Argen­ti­na. El gobierno va hacia el default para man­te­ner viva la eco­no­mía

Juan Guahán /​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano /​28 de mar­zo de 2020

En medio de fuer­tes deba­tes el gobierno argen­tino cami­na hacia el default y con la idea de “rom­per el chan­chi­to” para man­te­ner viva la eco­no­mía, mien­tras preo­cu­pan la super­vi­ven­cia de los sec­to­res más humil­des, impe­di­dos de lograr su jor­nal dia­rio por el ais­la­mien­to y se ten­sa la rela­ción con las pro­vin­cias.

Más allá de las “moles­tias” de la cua­ren­te­na hay algo indu­da­ble: el coro­na­vi­rus está entre noso­tros, sus daños cre­cen, su pico recién lle­ga­ría a comien­zos de mayo, y son muchas –dema­sia­das- las pre­gun­tas que su pre­sen­cia pro­po­ne, como ¿has­ta cuán­do segui­rá?, ¿cómo se apli­ca­rá la cua­ren­te­na a quie­nes viven de la chan­ga dia­ria?, ¿cómo con­tri­buir a que pro­duz­ca el menor daño posi­ble?

Des­de el comien­zo de su gobierno, Alber­to Fer­nán­dez había adver­ti­do que para el 31 de mar­zo se ten­dría una idea cla­ra sobre el des­tino de la deu­da exter­na, la cual había sido defi­ni­da como el pro­ble­ma más impor­tan­te para ese perío­do. Aho­ra tene­mos el 31 de mar­zo por lle­gar y con­ta­mos con la segu­ri­dad eso no ocu­rri­rá dado que otros pro­ble­mas, mucho más gra­ves afec­tan al país.

Más allá que no todo esté dicho en los dis­cur­sos ofi­cia­les, lo cier­to es que el gobierno avan­za de hecho en dos direc­cio­nes, que apa­re­cen como nue­vas, com­ple­men­ta­rias y más ade­cua­das a la reali­dad, con­tra­di­cien­do lo que el mis­mo gobierno venía sos­te­nien­do. Una de ellas es el default. A nadie se le ocu­rre que esta­mos en con­di­cio­nes de seguir pagan­do lo que nos recla­man como deu­da. Sería sui­ci­da e inhu­mano seguir­lo hacien­do.

La otra medi­da –que se insi­núa- tie­ne que ver con lo que era la exten­di­da polí­ti­ca de parar todos los “gas­tos”, has­ta que se con­cre­ta­ra la nego­cia­ción con los recla­man­tes. Esa polí­ti­ca tam­bién se ha vuel­to inapli­ca­ble. “Rom­per el chan­chi­to” y per­mi­tir que algu­nos “gas­tos” man­ten­gan viva a una par­te de la eco­no­mía… y tam­bién de la pobla­ción, es una nece­si­dad de los tiem­pos que corren.

El gobierno anun­cia que incre­men­ta­rá su pre­su­pues­to en un 2% del PBI para des­ti­nar­lo a estos fines. Resol­ver el défi­cit fis­cal pasó a un segun­do plano.

Res­pon­der al coro­no­vi­rus des­ata otros deba­tes e inter­nas

Los deba­tes y pug­nas inter­nas vigen­tes has­ta hace pocos días están per­dien­do vigen­cia, la famo­sa grie­ta entre cris­ti­nis­tas y macris­tas o entre ofi­cia­lis­mo y opo­si­ción pier­de fuer­za. Hoy son otros los deba­tes y las posi­cio­nes en pug­na.

Los tres prin­ci­pa­les acto­res de esta reali­dad ‑en los sec­to­res popu­la­res- son: los inten­den­tes (alcal­des), las orga­ni­za­cio­nes socia­les y en ter­cer lugar las fuer­zas de segu­ri­dad y defen­sa. Esto es así en gene­ral, pero par­ti­cu­lar­men­te en el terri­to­rio de la Capi­tal Fede­ral y los muni­ci­pios del Gran Bue­nos Aires, don­de se con­cen­tran los prin­ci­pa­les con­glo­me­ra­dos urba­nos argen­ti­nos.

Por enci­ma de ellos apa­re­cen el gobierno, la opo­si­ción y los gran­des medios de pren­sa, en una arti­cu­la­ción y coin­ci­den­cia que no deja de lla­mar la aten­ción y que no se veía des­de la Gue­rra de la Mal­vi­nas. Las dis­tin­tas fuer­zas socia­les, polí­ti­cas y una bue­na par­te de la pobla­ción se orde­nan en torno a los pro­ta­go­nis­tas ya cita­dos y su accio­nar.

Más allá de las pala­bras, esta pan­de­mia ha pues­to sobre la super­fi­cie la pro­fun­da grie­ta exis­ten­te en la Argen­ti­na de hoy. La idea del “ais­la­mien­to social pre­ven­ti­vo y obli­ga­to­rio” ha teni­do una fuer­te reper­cu­sión y aval en los sec­to­res medios y altos de la socie­dad, con las peque­ñas excep­cio­nes de algu­nos ansio­sos o irres­pon­sa­bles.

No ocu­rre lo mis­mo con los sec­to­res popu­la­res don­de se mani­fies­tan tres dife­ren­cias fun­da­men­ta­les: sus vivien­das no reúnen las con­di­cio­nes míni­mas para estos lar­gos encie­rros; esas pobla­cio­nes, en gene­ral, care­cen de ingre­sos esta­bles y sobre­vi­ven con chan­gas que ape­nas alcan­zan para la sobre­vi­ven­cia dia­ria o bien depen­den ‑por últi­mo- de la ayu­da ali­men­ta­ria del asis­ten­cia­lis­mo esta­tal y este hoy tran­si­ta una com­ple­ja situa­ción.

Un habi­tan­te de una villa popu­lar gra­fi­có lo que pasa: “si sal­go a bus­car un man­go, ten­go un 10% de posi­bi­li­da­des de infec­tar­me, si me que­do en casa tene­mos el 100% de posi­bi­li­da­des de morir­nos de ham­bre”.

Las actua­les polí­ti­cas esta­ta­les no han con­tem­pla­do debi­da­men­te este pro­ble­ma, que se hará sen­tir con dure­za en los pró­xi­mos días, si no se adop­tan urgen­te­men­te medi­das ade­cua­das.

Des­de el gobierno ana­li­zan modi­fi­ca­cio­nes para adap­tar esta cua­ren­te­na a la situa­ción de las barria­das más pobres y en crear con­di­cio­nes que per­mi­tan a las mayo­rías, de meno­res ries­gos, otros tipos de res­pues­tas que com­bi­nen la pre­ven­ción con la posi­bi­li­dad de tra­ba­jar.

En torno al modo de tra­tar esta situa­ción hoy se mani­fies­tan los mayo­res deba­tes en el gobierno. En esas dis­cu­sio­nes tam­bién inter­vi­ne la opo­si­ción. Des­de ese lugar, en alian­za con sec­to­res del gobierno enca­be­za­dos por La Cám­po­ra, se impul­sa una mayor pre­sen­cia en el terri­to­rio de las Fuer­zas Arma­das y de Segu­ri­dad.

Los inten­den­tes deman­dan el con­trol de la dis­tri­bu­ción de ali­men­tos en sus res­pec­ti­vos terri­to­rios, aun­que el impor­tan­te des­plie­gue terri­to­rial de orga­ni­za­cio­nes socia­les les otor­ga el dere­cho y la res­pon­sa­bi­li­dad de com­par­tir esa tarea.

A fines de la sema­na pasa­da las orga­ni­za­cio­nes socia­les habían con­se­gui­do el com­pro­mi­so de una entre­ga de cin­co mil pesos (unos 65 dóla­res) por per­so­na, que se haría a tra­vés de una amplia­ción de sus actua­les padro­nes, has­ta lle­gar a más de cua­tro millo­nes de per­so­nas.

Lue­go de arduas dis­cu­sio­nes ese pro­yec­to pare­ce caí­do y en su reem­pla­zo apa­re­ce el Pro­gra­ma de Ingre­so Fami­liar de Emer­gen­cia (IFE) con 10 mil pesos por fami­lia des­ti­na­do a quie­nes care­cen de otros ingre­sos, sien­do com­pa­ti­ble con la Asis­ten­cia Uni­ver­sal por Hijo.

Alcan­za­ría tam­bién a los mono­tri­bu­tis­tas de las cate­go­rías A y B (con un uni­ver­so total de cer­ca de 3,5 millo­nes de bene­fi­cia­rios), y podría repe­tir­se de con­ti­nuar la cua­ren­te­na. Ya se están hacien­do la pre­ins­crip­cio­nes y se paga­ría a media­dos de abril.

Dis­tin­tas teo­rías para tra­tar el coro­na­vi­rus

Mien­tras el ais­la­mien­to social y una dura cua­ren­te­na se han impues­to como la prin­ci­pal estra­te­gia para com­ba­tir este mal, van apa­re­cien­do voces crí­ti­cas a la mis­ma.

Estas, fun­da­das en los ries­gos de una des­truc­ción de la eco­no­mía, del tra­ba­jo y los ingre­sos ‑que impli­ca la con­ti­nui­dad de esa estra­te­gia- con las con­se­cuen­cias de la mis­ma sobre la pobla­ción, su esta­do de áni­mo, el páni­co gene­ra­li­za­do, la fal­ta de ali­men­tos y con todo ello la con­se­cuen­te caí­da de sus defen­sas.

Esta con­cep­ción crí­ti­ca se com­ple­men­ta con la idea de ais­lar y pro­te­ger sola­men­te a los ancia­nos y las per­so­nas con enfer­me­da­des de ries­go y dejar que la cir­cu­la­ción de la enfer­me­dad pro­duz­ca una gene­ra­li­za­da auto­in­mu­ni­dad, aten­dien­do a los casos más seve­ros.

Así lo han plan­tea­do cien­tí­fi­cos de la Uni­ver­si­dad de Oxford, en cola­bo­ra­ción con inves­ti­ga­do­res de las Uni­ver­si­da­des de Cam­brid­ge y Kent, quie­nes afir­man que la mitad de la pobla­ción ingle­sa ya está auto­in­mu­ni­za­da.

Ale­gan a su favor que la inmen­sa mayo­ría de los afec­ta­dos, que no for­man par­te de la pobla­ción de ries­go, no tie­ne mayor por­cen­ta­je de casos gra­ves y falle­ci­mien­tos que los que habi­tual­men­te pro­du­ce una gri­pe o el den­gue.

Las cifras ofi­cia­les de los años 2015÷2016÷2017 para Argen­ti­na indi­can que los muer­tos anual­men­te por enfer­me­da­des res­pi­ra­to­rias osci­lan entre los 55 y 65 mil falle­ci­dos. Apro­xi­ma­da­men­te, la mitad de ellos, entre 27.500 y 35.000 son pro­du­ci­dos por gri­pe y neu­mo­nía. En el año 2018 los falle­cie­ron por estas enfer­me­da­des 32 mil per­so­nas.

Esta­do de sitio y otras medi­das de excep­ción

La pan­de­mia del Covid-19 no vino sola. Está acom­pa­ña­da de un con­jun­to de valo­res que se van ins­ta­lan­do en nues­tras socie­da­des con­tem­po­rá­neas. Uno de ellos, de indu­da­ble impor­tan­cia, es el dis­ci­pli­na­mien­to social que tie­ne a los gran­des medios de pren­sa como su prin­ci­pal ins­tru­men­to de ins­ta­la­ción.

La cam­pa­ña actual vie­ne lar­ga­men­te pre­ce­di­da por su modo de infor­mar. Veni­mos pade­cien­do sus noti­cie­ros don­de 4 de cada 5 noti­cias tenían que ver con crí­me­nes y deli­tos que ator­men­ta­ban a la ciu­da­da­nía y sem­bra­ban el terror en la socie­dad.

Este sis­te­ma fue con­tri­bu­yen­do al meca­nis­mo por el cual la poli­cía se trans­for­mó en la prin­ci­pal pre­sen­cia del Esta­do en los sec­to­res popu­la­res. Las debi­li­da­des sani­ta­rias que esta pan­de­mia pone en evi­den­cia mues­tran cómo se están equi­vo­can­do, muchas veces, las prio­ri­da­des esta­ta­les.

La ten­den­cia a que las cre­cien­tes medi­das de excep­ción se vayan trans­for­man­do en doc­tri­na ofi­cial es algo que prac­ti­can la mayor par­te de los Esta­dos. Ello, en lugar de gene­rar con­fian­za, pro­du­ce mie­do y nos encie­rra sobre noso­tros mis­mos.

Esa situa­ción se está repi­tien­do con este mal. En lugar de gene­rar con­fian­za en la orga­ni­za­ción y res­pon­sa­bi­li­dad del pue­blo se pro­mue­ven medi­das repre­si­vas que –por lo ya dicho- se vuel­ven inapli­ca­bles en los sec­to­res popu­la­res, pro­vo­can­do más pro­ble­mas y daños que solu­cio­nes.

Esos mis­mos medios de pren­sa que se rego­dea­ban con rela­tos sobre crí­me­nes hoy lo hacen con el des­plie­gue infor­ma­ti­vo, don­de la enu­me­ra­ción de las muer­tes, los con­ta­gia­dos y la acti­vi­dad de algu­nos irres­pon­sa­bles se pare­cen al rela­to de una com­pe­ten­cia depor­ti­va.

Com­ple­ja rela­ción entre Nación y pro­vin­cias

Las pro­vin­cias le han deman­da­do al gobierno nacio­nal la trans­fe­ren­cia de 70 mil millo­nes de pesos, como Apor­tes del Teso­ro Nacio­nal, un apor­te extra­or­di­na­rio que podrían for­mar par­te del 2% de incre­men­to al PBI orde­na­do con moti­vo de la pan­de­mia en cur­so.

En un recien­te encuen­tro de minis­tros de Eco­no­mía que cul­mi­nó en una reu­nión de los gober­na­do­res y el Pre­si­den­te, la posi­bi­li­dad de emi­tir cua­si­mo­ne­das por las pro­vin­cias no fue plan­tea­da for­mal­men­te. El gober­na­dor del Cha­co, Jor­ge Capi­ta­nich, ase­gu­ró que “para que eso no exis­ta (emi­sión de mone­das pro­vin­cia­les) es nece­sa­rio tener un sis­te­ma de finan­cia­mien­to coor­di­na­do por el Gobierno nacio­nal. Es el úni­co que pue­de emi­tir mone­da de cur­so legal”.

Quie­nes pien­san así pare­cen olvi­dar nues­tra his­to­ria más recien­te, cuan­do en el 200102 esos “bonos pro­vin­cia­les” per­mi­tie­ron miti­gar los sufri­mien­tos de millo­nes de com­pa­trio­tas. Da la impre­sión que unas ideo­lo­gías y teo­rías eco­nó­mi­cas en boga en los paí­ses cono­ci­dos como “cen­tra­les” nie­gan la posi­bi­li­dad de pen­sar des­de la reali­dad.

*Ana­lis­ta polí­ti­co y diri­gen­te social argen­tino, aso­cia­do al Cen­tro Lati­no­ame­ri­cano de Aná­li­sis Estra­té­gi­co.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *