Argen­ti­na. Cua­ren­te­na de cla­se

Por Romi­na C. de Chi­le­ci­to y José «Gue­so» Saya­go NVL, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 26 mar­zo 2020

La actual situa­ción de una nue­va pan­de­mia, esta vez del
virus deno­mi­na­do Covid-19, nos expo­ne a ries­gos de con­ta­gio y de otra índo­le
que debe­mos pun­tua­li­zar bien.

1- Sin lugar a dudas, el con­ta­gio vino del
exte­rior. El pri­mer caso cono­ci­do fue el de una per­so­na que reco­rrió Espa­ña e
Ita­lia en ple­na eta­pa de con­ta­gio. Vol­vió al país, tra­jo la enfer­me­dad, se
inter­nó en la Clí­ni­ca Sui­zo Argen­ti­na de Reco­le­ta y, dado de alta, vol­vió a su
casa. Lo mis­mo con el res­to de rica­cho­nes que des­pa­rra­ma­ron el virus por el
res­to del terri­to­rio con total impu­ni­dad.

Hace unos días, la secre­ta­ria de Acce­so a la Salud, Car­la Viz­zot­ti, dijo: «Se evi­den­cia
que las per­so­nas que tie­nen indi­ca­ción de ais­la­mien­to no la cum­plen y quie­nes
están lle­gan­do de via­je no visua­li­zan la impor­tan­cia de su ais­la­mien­to».
El cum­pli­mien­to de la cua­ren­te­na de esta gen­te ha depen­di­do pura y
exclu­si­va­men­te de su bue­na volun­tad, aun­que muchos ni siquie­ra eso han teni­do,
salien­do a cum­plea­ños de 15, de vaca­cio­nes a la cos­ta, a sur­fear, etc.

2- El con­ta­gio físi­co exis­te y alar­ma. El virus no dis­tin­gue
de cla­ses socia­les. La sali­va y los mocos de los ricos con­ta­gian tan­to como la
del más pobre, y des­nu­dan la igual­dad natu­ral de la espe­cie huma­na con
pre­ci­sión y cru­de­za.

3- Que los pobres de este país y los pobres
de los paí­ses limí­tro­fes pode­mos ser con­ta­gia­dos y lo esta­re­mos, es indu­da­ble.
Así como el virus no dis­tin­gue cla­ses socia­les, la cua­ren­te­na del gobierno, sí.
El con­ta­gio vino de la cla­se alta, pero la poli­cía no impo­ne la cua­ren­te­na en
los barrios de ricos ni en los countrys, don­de están los focos de con­ta­gio,
sino en las barria­das y en las villas.

En con­clu­sión, los que vivi­mos en las barria­das no esta­mos
con­ta­gia­dos por­que no andu­vi­mos por Euro­pa, EE.UU, Chi­na y/​o Bra­sil. Ergo
¿quié­nes nos pue­den con­ta­giar?

1- Gen­te de gui­ta que via­jó a Euro­pa, EE.UU, Chi­na y/​o
Bra­sil.

2- Gen­te pobre que labu­ra para gen­te de gui­ta que via­jó
allí.

3- Gen­te de gui­ta que vive en esos paí­ses y por lo que sea
(vaca­cio­nes, visi­ta a fami­lia­res y/​o ami­gos), vino a estas tie­rras.

La cla­se tra­ba­ja­do­ra no tene­mos ni por aso­mo la posi­bi­li­dad
de enfren­tar un con­ta­gio masi­vo como sí la tie­ne la gen­te que, evi­den­cian­do
altos recur­sos mate­ria­les, tra­jo la enfer­me­dad al país. Una vas­ta par­te de
nues­tra cla­se habi­ta vivien­das pre­ca­rias, otra vive en haci­na­mien­to y otra,
direc­ta­men­te vive en la calle. 

La cri­sis eco­nó­mi­ca de lar­ga data pro­du­jo que una par­te muy
nume­ro­sa de la pobla­ción ven­ga tenien­do una ali­men­ta­ción defi­cien­te des­de hace
varios años.

Los que toda­vía tie­nen tra­ba­jo en blan­co, depen­den de la
pre­ca­ria cober­tu­ra de salud de las obras socia­les saquea­das por los diri­gen­tes
gre­mia­les (la buro­cra­cia sin­di­cal). Los demás tra­ba­ja­do­res, depen­den de las
sali­tas de aten­ción pri­ma­ria y los hos­pi­ta­les, que se verían des­bor­da­dos
rápi­da­men­te en caso de un con­ta­gio masi­vo, el cual el gobierno de Alber­to
Fer­nán­dez pre­ten­de evi­tar decre­tan­do una cua­ren­te­na, que ter­mi­na ence­rran­do a
los que no esta­mos con­ta­gia­dos, y acon­se­jan­do a los que tie­nen gui­ta y son poten­cia­les
por­ta­do­res que no sal­gan. De hecho ha ins­ta­la­do una cua­ren­te­na de cla­se.

Tenien­do en cuen­ta estos fac­to­res, se evi­den­cia que los
pobres no tie­nen ni por aso­mo la posi­bi­li­dad de afron­tar esta emer­gen­cia
sani­ta­ria como pre­su­po­ne el gobierno.

Cabe pre­gun­tar­se: ¿Un con­ta­gio masi­vo se com­ba­te con
repre­sión poli­cial y el mie­do infun­di­do por los medios de comu­ni­ca­ción? ¿O con
un sis­te­ma de salud públi­ca equi­pa­do y orga­ni­za­do?

A esta altu­ra, es indu­da­ble que en vez de rodear barria­das
obre­ras, lo que se debe­ría haber rodea­do son los barrios pri­va­dos sin dejar
salir a nadie. Ni de shop­ping, ni a sur­fear.

Otra medi­da plau­si­ble hubie­ra sido decre­tar un paro nacio­nal
de toda acti­vi­dad pro­duc­ti­va y/​o comer­cial (excep­tuan­do, obvia­men­te, las de
emer­gen­cia sani­ta­ria, ali­men­ta­ria y de ener­gía).

Pero el esce­na­rio real es otro: Alber­to Fer­nán­dez está
recu­rrien­do a lo úni­co por lo que el Esta­do se preo­cu­pó en tener dis­po­ni­ble
para res­pon­der a situa­cio­nes de cri­sis: las fuer­zas repre­si­vas. Allí el Esta­do
vie­ne invir­tien­do mucho des­de hace déca­das: patru­lle­ros, equi­pos, muni­cio­nes, y
armas sofis­ti­ca­das com­pra­das, por ejem­plo, al Esta­do impe­ria­lis­ta de Israel.

Por con­tra­par­ti­da, en rubros de Salud Públi­ca (camas,
res­pi­ra­do­res, insu­mos, reme­dios, pro­fe­sio­na­les de dis­tin­tas dis­ci­pli­nas,
per­so­nal auxi­liar), la inver­sión es magra cuan­do no direc­ta­men­te nula.

Becas para inves­ti­ga­ción cien­tí­fi­ca, inver­sión en
bio­tec­no­lo­gía, aumen­to de sala­rios, ídem.

Para ilus­trar la situa­ción de la edu­ca­ción
públi­ca, tan sólo bas­ta men­cio­nar dos nom­bres: San­dra y Rubén. Pla­nes de
vivien­das popu­la­res, efi­cien­cia en el trans­por­te públi­co, orga­ni­za­ción de
la reco­lec­ción y mane­jo sus­ten­ta­ble de
resi­duos, etc… nada. 

En medio de este pre­ca­rio cua­dro social, en el que el Esta­do
ha ser­vi­do duran­te déca­das sólo para garan­ti­zar las ganan­cias patro­na­les, y con
esa sig­ni­fi­ca­ti­va inver­sión en arma­men­to en des­me­dro de la salud, la edu­ca­ción
y el bien­es­tar del pue­blo, el actual gobierno se dis­po­ne a refor­zar el vir­tual
Esta­do de Sitio bajo el ale­ro de un apa­ren­te aval de la pobla­ción.

Otro dato ilus­tra­ti­vo: el sala­rio de un dipu­tado es de
$200.000 y se otor­ga­ron un bono de $100.000 más. El sala­rio de las cien­tí­fi­cas
pre­ca­ri­za­das del Ins­ti­tu­to Mal­brán es de $24.000 a $40.000. Esto es cla­ra­men­te un mani­fies­to
polí­ti­co.

Por ello tener con­fian­za cie­ga en los gober­nan­tes es muy
peli­gro­sa para la ciu­da­da­nía en gene­ral, pues el “mani­jeo” de la cam­pa­ña para
rema­char la para­noia, enar­bo­la que en nom­bre de pro­te­ger­nos del con­ta­gio, es
nece­sa­rio dejar pos­ter­ga­das liber­ta­des demo­crá­ti­cas tan bási­cas como tran­si­tar
por la calle.

Sin embar­go, las fábri­cas con­ti­núan tra­ba­jan­do, y en el
espa­cio rural (terri­to­rio impu­ne de la oli­gar­quía terra­te­nien­te) la peo­na­da
con­ti­núa yugán­do­la en la cose­cha y no se le per­mi­te que­dar­se en sus casas jun­to
a sus fami­lias.

La volun­tad mani­fies­ta del gobierno ha sido pro­te­ger a los
rica­cho­nes, a sus fábri­cas y patri­mo­nio ponien­do en ries­go la salud de los
millo­nes de tra­ba­ja­do­res de nues­tro país.

Aún si el con­ta­gio de este nue­vo virus para el que no
tene­mos defen­sa inmu­no­ló­gi­ca, no lle­ga­ra a ser masi­vo en nues­tro país,
inexo­ra­ble­men­te un ver­da­de­ro bom­ba­zo lle­ga­rá en la for­ma de una RECESIÓN que
raja­rá las pare­des.

Por todos estos moti­vos, nos resul­ta nece­sa­rio refor­zar
todos los víncu­los de la cla­se obre­ra y de toda la comu­ni­dad tra­ba­ja­do­ra. Pues,
cuan­do, har­ta de tan­ta para­noia con­tra nues­tras fami­lias y de pri­vi­le­gios hacia
los ricos, aco­rra­lán­do­nos con ham­bre y pri­va­cio­nes de todo tipo, la pobla­ción
tra­ba­ja­do­ra rom­pa el silen­cio en las calles y cope la sole­dad de las pla­zas,
atro­pe­llan­do a la actua­les auto­ri­da­des, allí se verán fla­mear las ban­de­ras de toda
la mili­tan­cia poli­ti­ca­men­te leal a nues­tra cla­se, como refle­jo dis­tin­ti­vo de quie­nes
cons­ti­tu­yen entre miles de com­pa­ñe­ras y com­pa­ñe­ros, la mejor ver­sión de nues­tro
Pue­blo.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *