Bra­sil. Bol­so­na­ro se enfo­ca en la polí­ti­ca elec­to­ral y des­cui­da a la gen­te (Por Dil­ma Rous­seff)

Dil­ma Rous­seff*, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 25 de Mar­zo de 2020.

.

Según la ex pre­si­den­te, el dis­cur­so infa­me de Bol­so­na­ro reve­la su des­pre­cio por la cien­cia, la salud y la vida de las per­so­nas.

.

La decla­ra­ción infa­me e irres­pon­sa­ble de cade­na nacio­nal Bol­so­na­ro reve­la su des­pre­cio por la cien­cia, para la salud y la vida de las per­so­nas. Bol­so­na­ro hace una apues­ta en la oscu­ri­dad. Apues­ta por man­te­ner el apo­yo de los estra­tos socia­les que lo eli­gie­ron, y no solo su mili­cia. Por lo tan­to, su dis­cur­so no inclu­ye a la socie­dad, solo la suya. Para él, no impor­ta si los medios que lo apo­ya­ron en las elec­cio­nes ya no creen en él, ni si los miem­bros del mer­ca­do ya no lo quie­ren con tan­ta inten­si­dad como antes, o inclu­so si lo aban­do­nan, inclu­so si los gober­na­do­res que él ya apo­yó están en con­tra de él. Las mani­fes­ta­cio­nes de Rodri­go Maia y Davi Alco­lum­bre, pre­si­den­tes de la Cáma­ra y el Sena­do, res­pec­ti­va­men­te, tam­po­co pesan sobre él. 

Y lue­go comien­zan a apa­re­cer algu­nos calle­jo­nes sin sali­da. En el orden neo­li­be­ral que impu­so, no hay dine­ro para la salud, para garan­ti­zar las prue­bas gene­ra­li­za­das nece­sa­rias, res­pi­ra­do­res para UCI, equi­pos para la pro­tec­ción de pro­fe­sio­na­les de la salud y camas sufi­cien­tes. La acción esta­tal es esen­cial, rom­pien­do con este neo­li­be­ra­lis­mo de men­te estre­cha. El gobierno de Bol­so­na­ro sigue sin pro­pues­tas, sin medi­das eco­nó­mi­cas y socia­les drás­ti­cas para con­te­ner el coro­na­vi­rus y la cri­sis eco­nó­mi­ca. Debe­mos inver­tir dine­ro en el SUS y en los hos­pi­ta­les para evi­tar que nues­tra gen­te mue­ra como mos­cas. 

Tan inep­to como el dis­cur­so de Bol­so­na­ro es el dis­cur­so de Rodri­go Maia defen­dien­do el recor­te en los sala­rios de los fun­cio­na­rios públi­cos como fuen­te de recur­sos, tan­to para la cri­sis del coro­na­vi­rus como para la resul­tan­te de la pará­li­sis de la eco­no­mía. Esto no resuel­ve nada. Todos los paí­ses emi­ti­rán deu­da e impri­mi­rán mone­da de for­ma urgen­te, como ya lo están hacien­do los Esta­dos Uni­dos y otros. Con­si­de­ran que, en un esce­na­rio drás­ti­co de caí­da de la deman­da, no habrá infla­ción, sino pro­ba­ble­men­te una defla­ción bru­tal.

Al des­pre­ciar la gra­ve­dad y el poder mor­tal de la epi­de­mia que está aso­lan­do el mun­do; al no ofre­cer recur­sos al SUS y hos­pi­ta­les; al no garan­ti­zar un segu­ro ade­cua­do, no R $ 200.00, pero R $ 1,045.00, para tra­ba­ja­do­res infor­ma­les; al no garan­ti­zar el pago del segu­ro de des­em­pleo a los ya des­pe­di­dos y aho­ra a los que están des­em­plea­dos; dán­do­le la espal­da a la inver­sión públi­ca; al no expan­dir extra­or­di­na­ria­men­te los recur­sos para las micro y peque­ñas empre­sas, Bol­so­na­ro con­tri­bui­rá a la muer­te de miles o inclu­so millo­nes de per­so­nas, tan­to en el área de la salud como por las con­se­cuen­cias eco­nó­mi­cas en los ingre­sos.

Bol­so­na­ro se mues­tra como un psi­có­pa­ta elec­to­ral y pre­ten­cio­so al no hacer nada y aún cul­par a los gober­na­do­res, la pren­sa y aque­llos que usan la cien­cia con­tra el virus . Tira los dados de un jue­go maca­bro: si la epi­de­mia des­apa­re­ce, dirá que tenía razón y que hacía un poco de frío; si aumen­ta, dirá que el ais­la­mien­to fue inú­til. Enton­ces, en cual­quier caso, apues­ta por la muer­te.

Está tra­tan­do de cul­par a la depre­sión eco­nó­mi­ca que segu­ra­men­te ocu­rri­rá en Bra­sil, y que afec­ta­rá al mun­do, en todos aque­llos que no lo apo­yan y en algu­nos a quie­nes con­si­de­ra enemi­gos por­que, para él, ame­na­zan su reelec­ción e inclu­so su esta­bi­li­dad en el car­go. 

Sin embar­go, toda su eva­lua­ción tie­ne un pro­ble­ma: al tener un solo obje­ti­vo inme­dia­to y a cor­to pla­zo, falla por­que no pare­ce dar­se cuen­ta de que la cri­sis será pro­fun­da y a lar­go pla­zo, y ape­nas está comen­zan­do. Al igno­rar la cri­sis polí­ti­ca y de gober­na­bi­li­dad que él mis­mo cau­sa, Bol­so­na­ro no ten­drá el alien­to, la com­pe­ten­cia y, pron­to, no ten­drá el apo­yo social y polí­ti­co para sobre­vi­vir al colap­so sani­ta­rio y social del que es autor, ya que con­tri­bu­yó a la des­truc­ción del sis­te­ma de salud. salud, inclui­da la expul­sión de médi­cos cuba­nos que tra­ba­ja­ban en el país, y medi­das para pro­te­ger a los más pobres. 

Cen­tra­do solo en su super­vi­ven­cia polí­ti­ca elec­to­ral, Bol­so­na­ro des­cui­da la super­vi­ven­cia del pue­blo y del país que debe gober­nar. No admi­te lo que todos ya saben: auto­ri­da­des mun­dia­les, gober­nan­tes sen­si­bles, cien­tí­fi­cos y la mayo­ría de la pobla­ción: la pan­de­mia del coro­na­vi­rus y sus con­se­cuen­cias solo se supe­ra­rán con la coope­ra­ción y la soli­da­ri­dad entre las nacio­nes, con medi­das gene­ro­sas para pro­te­ger a las víc­ti­mas, espe­cial­men­te a la mayo­ría. pobres y vul­ne­ra­bles, y con fuer­tes inver­sio­nes públi­cas para pre­ser­var empleos, ingre­sos y fuer­zas pro­duc­ti­vas.

El gobierno de Bol­so­na­ro no tie­ne una res­pues­ta eco­nó­mi­ca y social amplia, efec­ti­va e inme­dia­ta al colap­so inmi­nen­te de la eco­no­mía, el des­em­pleo, la pér­di­da de ingre­sos atro­ces por par­te de los infor­ma­les, el cie­rre de peque­ñas y micro­em­pre­sas, la reduc­ción de la deman­da en todas las áreas, espe­cial­men­te en ser­vi­cio e indus­tria. Sobre todo, no se da cuen­ta de que si per­ma­ne­ce en la peli­gro­sa nega­ción del coro­na­vi­rus y se afe­rra a las res­tric­cio­nes de la inver­sión públi­ca, como el lími­te de gas­to, y a las medi­das absur­das y pun­tua­les de Gue­des, nos move­re­mos hacia la muer­te, el ham­bre, el colap­so y la inevi­ta­bi­li­dad de un tras­torno social gra­ve. .

La apues­ta de Bol­so­na­ro, copiar a Trump, no fun­cio­na­rá por­que no tie­ne un Ban­co Cen­tral dis­pues­to a impri­mir divi­sas sin res­tric­cio­nes, como es el caso de la Reser­va Fede­ral, que está prac­ti­can­do una fle­xi­bi­li­za­ción cuan­ti­ta­ti­va infi­ni­ta, e inclu­so el acuer­do impues­to por los demó­cra­tas sobre Trump , en el Con­gre­so, auto­ri­zan­do la colo­ca­ción de US $ 2 billo­nes en la eco­no­mía esta­dou­ni­den­se, para con­tem­plar no solo a las empre­sas, sino al pue­blo esta­dou­ni­den­se, con un ingre­so bási­co de emer­gen­cia. Tam­po­co Ange­la Mer­kel, quien defen­dió rom­per las res­tric­cio­nes clá­si­cas de impues­tos y deu­das del gobierno ale­mán, libe­ra inme­dia­ta­men­te recur­sos para apo­yar la salud de las per­so­nas y la eco­no­mía. La estra­te­gia de Bol­so­na­ro es pobre y a cor­to pla­zo. Pelear con los gober­na­do­res es un cri­men con­tra la fede­ra­ción. Tam­bién es ton­to.

Su inmo­vi­li­dad lo atro­pe­lla­rá debi­do a la dura­ción y el tama­ño, tan­to de la cri­sis del coro­na­vi­rus como de la deba­cle eco­nó­mi­ca, que pre­ten­de evi­tar. Se nece­si­tan medi­das rápi­das, amplias e inte­gra­les para pro­te­ger a las per­so­nas, la socie­dad y la nación. El ais­la­mien­to social es nece­sa­rio y las medi­das eco­nó­mi­cas son esen­cia­les. 

¡Gas­to públi­co en salud y eco­no­mía!

.

* Bra­sil de Fato / BdF Minas Gerais

Edi­ción: Elis Almei­da y Vivian Fer­nan­des

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *