­tan­te que la vida de tu explo­ta­dor o explo­ta­do­ra y los suyos. De ti depen­de que te tra­ten como ser humano y no como a un recur­so humano.

Sin­di­ca­to Uni­ta­rio de Anda­lu­cía.

Francisco Vílchez

Andaluz de Granada (1980). Grado en Humanidades en la UGR. Pluriempleado en el sector servicios y aficionado a hablar de lo que la prensa no dice ni pío.

Latest posts by Fran­cis­co Víl­chez (see all)

(function(d, s, id){
var js, fjs = d.getElementsByTagName(s)[0];
if (d.getElementById(id)) {return;}
js = d.createElement(s); js​.id = id;
js.src = «https://​con​nect​.face​book​.net/​e​n​_​U​S​/​s​d​k​.​j​s​#​x​f​b​m​l​=​1​&​v​e​r​s​i​o​n​=​v​2.6»;
fjs.parentNode.insertBefore(js, fjs);
}(docu­ment, “script”, “facebook-jssdk”));(function(d, s, id){
var js, fjs = d.getElementsByTagName(s)[0];
if (d.getElementById(id)) {return;}
js = d.createElement(s); js​.id = id;
js.src = «https://​con​nect​.face​book​.net/​e​n​_​U​S​/​s​d​k​.​j​s​#​x​f​b​m​l​=​1​&​v​e​r​s​i​o​n​=​v​2.6»;
fjs.parentNode.insertBefore(js, fjs);
}(docu­ment, “script”, “face­book-jssdk”));

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *