Boli­via. ¿Peo­nes o alfi­les? Las grie­tas que ace­chan a las Fuer­zas Arma­das boli­via­nas

Por Ernes­to Eterno, Resu­men Lati­noa­me­ri­cano /​Diario Con­tex­to, 25 mar­zo 2020

La lar­ga his­to­ria de las Fuer­zas Arma­das (FFAA) en el siglo XX está
pre­ce­di­da de múl­ti­ples inter­ven­cio­nes polí­ti­cas, unas veces siguien­do el
capri­cho aven­tu­re­ro de cau­di­llos mesiá­ni­cos y otras, en pro­cu­ra de
diri­mir esce­na­rios crí­ti­cos de con­flic­ti­vi­dad social, colo­cán­do­se por
enci­ma de la auto­ri­dad públi­ca y la Cons­ti­tu­ción Polí­ti­ca del Esta­do.
Des­de la segun­da mitad del siglo XX la inter­ven­ción mili­tar median­te
gol­pes de Esta­do fue digi­ta­da des­de Washing­ton con el arte­ro argu­men­to
de fre­nar al comu­nis­mo, luchar con­tra el nar­co­trá­fi­co o enfren­tar el
terro­ris­mo, suce­si­va­men­te. En todos los casos el obje­ti­vo fue el mis­mo:
ejer­cer domi­nio mili­tar, eco­nó­mi­co y finan­cie­ro sobre vas­tas regio­nes de
nues­tra Amé­ri­ca para retro­ali­men­tar el poder hege­mó­ni­co impe­rial.

Más que reci­bir entre­na­mien­to en téc­ni­cas de com­ba­te o estra­te­gias
razo­na­bles para enfren­tar gue­rras exter­nas, los mili­ta­res
lati­noa­me­ri­ca­nos fue­ron cui­da­do­sa­men­te amaes­tra­dos para pro­te­ger bie­nes,
pro­yec­ción e intere­ses de los usur­pa­do­res. El Coman­do Sur de los EEUU,
crea­do como una maqui­na­ria tute­lar para la región, con­vir­tió a las FFAA
de gran par­te de los paí­ses de Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be en una biza­rra
escua­dri­lla de polí­ti­cos uni­for­ma­dos en con­di­ción de reser­va
estra­té­gi­ca. Mien­tras se faci­li­ta­ba el vacia­mien­to de la rique­za
nacio­nal, se asal­ta­ba las arcas esta­ta­les o se masa­cra­ba al pue­blo sin
pie­dad, la mili­cia crio­lla pre­ser­va­ba a san­gre y fue­go el orden social y
eco­nó­mi­co impues­to con ayu­da de la maqui­na­ria tute­lar. El pro­duc­to de
esta ecua­ción domi­nan­te fue sin duda la gale­ría de tira­nos como los
Somo­za (Nica­ra­gua), Batis­ta (Cuba), Duva­lier (Hai­tí), Pérez Jimé­nez
(Vene­zue­la), Tru­ji­llo (Repú­bli­ca Domi­ni­ca­na), Rojas Pini­lla (Colom­bia),
Stroess­ner (Para­guay) o Pino­chet (Chi­le).

Boli­via no es la excep­ción. Gene­ra­les “ros­que­ros” como Quin­ta­ni­lla o
Peña­ran­da o entre­guis­tas como Barrien­tos o Ban­zer, abun­dan en la lis­ta.
Fue­ron excep­cio­na­les los mili­ta­res que tri­bu­ta­ron su vida al ser­vi­cio de
la Nación y en defen­sa de los intere­ses de las gran­des mayo­rías. Por
extra­ño que resul­te, todos ellos ter­mi­na­ron trá­gi­ca­men­te sus días:
sui­ci­da­ron a Busch (1937) que impul­só la nacio­na­li­za­ción de la Stan­dar
Oil Com­pany y exi­gió que los baro­nes del esta­ño paga­ran impues­tos
jus­tos. Col­ga­ron a Villa­rroel de un farol (1946) por atre­ver­se a
ter­mi­nar con el pon­guea­je y con­ver­tir a los indios en ciu­da­da­nos de
pleno dere­cho. Busch y Villa­rroel fue­ron la cimien­te ideo­ló­gi­ca de la
Revo­lu­ción Nacio­nal. Los escua­dro­nes de la “Tri­ple A” ase­si­na­ron al
Gral. Juan José Torrez G., por encar­go de la CIA, en Bue­nos Aires (1976)
por su defen­sa intran­si­gen­te de los recur­sos natu­ra­les, por pro­cu­rar la
sobe­ra­nía y pro­mo­ver una doc­tri­na de defen­sa nacio­nal, libre de toda
tute­la extran­je­ra. Expul­sar al Cuer­po de Paz y cerrar la base mili­tar
grin­ga de “Guan­ta­na­mi­to”, en la ciu­dad de El Alto, ade­más de
nacio­na­li­zar la Mina Matil­de y otras, fue­ron deci­sio­nes into­le­ra­bles
para quie­nes se sien­ten due­ños y seño­res de nues­tras tie­rras. Al pare­cer
estas dolo­ro­sas muer­tes sir­vie­ron para abo­nar la polí­ti­ca del mie­do y
el escar­mien­to en su afán de impe­dir que el nacio­na­lis­mo mili­tar se
vis­tie­ra de dig­ni­dad.

El últi­mo gol­pe de Esta­do de noviem­bre del 2019 en Boli­via,
pro­ta­go­ni­za­do por las FFAA y poli­cía, con­tra el pre­si­den­te
cons­ti­tu­cio­nal Evo Mora­les, pri­me­ro del siglo XXI y el pri­me­ro con­tra el
Esta­do Plu­ri­na­cio­nal ha sido impul­sa­do por el gobierno nor­te­ame­ri­cano.
La arte­ra deci­sión mili­tar, apo­ya­da por Washing­ton, tie­ne como obje­ti­vo
el des­man­te­la­mien­to del Esta­do, la rever­sión de la polí­ti­ca de
nacio­na­li­za­ción y sus bene­fi­cios socia­les, eco­nó­mi­cos e indus­tria­les, el
con­trol esta­tal sobre los recur­sos natu­ra­les, prin­ci­pal­men­te el lito y
el quie­bre de la pos­tu­ra anti­ca­pi­ta­lis­ta, anti­co­lo­nial y anti­im­pe­rial
que el gobierno sos­tu­vo duran­te lar­gos 14 años, ade­más de res­ta­ble­cer el
con­trol externo sobre la fuer­za públi­ca.

Para­dó­ji­ca­men­te, nin­gún otro ejér­ci­to de la región como el nues­tro,
ha reci­bi­do duran­te más de 60 años con­ti­nuos, tan­to entre­na­mien­to
mili­tar por tan poco, pero con gran­des resul­ta­dos para bene­fi­cio de
ter­ce­ros. De ahí que su con­di­ción de “alia­do” de la poten­cia hege­mó­ni­ca
fue no sola­men­te esté­ril sino nefas­ta para el país. Se for­ma­ron en una
peda­go­gía san­grien­ta cuyo cate­cis­mo puro con­sis­tió en alie­nar­las con el
obje­ti­vo de dis­pa­rar, cuan­do fue­ra nece­sa­rio, a obre­ros y cam­pe­si­nos
insu­mi­sos, sin sen­ti­mien­to de cul­pa. Resul­ta no solo curio­so sino cruel
que las FFAA de Boli­via se ofrez­can tan des­ar­ma­das mate­rial­men­te para
pro­te­ger la fron­te­ra exter­na pero tan biza­rras y ser­vi­les en su
for­ma­ción ideo­ló­gi­ca y su con­tex­tu­ra moral para pro­te­ger la fron­te­ra
inter­na. Tal vez esto expli­que su pre­dis­po­si­ción cul­tu­ral al gol­pe de
Esta­do y su des­pre­cio a la cons­truc­ción sobe­ra­na del Esta­do o a la
bús­que­da de inde­pen­den­cia eco­nó­mi­ca o mili­tar.

Con­ver­tir a las FFAA de Boli­via en un apén­di­ce colo­nial del Coman­do
Sur cier­ta­men­te le ha resul­ta­do útil y bara­to a Washing­ton pero
dolo­ro­sa­men­te caro al país. En el mar­co de la fan­fa­rria y el extra­vío
mili­tar, “defen­der la patria” cons­ti­tu­ye hoy una bro­ma de mal gus­to y
una ofen­sa para quie­nes se han espe­cia­li­za­do en morir en manos de sus
her­ma­nos que hacen el papel de ver­du­gos a tiem­po com­ple­to.

Los mili­ta­res boli­via­nos duran­te déca­das se con­vir­tie­ron en árbi­tros
polí­ti­cos arma­dos has­ta que tuvie­ron que reple­gar­se a sus cuar­te­les
obli­ga­dos por la fuer­za de la masa. Para ver­güen­za del país y del mun­do,
la últi­ma dic­ta­du­ra del siglo XX tuvo como pro­ta­go­nis­ta al Gene­ral Luis
Gar­cía Mesa (1980−1981), cuya úni­ca facul­tad men­tal cohe­ren­te con­sis­tía
en mon­tar caba­llo mien­tras escu­cha­ba los acor­des de Tala­co­cha,
ame­ni­za­do por una ban­da de músi­ca tan ebria como des­afi­na­da. Con­vir­tió
el gobierno en un régi­men de nar­co­tra­fi­can­tes, otor­gan­do a la acti­vi­dad
ilí­ci­ta la des­hon­ra de trans­for­mar cuar­te­les en cen­tros de pro­duc­ción de
cocaí­na y a una par­te del per­so­nal en una cua­dri­lla de zepes
uni­for­ma­dos.

En demo­cra­cia, algu­nos mili­ta­res como Gar­cía Mesa o Arce Gómez fue­ron
juz­ga­dos por crí­me­nes de lesa huma­ni­dad, geno­ci­dio y corrup­ción dejan­do
al dic­ta­dor Ban­zer Sua­rez (1971−1978) en el lim­bo de la impu­ni­dad. De
ahí en ade­lan­te solo que­da­ba un paso para hacer­se pre­si­den­te demo­crá­ti­co
con ayu­da de las CIA y sus tuto­res ideo­ló­gi­cos del depar­ta­men­to de
Esta­do. Los gobier­nos del libre mer­ca­do, sin ápi­ce de cul­pa, entre­ga­ron
las nue­vas gene­ra­cio­nes de mili­ta­res nue­va­men­te a los bra­zos del Coman­do
Sur de los EEUU mien­tras ellos se entre­ga­ban resig­na­dos al FMI, al BM o
a las cor­po­ra­cio­nes finan­cie­ras neo­co­lo­nia­les. For­ja­dos en el cre­do de
la fra­ca­sa­da lucha con­tra las dro­gas, en medio de la vorá­gi­ne de la
glo­ba­li­za­ción, las FFAA se reple­ga­ron de las fron­te­ras hacia los cen­tros
urba­nos para con­ver­tir­se en una fuer­za poli­cial des­ti­na­da a repri­mir al
movi­mien­to popu­lar que cues­tio­na­ba las con­di­cio­nes de ham­bre y mise­ria
pro­vo­ca­dos por el Con­sen­so de Washing­ton. Bajo los fun­da­men­tos
amplia­men­te cono­ci­dos del “enemi­go interno”, vol­vie­ron a tomar las armas
con­tra el pue­blo inde­fen­so en una segui­di­lla de cer­cos repre­si­vos en
los valles, tró­pi­co y alti­plano. Cer­ce­na­dos en su decla­ra­do “amor a la
Patria”, sin iden­ti­dad nacio­nal ni hori­zon­te estra­té­gi­co y con man­dos
corrup­tos, envi­le­ci­dos con los gas­tos reser­va­dos, fue­ron lan­za­dos a
come­ter la abe­rran­te masa­cre en las jor­na­das de octu­bre negro del 2003
con­tra la pobla­ción de El Alto, obe­de­cien­do con­sig­nas anti­sub­ver­si­vas y
anti­te­rro­ris­tas para legi­ti­mar el baño de san­gre.

El sis­te­ma de par­ti­dos polí­ti­cos con­ser­va­do­res, cuyo depor­te favo­ri­to
fue el saqueo de las arcas esta­ta­les median­te la rota­ción del poder, no
tuvo otra opción que usar las FFAA para fre­nar la rebe­lión ple­be­ya cuyo
ascen­so inten­tó ser con­te­ni­da absur­da­men­te con el for­ta­le­ci­mien­to de
los pro­pios par­ti­dos en decli­ve, pero con ideas pere­gri­nas y dine­ro de
USAID. Ago­ta­dos en su legi­ti­mi­dad y en sus pro­yec­tos neo­con­ser­va­do­res
fra­ca­sa­dos, pri­va­ti­za­ción a ultran­za y capi­ta­li­za­ción, los pac­tos
par­ti­da­rios esta­lla­ron en peda­zos. En los ester­to­res del mode­lo
neo­li­be­ral se ape­ló a Car­los Mesa, un pala­dín del dis­cur­so gris y la
renun­cia recu­rren­te, pero en últi­mo caso astu­ta, cre­yen­do que se podía
pro­lon­gar la ago­nía del sis­te­ma.

Como un espe­jo de esa reali­dad polí­ti­ca dra­má­ti­ca, que exi­gía que se
colo­ca­ra el últi­mo cla­vo en el ataúd neo­li­be­ral, las FFAA hicie­ron lo
suyo como no podía ser de otra mane­ra. Final­men­te, eran las hijas de una
patria inter­ve­ni­da des­de afue­ra y sobre­ex­plo­ta­da inter­na­men­te,
ador­me­ci­da y caren­te de sue­ños. Cum­plien­do pun­tual­men­te su inde­co­ro­so
papel, para el que fue­ron entre­na­das tan­to tiem­po, des­pués de la masa­cre
de octu­bre del 2003, deci­die­ron entre­gar 36 misi­les chi­nos a los
Esta­dos Uni­dos, en uno de los capí­tu­los más rui­nes de la his­to­ria
mili­tar del que se ten­ga memo­ria. Un gru­po de gene­ra­les y coro­ne­les al
man­do de sar­gen­tos nor­te­ame­ri­ca­nos, des­man­te­la­ron el úni­co arse­nal de
misi­les tie­rra-aire que dis­po­nían las FFAA en sus inven­ta­rios de
mate­rial béli­co.

Los nor­te­ame­ri­ca­nos, apro­ve­cha­ron la pro­fun­da cri­sis polí­ti­ca de la
bre­ve ges­tión de Mesa (2003−2005) y Rodri­guez Vel­tzé (2005) para ele­gir
al elen­co de gene­ra­les clep­tó­ma­nos a quie­nes por solo unos cen­ta­vos les
com­pra­ron el arse­nal más sofis­ti­ca­do, dona­do por el gobierno chino. Este
es un epi­so­dio abe­rran­te que cons­ter­nó al país y que las­ti­mó la
dig­ni­dad nacio­nal, pero que extra­ña­men­te en las FFAA no han mere­ci­do una
valo­ra­ción pro­por­cio­nal. Hace fal­ta estu­dios antro­po­ló­gi­cos para tra­tar
de expli­car la psi­co­lo­gía de la capi­tu­la­ción mili­tar boli­via­na en
cir­cuns­tan­cias crí­ti­cas: sin des­me­re­cer Boque­rón (1932) que fue un épi­ca
surrea­lis­ta, la ren­di­ción de regi­mien­tos ínte­gros a las fuer­zas
para­gua­yas (1932−1935), la ocu­pa­ción nor­te­ame­ri­ca­na de las FFAA
boli­via­nas duran­te la gue­rri­lla del Ché (1967), la entre­ga de misi­les al
Gru­po mili­tar (2005) o la suce­sión de gol­pes de Esta­do diri­gi­dos
exter­na­men­te, for­man par­te de una mis­ma tra­ma, vin­cu­la­da trá­gi­ca­men­te a
una cul­tu­ra colo­nial de capi­tu­la­cio­nes y derro­tas.

Ni los ejér­ci­tos más bas­tar­dos del siglo XIX fue­ron capa­ces de
come­ter un cri­men de esta natu­ra­le­za que has­ta hoy no ha mere­ci­do el
cas­ti­go corres­pon­dien­te. No con­for­mes con esta abe­rran­te trai­ción a la
patria, pre­sio­na­ron a Car­los Mesa para que apro­ba­ra la ley de inmu­ni­dad
diplo­má­ti­ca en favor de sol­da­dos nor­te­ame­ri­ca­nos, mas cono­ci­da como el
Artícu­lo 98 de la Cor­te Penal Inter­na­cio­nal. Un nue­vo man­do mili­tar, en
su pre­ten­sión de vio­lar nor­mas del dere­cho inter­na­cio­nal y de la pro­pia
Cons­ti­tu­ción Polí­ti­ca del Esta­do, ges­tio­na­ron, por otros cen­ta­vos de
dólar, una ley que pre­ten­dió con­ver­tir a los infan­tes de mari­na en
pro­xe­ne­tas, vio­la­do­res y seño­res del estu­pro en sue­lo patrio.

Cator­ce años des­pués y sin que cam­bia­ran un milí­me­tro sus nefas­tos
ante­ce­den­tes, otro gru­po de gene­ra­les y coro­ne­les nue­va­men­te rin­die­ron
sus armas a la pre­sión polí­ti­ca de la CIA y el Coman­do Sur, por un pla­to
de len­te­jas. En un esce­na­rio de cri­sis elec­to­ral, esta “raza
uni­for­ma­da”, fue sobor­na­da para pres­tar ser­vi­cios al extran­je­ro
sumán­do­se a la con­ju­ra y al gol­pe de Esta­do del 10 de noviem­bre del
2019. Pos­tra­dos a los pies de Luis Fer­nan­do Cama­cho, actual can­di­da­to
pre­si­den­cial, y Fer­nan­do López, minis­tro de defen­sa, quie­nes los
lle­na­ron de elo­gios y dóla­res, entre­ga­ron la Nación a una jau­ría
reli­gio­sa y enfer­ma de odio que solo que­ría recu­pe­rar el poder per­di­do
de manos del pue­blo boli­viano. Des­pués de exi­gir que el pre­si­den­te
cons­ti­tu­cio­nal renun­cia­ra a su man­da­to y en menos de una sema­na, entre
el 15 y 22 de noviem­bre del 2019, el mis­mo alto man­do mili­tar que le
había jura­do leal­tad a la Cons­ti­tu­ción y al Pre­si­den­te Mora­les en
agos­to, con­du­jo la san­grien­ta repre­sión en noviem­bre.

A la cabe­za del Coman­dan­te en Jefe de las FFAA y su Jefe de Esta­do
Mayor, los gene­ra­les Williams Kali­mán y Ser­gio Ore­lla­na y los
coman­dan­tes de fuer­za, Jor­ge Men­die­ta (Ejér­ci­to), Jor­ge Ter­ce­ros (FAB) y
Pal­mi­ro Jar­ju­ri (Arma­da), dis­pu­sie­ron que todas las FFAA, jun­to a la
poli­cía gol­pis­ta, salie­ran a las calles a vomi­tar sus armas de fue­go
con­tra los cuer­pos inde­fen­sos de la mul­ti­tud en Saca­ba, Huay­lla­ni y
Sen­ka­ta. Por cier­to, para con­sa­grar su man­da­to san­grien­to ape­la­ron a los
mis­mos argu­men­tos que pre­si­die­ron la masa­cre de octu­bre del 2003. En
pocas horas ter­mi­na­ron con la vida de 36 hom­bres y muje­res e hirie­ron a
más de 800 per­so­nas, ampa­ra­dos en el Decre­to Supre­mo 4078 que les
otor­ga­ba licen­cia para matar. No con­for­mes con el geno­ci­dio, las
auto­ri­da­des polí­ti­cas decla­ra­ron que los mili­ta­res no dis­pa­ra­ron ni un
solo car­tu­cho y que las muer­tes se debían al fue­go cru­za­do. La teo­ría de
las “hor­das borra­chas” que se matan a sí mis­mas no solo mues­tran el
racis­mo exa­cer­ba­do de la cas­ta gol­pis­ta sino la reite­ra­ción de que los
“otros” no mere­cen vivir. La pro­pia pre­si­den­ta auto­nom­bra­da, en un
arran­que natu­ral de sí mis­ma, sos­te­nía que los “sal­va­jes” esta­ban
veta­dos para acce­der nue­va­men­te al poder. Nega­ción de su cua­li­dad
ciu­da­da­na, sata­ni­za­ción de su con­di­ción indí­ge­na y des­hu­ma­ni­za­ción
fue­ron las pre­mi­sas del dis­cur­so de odio usa­das para escar­men­tar su
atre­vi­mien­to de haber­los sus­ti­tui­do en el poder.

Des­de el 10 de noviem­bre del 2019 las FFAA for­man par­te de la colum­na
ver­te­bral del régi­men. Pon­ti­fi­ca­dos por el Depar­ta­men­to de Esta­do, al
día siguien­te del gol­pe, con­vir­tie­ron sus cuar­te­les en un cam­po de
bata­lla polí­ti­co y sus sol­da­dos en peo­nes bara­tos y fun­cio­na­les al
poder. Cons­cien­tes del peso gra­vi­tan­te que posee la fuer­za repre­si­va y
enfi­la­dos en la carre­ra elec­to­ral, que con­si­de­ran de vida o muer­te, el
gobierno auto­nom­bra­do, en su afán de per­ma­ne­cer en el poder, optó por la
úni­ca vía posi­ble: el méto­do de la domes­ti­ca­ción mili­tar, impu­ni­dad de
por medio, pre­ben­das y per­mi­si­vi­dad a la corrup­ción, pura y sim­ple. Sin
embar­go, nada de lo que ofre­ce el régi­men pare­ce ser sufi­cien­te para
man­te­ner la fide­li­dad mili­tar o para con­te­ner las grie­tas que empie­zan a
pro­nun­ciar­se en los patios inte­rio­res de las FFAA.

Blin­da­je insu­fi­cien­te: los sín­to­mas del cis­ma mili­tar

Se sue­le decir que “no todo lo que bri­lla es oro” y cier­ta­men­te la
obe­dien­cia apa­ren­te de las FFAA está en duda a pesar de la segu­ri­dad con
la que el minis­tro de defen­sa se diri­ge a sus sub­al­ter­nos o el
coman­dan­te en jefe a sus gene­ra­les. De hecho, algu­nos gene­ra­les no
escon­den su moles­tia con­tra el titu­lar de su sec­tor, que ape­nas lle­gó al
gra­do de capi­tán, pero que aho­ra, con acti­tu­des de maris­cal invic­to,
impo­ne sus galo­nes nefas­tos allí don­de se debie­ra con­ven­cer con res­pe­to y
sere­ni­dad. La incon­duc­ta del minis­tro, ade­más de paté­ti­ca, deja relu­cir
en gra­do preo­cu­pan­te su alto nivel de igno­ran­cia sobre los asun­tos de
Esta­do y la for­ma de tra­tar­los. Como en un con­cur­so de cele­bri­da­des
ofus­ca­das, los minis­tros de defen­sa y gobierno, com­pi­ten por mos­trar­se
mor­da­ces, auto­ri­ta­rios y dés­po­tas exhi­bien­do un arse­nal de expre­sio­nes
pro­pias de una taber­na som­bría. El des­cré­di­to mili­tar, pro­duc­to de las
masa­cres y la sobre­ex­po­si­ción de las FFAA en las calles se incre­men­ta
por el talan­te tor­pe y exal­ta­do de la auto­ri­dad del sec­tor de defen­sa
que cris­pa la moral ins­ti­tu­cio­nal.

El males­tar que gene­ra López entre sus sol­da­dos no solo pro­vie­ne de
su arro­gan­cia y res­pal­do polí­ti­co cie­go que reci­be de la pre­si­den­ta
auto­nom­bra­da o del apo­yo que dia­ria­men­te reco­ge del Gru­po Mili­tar de los
EEUU, sino del mane­jo inmo­ral de recur­sos eco­nó­mi­cos con los que com­pró
a los man­dos mili­ta­res para sumar­los al gol­pe. Los mili­ta­res con­si­de­ran
que la máxi­ma auto­ri­dad de su sec­tor care­ce de las cre­den­cia­les
nece­sa­rias para ejer­cer el papel de minis­tro de defen­sa dada su
par­cia­li­dad polí­ti­ca, el uso de pre­ben­das en favor del alto man­do actual
y el mane­jo des­pó­ti­co con el que sue­le ejer­cer su fun­ción. López es
vis­to como un peli­gro­so cons­pi­ra­dor, opor­tu­nis­ta y res­pon­sa­ble de
subor­di­nar las FFAA al minis­tro de gobierno, Artu­ro Muri­llo, en las
cruen­tas masa­cres de Saca­ba y Sen­ka­ta. Las con­se­cuen­cias de esta
inter­ven­ción mili­tar están crean­do un cli­ma de des­con­fian­za inter­na que
esta­ría pro­pi­cian­do un pro­fun­do divor­cio con la socie­dad, pero al mis­mo
tiem­po esta­ría pro­mo­vien­do hábi­tos peli­gro­sos para la pro­pia uni­dad
cor­po­ra­ti­va como la dela­ción, el opor­tu­nis­mo y la trai­ción. Muchos
coman­dan­tes de uni­da­des de man­do inter­me­dio temen ser denun­cia­dos por su
par­ti­ci­pa­ción en las masa­cres y some­ti­dos a la jus­ti­cia ordi­na­ria. Sin
embar­go, lo que menos tole­ran los ofi­cia­les es el repu­dio popu­lar que se
sien­te en las calles y cuya inten­si­dad es igual o peor que la que
expe­ri­men­ta la poli­cía cuan­do es abu­chea­da con la des­pec­ti­va fra­se de moti­nes.

Resul­ta un ver­da­de­ro con­tra­sen­ti­do para el per­so­nal mili­tar que la
con­de­na social se des­car­gue sobre sus hom­bros cuan­do en reali­dad quie­nes
pro­pi­cia­ron el gol­pe y con­du­je­ron al país a la ocu­pa­ción masi­va y
vio­len­ta de los espa­cios públi­cos fue pre­ci­sa­men­te la poli­cía. Pero lo
que vale son los hechos.

La preo­cu­pa­ción de la con­de­na social reco­rre los cuar­te­les a medi­da
que obser­van la irra­dia­ción de la pro­tes­ta social con­tra las uni­da­des
poli­cia­les en las calles: abu­cheo per­sis­ten­te y cre­cien­te de la gen­te,
des­truc­ción de infra­es­truc­tu­ra y vehícu­los, veci­nos enfa­da­dos que lan­zan
pie­dras o cán­ti­cos anti­po­li­cia­les de la pobla­ción cada vez que se
aso­man a ejer­cer con­trol calle­je­ro.

El temor mili­tar no es infun­da­do pues­to que la pro­fu­sión de imá­ge­nes y
videos mues­tran a sol­da­dos dis­pa­ran­do sus armas de fue­go con­tra la
pobla­ción civil, tan­que­tas arti­lla­das apo­yan­do el des­pla­za­mien­to de
uni­da­des mili­ta­res y vehícu­los trans­por­tan­do tro­pa fuer­te­men­te arma­da.
Para la pobla­ción civil es inequí­vo­ca la res­pon­sa­bi­li­dad mili­tar de las
muer­tes así como para aque­llas ins­ti­tu­cio­nes inter­na­cio­na­les y
nacio­na­les vin­cu­la­das a Dere­chos Huma­nos como la CIDH o la Defen­so­ría
del Pue­blo. Los tes­ti­mo­nios reco­gi­dos en ambos esce­na­rios no dejan lugar
a dudas acer­ca del nefas­to papel que asu­mie­ron las FFAA. Por otra
par­te, esta per­cep­ción se refuer­za cada vez que los cuer­pos arma­dos
ocu­pan las calles. El ase­dio mili­tar-poli­cial calle­je­ro for­ma ya par­te
del patri­mo­nio del régi­men que usa el mono­po­lio de la fuer­za como fac­tor
disua­si­vo para enfren­tar la pro­tes­ta social.

Al pare­cer, el males­tar social fren­te a las FFAA ten­de­ría a dis­mi­nuir
cuan­do su empleo se pro­du­ce en situa­cio­nes de emer­gen­cia como en el
caso de Defen­sa Civil fren­te a desas­tres natu­ra­les, en el apo­yo a la
pobla­ción civil en la lucha con­tra el den­gue o cuan­do se pre­ten­de
ejer­cer con­trol fron­te­ri­zo para evi­tar la irra­dia­ción del coro­na­vi­rus.
Sin embar­go, los tra­ba­jos que eje­cu­tan sol­da­dos o per­so­nal pro­fe­sio­nal
de las FFAA ter­mi­nan sien­do capi­ta­li­za­dos polí­ti­ca­men­te por el
minis­te­rio de defen­sa en su afán de exhi­bir­se ante los medios de
comu­ni­ca­ción como un capa­taz más que como una auto­ri­dad nacio­nal que
repre­sen­ta a una ins­ti­tu­ción arma­da.

La dis­con­for­mi­dad mili­tar tie­ne tam­bién su ori­gen por la mane­ra cómo
son tra­ta­dos por las auto­ri­da­des del sec­tor de defen­sa res­pec­to a los
bene­fi­cios que la Poli­cía esta­ría reci­bien­do del régi­men, a pesar de que
el nue­vo orden polí­ti­co fue­ra defi­ni­do pro­ta­gó­ni­ca­men­te por los
pri­me­ros. Creen que la poli­cía, el com­pe­ti­dor his­tó­ri­co de las FFAA,
acce­de a bene­fi­cios injus­tos y uni­la­te­ra­les y sien­ten que su papel en el
gol­pe no está sien­do ade­cua­da­men­te valo­ra­do ni com­pen­sa­do. Por el
con­tra­rio, admi­ten que esta­rían reci­bien­do un tra­to polí­ti­co injus­to
ade­más de sen­tir­se vul­ne­ra­bles ante la ame­na­za de sufrir futu­ros
pro­ce­sos pena­les. Con su repu­tación por los sue­los, obser­van que las
con­ce­sio­nes y pre­ben­das ges­tio­na­das por el régi­men se incli­na
pre­fe­ren­te­men­te en favor de poli­cías a la que acu­san de ser “revol­to­sos”
y “sedi­cio­sos”, que ade­más de rom­per el orden cons­ti­tu­cio­nal, colo­ca­ron
a las FFAA en el difí­cil tran­ce de ges­tio­nar la vio­len­cia calle­je­ra en
con­di­cio­nes cier­ta­men­te adver­sas.

El per­so­nal mili­tar con­si­de­ra que mien­tras ellos cum­plen tareas
sen­si­bles, pero ade­más ingra­tas, los poli­cías obtie­nen dádi­vas polí­ti­cas
sin mere­ci­mien­to alguno a lo que se suma el pro­pio mal­tra­to que los
poli­cías dis­pen­san a los mili­ta­res cuan­do ope­ran con­jun­ta­men­te. Por
ejem­plo, asu­men como una derro­ta sim­bó­li­ca ver­gon­zo­sa su rele­vo de la
segu­ri­dad físi­ca pre­si­den­cial. El mis­mo día del gol­pe de Esta­do y sin
con­si­de­ra­ción algu­na, el per­so­nal mili­tar que duran­te casi una déca­da
había reem­pla­za­do a la poli­cía en la cober­tu­ra de la segu­ri­dad del
Pala­cio de Gobierno y del pre­si­den­te, fue prác­ti­ca­men­te echa­da a la
calle por el cuer­po poli­cial. Sin que media­ra coor­di­na­ción algu­na para
el rele­vo del equi­po mili­tar y antes de que la pre­si­den­ta lle­ga­ra al
pala­cio de gobierno los poli­cías ya había ocu­pa­do las ins­ta­la­cio­nes de
la Pla­za Muri­llo. Con­vie­ne recor­dar que la poli­cía fue rele­va­da de esta
fun­ción por las FFAA debi­do a un motín que pro­ta­go­ni­zó por razo­nes
sala­ria­les pero con evi­den­te afán polí­ti­co.

Ade­más de sen­tir­se des­te­rra­dos del Pala­cio de Gobierno y mar­gi­na­dos
del pago de bonos, dota­ción de equi­pos y reco­no­ci­mien­tos sim­bó­li­cos, que
lle­gan en abun­dan­cia a las filas poli­cia­les, en las FFAA rei­na un
sen­ti­mien­to de derro­ta moral. Más allá de los efec­tos socia­les y
eco­nó­mi­cos que está pro­vo­can­do el cam­bio de gobierno, admi­ten que se
expo­nen como “chi­vos expia­to­rios” a la pobla­ción y a la comu­ni­dad penal.
Muchos ofi­cia­les con­si­de­ran que el gol­pe poten­ció el poder polí­ti­co de
la poli­cía en des­me­dro de la pri­vi­le­gia­da posi­ción que goza­ban duran­te
el gobierno de Mora­les. En suma, más allá de la des­ven­ta­jo­sa corre­la­ción
de fuer­za polí­ti­ca en rela­ción a la poli­cía, per­ci­ben que sus ser­vi­cios
asu­men un carác­ter neta­men­te polí­ti­co con efec­tos per­ver­sos para su
pro­pia ima­gen ins­ti­tu­cio­nal.

La des­ti­tu­ción sor­pre­si­va del Coman­dan­te Gene­ral del Ejér­ci­to, Gral.
Iván Inchaus­te, rati­fi­ca esta per­cep­ción acer­ca de la
ins­tru­men­ta­li­za­ción polí­ti­ca que esta­rían sufrien­do las FFAA, situa­ción
que ha echa­do más som­bras que luces, acen­tuan­do la incer­ti­dum­bre den­tro
de los cuar­te­les. ¿ Cómo enten­der el repen­tino cam­bio del Coman­dan­te del
Ejér­ci­to sin expli­ca­ción algu­na? ¿Cuál la razón para que el gene­ral de
mayor peso polí­ti­co en las FFAA fue­ra rele­va­do de la mane­ra más
des­con­si­de­ra­da por el gobierno? ¿ La des­ti­tu­ción de Inchaus­te aca­so debe
leer­se como un cas­ti­go ejem­plar o una polí­ti­ca de escar­mien­to con­tra
todo aquel ofi­cial o sar­gen­to que dis­cre­pe con el régi­men? ¿Esta
deci­sión res­pon­de a una polí­ti­ca de per­se­cu­ción den­tro de las filas
mili­ta­res en pro­por­ción a la que se apli­ca con­tra la pobla­ción civil?

Para el per­so­nal mili­tar resul­ta des­con­cer­tan­te la des­ti­tu­ción del
coman­dan­te del Ejér­ci­to mucho más cuan­do éste gene­ral y su Esta­do Mayor
for­ma­ron par­te medu­lar de la estruc­tu­ra repre­si­va que diri­gió las
masa­cres en El Alto y Cocha­bam­ba. Sin embar­go, es un secre­to a voces que
su cam­bio habría obe­de­ci­do a una sos­pe­cho­sa rela­ción o comu­ni­ca­ción
tele­fó­ni­ca con el expre­si­den­te Evo Mora­les lo que dice rela­ción de la
into­le­ran­cia del régi­men fren­te a cual­quier duda razo­na­ble en torno a la
fide­li­dad mili­tar. Dicho de otro modo, dada la cen­tra­li­dad o
gra­vi­ta­ción polí­ti­ca que poseen las FFAA en cir­cuns­tan­cias de equi­li­brio
ines­ta­ble, el gobierno habría pre­fe­ri­do asu­mir la fór­mu­la auto­ri­ta­ria e
inequí­vo­ca de “ante la duda, fue­go”. Más vale pre­ve­nir que lamen­tar,
habría dicho el minis­tro de defen­sa cuan­do fue con­sul­ta­do del cam­bio por
el secre­ta­rio pri­va­do de la pre­si­den­cia, Erick Foron­da, agen­te de la
CIA.

Inchaus­te sería algo así como el chi­vo expia­to­rio de una polí­ti­ca de
“tole­ran­cia cero” a la infi­den­cia o infi­de­li­dad polí­ti­ca que pro­ven­ga de
la jerar­quía mili­tar. Nada más peli­gro­so que gene­ra­les crí­ti­cos o
desobe­dien­tes que cues­tio­nen la polí­ti­ca del régi­men o que resis­tan las
órde­nes en cir­cuns­tan­cias crí­ti­cas. Ni siquie­ra la “cuo­ta de san­gre” que
Inchaus­te pro­du­jo duran­te las masa­cres habría ser­vi­do para evi­tar su
des­ti­tu­ción. Esto mis­mo dice mucho en rela­ción a los mie­dos que
cir­cun­dan al régi­men, pero al mis­mo tiem­po expre­san la polí­ti­ca de
inti­mi­da­ción que se pre­ten­de intro­du­cir en las filas de las FFAA para
evi­tar fisu­ras inter­nas que otro modo serían difí­ci­les de con­tro­lar.

El gobierno reco­no­ce que pre­ser­var la fide­li­dad de las FFAA es
deter­mi­nan­te para man­te­ner­se en el poder, o para decir­lo de otro modo,
sin FFAA no hay posi­bi­li­dad de pre­ser­var el poder logra­do.
Con­se­cuen­te­men­te, el gra­do de con­vic­ción sobre la cen­tra­li­dad mili­tar no
ha hecho otra cosa que rati­fi­car lo que el vie­jo régi­men neo­li­be­ral
hizo en su tiem­po y que aho­ra nue­va­men­te se pone en jue­go: domes­ti­car a
las FFAA por dos vías, pre­ben­das de diver­sa natu­ra­le­za por un lado y por
otro, garan­ti­zar su impu­ni­dad en las cir­cuns­tan­cias más adver­sas. Se
tra­ta sin duda de un pac­to de reci­pro­ci­dad en la que por un lado las
FFAA garan­ti­zan la esta­bi­li­dad polí­ti­ca y con­tro­lan el des­bor­de social y
por el otro el poder polí­ti­co garan­ti­za la impu­ni­dad mili­tar
libe­rán­do­la de toda per­se­cu­ción judi­cial y de toda cul­pa, amén de las
canon­jías que per­mi­tan con­te­ner su des­con­ten­to.

Son cier­ta­men­te tiem­pos tur­bu­len­tos de post-gol­pe, pero tam­bién de
una deter­mi­nan­te cam­pa­ña elec­to­ral y está cla­ro que el régi­men no pue­de
dar­se el lujo de dudar de su mayor y úni­co sus­ten­to polí­ti­co arma­do,
inclu­so y a pesar de que cuen­tan con el favor de la poli­cía a la que aún
que­da por cum­plir sus com­pro­mi­sos eco­nó­mi­cos y finan­cie­ros.

Inm­pu­ni­dad mili­tar, o cuan­do matar está jus­ti­fi­ca­do

El gol­pe fue el esce­na­rio en el que el racis­mo con­te­ni­do de las
cla­ses medias dio rien­da suel­ta a todas las for­mas ima­gi­na­bles de odio y
vio­len­cia que inclu­yó la vio­len­cia sim­bó­li­ca. Gru­pos de poli­cías y los
mal lla­ma­dos “piti­tas”, se encar­ga­ron de que­mar whi­pa­las y de per­se­guir e
insul­tar a muje­res de polle­ra lo que pro­vo­có la reac­ción natu­ral de la
pobla­ción en dis­tin­tos pun­tos del país, espe­cial­men­te en El Alto y
Saca­ba. Fren­te a la reac­ción popu­lar que ame­na­za­ba des­bor­dar­se el
régi­men ape­ló a toda su poten­cia mili­tar-poli­cial para neu­tra­li­zar la
pro­tes­ta anti­ra­cis­ta.

Un decre­to mági­co se encar­gó de coa­gu­lar el mie­do de las FFAA a la
hora de salir a las calles para con­te­ner a la ple­be. Los mili­ta­res
gol­pis­tas exi­gie­ron una nor­ma que los pro­te­gie­ra jurí­di­ca­men­te fren­te a
posi­bles esce­na­rios de enjui­cia­mien­to como había suce­di­do con el alto
man­do que diri­gió la masa­cre de octu­bre del 2003. Para no repe­tir esa
mis­ma his­to­ria, el régi­men apro­bó el Decre­to Supre­mo 4078 libe­ran­do a
las FFAA de toda res­pon­sa­bi­li­dad deri­va­da de su empleo fren­te a las
pro­tes­tas socia­les anti­gol­pis­tas. La nor­ma­ti­va era cate­gó­ri­ca. El
artícu­lo 3 esta­ble­cía que “El per­so­nal de las Fuer­zas Arma­das que
par­ti­ci­pe en los ope­ra­ti­vos para el res­ta­ble­ci­mien­to del orden interno y
esta­bi­li­dad públi­ca, esta­rá exen­to de res­pon­sa­bi­li­dad penal cuan­do,
en cum­pli­mien­to de sus fun­cio­nes cons­ti­tu­cio­na­les, actué en legí­ti­ma
defen­sa o esta­do de nece­si­dad, en obser­van­cia a los prin­ci­pios de
lega­li­dad, abso­lu­ta nece­si­dad y pro­por­cio­na­li­dad”.

Esta­ba cla­ro que las masa­cres suce­die­ron sin que se cum­plie­ra nin­gu­na
de las tres con­di­cio­nes del DS pues­to que la deci­sión de escar­men­tar a
la ple­be era fun­da­men­tal­men­te polí­ti­ca pero ade­más fue emi­ti­do casi el
mis­mo día en el que las FFAA die­ron fin con la vida de 9 per­so­nas en el
muni­ci­pio de Saca­ba. La Comi­sión Inter­ame­ri­ca­na de los Dere­chos Huma­nos
(CIDH), un órgano de la Orga­ni­za­ción de los Esta­dos Ame­ri­ca­nos (OEA), lo
con­de­nó cate­gó­ri­ca­men­te. “El gra­ve decre­to de Boli­via des­co­no­ce los
están­da­res inter­na­cio­na­les de dere­chos huma­nos y por su esti­lo esti­mu­la
la repre­sión vio­len­ta. Los alcan­ces de este tipo de decre­tos
con­tra­vie­nen la obli­ga­ción de los Esta­dos de inves­ti­gar, pro­ce­sar,
juz­gar y san­cio­nar las vio­la­cio­nes de dere­chos huma­nos” seña­ló. De igual
mane­ra, José Miguel Vivan­co, Direc­tor de Human Rights Watch, pidió que
se reti­ra­ra la nor­ma por no ajus­tar­se a los están­da­res inter­na­cio­na­les y
por­que en la prác­ti­ca envia­ba a las fuer­zas mili­ta­res el peli­gro­sí­si­mo
men­sa­je de que tie­nen car­ta blan­ca para come­ter abu­sos.

Pro­te­gi­dos por la nor­ma, las FFAA mos­tra­ron su ros­tro más encar­ni­za­do
alen­ta­dos por el des­pre­cio y el odio que pro­ce­día de las pro­pias
auto­ri­da­des polí­ti­cas. Los resul­ta­dos lace­ran­tes seña­lan cate­gó­ri­ca­men­te
que el D.S. tuvo la fina­li­dad de ser­vir como pun­ta de lan­za de la
polí­ti­ca de escar­mien­to como el pro­pio minis­tro de gobierno lo había
seña­la­do al gabi­ne­te cuan­do éste fue con­vo­ca­do para ana­li­zar las
con­se­cuen­cias de las pri­me­ras bajas. De acuer­do a decla­ra­cio­nes de la
exmi­nis­tra de comu­ni­ca­ción, Roxa­na Lizá­rra­ga, en una entre­vis­ta radial
con María Galin­do, diri­gen­te del movi­mien­to femi­nis­ta “Muje­res Crean­do”,
el minis­tro de gobierno Artu­ro Muri­llo había mani­fes­ta­do su moles­tia
por la con­vo­ca­to­ria al gabi­ne­te de emer­gen­cia seña­la­do cate­gó­ri­ca­men­te
que “no era nece­sa­ria esa con­vo­ca­to­ria por­que ape­nas se tra­ta­ba de 5 muer­tos”.
Aun­que no sabe­mos cuán­tas muer­tes son nece­sa­rias para con­vo­car al
gabi­ne­te de emer­gen­cia en este régi­men, lo cier­to es que el des­pre­cio
por la vida de los boli­via­nos con­ti­núa pre­si­dien­do la polí­ti­ca repre­si­va
y la mili­ta­ri­za­ción del país como esta­mos advir­tien­do en este tiem­po de
la pan­de­mia del coro­na­vi­rus.

A la impu­ni­dad mili­tar se sumó una segun­da medi­da que gal­va­ni­zó el
áni­mo repre­si­vo de las FFAA. Se apro­bó el Decre­to Supre­mo 4082 (15 de
noviem­bre, 2019) que auto­ri­za­ba la asig­na­ción de 34,7 millo­nes de
boli­via­nos del Teso­ro Gene­ral de la Nación (TGN) para el equi­pa­mien­to de
las FFAA. De acuer­do a la nor­ma, la auto­ri­za­ción de los 34.796.098
boli­via­nos se enmar­ca­ba en el reque­ri­mien­to del Minis­te­rio de Defen­sa
para la «asig­na­ción pre­su­pues­ta­ria de recur­sos adi­cio­na­les y la adqui­si­ción de equi­pa­mien­to, des­ti­na­do a las FFAA». Equi­pa­mien­to o recur­sos adi­cio­na­les
es un eufe­mis­mo con el que se pre­ten­de encu­brir la adqui­si­ción de
mate­rial de gue­rra para librar las bata­llas que sean nece­sa­rias con­tra
el “enemi­go interno” que el régi­men ha iden­ti­fi­ca­do con tan­ta cla­ri­dad,
así como el mate­rial anti­dis­tur­bios que en reali­dad es un sofis­ma pues­to
que el 99% de las FFAA emplea armas de gue­rra. Lo cier­to que este
segun­do reque­ri­mien­to cum­ple los están­da­res exi­gi­dos por las FFAA para
poten­ciar su enfren­ta­mien­to con­tra los movi­mien­tos socia­les que no están
dis­pues­tos a pro­lon­gar la usur­pa­ción del poder, al mis­mo tiem­po el
incre­men­to de recur­sos eco­nó­mi­cos para las FFAA refle­ja la línea
repre­si­va con la que el régi­men pre­ten­de gober­nar el país.

Como no hay casua­li­da­des en este mun­do en el que la repre­sión ocu­pa
el pri­mer ren­glón de la ges­tión del régi­men, el Minis­te­rio de Eco­no­mía
en coor­di­na­ción el de Defen­sa no encon­tra­ron otra mane­ra más ele­gan­te
que modi­fi­car el Manual del Sis­te­ma de Com­pras Esta­ta­les (SICOES) para
hacer adqui­si­cio­nes de mate­rial béli­co con el obje­ti­vo de evi­tar la
fis­ca­li­za­ción y la trans­pa­ren­cia del poder legis­la­ti­vo. El régi­men
pro­ce­dió a modi­fi­car la Reso­lu­ción Minis­te­rial incor­po­ran­do la cláu­su­la
de con­fi­den­cia­li­dad, vetan­do con ello la posi­bi­li­dad de cono­cer las
espe­ci­fi­ci­da­des del “equi­pa­mien­to mili­tar”, los cos­tos, la pro­ce­den­cia,
el des­tino o la fina­li­dad de la mis­ma.

El Minis­te­rio de Eco­no­mía infor­mó que la excep­ción de regis­tro de
com­pras o adqui­si­cio­nes en el SICOES de equi­pa­mien­to para las FFAA y la
Poli­cía fue regu­la­da median­te Reso­lu­ción Minis­te­rial N° 569 del julio de
2015 fir­ma­da por el exmi­nis­tro Luis Arce Cata­co­ra y que la Reso­lu­ción
043 del 7 de febre­ro de 2020 – fir­ma­da por José Luis Para­da – “otor­ga
con­ti­nui­dad a la con­fi­den­cia­li­dad y reser­va de infor­ma­ción”.

El blin­da­je que se impu­so a la infor­ma­ción res­pec­to a las com­pras o
adqui­si­cio­nes mili­ta­res por “razo­nes de segu­ri­dad nacio­nal” era otra de
las con­di­cio­nes exi­gi­das por las FFAA pero tam­bién por el Gru­po Mili­tar
de los EEUU, ambos, intere­sa­dos en moder­ni­zar el arse­nal mili­tar para
incre­men­tar la moral de la tro­pa y de esta mane­ra res­ta­ble­cer el flu­jo
de adqui­si­cio­nes en los mer­ca­dos de mate­rial béli­co de los EEUU. Los
últi­mos 14 años el minis­te­rio de defen­sa no había com­pra­do ni un alfi­ler
de los stocks de mate­rial béli­co de la indus­tria mili­tar nor­te­ame­ri­ca­na
y su resen­ti­mien­to lle­gó a las esfe­ras polí­ti­cas que tam­bién habrían
ali­men­ta­do el flu­jo finan­cie­ro gol­pis­ta.

Por otra par­te, el veto a la infor­ma­ción res­ta­ble­ce como en el pasa­do
neo­li­be­ral, la dis­cre­cio­na­li­dad en el uso del pre­su­pues­to de defen­sa y
de orden públi­co para fines incon­fe­sa­bles como el de pagar “gas­tos
reser­va­dos” al per­so­nal jerár­qui­co con el obje­to de com­prar su leal­tad.
“Con­fi­den­cia­li­dad y reser­va de infor­ma­ción” son los neo­lo­gis­mos o la
gra­má­ti­ca astu­ta con la que el régi­men pro­cu­ra encu­brir no solo
adqui­si­cio­nes béli­cas, pago de bonos de leal­tad sino tam­bién gas­tos
arbi­tra­rios a fron­do­sos equi­pos de inte­li­gen­cia para la com­pra y ven­ta
de infor­ma­ción como en los tiem­pos de la dic­ta­du­ra mili­tar o en el vie­jo
régi­men neo­li­be­ral. La deci­sión, como seña­ló algún dipu­tado, equi­va­lía
tam­bién a res­tau­rar aque­lla nor­ma que el pre­si­den­te Car­los Mesa había
usa­do para que­mar toda la docu­men­ta­ción de la admi­nis­tra­ción públi­ca que
res­pal­da­ba los cuan­tio­sos gas­tos ile­gí­ti­mos que se hacía para pre­ser­var
no solo la fide­li­dad mili­tar sino la de toda la jerar­quía de los
pode­res públi­cos. Se tra­ta sin duda no solo del mar­co nor­ma­ti­vo que
garan­ti­za la impu­ni­dad del régi­men y su apa­ra­to repre­si­vo sino tam­bién
la repo­si­ción de vie­jas mañas que el sis­te­ma requie­re para man­te­ner a
raya a la ple­be.

Tole­ran­cia a la corrup­ción: “Por el momen­to solo nos sir­ve la leal­tad”

Nada es impu­ne ante la fata­li­dad, habría dicho el Gral. Inchaus­te
lue­go de su rele­vo en el Esta­do Mayor del Ejér­ci­to. Por cier­to, se
refe­ría a las pode­ro­sas razo­nes por las cua­les fue des­ti­tui­do. Afec­ta­do
por el agra­vio de su rele­vo le habría con­fe­sa­do a su per­so­nal de mayor
con­fian­za que la ver­da­de­ra razón de su cam­bio obe­de­cía a tres moti­vos:
pri­me­ro, su recha­zo cate­gó­ri­co a las manio­bras ilí­ci­tas del Gral. Div.
Ser­gio Ore­lla­na, Coman­dan­te en Jefe de las FFAA en torno a la pro­tec­ción
del con­tra­ban­do en la fron­te­ra con Chi­le, segun­do, su recha­zo al pago
de diez­mos que pre­ten­día cobrar el mis­mo Coman­dan­te en Jefe de las FFAA a
los coman­dan­tes de los Coman­dos Estra­té­gi­cos Ope­ra­ti­vos (CEOS) y
ter­ce­ro, su des­apro­ba­ción ante la pro­pues­ta del minis­tro de defen­sa para
que se hicie­ra cam­pa­ña polí­ti­ca den­tro de los cuar­te­les para favo­re­cer a
la pre­si­den­ta can­di­da­ta.

La sos­pe­cha de su apa­ren­te víncu­lo con Evo Mora­les, según Inchaus­te,
habría ser­vi­do como coar­ta­da per­fec­ta para que el minis­tro de defen­sa,
Luis Fer­nan­do López y el Gral. Ore­lla­na, deci­die­ran con­ven­cer a la
pre­si­den­ta para su des­ti­tu­ción. López en un arran­que de fran­que­za le
habría man­da­do a decir a Inchaus­te que “por el momen­to solo le ser­vía la
leal­tad”, pues­to que su recha­zo a las deci­sio­nes dis­cre­cio­na­les e
ile­ga­les del Gral. Ore­lla­na prác­ti­ca­men­te esta­rían aten­tan­do con­tra los
intere­ses polí­ti­cos del régi­men. En pocas pala­bras le decía que
Inchaus­te era un estor­bo a los impe­ra­ti­vos de la corrup­ción que debían
ser tole­ra­dos en favor de Ore­lla­na y su Esta­do Mayor pues­to que solo
ellos garan­ti­za­ban con­di­cio­nes para que las FFAA man­tu­vie­ran una
fide­li­dad férrea al régi­men.

Sobre el pri­mer aspec­to exis­ti­rían evi­den­cias tan­gi­bles acer­ca del
pac­to de pro­tec­ción al con­tra­ban­do que habría sus­cri­to Ore­lla­na,
median­te su ayu­dan­te, el Capi­tán Bor­ja, el Coman­dan­te del CEO regio­nal,
Gral. Mena, el ex – Direc­tor de la Agen­cia Nacio­nal de Hidro­car­bu­ros
(ANH), Luis Fer­nan­do Val­ver­de y el pro­pio Vice Minis­tro de Lucha con­tra
el con­tra­ban­do, Gral. Div. Raúl Hur­ta­do con gru­pos de impor­ta­do­res
ile­ga­les cuyas pér­di­das en los últi­mos años habrían sido cuan­tio­sas.
Inves­ti­ga­cio­nes del equi­po de inte­li­gen­cia del Ejér­ci­to (G‑2) habían
detec­ta­do manio­bras deli­be­ra­das de par­te del Gral. Ore­lla­na y su equi­po
infor­mal para per­mi­tir el ingre­so de cen­te­na­res de vehícu­los por la
fron­te­ra. La estra­te­gia era sim­ple: con­sis­tía en des­ac­ti­var el escu­do de
segu­ri­dad terri­to­rial por un cier­to tiem­po para faci­li­tar el ingre­so
pro­te­gi­do del con­tra­ban­do. En efec­to, para ope­ra­ti­vi­zar la estra­te­gia,
Ore­lla­na o el pro­pio vice­mi­nis­tro de lucha con­tra el con­tra­ban­do
con­vo­ca­ban a reunio­nes de las uni­da­des invo­lu­cra­das en algún pun­to de la
fron­te­ra a la que debía asis­tir el 100% del per­so­nal ope­ra­ti­vo,
entre­tan­to, los con­tra­ban­dis­tas pro­vis­tos por la infor­ma­ción de
inte­li­gen­cia de la ANH, del Coman­je­fe y del pro­pio CEO, apro­ve­cha­ban la
acti­vi­dad admi­nis­tra­ti­va para una incur­sión masi­va de vehícu­los por
dis­tin­tos pun­tos estra­té­gi­cos sin que sufrie­ran ni aco­so ni per­se­cu­ción
mili­tar.

Cono­ci­da la estra­te­gia ilí­ci­ta que se desa­rro­lla­ba en la fron­te­ra
occi­den­tal por par­te del G‑2 del Ejér­ci­to, el Gral. Inchaus­te se había
con­ver­ti­do en un enemi­go poten­cial para el fun­cio­na­mien­to de los pla­nes
de Ore­lla­na y de su equi­po de gene­ra­les y coro­ne­les cóm­pli­ces. Ade­más,
esa con­di­ción de ene­mis­tad se había mul­ti­pli­ca­do debi­do al recha­zo
cate­gó­ri­co de Inchaus­te a que los coman­dan­tes de los CEOS, que
mayo­ri­ta­ria­men­te se encuen­tran bajo man­do de coro­ne­les o gene­ra­les del
Ejér­ci­to, sucum­bie­ran a pagar un “diez­mo” exi­gi­do por el Gral. Ore­lla­na.
El pre­tex­to de la con­tri­bu­ción ile­gal era el de cubrir pre­sun­tos gas­tos
ope­ra­ti­vos y admi­nis­tra­ti­vos del Coman­do en Jefe de las FFAA que no los
cubría ni el Teso­ro Gene­ral ni el minis­te­rio de defen­sa.

La lógi­ca de Inchaus­te para recha­zar la estra­te­gia extor­si­va que
había impues­to Ore­lla­na sos­te­nía que si un coman­dan­te del CEO acep­ta­ba
pagar el “diez­mo”, implí­ci­ta­men­te esta­ba obli­ga­do a que esa mis­ma
prác­ti­ca podía repli­car­se en la cade­na de man­do hacia las jerar­quías
sub­al­ter­nas. Con­se­cuen­te­men­te, la ins­ta­la­ción de prác­ti­cas
admi­nis­tra­ti­vas ile­ga­les o el pre­do­mi­nio de eco­no­mías infor­ma­les en las
uni­da­des mili­ta­res lle­va­rían a come­ter un con­jun­to de arbi­tra­rie­da­des
que tar­de o tem­prano serían denun­cia­das afec­tan­do la repu­tación del
Ejér­ci­to. Ade­más, el sol­da­do sería en últi­ma ins­tan­cia el fac­tor de
ajus­te del saqueo jerar­qui­za­do que esta­ble­cía la estra­te­gia impues­ta.

En la cere­mo­nia de su rele­vo, Inchaus­te ela­bo­ró un amplio rela­to
sobre su lar­ga e impe­ca­ble carre­ra mili­tar esbo­zan­do una crí­ti­ca sutil
sobre la injus­ta deci­sión de su rele­vo sub­ra­yan­do la impe­rio­sa nece­si­dad
de ter­mi­nar con las “prác­ti­cas pre­ben­da­les y la corrup­ción” den­tro de
las FFAA admi­tien­do indi­rec­ta­men­te que su cam­bio tenía rela­ción con la
ile­gal inter­ven­ción de Ore­lla­na y la pro­tec­ción deli­be­ra­da del minis­tro
de defen­sa Luis Fer­nan­do Lopez. Dos sema­nas des­pués de su des­ti­tu­ción se
pro­du­je­ron cam­bios que con­fir­ma­rían las razo­nes de su ale­ja­mien­to del
Ejér­ci­to. El Direc­tor Nacio­nal de la ANH, Gral. Luis Fer­nan­do Val­ver­de,
cóm­pli­ce de Ore­lla­na, fue obli­ga­do a pre­sen­tar su renun­cia que lo hizo a
rega­ña­dien­tes. Median­te una car­ta diri­gi­da a la pre­si­den­ta cues­tio­nó
que la ANH se había con­ver­ti­do en la ges­tión pasa­da en una “agen­cia de
empleos” y que los nue­vos fun­cio­na­rios del sec­tor hidro­car­bu­ros
pre­ten­dían man­te­ner esa vie­ja prác­ti­ca a la que se habría opues­to.

Con­ven­drá recor­dar que Val­ver­de logró la direc­ción nacio­nal de ANH
como pago por su tur­bio desem­pe­ño duran­te el gol­pe de Esta­do. En su
con­di­ción de jefe de inte­li­gen­cia (G‑2) del Coman­do en Jefe pro­ve­yó toda
la infor­ma­ción y pla­nes de segu­ri­dad de las FFAA a los gol­pis­tas de
San­ta Cruz. For­mó par­te, jun­to a Kali­man, del elen­co de gene­ra­les
com­pra­dos por Cama­cho y ope­ró a expen­sas de los ser­vi­cios de
inte­li­gen­cia de la CIA. Pese a la reco­men­da­ción de Ore­lla­na y del
minis­tro de defen­sa para man­te­ner­lo en el car­go, su des­ti­tu­ción res­pon­de
tam­bién a las múl­ti­ples denun­cias de extor­sión a pro­pie­ta­rios de
esta­cio­nes de ser­vi­cio que incum­plían nor­mas de segu­ri­dad, encu­bri­mien­to
al con­tra­ban­do de com­bus­ti­ble en fron­te­ra y cobro ile­gal por otor­ga­ción
de licen­cias de fun­cio­na­mien­to a las nue­vas esta­cio­nes de ser­vi­cio que
en el gobierno ante­rior habían sido recha­za­das.

La estruc­tu­ra de corrup­ción en los nive­les jerár­qui­cos de Defen­sa y
FFAA se man­tie­nen intac­tos entre­tan­to sir­ven para pre­ser­var su fide­li­dad
polí­ti­ca. Este es al pare­cer el caso del vice­mi­nis­tro de lucha con­tra
el con­tra­ban­do quien ascen­dió meteó­ri­ca­men­te des­de la Direc­ción Gene­ral
de Fron­te­ras al Vice­mi­nis­te­rio de Lucha con­tra el con­tra­ban­do,
favo­re­ci­do por su pro­ver­bial capa­ci­dad de dela­tar a sus cama­ra­das
pre­sun­ta­men­te vin­cu­la­dos con el gobierno de Evo Mora­les. En efec­to, una
vez pose­sio­na­do en el vice­mi­nis­te­rio pro­ce­dió a cam­biar a todo el
per­so­nal de ofi­cia­les más que como rota­ción, como cas­ti­go. En los
esca­sos meses de fun­ción ya ha sido acu­sa­do de hacer adqui­si­cio­nes
direc­tas para su vice­mi­nis­te­rio exi­gien­do coimas a pro­vee­do­res,
modi­fi­can­do deli­be­ra­da­men­te los tér­mi­nos de refe­ren­cia de los con­tra­tos y
adqui­rien­do insu­mos y mate­ria­les con sobre­pre­cio. Ade­más de ello,
habría pues­to a dis­po­si­ción vehícu­los, per­so­nal y tec­no­lo­gía para sumar
la capa­ci­dad de patru­lla­je urbano de las FFAA en des­me­dro de la
pro­tec­ción fron­te­ri­za, man­da­to pri­ma­rio que debie­ra dedi­car­se a cum­plir.

La pro­tec­ción y com­pli­ci­dad con pode­ro­sas fami­lias de con­tra­ban­dis­tas
de las ciu­da­des de Oru­ro y La Paz es un secre­to a voces den­tro del
Ejér­ci­to como lo es la incur­sión de poli­cías en estas lides con el
obje­ti­vo de res­tau­rar su poder cor­po­ra­ti­vo en fron­te­ra. Mili­ta­res y
poli­cías están libran­do una sor­da y encon­da lucha terri­to­rial en la
fron­te­ra con Chi­le en torno a las apa­ren­tes tareas en el con­trol de
ilí­ci­tos. En reali­dad, de lo que se tra­ta es que mien­tras los mili­ta­res
tra­tan de pre­ser­var esta tarea como un cam­po de expan­sión fun­cio­nal en
tiem­pos de paz, con los evi­den­tes ries­gos de corrup­ción, para la poli­cía
recu­pe­rar el con­trol ins­ti­tu­cio­nal de la fron­te­ra se habría con­ver­ti­do
en un obje­ti­vo estra­té­gi­co arre­ba­ta­do por los mili­ta­res en tiem­pos de
Evo Mora­les.

El incre­men­to sus­tan­cial de com­pras del comer­cio boli­viano en la zona
fran­ca de Iqui­que y Ari­ca en los últi­mos tres meses, así como la baja
dra­má­ti­ca de recau­da­cio­nes de impues­tos nacio­na­les para el país
cons­ti­tu­yen la pun­ta del ovi­llo que mues­tra la com­ple­ji­dad de esta
gigan­tes­ca acti­vi­dad infor­mal y sus des­co­mu­na­les ganan­cias. No resul­ta
casual que la dispu­ta entre mili­ta­res y poli­cías, inten­si­fi­ca­das en
éstos últi­mos meses, ten­ga como cam­po mina­do la fron­te­ra occi­den­tal que
está ponien­do en ten­sión el cam­po polí­ti­co del régi­men auto­nom­bra­do.
Res­ta saber si el régi­men man­ten­drá su com­pla­cien­te silen­cio fren­te a la
corrup­ción de las FFAA en la fron­te­ra para pre­ser­var su fide­li­dad o
cede poder a la poli­cía en este terri­to­rio como par­te del pago efec­ti­vo e
infor­mal por su con­tri­bu­ción al gol­pe.

Elec­to­ra­li­zar cuar­te­les, corrom­per sol­da­dos: “Nece­si­ta­mos votos mili­ta­res para evi­tar que vuel­va el tirano”

La cam­pa­ña elec­to­ral exi­ge votos y los cuar­te­les no están exen­tos de
cons­ti­tuir­se en un botín nada des­pre­cia­ble. En par­ti­cu­lar, la geo­gra­fía
fron­te­ri­za del país posee un poten­cial elec­to­ral en el que la pre­sen­cia
mili­tar es deter­mi­nan­te para dis­tri­buir ánfo­ras, con­tro­lar la vota­ción
ciu­da­da­na, indu­cir indi­rec­ta­men­te al voto como con­tro­lar la vota­ción
diri­gi­da o acor­da­da del per­so­nal mili­tar. Por ello, Inchaus­te no sólo se
con­vir­tió en enemi­go decla­ra­do de Ore­lla­na sino tam­bién del pro­pio
minis­tro de defen­sa a quien le habría nega­do la posi­bi­li­dad de que se
hicie­ra cam­pa­ña elec­to­ral en los cuar­te­les, ins­ti­tu­tos y repar­ti­cio­nes
mili­ta­res apro­ve­chan­do su poten­cial elec­to­ral. Suma­do el con­jun­to de
elec­to­res, el minis­tro de defen­sa cal­cu­ló que las FFAA podrían apor­tar
con más de 100.000 votos en favor de su pre­si­den­ta con­si­de­ran­do los
25.000 votos pro­ve­nien­tes del per­so­nal pro­fe­sio­nal, admi­nis­tra­ti­vo y
civil del sec­tor de defen­sa, los 25.000 sol­da­dos, 20.000 pre­mi­li­ta­res,
los casi 10.000 estu­dian­tes de la Escue­la Mili­tar de Inge­nie­ría y el
entorno fami­liar del per­so­nal admi­nis­tra­ti­vo y pro­fe­sio­nal rela­cio­na­do
con las FFAA.

Con una lógi­ca fari­sea, el minis­tro de defen­sa comu­ni­có a los
coman­dan­tes de cada fuer­za el alcan­ce de la estra­te­gia elec­to­ral den­tro
de los cuar­te­les seña­lan­do que se “nece­si­ta­ban votos mili­ta­res para que
no vuel­va el tirano”. Los argu­men­tos abun­da­ban en favor de la pro­pues­ta
polí­ti­ca del repre­sen­tan­te guber­na­men­tal: “si retor­na­ba el tirano”, el
man­do mili­tar esta­ría con­de­na­do a sufrir pro­ce­sos judi­cia­les por el
“gol­pe mili­tar” y par­ti­cu­lar­men­te por las masa­cres de Sen­ka­ta, Huay­lla­ni
y Saca­ba y por lo tan­to, lo más “lógi­co” era que hicie­ran todo el
esfuer­zo para lle­var a cabo una pro­li­ja y vigo­ro­sa cam­pa­ña elec­to­ral
inter­na. Para el efec­to, ins­tru­yó que el Coman­do en Jefe de las FFAA y
todo su Esta­do Mayor via­ja­ran a cada una de las guar­ni­cio­nes del país
para expli­car los bene­fi­cios que traía con­si­go la “recu­pe­ra­ción
demo­crá­ti­ca”, el “pro­ce­so de paci­fi­ca­ción” y el futu­ro pro­mi­so­rio que le
espe­ra­ba a las FFAA a par­tir de la vic­to­ria de la pre­si­den­ta can­di­da­ta.

Con­se­cuen­te con sus pro­pios temo­res, el minis­tro de la pre­si­den­cia
como el de defen­sa en reunión reser­va­da con el alto man­do mili­tar
habrían seña­la­do que una vic­to­ria elec­to­ral de la pre­si­den­ta
auto­nom­bra­da garan­ti­za­ría la con­ti­nui­dad y esta­bi­li­dad del alto man­do en
los pró­xi­mos años, ade­más de reci­bir un con­jun­to de bene­fi­cios
fami­lia­res como becas al extran­je­ro, car­gos públi­cos de pri­vi­le­gio en el
cuer­po diplo­má­ti­co o impor­tan­tes desig­na­cio­nes en la estruc­tu­ra
guber­na­men­tal.

Asi­mis­mo, insu­flan­do una dosis de temor razo­na­ble y de bús­que­da de
reco­no­ci­mien­to polí­ti­co entre los gene­ra­les, López reite­ró que con­ta­ba
con el vigo­ro­so apo­yo eco­nó­mi­co, tec­no­ló­gi­co y mili­tar del Coman­do Sur
para todas las nece­si­da­des y menes­te­res de las FFAA las mis­mas que
debían ser inter­pre­ta­das como incen­ti­vos. Sin dejar de lado la pro­me­sa
de entre­ga de dos dota­cio­nes de uni­for­mes para el per­so­nal pro­fe­sio­nal
por año, ade­más de equi­po y ves­tua­rio mili­tar, el minis­tro de defen­sa
reco­men­dó que no olvi­da­ran pro­me­ter a sus sub­al­ter­nos que vol­ve­rían las
becas y los cur­sos tra­di­cio­na­les en for­ti­nes mili­ta­res de los EEUU, que
había pros­cri­to Evo Mora­les, que se mul­ti­pli­ca­rían los via­jes al
exte­rior del per­so­nal a talle­res o semi­na­rios y que se abri­ría un
aba­ni­co de opor­tu­ni­da­des para la capa­ci­ta­ción y el entre­na­mien­to fue­ra
del país como reco­no­ci­mien­to a las tareas de la “mili­ta­ri­za­ción del
orden públi­co”. Como en los tiem­pos de la colo­nia, el man­do mili­tar
había reci­bi­do el encar­go del virrey de turno para que se ofre­cie­ra
espe­ji­tos de colo­res a los indie­ci­tos de uni­for­me a cam­bio de garan­ti­zar
la per­pe­tua­ción del poder.

El mie­do ron­da los cuar­te­les como la per­se­cu­ción judi­cial ase­dia en las calles

Los man­dos cir­cuns­tan­cia­les no encuen­tran un dis­cur­so cohe­ren­te para
expli­car la nece­si­dad de ali­near­se al régi­men y al mis­mo tiem­po
enfren­tan un vacío narra­ti­vo sobre su rol fun­da­men­tal res­pec­to al Esta­do
Plu­ri­na­cio­nal, más allá de las cri­sis polí­ti­cas. Cier­ta­men­te, este
parén­te­sis gol­pis­ta puso al des­nu­do las debi­li­da­des estruc­tu­ra­les que el
gobierno ante­rior no supo resol­ver y por ello nue­va­men­te la cues­tión
mili­tar emer­ge como un fac­tor deter­mi­nan­te para la gober­na­bi­li­dad
demo­crá­ti­ca y por lo tan­to para la esta­bi­li­dad polí­ti­ca de lar­go pla­zo.

Ade­más de los temas que apun­tan a cues­tio­nes vin­cu­la­das a la
esta­ta­li­dad, lo cier­to es que la coti­dia­ni­dad en los intra­mu­ros
cuar­te­la­rios está some­ti­da a un cli­ma de enor­me incer­ti­dum­bre,
ines­ta­bi­li­dad y ten­sión jalo­na­da por el cam­bio de gobierno, cam­bios en
el man­do y las diná­mi­cas socia­les y polí­ti­cas que afec­tan direc­ta o
indi­rec­ta­men­te a los uni­for­ma­dos. Lo que resul­ta atí­pi­co es que el
cuer­po mili­tar no ha sido ajeno al cli­ma gene­ra­li­za­do de inti­mi­da­ción,
per­se­cu­ción y temor ins­ta­la­do en la socie­dad. Lo que se vive de mane­ra
inten­sa en torno a los movi­mien­tos socia­les como suje­tos repri­mi­dos por
el régi­men se vive tam­bién en las FFAA, con las carac­te­rís­ti­cas
par­ti­cu­la­res del cuer­po arma­do.

En pri­mer lugar, se esta­rían pro­du­cien­do actos de revan­chis­mo entre
ofi­cia­les de una mis­ma pro­mo­ción así como de dife­ren­tes armas, en
pro­cu­ra de mejo­rar méri­tos en la com­pul­si­va com­pe­ten­cia intra­je­rár­qui­ca.
Se habría desata­do una ver­da­de­ra gue­rra de dela­ción en bus­ca del favor
polí­ti­co. En segun­do lugar, cien­tos de ofi­cia­les que se encon­tra­ban
direc­ta o indi­rec­ta­men­te rela­cio­na­dos con el gobierno del MAS y con el
expre­si­den­te Evo Mora­les, como aque­llos que for­ma­ban par­te de la Uni­dad
de Segu­ri­dad Pre­si­den­cial, cuer­po de ede­ca­nes o de las tri­pu­la­cio­nes de
avio­nes y heli­cóp­te­ros, tam­bién esta­rían sien­do víc­ti­mas de una
per­se­cu­ción impla­ca­ble. En ter­cer lugar, muchos ofi­cia­les
deli­be­ra­da­men­te acu­sa­dos de “masis­tas” o sim­pa­ti­zan­tes del Pro­ce­so de
Cam­bio esta­rían sufrien­do un ase­dio sis­te­má­ti­co. Se esta­rían apli­can­do
injus­ta­men­te cam­bios de des­tino a luga­res inhós­pi­tos y en con­di­cio­nes
des­fa­vo­ra­bles tan­to para su carre­ra pro­fe­sio­nal, estu­dios uni­ver­si­ta­rios
así como para man­te­ner la uni­dad fami­liar. En cuar­to lugar, otro gru­po
de ofi­cia­les afec­ta­dos por el con­tex­to polí­ti­co, serían aque­llos que se
encon­tra­ban en las lis­tas de ascen­sos y que habrían sufri­do cam­bios
dra­má­ti­cos al extre­mo de ser veta­dos en sus ascen­sos a coro­ne­les o
gene­ra­les.

Lo cier­to es que tan­to la Orden Gene­ral de Des­ti­nos, meca­nis­mo con la
que se dis­tri­bu­ye el per­so­nal a las uni­da­des mili­ta­res de todo el país
de acuer­do a rota­cio­nes tem­po­ra­les, como la Orden Gene­ral de ascen­sos
que reco­no­ce el méri­to en la carre­ra mili­tar, esta­rían sien­do usa­dos
como herra­mien­tas de ajus­te polí­ti­co interno, algo que se había logra­do
supe­rar en la últi­ma déca­da. Cien­tos de ofi­cia­les están sufrien­do una
suer­te cas­ti­go al ser des­ti­na­dos injus­ta­men­te a luga­res que no les
corres­pon­de por su pre­sun­ta sim­pa­tía polí­ti­ca con el gobierno ante­rior.
Por otra par­te, dece­nas de ofi­cia­les esta­rían sien­do afec­ta­dos por las
modi­fi­ca­cio­nes capri­cho­sas en la esca­la de méri­tos para los ascen­sos a
gra­dos inme­dia­tos supe­rio­res por la mis­ma cau­sa. El retorno a las vie­jas
prác­ti­cas de escar­mien­to y ven­gan­za por dife­ren­cias de apre­cia­ción o
sim­pa­tía polí­ti­ca entre el per­so­nal mili­tar res­pec­to a los acto­res
polí­ti­cos está pro­vo­can­do un cli­ma de des­con­fian­za gene­ra­li­za­da que
tien­de a que­brar el cli­ma de con­vi­ven­cia en la cor­po­ra­ción mili­tar.

Las FFAA esta­rían expe­ri­men­tan­do una sen­sa­ción de desafec­to cre­cien­te
en su rela­ción con la socie­dad con la que se había cul­ti­va­do el hábi­to
de coope­ra­ción hori­zon­tal, soli­da­ri­dad y ayu­da huma­ni­ta­ria que le habría
ayu­da­do a mejo­rar sus están­da­res de legi­ti­mi­dad y pres­ti­gio
ins­ti­tu­cio­nal. Las encues­tas de con­fian­za ins­ti­tu­cio­nal en éstos últi­mos
14 años mos­tra­ban a las FFAA com­pi­tien­do en el ran­go supe­rior con la
igle­sia y medios de comu­ni­ca­ción a con­tra­pe­lo del sis­te­ma polí­ti­co,
poder judi­cial y poli­cía que dispu­tan luga­res pocos hon­ro­sos en cuan­to a
con­fian­za social se refie­re. El gol­pe de Esta­do habría pre­ci­pi­ta­do su
repu­tación en las calles afec­tan­do la moral inter­na. Los mili­ta­res
repu­dian que se los tra­te como a los poli­cías y es éste pre­ci­sa­men­te un
asun­to que está desatan­do una fuer­te pug­na inter­na en pro­cu­ra de
encon­trar a los res­pon­sa­bles de la com­pli­ci­dad gol­pis­ta.

Dela­cio­nes inter­nas, des­mo­ra­li­za­ción por su empleo polí­ti­co, pug­nas
entre armas y una agria dispu­ta inter­je­rár­qui­ca son las múl­ti­ples
expre­sio­nes que van minan­do ace­le­ra­da­men­te la con­fian­za en sí mis­mas y
en el poder polí­ti­co tran­si­to­rio. Caben otros sín­to­mas del males­tar
mili­tar pero con­vie­ne adver­tir que su sobre­ex­po­si­ción calle­je­ra en el
con­trol del coro­na­vi­rus está pro­fun­di­zan­do su desacuer­do con las
auto­ri­da­des del gobierno y sus man­dos. Miles de sol­da­dos, sar­gen­tos y
ofi­cia­les están sien­do movi­li­za­dos en las capi­ta­les de depar­ta­men­to como
en las fron­te­ras en con­di­cio­nes cier­ta­men­te vul­ne­ra­bles al con­ta­gio de
la pan­de­mia. Su des­plie­gue dia­rio sin nin­gu­na pro­tec­ción razo­na­ble, sin
guan­tes o mas­ca­ri­llas, peor aún sin mate­rial anti­bac­te­riano o de
bio­se­gu­ri­dad, los expo­ne poten­cial­men­te a la enfer­me­dad. El mie­do no es
patri­mo­nio de civi­les, for­ma par­te de la con­di­ción huma­na y por ello, el
ries­go que ese mie­do esca­le en el cli­ma de males­tar mili­tar acom­pa­ña­do
del con­ta­gio del per­so­nal mili­tar pue­de pre­ci­pi­tar final­men­te algu­na
peli­gro­sa expre­sión de desobe­dien­cia. La inmu­ni­dad del régi­men ya no
depen­de de los altos man­dos mili­ta­res, depen­de en esen­cia de la
con­di­ción de ries­go al que se enfren­tan las FFAA en las calles y no es
pro­pia­men­te la rebe­lión social, ni mucho menos.

Colo­fón

Sin duda, hace fal­ta una mayor dedi­ca­ción al aná­li­sis de la cues­tión
mili­tar en tiem­pos de gol­pis­mo y coro­na­vi­rus, fenó­me­nos que estos días
cris­pan el esta­do de áni­mo de la socie­dad. La solu­ción a la pan­de­mia
mun­dial sal­drá segu­ra­men­te de los cen­tros de inves­ti­ga­ción cien­tí­fi­cos
más sofis­ti­ca­dos que dis­po­nen los paí­ses capi­ta­lis­tas cuyo sis­te­ma
eco­nó­mi­co y social se encuen­tra en jaque. El capi­ta­lis­mo des­bor­da­do que
esta­mos vivien­do depen­de hoy más que nun­ca de sus pro­pias herra­mien­tas
cien­tí­fi­cas para sobre­vi­vir en medio de la cons­ter­na­ción y el mie­do en
el que se deba­te la huma­ni­dad. De cual­quier mane­ra, ya sabe­mos que su
talón de Aqui­les es más vul­ne­ra­ble de lo que se sos­pe­cha­ba. Al mis­mo
tiem­po la huma­ni­dad ya no es la mis­ma des­de la expan­sión pan­dé­mi­ca del
coro­na­vi­rus. El mie­do al con­ta­gio, el páni­co que está pro­mo­vien­do en la
pobla­ción así como el ais­la­mien­to social son fenó­me­nos cuyas fron­te­ras
aun son difu­sas.

La solu­ción al segun­do pro­ble­ma que vive el país, gol­pis­mo y sus­ten­to
mili­tar, será más bien el resul­ta­do de un lar­go pro­ce­so de
trans­for­ma­cio­nes cul­tu­ra­les que debe­rán asu­mir­se des­de dis­tin­tos cam­pos
de bata­lla, en par­ti­cu­lar, des­de el cam­po de las ideas en el que la
socie­dad debie­ra supe­rar la fal­ta de una idea nacio­nal en las FFAA para
con­tri­buir a la cons­truc­ción nacio­nal. Las FFAA res­pon­den por sus
pato­lo­gías his­tó­ri­cas a un esta­do colo­nial y por lo mis­mo cons­ti­tu­yen
una abe­rra­ción ins­ti­tu­cio­nal no solo para la demo­cra­cia libe­ral sino
para un Esta­do de pleno dere­cho.

El Esta­do Plu­ri­na­cio­nal exi­ge en lo inme­dia­to unas FFAA
plu­ri­na­cio­na­les y por lo tan­to un cuer­po arma­do al ser­vi­cio de los
intere­ses de la comu­ni­dad que ha deci­di­do vivir bajo las ban­de­ras del
res­pe­to a sus múl­ti­ples iden­ti­da­des socia­les, cul­tu­ra­les, eco­nó­mi­cas e
iden­ti­ta­rias sin las cua­les nin­gún Esta­do que no sea fuer­te hacia
aden­tro podrá sobre­vi­vir a los nue­vos fenó­me­nos poli­cén­tri­cos de signo
glo­bal. La moder­ni­dad mili­tar tie­ne el desafío inevi­ta­ble de con­quis­tar
pri­me­ro su iden­ti­dad como el fac­tor cla­ve de su pro­pia uni­dad adhe­ri­da a
la uni­dad mayor que es el pue­blo mis­mo. Como seña­la Zava­le­ta a
pro­pó­si­to de la Nación, per­te­ne­cer­se a sí mis­mo es ya un paso
fun­da­men­tal en la bata­lla por ser. El mayor las­tre para el ser nacio­nal
de algu­na mane­ra pro­vie­ne de la xeno­fi­lia mili­tar, es decir, de su amor
entra­ña­ble por lo ajeno que siem­pre ha con­si­de­ra­do supe­rior.

Es impe­rio­so derro­tar a las FFAA en su núcleo colo­nial que tie­ne como
bar­co insig­nia su inca­pa­ci­dad de ver­se a sí mis­ma plu­ri­na­cio­nal,
demo­crá­ti­ca y sobe­ra­na. La mili­cia pade­ce una enfer­me­dad his­tó­ri­ca
vin­cu­la­da a un ethos pro­fe­sio­nal ajeno, extra­ño a sí mis­mo que es
urgen­te trans­for­mar para poten­ciar su iden­ti­dad. Una de esas vie­jas
enfer­me­da­des que pade­ce la mili­cia boli­via­na es pre­ci­sa­men­te su
enaje­na­ción como es la enaje­na­ción de sus cla­ses diri­gen­tes que han
extra­via­do el camino de la nación. Desena­je­nar a las FFAA es la tarea de
cual­quier gobierno que se pre­ten­da nacio­nal, pro­gre­sis­ta y sobe­rano.

Tan urgen­te es la derro­ta cul­tu­ral del suje­to mili­tar colo­ni­za­do como
impe­ra­ti­va es la tarea de su nacio­na­li­za­ción. Uno de los cami­nos que se
debe tran­si­tar para res­ta­ble­cer el espí­ri­tu nacio­nal en las FFAA es
derro­tar su colo­nia­lis­mo enaje­nan­te, su pre­dis­po­si­ción a la
domes­ti­ca­ción extran­je­ra y al ser­vi­lis­mo a la cla­se domi­nan­te crio­lla
que la des­pre­cia como des­pre­cia a los indios que le sir­ven. Nin­gu­na
fuer­za arma­da que se con­si­de­re nacio­nal pue­de sos­te­ner­se ejer­cien­do
iden­ti­da­des inexis­ten­tes, doc­tri­nas extran­je­ras, obe­dien­cias exóge­nas o
depen­den­cias colo­nia­les que no sea por la pura fuer­za bru­ta, la
repre­sión o el geno­ci­dio.

El virus colo­nial nor­te­ame­ri­cano es sin duda la mayor ame­na­za que
debe­mos des­pe­jar en el cuer­po mili­tar boli­viano y por ello mis­mo la
des­co­lo­ni­za­ción pasa por una lucha intran­si­gen­te con­tra el impe­ria­lis­mo
que ha hecho de nues­tras FFAA un esla­bón gol­pis­ta, anti­na­cio­nal y
espi­ri­tual­men­te con­de­na­do a ejer­cer una cul­tu­ra anti­na­cio­nal para lo
interno y dota­do de una cul­tu­ra de capi­tu­la­cio­nes sis­te­má­ti­cas fren­te al
extran­je­ro.

Nacio­na­li­zar a las FFAA sig­ni­fi­ca no solo devol­ver­las a la Nación
sino a las nacio­nes de las cua­les for­ma par­te y sin las cua­les es
impo­si­ble excluir­se a menos que se pre­ten­da con­ver­tir en un cuer­po
pre­to­riano some­ti­do a los intere­ses de la cla­se a la cual ha ser­vi­do
his­tó­ri­ca­men­te y sir­ve hoy con el entu­sias­mo rela­ti­va­men­te que­bra­do.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: