Argen­ti­na. Coro­na­vi­rus: En el Hos­pi­tal Ramos Mejía tra­ba­ja­do­res de salud denun­cian fal­ta de insu­mos de equi­pos de protección/​Kici­llof habi­li­tó un mail para denun­ciar a emplea­do­res que no cum­plen sus obli­ga­cio­nes en cuarentena/​Este vier­nes comien­za la preins­crip­ción para el cobro del Ingre­so Fami­liar de Emer­gen­cia

Resu­men Lati­noa­me­ri­cano, 26 de mar­zo de 2020 .-  Con infor­ma­ción pro­pia y de Mun­do Gre­mial, Info Gre­mial, Noti­cias Gre­mia­les, Gre­mia­les del Sur, Corrien­te Sin­di­cal Fede­ral, Canal Abier­to, ANRed, Esta­do de Aler­ta y Agen­cias

Coro­na­vi­rus: En el Hos­pi­tal Ramos Mejía los tra­ba­ja­do­res de salud denun­cian fal­ta de insu­mos de equi­pos de pro­tec­ción.

“Nos están man­dan­do a una gue­rra sin armas”, advir­tió Clau­dio Gómez, enfer­me­ro del hos­pi­tal Ramos Mejía, en el mar­co del recla­mo que este miér­co­les por la maña­na lle­va­ron a cabo tra­ba­ja­do­res de todas las áreas del esta­ble­ci­mien­to para dar cuen­ta de la fal­ta de insu­mos, las malas con­di­cio­nes de tra­ba­jo y la nece­si­dad de incor­po­rar más pro­fe­sio­na­les al equi­po del hos­pi­tal. “Esta­mos pelean­do con­tra un virus des­co­no­ci­do, nece­si­ta­mos los ele­men­tos nece­sa­rios para pro­te­ger­nos”, seña­ló Gómez a Página|12. Algu­nos con bar­bi­jos y otros sin, alre­de­dor de las diez de la maña­na enfer­me­ros y médi­cos del hos­pi­tal se reunie­ron para mani­fes­tar­se. “Más insu­mos y mate­rial. Capa­ci­ta­ción y licen­cias por gru­po de ries­go”, lle­va­ba escri­to uno de los car­te­les.

“Des­de el fin de sema­na hay 3 pacien­tes con­fir­ma­dos que tie­nen el virus, si lle­gan más no tene­mos bar­bi­jos para cubrir no sólo a los pacien­tes sino tam­bién a los cua­tro tur­nos de enfer­me­ros que impli­ca su cui­da­do duran­te las 24 horas”, ase­gu­ró el enfer­me­ro del hos­pi­tal Ramos Mejía. Bar­bi­jos N95 y des­car­ta­bles, pro­tec­to­res anti­se­cre­cio­nes para los ojos, cami­so­li­nes, cofias, salas que per­mi­tan dis­tan­cia entre las camas y boxes indi­vi­dua­les para el ais­la­mien­to, son algu­nos de los reque­ri­mien­tos que un esta­ble­ci­mien­to de salud nece­si­ta para poder abor­dar los casos de pacien­tes que pre­sen­ten sín­to­mas sos­pe­cho­sos del coro­na­vi­rus o bien se con­fir­me su diag­nós­ti­co. “Se están por inau­gu­rar nue­vos con­sul­to­rios para aten­der a pacien­tes febri­les en el mar­co de la pan­de­mia y toda­vía no han incor­po­ra­do nue­vo per­so­nal de enfer­me­ría, en lugar de eso, nos infor­ma­ron que 3 enfer­me­ros de cada turno –maña­na y tar­de– ten­drán que ir a aten­der a pacien­tes que se encuen­tran ais­la­dos en camas de hotel”, rela­tó Gómez. 

Si bien el hos­pi­tal cuen­ta con salas de inter­na­ción en cada área, su for­ma “apa­be­llo­na­da” no per­mi­te los cui­da­dos nece­sa­rios como, por ejem­plo, tener los ves­tua­rios jun­to a la entra­da para cam­biar­se la ropa antes de ingre­sar. Ade­más, según expli­can los tra­ba­ja­do­res del hos­pi­tal, “en muchas salas las camas no lle­gan a estar a más de un metro y medio de dis­tan­cia, como indi­ca el pro­to­co­lo para evi­tar con­ta­gios”.

“Ape­lar a la idea de la voca­ción es ries­go­so: no somos héroes, somos tra­ba­ja­do­res pre­ca­ri­za­dos”, advir­tió una de las pro­fe­sio­na­les del cen­tro de salud de aten­ción comu­ni­ta­ria (CeSAC) ubi­ca­do en el Bajo Flo­res, y con­tó que “todas acá tene­mos dos o más tra­ba­jos, ya sea en clí­ni­cas pri­va­das o en otros sec­to­res públi­cos, por­que no nos alcan­za la pla­ta. El bono que nos van a dar aho­ra jus­ta­men­te habla de esa pre­ca­ri­za­ción labo­ral”. Al igual que otros de sus com­pa­ñe­ros, ade­más de ir al CeSAC varios días por sema­na, ella atien­de en un con­sul­to­rio pri­va­do y en el pro­gra­ma de aten­ción domi­ci­lia­ria de la Ciu­dad de Bue­nos Aires. “Nos man­dan al epi­cen­tro de la pan­de­mia sin las pro­tec­cio­nes corres­pon­dien­tes. No nece­si­ta­mos que nos aplau­dan sino que nos tra­ten como per­so­nas que somos, con fami­lias, con nece­si­da­des, con sen­si­bi­li­da­des”, seña­ló la tra­ba­ja­do­ra del cen­tro de salud, don­de si bien has­ta aho­ra no hubo casos con­fir­ma­dos de coro­na­vi­rus, “los casos de den­gue siguen en aumen­to, suma­do a las pro­ble­má­ti­cas que nues­tro cen­tro tie­ne por estar cer­cano a uno de los barrios más vul­ne­ra­bles de la Ciu­dad”.

La super­po­si­ción de tra­ba­jos es un fenó­meno que se repi­te, no solo en los equi­pos de tra­ba­jo de los CeSAC sino tam­bién en los hos­pi­ta­les de la Ciu­dad de Bue­nos Aires. Este miér­co­les, una de las enfer­me­ras del hos­pi­tal Ramos Mejía pre­sen­tó sín­to­mas sos­pe­cho­sos del virus: fie­bre y dolor de gar­gan­ta. Has­ta reci­bir el resul­ta­do de la prue­ba, la tra­ba­ja­do­ra se encuen­tra inter­na­da y ais­la­da de otros pacien­tes. Una situa­ción simi­lar ocu­rrió en el hos­pi­tal San­to­jan­ni, ubi­ca­do en Mata­de­ros, don­de una enfer­me­ra pre­sen­tó sín­to­mas del virus tras haber aten­di­do a pacien­tes con­ta­gia­dos en una clí­ni­ca pri­va­da. Des­pués de varios días ais­la­da, la prue­ba le dio nega­ti­vo, pero la mayo­ría de los enfer­me­ros del hos­pi­tal se encuen­tran en ries­go por man­te­ner múl­ti­ples tra­ba­jos en simul­tá­neo. «Lo que mues­tra la pan­de­mia no es nue­vo: en enfer­me­ría, el sobre­car­go hora­rio y la pre­ca­ri­za­ción es algo que ya suce­día des­de hace mucho tiem­po. Yo, por ejem­plo, hoy sal­go a las tres de la tar­de, a las seis ya estoy corrien­do para vol­ver a la guar­dia», rela­tó Julio, uno de los enfer­me­ros de la Guar­dia del hos­pi­tal. 

“El ries­go de con­ta­gio cre­ce muchí­si­mo al estar sal­tan­do de clí­ni­ca en clí­ni­ca para poder sobre­vi­vir”, advir­tió Celia Bení­tez, enfer­me­ra de neo­na­to­lo­gía en el Ramos Mejía, que tam­bién tra­ba­ja como enfer­me­ra de tera­pia inten­si­va para una empre­sa de medi­ci­na pre­pa­ga. “Si vamos a dar la vida por esto, al menos que­re­mos cobrar un sala­rio digno”, seña­ló. Bení­tez es enfer­me­ra hace ocho años, y ante la medi­da de ais­la­mien­to obli­ga­to­rio del vier­nes pasa­do tuvo que lle­var a sus tres hijos, de 7, 9 y 17 años, a la casa de su padre en la loca­li­dad de Gon­zá­lez Catán. “No voy a ver­los al menos por un mes, qui­zás más. Tuve que prio­ri­zar su salud sabien­do que yo pue­do ser un foco de con­ta­gio. Es una deci­sión muy difí­cil”, rela­tó. 

En el infor­me de este miér­co­les del Minis­te­rio de Salud, la Secre­ta­ria de Acce­so a la Salud, Car­la Vizot­ti, recor­dó que las per­so­nas jóve­nes y acti­vas son las que están más expues­tas a hacer cir­cu­lar el virus ya que pue­den gene­rar un con­ta­gio “aun­que no sepan que están infec­ta­dos o no pre­sen­ten sín­to­mas”. En el ámbi­to de los tra­ba­ja­do­res de la salud, esta con­di­ción se agu­di­za: “esta­mos en luga­res don­de poten­cial­men­te vive el virus. No pode­mos estar midien­do los ele­men­tos de segu­ri­dad según el tipo de pacien­te que aten­de­mos, debe­ría­mos estar pro­te­gi­dos como cual­quier per­so­na que tie­ne que cir­cu­lar en con­tex­to de cua­ren­te­na”, advir­tió la tra­ba­ja­do­ra del CeSAC, y agre­gó que la sema­na pasa­da tuvie­ron que pedir­le bar­bi­jos al área de odon­to­lo­gía por­que en los con­sul­to­rios de febri­les – don­de se atien­den los pacien­tes que pre­sen­tan los sín­to­mas del coro­na­vi­rus – no que­da­ban más. “Todas las medi­das que toma­mos fue­ron de for­ma auto­ges­ti­va, y des­pués los fun­cio­na­rios de la Ciu­dad dicen que están orgu­llo­sos del sis­te­ma de salud que tene­mos. No somos sol­da­dos de la patria, somos tra­ba­ja­do­res”, ase­gu­ró. En su cen­tro de salud, días atrás una de las médi­cas pre­sen­tó los sín­to­mas y eva­lua­ron cerrar el esta­ble­ci­mien­to has­ta corro­bo­rar que no tuvie­ra el virus. “Al final su males­tar pasó y com­pro­ba­mos que no lo tuvie­ra, pero pue­de pasar en cual­quier momen­to, tene­mos que estar pro­te­gi­dos y achi­car al máxi­mo la posi­bi­li­dad de con­ta­gio”, seña­ló.

“Cuan­do hay una aler­ta ama­ri­lla, cual­quier pro­fe­sio­nal de cual­quier sec­tor tie­ne que estar dis­po­ni­ble para aten­der”, expli­có Bení­tez y deta­lló que, por eso, todos los médi­cos y enfer­me­ros que están den­tro del gru­po de ries­go debe­rían obte­ner su licen­cia. “Si bien el decre­to lo indi­ca, en el ámbi­to de la Ciu­dad esto que­da a deci­sión de la direc­ción de cada hos­pi­tal, y en el nues­tro aún hay muje­res emba­ra­za­das y tra­ba­ja­do­res con enfer­me­da­des cró­ni­cas que siguen yen­do a aten­der a los pacien­tes”, seña­ló la enfer­me­ra del Ramos Mejía. En este esta­ble­ci­mien­to, según Bení­tez, el 70% de las enfer­me­ras son madres sol­te­ras que no cuen­tan con una ayu­da para que alguien cui­de de sus hijos: “no solo pone­mos en ries­go a pacien­tes, sino tam­bién a nues­tras pro­pias fami­lias”, ase­gu­ró. 

Infor­me: Lore­na Ber­me­jo.

Kici­llof habi­li­tó un mail para denun­ciar a emplea­do­res que no cum­plen sus obli­ga­cio­nes en cua­ren­te­na

Kicillof habilitó un mail para denunciar a empleadores que no cumplen sus obligaciones en cuarentena

El gobierno bonae­ren­se habi­li­tó una casi­lla de correo elec­tró­ni­co para que los tra­ba­ja­do­res pue­dan denun­ciar a los emplea­do­res que no cum­plen con las obli­ga­cio­nes sani­ta­rias para evi­tar even­tua­les con­ta­gios de coro­na­vi­rus, se infor­mó hoy oficialmente.27/03/2020 00:00:00

En la direc­ción [email protected]​trabajo.​gba.​gov.​ar se podrán hacer tam­bién con­sul­tas refe­ri­das a las medi­das sani­ta­rias que se deben apli­car en las áreas labo­ra­les que corres­pon­dan.

«Si tenés con­sul­tas o denun­cias sobre algu­nos de estos temas podes comu­ni­car­te con noso​tros​.No olvi­des men­cio­nar tus datos per­so­na­les y, en caso que sea nece­sa­rio incluir docu­men­ta­ción, hacer­lo en for­ma­to PDF», pre­ci­só el Minis­te­rio de Tra­ba­jo bonae­ren­se en su cuen­ta ofi­cial de Twit­ter.

Para denun­ciar cual­quier con­flic­to labo­ral se pue­de enviar correo a [email protected]​trabajo.​gba.​gov.​ar.

Días atrás la car­te­ra labo­ral pro­vin­cial, con­du­ci­da por Mara Ruiz Malec, difun­dió tam­bién por su red social qué tra­ba­ja­do­res deben usar bar­bi­jo, guan­tes y pro­tec­ción ocu­lar duran­te el desem­pe­ño de sus tareas..

Este vier­nes comien­za la preins­crip­ción para el cobro del Ingre­so Fami­liar de Emer­gen­cia

Jue­ves 26 de Mar­zo | 19:59Se tra­ta de un bono de 10000 pesos que anun­ció el gobierno. Se otor­ga­rá a las per­so­nas des­em­plea­das, que tra­ba­jen de mane­ra infor­mal, sean mono­tri­bu­tis­tas de las cate­go­rías A y B y a tra­ba­ja­do­ras de casas par­ti­cu­la­res, así como a todos los bene­fi­cia­rios de la AUH. Cono­cé el cro­no­gra­ma para ano­tar­te. 

La ANSeS infor­mó que des­de este vier­nes comien­za la pre-ins­crip­ción para quie­nes nece­si­ten per­ci­bir el Ingre­so Fami­liar de Emer­gen­cia (IFE) de 10 mil pesos, otor­ga­do por el Gobierno para paliar los efec­tos eco­nó­mi­cos de la pan­de­mia del coro­na­vi­rus.

El orga­nis­mo pidió a los bene­fi­cia­rios que «res­pe­ten estric­ta­men­te» las fechas para la ins­crip­ción, que depen­de­rá del núme­ro de ter­mi­na­ción del docu­men­to, para evi­tar el con­ges­tio­na­mien­to de la pági­na de ANSeS.

Des­pués de la preins­crip­ción, la ANSES lle­va­rá ade­lan­te un rele­va­mien­to de datos de la infor­ma­ción reci­bi­da y soli­ci­ta­rá una serie de datos com­ple­men­ta­rios como, por ejem­plo, sus núme­ros de cuen­tas ban­ca­rias.

El IFE se otor­ga­rá a las per­so­nas que están des­em­plea­das, tra­ba­jen de mane­ra infor­mal, sean mono­tri­bu­tis­tas de las cate­go­rías A y B o, tam­bién, tra­ba­ja­do­ras de casas par­ti­cu­la­res, así como a todos los bene­fi­cia­rios de la AUH.

Quie­nes lo soli­ci­ten deben cum­plir dos requi­si­tos, ser argen­tino nati­vo o natu­ra­li­za­do y resi­den­cia no infe­rior a dos años y tener entre 18 y 65 años.

El que cum­pla con estas con­di­cio­nes sólo podrá acce­der al IFE siem­pre que él o algún miem­bro de su gru­po fami­liar no per­ci­ba ingre­sos.

Están exclui­dos quie­nes ten­gan ingre­so de un tra­ba­jo en rela­ción de depen­den­cia públi­co o pri­va­do; sea mono­tri­bu­tis­ta de cate­go­ría C o supe­rior o del régi­men de autó­no­mos; una pres­ta­ción de des­em­pleo; jubi­la­cio­nes, pen­sio­nes o reti­ros con­tri­bu­ti­vos o no con­tri­bu­ti­vos nacio­na­les, pro­vin­cia­les, muni­ci­pa­les o de la Ciu­dad de Bue­nos Aires.

Tam­po­co están alcan­za­dos quie­nes reci­ban ingre­sos de pla­nes socia­les, sala­rio social com­ple­men­ta­rio, Hace­mos Futu­ro, Poten­ciar Tra­ba­jo u otros pro­gra­mas socia­les nacio­na­les, pro­vin­cia­les o muni­ci­pa­les, a excep­ción de los de la AUH o Emba­ra­zo.

El IFE se abo­na­rá por úni­ca vez en abril,aunque podría ser pro­rro­ga­do en caso de ser nece­sa­rio y los bene­fi­cia­rios de la Asig­na­ción Uni­ver­sal por Hijo (AUH) debe­rán abs­te­ner­se de la preins­crip­ción ya que están auto­má­ti­ca­men­te inclui­dos.

El cro­no­gra­ma de preins­crip­ción se hará de acuer­do al núme­ro de ter­mi­na­ción del DNI y es el siguien­te:

DNI ter­mi­na­ción en 0 y 1, podrán com­ple­tar el for­mu­la­rio el vier­nes 27 de mar­zo.
DNI ter­mi­na­ción en 2 y 3, podrán com­ple­tar el for­mu­la­rio el sába­do 28 de mar­zo.
DNI ter­mi­na­ción en 4 y 5, podrán com­ple­tar el for­mu­la­rio el domin­go 29 de mar­zo.
DNI ter­mi­na­ción en 6 y 7, podrán com­ple­tar el for­mu­la­rio el lunes 30 de mar­zo.
DNI ter­mi­na­ción en 8 y 9, podrán com­ple­tar el for­mu­la­rio el mar­tes 31 de mar­zo.

La recu­pe­ra­da Mady­graf comien­za a pro­du­cir alcohol en gel y bar­bi­jos y dona­rá la pri­me­ra tan­da

La recuperada Madygraf comienza a producir alcohol en gel y barbijos y donará la primera tanda

Los tra­ba­ja­do­res de la empre­sa grá­fi­ca recu­pe­ra­da Mady­graf anun­cia­ron que comen­za­rán a pro­du­cir alcohol en gel para manos y bar­bi­jos para comer­cia­li­zar, pero la pri­me­ra tan­da será dona­da al hos­pi­tal de Escobar.26/03/2020 11:31:00

La deci­sión fue toma­da por los tra­ba­ja­do­res de la fir­ma bajo ges­tión obre­ra ante la gra­ve situa­ción que se vive en el país por el coro­na­vi­rus y que nos tie­ne en ais­la­mien­to social pre­ven­ti­vo y obli­ga­to­rio.

«Pon­dre­mos así al ser­vi­cio de la comu­ni­dad las ins­ta­la­cio­nes de la fábri­ca para pro­du­cir estos insu­mos tan nece­sa­rios en el mar­co de la emer­gen­cia y ante el fal­tan­te en esta­ble­ci­mien­tos de salud y para la pobla­ción en gene­ral», dije­ron en un comu­ni­ca­do.

Los tra­ba­ja­do­res lle­van ade­lan­te esta ini­cia­ti­va soli­da­ria jun­to al Cen­tro de Estu­dian­tes de Cien­cia y Téc­ni­ca de la Uni­ver­si­dad Nacio­nal de San Mar­tín y la Comi­sión Nacio­nal de Ener­gía Ató­mi­ca (CNEA).

Pre­vén pro­du­cir en la plan­ta una pri­me­ra tan­da de varios miles de litros de alcohol en gel y, al menos, unas 200 mas­ca­ri­llas dia­rias.

A fin de poder exten­der la pro­duc­ción y dona­ción de estos insu­mos, los tra­ba­ja­do­res le pidie­ron al Esta­do que apor­te los fon­dos nece­sa­rios para poder aumen­tar la pro­duc­ción.

Super­mer­ca­dos paga­rán un bono de 5 mil pesos a emplea­dos que tra­ba­jen en cua­ren­te­na

Supermercados pagarán un bono de 5 mil pesos a empleados que trabajen en cuarentena

El acuer­do alcan­za a Coto, Carre­four, Jum­bo y Wal­mart. Se pac­tó «un apor­te soli­da­rio de $5.000 para aque­llos emplea­dos que cum­plen tareas duran­te la emer­gen­cia sanitaria».27/03/2020 00:05:00

Tra­ba­ja­do­res de cua­tro cade­nas de super­mer­ca­dos que están tra­ba­jan­do en ple­na cua­ren­te­na reci­bi­rán un bono de 5.000 pesos, infor­mó el titu­lar de la Fede­ra­ción de Emplea­dos de Comer­cio y Ser­vi­cios, Arman­do Cava­lie­ri.

El acuer­do se alcan­zó con las empre­sas Coto, Carre­four, Jum­bo y Wal­mart, con la inten­ción de que se otor­gue «un apor­te soli­da­rio de $5.000 para aque­llos emplea­dos que cum­plen tareas duran­te la emer­gen­cia sani­ta­ria».

«Es en reco­no­ci­mien­to al gran esfuer­zo que están hacien­do todos los días, al ase­gu­rar el abas­te­ci­mien­to y la pro­vi­sión de artícu­los de pri­me­ra nece­si­dad a lo lar­go y a lo ancho de todo el país«, sos­tu­vo Cava­lie­ri en un comu­ni­ca­do.

El sin­di­ca­lis­ta des­ta­có que «las prin­ci­pa­les cade­nas de super­mer­ca­dos com­pren­die­ron la nece­si­dad de hacer este apor­te soli­da­rio para quie­nes cum­plen con la tarea esen­cial de ase­gu­rar la pro­vi­sión de artícu­los de pri­me­ra nece­si­dad, ponien­do en ries­go su salud al tomar con­tac­to con los clien­tes».

«Estas cir­cuns­tan­cias demues­tran que la úni­ca mane­ra de enfren­tar este tipo de fla­ge­los en defen­sa de la salud es a tra­vés de las herra­mien­tas que brin­da el Esta­do Nacio­nal, y no el libre albe­drío del mer­ca­do», opi­nó.

Cava­lie­ri tam­bién afir­mó que «estas cir­cuns­tan­cias ponen en relie­ve la impor­tan­cia de las estruc­tu­ras de los sin­di­ca­tos, que pusie­ron a dis­po­si­ción sus obras socia­les, clí­ni­cas, hote­les, su logís­ti­ca y emplea­dos, alcan­zan­do un esfuer­zo úni­co para poder enfren­tar todos jun­tos esta emer­gen­cia».

El mes pasa­do, el Sin­di­ca­to de Emplea­dos de Comer­cio, el de mayor can­ti­dad de afi­lia­dos del país, había fir­ma­do el reajus­te de su pari­ta­ria del año pasa­do y acor­dó reci­bir tres sumas fijas en los tres meses siguien­tes ‑dos de 1.000 pesos y una de $2.000‑, con lo que cerró un incre­men­to anual del 52 por cien­to.

ECONOMÍA

Una por una, las medi­das para paliar la pan­de­mia: a quié­nes alcan­zan, cómo, y lo que fal­ta

La alta infor­ma­li­dad labo­ral en Argen­ti­na desafía las posi­bi­li­da­des del Esta­do para hacer fren­te a la cri­sis desata­da por el coro­na­vi­rus. Un infor­me del Ins­ti­tu­to de Pen­sa­mien­to y Polí­ti­cas Públi­cas ana­li­za el impac­to de cada anun­cio y sugie­re un “shock dis­tri­bu­ti­vo” para salir de la rece­sión.

Según un infor­me del Ins­ti­tu­to de Pen­sa­mien­to y Polí­ti­cas Públi­cas (IPyPP), las medi­das socia­les que ha toma­do el Eje­cu­ti­vo para paliar las con­se­cuen­cias eco­nó­mi­cas en los hoga­res “van en el sen­ti­do correc­to”. Sin embar­go, los altos nive­les de infor­ma­li­dad que carac­te­ri­zan hoy a la socie­dad argen­ti­na anti­ci­pan que habrá que tomar muchas más.

El cua­dro de situa­ción ana­li­za­do por el Ins­ti­tu­to esta­ble­ce tres tipos de tra­ba­ja­do­res, según su nivel de for­ma­li­dad.

1. El pri­me­ro está com­pues­to por más de nue­ve millo­nes los tra­ba­ja­do­res con pues­tos de tra­ba­jo asa­la­ria­dos que están regis­tra­dos como tales. De éstos 3,2 millo­nes tra­ba­jan en el ámbi­to públi­co y el 65%, seis millo­nes, en el pri­va­do. Sus ingre­sos medios supe­ran leve­men­te los $30 mil.

“Éste es el con­jun­to de tra­ba­ja­do­res que está mejor blin­da­do para atra­ve­sar los acon­te­ci­mien­tos vigen­tes de cua­ren­te­na y caí­da de la acti­vi­dad eco­nó­mi­ca –sos­tie­ne el IPyPP-. Meno­res garan­tías tie­nen las tra­ba­ja­do­ras de casas par­ti­cu­la­res que, si en el mejor de los casos están regis­tra­das, pue­den lle­gar a sufrir des­pi­dos por el con­tex­to o recor­tes sala­ria­les”.

Para pro­te­ger a este gru­po se dis­pu­sie­ron algu­nas medi­das, tales como la reno­va­ción del pro­gra­ma Aho­ra 12 por seis meses para favo­re­cer la com­pra de pro­duc­tos nacio­na­les ela­bo­ra­dos o comer­cia­li­za­dos por pymes, la exi­mi­ción del pago de con­tri­bu­cio­nes patro­na­les a sec­to­res afec­ta­dos por la menor acti­vi­dad, el refuer­zo del pro­gra­ma de Recu­pe­ra­ción Pro­duc­ti­va (REPRO) des­ti­na­do al finan­cia­mien­to de par­te del sala­rio de empre­sas per­te­ne­cien­tes a sec­to­res en cri­sis.

Tam­bién se efec­tua­rá un aumen­to de la inver­sión públi­ca por $100.000 millo­nes des­ti­na­da a infraes­truc­tu­ra vial, vivien­da, edu­ca­ción y turis­mo; se pon­drá en mar­cha un plan para incen­ti­var la pro­duc­ción de 48 par­ques indus­tria­les, y se des­ti­na­rá un paque­te de unos $350.000 millo­nes para finan­ciar capi­tal de tra­ba­jo y com­pra de insu­mos, con una tasa de inte­rés del 26% anual.

Ade­más, se lan­za­rán cré­di­tos por $25.000 millo­nes para empre­sas pro­duc­to­ras de ali­men­tos, pro­duc­tos de higie­ne per­so­nal lim­pie­za e insu­mos médi­cos. Y habrá una línea espe­cí­fi­ca de cré­di­tos por $8.000 millo­nes para la adqui­si­ción de equi­po tec­no­ló­gi­co y garan­ti­zar la moda­li­dad de tele­tra­ba­jo. Se incor­po­ra­rán tam­bién nue­vas líneas a tra­vés del PROCREAR: 100.000 cré­di­tos para el esque­ma tra­di­cio­nal y se suma­rán 200.000 para peque­ñas refac­cio­nes de has­ta $30.000 cada una.

Los más vul­ne­ra­bles

2. En el segun­do gru­po están los 2,4 millo­nes de tra­ba­ja­do­res inde­pen­dien­tes que están regis­tra­dos en algún sis­te­ma. La mayo­ría es mono­tri­bu­tis­ta (1,6 millo­nes), 397 mil están en el régi­men de autó­no­mos y 365 mil son mono­tri­bu­tis­tas socia­les. Con excep­ción de los cuen­ta­pro­pis­tas pro­fe­sio­na­les que tie­nen ingre­sos leve­men­te supe­rio­res a los asa­la­ria­dos (de $45.700), el res­to (cer­ca de un millón y medio de tra­ba­ja­do­res) se encuen­tra en una situa­ción de ingre­sos que va de los $19.000 a los $26.000.

Este con­jun­to de tra­ba­ja­do­res está más expues­to que el pri­me­ro con­for­me al tipo de inser­ción labo­ral (sus ingre­sos no tie­nen esta­bi­li­dad y depen­den inme­dia­ta­men­te del nivel de acti­vi­dad eco­nó­mi­ca) pero al menos su con­di­ción de regis­tro per­mi­te alcan­zar­los de mane­ra más efec­ti­va”, sos­tie­ne el infor­me.

Para par­te de este gru­po, el pre­si­den­te Alber­to Fer­nán­dez anun­ció un Ingre­so Fami­liar de Emer­gen­cia de $10.000, que cobra­rán mono­tri­bu­tis­tas ins­crip­tos en las cate­go­rías A y B, mono­tri­bu­tis­tas socia­les y tra­ba­ja­do­res y tra­ba­ja­do­ras de casas par­ti­cu­la­res.

Asi­mis­mo, algu­nos de los mono­tri­bu­tis­tas o mono­tri­bu­tis­tas socia­les que dis­pon­gan de un plan de empleo cobra­rán un bono de $3.000 duran­te mar­zo por úni­ca vez. Los mon­tos men­sua­les de las pres­ta­cio­nes equi­va­len a la mitad del sala­rio míni­mo vital y móvil ($16.875) cuya últi­ma actua­li­za­ción fue en octu­bre de 2019 y es de ape­nas $8.440. Impli­ca incre­men­tar por un mes los ingre­sos de este con­jun­to en un 35,5% e insu­me cer­ca de $1.600 millo­nes del pre­su­pues­to.

3. En el últi­mo gru­po están los infor­ma­les, que inte­gran nada menos que 8 millo­nes de tra­ba­ja­do­res: casi 3 millo­nes son asa­la­ria­dos no regis­tra­dos, 2,2 millo­nes son inde­pen­dien­tes que no están ins­crip­tos en nin­gún sis­te­ma tri­bu­ta­rio, 920 mil son del ser­vi­cio domés­ti­co sin regis­trar y casi 2 millo­nes son desocu­pa­dos. Los ingre­sos labo­ra­les de este con­jun­to de tra­ba­ja­do­res son, ade­más, los bajos: de $12.000 en el caso de los asa­la­ria­dos no regis­tra­dos, poco más de $6.000 el ser­vi­cio domés­ti­co no regis­tra­dos, $13.800 los cuen­ta­pro­pis­tas tra­di­cio­na­les y sin ingre­sos los desocu­pa­dos.

Éste es el con­jun­to de tra­ba­ja­do­res más expues­to –sos­tie­ne el IPyPP-. No sólo por el tipo de inser­ción pre­ca­ria, infor­mal y de ingre­sos de sub­sis­ten­cia sino tam­bién por­que es de difí­cil acce­so en el mar­co de la ins­ti­tu­cio­na­li­dad vigen­te. Ni siquie­ra los pla­nes de empleo han logra­do alcan­zar­lo (ya que no esta­rían ins­crip­tos ni siquie­ra en el mono­tri­bu­to social). A lo sumo, a tra­vés del pago de la AUH y el segu­ro de des­em­pleo que abar­ca una can­ti­dad mar­gi­nal (119 mil) es posi­ble acce­der a ellos”.

El ingre­so extra­or­di­na­rio de $10.000 tam­bién los alcan­za­ría en par­te, ya que lo cobra­rán desocu­pa­dos y bene­fi­cia­rios de la Asig­na­ción Uni­ver­sal por Hijo (AUH). Pero sólo en par­te.

A las medi­das toma­das has­ta aho­ra para pro­te­ger los ingre­sos de la pobla­ción debe sumar­se tam­bién un bono extra­or­di­na­rio de $3.000 para los jubi­la­dos y pen­sio­na­dos que per­ci­ben el haber míni­mo (a par­tir de este mes, de $15.897)lo que impli­ca un 18,8% de aumen­to para este uni­ver­so. Adi­cio­nal­men­te se esti­pu­la un bono para los habe­res supe­rio­res al nivel míni­mo has­ta com­ple­men­tar un piso pre­vi­sio­nal de $18.892. La liqui­da­ción se rea­li­za­rá la pri­me­ra sema­na de abril y será por bene­fi­cia­rio. Alcan­za­rá a un total de 4,7 millo­nes de jubi­la­dos y pen­sio­na­dos (inclu­yen­do pen­sio­nes no con­tri­bu­ti­vas) que repre­sen­tan el 63% del total. Según esti­ma­cio­nes del IPyPP, esta medi­da impli­ca una trans­fe­ren­cia de ingre­sos de $13.218,2 millo­nes.

Lo que fal­ta

Según cons­ta en el estu­dio enca­be­za­do por el actual direc­tor del Ban­co Nación Clau­dio Lozano y la eco­no­mis­ta Ana Rame­ri, la úni­ca mane­ra de evi­tar el colap­so social en estas cir­cuns­tan­cias es pro­pi­ciar “un efec­ti­vo shock dis­tri­bu­ti­vo”.

Esto repa­ra­ría “cier­to des­ba­lan­ce que se per­ci­be en el paque­te anun­cia­do has­ta el momen­to en el cual los esfuer­zos esta­ban mayor­men­te enfo­ca­dos en sos­te­ner la ofer­ta pro­duc­ti­va sin la con­tra­par­ti­da corres­pon­dien­te en la deman­da”, sos­tie­ne el infor­me.

Des­de el orga­nis­mo pro­po­nen enton­ces el esta­ble­ci­mien­to de un Piso de Ingre­sos y Garan­tía de dere­chos para el con­jun­to de los hoga­res, con­sis­ten­te en una bate­ría de polí­ti­cas de carác­ter uni­ver­sal “para inter­ve­nir en la con­di­ción de pau­pe­ri­za­ción social inte­gran­do un con­jun­to de pro­gra­mas de trans­fe­ren­cia direc­ta de ingre­sos, algu­nos ya exis­ten­tes, a dis­tin­tos gru­pos pobla­cio­na­les” cuya imple­men­ta­ción podría pen­sar­se en eta­pas. A saber:

  1. La uni­ver­sa­li­za­ción de un Sala­rio Social de Empleo y For­ma­ción (SSEyF) para todos los jefes de hogar. El obje­ti­vo sería “movi­li­zar fuer­za de tra­ba­jo exclui­da de los pro­ce­sos de pro­duc­ción”. “En este con­tex­to par­ti­cu­lar, sería desea­ble la for­ma­ción de agen­tes sani­ta­rios o per­fi­les ocu­pa­cio­na­les que con­tri­bu­yan a paliar los efec­tos de la emer­gen­cia sani­ta­ria o bien, poner a dis­po­si­ción fuer­za de tra­ba­jo para satis­fa­cer un con­jun­to de nece­si­da­des de la pobla­ción (como tareas de cui­da­do) que podrían reci­bir res­pues­ta del Esta­do”. Según esti­ma­cio­nes del IPyPP, invo­lu­cra­ría a cer­ca de 2 millo­nes de per­so­nas.
  2. La uni­ver­sa­li­za­ción del pago de la asig­na­ción fami­liar por hijo. “Esta pro­pues­ta resuel­ve la dis­cri­mi­na­ción en la que sis­te­ma actual incu­rre al dife­ren­ciar los pagos por este con­cep­to según la con­di­ción labo­ral de los adul­tos res­pon­sa­bles al tiem­po que se esta­ble­ce un solo sis­te­ma de carác­ter uni­ver­sal sin frag­men­ta­ción ni exclu­sión de la pobla­ción obje­ti­vo”, afir­ma el estu­dio. Se tra­ta prin­ci­pal­men­te de la uni­fi­ca­ción del con­jun­to de sis­te­mas pro­vin­cia­les y muni­ci­pa­les (1,9 millo­nes de niños) y el res­to de sub­sis­te­mas nacio­na­les seg­men­ta­dos así como tam­bién incor­po­rar a los 2,3 millo­nes que actual­men­te se encuen­tran fue­ra del alcan­ce del sis­te­ma nacio­nal.
  3. El esta­ble­ci­mien­to de una jubi­la­ción uni­ver­sal para la pobla­ción adul­ta mayor equi­va­len­te al 82% del Sala­rio Social de Empleo y For­ma­ción. Esta medi­da bus­ca que el piso de ingre­sos pue­da inci­dir en los hoga­res con pre­sen­cia de adul­tos mayo­res, el cual lle­ga­ría a $28.300. “Esto impli­ca un aumen­to del piso de habe­res del orden del 122% res­pec­to a PUAM (Pen­sión Uni­ver­sal para el Adul­to Mayor) y del 78% res­pec­to al haber míni­mo garan­ti­za­do hoy vigen­te”, afir­ma el IPyPP.

“Lo que se pro­po­ne aquí, no es sólo aten­der a los efec­tos noci­vos oca­sio­na­dos por la cua­ren­te­na, sino apro­ve­char la opor­tu­ni­dad que brin­da el reaco­mo­da­mien­to de las fun­cio­nes del Esta­do para orga­ni­zar una sali­da que con­ten­ga la situa­ción en la coyun­tu­ra rece­si­va que hoy tene­mos y que todo indi­ca que podría agra­var­se”, con­clu­ye el infor­me.

Foto: EFE

Exi­gen al muni­ci­pio de Mar del Pla­ta que dis­tri­bu­ya ali­men­tos por la cua­ren­te­na: «el ham­bre es hoy»

El Movi­mien­to Tere­sa Rodrí­guez (MTR) denun­ció que se aumu­lan ali­men­tos en el gal­pón muni­ci­pal ubi­ca­do en Mal­vi­nas y 9 de Julio que el muni­ci­pio a car­go de Gui­ller­mo Mon­te­ne­gro no está repar­tien­do, en este con­tex­to de cua­ren­te­na obli­ga­to­ria nacio­nal por la expan­sión del coro­na­vi­rus (covid-19). «El ham­bre es hoy, la nece­si­dad es hoy, la deses­pe­ra­ción es hoy. Miles de per­so­nas no ten­drán ali­men­to y con­di­cio­nes sani­ta­rias has­ta media­dos de abril según lo que deter­mi­nó el gobierno. Nos encon­tra­mos en el gal­pón muni­ci­pal, denun­cia­do que no están abas­te­cien­do al pue­blo en los barrios y vinien­do a bus­car lo que corres­pon­de para palear el ham­bre que se sufre. No hay vian­da de olla ni meren­de­ro que sopor­te la mag­ni­tud de la mise­ria que se vive en las barria­das. No se pue­de tole­rar más la injus­ti­cia. Si no dan res­pues­ta el pue­blo irá a bus­car­las», advier­te la orga­ni­za­ción.


En un comu­ni­ca­do difun­di­do hoy, la orga­ni­za­ción denun­cia que en el gal­pón muni­ci­pal ubi­ca­do en Mal­vi­nas y 9 de Julio se acu­mu­lan ali­men­tos no pere­ce­de­ros y exi­gen al muni­ci­pio, a car­go de Gui­ller­mo Mon­te­ne­gro (Cam­bie­mos), que se dis­tri­bu­yan, para paliar la situa­ción de ham­bre y pre­ca­rie­dad en la que se ve sumer­gi­da la mayo­ría de la pobla­ción por las medi­das de cua­ren­te­na obli­ga­to­ria del gobierno por la expan­sión del coro­na­vi­rus (covis-19). Caso con­tra­rio, «si no dan res­pues­ta el pue­blo irá a bus­car­las», advier­te el MTR.

«El ham­bre es hoy, la nece­si­dad es hoy, la deses­pe­ra­ción es hoy, como ayer y antes de ayer. Las medi­das anun­cia­das son irri­so­rias, pero lo peor es que por aho­ra son sólo anun­cios – expre­só la orga­ni­za­ción en un comu­ni­ca­do – A que miles de per­so­nas no ten­drán ali­men­to y con­di­cio­nes sani­ta­rias has­ta media­dos de abril según lo que deter­mi­nó el gobierno. La incer­ti­dum­bre de no tener dig­na­men­te un sus­ten­to y el hos­ti­ga­mien­to que lle­va ade­lan­te el Esta­do a tra­vés de las fuer­zas repre­si­vas en las calles, lle­va al pue­blo a un calle­jón que vis­lum­bra una sola sali­da, la lucha para arran­car esa dig­ni­dad y los dere­chos arre­ba­ta­dos»

Es por eso que anun­cia­ron que se encuen­tran en el gal­pón muni­ci­pal «denun­cian­do que no están abas­te­cien­do al pue­blo en los barrios y vinien­do a bus­car lo que corres­pon­de para palear el ham­bre que se sufre. No hay vian­da de olla ni meren­de­ro que sopor­te la mag­ni­tud de la mise­ria que se vive en las barria­das. No se pue­de tole­rar más la injus­ti­cia», sos­tie­ne la orga­ni­za­ción.


Con­tac­tos:

  • Maga­li (MTR) 2234379920

EMERGENCIA SOCIAL

El coro­na­vi­rus obli­ga a dar res­pues­tas urgen­tes a la cri­sis habi­ta­cio­nal

Sólo en la Ciu­dad, 7.251 per­so­nas viven en la calle, un 40% de los habi­tan­tes son inqui­li­nos y hay más de 340.000 vivien­das des­ha­bi­ta­das. Los vul­ne­ra­bles no tie­nen cómo enfren­tar la pan­de­mia y “resul­ta impres­cin­di­ble una polí­ti­ca de vivien­das socia­les”, afir­ma María Eva Koutso­vi­tis, del IPyPP.

Redac­ción Canal Abier­to | “El para­dig­ma de los para­do­res y de los sub­si­dios habi­ta­cio­na­les se pen­sa­ron en la Ciu­dad hace, por lo menos, más de 20 años. En ese perío­do vivi­mos, como míni­mo, cua­tro gra­ves cri­sis eco­nó­mi­cas, socia­les o sani­ta­rias. Si no nos plan­tea­mos nue­vos desafíos y nue­vos mar­cos de actua­ción, ciu­da­da­nos y ciu­da­da­nas por­te­ñas segui­rán murien­do en la calle”, afir­ma María Eva Koutso­vi­tis inves­ti­ga­do­ra del Ins­ti­tu­to de Pen­sa­mien­to y Polí­ti­cas Públi­cas (IPyPP).

Jun­to a Jona­tan Bal­di­vie­zo, pre­si­den­te del Obser­va­to­rio por el Dere­cho a la Ciu­dad, ela­bo­ra­ron un infor­me sobre la cre­cien­te cri­sis habi­ta­cio­nal de la Ciu­dad de Bue­nos Aires, hoy expues­ta aún más con la emer­gen­cia sani­ta­ria por el COVID-19.

De acuer­do al estu­dio, la cri­sis eco­nó­mi­ca y social de 2001 inten­si­fi­có las nece­si­da­des habi­ta­cio­na­les de la pobla­ción por­te­ña. Los indi­ca­do­res rela­cio­na­dos con el dere­cho a la vivien­da dig­na tuvie­ron un com­por­ta­mien­to lineal nega­ti­vo has­ta el pre­sen­te, dejan­do así a los sec­to­res de más bajos recur­sos en la Ciu­dad de Bue­nos Aires mucho más vul­ne­ra­bles fren­te a esta pan­de­mia.

  • Se dupli­có la can­ti­dad de fami­lias inqui­li­nas, lle­gan­do a casi un 40%
  • Se cua­dru­pli­có la can­ti­dad de per­so­nas que habi­tan en las villas (barrios popu­la­res según Ley N° 27.453). Son 400 mil per­so­nas que viven sin acce­so for­mal y segu­ro a ser­vi­cios públi­cos bási­cos y con nive­les de haci­na­mien­to gene­ra­li­za­do.
  • En el año 2011, en una audien­cia públi­ca con­vo­ca­da por la Cor­te Supre­ma, María Euge­nia Vidal, en repre­sen­ta­ción del GCBA, infor­mó que había alre­de­dor de 4.500 bene­fi­cia­rios acti­vos cobran­do el sub­si­dio habi­ta­cio­nal para per­so­nas en situa­ción de calle. A noviem­bre de 2019 esa cifra alcan­zó los 10.615 sub­si­dios.
  • En la evo­lu­ción his­tó­ri­ca de las vivien­das ocio­sas de la ciu­dad, según los cen­sos nacio­na­les se obser­va que en 1991 exis­tían 31.559 vivien­das des­ha­bi­ta­das, mien­tras que en el año 2001 el aumen­to fue sig­ni­fi­ca­ti­vo alcan­zan­do las 126.956 vivien­das des­ha­bi­ta­das. En 2010 se regis­tra­ron 340.000 vivien­das des­ha­bi­ta­das. Es pro­ba­ble que esa cate­go­ría englo­be tam­bién ofi­ci­nas, con­sul­to­rios, etcé­te­ra, pero si nos ate­ne­mos a los por­cen­ta­jes, al 2010 se decu­pli­có des­de el 1991, y casi se tri­pli­có des­de el 2001.

Situa­ción de calle

Según la Direc­ción Gene­ral de Esta­dís­ti­ca y Cen­sos de CABA, las per­so­nas en situa­ción de calle incre­men­ta­ron de 705 en el 2000, a 2016 en el año 2019 (870 en para­do­res y 1146 en la calle. El 77% hace más de un año que vive en la calle, y el 15% son per­so­nas mayo­res de 59 años.

En 2019, el segun­do Cen­so Popu­lar de Per­so­nas en Situa­ción de Calle, que lle­van ade­lan­te orga­ni­za­cio­nes socia­les y voluntarias/​os ‑por­que des­de el gobierno no se rea­li­zan rele­va­mien­tos anuales‑, des­nu­dó una reali­dad que ante los ojos de los que saben ver ya era noto­ria: 7.251 per­so­nas viven en la calle. El núme­ro que ofi­cial­men­te difun­dió la Ciu­dad fue de 1.146.

El 19 de mar­zo pasa­do, el DNU 2972020 dis­pu­so el ais­la­mien­to social, pre­ven­ti­vo y obli­ga­to­rio para todas las per­so­nas. “Este man­da­to pre­si­den­cial resul­ta impo­si­ble de cum­plir para las fami­lias que viven en la calle. Esta medi­da sani­ta­ria de pre­ven­ción y las otras de cui­da­do per­so­nal debe­rían impe­ler al GCBA, aho­ra más que nun­ca, a adop­tar medi­das que garan­ti­cen el acce­so a una vivien­da dig­na y ade­cua­da para estas fami­lias”, resal­ta Koutso­vi­tis.

Des­de 2006, las dos polí­ti­cas prin­ci­pa­les del gobierno de la Ciu­dad fue­ron los para­do­res y los sub­si­dios habi­ta­cio­na­les.

Para­do­res

Las per­so­nas que usen estos para­do­res o Cen­tros de Inclu­sión Social deben seguir sien­do con­si­de­ra­das en situa­ción de calle, ya que en algu­nos se viven des­alo­jos dia­rios (se deben reti­rar a un hora­rio por la maña­na y deben vol­ver a ingre­sar por la tar­de) y no pue­den tener gran can­ti­dad de per­te­nen­cias por el espa­cio. Ade­más, sepa­ran a fami­lias, no hay inti­mi­dad y se encuen­tran haci­na­das. En un con­tex­to así resul­ta impo­si­ble desa­rro­llar un pro­yec­to de vida.

En este esce­na­rio de cri­sis sani­ta­ria, tam­po­co son luga­res pro­pi­cios para incor­po­rar medi­das de ais­la­mien­to o dis­tan­cia­mien­to social. La con­vi­ven­cia de 150 per­so­nas o más en espa­cios redu­ci­dos gene­ra un foco de ries­go de con­ta­gio sig­ni­fi­ca­ti­vo.

“Los para­do­res debe­rían exis­tir para situa­cio­nes de extre­ma emer­gen­cia en las que se garan­ti­ce un techo a fami­lias por uno o dos días (inun­da­cio­nes, incen­dios), pero cons­ti­tu­ye una vio­la­ción de dere­chos huma­nos que sean usa­dos en for­ma per­ma­nen­te como una solu­ción habi­ta­cio­nal. La Ley N° 3.706 es cla­ra en esto”, agre­gó Bal­di­vie­zo.

Sin embar­go, el GCBA vol­vió a apos­tar a los para­do­res fren­te a esta cri­sis. Ante esta situa­ción, las y los tra­ba­ja­do­res del pro­gra­ma Bue­nos Aires Pre­sen­te (BAP) emi­tie­ron un comu­ni­ca­do don­de infor­man que:

  • Los pocos dis­po­si­ti­vos habi­li­ta­dos no cuen­tan ya con vacan­tes para nue­vos ingre­sos.
  • Fren­te a la con­di­ción crí­ti­ca ali­men­ta­ria de las per­so­nas en situa­ción de calle, el pro­gra­ma res­pon­de sola­men­te con sánd­wi­ches.
  • En rela­ción con la higie­ne per­so­nal, las per­so­nas en calle están reci­bien­do jabón blan­co cor­ta­do en peda­ci­tos muy peque­ños sabien­do que no cuen­tan con agua para poder acti­var­lo y que no se les está pro­ve­yen­do repe­len­tes ni alcohol en gel.
  • No se está aten­dien­do de mane­ra sufi­cien­te a los adul­tos mayo­res por haber que­da­do des­man­te­la­do una sema­na antes el área del pro­gra­ma que los asis­tía en for­ma espe­cí­fi­ca.
  • En los pocos casos en los que se los alo­ja, cons­ti­tu­ye requi­si­to pre­vio lle­var­los a hos­pi­ta­les gene­ra­les para eva­lua­cio­nes de salud, con el ries­go sani­ta­rio que ello impli­ca para las per­so­nas y pro­fe­sio­na­les invo­lu­cra­dos sin las con­di­cio­nes míni­mas de bio­se­gu­ri­dad.
  • Las úni­cas medi­das espe­cí­fi­cas para este gru­po de ries­go con­sis­ten en la aper­tu­ra de un para­dor en la calle Uspa­lla­ta N° 831 y una con­vo­ca­to­ria de volun­ta­rios para rea­li­zar tareas de asis­ten­cia.

“Resul­ta impres­cin­di­ble que la Ciu­dad cuen­te con una polí­ti­ca de vivien­das socia­les. Es decir, de vivien­das de pro­pie­dad de la Ciu­dad y que, bajo su admi­nis­tra­ción, sean entre­ga­das a estos gru­pos vul­ne­ra­li­za­dos, a tra­vés de alqui­le­res con pre­cios socia­les o en for­ma gra­tui­ta con como­da­tos. Has­ta que esta polí­ti­ca esté ope­ra­ti­va, bajo la cri­sis gene­ra­da por el Covid-19 se debe­ría imple­men­tar una polí­ti­ca de alqui­ler de hote­les habi­li­ta­dos y en bue­nas con­di­cio­nes, que están sin deman­da por el freno al turis­mo”, sos­tu­vo el pre­si­den­te del Obser­va­to­rio por el Dere­cho a la Ciu­dad.

La polí­ti­ca men­cio­na­da por Bal­di­vie­zo fue imple­men­ta­da en la Ciu­dad de Cór­do­ba, don­de 200 per­so­nas en situa­ción de calle fue­ron alo­ja­das en hote­les y pen­sio­nes para rea­li­zar la cua­ren­te­na obli­ga­to­ria.Para­do­res del GCBA de ingre­so direc­to

Para­dor Reti­ro (para hom­bres)

Para­dor Bep­po Ghez­zi (para hom­bres)

Para­dor Azu­ce­na Villa­flor (para muje­res solas y con hijos meno­res de edad)

  • Pie­dras 1583.
  • 4362 – 4478.
  • Aten­ción las 24 horas los 365 días del año.

Sub­si­dios

El gobierno de la Ciu­dad, lue­go del cum­pli­mien­to de requi­si­tos y con­di­cio­nes, otor­ga una pres­ta­ción eco­nó­mi­ca men­sual a las fami­lias bene­fi­cia­rias para que alqui­le una vivien­da por un pla­zo de doce meses.

Si bien el mon­to de la pres­ta­ción fue varian­do en los últi­mos 15, siem­pre fue infe­rior a los pre­cios del mer­ca­do, pro­vo­can­do que las fami­lias ter­mi­nen alqui­lan­do pie­zas de hote­les en malas con­di­cio­nes, o vivien­do haci­na­das en los Barrios Popu­la­res sin ser­vi­cios públi­cos regu­la­ri­za­dos o for­ma­li­za­dos, y en espa­cios dimi­nu­tos.

Actual­men­te el mon­to máxi­mo otor­ga­do es de $8.000, que arro­ja a las fami­lias al mer­ca­do inmo­bi­lia­rio a nego­ciar con pro­pie­ta­rios en una situa­ción de extre­ma debi­li­dad. “¿Cómo es posi­ble que per­mi­ta­mos como socie­dad que una fami­lia en situa­ción de calle se enfren­te sola al mer­ca­do inmo­bi­lia­rio de la Ciu­dad, uno de los más sal­va­jes y des­re­gu­la­dos del mun­do, sabien­do lo difí­cil que es ‑inclu­so para una fami­lia de cla­se media- acce­der a un alqui­ler for­mal cum­plien­do con las garan­tías, depó­si­tos, expen­sas?, se pre­gun­tó Koutso­vi­tis.

Y fina­li­zó: “El Coro­na Virus Covid-19 nos debe inter­pe­lar a adop­tar solu­cio­nes dife­ren­tes a las imple­men­ta­das con ante­rio­ri­dad, más aun sabien­do que las ya imple­men­ta­das no fun­cio­na­ron. Es una épo­ca para repen­sar la Ciu­dad en todas sus dimen­sio­nes urba­nas, y para bus­car solu­cio­nes radi­ca­les. No esta­re­mos a la altu­ra de la situa­ción si las medi­das que se anun­cian son sólo para demos­trar que se hace algo, cuan­do se está sabien­do que esa polí­ti­ca es incon­du­cen­te o insu­fi­cien­te”.

Para­do­res en la Ciu­dad (Infor­ma­ción pro­por­cio­na­da por el GCBA el 20 de noviem­bre de 2019)

DISPOSITIVO BENEFICIARIOS/​AS PLAZAS DIRECCIÓN
Dis­po­si­ti­vos Pro­pios del GCBA
Cen­tro de Inclu­sión Social Reti­ro  Hom­bres solos 180 Av. Gen­dar­me­ría Nacio­nal N° 522
Cen­tro de Inclu­sión Social Bepo Ghez­zi Hom­bres solos 75 H. Masan­to­nio N° 2.970
Cen­tro de Inclu­sión Social Azu­ce­na Villa­flor Muje­res solas con niños 92 Pie­dras N° 1.583
Cen­tro de Inclu­sión Social Cos­ta­ne­ra Sur Gru­po fami­lia­res 140 Av. Espa­ña N° 2.265
Sub Total 487 
Dis­po­si­ti­vos de ONGs
que tie­nen con­ve­nios con el GCBA
Para­dor San José de Flo­res Hom­bres solos 50 Fal­cón N° 2.453
Hogar San Caye­tano Hom­bres solos 20 Cuz­co N° 220
Hogar Mon­se­ñor Albi­set­ti Hom­bres solos 24 Jun­cal N° 876
Hogar San­ta María Madre del Pue­blo Hom­bres, muje­res, niños 60 Av. Peri­to Moreno y Av Cruz (Villa 1−11−14)
Hogar San Fran­cis­co de Asís Hom­bres solos 140 Gua­ra­ní N° 272
Hogar San Mar­tín de Porres Hom­bres solos 150 Gua­ra­ní N° 272
Hogar Año San­to Hom­bres solos 120 Gua­ra­ní N° 272
Hogar Niño Jesús Muje­res con hijos 22 Av. Corrien­tes N° 6.104
Hogar Rena­cer Hom­bres Hom­bres solos 82 Sará­cha­ga N° 5.564
Hogar El Ampa­ro Muje­res solas 40 Pje. O´Brien N° 1.264
Hogar Beta­nia Muje­res solas 50 Pje. O´Brien N° 1.342
Hogar Ampa­ro Mater­nal Muje­res con hijos 70 Ernes­to Bavio N° 2.816
Cen­tro Fri­da Muje­res con hijos 45 15 de Noviem­bre N° 2.315÷17
Cen­tro Mon­tea­gu­do Hom­bres solos 118 Mon­tea­gu­do N° 435
Casa Ani­mí Casa Trans 10 Del Bar­co Cen­te­ne­ra N° 1.967
Hogar Posa­da Loyo­la de Con­va­le­cien­tes Hom­bres y muje­res 7 Alsi­na N° 2.311 (Flo­ri­da, Pro­vin­cia de bue­nos Aires)
Hogar Refu­gio de María Muje­res solas 15 Av. Inde­pen­den­cia N° 1.150
Hogar Isau­ro Aran­ci­bia Hom­bres, muje­res y niños 18 Pru­dan N° 1.150
Hogar Puen­te I Muje­res con hijos 100 Gral. José G. Arti­gas N° 691
Siem­pre es Hoy Hom­bres solos 100 Av. Fer­nán­dez de la Cruz N° 3.262
Hogar ASAC Hom­bres solos 6 Tenien­te Gral. J.D. Perón 3.988
Hogar Kau­pé Muje­res solas dis­ca­pa­ci­ta­das 30 Mon­tes de Oca N° 6.820 (Cara­pa­chay, Pro­vin­cia de Bue­nos Aires)
Hogar Naón Hom­bres dis­ca­pa­ci­ta­dos 17 Naón N° 3.200
Hogar Hodif – Cam­pa­na Hom­bres y muje­res dis­ca­pa­ci­ta­dos 55 Cam­pa­na N° 777
Hogar Hodif Lobos Muje­res dis­ca­pa­ci­ta­das 25 Calle 124 N° 1.350 (Lobos, Pro­vin­cia de Bue­nos Aires)
Hogar Rena­cer Madres Muje­res con hijos dis­ca­pa­ci­ta­dos 50 Hipó­li­to Yri­go­yen N° 1.924
Sub Total 1.424
Total 1.911

Tra­ba­ja­do­res de Info­bae denun­cian expo­si­ción al coro­na­vi­rus por par­te de la empre­sa

Com­par­ti­mos el comu­ni­ca­do de la Comi­sión Gre­mial Inter­na de Info­bae:

Info­bae que­da­te en casa: la empre­sa no cui­da a sus tra­ba­ja­dorxs del coro­na­vi­rus

La Comi­sión Gre­mial Inter­na de Info­bae jun­to al Sin­di­ca­to de Pren­sa de Bue­nos Aires (SiPre­BA) recha­za la con­vo­ca­to­ria y las pre­sio­nes para que se aban­do­ne la moda­li­dad de tele­tra­ba­jo (home offi­ce) a un con­jun­to de tra­ba­ja­do­res y tra­ba­ja­do­ras, en el mar­co de la cua­ren­te­na pre­ven­ti­va dis­pues­ta por el Gobierno nacio­nal a raíz del coro­na­vi­rus.

Des­de la sema­na pasa­da, esta repre­sen­ta­ción sin­di­cal vie­ne advir­tien­do a las auto­ri­da­des de la empre­sa sobre la nece­si­dad de que se dis­pon­ga una míni­ma e indis­pen­sa­ble dota­ción pre­sen­cial, en un esque­ma simi­lar al que ocu­rre en otros medios de comu­ni­ca­ción de pren­sa escri­ta, como Cla­rín, La Nación, Página12, El Cro­nis­ta, Ámbi­to Finan­cie­ro, Revis­ta Pron­to, agen­cias NA y Télam, entre otros. La mayo­ría de las redac­cio­nes fun­cio­nan de mane­ra vir­tual, en varios casos ape­nas con la asis­ten­cia del per­so­nal jerár­qui­co, y en una pro­por­ción apro­xi­ma­da del 2% de la plan­ta.

En Info­bae la situa­ción es muy dis­tin­ta. A pesar de las reco­men­da­cio­nes sani­ta­rias y los esque­mas de tra­ba­jo pre­do­mi­nan­tes en la acti­vi­dad perio­dís­ti­ca, en las últi­mas horas se refor­zó la pre­sen­cia de gen­te en la redac­ción, cuan­do los gru­pos afec­ta­dos esta­ban desa­rro­llan­do nor­mal­men­te sus tareas y sin difi­cul­tad algu­na a tra­vés del tele­tra­ba­jo. Y quie­nes se nega­ron a vol­ver y pidie­ron expli­ca­cio­nes sobre esa deci­sión, fue­ron pre­sio­na­dos bajo la inti­ma­ción de que la nega­ti­va sería infor­ma­da a las altas auto­ri­da­des de la empre­sa.

Nos pre­gun­ta­mos: Si toda la acti­vi­dad perio­dís­ti­ca de dia­rios digi­ta­les y escri­tos, agen­cias, revis­tas y has­ta radios ope­ran en su mayo­ría de for­ma remo­ta, ¿por qué no pue­de hacer­lo Info­bae, que es un medio 100% digi­tal? En este con­tex­to, no con­ce­bi­mos que haya espa­cios físi­cos redu­ci­dos don­de tran­si­ten entre 30 y 40 per­so­nas en un día como se pro­du­jo este miér­co­les 253 en la redac­ción cen­tral de Info­bae.

Des­de la Comi­sión Inter­na de Info­bae se advir­tió la gra­ve­dad y la des­pro­por­cio­na­li­dad de este com­por­ta­mien­to e inten­ta­mos acer­car algu­na pro­pues­ta de tra­ba­jo. Has­ta aho­ra solo reci­bi­mos nega­ti­vas.

Como repre­sen­ta­ción sin­di­cal, aler­ta­mos a nues­tro emplea­dor que está toman­do una deci­sión equi­vo­ca­da y que hace una inter­pre­ta­ción capri­cho­sa del DNU que excep­túa a los medios de comu­ni­ca­ción a ade­cuar­se a la cua­ren­te­na. Pode­mos garan­ti­zar el ser­vi­cio infor­ma­ti­vo y al mis­mo tiem­po, lle­var al máxi­mo las medi­das de ais­la­mien­to social obli­ga­to­rio. Res­pon­sa­bi­li­za­mos a la empre­sa por cual­quier situa­ción que afec­te a la salud del per­so­nal.

Recla­ma­mos:

  • Bas­ta de pre­sio­nes e inti­mi­da­cio­nes a los tra­ba­ja­do­res y tra­ba­ja­do­ras para que asis­tan a la redac­ción
  • Adop­tar el tele­tra­ba­jo hacia la tota­li­dad del per­so­nal en el mar­co de las medi­das de ais­la­mien­to obli­ga­to­rio.
  • Fijar un esque­ma de guar­dias pre­sen­cia­les míni­mas, volun­ta­rias y de carác­ter rota­ti­vo.

Fuen­te: Sin­di­ca­to de Pren­sa de Bue­nos Aires – SiPre­BA

A horas del comien­zo de la cua­ren­te­na, Cine­mark des­pi­dió a 60 tra­ba­ja­do­res

A horas del comienzo de la cuarentena, Cinemark despidió a 60 trabajadores

La cade­na de cines con sucur­sa­les en dife­ren­tes paí­ses del mun­do, deci­dió des­pe­dir a 60 per­so­nas a pocas horas de que se decre­ta­ra la cua­ren­te­na. Los des­pi­dos fue­ron en todas las sucur­sa­les del país y la mayo­ría en pro­vin­cia de Bue­nos Aires.26/03/2020 09:50:00

La cua­ren­te­na obli­ga­to­ria que rige en el país por el Coro­na­vi­rus ya gene­ra con­flic­tos y des­pi­dos en algu­nas empre­sas. En esta opor­tu­ni­dad fue la cade­na de cines Cine­mark Hoyts des­pi­dió este fin de sema­na a 60 tra­ba­ja­do­res, la mayo­ría de ellos de salas de la pro­vin­cia de Bue­nos Aires.

Si bien des­de el lunes pre­vio a que se decla­re la cua­ren­te­na total, los cines debían encon­trar­se cerra­dos, la empre­sa deci­dió acti­var la ola de des­pi­dos en las pri­me­ras horas del vier­nes 20, cuan­do comen­zó a regir la nor­ma.

Des­de el Sin­di­ca­to Úni­co de Tra­ba­ja­do­res del Espec­tácu­lo Públi­co y Afi­nes denun­cia­ron la situa­ción y pun­tua­li­za­ron que con los des­pi­dos, la empre­sa está incum­plien­do la reso­lu­ción 21920 del minis­te­rio de Tra­ba­jo de la Nación, la cual exi­ge una serie de remu­ne­ra­cio­nes para los tra­ba­ja­do­res que deban cum­plir con la cua­ren­te­na.

«El cie­rre de todos los espec­tácu­los comen­zó el lunes pasa­do y se aga­rran de eso para des­pe­dir al per­so­nal de menor anti­güe­dad o sin car­ga fami­liar», le expli­có uno de los tra­ba­ja­do­res invo­lu­cra­dos en el con­flic­to al por­tal bonae­ren­se Info­cie­lo.

«No espe­ra­ron ni un día de la cua­ren­te­na para lim­piar esa can­ti­dad de tra­ba­ja­do­res», con­tó uno de los afec­ta­dos, quien ade­más indi­ca que los des­pe­di­dos serían todos con menor anti­gue­dad.

«Los des­pi­dos fue­ron en todas las sucur­sa­les del país y la mayo­ría en pro­vin­cia de Bue­nos Aires que es don­de están las sucur­sa­les más gran­des. Ahí masa­cra­ron un mon­tón», agre­gó.

Emer­gen­cia sani­ta­riaA­por­tes de la CTA Autó­no­ma ante la pan­de­mia del Coro­na­vi­rus

Aho­ra es cuan­do el piso de ingre­sos se hace nece­sa­rio de mane­ra urgen­te a tra­vés de pro­gra­mas que guar­den cohe­ren­cia entre sí, sean com­ple­men­ta­rios y se ajus­ten a la nece­si­dad de la pobla­ción que pre­ci­sa de aten­ción evi­tan­do situa­cio­nes de asi­me­tría entre los mis­mos gru­pos.

La pos­tu­ra ofi­cial actual de agre­gar más medi­das que vayan empar­chan­do los “agu­je­ros” sin un esque­ma orde­na­do de polí­ti­ca de ingre­so pue­de ser inclu­so inefi­cien­te, es decir, que los aumen­tos del gas­to públi­co no logren siquie­ra el obje­ti­vo bus­ca­do. Lo que se pre­ci­sa rea­li­zar en este acu­cian­te con­tex­to es la cons­truc­ción de una red de con­ten­ción efec­ti­va­men­te uni­ver­sal inte­gra­da orgá­ni­ca­men­te por un con­jun­to de pro­gra­mas.

Garan­ti­zar un ingre­so al con­jun­to de los hoga­res en línea con una canas­ta total o de ali­men­to es posi­ble por­que la Argen­ti­na tie­ne capa­ci­dad eco­nó­mi­ca de sobra para hacer­lo. El ingre­so poten­cial por hogar sobre la base de lo que pro­du­ce anual­men­te nues­tro país es de $123.684 men­sua­les, mien­tras que actual­men­te los hoga­res dis­po­nen, en pro­me­dio de $50.000 al mes y la mitad de ellos está deba­jo de los $38.000. Ello impli­ca que la bre­cha de desigual­dad es cer­ca­na a los 2,5 veces.

Infor­ma­ción al ter­cer tri­mes­tre 2019 en base a INDEC

PBI (en millo­nes de pesos) 22.246.374
 Hoga­res 14.988.712
 Ingre­so poten­cial pro­me­dio 123.684
 Ingre­so Total Fami­liar 50.058
 Bre­cha 2,47

Fuen­te: Ela­bo­ra­ción pro­pia en base a INDEC

Has­ta el momen­to las garan­tías más robus­tas se cir­cuns­cri­ben al seg­men­to de tra­ba­ja­do­res for­ma­les (ase­gu­ran­do el pleno goce del sala­rio) y algu­nas pocas garan­tías eco­nó­mi­cas hacia un núcleo redu­cir­lo del cam­po de la infor­ma­li­dad y vul­ne­ra­bi­li­dad social. Cabe men­cio­nar que en el caso de los jubi­la­dos y pen­sio­na­dos no se ha con­si­de­ra­do tam­po­co la situa­ción de la fran­ja que supe­ran los $18.892 pero se encuen­tra por deba­jo de una canas­ta para ter­ce­ra edad (son cera de 1,5 millo­nes de adul­tos mayo­res, el 26,3% de los jubi­la­dos y pen­sio­na­dos)

Un efec­ti­vo shock dis­tri­bu­ti­vo en estas cir­cuns­tan­cias es el úni­co modo de evi­tar el colap­so social y sos­te­ner la acti­vi­dad eco­nó­mi­ca a tra­vés de un fuer­te incen­ti­vo a la deman­da, que, en defi­ni­ti­va, tam­bién repa­ra cier­to des­ba­lan­ce que se per­ci­be en el paque­te anun­cia­do has­ta el momen­to en el cual los esfuer­zos esta­ban mayor­men­te enfo­ca­dos en sos­te­ner la ofer­ta pro­duc­ti­va sin la con­tra­par­ti­da corres­pon­dien­te en la deman­da.

Se pro­po­ne enton­ces el esta­ble­ci­mien­to de un Piso de Ingre­sos y Garan­tía de dere­chos para el con­jun­to de los hoga­res. Con­sis­te en una bate­ría de polí­ti­cas de carác­ter uni­ver­sal para inter­ve­nir en la con­di­ción de pau­pe­ri­za­ción social inte­gran­do un con­jun­to de pro­gra­mas de trans­fe­ren­cia direc­ta de ingre­sos, algu­nos ya exis­ten­tes, a dis­tin­tos gru­pos pobla­cio­na­les con­tie­ne los siguien­tes ins­tru­men­tos. La imple­men­ta­ción podría pen­sar­se en eta­pas, la pri­me­ra de con­ten­ción debi­do a la emer­gen­cia que per­mi­ta garan­ti­za una canas­ta de ali­men­tos (línea de indi­gen­cia) y pos­te­rior­men­te, en la eta­pa de recu­pe­ra­ción, avan­zar a la línea de pobre­za (una canas­ta bási­ca total).

a – La uni­ver­sa­li­za­ción de un Sala­rio Social de Empleo y For­ma­ción (SSEyF) para todos los jefes de hogar desocu­pa­dos en el mar­co de la con­for­ma­ción de un cir­cui­to eco­nó­mi­co de alcan­ce nacio­nal y apli­ca­ción local en pro­vin­cias y muni­ci­pios para movi­li­zar fuer­za de tra­ba­jo exclui­da de los pro­ce­sos de pro­duc­ción en orden a per­mi­tir el alcan­ce uni­ver­sal de la infra­es­truc­tu­ra social bási­ca. En este con­tex­to par­ti­cu­lar, sería desea­ble la for­ma­ción de agen­tes sani­ta­rios o per­fi­les ocu­pa­cio­na­les que con­tri­bu­yan a paliar los efec­tos de la emer­gen­cia sani­ta­ria o bien, poner a dis­po­si­ción fuer­za de tra­ba­jo para satis­fa­cer un con­jun­to de nece­si­da­des de la pobla­ción (como tareas de cui­da­do) que podrían reci­bir res­pues­ta del esta­do.

El valor esti­ma­do para el mis­mo en la eta­pa de con­ten­ción es de $10.600 y en la segun­da eta­pa de $34.500. Una pro­pues­ta de estas carac­te­rís­ti­cas per­mi­ti­ría, no sólo aumen­tar de mane­ra per­ma­nen­te el valor de este con­cep­to sala­rial en un 300%, sino tam­bién exten­der la actual cober­tu­ra de pla­nes de empleo a un con­jun­to más amplio de pobla­ción hacien­do foco en los jefes de hogar (según esti­ma­cio­nes pro­pias invo­lu­cra­ría a cer­ca de 2 millo­nes de per­so­nas).

b- La uni­ver­sa­li­za­ción del pago de la asig­na­ción fami­liar por hijo a tra­vés del plan­teo de un nue­vo esque­ma de Asig­na­cio­nes Fami­lia­res de carác­ter uni­ver­sal para el grue­so de las pres­ta­cio­nes inclui­das en el mis­mo. Esta pro­pues­ta resuel­ve la dis­cri­mi­na­ción en la que sis­te­ma actual incu­rre al dife­ren­ciar los pagos por este con­cep­to según la con­di­ción labo­ral de los adul­tos res­pon­sa­bles al tiem­po que se esta­ble­ce un solo sis­te­ma de carác­ter uni­ver­sal sin frag­men­ta­ción ni exclu­sión de la pobla­ción obje­ti­vo.

El acto admi­nis­tra­ti­vo que requie­re esta pro­pues­ta es prin­ci­pal­men­te la uni­fi­ca­ción del con­jun­to de sis­te­mas pro­vin­cia­les y muni­ci­pa­les (1,9 millo­nes de niños) y el res­to de sub­sis­te­mas nacio­na­les seg­men­ta­dos así como tam­bién incor­po­rar a los 2,3 millo­nes que actual­men­te se encuen­tran por dis­tin­tas razo­nes fue­ra del alcan­ce del sis­te­ma nacio­nal (entre ellos, medio millón que injus­ta­men­te fue­ron expul­sa­dos por no cum­plir con con­di­cio­na­li­da­des que exi­gen una corres­pon­sa­bi­li­dad del esta­do en salud y edu­ca­ción).

El valor pro­pues­to de la asig­na­ción fami­liar por hijo es el actual­men­te vigen­te de $3.100

c- El esta­ble­ci­mien­to de una jubi­la­ción uni­ver­sal para la pobla­ción adu­la mayo­re­qui­va­len­te al 82% del Sala­rio Social de Empleo y For­ma­ción (SSEyF). Si bien esta medi­da no resuel­ve la nece­si­dad de refor­mu­lar el actual esque­ma pre­vi­sio­nal, en esta opor­tu­ni­dad par­ti­cu­lar se bus­ca que la estra­te­gia del piso de ingre­sos pue­da inci­dir en los hoga­res con pre­sen­cia de adul­tos mayo­res. Sur­ge enton­ces que el mon­to de la jubi­la­ción uni­ver­sal se ubi­ca en los $28.300 gene­ran­do un impac­to real en los mon­tos de las jubi­la­cio­nes en el actual sis­te­ma pre­vi­sio­nal, a par­tir de la fija­ción de un umbral de ingre­so más alto y efec­ti­va­men­te uni­ver­sal. Esto impli­ca un aumen­to del piso de habe­res del orden del 122% res­pec­to a PUAM (Pen­sión Uni­ver­sal para el Adul­to Mayor) y del 78% res­pec­to al haber míni­mo garan­ti­za­do hoy vigen­te.

Lo que se pro­po­ne aquí, no es sólo aten­der a los efec­tos noci­vos oca­sio­na­dos por la cua­ren­te­na, sino apro­ve­char la opor­tu­ni­dad que brin­da el reaco­mo­da­mien­to de las fun­cio­nes del esta­do, para orga­ni­zar una sali­da que con­ten­ga la situa­ción en la coyun­tu­ra rece­si­va que hoy tene­mos y que todo indi­ca que podría agra­var­se.

Sobre todo, en un mar­co inter­na­cio­nal depri­mi­do sig­na­do por la defla­ción y la des­truc­ción de capi­tal, que derri­ba las opcio­nes de sali­da expor­ta­do­ra. La úni­ca opción posi­ble, es la cons­truc­ción de un piso de ingre­sos de alcan­ce uni­ver­sal para el con­jun­to de los hoga­res que garan­ti­ce en la fase de la pan­de­mia el umbral de ingre­sos equi­va­len­te a la línea de indi­gen­cia. Umbral que debe­rá lle­var­se has­ta el equi­va­len­te de la canas­ta de pobre­za a par­tir del momen­to que sal­ga­mos de las res­tric­cio­nes que la emer­gen­cia sani­ta­ria le pone al fun­cio­na­mien­to de la eco­no­mía. Para esto pro­po­ne­mos exten­der de mane­ra inme­dia­ta y con alcan­ce uni­ver­sal el sala­rio de empleo y for­ma­ción para apro­xi­ma­da­men­te dos millo­nes de per­so­nas que se encuen­tran en situa­ción de des­em­pleo o con ocu­pa­cio­nes de super­vi­ven­cia. Asi­mis­mo es indis­pen­sa­ble ter­mi­nar de uni­ver­sa­li­zar la red que hoy cons­ti­tu­ye el doble sis­te­ma de asig­na­cio­nes fami­lia­res y de AUH. Seña­la­mos esto por­que exis­ten en la actua­li­dad un millón nove­cien­tos mil niños que depen­den de sis­te­mas pro­vin­cia­les con mon­tos gene­ral­men­te infe­rio­res y dos millo­nes tres­cien­tos mil que por dis­tin­tas razo­nes están exclui­dos del sis­te­ma gene­ral.

En ese mar­co, la cons­truc­ción de un PISO DE INGRESOS DE ALCANCE UNIVERSAL para el con­jun­to de los hoga­res, suma­do al for­ta­le­ci­mien­to de una estra­te­gia de sus­ti­tu­ción de impor­ta­cio­nes para un apa­ra­to pro­duc­ti­vo vol­ca­do a satis­fa­cer el mer­ca­do interno, y el apro­ve­cha­mien­to del derrum­be accio­na­rio del con­jun­to de las empre­sas para que el Esta­do nacio­nal reto­me el con­trol del sis­te­ma ener­gé­ti­co son pasos esen­cia­les a dar. A modo de ejem­plo vale decir que a pre­cio del vier­nes pasa­do (20 de mar­zo) YPF valía u$ 1.379millones, por lo cual com­prar el 49% de las accio­nes que están en manos pri­va­das insu­mi­ría unos 675 millo­nes de dóla­res al pre­cio que la acción tuvo el vier­nes y que se ele­va­ría a U$1.156mill si en una ofer­ta agre­si­va el Esta­do com­pra­ra a 6 dóla­res cada una de ellas.

Les recla­man a las empre­sas ele­men­tos de segu­ri­dad

Rap­pi, Glo­vo, Pedi­dos Ya y Uber: tra­ba­ja­do­res pre­ca­ri­za­dos y en ries­go ante el coro­na­vi­rus

Por Ale­jan­dra Hayon

Inclui­dos en la nómi­na de pres­ta­do­res de ser­vi­cios bási­cos exen­tos de cum­plir la cua­ren­te­na, los repar­ti­do­res de las app cir­cu­lan a dia­rio por las calles. Acla­ran que nece­si­tan seguir tra­ba­jan­do por­que ese es su úni­co ingre­so, pero piden pro­tec­ción.

Los trabajadores de las app de reparto, entre los más flexibilizados del sistema laboral y expuestos al coronavirus.

Los tra­ba­ja­do­res de las app de repar­to, entre los más fle­xi­bi­li­za­dos del sis­te­ma labo­ral y expues­tos al coro­na­vi­rus. 


Ima­gen: Ber­nar­dino Avi­la

Entres los tra­ba­ja­do­res de rubros que se con­si­de­ran esen­cia­les ‑y que tie­nen per­mi­ti­do elu­dir la cua­ren­te­na- están los repar­ti­do­res y tra­ba­ja­do­res de deli­very. Son con­si­de­ra­dos un ser­vi­cio bási­co a la hora de abas­te­cer ali­men­tos, insu­mos de far­ma­cia u otros de pri­me­ra nece­si­dad a quie­nes no pue­den salir del hogar. Entre estos tra­ba­ja­do­res, sin embar­go, se encuen­tran los más pre­ca­ri­za­dos y fle­xi­bi­li­za­dos del sis­te­ma: los de las pla­ta­for­mas como Rap­pi, Glo­vo, Pedi­dos Ya y Uber que denun­cian que no reci­bie­ron nin­gún ele­men­to de segu­ri­dad per­so­nal, ni com­pen­sa­ción, ni mucho menos algún tipo de licen­cia para quie­nes inte­gran el gru­po de ries­go.

“Esta­mos arries­gan­do nues­tra salud y las pla­ta­for­mas no imple­men­ta­ron una sola nor­ma de segu­ri­dad. Tam­po­co nos pro­veen de nin­gún ele­men­to (guan­tes, bar­bi­jos y alcohol en gel) para cui­dar­nos y cui­dar a nues­tras fami­lias duran­te la pan­de­mia”, se que­ja­ron median­te un comu­ni­ca­do des­de la Aso­cia­ción de Per­so­nal de Pla­ta­for­mas (APP), que repre­sen­ta a los repar­ti­do­res.

En pri­mer lugar, acla­ra­ron, nece­si­tan salir a tra­ba­jar por sobre todas las cosas por­que si no tra­ba­jan ven inte­rrum­pi­do su úni­co ingre­so. De todas mane­ras, el hecho de hacer­lo duran­te la cua­ren­te­na gene­ra un ries­go para su salud y por eso recla­man pro­tec­ción por par­te de las empre­sas due­ñas de la pla­ta­for­mas.

“Tra­ba­ja­do­res y tra­ba­ja­do­ras de pla­ta­for­mas digi­ta­les no que­re­mos ser héroes ni heroí­nas, que­re­mos ele­men­tos de segu­ri­dad, licen­cias y com­pen­sa­ción por cua­ren­te­na”, remar­ca­ron des­de la orga­ni­za­ción.

En este sen­ti­do, des­de APP pidie­ron que las empre­sas les pro­vean a los repar­ti­do­res ele­men­tos de segu­ri­dad, como guan­tes, bar­bi­jos y alcohol en gel; y que se apli­que el mis­mo régi­men de licen­cias extra­or­di­na­rias que cubre, por ejem­plo, a madres y padres cuan­do deben que­dar­se al cui­da­do de los niños duran­te el perío­do sin cla­ses. Tam­bién deman­da­ron algún tipo de licen­cia espe­cial para los repar­ti­do­res o con­duc­to­res que por tener algu­na enfer­me­dad de base o ser mayo­res de 60 inte­gran el gru­po de ries­go.

“Es inacep­ta­ble que los tra­ba­ja­do­res que depen­de­mos exclu­si­va­men­te de la posi­bi­li­dad de tra­ba­jar, cum­plien­do con el deber de asis­tir a la pobla­ción, sea­mos pre­ci­sa­men­te los más des­pro­te­gi­dos. No tene­mos nin­gu­na garan­tía. No tene­mos sala­rio fijo, no tene­mos nin­gún tipo de licen­cia, no tene­mos ele­men­tos de segu­ri­dad o higie­ne. Los que esta­mos tra­ba­jan­do no sabe­mos si somos un fac­tor de ries­go para noso­tros y para otros. Los que nos que­da­mos en casa esta­mos pasan­do ham­bre”, remar­ca­ron en el comu­ni­ca­do y agre­ga­ron: “Nadie nos obli­ga a tra­ba­jar, sim­ple­men­te lo nece­si­ta­mos”.

La situa­ción de des­pro­tec­ción de los repar­ti­do­res tomó mayor visi­bi­li­dad lue­go de que cir­cu­la­ra por las redes socia­les una foto don­de se ve a dece­nas de tra­ba­ja­do­res espe­ran­do su pedi­do en la puer­ta de una hela­de­ría.

La ima­gen fue com­par­ti­da por la Aso­cia­ción Sin­di­cal de Moto­ci­clis­tas Men­sa­je­ros y Ser­vi­cios (Asimm), que repre­sen­ta a los repar­ti­do­res con­tra­ta­dos en rela­ción de depen­den­cia. No es el caso de la mayo­ría de los tra­ba­ja­do­res de las pla­ta­for­mas. Su crí­ti­ca apun­tó con­tra las empre­sas “que solo tie­nen por obje­to seguir fac­tu­ran­do y que no rea­li­zan nin­gún con­trol sobre sus tra­ba­ja­do­res”.

“Ante la nece­si­dad de ganar­se la vida, (los tra­ba­ja­do­res) se amon­to­nan en una esqui­na gene­ran­do un foco poten­cial de con­ta­gio, que lue­go via­ja por cada domi­ci­lio de entre­ga, por el solo hecho de que algu­nas per­so­nas en medio de una pan­de­mia que azo­ta al mun­do ente­ro, tuvie­ron anto­jo de comer hela­do. Esto no solo no es esen­cial para nadie, sino que es un peli­gro para todos”, publi­ca­ron en sus redes socia­les.

Maxi­mi­liano Arranz, secre­ta­rio adjun­to de Asimm, acla­ró a este dia­rio que su prin­ci­pal preo­cu­pa­ción es que ellos mis­mos, los moto­ci­clis­tas y men­sa­je­ros, ter­mi­nen con­vir­tién­do­se en un vec­tor para pro­pa­gar el virus y por eso remar­ca­ron la impor­tan­cia de cum­plir con los pro­to­co­los de segu­ri­dad.

“No nos que­ja­mos de tener que salir a tra­ba­jar, no tene­mos pro­ble­ma en salir a la calle y cum­plir la tarea. El pro­ble­ma es cuan­do no se cum­plen los pro­to­co­los”, expli­có Arranz que usó de ejem­plo la foto­gra­fía. El refe­ren­te reco­no­ció en pri­mer lugar la fra­gi­li­dad de los repar­ti­do­res, a quie­nes las empre­sas les nie­gan la rela­ción labo­ral, pero tam­bién cri­ti­có a quie­nes con­si­de­ran que pedir hela­do es un ser­vi­cio esen­cial.

Des­de Asimm gene­ra­ron un pro­to­co­lo, que todos los men­sa­je­ros encua­dra­dos en esta acti­vi­dad debe­rían poder exi­gir a sus emplea­do­res. Esto inclu­ye la pro­vi­sión del cer­ti­fi­ca­do para poder cir­cu­lar y ele­men­tos de segu­ri­dad para desa­rro­llar la tarea, como guan­tes, bar­bi­jos, alcohol en gel y anti­pa­rras para los repar­ti­do­res que se mue­ven en bici­cle­ta.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: