Chi­le. Tra­ba­ja­do­res que no pue­dan hacer su labor por cua­ren­te­na, no reci­bi­rán sala­rio según dic­ta­men de Direc­ción del Tra­ba­jo

Andrés Figue­roa Cor­ne­jo /​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano /​26 de mar­zo de 2020

Este 26 de mar­zo, el régi­men de Piñe­ra y su admi­nis­tra­ción tem­po­ra­ria del Esta­do capi­ta­lis­ta chi­leno, median­te un dic­ta­men de la Direc­ción del Tra­ba­jo per­mi­te aho­ra que los emplea­do­res pue­dan no can­ce­lar los sala­rios de las y los tra­ba­ja­do­res que no pue­dan asis­tir al lugar de sus labo­res por razo­nes de la cua­ren­te­na epi­dé­mi­ca, toque de que­da o fuer­za mayor

La reso­lu­ción de una enti­dad pre­ten­di­da­men­te ‘pro­tec­to­ra del tra­ba­jo’, bus­ca lega­li­zar por secre­ta­ría las rela­cio­nes de fuer­za asi­mé­tri­cas exis­ten­tes entre capi­tal y tra­ba­jo, favo­re­cien­do bru­tal­men­te a los empre­sa­rios.

El dic­ta­men quie­re decir que si una emplea­da o emplea­do no pue­den lle­gar a su lugar de tra­ba­jo debi­do a la pro­pia cua­ren­te­na deci­di­da por el gobierno, por­que no hay dis­po­ni­bi­li­dad de trans­por­te colec­ti­vo u otra razón de fuer­za mayor, no per­ci­bi­rá su remu­ne­ra­ción.

La crí­ti­ca de base huma­nis­ta y en el con­tex­to de una pan­de­mia mun­dial, es obvia. Sin sala­rio, ven­ce el ham­bre inclu­so más que el COVID-19. La lega­li­dad de la nor­ma, en tan­to, ha sido cues­tio­na­da por diri­gen­tes sin­di­ca­les debi­do a que exis­ten pre­ce­den­tes, como la catás­tro­fe pro­du­ci­da por el tsu­na­mi de 2010, don­de, a cau­sa de su excep­cio­na­li­dad y carác­ter invo­lun­ta­rio, pri­mó el Códi­go Labo­ral sobre el Códi­go Civil, y no hubo recor­te de suel­dos. Sin embar­go, aho­ra el régi­men pre­ten­de impo­ner arti­cu­la­dos pro­ve­nien­tes del Códi­go Civil y no del Labo­ral.

Ya días antes, a tra­vés de medi­das mone­ta­rias, como la baja del pre­cio del peso a un uno por cien­to de inte­rés por par­te del Ban­co Cen­tral, el gobierno con­tro­la­do des­de Washing­ton, ofre­ció liqui­dez y sal­vó la tasa de ganan­cias de la Ban­ca y de los gran­des gru­pos eco­nó­mi­cos. Asi­mis­mo, la ven­ta bara­ta de cré­di­tos para los gran­des capi­ta­lis­tas está a la orden del día, mien­tras que las mini, peque­ñas y media­nas empre­sas tie­nen enor­mes difi­cul­ta­des para acce­der a prés­ta­mos.

En Chi­le la fuer­za de tra­ba­jo en rela­ción de depen­den­cia es de alre­de­dor de un 70 por cien­to y se con­cen­tra en la Pymes. De la tota­li­dad de las y los tra­ba­ja­do­res del país, más de un 30 por cien­to hacen par­te del lla­ma­do sec­tor infor­mal o autó­no­mo, sin nin­gún dere­cho social ni labo­ral garan­ti­za­do, según las cifras ofre­ci­das por el Ins­ti­tu­to Nacio­nal de Esta­dís­ti­cas, INE, y el Ban­co Cen­tral.

El dic­ta­men de la Direc­ción del Tra­ba­jo trans­pa­ren­te aún con más niti­dez el carác­ter anti­po­pu­lar de la admi­nis­tra­ción de turno. Sec­to­res de la opo­si­ción ins­ti­tu­cio­nal, como del mun­do del tra­ba­jo orga­ni­za­do, ya han anun­cia­do ini­cia­ti­vas lega­les con­tra el dic­ta­men.

Por par­te de las y los tra­ba­ja­do­res, a la cri­sis en cur­so que creó las con­di­cio­nes del 18 O y se inten­si­fi­có ace­le­ra­da­men­te con la pan­de­mia, se ha mul­ti­pli­ca­do la incer­ti­dum­bre con el dic­ta­men. Nadie ase­gu­ra que de los suel­dos impa­gos, los empre­sa­rios vayan por los des­pi­dos (que ya están ocu­rrien­do), y lue­go de la pan­de­mia los emplea­dos no reco­bren sus pla­zas.

Sólo la acción con­jun­ta, uni­ta­ria, deci­di­da del pue­blo tra­ba­ja­dor y las fuer­zas socia­les exis­ten­tes pue­den poner coto a la suce­sión de abu­sos impu­nes en los que ha incu­rri­do la admi­nis­tra­ción del capi­ta­lis­mo de van­guar­dia chi­leno, que has­ta ha pri­va­ti­za­do el agua.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *