Trump no va a poder con Vene­zue­la (por Car­los Azná­rez)

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 26 mar­zo 2020

Nue­va­men­te la impu­di­cia de Donald Trump se ensa­ña con­tra Vene­zue­la Boli­va­ria­na. En reali­dad, la gran obse­sión del ultra­mi­llo­na­rio supre­ma­cis­ta blan­co que mal gobier­na Esta­dos Uni­dos, se lla­ma Nico­lás Madu­ro. Con­tra él fun­da­men­tal­men­te y otros altos fun­cio­na­rios ha apun­ta­do aho­ra todos sus caño­nes cre­yen­do que el gobierno revo­lu­cio­na­rio pue­de ame­dren­tar­se con sus bra­va­tas. Si ya era ridí­cu­la, si no fue­ra dolo­ro­sa por sus con­se­cuen­cias, aque­lla pri­me­ra san­ción decre­ta­da por Oba­ma acu­san­do a Vene­zue­la de ser “un peli­gro para la segu­ri­dad de Esta­dos Uni­dos”, qué decir de esta últi­ma patra­ña del dúo Trump-Mike Pom­pe, ponien­do como excu­sa de la agre­sión, que Madu­ro y su gobierno están acu­sa­dos de «nar­co­te­rro­ris­mo, trá­fi­co de armas, lava­do de dine­ro y corrup­ción”.

A Trump le moles­ta el enor­me lide­raz­go de Madu­ro, de la mis­ma mane­ra que Bush se dio una y mil veces la cabe­za con­tra la pared bus­can­do la fór­mu­la para ata­car al coman­dan­te eterno Hugo Chá­vez. La actual figu­ra pre­si­den­cial USA no es dis­tin­ta a nin­guno de los últi­mos man­da­ta­rios nor­te­ame­ri­ca­nos: des­pó­ti­cos, gue­rre­ris­tas, geno­ci­das, igno­ran­tes, en lo que hace a no poder hacer polí­ti­ca si no es con­tan­do con el recur­so de las armas, las inva­sio­nes, las impo­si­cio­nes auto­ri­ta­rias, las polí­ti­cas devas­ta­do­ras, la corrup­ción a gran esca­la.
Por su par­te, Chá­vez y Madu­ro repre­sen­tan todo lo con­tra­rio y por eso con­ta­ban y cuen­tan con el apo­yo incon­di­cio­nal de su pue­blo. Decir Chá­vez, en la Patria Boli­va­ria­na y tam­bién en Nues­tra­mé­ri­ca, es expre­sar las mayo­res rei­vin­di­ca­cio­nes a las que aspi­ra­ban y por la que lucha­ron duran­te años millo­nes de vene­zo­la­nos y vene­zo­la­nas. Des­de alfa­be­ti­zar­se has­ta recu­pe­rar la auto esti­ma en todos los nive­les.
Decir Madu­ro, es la con­ti­nui­dad decla­ra­da y leal de esas mis­mas ban­de­ras, el hom­bre que se car­gó al hom­bro «la madre de todas las res­pon­sa­bi­li­da­des» y tra­ta de lle­var­las a cabo con toda dig­ni­dad y sol­ven­cia a pesar de las agre­sio­nes de aden­tro y de afue­ra.

Por eso el Impe­rio lo ha ele­gi­do a él y a Dios­da­do Cabe­llo como los “inter­lo­cu­to­res” a eli­mi­nar en pri­mer tér­mino, para lue­go apo­de­rar­se de las rique­zas del país, que es lo que más ambi­cio­na­ría Trump en el cor­to pla­zo. Pero se equi­vo­ca de cabo a rabo, ya que cada vez que ha inten­ta­do gene­rar des­es­ta­bi­li­za­ción en Vene­zue­la ha teni­do que retro­ce­der per­dien­do sus bata­lli­tas y has­ta pasan­do ver­güen­za entre su pro­pia tro­pa. Pati­nó con el exe­cra­ble Gru­po de Lima, vol­vió a per­der terreno cuan­do tra­tó de inva­dir el país cari­be­ño con la anuen­cia del títe­re secre­ta­rio de la OEA, y no deja de que­dar a la intem­pe­rie, cuan­do sigue apos­tan­do a un delin­cuen­te como Juan Guai­dó. Cómo esta­rá mal­di­cien­do Trump a sus “mucha­chos” de la CIA que le reco­men­da­ron a sus peo­nes colom­bia­nos Iván Duque y su mana­ger Uri­be Vélez. Ambos inten­ta­ron (incon­ta­bles veces) moto­ri­zar inva­sio­nes de para­mi­li­ta­res liga­dos al nar­co­trá­fi­co (como Los Ras­tro­jos y otros simi­la­res) y siem­pre se que­da­ron con las ganas. Si no les alcan­zó con el pape­lón que pasa­ron con “la entre­ga de la ayu­da huma­ni­ta­ria” (don­de reu­nie­ron a lo más gra­na­do de la dere­cha con­ti­nen­tal) cuan­do las mili­cias popu­la­res y los guar­dias nacio­na­les boli­va­ria­nos los para­ron en seco en los puen­tes lin­dan­tes a Cúcu­ta, aho­ra aca­ban de pegar­se eleee últi­mo res­ba­lón, inten­tan­do entrar (a tra­vés de un mili­tar trai­dor como es Cli­ver Alca­lá, al que para disi­mu­lar lo ponen tam­bién en el lis­ta­do de san­cio­na­dos) un gru­po de coman­dos arma­dos para ase­si­nar y gene­rar mie­do en la pobla­ción. Y lo hicie­ron, apro­ve­chan­do el momen­to en que se decla­ró la cua­ren­te­na obli­ga­to­ria, cuan­do Vene­zue­la está dan­do ejem­plo de cómo se enfren­ta la gue­rra bac­te­rio­ló­gi­ca en la que segu­ra­men­te tam­bién están meti­dos has­ta la cabe­za los ami­gos epi­me­dió­lo­gos de la CIA y de Trump.

Gol­pea­do inter­na­men­te por las cha­pu­zas orques­ta­das para con­tro­lar el virus que gol­pea a su pro­pia pobla­ción y por el tre­men­do des­cré­di­to de una sani­dad públi­ca casi inexis­ten­te (en Yan­qui­lan­dia se sal­va­rán los ricos con sus clí­ni­cas pri­va­das y el res­to, sobre todo los más humil­des, que­da­rán seria­men­te expues­tos a la enfer­me­dad) Trump inten­ta huir hacia ade­lan­te ponien­do a Madu­ro y Vene­zue­la como excu­sa.
Con la ayu­da de Pom­peo, que pare­ce creer­se un vaque­ro de algu­na mala pelí­cu­la de su país, pro­po­nen una recom­pen­sa de 15 millo­nes para “dete­ner” al pre­si­den­te legí­ti­mo de Vene­zue­la. ¿Pero qué se han creí­do esta pan­di­lla de terro­ris­tas de Esta­do, con estas nue­vas ame­na­zas? ¿Pen­sa­rán que el pue­blo boli­va­riano va a admi­tir man­sa­men­te seme­jan­te “pro­pues­ta”? ¿Ima­gi­na­rán que el res­to de los lucha­do­res y lucha­do­ras de la Patria Gran­de se que­da­rán con los bra­zos cru­za­dos fren­te a seme­jan­te des­pre­cio hacia nues­tro con­ti­nen­te, que no es ni será jamás su patio tra­se­ro?

No, Trump va a vol­ver a hoci­car, por­que Vene­zue­la no está en ven­ta y ha ido gene­ran­do un con­cep­to al que jamás podrán aspi­rar sus enemi­gos inter­nos y exter­nos, cuen­tan con una alian­za cívi­co mili­tar de tal cala­do que no solo le ser­vi­rá para repli­car cual­quier agre­sión por la vía que fue­ra, sino que aho­ra, cuan­do el mun­do ente­ro vive un momen­to gra­ve y dolo­ro­so, este noble país jun­to con Cuba son el ejem­plo lati­no­ame­ri­cano de auto­de­fen­sa popu­lar más poten­te con­tra el virus pero tam­bién con­tra la pre­po­ten­cia impe­ria­lis­ta, que no son lo mis­mo pero se pare­cen por lo des­truc­ti­vos.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *