Eco­lo­gía social. Un virus del mono­cul­ti­vo ali­men­ta­rio

Gus­ta­vo Duch /​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano /​26 de mar­zo de 2020

En un artícu­lo publi­ca­do en 2014 reco­gí unas decla­ra­cio­nes del soció­lo­go Jean Batou en las que, ana­li­zan­do infor­ma­ción res­pec­to a la pan­de­mia del ébo­la, expli­ca­ba que su ori­gen esta­ba rela­cio­na­do con la imple­men­ta­ción de un mode­lo de agri­cul­tu­ra dise­ña­do para gene­rar mate­rias pri­mas para el mer­ca­do, en lugar de ali­men­tos para la pobla­ción. Expan­sión víri­ca por el capi­tal. En con­cre­to, sus pala­bras decían «la trans­mi­sión del virus del ébo­la de la fau­na a las per­so­nas está vin­cu­la­da a las trans­for­ma­cio­nes cua­li­ta­ti­vas ope­ra­das en el medio ambien­te de la región a cau­sa de la defo­res­ta­ción, del aca­pa­ra­mien­to de recur­sos natu­ra­les, del aca­pa­ra­mien­to de tie­rras y de la explo­sión del mono­cul­ti­vo para la expor­ta­ción».

En el caso del ébo­la fue la expan­sión en Áfri­ca del mono­cul­ti­vo de pal­ma afri­ca­na, del que se extrae el acei­te de pal­ma que encon­tra­mos en tan­tos ali­men­tos indus­tria­les y en el bio­die­sel, la que per­mi­tió el con­tac­to entre huma­nos y el reser­vo­rio de este virus, un mur­cié­la­go fru­gí­vo­ro. La revis­ta Anfi­bia, en un artícu­lo de esta sema­na, lo expli­ca muy bien. El mono­cul­ti­vo favo­re­ce la frag­men­ta­ción del bos­que tro­pi­cal y de las sel­vas, de mane­ra que la caren­cia de espa­cio hace que se con­cen­tren muchas espe­cies de mur­cié­la­gos en los pocos árbo­les que que­dan en pie. Esta mez­cla de espe­cies que no habían inter­ac­tua­do antes en el ambien­te «fue el cal­do de cul­ti­vo de lo que pasó des­pués». Sin fron­te­ras entre sel­va y aldeas, el con­ta­gio es sen­ci­llo. La revis­ta expli­ca otros casos de nue­vos virus que han resul­ta­do de las mis­mas diná­mi­cas, como la defo­res­ta­ción en Boli­via para el cul­ti­vo de arroz o la defo­res­ta­ción en Argen­ti­na para el cul­ti­vo de soja.

De hecho, como expli­ca el infor­me «Un futu­ro cul­ti­va­do en gran­jas» de la fun­da­ción GRAIN, lo mis­mo ocu­rre en otros luga­res de haci­na­mien­to: las gran­jas inten­si­vas de cer­dos. La epi­de­mia del virus de la pes­te por­ci­na afri­ca­na, que tam­bién se extien­de actual­men­te des­de Chi­na a muchos otros paí­ses, sigue esa mis­ma pau­ta. Los virus se mul­ti­pli­can y mutan en las gran­des gran­jas inten­si­vas don­de muchos ani­ma­les mal­vi­ven asar­di­na­dos. El sal­to a las per­so­nas es un ries­go que se advir­tió en el caso de la lla­ma­da Gri­pe A del 2009.

Y no solo quie­ro seña­lar con el dedo a la indus­tria ali­men­ta­ria res­pon­sa­ble de estos mono­cul­ti­vos, en defi­ni­ti­va el coro­na­vi­rus es una mues­tra, como la cri­sis cli­má­ti­ca con sequías y hura­ca­nas, de un sis­te­ma capi­ta­lis­ta que no solo es muy injus­to sino que es extre­ma­da­men­te frá­gil por­que hemos roto todo el equi­li­brio natu­ral.

Soy apren­diz de hor­te­lano y he apren­di­do algu­nas cosas fun­da­men­ta­les. Si lleno el huer­to de solo un cul­ti­vo y ade­más cas­ti­go la tie­rra con fer­ti­li­zan­tes inor­gá­ni­cos para mejo­rar las pro­duc­cio­nes, ten­go un huer­to muy vul­ne­ra­ble. La lle­ga­da de un hon­go o un virus, no la podré dete­ner, se espar­ci­rá rápi­da­men­te sin defen­sas pro­pias basa­das en la bio­di­ver­si­dad. Este huer­to uni­for­mi­za­do y enve­ne­na­do ha per­di­do armo­nía y equi­li­brio.

Enton­ces ¿vol­ve­mos a la diver­si­dad de peque­ñas comu­ni­da­des pro­duc­to­ras de ali­men­tos?

Revis­ta SABC*

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *