Cuba.¡Tiemblen los mez­qui­nos y la mez­quin­dad!

Por Arís­ti­des Ron­dón Veláz­quez*, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 27 mar­zo 2020.-

La pan­de­mia que pade­ce­mos en el mun­do de hoy se vive en Cuba con tran­qui­li­dad, sosie­go y res­pon­sa­bi­li­dad. Aca­bo de regre­sar de Hol­guín hace dos horas en don­de antes de abor­dar el coche ferro­via­rio dos com­pa­ñe­ras me indi­ca­ron lavar­me las manos y me die­ron ins­truc­cio­nes. Via­jé sin temor, tran­qui­lo, segu­ro. Así enfren­ta Cuba la pan­de­mia que nos sacu­de.
Reci­bo men­sa­jes de ami­gos de dife­ren­tes lati­tu­des en don­de el enfren­ta­mien­to a esta gra­ve even­tua­li­dad no es así. Esta­mos aler­tas pero tran­qui­los.

Cono­ce­mos que cada día nues­tro pre­si­den­te se reúne con su equi­po e impar­te ins­truc­cio­nes e indi­ca­cio­nes, pero no lo hace cuan­do han apa­re­ci­do casos sino des­de mucho antes.

Mi pre­si­den­te con su equi­po hizo reunio­nes terri­to­ria­les en las que par­ti­ci­pa­ron todas las auto­ri­da­des de cada pro­vin­cia y muni­ci­pio enca­be­za­dos por los Gober­na­do­res y los Inten­den­tes. Se ha segui­do la indi­ca­ción de Mar­tí de que la ver­da­de­ra medi­ci­na es la que pre­ca­ve.

Cuba ha enfren­ta­do situa­cio­nes más gra­ves y en más difí­ci­les con­di­cio­nes, sin embar­go, en este caso lo que me enor­gu­lle­ce es la con­duc­ta que sigue mi gobierno con su pue­blo y con otros pue­blos. Aquí no pre­do­mi­na el egoís­mo sino la soli­da­ri­dad.

Hay un hecho que me ha lle­na­do de júbi­lo: el res­ca­te de los pasa­je­ros del cru­ce­ro MS Brae­mar, se tra­ta­ba de 1000 seres huma­nos a la deri­va en el Cari­be por­que todos los puer­tos le nega­ban acce­so.

Impre­sio­nan­te insen­si­bi­li­dad cono­cién­do­se que allí había 5 enfer­mos con­fir­ma­dos y 40 casos sos­pe­cho­sos. El Che nos ense­ñó que la vida de cual­quier ser humano vale más que todas las rique­zas posi­bles. Las manio­bras de des­em­bar­car y abor­dar las naves aéreas de inme­dia­to fue un ejem­plo de orga­ni­za­ción.

Due­le pen­sar que tan­tos paí­ses le nega­ran auxi­lio a estos seres huma­nos y enor­gu­lle­ce que Cubi­ta lo haya hecho de mane­ra exi­to­sa y que estu­vie­ra dis­pues­ta a brin­dar aten­ción a los enfer­mos que lo desea­ran. Eso es gran­de­za. Esta­dos Uni­dos de Amé­ri­ca que como se sabe tie­ne impor­tan­tes víncu­los his­tó­ri­cos, cul­tu­ra­les, huma­nos… con el Rei­no Uni­do le negó acce­so al cru­ce­ro, lo que equi­va­le a una masi­va con­de­na a muer­te. Pero apa­re­ció Cuba, la de Mar­tí, Fidel y el Che. Mar­tí nos indi­có que Patria es Huma­ni­dad y por ese camino anda­mos, me emo­cio­nó ver una gran pan­car­ta en el cru­ce­ro en don­de se leía: Te quie­ro Cuba.

La con­duc­ta del gobierno de USA con­fir­ma mi creen­cia, muy cuba­na, de que el pre­si­den­te Trump no cree ni en su Madre Patria.

*Pro­fe­sor en San­ta Cla­ra.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *