Argen­ti­na. Coro­na­vi­rus: En el Hos­pi­tal Ramos Mejía tra­ba­ja­do­res de salud denun­cian fal­ta de insu­mos de equi­pos de protección/​Kici­llof habi­li­tó un mail para denun­ciar a emplea­do­res que no cum­plen sus obli­ga­cio­nes en cuarentena/​Este vier­nes comien­za la pre­ins­crip­ción para el cobro del Ingre­so Fami­liar de Emer­gen­cia

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 26 de mar­zo de 2020 .-  Con infor­ma­ción pro­pia y de Mun­do Gre­mial, Info Gre­mial, Noti­cias Gre­mia­les, Gre­mia­les del Sur, Corrien­te Sin­di­cal Fede­ral, Canal Abier­to, ANRed, Esta­do de Aler­ta y Agen­cias

Coro­na­vi­rus: En el Hos­pi­tal Ramos Mejía los tra­ba­ja­do­res de salud denun­cian fal­ta de insu­mos de equi­pos de pro­tec­ción.

“Nos están man­dan­do a una gue­rra sin armas”, advir­tió Clau­dio Gómez, enfer­me­ro del hos­pi­tal Ramos Mejía, en el mar­co del recla­mo que este miér­co­les por la maña­na lle­va­ron a cabo tra­ba­ja­do­res de todas las áreas del esta­ble­ci­mien­to para dar cuen­ta de la fal­ta de insu­mos, las malas con­di­cio­nes de tra­ba­jo y la nece­si­dad de incor­po­rar más pro­fe­sio­na­les al equi­po del hos­pi­tal. “Esta­mos pelean­do con­tra un virus des­co­no­ci­do, nece­si­ta­mos los ele­men­tos nece­sa­rios para pro­te­ger­nos”, seña­ló Gómez a Página|12. Algu­nos con bar­bi­jos y otros sin, alre­de­dor de las diez de la maña­na enfer­me­ros y médi­cos del hos­pi­tal se reu­nie­ron para mani­fes­tar­se. “Más insu­mos y mate­rial. Capa­ci­ta­ción y licen­cias por gru­po de ries­go”, lle­va­ba escri­to uno de los car­te­les.

“Des­de el fin de sema­na hay 3 pacien­tes con­fir­ma­dos que tie­nen el virus, si lle­gan más no tene­mos bar­bi­jos para cubrir no sólo a los pacien­tes sino tam­bién a los cua­tro tur­nos de enfer­me­ros que impli­ca su cui­da­do duran­te las 24 horas”, ase­gu­ró el enfer­me­ro del hos­pi­tal Ramos Mejía. Bar­bi­jos N95 y des­car­ta­bles, pro­tec­to­res anti­se­cre­cio­nes para los ojos, cami­so­li­nes, cofias, salas que per­mi­tan dis­tan­cia entre las camas y boxes indi­vi­dua­les para el ais­la­mien­to, son algu­nos de los reque­ri­mien­tos que un esta­ble­ci­mien­to de salud nece­si­ta para poder abor­dar los casos de pacien­tes que pre­sen­ten sín­to­mas sos­pe­cho­sos del coro­na­vi­rus o bien se con­fir­me su diag­nós­ti­co. “Se están por inau­gu­rar nue­vos con­sul­to­rios para aten­der a pacien­tes febri­les en el mar­co de la pan­de­mia y toda­vía no han incor­po­ra­do nue­vo per­so­nal de enfer­me­ría, en lugar de eso, nos infor­ma­ron que 3 enfer­me­ros de cada turno –maña­na y tar­de– ten­drán que ir a aten­der a pacien­tes que se encuen­tran ais­la­dos en camas de hotel”, rela­tó Gómez. 

Si bien el hos­pi­tal cuen­ta con salas de inter­na­ción en cada área, su for­ma “apa­be­llo­na­da” no per­mi­te los cui­da­dos nece­sa­rios como, por ejem­plo, tener los ves­tua­rios jun­to a la entra­da para cam­biar­se la ropa antes de ingre­sar. Ade­más, según expli­can los tra­ba­ja­do­res del hos­pi­tal, “en muchas salas las camas no lle­gan a estar a más de un metro y medio de dis­tan­cia, como indi­ca el pro­to­co­lo para evi­tar con­ta­gios”.

“Ape­lar a la idea de la voca­ción es ries­go­so: no somos héroes, somos tra­ba­ja­do­res pre­ca­ri­za­dos”, advir­tió una de las pro­fe­sio­na­les del cen­tro de salud de aten­ción comu­ni­ta­ria (CeSAC) ubi­ca­do en el Bajo Flo­res, y con­tó que “todas acá tene­mos dos o más tra­ba­jos, ya sea en clí­ni­cas pri­va­das o en otros sec­to­res públi­cos, por­que no nos alcan­za la pla­ta. El bono que nos van a dar aho­ra jus­ta­men­te habla de esa pre­ca­ri­za­ción labo­ral”. Al igual que otros de sus com­pa­ñe­ros, ade­más de ir al CeSAC varios días por sema­na, ella atien­de en un con­sul­to­rio pri­va­do y en el pro­gra­ma de aten­ción domi­ci­lia­ria de la Ciu­dad de Bue­nos Aires. “Nos man­dan al epi­cen­tro de la pan­de­mia sin las pro­tec­cio­nes corres­pon­dien­tes. No nece­si­ta­mos que nos aplau­dan sino que nos tra­ten como per­so­nas que somos, con fami­lias, con nece­si­da­des, con sen­si­bi­li­da­des”, seña­ló la tra­ba­ja­do­ra del cen­tro de salud, don­de si bien has­ta aho­ra no hubo casos con­fir­ma­dos de coro­na­vi­rus, “los casos de den­gue siguen en aumen­to, suma­do a las pro­ble­má­ti­cas que nues­tro cen­tro tie­ne por estar cer­cano a uno de los barrios más vul­ne­ra­bles de la Ciu­dad”.

La super­po­si­ción de tra­ba­jos es un fenó­meno que se repi­te, no solo en los equi­pos de tra­ba­jo de los CeSAC sino tam­bién en los hos­pi­ta­les de la Ciu­dad de Bue­nos Aires. Este miér­co­les, una de las enfer­me­ras del hos­pi­tal Ramos Mejía pre­sen­tó sín­to­mas sos­pe­cho­sos del virus: fie­bre y dolor de gar­gan­ta. Has­ta reci­bir el resul­ta­do de la prue­ba, la tra­ba­ja­do­ra se encuen­tra inter­na­da y ais­la­da de otros pacien­tes. Una situa­ción simi­lar ocu­rrió en el hos­pi­tal San­to­jan­ni, ubi­ca­do en Mata­de­ros, don­de una enfer­me­ra pre­sen­tó sín­to­mas del virus tras haber aten­di­do a pacien­tes con­ta­gia­dos en una clí­ni­ca pri­va­da. Des­pués de varios días ais­la­da, la prue­ba le dio nega­ti­vo, pero la mayo­ría de los enfer­me­ros del hos­pi­tal se encuen­tran en ries­go por man­te­ner múl­ti­ples tra­ba­jos en simul­tá­neo. «Lo que mues­tra la pan­de­mia no es nue­vo: en enfer­me­ría, el sobre­car­go hora­rio y la pre­ca­ri­za­ción es algo que ya suce­día des­de hace mucho tiem­po. Yo, por ejem­plo, hoy sal­go a las tres de la tar­de, a las seis ya estoy corrien­do para vol­ver a la guar­dia», rela­tó Julio, uno de los enfer­me­ros de la Guar­dia del hos­pi­tal. 

“El ries­go de con­ta­gio cre­ce muchí­si­mo al estar sal­tan­do de clí­ni­ca en clí­ni­ca para poder sobre­vi­vir”, advir­tió Celia Bení­tez, enfer­me­ra de neo­na­to­lo­gía en el Ramos Mejía, que tam­bién tra­ba­ja como enfer­me­ra de tera­pia inten­si­va para una empre­sa de medi­ci­na pre­pa­ga. “Si vamos a dar la vida por esto, al menos que­re­mos cobrar un sala­rio digno”, seña­ló. Bení­tez es enfer­me­ra hace ocho años, y ante la medi­da de ais­la­mien­to obli­ga­to­rio del vier­nes pasa­do tuvo que lle­var a sus tres hijos, de 7, 9 y 17 años, a la casa de su padre en la loca­li­dad de Gon­zá­lez Catán. “No voy a ver­los al menos por un mes, qui­zás más. Tuve que prio­ri­zar su salud sabien­do que yo pue­do ser un foco de con­ta­gio. Es una deci­sión muy difí­cil”, rela­tó. 

En el infor­me de este miér­co­les del Minis­te­rio de Salud, la Secre­ta­ria de Acce­so a la Salud, Car­la Vizot­ti, recor­dó que las per­so­nas jóve­nes y acti­vas son las que están más expues­tas a hacer cir­cu­lar el virus ya que pue­den gene­rar un con­ta­gio “aun­que no sepan que están infec­ta­dos o no pre­sen­ten sín­to­mas”. En el ámbi­to de los tra­ba­ja­do­res de la salud, esta con­di­ción se agu­di­za: “esta­mos en luga­res don­de poten­cial­men­te vive el virus. No pode­mos estar midien­do los ele­men­tos de segu­ri­dad según el tipo de pacien­te que aten­de­mos, debe­ría­mos estar pro­te­gi­dos como cual­quier per­so­na que tie­ne que cir­cu­lar en con­tex­to de cua­ren­te­na”, advir­tió la tra­ba­ja­do­ra del CeSAC, y agre­gó que la sema­na pasa­da tuvie­ron que pedir­le bar­bi­jos al área de odon­to­lo­gía por­que en los con­sul­to­rios de febri­les – don­de se atien­den los pacien­tes que pre­sen­tan los sín­to­mas del coro­na­vi­rus – no que­da­ban más. “Todas las medi­das que toma­mos fue­ron de for­ma auto­ges­ti­va, y des­pués los fun­cio­na­rios de la Ciu­dad dicen que están orgu­llo­sos del sis­te­ma de salud que tene­mos. No somos sol­da­dos de la patria, somos tra­ba­ja­do­res”, ase­gu­ró. En su cen­tro de salud, días atrás una de las médi­cas pre­sen­tó los sín­to­mas y eva­lua­ron cerrar el esta­ble­ci­mien­to has­ta corro­bo­rar que no tuvie­ra el virus. “Al final su males­tar pasó y com­pro­ba­mos que no lo tuvie­ra, pero pue­de pasar en cual­quier momen­to, tene­mos que estar pro­te­gi­dos y achi­car al máxi­mo la posi­bi­li­dad de con­ta­gio”, seña­ló.

“Cuan­do hay una aler­ta ama­ri­lla, cual­quier pro­fe­sio­nal de cual­quier sec­tor tie­ne que estar dis­po­ni­ble para aten­der”, expli­có Bení­tez y deta­lló que, por eso, todos los médi­cos y enfer­me­ros que están den­tro del gru­po de ries­go debe­rían obte­ner su licen­cia. “Si bien el decre­to lo indi­ca, en el ámbi­to de la Ciu­dad esto que­da a deci­sión de la direc­ción de cada hos­pi­tal, y en el nues­tro aún hay muje­res emba­ra­za­das y tra­ba­ja­do­res con enfer­me­da­des cró­ni­cas que siguen yen­do a aten­der a los pacien­tes”, seña­ló la enfer­me­ra del Ramos Mejía. En este esta­ble­ci­mien­to, según Bení­tez, el 70% de las enfer­me­ras son madres sol­te­ras que no cuen­tan con una ayu­da para que alguien cui­de de sus hijos: “no solo pone­mos en ries­go a pacien­tes, sino tam­bién a nues­tras pro­pias fami­lias”, ase­gu­ró. 

Infor­me: Lore­na Ber­me­jo.

Kici­llof habi­li­tó un mail para denun­ciar a emplea­do­res que no cum­plen sus obli­ga­cio­nes en cua­ren­te­na

Kicillof habilitó un mail para denunciar a empleadores que no cumplen sus obligaciones en cuarentena

El gobierno bonae­ren­se habi­li­tó una casi­lla de correo elec­tró­ni­co para que los tra­ba­ja­do­res pue­dan denun­ciar a los emplea­do­res que no cum­plen con las obli­ga­cio­nes sani­ta­rias para evi­tar even­tua­les con­ta­gios de coro­na­vi­rus, se infor­mó hoy oficialmente.27/03/2020 00:00:00

En la direc­ción [email protected]​trabajo.​gba.​gov.​ar se podrán hacer tam­bién con­sul­tas refe­ri­das a las medi­das sani­ta­rias que se deben apli­car en las áreas labo­ra­les que corres­pon­dan.

«Si tenés con­sul­tas o denun­cias sobre algu­nos de estos temas podes comu­ni­car­te con noso​tros​.No olvi­des men­cio­nar tus datos per­so­na­les y, en caso que sea nece­sa­rio incluir docu­men­ta­ción, hacer­lo en for­ma­to PDF», pre­ci­só el Minis­te­rio de Tra­ba­jo bonae­ren­se en su cuen­ta ofi­cial de Twit­ter.

Para denun­ciar cual­quier con­flic­to labo­ral se pue­de enviar correo a [email protected]​trabajo.​gba.​gov.​ar.

Días atrás la car­te­ra labo­ral pro­vin­cial, con­du­ci­da por Mara Ruiz Malec, difun­dió tam­bién por su red social qué tra­ba­ja­do­res deben usar bar­bi­jo, guan­tes y pro­tec­ción ocu­lar duran­te el desem­pe­ño de sus tareas..

Este vier­nes comien­za la pre­ins­crip­ción para el cobro del Ingre­so Fami­liar de Emer­gen­cia

Jue­ves 26 de Mar­zo | 19:59Se tra­ta de un bono de 10000 pesos que anun­ció el gobierno. Se otor­ga­rá a las per­so­nas des­em­plea­das, que tra­ba­jen de mane­ra infor­mal, sean mono­tri­bu­tis­tas de las cate­go­rías A y B y a tra­ba­ja­do­ras de casas par­ti­cu­la­res, así como a todos los bene­fi­cia­rios de la AUH. Cono­cé el cro­no­gra­ma para ano­tar­te. 

La ANSeS infor­mó que des­de este vier­nes comien­za la pre-ins­crip­ción para quie­nes nece­si­ten per­ci­bir el Ingre­so Fami­liar de Emer­gen­cia (IFE) de 10 mil pesos, otor­ga­do por el Gobierno para paliar los efec­tos eco­nó­mi­cos de la pan­de­mia del coro­na­vi­rus.

El orga­nis­mo pidió a los bene­fi­cia­rios que «res­pe­ten estric­ta­men­te» las fechas para la ins­crip­ción, que depen­de­rá del núme­ro de ter­mi­na­ción del docu­men­to, para evi­tar el con­ges­tio­na­mien­to de la pági­na de ANSeS.

Des­pués de la pre­ins­crip­ción, la ANSES lle­va­rá ade­lan­te un rele­va­mien­to de datos de la infor­ma­ción reci­bi­da y soli­ci­ta­rá una serie de datos com­ple­men­ta­rios como, por ejem­plo, sus núme­ros de cuen­tas ban­ca­rias.

El IFE se otor­ga­rá a las per­so­nas que están des­em­plea­das, tra­ba­jen de mane­ra infor­mal, sean mono­tri­bu­tis­tas de las cate­go­rías A y B o, tam­bién, tra­ba­ja­do­ras de casas par­ti­cu­la­res, así como a todos los bene­fi­cia­rios de la AUH.

Quie­nes lo soli­ci­ten deben cum­plir dos requi­si­tos, ser argen­tino nati­vo o natu­ra­li­za­do y resi­den­cia no infe­rior a dos años y tener entre 18 y 65 años.

El que cum­pla con estas con­di­cio­nes sólo podrá acce­der al IFE siem­pre que él o algún miem­bro de su gru­po fami­liar no per­ci­ba ingre­sos.

Están exclui­dos quie­nes ten­gan ingre­so de un tra­ba­jo en rela­ción de depen­den­cia públi­co o pri­va­do; sea mono­tri­bu­tis­ta de cate­go­ría C o supe­rior o del régi­men de autó­no­mos; una pres­ta­ción de des­em­pleo; jubi­la­cio­nes, pen­sio­nes o reti­ros con­tri­bu­ti­vos o no con­tri­bu­ti­vos nacio­na­les, pro­vin­cia­les, muni­ci­pa­les o de la Ciu­dad de Bue­nos Aires.

Tam­po­co están alcan­za­dos quie­nes reci­ban ingre­sos de pla­nes socia­les, sala­rio social com­ple­men­ta­rio, Hace­mos Futu­ro, Poten­ciar Tra­ba­jo u otros pro­gra­mas socia­les nacio­na­les, pro­vin­cia­les o muni­ci­pa­les, a excep­ción de los de la AUH o Emba­ra­zo.

El IFE se abo­na­rá por úni­ca vez en abril,aunque podría ser pro­rro­ga­do en caso de ser nece­sa­rio y los bene­fi­cia­rios de la Asig­na­ción Uni­ver­sal por Hijo (AUH) debe­rán abs­te­ner­se de la pre­ins­crip­ción ya que están auto­má­ti­ca­men­te inclui­dos.

El cro­no­gra­ma de pre­ins­crip­ción se hará de acuer­do al núme­ro de ter­mi­na­ción del DNI y es el siguien­te:

DNI ter­mi­na­ción en 0 y 1, podrán com­ple­tar el for­mu­la­rio el vier­nes 27 de mar­zo.
DNI ter­mi­na­ción en 2 y 3, podrán com­ple­tar el for­mu­la­rio el sába­do 28 de mar­zo.
DNI ter­mi­na­ción en 4 y 5, podrán com­ple­tar el for­mu­la­rio el domin­go 29 de mar­zo.
DNI ter­mi­na­ción en 6 y 7, podrán com­ple­tar el for­mu­la­rio el lunes 30 de mar­zo.
DNI ter­mi­na­ción en 8 y 9, podrán com­ple­tar el for­mu­la­rio el mar­tes 31 de mar­zo.

La recu­pe­ra­da Mady­graf comien­za a pro­du­cir alcohol en gel y bar­bi­jos y dona­rá la pri­me­ra tan­da

La recuperada Madygraf comienza a producir alcohol en gel y barbijos y donará la primera tanda

Los tra­ba­ja­do­res de la empre­sa grá­fi­ca recu­pe­ra­da Mady­graf anun­cia­ron que comen­za­rán a pro­du­cir alcohol en gel para manos y bar­bi­jos para comer­cia­li­zar, pero la pri­me­ra tan­da será dona­da al hos­pi­tal de Escobar.26/03/2020 11:31:00

La deci­sión fue toma­da por los tra­ba­ja­do­res de la fir­ma bajo ges­tión obre­ra ante la gra­ve situa­ción que se vive en el país por el coro­na­vi­rus y que nos tie­ne en ais­la­mien­to social pre­ven­ti­vo y obli­ga­to­rio.

«Pon­dre­mos así al ser­vi­cio de la comu­ni­dad las ins­ta­la­cio­nes de la fábri­ca para pro­du­cir estos insu­mos tan nece­sa­rios en el mar­co de la emer­gen­cia y ante el fal­tan­te en esta­ble­ci­mien­tos de salud y para la pobla­ción en gene­ral», dije­ron en un comu­ni­ca­do.

Los tra­ba­ja­do­res lle­van ade­lan­te esta ini­cia­ti­va soli­da­ria jun­to al Cen­tro de Estu­dian­tes de Cien­cia y Téc­ni­ca de la Uni­ver­si­dad Nacio­nal de San Mar­tín y la Comi­sión Nacio­nal de Ener­gía Ató­mi­ca (CNEA).

Pre­vén pro­du­cir en la plan­ta una pri­me­ra tan­da de varios miles de litros de alcohol en gel y, al menos, unas 200 mas­ca­ri­llas dia­rias.

A fin de poder exten­der la pro­duc­ción y dona­ción de estos insu­mos, los tra­ba­ja­do­res le pidie­ron al Esta­do que apor­te los fon­dos nece­sa­rios para poder aumen­tar la pro­duc­ción.

Super­mer­ca­dos paga­rán un bono de 5 mil pesos a emplea­dos que tra­ba­jen en cua­ren­te­na

Supermercados pagarán un bono de 5 mil pesos a empleados que trabajen en cuarentena

El acuer­do alcan­za a Coto, Carre­four, Jum­bo y Wal­mart. Se pac­tó «un apor­te soli­da­rio de $5.000 para aque­llos emplea­dos que cum­plen tareas duran­te la emer­gen­cia sanitaria».27/03/2020 00:05:00

Tra­ba­ja­do­res de cua­tro cade­nas de super­mer­ca­dos que están tra­ba­jan­do en ple­na cua­ren­te­na reci­bi­rán un bono de 5.000 pesos, infor­mó el titu­lar de la Fede­ra­ción de Emplea­dos de Comer­cio y Ser­vi­cios, Arman­do Cava­lie­ri.

El acuer­do se alcan­zó con las empre­sas Coto, Carre­four, Jum­bo y Wal­mart, con la inten­ción de que se otor­gue «un apor­te soli­da­rio de $5.000 para aque­llos emplea­dos que cum­plen tareas duran­te la emer­gen­cia sani­ta­ria».

«Es en reco­no­ci­mien­to al gran esfuer­zo que están hacien­do todos los días, al ase­gu­rar el abas­te­ci­mien­to y la pro­vi­sión de artícu­los de pri­me­ra nece­si­dad a lo lar­go y a lo ancho de todo el país«, sos­tu­vo Cava­lie­ri en un comu­ni­ca­do.

El sin­di­ca­lis­ta des­ta­có que «las prin­ci­pa­les cade­nas de super­mer­ca­dos com­pren­die­ron la nece­si­dad de hacer este apor­te soli­da­rio para quie­nes cum­plen con la tarea esen­cial de ase­gu­rar la pro­vi­sión de artícu­los de pri­me­ra nece­si­dad, ponien­do en ries­go su salud al tomar con­tac­to con los clien­tes».

«Estas cir­cuns­tan­cias demues­tran que la úni­ca mane­ra de enfren­tar este tipo de fla­ge­los en defen­sa de la salud es a tra­vés de las herra­mien­tas que brin­da el Esta­do Nacio­nal, y no el libre albe­drío del mer­ca­do», opi­nó.

Cava­lie­ri tam­bién afir­mó que «estas cir­cuns­tan­cias ponen en relie­ve la impor­tan­cia de las estruc­tu­ras de los sin­di­ca­tos, que pusie­ron a dis­po­si­ción sus obras socia­les, clí­ni­cas, hote­les, su logís­ti­ca y emplea­dos, alcan­zan­do un esfuer­zo úni­co para poder enfren­tar todos jun­tos esta emer­gen­cia».

El mes pasa­do, el Sin­di­ca­to de Emplea­dos de Comer­cio, el de mayor can­ti­dad de afi­lia­dos del país, había fir­ma­do el reajus­te de su pari­ta­ria del año pasa­do y acor­dó reci­bir tres sumas fijas en los tres meses siguien­tes ‑dos de 1.000 pesos y una de $2.000‑, con lo que cerró un incre­men­to anual del 52 por cien­to.

ECONOMÍA

Una por una, las medi­das para paliar la pan­de­mia: a quié­nes alcan­zan, cómo, y lo que fal­ta

La alta infor­ma­li­dad labo­ral en Argen­ti­na desa­fía las posi­bi­li­da­des del Esta­do para hacer fren­te a la cri­sis des­ata­da por el coro­na­vi­rus. Un infor­me del Ins­ti­tu­to de Pen­sa­mien­to y Polí­ti­cas Públi­cas ana­li­za el impac­to de cada anun­cio y sugie­re un “shock dis­tri­bu­ti­vo” para salir de la rece­sión.

Según un infor­me del Ins­ti­tu­to de Pen­sa­mien­to y Polí­ti­cas Públi­cas (IPyPP), las medi­das socia­les que ha toma­do el Eje­cu­ti­vo para paliar las con­se­cuen­cias eco­nó­mi­cas en los hoga­res “van en el sen­ti­do correc­to”. Sin embar­go, los altos nive­les de infor­ma­li­dad que carac­te­ri­zan hoy a la socie­dad argen­ti­na anti­ci­pan que habrá que tomar muchas más.

El cua­dro de situa­ción ana­li­za­do por el Ins­ti­tu­to esta­ble­ce tres tipos de tra­ba­ja­do­res, según su nivel de for­ma­li­dad.

1. El pri­me­ro está com­pues­to por más de nue­ve millo­nes los tra­ba­ja­do­res con pues­tos de tra­ba­jo asa­la­ria­dos que están regis­tra­dos como tales. De éstos 3,2 millo­nes tra­ba­jan en el ámbi­to públi­co y el 65%, seis millo­nes, en el pri­va­do. Sus ingre­sos medios supe­ran leve­men­te los $30 mil.

“Éste es el con­jun­to de tra­ba­ja­do­res que está mejor blin­da­do para atra­ve­sar los acon­te­ci­mien­tos vigen­tes de cua­ren­te­na y caí­da de la acti­vi­dad eco­nó­mi­ca –sos­tie­ne el IPyPP-. Meno­res garan­tías tie­nen las tra­ba­ja­do­ras de casas par­ti­cu­la­res que, si en el mejor de los casos están regis­tra­das, pue­den lle­gar a sufrir des­pi­dos por el con­tex­to o recor­tes sala­ria­les”.

Para pro­te­ger a este gru­po se dis­pu­sie­ron algu­nas medi­das, tales como la reno­va­ción del pro­gra­ma Aho­ra 12 por seis meses para favo­re­cer la com­pra de pro­duc­tos nacio­na­les ela­bo­ra­dos o comer­cia­li­za­dos por pymes, la exi­mi­ción del pago de con­tri­bu­cio­nes patro­na­les a sec­to­res afec­ta­dos por la menor acti­vi­dad, el refuer­zo del pro­gra­ma de Recu­pe­ra­ción Pro­duc­ti­va (REPRO) des­ti­na­do al finan­cia­mien­to de par­te del sala­rio de empre­sas per­te­ne­cien­tes a sec­to­res en cri­sis.

Tam­bién se efec­tua­rá un aumen­to de la inver­sión públi­ca por $100.000 millo­nes des­ti­na­da a infraes­truc­tu­ra vial, vivien­da, edu­ca­ción y turis­mo; se pon­drá en mar­cha un plan para incen­ti­var la pro­duc­ción de 48 par­ques indus­tria­les, y se des­ti­na­rá un paque­te de unos $350.000 millo­nes para finan­ciar capi­tal de tra­ba­jo y com­pra de insu­mos, con una tasa de inte­rés del 26% anual.

Ade­más, se lan­za­rán cré­di­tos por $25.000 millo­nes para empre­sas pro­duc­to­ras de ali­men­tos, pro­duc­tos de higie­ne per­so­nal lim­pie­za e insu­mos médi­cos. Y habrá una línea espe­cí­fi­ca de cré­di­tos por $8.000 millo­nes para la adqui­si­ción de equi­po tec­no­ló­gi­co y garan­ti­zar la moda­li­dad de tele­tra­ba­jo. Se incor­po­ra­rán tam­bién nue­vas líneas a tra­vés del PROCREAR: 100.000 cré­di­tos para el esque­ma tra­di­cio­nal y se suma­rán 200.000 para peque­ñas refac­cio­nes de has­ta $30.000 cada una.

Los más vul­ne­ra­bles

2. En el segun­do gru­po están los 2,4 millo­nes de tra­ba­ja­do­res inde­pen­dien­tes que están regis­tra­dos en algún sis­te­ma. La mayo­ría es mono­tri­bu­tis­ta (1,6 millo­nes), 397 mil están en el régi­men de autó­no­mos y 365 mil son mono­tri­bu­tis­tas socia­les. Con excep­ción de los cuen­ta­pro­pis­tas pro­fe­sio­na­les que tie­nen ingre­sos leve­men­te supe­rio­res a los asa­la­ria­dos (de $45.700), el res­to (cer­ca de un millón y medio de tra­ba­ja­do­res) se encuen­tra en una situa­ción de ingre­sos que va de los $19.000 a los $26.000.

Este con­jun­to de tra­ba­ja­do­res está más expues­to que el pri­me­ro con­for­me al tipo de inser­ción labo­ral (sus ingre­sos no tie­nen esta­bi­li­dad y depen­den inme­dia­ta­men­te del nivel de acti­vi­dad eco­nó­mi­ca) pero al menos su con­di­ción de regis­tro per­mi­te alcan­zar­los de mane­ra más efec­ti­va”, sos­tie­ne el infor­me.

Para par­te de este gru­po, el pre­si­den­te Alber­to Fer­nán­dez anun­ció un Ingre­so Fami­liar de Emer­gen­cia de $10.000, que cobra­rán mono­tri­bu­tis­tas ins­crip­tos en las cate­go­rías A y B, mono­tri­bu­tis­tas socia­les y tra­ba­ja­do­res y tra­ba­ja­do­ras de casas par­ti­cu­la­res.

Asi­mis­mo, algu­nos de los mono­tri­bu­tis­tas o mono­tri­bu­tis­tas socia­les que dis­pon­gan de un plan de empleo cobra­rán un bono de $3.000 duran­te mar­zo por úni­ca vez. Los mon­tos men­sua­les de las pres­ta­cio­nes equi­va­len a la mitad del sala­rio míni­mo vital y móvil ($16.875) cuya últi­ma actua­li­za­ción fue en octu­bre de 2019 y es de ape­nas $8.440. Impli­ca incre­men­tar por un mes los ingre­sos de este con­jun­to en un 35,5% e insu­me cer­ca de $1.600 millo­nes del pre­su­pues­to.

3. En el últi­mo gru­po están los infor­ma­les, que inte­gran nada menos que 8 millo­nes de tra­ba­ja­do­res: casi 3 millo­nes son asa­la­ria­dos no regis­tra­dos, 2,2 millo­nes son inde­pen­dien­tes que no están ins­crip­tos en nin­gún sis­te­ma tri­bu­ta­rio, 920 mil son del ser­vi­cio domés­ti­co sin regis­trar y casi 2 millo­nes son des­ocu­pa­dos. Los ingre­sos labo­ra­les de este con­jun­to de tra­ba­ja­do­res son, ade­más, los bajos: de $12.000 en el caso de los asa­la­ria­dos no regis­tra­dos, poco más de $6.000 el ser­vi­cio domés­ti­co no regis­tra­dos, $13.800 los cuen­ta­pro­pis­tas tra­di­cio­na­les y sin ingre­sos los des­ocu­pa­dos.

Éste es el con­jun­to de tra­ba­ja­do­res más expues­to –sos­tie­ne el IPyPP-. No sólo por el tipo de inser­ción pre­ca­ria, infor­mal y de ingre­sos de sub­sis­ten­cia sino tam­bién por­que es de difí­cil acce­so en el mar­co de la ins­ti­tu­cio­na­li­dad vigen­te. Ni siquie­ra los pla­nes de empleo han logra­do alcan­zar­lo (ya que no esta­rían ins­crip­tos ni siquie­ra en el mono­tri­bu­to social). A lo sumo, a tra­vés del pago de la AUH y el segu­ro de des­em­pleo que abar­ca una can­ti­dad mar­gi­nal (119 mil) es posi­ble acce­der a ellos”.

El ingre­so extra­or­di­na­rio de $10.000 tam­bién los alcan­za­ría en par­te, ya que lo cobra­rán des­ocu­pa­dos y bene­fi­cia­rios de la Asig­na­ción Uni­ver­sal por Hijo (AUH). Pero sólo en par­te.

A las medi­das toma­das has­ta aho­ra para pro­te­ger los ingre­sos de la pobla­ción debe sumar­se tam­bién un bono extra­or­di­na­rio de $3.000 para los jubi­la­dos y pen­sio­na­dos que per­ci­ben el haber míni­mo (a par­tir de este mes, de $15.897)lo que impli­ca un 18,8% de aumen­to para este uni­ver­so. Adi­cio­nal­men­te se esti­pu­la un bono para los habe­res supe­rio­res al nivel míni­mo has­ta com­ple­men­tar un piso pre­vi­sio­nal de $18.892. La liqui­da­ción se rea­li­za­rá la pri­me­ra sema­na de abril y será por bene­fi­cia­rio. Alcan­za­rá a un total de 4,7 millo­nes de jubi­la­dos y pen­sio­na­dos (inclu­yen­do pen­sio­nes no con­tri­bu­ti­vas) que repre­sen­tan el 63% del total. Según esti­ma­cio­nes del IPyPP, esta medi­da impli­ca una trans­fe­ren­cia de ingre­sos de $13.218,2 millo­nes.

Lo que fal­ta

Según cons­ta en el estu­dio enca­be­za­do por el actual direc­tor del Ban­co Nación Clau­dio Lozano y la eco­no­mis­ta Ana Rame­ri, la úni­ca mane­ra de evi­tar el colap­so social en estas cir­cuns­tan­cias es pro­pi­ciar “un efec­ti­vo shock dis­tri­bu­ti­vo”.

Esto repa­ra­ría “cier­to des­ba­lan­ce que se per­ci­be en el paque­te anun­cia­do has­ta el momen­to en el cual los esfuer­zos esta­ban mayor­men­te enfo­ca­dos en sos­te­ner la ofer­ta pro­duc­ti­va sin la con­tra­par­ti­da corres­pon­dien­te en la deman­da”, sos­tie­ne el infor­me.

Des­de el orga­nis­mo pro­po­nen enton­ces el esta­ble­ci­mien­to de un Piso de Ingre­sos y Garan­tía de dere­chos para el con­jun­to de los hoga­res, con­sis­ten­te en una bate­ría de polí­ti­cas de carác­ter uni­ver­sal “para inter­ve­nir en la con­di­ción de pau­pe­ri­za­ción social inte­gran­do un con­jun­to de pro­gra­mas de trans­fe­ren­cia direc­ta de ingre­sos, algu­nos ya exis­ten­tes, a dis­tin­tos gru­pos pobla­cio­na­les” cuya imple­men­ta­ción podría pen­sar­se en eta­pas. A saber:

  1. La uni­ver­sa­li­za­ción de un Sala­rio Social de Empleo y For­ma­ción (SSEyF) para todos los jefes de hogar. El obje­ti­vo sería “movi­li­zar fuer­za de tra­ba­jo exclui­da de los pro­ce­sos de pro­duc­ción”. “En este con­tex­to par­ti­cu­lar, sería desea­ble la for­ma­ción de agen­tes sani­ta­rios o per­fi­les ocu­pa­cio­na­les que con­tri­bu­yan a paliar los efec­tos de la emer­gen­cia sani­ta­ria o bien, poner a dis­po­si­ción fuer­za de tra­ba­jo para satis­fa­cer un con­jun­to de nece­si­da­des de la pobla­ción (como tareas de cui­da­do) que podrían reci­bir res­pues­ta del Esta­do”. Según esti­ma­cio­nes del IPyPP, invo­lu­cra­ría a cer­ca de 2 millo­nes de per­so­nas.
  2. La uni­ver­sa­li­za­ción del pago de la asig­na­ción fami­liar por hijo. “Esta pro­pues­ta resuel­ve la dis­cri­mi­na­ción en la que sis­te­ma actual incu­rre al dife­ren­ciar los pagos por este con­cep­to según la con­di­ción labo­ral de los adul­tos res­pon­sa­bles al tiem­po que se esta­ble­ce un solo sis­te­ma de carác­ter uni­ver­sal sin frag­men­ta­ción ni exclu­sión de la pobla­ción obje­ti­vo”, afir­ma el estu­dio. Se tra­ta prin­ci­pal­men­te de la uni­fi­ca­ción del con­jun­to de sis­te­mas pro­vin­cia­les y muni­ci­pa­les (1,9 millo­nes de niños) y el res­to de sub­sis­te­mas nacio­na­les seg­men­ta­dos así como tam­bién incor­po­rar a los 2,3 millo­nes que actual­men­te se encuen­tran fue­ra del alcan­ce del sis­te­ma nacio­nal.
  3. El esta­ble­ci­mien­to de una jubi­la­ción uni­ver­sal para la pobla­ción adul­ta mayor equi­va­len­te al 82% del Sala­rio Social de Empleo y For­ma­ción. Esta medi­da bus­ca que el piso de ingre­sos pue­da inci­dir en los hoga­res con pre­sen­cia de adul­tos mayo­res, el cual lle­ga­ría a $28.300. “Esto impli­ca un aumen­to del piso de habe­res del orden del 122% res­pec­to a PUAM (Pen­sión Uni­ver­sal para el Adul­to Mayor) y del 78% res­pec­to al haber míni­mo garan­ti­za­do hoy vigen­te”, afir­ma el IPyPP.

“Lo que se pro­po­ne aquí, no es sólo aten­der a los efec­tos noci­vos oca­sio­na­dos por la cua­ren­te­na, sino apro­ve­char la opor­tu­ni­dad que brin­da el reaco­mo­da­mien­to de las fun­cio­nes del Esta­do para orga­ni­zar una sali­da que con­ten­ga la situa­ción en la coyun­tu­ra rece­si­va que hoy tene­mos y que todo indi­ca que podría agra­var­se”, con­clu­ye el infor­me.

Foto: EFE

Exi­gen al muni­ci­pio de Mar del Pla­ta que dis­tri­bu­ya ali­men­tos por la cua­ren­te­na: «el ham­bre es hoy»

El Movi­mien­to Tere­sa Rodrí­guez (MTR) denun­ció que se aumu­lan ali­men­tos en el gal­pón muni­ci­pal ubi­ca­do en Mal­vi­nas y 9 de Julio que el muni­ci­pio a car­go de Gui­ller­mo Mon­te­ne­gro no está repar­tien­do, en este con­tex­to de cua­ren­te­na obli­ga­to­ria nacio­nal por la expan­sión del coro­na­vi­rus (covid-19). «El ham­bre es hoy, la nece­si­dad es hoy, la deses­pe­ra­ción es hoy. Miles de per­so­nas no ten­drán ali­men­to y con­di­cio­nes sani­ta­rias has­ta media­dos de abril según lo que deter­mi­nó el gobierno. Nos encon­tra­mos en el gal­pón muni­ci­pal, denun­cia­do que no están abas­te­cien­do al pue­blo en los barrios y vinien­do a bus­car lo que corres­pon­de para palear el ham­bre que se sufre. No hay vian­da de olla ni meren­de­ro que sopor­te la mag­ni­tud de la mise­ria que se vive en las barria­das. No se pue­de tole­rar más la injus­ti­cia. Si no dan res­pues­ta el pue­blo irá a bus­car­las», advier­te la orga­ni­za­ción.


En un comu­ni­ca­do difun­di­do hoy, la orga­ni­za­ción denun­cia que en el gal­pón muni­ci­pal ubi­ca­do en Mal­vi­nas y 9 de Julio se acu­mu­lan ali­men­tos no pere­ce­de­ros y exi­gen al muni­ci­pio, a car­go de Gui­ller­mo Mon­te­ne­gro (Cam­bie­mos), que se dis­tri­bu­yan, para paliar la situa­ción de ham­bre y pre­ca­rie­dad en la que se ve sumer­gi­da la mayo­ría de la pobla­ción por las medi­das de cua­ren­te­na obli­ga­to­ria del gobierno por la expan­sión del coro­na­vi­rus (covis-19). Caso con­tra­rio, «si no dan res­pues­ta el pue­blo irá a bus­car­las», advier­te el MTR.

«El ham­bre es hoy, la nece­si­dad es hoy, la deses­pe­ra­ción es hoy, como ayer y antes de ayer. Las medi­das anun­cia­das son irri­so­rias, pero lo peor es que por aho­ra son sólo anun­cios – expre­só la orga­ni­za­ción en un comu­ni­ca­do – A que miles de per­so­nas no ten­drán ali­men­to y con­di­cio­nes sani­ta­rias has­ta media­dos de abril según lo que deter­mi­nó el gobierno. La incer­ti­dum­bre de no tener dig­na­men­te un sus­ten­to y el hos­ti­ga­mien­to que lle­va ade­lan­te el Esta­do a tra­vés de las fuer­zas repre­si­vas en las calles, lle­va al pue­blo a un calle­jón que vis­lum­bra una sola sali­da, la lucha para arran­car esa dig­ni­dad y los dere­chos arre­ba­ta­dos»

Es por eso que anun­cia­ron que se encuen­tran en el gal­pón muni­ci­pal «denun­cian­do que no están abas­te­cien­do al pue­blo en los barrios y vinien­do a bus­car lo que corres­pon­de para palear el ham­bre que se sufre. No hay vian­da de olla ni meren­de­ro que sopor­te la mag­ni­tud de la mise­ria que se vive en las barria­das. No se pue­de tole­rar más la injus­ti­cia», sos­tie­ne la orga­ni­za­ción.


Con­tac­tos:

  • Maga­li (MTR) 2234379920

EMERGENCIA SOCIAL

El coro­na­vi­rus obli­ga a dar res­pues­tas urgen­tes a la cri­sis habi­ta­cio­nal

Sólo en la Ciu­dad, 7.251 per­so­nas viven en la calle, un 40% de los habi­tan­tes son inqui­li­nos y hay más de 340.000 vivien­das des­ha­bi­ta­das. Los vul­ne­ra­bles no tie­nen cómo enfren­tar la pan­de­mia y “resul­ta impres­cin­di­ble una polí­ti­ca de vivien­das socia­les”, afir­ma María Eva Koutso­vi­tis, del IPyPP.

Redac­ción Canal Abier­to | “El para­dig­ma de los para­do­res y de los sub­si­dios habi­ta­cio­na­les se pen­sa­ron en la Ciu­dad hace, por lo menos, más de 20 años. En ese perío­do vivi­mos, como míni­mo, cua­tro gra­ves cri­sis eco­nó­mi­cas, socia­les o sani­ta­rias. Si no nos plan­tea­mos nue­vos desa­fíos y nue­vos mar­cos de actua­ción, ciu­da­da­nos y ciu­da­da­nas por­te­ñas segui­rán murien­do en la calle”, afir­ma María Eva Koutso­vi­tis inves­ti­ga­do­ra del Ins­ti­tu­to de Pen­sa­mien­to y Polí­ti­cas Públi­cas (IPyPP).

Jun­to a Jona­tan Bal­di­vie­zo, pre­si­den­te del Obser­va­to­rio por el Dere­cho a la Ciu­dad, ela­bo­ra­ron un infor­me sobre la cre­cien­te cri­sis habi­ta­cio­nal de la Ciu­dad de Bue­nos Aires, hoy expues­ta aún más con la emer­gen­cia sani­ta­ria por el COVID-19.

De acuer­do al estu­dio, la cri­sis eco­nó­mi­ca y social de 2001 inten­si­fi­có las nece­si­da­des habi­ta­cio­na­les de la pobla­ción por­te­ña. Los indi­ca­do­res rela­cio­na­dos con el dere­cho a la vivien­da dig­na tuvie­ron un com­por­ta­mien­to lineal nega­ti­vo has­ta el pre­sen­te, dejan­do así a los sec­to­res de más bajos recur­sos en la Ciu­dad de Bue­nos Aires mucho más vul­ne­ra­bles fren­te a esta pan­de­mia.

  • Se dupli­có la can­ti­dad de fami­lias inqui­li­nas, lle­gan­do a casi un 40%
  • Se cua­dru­pli­có la can­ti­dad de per­so­nas que habi­tan en las villas (barrios popu­la­res según Ley N° 27.453). Son 400 mil per­so­nas que viven sin acce­so for­mal y segu­ro a ser­vi­cios públi­cos bási­cos y con nive­les de haci­na­mien­to gene­ra­li­za­do.
  • En el año 2011, en una audien­cia públi­ca con­vo­ca­da por la Cor­te Supre­ma, María Euge­nia Vidal, en repre­sen­ta­ción del GCBA, infor­mó que había alre­de­dor de 4.500 bene­fi­cia­rios acti­vos cobran­do el sub­si­dio habi­ta­cio­nal para per­so­nas en situa­ción de calle. A noviem­bre de 2019 esa cifra alcan­zó los 10.615 sub­si­dios.
  • En la evo­lu­ción his­tó­ri­ca de las vivien­das ocio­sas de la ciu­dad, según los cen­sos nacio­na­les se obser­va que en 1991 exis­tían 31.559 vivien­das des­ha­bi­ta­das, mien­tras que en el año 2001 el aumen­to fue sig­ni­fi­ca­ti­vo alcan­zan­do las 126.956 vivien­das des­ha­bi­ta­das. En 2010 se regis­tra­ron 340.000 vivien­das des­ha­bi­ta­das. Es pro­ba­ble que esa cate­go­ría englo­be tam­bién ofi­ci­nas, con­sul­to­rios, etcé­te­ra, pero si nos ate­ne­mos a los por­cen­ta­jes, al 2010 se decu­pli­có des­de el 1991, y casi se tri­pli­có des­de el 2001.

Situa­ción de calle

Según la Direc­ción Gene­ral de Esta­dís­ti­ca y Cen­sos de CABA, las per­so­nas en situa­ción de calle incre­men­ta­ron de 705 en el 2000, a 2016 en el año 2019 (870 en para­do­res y 1146 en la calle. El 77% hace más de un año que vive en la calle, y el 15% son per­so­nas mayo­res de 59 años.

En 2019, el segun­do Cen­so Popu­lar de Per­so­nas en Situa­ción de Calle, que lle­van ade­lan­te orga­ni­za­cio­nes socia­les y voluntarias/​os ‑por­que des­de el gobierno no se rea­li­zan rele­va­mien­tos anuales‑, des­nu­dó una reali­dad que ante los ojos de los que saben ver ya era noto­ria: 7.251 per­so­nas viven en la calle. El núme­ro que ofi­cial­men­te difun­dió la Ciu­dad fue de 1.146.

El 19 de mar­zo pasa­do, el DNU 2972020 dis­pu­so el ais­la­mien­to social, pre­ven­ti­vo y obli­ga­to­rio para todas las per­so­nas. “Este man­da­to pre­si­den­cial resul­ta impo­si­ble de cum­plir para las fami­lias que viven en la calle. Esta medi­da sani­ta­ria de pre­ven­ción y las otras de cui­da­do per­so­nal debe­rían impe­ler al GCBA, aho­ra más que nun­ca, a adop­tar medi­das que garan­ti­cen el acce­so a una vivien­da dig­na y ade­cua­da para estas fami­lias”, resal­ta Koutso­vi­tis.

Des­de 2006, las dos polí­ti­cas prin­ci­pa­les del gobierno de la Ciu­dad fue­ron los para­do­res y los sub­si­dios habi­ta­cio­na­les.

Para­do­res

Las per­so­nas que usen estos para­do­res o Cen­tros de Inclu­sión Social deben seguir sien­do con­si­de­ra­das en situa­ción de calle, ya que en algu­nos se viven des­alo­jos dia­rios (se deben reti­rar a un hora­rio por la maña­na y deben vol­ver a ingre­sar por la tar­de) y no pue­den tener gran can­ti­dad de per­te­nen­cias por el espa­cio. Ade­más, sepa­ran a fami­lias, no hay inti­mi­dad y se encuen­tran haci­na­das. En un con­tex­to así resul­ta impo­si­ble desa­rro­llar un pro­yec­to de vida.

En este esce­na­rio de cri­sis sani­ta­ria, tam­po­co son luga­res pro­pi­cios para incor­po­rar medi­das de ais­la­mien­to o dis­tan­cia­mien­to social. La con­vi­ven­cia de 150 per­so­nas o más en espa­cios redu­ci­dos gene­ra un foco de ries­go de con­ta­gio sig­ni­fi­ca­ti­vo.

“Los para­do­res debe­rían exis­tir para situa­cio­nes de extre­ma emer­gen­cia en las que se garan­ti­ce un techo a fami­lias por uno o dos días (inun­da­cio­nes, incen­dios), pero cons­ti­tu­ye una vio­la­ción de dere­chos huma­nos que sean usa­dos en for­ma per­ma­nen­te como una solu­ción habi­ta­cio­nal. La Ley N° 3.706 es cla­ra en esto”, agre­gó Bal­di­vie­zo.

Sin embar­go, el GCBA vol­vió a apos­tar a los para­do­res fren­te a esta cri­sis. Ante esta situa­ción, las y los tra­ba­ja­do­res del pro­gra­ma Bue­nos Aires Pre­sen­te (BAP) emi­tie­ron un comu­ni­ca­do don­de infor­man que:

  • Los pocos dis­po­si­ti­vos habi­li­ta­dos no cuen­tan ya con vacan­tes para nue­vos ingre­sos.
  • Fren­te a la con­di­ción crí­ti­ca ali­men­ta­ria de las per­so­nas en situa­ción de calle, el pro­gra­ma res­pon­de sola­men­te con sánd­wi­ches.
  • En rela­ción con la higie­ne per­so­nal, las per­so­nas en calle están reci­bien­do jabón blan­co cor­ta­do en peda­ci­tos muy peque­ños sabien­do que no cuen­tan con agua para poder acti­var­lo y que no se les está pro­ve­yen­do repe­len­tes ni alcohol en gel.
  • No se está aten­dien­do de mane­ra sufi­cien­te a los adul­tos mayo­res por haber que­da­do des­man­te­la­do una sema­na antes el área del pro­gra­ma que los asis­tía en for­ma espe­cí­fi­ca.
  • En los pocos casos en los que se los alo­ja, cons­ti­tu­ye requi­si­to pre­vio lle­var­los a hos­pi­ta­les gene­ra­les para eva­lua­cio­nes de salud, con el ries­go sani­ta­rio que ello impli­ca para las per­so­nas y pro­fe­sio­na­les invo­lu­cra­dos sin las con­di­cio­nes míni­mas de bio­se­gu­ri­dad.
  • Las úni­cas medi­das espe­cí­fi­cas para este gru­po de ries­go con­sis­ten en la aper­tu­ra de un para­dor en la calle Uspa­lla­ta N° 831 y una con­vo­ca­to­ria de volun­ta­rios para rea­li­zar tareas de asis­ten­cia.

“Resul­ta impres­cin­di­ble que la Ciu­dad cuen­te con una polí­ti­ca de vivien­das socia­les. Es decir, de vivien­das de pro­pie­dad de la Ciu­dad y que, bajo su admi­nis­tra­ción, sean entre­ga­das a estos gru­pos vul­ne­ra­li­za­dos, a tra­vés de alqui­le­res con pre­cios socia­les o en for­ma gra­tui­ta con como­da­tos. Has­ta que esta polí­ti­ca esté ope­ra­ti­va, bajo la cri­sis gene­ra­da por el Covid-19 se debe­ría imple­men­tar una polí­ti­ca de alqui­ler de hote­les habi­li­ta­dos y en bue­nas con­di­cio­nes, que están sin deman­da por el freno al turis­mo”, sos­tu­vo el pre­si­den­te del Obser­va­to­rio por el Dere­cho a la Ciu­dad.

La polí­ti­ca men­cio­na­da por Bal­di­vie­zo fue imple­men­ta­da en la Ciu­dad de Cór­do­ba, don­de 200 per­so­nas en situa­ción de calle fue­ron alo­ja­das en hote­les y pen­sio­nes para rea­li­zar la cua­ren­te­na obli­ga­to­ria.Para­do­res del GCBA de ingre­so direc­to

Para­dor Reti­ro (para hom­bres)

Para­dor Bep­po Ghez­zi (para hom­bres)

Para­dor Azu­ce­na Villa­flor (para muje­res solas y con hijos meno­res de edad)

  • Pie­dras 1583.
  • 4362 – 4478.
  • Aten­ción las 24 horas los 365 días del año.

Sub­si­dios

El gobierno de la Ciu­dad, lue­go del cum­pli­mien­to de requi­si­tos y con­di­cio­nes, otor­ga una pres­ta­ción eco­nó­mi­ca men­sual a las fami­lias bene­fi­cia­rias para que alqui­le una vivien­da por un pla­zo de doce meses.

Si bien el mon­to de la pres­ta­ción fue varian­do en los últi­mos 15, siem­pre fue infe­rior a los pre­cios del mer­ca­do, pro­vo­can­do que las fami­lias ter­mi­nen alqui­lan­do pie­zas de hote­les en malas con­di­cio­nes, o vivien­do haci­na­das en los Barrios Popu­la­res sin ser­vi­cios públi­cos regu­la­ri­za­dos o for­ma­li­za­dos, y en espa­cios dimi­nu­tos.

Actual­men­te el mon­to máxi­mo otor­ga­do es de $8.000, que arro­ja a las fami­lias al mer­ca­do inmo­bi­lia­rio a nego­ciar con pro­pie­ta­rios en una situa­ción de extre­ma debi­li­dad. “¿Cómo es posi­ble que per­mi­ta­mos como socie­dad que una fami­lia en situa­ción de calle se enfren­te sola al mer­ca­do inmo­bi­lia­rio de la Ciu­dad, uno de los más sal­va­jes y des­re­gu­la­dos del mun­do, sabien­do lo difí­cil que es ‑inclu­so para una fami­lia de cla­se media- acce­der a un alqui­ler for­mal cum­plien­do con las garan­tías, depó­si­tos, expen­sas?, se pre­gun­tó Koutso­vi­tis.

Y fina­li­zó: “El Coro­na Virus Covid-19 nos debe inter­pe­lar a adop­tar solu­cio­nes dife­ren­tes a las imple­men­ta­das con ante­rio­ri­dad, más aun sabien­do que las ya imple­men­ta­das no fun­cio­na­ron. Es una épo­ca para repen­sar la Ciu­dad en todas sus dimen­sio­nes urba­nas, y para bus­car solu­cio­nes radi­ca­les. No esta­re­mos a la altu­ra de la situa­ción si las medi­das que se anun­cian son sólo para demos­trar que se hace algo, cuan­do se está sabien­do que esa polí­ti­ca es incon­du­cen­te o insu­fi­cien­te”.

Para­do­res en la Ciu­dad (Infor­ma­ción pro­por­cio­na­da por el GCBA el 20 de noviem­bre de 2019)

DISPOSITIVO BENEFICIARIOS/​AS PLAZAS DIRECCIÓN
Dis­po­si­ti­vos Pro­pios del GCBA
Cen­tro de Inclu­sión Social Reti­ro  Hom­bres solos 180 Av. Gen­dar­me­ría Nacio­nal N° 522
Cen­tro de Inclu­sión Social Bepo Ghez­zi Hom­bres solos 75 H. Masan­to­nio N° 2.970
Cen­tro de Inclu­sión Social Azu­ce­na Villa­flor Muje­res solas con niños 92 Pie­dras N° 1.583
Cen­tro de Inclu­sión Social Cos­ta­ne­ra Sur Gru­po fami­lia­res 140 Av. Espa­ña N° 2.265
Sub Total 487 
Dis­po­si­ti­vos de ONGs
que tie­nen con­ve­nios con el GCBA
Para­dor San José de Flo­res Hom­bres solos 50 Fal­cón N° 2.453
Hogar San Caye­tano Hom­bres solos 20 Cuz­co N° 220
Hogar Mon­se­ñor Albi­set­ti Hom­bres solos 24 Jun­cal N° 876
Hogar San­ta María Madre del Pue­blo Hom­bres, muje­res, niños 60 Av. Peri­to Moreno y Av Cruz (Villa 1−11−14)
Hogar San Fran­cis­co de Asís Hom­bres solos 140 Gua­ra­ní N° 272
Hogar San Mar­tín de Porres Hom­bres solos 150 Gua­ra­ní N° 272
Hogar Año San­to Hom­bres solos 120 Gua­ra­ní N° 272
Hogar Niño Jesús Muje­res con hijos 22 Av. Corrien­tes N° 6.104
Hogar Rena­cer Hom­bres Hom­bres solos 82 Sará­cha­ga N° 5.564
Hogar El Ampa­ro Muje­res solas 40 Pje. O´Brien N° 1.264
Hogar Beta­nia Muje­res solas 50 Pje. O´Brien N° 1.342
Hogar Ampa­ro Mater­nal Muje­res con hijos 70 Ernes­to Bavio N° 2.816
Cen­tro Fri­da Muje­res con hijos 45 15 de Noviem­bre N° 2.315÷17
Cen­tro Mon­tea­gu­do Hom­bres solos 118 Mon­tea­gu­do N° 435
Casa Ani­mí Casa Trans 10 Del Bar­co Cen­te­ne­ra N° 1.967
Hogar Posa­da Loyo­la de Con­va­le­cien­tes Hom­bres y muje­res 7 Alsi­na N° 2.311 (Flo­ri­da, Pro­vin­cia de bue­nos Aires)
Hogar Refu­gio de María Muje­res solas 15 Av. Inde­pen­den­cia N° 1.150
Hogar Isau­ro Aran­ci­bia Hom­bres, muje­res y niños 18 Pru­dan N° 1.150
Hogar Puen­te I Muje­res con hijos 100 Gral. José G. Arti­gas N° 691
Siem­pre es Hoy Hom­bres solos 100 Av. Fer­nán­dez de la Cruz N° 3.262
Hogar ASAC Hom­bres solos 6 Tenien­te Gral. J.D. Perón 3.988
Hogar Kau­pé Muje­res solas dis­ca­pa­ci­ta­das 30 Mon­tes de Oca N° 6.820 (Cara­pa­chay, Pro­vin­cia de Bue­nos Aires)
Hogar Naón Hom­bres dis­ca­pa­ci­ta­dos 17 Naón N° 3.200
Hogar Hodif – Cam­pa­na Hom­bres y muje­res dis­ca­pa­ci­ta­dos 55 Cam­pa­na N° 777
Hogar Hodif Lobos Muje­res dis­ca­pa­ci­ta­das 25 Calle 124 N° 1.350 (Lobos, Pro­vin­cia de Bue­nos Aires)
Hogar Rena­cer Madres Muje­res con hijos dis­ca­pa­ci­ta­dos 50 Hipó­li­to Yri­go­yen N° 1.924
Sub Total 1.424
Total 1.911

Tra­ba­ja­do­res de Info­bae denun­cian expo­si­ción al coro­na­vi­rus por par­te de la empre­sa

Com­par­ti­mos el comu­ni­ca­do de la Comi­sión Gre­mial Inter­na de Info­bae:

Info­bae que­da­te en casa: la empre­sa no cui­da a sus tra­ba­ja­dorxs del coro­na­vi­rus

La Comi­sión Gre­mial Inter­na de Info­bae jun­to al Sin­di­ca­to de Pren­sa de Bue­nos Aires (SiPre­BA) recha­za la con­vo­ca­to­ria y las pre­sio­nes para que se aban­do­ne la moda­li­dad de tele­tra­ba­jo (home offi­ce) a un con­jun­to de tra­ba­ja­do­res y tra­ba­ja­do­ras, en el mar­co de la cua­ren­te­na pre­ven­ti­va dis­pues­ta por el Gobierno nacio­nal a raíz del coro­na­vi­rus.

Des­de la sema­na pasa­da, esta repre­sen­ta­ción sin­di­cal vie­ne advir­tien­do a las auto­ri­da­des de la empre­sa sobre la nece­si­dad de que se dis­pon­ga una míni­ma e indis­pen­sa­ble dota­ción pre­sen­cial, en un esque­ma simi­lar al que ocu­rre en otros medios de comu­ni­ca­ción de pren­sa escri­ta, como Cla­rín, La Nación, Página12, El Cro­nis­ta, Ámbi­to Finan­cie­ro, Revis­ta Pron­to, agen­cias NA y Télam, entre otros. La mayo­ría de las redac­cio­nes fun­cio­nan de mane­ra vir­tual, en varios casos ape­nas con la asis­ten­cia del per­so­nal jerár­qui­co, y en una pro­por­ción apro­xi­ma­da del 2% de la plan­ta.

En Info­bae la situa­ción es muy dis­tin­ta. A pesar de las reco­men­da­cio­nes sani­ta­rias y los esque­mas de tra­ba­jo pre­do­mi­nan­tes en la acti­vi­dad perio­dís­ti­ca, en las últi­mas horas se refor­zó la pre­sen­cia de gen­te en la redac­ción, cuan­do los gru­pos afec­ta­dos esta­ban desa­rro­llan­do nor­mal­men­te sus tareas y sin difi­cul­tad algu­na a tra­vés del tele­tra­ba­jo. Y quie­nes se nega­ron a vol­ver y pidie­ron expli­ca­cio­nes sobre esa deci­sión, fue­ron pre­sio­na­dos bajo la inti­ma­ción de que la nega­ti­va sería infor­ma­da a las altas auto­ri­da­des de la empre­sa.

Nos pre­gun­ta­mos: Si toda la acti­vi­dad perio­dís­ti­ca de dia­rios digi­ta­les y escri­tos, agen­cias, revis­tas y has­ta radios ope­ran en su mayo­ría de for­ma remo­ta, ¿por qué no pue­de hacer­lo Info­bae, que es un medio 100% digi­tal? En este con­tex­to, no con­ce­bi­mos que haya espa­cios físi­cos redu­ci­dos don­de tran­si­ten entre 30 y 40 per­so­nas en un día como se pro­du­jo este miér­co­les 253 en la redac­ción cen­tral de Info­bae.

Des­de la Comi­sión Inter­na de Info­bae se advir­tió la gra­ve­dad y la des­pro­por­cio­na­li­dad de este com­por­ta­mien­to e inten­ta­mos acer­car algu­na pro­pues­ta de tra­ba­jo. Has­ta aho­ra solo reci­bi­mos nega­ti­vas.

Como repre­sen­ta­ción sin­di­cal, aler­ta­mos a nues­tro emplea­dor que está toman­do una deci­sión equi­vo­ca­da y que hace una inter­pre­ta­ción capri­cho­sa del DNU que excep­túa a los medios de comu­ni­ca­ción a ade­cuar­se a la cua­ren­te­na. Pode­mos garan­ti­zar el ser­vi­cio infor­ma­ti­vo y al mis­mo tiem­po, lle­var al máxi­mo las medi­das de ais­la­mien­to social obli­ga­to­rio. Res­pon­sa­bi­li­za­mos a la empre­sa por cual­quier situa­ción que afec­te a la salud del per­so­nal.

Recla­ma­mos:

  • Bas­ta de pre­sio­nes e inti­mi­da­cio­nes a los tra­ba­ja­do­res y tra­ba­ja­do­ras para que asis­tan a la redac­ción
  • Adop­tar el tele­tra­ba­jo hacia la tota­li­dad del per­so­nal en el mar­co de las medi­das de ais­la­mien­to obli­ga­to­rio.
  • Fijar un esque­ma de guar­dias pre­sen­cia­les míni­mas, volun­ta­rias y de carác­ter rota­ti­vo.

Fuen­te: Sin­di­ca­to de Pren­sa de Bue­nos Aires – SiPre­BA

A horas del comien­zo de la cua­ren­te­na, Cine­mark des­pi­dió a 60 tra­ba­ja­do­res

A horas del comienzo de la cuarentena, Cinemark despidió a 60 trabajadores

La cade­na de cines con sucur­sa­les en dife­ren­tes paí­ses del mun­do, deci­dió des­pe­dir a 60 per­so­nas a pocas horas de que se decre­ta­ra la cua­ren­te­na. Los des­pi­dos fue­ron en todas las sucur­sa­les del país y la mayo­ría en pro­vin­cia de Bue­nos Aires.26/03/2020 09:50:00

La cua­ren­te­na obli­ga­to­ria que rige en el país por el Coro­na­vi­rus ya gene­ra con­flic­tos y des­pi­dos en algu­nas empre­sas. En esta opor­tu­ni­dad fue la cade­na de cines Cine­mark Hoyts des­pi­dió este fin de sema­na a 60 tra­ba­ja­do­res, la mayo­ría de ellos de salas de la pro­vin­cia de Bue­nos Aires.

Si bien des­de el lunes pre­vio a que se decla­re la cua­ren­te­na total, los cines debían encon­trar­se cerra­dos, la empre­sa deci­dió acti­var la ola de des­pi­dos en las pri­me­ras horas del vier­nes 20, cuan­do comen­zó a regir la nor­ma.

Des­de el Sin­di­ca­to Úni­co de Tra­ba­ja­do­res del Espec­tácu­lo Públi­co y Afi­nes denun­cia­ron la situa­ción y pun­tua­li­za­ron que con los des­pi­dos, la empre­sa está incum­plien­do la reso­lu­ción 21920 del minis­te­rio de Tra­ba­jo de la Nación, la cual exi­ge una serie de remu­ne­ra­cio­nes para los tra­ba­ja­do­res que deban cum­plir con la cua­ren­te­na.

«El cie­rre de todos los espec­tácu­los comen­zó el lunes pasa­do y se aga­rran de eso para des­pe­dir al per­so­nal de menor anti­güe­dad o sin car­ga fami­liar», le expli­có uno de los tra­ba­ja­do­res invo­lu­cra­dos en el con­flic­to al por­tal bonae­ren­se Info­cie­lo.

«No espe­ra­ron ni un día de la cua­ren­te­na para lim­piar esa can­ti­dad de tra­ba­ja­do­res», con­tó uno de los afec­ta­dos, quien ade­más indi­ca que los des­pe­di­dos serían todos con menor anti­gue­dad.

«Los des­pi­dos fue­ron en todas las sucur­sa­les del país y la mayo­ría en pro­vin­cia de Bue­nos Aires que es don­de están las sucur­sa­les más gran­des. Ahí masa­cra­ron un mon­tón», agre­gó.

Emer­gen­cia sani­ta­riaA­por­tes de la CTA Autó­no­ma ante la pan­de­mia del Coro­na­vi­rus

Aho­ra es cuan­do el piso de ingre­sos se hace nece­sa­rio de mane­ra urgen­te a tra­vés de pro­gra­mas que guar­den cohe­ren­cia entre sí, sean com­ple­men­ta­rios y se ajus­ten a la nece­si­dad de la pobla­ción que pre­ci­sa de aten­ción evi­tan­do situa­cio­nes de asi­me­tría entre los mis­mos gru­pos.

La pos­tu­ra ofi­cial actual de agre­gar más medi­das que vayan empar­chan­do los “agu­je­ros” sin un esque­ma orde­na­do de polí­ti­ca de ingre­so pue­de ser inclu­so inefi­cien­te, es decir, que los aumen­tos del gas­to públi­co no logren siquie­ra el obje­ti­vo bus­ca­do. Lo que se pre­ci­sa rea­li­zar en este acu­cian­te con­tex­to es la cons­truc­ción de una red de con­ten­ción efec­ti­va­men­te uni­ver­sal inte­gra­da orgá­ni­ca­men­te por un con­jun­to de pro­gra­mas.

Garan­ti­zar un ingre­so al con­jun­to de los hoga­res en línea con una canas­ta total o de ali­men­to es posi­ble por­que la Argen­ti­na tie­ne capa­ci­dad eco­nó­mi­ca de sobra para hacer­lo. El ingre­so poten­cial por hogar sobre la base de lo que pro­du­ce anual­men­te nues­tro país es de $123.684 men­sua­les, mien­tras que actual­men­te los hoga­res dis­po­nen, en pro­me­dio de $50.000 al mes y la mitad de ellos está deba­jo de los $38.000. Ello impli­ca que la bre­cha de des­igual­dad es cer­ca­na a los 2,5 veces.

Infor­ma­ción al ter­cer tri­mes­tre 2019 en base a INDEC

PBI (en millo­nes de pesos) 22.246.374
 Hoga­res 14.988.712
 Ingre­so poten­cial pro­me­dio 123.684
 Ingre­so Total Fami­liar 50.058
 Bre­cha 2,47

Fuen­te: Ela­bo­ra­ción pro­pia en base a INDEC

Has­ta el momen­to las garan­tías más robus­tas se cir­cuns­cri­ben al seg­men­to de tra­ba­ja­do­res for­ma­les (ase­gu­ran­do el pleno goce del sala­rio) y algu­nas pocas garan­tías eco­nó­mi­cas hacia un núcleo redu­cir­lo del cam­po de la infor­ma­li­dad y vul­ne­ra­bi­li­dad social. Cabe men­cio­nar que en el caso de los jubi­la­dos y pen­sio­na­dos no se ha con­si­de­ra­do tam­po­co la situa­ción de la fran­ja que supe­ran los $18.892 pero se encuen­tra por deba­jo de una canas­ta para ter­ce­ra edad (son cera de 1,5 millo­nes de adul­tos mayo­res, el 26,3% de los jubi­la­dos y pen­sio­na­dos)

Un efec­ti­vo shock dis­tri­bu­ti­vo en estas cir­cuns­tan­cias es el úni­co modo de evi­tar el colap­so social y sos­te­ner la acti­vi­dad eco­nó­mi­ca a tra­vés de un fuer­te incen­ti­vo a la deman­da, que, en defi­ni­ti­va, tam­bién repa­ra cier­to des­ba­lan­ce que se per­ci­be en el paque­te anun­cia­do has­ta el momen­to en el cual los esfuer­zos esta­ban mayor­men­te enfo­ca­dos en sos­te­ner la ofer­ta pro­duc­ti­va sin la con­tra­par­ti­da corres­pon­dien­te en la deman­da.

Se pro­po­ne enton­ces el esta­ble­ci­mien­to de un Piso de Ingre­sos y Garan­tía de dere­chos para el con­jun­to de los hoga­res. Con­sis­te en una bate­ría de polí­ti­cas de carác­ter uni­ver­sal para inter­ve­nir en la con­di­ción de pau­pe­ri­za­ción social inte­gran­do un con­jun­to de pro­gra­mas de trans­fe­ren­cia direc­ta de ingre­sos, algu­nos ya exis­ten­tes, a dis­tin­tos gru­pos pobla­cio­na­les con­tie­ne los siguien­tes ins­tru­men­tos. La imple­men­ta­ción podría pen­sar­se en eta­pas, la pri­me­ra de con­ten­ción debi­do a la emer­gen­cia que per­mi­ta garan­ti­za una canas­ta de ali­men­tos (línea de indi­gen­cia) y pos­te­rior­men­te, en la eta­pa de recu­pe­ra­ción, avan­zar a la línea de pobre­za (una canas­ta bási­ca total).

a – La uni­ver­sa­li­za­ción de un Sala­rio Social de Empleo y For­ma­ción (SSEyF) para todos los jefes de hogar des­ocu­pa­dos en el mar­co de la con­for­ma­ción de un cir­cui­to eco­nó­mi­co de alcan­ce nacio­nal y apli­ca­ción local en pro­vin­cias y muni­ci­pios para movi­li­zar fuer­za de tra­ba­jo exclui­da de los pro­ce­sos de pro­duc­ción en orden a per­mi­tir el alcan­ce uni­ver­sal de la infra­es­truc­tu­ra social bási­ca. En este con­tex­to par­ti­cu­lar, sería desea­ble la for­ma­ción de agen­tes sani­ta­rios o per­fi­les ocu­pa­cio­na­les que con­tri­bu­yan a paliar los efec­tos de la emer­gen­cia sani­ta­ria o bien, poner a dis­po­si­ción fuer­za de tra­ba­jo para satis­fa­cer un con­jun­to de nece­si­da­des de la pobla­ción (como tareas de cui­da­do) que podrían reci­bir res­pues­ta del esta­do.

El valor esti­ma­do para el mis­mo en la eta­pa de con­ten­ción es de $10.600 y en la segun­da eta­pa de $34.500. Una pro­pues­ta de estas carac­te­rís­ti­cas per­mi­ti­ría, no sólo aumen­tar de mane­ra per­ma­nen­te el valor de este con­cep­to sala­rial en un 300%, sino tam­bién exten­der la actual cober­tu­ra de pla­nes de empleo a un con­jun­to más amplio de pobla­ción hacien­do foco en los jefes de hogar (según esti­ma­cio­nes pro­pias invo­lu­cra­ría a cer­ca de 2 millo­nes de per­so­nas).

b- La uni­ver­sa­li­za­ción del pago de la asig­na­ción fami­liar por hijo a tra­vés del plan­teo de un nue­vo esque­ma de Asig­na­cio­nes Fami­lia­res de carác­ter uni­ver­sal para el grue­so de las pres­ta­cio­nes inclui­das en el mis­mo. Esta pro­pues­ta resuel­ve la dis­cri­mi­na­ción en la que sis­te­ma actual incu­rre al dife­ren­ciar los pagos por este con­cep­to según la con­di­ción labo­ral de los adul­tos res­pon­sa­bles al tiem­po que se esta­ble­ce un solo sis­te­ma de carác­ter uni­ver­sal sin frag­men­ta­ción ni exclu­sión de la pobla­ción obje­ti­vo.

El acto admi­nis­tra­ti­vo que requie­re esta pro­pues­ta es prin­ci­pal­men­te la uni­fi­ca­ción del con­jun­to de sis­te­mas pro­vin­cia­les y muni­ci­pa­les (1,9 millo­nes de niños) y el res­to de sub­sis­te­mas nacio­na­les seg­men­ta­dos así como tam­bién incor­po­rar a los 2,3 millo­nes que actual­men­te se encuen­tran por dis­tin­tas razo­nes fue­ra del alcan­ce del sis­te­ma nacio­nal (entre ellos, medio millón que injus­ta­men­te fue­ron expul­sa­dos por no cum­plir con con­di­cio­na­li­da­des que exi­gen una corres­pon­sa­bi­li­dad del esta­do en salud y edu­ca­ción).

El valor pro­pues­to de la asig­na­ción fami­liar por hijo es el actual­men­te vigen­te de $3.100

c- El esta­ble­ci­mien­to de una jubi­la­ción uni­ver­sal para la pobla­ción adu­la mayo­re­qui­va­len­te al 82% del Sala­rio Social de Empleo y For­ma­ción (SSEyF). Si bien esta medi­da no resuel­ve la nece­si­dad de refor­mu­lar el actual esque­ma pre­vi­sio­nal, en esta opor­tu­ni­dad par­ti­cu­lar se bus­ca que la estra­te­gia del piso de ingre­sos pue­da inci­dir en los hoga­res con pre­sen­cia de adul­tos mayo­res. Sur­ge enton­ces que el mon­to de la jubi­la­ción uni­ver­sal se ubi­ca en los $28.300 gene­ran­do un impac­to real en los mon­tos de las jubi­la­cio­nes en el actual sis­te­ma pre­vi­sio­nal, a par­tir de la fija­ción de un umbral de ingre­so más alto y efec­ti­va­men­te uni­ver­sal. Esto impli­ca un aumen­to del piso de habe­res del orden del 122% res­pec­to a PUAM (Pen­sión Uni­ver­sal para el Adul­to Mayor) y del 78% res­pec­to al haber míni­mo garan­ti­za­do hoy vigen­te.

Lo que se pro­po­ne aquí, no es sólo aten­der a los efec­tos noci­vos oca­sio­na­dos por la cua­ren­te­na, sino apro­ve­char la opor­tu­ni­dad que brin­da el reaco­mo­da­mien­to de las fun­cio­nes del esta­do, para orga­ni­zar una sali­da que con­ten­ga la situa­ción en la coyun­tu­ra rece­si­va que hoy tene­mos y que todo indi­ca que podría agra­var­se.

Sobre todo, en un mar­co inter­na­cio­nal depri­mi­do sig­na­do por la defla­ción y la des­truc­ción de capi­tal, que derri­ba las opcio­nes de sali­da expor­ta­do­ra. La úni­ca opción posi­ble, es la cons­truc­ción de un piso de ingre­sos de alcan­ce uni­ver­sal para el con­jun­to de los hoga­res que garan­ti­ce en la fase de la pan­de­mia el umbral de ingre­sos equi­va­len­te a la línea de indi­gen­cia. Umbral que debe­rá lle­var­se has­ta el equi­va­len­te de la canas­ta de pobre­za a par­tir del momen­to que sal­ga­mos de las res­tric­cio­nes que la emer­gen­cia sani­ta­ria le pone al fun­cio­na­mien­to de la eco­no­mía. Para esto pro­po­ne­mos exten­der de mane­ra inme­dia­ta y con alcan­ce uni­ver­sal el sala­rio de empleo y for­ma­ción para apro­xi­ma­da­men­te dos millo­nes de per­so­nas que se encuen­tran en situa­ción de des­em­pleo o con ocu­pa­cio­nes de super­vi­ven­cia. Asi­mis­mo es indis­pen­sa­ble ter­mi­nar de uni­ver­sa­li­zar la red que hoy cons­ti­tu­ye el doble sis­te­ma de asig­na­cio­nes fami­lia­res y de AUH. Seña­la­mos esto por­que exis­ten en la actua­li­dad un millón nove­cien­tos mil niños que depen­den de sis­te­mas pro­vin­cia­les con mon­tos gene­ral­men­te infe­rio­res y dos millo­nes tres­cien­tos mil que por dis­tin­tas razo­nes están exclui­dos del sis­te­ma gene­ral.

En ese mar­co, la cons­truc­ción de un PISO DE INGRESOS DE ALCANCE UNIVERSAL para el con­jun­to de los hoga­res, suma­do al for­ta­le­ci­mien­to de una estra­te­gia de sus­ti­tu­ción de impor­ta­cio­nes para un apa­ra­to pro­duc­ti­vo vol­ca­do a satis­fa­cer el mer­ca­do interno, y el apro­ve­cha­mien­to del derrum­be accio­na­rio del con­jun­to de las empre­sas para que el Esta­do nacio­nal reto­me el con­trol del sis­te­ma ener­gé­ti­co son pasos esen­cia­les a dar. A modo de ejem­plo vale decir que a pre­cio del vier­nes pasa­do (20 de mar­zo) YPF valía u$ 1.379millones, por lo cual com­prar el 49% de las accio­nes que están en manos pri­va­das insu­mi­ría unos 675 millo­nes de dóla­res al pre­cio que la acción tuvo el vier­nes y que se ele­va­ría a U$1.156mill si en una ofer­ta agre­si­va el Esta­do com­pra­ra a 6 dóla­res cada una de ellas.

Les recla­man a las empre­sas ele­men­tos de segu­ri­dad

Rap­pi, Glo­vo, Pedi­dos Ya y Uber: tra­ba­ja­do­res pre­ca­ri­za­dos y en ries­go ante el coro­na­vi­rus

Por Ale­jan­dra Hayon

Inclui­dos en la nómi­na de pres­ta­do­res de ser­vi­cios bási­cos exen­tos de cum­plir la cua­ren­te­na, los repar­ti­do­res de las app cir­cu­lan a dia­rio por las calles. Acla­ran que nece­si­tan seguir tra­ba­jan­do por­que ese es su úni­co ingre­so, pero piden pro­tec­ción.

Los trabajadores de las app de reparto, entre los más flexibilizados del sistema laboral y expuestos al coronavirus.

Los tra­ba­ja­do­res de las app de repar­to, entre los más fle­xi­bi­li­za­dos del sis­te­ma labo­ral y expues­tos al coro­na­vi­rus. 


Ima­gen: Ber­nar­dino Avi­la

Entres los tra­ba­ja­do­res de rubros que se con­si­de­ran esen­cia­les ‑y que tie­nen per­mi­ti­do elu­dir la cua­ren­te­na- están los repar­ti­do­res y tra­ba­ja­do­res de deli­very. Son con­si­de­ra­dos un ser­vi­cio bási­co a la hora de abas­te­cer ali­men­tos, insu­mos de far­ma­cia u otros de pri­me­ra nece­si­dad a quie­nes no pue­den salir del hogar. Entre estos tra­ba­ja­do­res, sin embar­go, se encuen­tran los más pre­ca­ri­za­dos y fle­xi­bi­li­za­dos del sis­te­ma: los de las pla­ta­for­mas como Rap­pi, Glo­vo, Pedi­dos Ya y Uber que denun­cian que no reci­bie­ron nin­gún ele­men­to de segu­ri­dad per­so­nal, ni com­pen­sa­ción, ni mucho menos algún tipo de licen­cia para quie­nes inte­gran el gru­po de ries­go.

“Esta­mos arries­gan­do nues­tra salud y las pla­ta­for­mas no imple­men­ta­ron una sola nor­ma de segu­ri­dad. Tam­po­co nos pro­veen de nin­gún ele­men­to (guan­tes, bar­bi­jos y alcohol en gel) para cui­dar­nos y cui­dar a nues­tras fami­lias duran­te la pan­de­mia”, se que­ja­ron median­te un comu­ni­ca­do des­de la Aso­cia­ción de Per­so­nal de Pla­ta­for­mas (APP), que repre­sen­ta a los repar­ti­do­res.

En pri­mer lugar, acla­ra­ron, nece­si­tan salir a tra­ba­jar por sobre todas las cosas por­que si no tra­ba­jan ven inte­rrum­pi­do su úni­co ingre­so. De todas mane­ras, el hecho de hacer­lo duran­te la cua­ren­te­na gene­ra un ries­go para su salud y por eso recla­man pro­tec­ción por par­te de las empre­sas due­ñas de la pla­ta­for­mas.

“Tra­ba­ja­do­res y tra­ba­ja­do­ras de pla­ta­for­mas digi­ta­les no que­re­mos ser héroes ni heroí­nas, que­re­mos ele­men­tos de segu­ri­dad, licen­cias y com­pen­sa­ción por cua­ren­te­na”, remar­ca­ron des­de la orga­ni­za­ción.

En este sen­ti­do, des­de APP pidie­ron que las empre­sas les pro­vean a los repar­ti­do­res ele­men­tos de segu­ri­dad, como guan­tes, bar­bi­jos y alcohol en gel; y que se apli­que el mis­mo régi­men de licen­cias extra­or­di­na­rias que cubre, por ejem­plo, a madres y padres cuan­do deben que­dar­se al cui­da­do de los niños duran­te el perío­do sin cla­ses. Tam­bién deman­da­ron algún tipo de licen­cia espe­cial para los repar­ti­do­res o con­duc­to­res que por tener algu­na enfer­me­dad de base o ser mayo­res de 60 inte­gran el gru­po de ries­go.

“Es inacep­ta­ble que los tra­ba­ja­do­res que depen­de­mos exclu­si­va­men­te de la posi­bi­li­dad de tra­ba­jar, cum­plien­do con el deber de asis­tir a la pobla­ción, sea­mos pre­ci­sa­men­te los más des­pro­te­gi­dos. No tene­mos nin­gu­na garan­tía. No tene­mos sala­rio fijo, no tene­mos nin­gún tipo de licen­cia, no tene­mos ele­men­tos de segu­ri­dad o higie­ne. Los que esta­mos tra­ba­jan­do no sabe­mos si somos un fac­tor de ries­go para noso­tros y para otros. Los que nos que­da­mos en casa esta­mos pasan­do ham­bre”, remar­ca­ron en el comu­ni­ca­do y agre­ga­ron: “Nadie nos obli­ga a tra­ba­jar, sim­ple­men­te lo nece­si­ta­mos”.

La situa­ción de des­pro­tec­ción de los repar­ti­do­res tomó mayor visi­bi­li­dad lue­go de que cir­cu­la­ra por las redes socia­les una foto don­de se ve a dece­nas de tra­ba­ja­do­res espe­ran­do su pedi­do en la puer­ta de una hela­de­ría.

La ima­gen fue com­par­ti­da por la Aso­cia­ción Sin­di­cal de Moto­ci­clis­tas Men­sa­je­ros y Ser­vi­cios (Asimm), que repre­sen­ta a los repar­ti­do­res con­tra­ta­dos en rela­ción de depen­den­cia. No es el caso de la mayo­ría de los tra­ba­ja­do­res de las pla­ta­for­mas. Su crí­ti­ca apun­tó con­tra las empre­sas “que solo tie­nen por obje­to seguir fac­tu­ran­do y que no rea­li­zan nin­gún con­trol sobre sus tra­ba­ja­do­res”.

“Ante la nece­si­dad de ganar­se la vida, (los tra­ba­ja­do­res) se amon­to­nan en una esqui­na gene­ran­do un foco poten­cial de con­ta­gio, que lue­go via­ja por cada domi­ci­lio de entre­ga, por el solo hecho de que algu­nas per­so­nas en medio de una pan­de­mia que azo­ta al mun­do ente­ro, tuvie­ron anto­jo de comer hela­do. Esto no solo no es esen­cial para nadie, sino que es un peli­gro para todos”, publi­ca­ron en sus redes socia­les.

Maxi­mi­liano Arranz, secre­ta­rio adjun­to de Asimm, acla­ró a este dia­rio que su prin­ci­pal preo­cu­pa­ción es que ellos mis­mos, los moto­ci­clis­tas y men­sa­je­ros, ter­mi­nen con­vir­tién­do­se en un vec­tor para pro­pa­gar el virus y por eso remar­ca­ron la impor­tan­cia de cum­plir con los pro­to­co­los de segu­ri­dad.

“No nos que­ja­mos de tener que salir a tra­ba­jar, no tene­mos pro­ble­ma en salir a la calle y cum­plir la tarea. El pro­ble­ma es cuan­do no se cum­plen los pro­to­co­los”, expli­có Arranz que usó de ejem­plo la foto­gra­fía. El refe­ren­te reco­no­ció en pri­mer lugar la fra­gi­li­dad de los repar­ti­do­res, a quie­nes las empre­sas les nie­gan la rela­ción labo­ral, pero tam­bién cri­ti­có a quie­nes con­si­de­ran que pedir hela­do es un ser­vi­cio esen­cial.

Des­de Asimm gene­ra­ron un pro­to­co­lo, que todos los men­sa­je­ros encua­dra­dos en esta acti­vi­dad debe­rían poder exi­gir a sus emplea­do­res. Esto inclu­ye la pro­vi­sión del cer­ti­fi­ca­do para poder cir­cu­lar y ele­men­tos de segu­ri­dad para desa­rro­llar la tarea, como guan­tes, bar­bi­jos, alcohol en gel y anti­pa­rras para los repar­ti­do­res que se mue­ven en bici­cle­ta.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *