Argen­ti­na. Memo­ria. El día que una gran pan­car­ta sobre el ase­sino Vide­la fue colo­ca­da en el trans­cur­so del par­ti­do Argen­ti­na-Holan­da en 1979 en Ber­na (video)

Por Ramón El Sui­zo, corres­pon­sal de Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 25 mar­zo 2020

Cuan­do en julio 2017 en el Resu­men Lati­no­ame­ri­cano pude leer el artícu­lo sobre las bases negras del arco en la final del Mun­dial Argen­ti­na 1978, me recor­dé de uno de mis momen­tos más emo­ti­vos en mi mili­tan­cia en Sui­za : Con moti­vo del ani­ver­sa­rio 75 de la FIFA en 1979 en Ber­na la repe­ti­ción de la final Argen­ti­na-Holan­da. Una estu­dian­te sui­za con amis­ta­des entre los argen­ti­nos me infor­mó que que­rían mani­fes­tar en esta oca­sión su con­de­na de la Dic­ta­du­ra de Vide­la y me pidie­ron cola­bo­rar en la con­fec­ción de una ban­de­ra res­pec­ti­va. Ela­bo­ré 7 man­tas de cada una más o menos un metro cua­dra­do VI-DE-LA-AS-ES-IN‑O, cada una con dos palos del­ga­dos para no lla­mar la aten­ción de la poli­cía en el esta­dio, las enro­llé indi­vi­dual­men­te y les di una envol­tu­ra azul-blan­ca-azul para fin­gir ban­de­ras argen­ti­nas y nos pusi­mos gorras de papel de los mis­mos colo­res. Así ves­ti­da como “barra argen­ti­na” entra­mos 5 suizo/​as y 3 argen­ti­nos sin pro­ble­mas al esta­dio en Ber­na para ubi­car­nos estra­té­gi­ca­men­te ya para el par­ti­do ini­cial Sui­za-Islan­dia. Nues­tro obje­ti­vo eran las cáma­ras de las Tele­vi­so­ras de todo el mun­do que iban a cubrir el even­to. Para no per­mi­tir a las cáma­ras evi­tar nues­tras ban­de­ras, nos ubi­ca­mos el ladi­to de un arco en pri­me­ra fila. Cla­ro que íba­mos a moles­tar la vis­ta a los espec­ta­do­res detrás. Para evi­tar roces hici­mos 5 mil octa­vi­llas, expli­can­do que no está­ba­mos con­tra el fut­bol ni con­tra el equi­po argen­tino, sino con­tra la Dic­ta­du­ra mili­tar de Vide­la. A mi me tocó direc­tor de orques­ta, cada vez que la pelo­ta (y las cáma­ras) iban venir hacia nues­tro arco, íba­mos levan­tar el VI-DE-LA-AS-ES-IN‑O para bajar­lo cuan­do se ale­ja­ban. Por nues­tro aspec­to la gen­te se ima­gi­na­ba que ese iba ser el lado de los argen­ti­nos y casi todos los espec­ta­do­res argen­ti­nos se ubi­ca­ron de nues­tro lado. Arri­ba de noso­tros en la últi­ma fila unos refu­gia­dos argen­ti­nos expan­die­ron una gran man­ta MILITARES SON MISERIA Y REPRESIÓN y una man­ta con el ros­tro de Vide­la, por su ubi­ca­ción fácil­men­te eva­di­ble por las cáma­ras.
Cuan­do empe­zó el par­ti­do-repe­ti­ción de la Final mun­dial Argen­ti­na-Holan­da, repar­ti­mos las octa­vi­llas y levan­ta­mos nues­tras man­tas y encon­tra­mos la acep­ta­ción gene­ra­li­za­da tam­bién entre los espec­ta­do­res sui­zos, lo que nos per­mi­tió dejar la con­sig­na todo el tiem­po arri­ba a la vis­ta. El arque­ro argen­tino se ubi­có en el pri­mer tiem­po en el arco “nues­tro” y no escon­dió su sim­pa­tía con nues­tra mani­fes­ta­ción. A los 20 minu­tos del par­ti­do nos sor­pren­die­ron unos poli­cías de civil, me inmo­vi­li­za­ron con spray pimien­ta y se corrie­ron lle­ván­do­se la pri­me­ra man­ta del “VI”. Inme­dia­ta­men­te cen­te­na­res de espec­ta­do­res argen­ti­nos y sui­zos nos orga­ni­za­mos para la defen­sa, mine­ros refu­gia­dos argen­ti­nos se hicie­ron car­go de las man­tas AS-ES-IN‑O y del gru­po de la últi­ma fila arri­ba baja­ron el ros­tro de Vide­la para sus­ti­tuir lo roba­do. Y un ambien­te tre­men­do, miles de voces gri­tan­do VIDELA HIJO DE PUTA. Ya en el Segun­do Tiem­po del par­ti­do a unos 15 minu­tos nos pare­ció que se habían meti­do gen­te infil­tre y está­ba­mos toman­do medi­das de refuer­zo cuan­do los 15 a 30 hom­bres sos­pe­cho­sos empe­za­ron con arran­car­nos las pri­me­ras 2 man­tas del ASESINO y empe­zó una pelea gene­ra­li­za­da de puños y pata­das de espec­ta­do­res argen­ti­nos y sui­zos con­tra los infil­tra­dos. Les hici­mos una pura masa­cre : Des­pués de una pelea inten­sa de unos 2 minu­tos los inva­so­res que toda­vía esta­ban en con­di­cio­nes de cami­nar, arras­tra­ron sus cole­gas con menos suer­te. Yo de mi par­te per­dí mis len­tes por un gol­pe de palo que me pudo dar uno de los infil­tra­dos mien­tras yo esta­ba machu­can­do uno de ellos. “Ramón per­dió sus len­tes” se gri­tó y en segun­dos me los encon­tra­ron en el piso, pero no eran los míos y pron­to los encon­tra­mos y no me preo­cu­pó que ya les fal­ta­ba un vidrio. Los mani­fes­tan­tes argen­ti­nos de la últi­ma fila baja­ron su inmen­sa man­ta “MILITARES SON MISERIA Y REPRESIÓN” y el tiem­po res­tan­te del par­ti­do fue de un espí­ri­tu triun­fan­te con­tra la cri­mi­nal dic­ta­du­ra de Vide­la y sus títe­res sui­zos. El par­ti­do empa­ta­do se defi­nió con tiros de penal­ti, el úni­co momen­to que todxs gri­ta­mos ¡Viva Argen­ti­na!

La TV argen­ti­na de la dic­ta­du­ra inten­tó tapar la leyen­da con publi­ci­dad pero de todos modos el mun­do se ente­ró del repu­dio

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *