Argen­ti­na. Mien­tras a Luis D’Elía se le nie­ga la pri­sión domi­ci­lia­ria, a tres geno­ci­das los man­dan a casa con el pre­tex­to del coro­na­vi­rus

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 27 mar­zo 2020

N. de R.: Se tra­ta de los repre­so­res y geno­ci­das Juan Naza­reno Ris­so, Wal­ter Omar Ale y Ramón Car­los Velas­co tuvie­ron el bene­fi­cio de la pri­sión domi­ci­lia­ria. Son tres ex poli­cías bonae­ren­ses pro­ce­sa­dos por el ase­si­na­to de un mili­tan­te de la Juven­tud Uni­ver­si­ta­ria Pero­nis­ta al que cono­cie­ron Nés­tor Kirch­ner y Cris­ti­na Fer­nán­dez. La pre­gun­ta es: ¿has­ta cuan­do tan­ta impu­ni­dad y pro­vo­ca­ción por par­te de una «jus­ti­cia» que des­oye los pedi­dos huma­ni­ta­rios para libe­rar al diri­gen­te social Luis D’Elía a Mila­gro Salas y otros pre­sos poli­ti­cos y pac­ta con los ase­si­nos del pue­blo para favo­re­cer­los?

Foto: Juan Naza­reno Ris­so, uno de los que se fue a la casa. 

Por Ailín Bullen­ti­ni

Entre los más de seten­ta geno­ci­das con­de­na­dos e inves­ti­ga­dos por su par­ti­ci­pa­ción en deli­tos de lesa huma­ni­dad que, al ampa­ro de la posi­ble pro­pa­ga­ción del coro­na­vi­rus, pidie­ron a la Jus­ti­cia que los deje cum­plir encie­rro en sus casas, hay tres que lo logra­ron casi de mane­ra inme­dia­ta. Son ellos Juan Naza­reno Ris­so, Wal­ter Omar Ale y Ramón Car­los Velas­co, que esta­ban dete­ni­dos en la cár­cel vip de Cam­po de Mayo, y fue­ron envia­dos a sus casas. Son tres ex poli­cías bonae­ren­ses pro­ce­sa­dos por el ase­si­na­to de Hora­cio “Chu­pe­te” Bena­ví­des, mili­tan­te de la Juven­tud Uni­ver­si­ta­ria Pero­nis­ta. La fami­lia de la víc­ti­ma soli­ci­tó la nuli­dad de esa reso­lu­ción.

Según las cifras que mane­ja la Pro­cu­ra­du­ría de Crí­me­nes con­tra la huma­ni­dad, has­ta hoy, de los más de 70 recla­mos de domi­ci­lia­ria por par­te de repre­so­res bajo la excu­sa del peli­gro de con­ta­gio de coro­na­vi­rus que sur­gie­ron a lo lar­go de todo el país, han sido resuel­tos poco más de 30: en 19 casos, la Jus­ti­cia recha­zó el bene­fi­cio, como el de Miguel Osval­do Etche­co­latz ; en otros 15, lo con­ce­dió.

Los tres, ex poli­cías
bonae­ren­ses que al tiem­po del ase­si­na­to de Bena­ví­des for­ma­ron par­te de
la Direc­ción Gene­ral de Inves­ti­ga­cio­nes de esa fuer­za, tie­nen más de 65
años. En algún caso, como el de Velas­co, adu­jo que su espo­sa está bajo tra­ta­mien­to onco­ló­gi­co. Cuan­do
fue­ron pro­ce­sa­dos por Kre­plak, en diciem­bre pasa­do, fue­ron tras­la­da­dos
para cum­plir su pri­sión pre­ven­ti­va en la Uni­dad fede­ral 34, la cár­cel
vip de Cam­po de Mayo.

Ante los pedi­dos de la defen­sa de
los repre­so­res, Kre­plak avi­só a la Fis­ca­lía, a la que habi­li­tó su
par­ti­ci­pa­ción en la situa­ción. Des­de el Minis­te­rio Públi­co Fis­cal
toma­ron par­te y le pidie­ron al juez que inda­ga­ra sobre la situa­ción de
salud en la que se encon­tra­ban los dete­ni­dos. Has­ta aquel día, no
exis­tían infor­mes del Ser­vi­cio Peni­ten­cia­rio Fede­ral en rela­ción a
medi­das que habían pues­to en dan­za en los dife­ren­tes esta­ble­ci­mien­tos en
rela­ción a la posi­ble pro­pa­ga­ción del Covid-19. Kre­plak hizo caso omi­so
al pedi­do de la Fis­ca­lía, no pidió infor­ma­ción al SPF y habi­li­tó las
domi­ci­lia­rias.

El jue­ves 19, 48 horas des­pués de haber­lo pedi­do, los tres repre­so­res esta­ban en sus res­pec­ti­vas casas.
La deci­sión fue ape­la­da por la Fis­ca­lía. La que­re­lla que repre­sen­ta a
la fami­lia de Bena­ví­des, en tan­to, soli­ci­tó al juez que anu­le su
deci­sión.

“Hay una ley de víc­ti­mas, que esta­ble­ce que sobre toda
cues­tión de liber­tad de impu­tados deben con­sul­tar a las víc­ti­mas. Pero
ade­más, aun­que no exis­tie­ra esa ley, la fami­lia de Hora­cio es par­te
en la cau­sa, es que­re­llan­te. Enton­ces, reúne las dos con­di­cio­nes, por lo
tan­to tie­ne doble dere­cho a saber cada paso del pro­ce­so sobre los
impli­ca­dos en el hecho”, expli­có a este dia­rio Pablo Llon­to, abo­ga­do de
la fami­lia Bena­ví­des.

La par­te no solo está en des­acuer­do con
cómo se lle­vó a cabo el pro­ce­so. Tam­po­co lo está con el con­te­ni­do. “No
es razón el coro­na­vi­rus para otor­gar­les bene­fi­cio de domi­ci­lia­ria a
estas per­so­nas. Más allá de que ten­gan más de 65 años, el Ser­vi­cio
Peni­ten­cia­rio tomó los recau­dos nece­sa­rios, algo que expli­ca en infor­mes
que pre­sen­tó ante otros jue­ces que, antes de deci­dir sobre pedi­dos
simi­la­res, lo soli­ci­ta­ron”, aña­dió Llon­to.

Una vez que el Eje­cu­ti­vo nacio­nal dic­ta­ra la cua­ren­te­na total
con la inten­ción de con­te­ner lo más posi­ble la pro­pa­ga­ción del virus que
mató a casi 20 mil per­so­nas en todo el mun­do, el SPF ela­bo­ró un infor­me
que pre­sen­tó y pre­sen­ta en cada expe­dien­te vin­cu­la­do con pedi­dos de
pri­sio­nes domi­ci­lia­rias jus­ti­fi­ca­dos en la pan­de­mia. Allí, infor­ma las
“múl­ti­ples medi­das” que fue­ron adop­ta­das en los espa­cios de encie­rro
“ten­dien­tes a pro­te­ger la salud de la pobla­ción alo­ja­da, como ser
res­trin­gir la admi­sión” tan­to de inter­nos como de visi­tas, per­so­nal
peni­ten­cia­rio y abo­ga­dos, entre varios otros, a los pena­les; tam­bién
limi­tar los tras­la­dos y extre­mar las medi­das de pre­ven­ción e higie­ne. En
ese mis­mo infor­me, el PSF recal­ca que “el ámbi­to car­ce­la­rio se tra­ta de
una ins­ti­tu­ción cerra­da en don­de un núme­ro de per­so­nas se encuen­tra
ais­la­da de la socie­dad”.

En ese sen­ti­do, Llon­to sos­tu­vo en sus
pedi­dos de nuli­dad de la deci­sión judi­cial que “es nece­sa­rio” con­tar con
ese infor­me “para corro­bo­rar que se tra­ta de una men­ti­ra el argu­men­to”
que esgri­me la defen­sa de los repre­so­res, que “se tra­ta de un
apro­ve­cha­mien­to de una situa­ción mun­dial”. “Se apro­ve­chan de la pan­de­mia
para salir de la cár­cel”, amplió a este dia­rio el abo­ga­do. “La reali­dad
es que están bien asis­ti­dos en las cár­ce­les, que el SPF apli­ca
pro­to­co­los de cui­da­do y pre­ven­ción. Y, por últi­mo, tene­mos que insis­tir
en que estas per­so­nas están ais­la­das den­tro de las cár­ce­les, en
pabe­llo­nes espe­cia­les. Y en Cam­po de Mayo, como es el caso de estos
tres, están solos. Es una cár­cel sub­ha­bi­ta­da, no sufren haci­na­mien­to,
cuen­tan con espa­cio ver­de para cami­nar…. Son dete­ni­dos pri­vi­le­gia­dos”
, com­ple­tó.

Ris­so,
Velas­co y Ale fue­ron dete­ni­dos en noviem­bre pasa­do y pro­ce­sa­dos en
diciem­bre por el ase­si­na­to de Hora­cio “Chu­pe­te” Bena­ví­des, un joven de
22 años, estu­dian­te en la Facul­tad de Cien­cias Jurí­di­cas y Socia­les de
La Pla­ta y mili­tan­te de la JUP y Mon­to­ne­ros
. Ade­más, tra­ba­ja­ba en el
Depar­ta­men­to de Trans­mi­sión Gra­tui­ta de bie­nes depen­dien­te del
Minis­te­rio de Eco­no­mía. Fue ase­si­na­do el 30 de sep­tiem­bre de 1976 en las
cer­ca­nías de la Muni­ci­pa­li­dad pla­ten­se. 

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *