EE.UU. Trump una decré­pi­ta ame­na­za, Vene­zue­la otra vez de pie

Por Ste­lla Callo­ni, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano 27 de mar­zo de 2020

En una acción deses­pe­ra­da, cuan­do su gobierno ‑éste sí terro­ris­ta- tam­ba­lea por el caos que ha engen­dra­do en el mun­do y en Esta­dos Uni­dos la pan­de­mia del coro­na­vi­rus afec­ta a casi cien mil per­so­nas, el pre­si­den­te Donald Trump orde­nó impo­ner car­gos por nar­co­te­rro­ris­mo con­tra el pre­si­den­te de Vene­zue­la Nico­lás Madu­ro y sus prin­ci­pa­les fun­cio­na­rios, ofre­cien­do, como si fue­ra una pelí­cu­la del vie­jo oes­te, una recom­pen­sa de 15 millo­nes de dóla­res para que le “entre­guen” al man­da­ta­rio vene­zo­lano y 10 millo­nes por cada uno de los acusados.

No sólo esto. Como en el lejano oes­te el ros­tro de Madu­ro se ve en un car­tel don­de se ofre­ce la recom­pen­sa lo que resul­ta no sólo bru­tal sino cri­mi­nal y se con­vier­te en una afren­ta para la huma­ni­dad en estas circunstancias.

En momen­tos en que el pro­pio secre­ta­rio gene­ral de Nacio­nes Uni­das Anto­nio Gute­rres advier­te que deben ser levan­ta­das las san­cio­nes impues­tas a varios paí­ses como Cuba, Vene­zue­la, Irán, Nica­ra­gua y otras, para aten­der la pan­de­mia que aso­la a la huma­ni­dad, el gobierno de Trump ame­na­za con una inter­ven­ción mili­tar en Vene­zue­la Tam­bién la Alta Comi­sio­na­da de la ONU para los Dere­chos Huma­nos Miche­lle Bache­let advir­tió sobre el impac­to del escru­ti­nio estric­to del sec­tor finan­cie­ro, que con­ti­núan sufrien­do los ser­vi­cios públi­cos y la pobla­ción en gene­ral de Vene­zue­la como con­se­cuen­cia de estas medi­das con­tra­rias a la Car­ta de las Nacio­nes Unidas.

La ame­na­za mili­tar sue­na más gra­ve cuan­do EE.UU no ha podi­do rea­li­zar una manio­bra mili­tar con la Orga­ni­za­ción del Atlán­ti­co Nor­te (OTAN) en Euro­pa adon­de envió tro­pas y equi­pos en pleno auge de la pan­de­mia en Ita­lia y otros luga­res. Fue a pedi­do de varios paí­ses euro­peos que se detu­vo la manio­bra, pero el hecho de inten­tar­lo demues­tra los lími­tes que atra­ve­só Esta­dos Uni­dos y su socio Israel.

Los argu­men­tos actua­les para esta reso­lu­ción de la “jus­ti­cia” nor­te­ame­ri­ca­na son ya gas­ta­dos y uti­li­za­dos en cada ciclo de la his­to­ria, pero no se pue­de des­co­no­cer que en fun­ción de que­rer ren­dir a Vene­zue­la y con ella al res­to de Amé­ri­ca Lati­na, han sem­bra­do de bases y esta­ble­ci­mien­tos la región. Sólo Colom­bia, su mejor cen­tro de ope­ra­cio­nes con­tra toda la región tie­ne nue­ve bases, y le siguen Pana­má, Perú, Gua­te­ma­la, Hon­du­ras, Cos­ta Rica y otros paí­ses, inclu­yen­do Para­guay y Argen­ti­na, don­de el Coman­do Sur fir­mó acuer­dos con el ex pre­si­den­te Mau­ri­cio Macri.

Pero son los acuer­dos últi­mos de Trump con el pre­si­den­te de Bra­sil Jair Bol­so­na­ro los que más preo­cu­pan en estos momen­tos. De hecho en su visi­ta a Esta­dos Uni­dos, que comen­zó el 18 de mar­zo pasa­do Bol­so­na­ro en su encuen­tro en Flo­ri­da con Trump pro­cla­ma­ron su apo­yo al inexis­ten­te y auto­pro­cla­ma­do “pre­si­den­te” de Vene­zue­la Juan Guai­dó y a los “esfuer­zos de Boli­via para rea­li­zar elec­cio­nes libres”, por supues­to sin acla­rar que serían lide­ra­das por los gol­pis­tas ‑entre ellos el secre­ta­rio gene­ral de la Orga­ni­za­ció de Esta­dos Ame­ri­ca­nos, Luis Alma­gro– que derro­ca­ron al pre­si­den­te Evo Mora­les en noviem­bre pasado.

Se reu­nió Bol­so­na­ro tam­bién con el repre­sen­tan­te repu­bli­cano de la Flo­ri­da Mar­co Rubio ase­sor sobre Amé­ri­ca Lati­na de Trump, liga­do des­de siem­pre a la mafia terro­ris­ta de Mia­mi, que tan­to daño ha hecho con­tra Cuba y a toda la región. En reali­dad en esta reu­nión con Trump y sus ase­so­res se toma­ron acuer­dos no sólo sobre Vene­zue­la, sino sobre Cuba, y Nicaragua.

Se sabe que Bol­so­na­ro quie­re hacer de Bra­sil el país líder en la sumi­sión al impe­rio, inclu­so por sobre Colom­bia y fue el pri­mer pre­si­den­te bra­si­le­ño que visi­ta el Coman­do Sur para fir­mar acuer­dos con el jefe de esta ins­ti­tu­ción mili­tar Craig Faller, entre otros, sobre pro­duc­tos de inves­ti­ga­cio­nes para defen­sa, por lo cual empre­sas bra­si­le­ñas de ese sec­tor tan sen­si­ble y estra­té­gi­co desa­rro­lla­rán pro­yec­tos con­jun­tos con sus pares estadounidense.

Se dis­cu­tió la posi­bi­li­dad de que Bra­sil acep­te que tro­pas extran­je­ras (léa­se de Esta­dos Uni­dos), uti­li­cen su terri­to­rio en una acción con­tra Nico­lás Madu­ro. “Hay fuer­te resis­ten­cia, entre los mili­ta­res bra­si­le­ños, a que esa auto­ri­za­ción sea con­ce­di­da. En más de una oca­sión el vice­pre­si­den­te, gene­ral Hum­ber­to Mou­rão, reafir­mó que para Bra­sil, la úni­ca vía es la diplo­má­ti­ca, expo­nien­do de mane­ra cla­ra la opi­nión de sus pares” escri­bió el perio­dis­ta Eric Nepo­mu­ceno (el pasa­do 20 de mar­zo (Pági­na 12).

El pue­blo de Bra­sil igno­ra lo que ha nego­cia­do y entre­ga­do su man­da­ta­rio a Esta­dos Uni­dos. Entre esto cita Nepo­mu­ceno que Bol­so­na­ro lle­vó una auto­ri­za­ción para que Washing­ton uti­li­ce la base mili­tar ins­ta­la­da en Alcán­ta­ra, en el nor­te­ño esta­do de Maranhão, y la pro­me­sa de inten­si­fi­car el comer­cio bila­te­ral, acep­tan­do exi­gen­cias has­ta aho­ra negadas”.

Todos estos pre­pa­ra­ti­vos están detrás de las men­ti­ras del fis­cal gene­ral William Barr, que acu­sa sin prue­bas a Madu­ro de ayu­dar a la disi­den­cia” de las Fuer­zas Arma­das Revo­lu­cio­na­rias de Colom­bia (FARC) para supues­ta­men­te “tomar­se la fron­te­ra” común con Vene­zue­la, cuan­do en reali­dad estas están toma­das por exper­tos cri­mi­na­les, mer­ce­na­rios y para­mi­li­ta­res colom­bia­nos arma­dos y entre­na­dos por Israel y Esta­dos Uni­dos y bajo su direc­ción. Des­de allí han come­ti­dos ase­si­na­tos con­tra civi­les y mili­ta­res de Vene­zue­la y mane­jan redes de sabo­ta­jes y des­es­ta­bi­li­za­ción al inte­rior de ese territorio.

Resul­ta que el nar­co­trá­fi­co, el tras­la­do de la dro­ga que se obtie­ne en labo­ra­to­rios colom­bia­nos abas­te­ci­dos con los quí­mi­cos de los paí­ses pode­ro­sos, no pue­de ser con­tro­la­do por las nue­ves bases de Esta­dos Uni­dos en terri­to­rio de Colom­bia, don­de la DEA ha sido denun­cia­da, inclu­so por impor­tan­tes ofi­cia­les que deser­ta­ron del con­vi­vio de esta agen­cia anti­dro­gas con las mafias colom­bia­nas que hun­die­ron ese país en la mise­ria y la vio­len­cia, con miles de muer­tos. Pero ade­más un orga­nis­mo de la pro­pia Nacio­nes Uni­das, ha adver­ti­do que la máxi­ma can­ti­dad de dro­gas que va a Esta­dos Uni­dos des­de Colom­bia, lo hace por los puer­tos colom­bia­nos del Pací­fi­co muy lejos de Venezuela.

Según el fis­cal no son ni los para­mi­li­ta­res colom­bia­nos, ni la DEA, ni el ex pre­si­den­te Alva­ro Uri­be- quien debe­ría estar con­de­na­do por crí­me­nes de lesa humanidad‑, ni su del­fín el actual pre­si­den­te de Colom­bia, Iván Duque, los que sos­tie­nen el nar­co­trá­fi­co, como todo el mun­do sabe y silen­cia. Ya es hora de pre­gun­tar­se ¿quien vigi­la las fron­te­ras de Esta­dos Uni­dos, por la que lle­gan tan­tas tone­la­das de dro­gas, mien­tras fuer­zas de segu­ri­dad cazan migran­tes y has­ta encie­rran niños de nues­tra región en jaulas’?.

Con total impu­ni­dad sos­tie­ne Barr que se cal­cu­la en 200 y 250 tone­la­das de cocaí­na envia­das fue­ra de Vene­zue­la por las rutas de lo que lla­ma “la alian­za cri­mi­nal” es decir Madu­ro-FARC. Sería bueno revi­sar las rutas aéreas del Coman­do Sur.

Este inven­to es simi­lar al de la ame­na­za que sig­ni­fi­ca­ban las armas de des­truc­ción masi­vas que tenía Irak, para des­pués de inva­dir, matar un millón de per­so­nas y apo­de­rar­se de ese país y que lue­go “reco­no­cie­ron” que en reali­dad se equi­vo­ca­ron y que no exis­tían tales armas, de lo cual habían sido cla­ra­men­te infor­ma­dos. O los argu­men­tos para inva­dir Pana­má en diciem­bre de 1989 tan­tos otros simi­la­res en la historia.

Entre las lin­de­zas del Fis­cal fede­ral del dis­tri­to Sur de Nue­va York Geo­fri Ber­man ase­gu­ra que estos car­gos cri­mi­na­les son con­tra Madu­ro y sus “socios de las FARC los “que han tra­fi­ca­do tan­ta dro­ga gra­cias a la pro­tec­ción del gobierno vene­zo­lano para los crí­me­nes de nar­co­te­rro­ris­mo”. Ade­más por la pre­sun­tas pre­sio­nes ejer­ci­das por el “cha­vis­mo” sobre otros gobier­nos para que per­mi­tan “el des­plie­gue de la tra­ma criminal”.

Con esto dejan pen­dien­tes nue­vas acu­sa­cio­nes para armar otro esce­na­rio y ame­na­zar de com­pli­ci­dad “bajo pre­sión” a todo gobierno “insu­mi­so” para las nece­si­da­des de con­trol total del patio “tra­se­ro” que inten­ta el impe­rio en su derrum­be en este siglo, lo que será su tumba.

Ade­más de Madu­ro ofre­cen recom­pen­sas de has­ta 10 millo­nes de dóla­res “por infor­ma­ción” es decir la entre­ga de Dios­da­do Cabe­llo, titu­lar de la Asam­blea Nacio­nal Cons­ti­tu­yen­te; el gene­ral (reti­ra­do) Hugo Car­va­jal Barrios, ex direc­tor de la Inte­li­gen­cia Mili­tar de Vene­zue­la (DGCIM); Clí­ver Alca­lá Cor­do­nes, Gene­ral Mayor (reti­ra­do) del Ejér­ci­to de Vene­zue­la; y Tareck El Ais­sa­mi, minis­tro de Indus­tria y Pro­duc­ción Nacional.

Entre otros fun­cio­na­rios y diri­gen­tes, tam­bién se impli­có a Mai­kel Moreno, pre­si­den­te de la Cor­te Supre­ma, a Vla­di­mir Padrino, minis­tro de Defen­sa, como prin­ci­pa­les acto­res del esque­ma cri­mi­nal y al empre­sa­rio Samark López Bello. Asi­mis­mo al ex nego­cia­dor de paz de las FARC Iván Már­quez y Jesús San­trich “por cola­bo­rar con Madu­ro para tra­fi­car cocaína”.

Pero, siem­pre hay un pero. Resul­ta que el gene­ral Mayor® del ejér­ci­to vene­zo­lano Alca­lá Cor­do­nes que en reali­dad vive en Barran­qui­lla, Colom­bia, reac­cio­nó asom­bra­do, según él mis­mo, ante la recom­pen­sa ofre­ci­da por Esta­dos Uni­dos por su cap­tu­ra cuan­do en reali­dad el tra­ba­ja con “agen­tes” esta­dou­ni­den­ses, inclu­yen­do al auto­pro­cla­ma­do “pre­si­den­te “ Juan Guai­dó, que en reali­dad pre­si­de una fan­ta­sía, ya que no tie­ne sede y no gobier­na a nadie, aun­que lo reco­no­ce el gobierno de Esta­dos Uni­dos y sus ver­gon­zan­tes asociados.

Des­de su casa en Barran­qui­lla, Alca­lá Cor­do­nes habló con una radio colom­bia­na y sos­tu­vo que una par­ti­da de armas de gue­rra secues­tra­das recien­te­men­te en este país entre San­ta Mar­ta y Barran­qui­lla, (la ruta del Cari­be) habían sido com­pra­das por agen­tes de Esta­dos Uni­dos y Guai­dó para rea­li­zar una ope­ra­ción, otro inten­to de gol­pe en Vene­zue­la y ase­si­nar a Madu­ro. “Las armas incau­ta­das en Colom­bia fue en el mar­co de un pac­to o de un con­ve­nio fir­ma­do por el pre­si­den­te Guai­dó, el señor JJ Ren­dón, el señor (Ser­gio) Ver­ga­ra y ase­so­res nor­te­ame­ri­ca­nos”, dijo el mili­tar reti­ra­do venezolano.

De acuer­do a sus afir­ma­cio­nes esta­ban tam­bién en el com­plot el gol­pis­ta Leo­pol­do López y el ex poli­cía “Swat” Iván Simo­no­vis “nom­bra­do” por el inexis­ten­te “pre­si­den­te“ Guai­dó como Coor­di­na­dor espe­cial de Segu­ri­dad e Inte­li­gen­cia de Vene­zue­la ante Esta­dos Uni­dos (no es una bro­ma aun­que lo parezca).

Este ex comi­sa­rio era secre­ta­rio de Segu­ri­dad Ciu­da­da­na del Dis­tri­to Capi­tal (que esta­ba en manos opo­si­to­ras), cuan­do se pro­du­jo el gol­pe del 11 de abril de 2002 con­tra el enton­ces pre­si­den­te Hugo Chá­vez Frías y fue dete­ni­do como res­pon­sa­ble de crí­me­nes y otros gra­ves aten­ta­dos. Se fugó de una cár­cel vene­zo­la­na, ayu­da­do por la CIA esta­dou­ni­den­se y sus alia­dos vene­zo­la­nos, a prin­ci­pios de junio de 2019 y se “asi­ló” en Esta­dos Unidos.

Por su par­te Alca­lá rela­tó que se esta­ba for­man­do un gru­po de Uni­dad por la Liber­tad de Vene­zue­la en Colom­bia, pero se habían encon­tra­do con obs­tácu­los entre ellos lo que lla­mó “los tes­ta­fe­rros de la Opo­si­ción” en refe­ren­cia a las dife­ren­cias cada vez más impor­tan­tes entre la mayo­ría de la opo­si­to­ra vene­zo­la­na y Guai­dó, y aña­dió que el fis­cal con­fun­di­do no debe cono­cer para quien esta­ba trabajando.

Vale la pena recor­dar que en enero de este año, Simo­no­vis des­ta­có que Guai­dó par­ti­ci­pó como “pre­si­den­te” de Vene­zue­la, gra­cias a EE.UU, en la Con­ven­ción Anti­te­rro­ris­mo rea­li­za­da en enero de este año en Bogo­tá, don­de “el tema de Vene­zue­la había sido pues­to otra vez en el tape­te”. Es decir que esta­ban pre­pa­ran­do un nue­vo “asal­to” a ese país.

Al leer los argu­men­tos esgri­mi­dos por el gobierno de Trump se esta­ble­ce la coin­ci­den­cia con lo que dijo Simo­no­vis a la “Voz de Amé­ri­ca” (Mia­mi) sobre la total “y abso­lu­ta com­pro­ba­ción de la pre­sen­cia de Hez­bo­llah en Vene­zue­la y de los gru­pos gue­rri­lle­ros colom­bia­nos como las FARC y el Ejér­ci­to de Libe­ra­ción Nacio­nal de Colom­bia“ acu­san­do al gobierno de Madu­ro de haber con­ver­ti­do a Vene­zue­la “en el sitio don­de los cri­mi­na­les se reúnen”. ¿No habrá que­ri­do decir Miami?

Éste era el tra­ba­jo que andu­vo hacien­do –entre otros- Mike Pen­ce en sus giras y el apre­su­ra­mien­to que lo tra­jo al sur. Estan­do aún Mau­ri­cio Macri como pre­si­den­te de Argen­ti­na, logró que éste intro­du­je­ra como orga­ni­za­ción terro­ris­ta a Hez­bo­llah, que en reali­dad es un par­ti­do polí­ti­co del Líbano con pre­sen­cia en el Con­gre­so y cuya lucha arma­da ha sido y es por la defen­sa de su país con­tra los ata­ques israe­líes una y otra vez.

Las con­fe­sio­nes de Alca­lá y el momen­to ele­gi­do por Trump para esta decla­ra­ción de “gue­rra” resul­tan un nue­vo fra­ca­so para los irre­den­tos “ase­so­res” del igno­ran­te man­da­ta­rio, entre ellos cri­mi­na­les de gue­rra como Elliot Abram y el lobby cubano ame­ri­cano de Mia­mi, en el que des­ta­ca Mar­co Rubio. Su com­pa­ñe­ra Ilea­na Ros-Leh­ti­nen fue cla­ve en la pre­pa­ra­ción del gol­pe con­tra Evo Mora­les en Bolivia. 

Los millo­nes de dóla­res ofre­ci­dos para “cazar” a un pre­si­den­te y sus fun­cio­na­rios no sólo vio­la todas las reglas inter­na­cio­na­les- lo que es ya común para este gobierno- sino que aten­ta con­tra los míni­mos prin­ci­pios huma­ni­ta­rios, más aún en medio de una pan­de­mia que afec­ta a millo­nes de nor­te­ame­ri­ca­nos que no tie­nen nin­gún res­guar­do sani­ta­rio y a los que el pre­si­den­te Trump tam­bién con­de­na a muer­te, mien­tras sal­va a las empre­sas, mos­tran­do al mun­do la reali­dad des­pia­da­da de la “gran poten­cia mun­dial” por den­tro y la ver­da­de­ra cara del capi­ta­lis­mo en el ocaso.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.