Trump no va a poder con Vene­zue­la (por Car­los Aznárez)

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 26 mar­zo 2020

Nue­va­men­te la impu­di­cia de Donald Trump se ensa­ña con­tra Vene­zue­la Boli­va­ria­na. En reali­dad, la gran obse­sión del ultra­mi­llo­na­rio supre­ma­cis­ta blan­co que mal gobier­na Esta­dos Uni­dos, se lla­ma Nico­lás Madu­ro. Con­tra él fun­da­men­tal­men­te y otros altos fun­cio­na­rios ha apun­ta­do aho­ra todos sus caño­nes cre­yen­do que el gobierno revo­lu­cio­na­rio pue­de ame­dren­tar­se con sus bra­va­tas. Si ya era ridí­cu­la, si no fue­ra dolo­ro­sa por sus con­se­cuen­cias, aque­lla pri­me­ra san­ción decre­ta­da por Oba­ma acu­san­do a Vene­zue­la de ser “un peli­gro para la segu­ri­dad de Esta­dos Uni­dos”, qué decir de esta últi­ma patra­ña del dúo Trump-Mike Pom­pe, ponien­do como excu­sa de la agre­sión, que Madu­ro y su gobierno están acu­sa­dos de «nar­co­te­rro­ris­mo, trá­fi­co de armas, lava­do de dine­ro y corrupción”. 

A Trump le moles­ta el enor­me lide­raz­go de Madu­ro, de la mis­ma mane­ra que Bush se dio una y mil veces la cabe­za con­tra la pared bus­can­do la fór­mu­la para ata­car al coman­dan­te eterno Hugo Chá­vez. La actual figu­ra pre­si­den­cial USA no es dis­tin­ta a nin­guno de los últi­mos man­da­ta­rios nor­te­ame­ri­ca­nos: des­pó­ti­cos, gue­rre­ris­tas, geno­ci­das, igno­ran­tes, en lo que hace a no poder hacer polí­ti­ca si no es con­tan­do con el recur­so de las armas, las inva­sio­nes, las impo­si­cio­nes auto­ri­ta­rias, las polí­ti­cas devas­ta­do­ras, la corrup­ción a gran escala. 
Por su par­te, Chá­vez y Madu­ro repre­sen­tan todo lo con­tra­rio y por eso con­ta­ban y cuen­tan con el apo­yo incon­di­cio­nal de su pue­blo. Decir Chá­vez, en la Patria Boli­va­ria­na y tam­bién en Nues­tra­mé­ri­ca, es expre­sar las mayo­res rei­vin­di­ca­cio­nes a las que aspi­ra­ban y por la que lucha­ron duran­te años millo­nes de vene­zo­la­nos y vene­zo­la­nas. Des­de alfa­be­ti­zar­se has­ta recu­pe­rar la auto esti­ma en todos los niveles.
Decir Madu­ro, es la con­ti­nui­dad decla­ra­da y leal de esas mis­mas ban­de­ras, el hom­bre que se car­gó al hom­bro «la madre de todas las res­pon­sa­bi­li­da­des» y tra­ta de lle­var­las a cabo con toda dig­ni­dad y sol­ven­cia a pesar de las agre­sio­nes de aden­tro y de afuera.

Por eso el Impe­rio lo ha ele­gi­do a él y a Dios­da­do Cabe­llo como los “inter­lo­cu­to­res” a eli­mi­nar en pri­mer tér­mino, para lue­go apo­de­rar­se de las rique­zas del país, que es lo que más ambi­cio­na­ría Trump en el cor­to pla­zo. Pero se equi­vo­ca de cabo a rabo, ya que cada vez que ha inten­ta­do gene­rar des­es­ta­bi­li­za­ción en Vene­zue­la ha teni­do que retro­ce­der per­dien­do sus bata­lli­tas y has­ta pasan­do ver­güen­za entre su pro­pia tro­pa. Pati­nó con el exe­cra­ble Gru­po de Lima, vol­vió a per­der terreno cuan­do tra­tó de inva­dir el país cari­be­ño con la anuen­cia del títe­re secre­ta­rio de la OEA, y no deja de que­dar a la intem­pe­rie, cuan­do sigue apos­tan­do a un delin­cuen­te como Juan Guai­dó. Cómo esta­rá mal­di­cien­do Trump a sus “mucha­chos” de la CIA que le reco­men­da­ron a sus peo­nes colom­bia­nos Iván Duque y su mana­ger Uri­be Vélez. Ambos inten­ta­ron (incon­ta­bles veces) moto­ri­zar inva­sio­nes de para­mi­li­ta­res liga­dos al nar­co­trá­fi­co (como Los Ras­tro­jos y otros simi­la­res) y siem­pre se que­da­ron con las ganas. Si no les alcan­zó con el pape­lón que pasa­ron con “la entre­ga de la ayu­da huma­ni­ta­ria” (don­de reu­nie­ron a lo más gra­na­do de la dere­cha con­ti­nen­tal) cuan­do las mili­cias popu­la­res y los guar­dias nacio­na­les boli­va­ria­nos los para­ron en seco en los puen­tes lin­dan­tes a Cúcu­ta, aho­ra aca­ban de pegar­se eleee últi­mo res­ba­lón, inten­tan­do entrar (a tra­vés de un mili­tar trai­dor como es Cli­ver Alca­lá, al que para disi­mu­lar lo ponen tam­bién en el lis­ta­do de san­cio­na­dos) un gru­po de coman­dos arma­dos para ase­si­nar y gene­rar mie­do en la pobla­ción. Y lo hicie­ron, apro­ve­chan­do el momen­to en que se decla­ró la cua­ren­te­na obli­ga­to­ria, cuan­do Vene­zue­la está dan­do ejem­plo de cómo se enfren­ta la gue­rra bac­te­rio­ló­gi­ca en la que segu­ra­men­te tam­bién están meti­dos has­ta la cabe­za los ami­gos epi­me­dió­lo­gos de la CIA y de Trump.

Gol­pea­do inter­na­men­te por las cha­pu­zas orques­ta­das para con­tro­lar el virus que gol­pea a su pro­pia pobla­ción y por el tre­men­do des­cré­di­to de una sani­dad públi­ca casi inexis­ten­te (en Yan­qui­lan­dia se sal­va­rán los ricos con sus clí­ni­cas pri­va­das y el res­to, sobre todo los más humil­des, que­da­rán seria­men­te expues­tos a la enfer­me­dad) Trump inten­ta huir hacia ade­lan­te ponien­do a Madu­ro y Vene­zue­la como excusa. 
Con la ayu­da de Pom­peo, que pare­ce creer­se un vaque­ro de algu­na mala pelí­cu­la de su país, pro­po­nen una recom­pen­sa de 15 millo­nes para “dete­ner” al pre­si­den­te legí­ti­mo de Vene­zue­la. ¿Pero qué se han creí­do esta pan­di­lla de terro­ris­tas de Esta­do, con estas nue­vas ame­na­zas? ¿Pen­sa­rán que el pue­blo boli­va­riano va a admi­tir man­sa­men­te seme­jan­te “pro­pues­ta”? ¿Ima­gi­na­rán que el res­to de los lucha­do­res y lucha­do­ras de la Patria Gran­de se que­da­rán con los bra­zos cru­za­dos fren­te a seme­jan­te des­pre­cio hacia nues­tro con­ti­nen­te, que no es ni será jamás su patio trasero?

No, Trump va a vol­ver a hoci­car, por­que Vene­zue­la no está en ven­ta y ha ido gene­ran­do un con­cep­to al que jamás podrán aspi­rar sus enemi­gos inter­nos y exter­nos, cuen­tan con una alian­za cívi­co mili­tar de tal cala­do que no solo le ser­vi­rá para repli­car cual­quier agre­sión por la vía que fue­ra, sino que aho­ra, cuan­do el mun­do ente­ro vive un momen­to gra­ve y dolo­ro­so, este noble país jun­to con Cuba son el ejem­plo lati­no­ame­ri­cano de auto­de­fen­sa popu­lar más poten­te con­tra el virus pero tam­bién con­tra la pre­po­ten­cia impe­ria­lis­ta, que no son lo mis­mo pero se pare­cen por lo destructivos.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.