Argen­ti­na. Más de 41.000 per­so­nas fue­ron dete­ni­das y fuer­te saña con los más vulnerables

APL /​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano /​25 de mar­zo de 2020

CORREPI: CUARTO REPORTE DE APLICACIÓN DEL DNU DE «AISLAMIENTO SOCIAL PREVENTIVO Y OBLIGATORIO»

A pesar de las difi­cul­ta­des que enfren­ta­mos para acce­der a datos feha­cien­tes de deten­cio­nes, por infor­ma­cio­nes ofi­cia­les pode­mos tener por cier­to que más de 41.000 per­so­nas han sido dete­ni­das por apli­ca­ción del DNU 2972020. La mayo­ría de ellas, una vez noti­fi­ca­das de la infrac­ción que se les impu­ta, penal o con­tra­ven­cio­nal, recu­pe­ró su liber­tad a las pocas horas, mien­tras que 2.226 per­so­nas, alre­de­dor del 0,5%, que­da­ron pri­va­dos de su liber­tad, por tener impe­di­men­tos (cap­tu­ras, com­pa­ren­dos, etc.) o por ser rein­ci­den­tes en la vio­la­ción del ais­la­mien­to. A par­tir de nues­tra pro­pia expe­rien­cia, y de las denun­cias que veni­mos reci­bien­do, rati­fi­ca­mos que –como no podría ser de otra mane­ra- las fuer­zas de segu­ri­dad no actúan de la mis­ma for­ma en los barrios popu­la­res y las villas, ni tra­tan de igual mane­ra a lxs pibxs y tra­ba­ja­dorxs que a habi­tan­tes de zonas pri­vi­le­gia­das. Reite­ra­mos que, en esta situa­ción abso­lu­ta­men­te nove­do­sa, nues­tro obje­ti­vo como orga­ni­za­ción anti­rre­pre­si­va es que poda­mos cum­plir un rol de con­trol y denun­cia fren­te a las situa­cio­nes de repre­sión que se ensa­ñan con esos sec­to­res más vulnerables.

Muy en par­ti­cu­lar, como veni­mos dicien­do, hay que redo­blar la aten­ción de la situa­ción en las uni­da­des car­ce­la­rias, que esca­la­ron des­de recla­mos y pro­tes­tas a moti­nes, como en Con­cep­ción del Uru­guay, Entre Ríos, y antes en Coron­da y La Flo­res, pro­vin­cia de San­ta Fe. Allí, el esta­do pro­vin­cial des­car­gó la repre­sión, bajo la direc­ción del minis­tro de Segu­ri­dad pro­vin­cial, Mar­ce­lo Saín, y el secre­ta­rio de Jus­ti­cia, Gabriel Soma­glia, con la inter­ven­ción de agen­tes de las Tro­pas de Ope­ra­cio­nes Espe­cia­les (TOE) y del Gru­po de Ope­ra­cio­nes Tác­ti­cas (GOT), jun­to al Gru­po de Ope­ra­cio­nes Espe­cia­les Peni­ten­cia­rias (GOEP). El sal­do final es –por aho­ra- de varios hos­pi­ta­li­za­dos y cin­co muer­tos: Alan Matías Miguel Mon­te­ne­gro, de 23 años, en Coron­da, y Matías Gas­tón Cres­po, de 31 años, Andrés Eze­quiel Beh­ler, de 23, Rolan­do Duar­te, de 60, y Jona­tan Exequiel Coria, de 29 años, en Las Flo­res. Inde­pen­dien­te­men­te de las cir­cuns­tan­cias en que se pro­du­je­ran sus muer­tes, el esta­do es res­pon­sa­ble, ya que se tra­ta de per­so­nas bajo su poder de hecho y derecho.

Por otra par­te, es ince­san­te la cir­cu­la­ción de videos y denun­cias de vecinxs sobre el accio­nar de la poli­cía en las barria­das. En La Pam­pa, en el Barrio Mal­vi­nas de Gene­ral Pico, un hom­bre salió a com­prar pan, reci­bió dis­pa­ros de bala de goma de la poli­cía y ter­mi­nó hos­pi­ta­li­za­do. Fami­lia­res y Amigxs de Luciano Arru­ga han denun­cia­do el hos­ti­ga­mien­to que se vive en el Barrio 12 de Octu­bre, en Lomas del Mira­dor, don­de vivía Luciano y aún resi­de par­te de su fami­lia, y des­de el Barrio San Alber­to lle­gan imá­ge­nes de jóve­nes dete­ni­dos por la poli­cía, obli­ga­dos a “bai­lar”, can­tar el himno nacio­nal y hacer sen­ta­di­llas en ple­na calle.

Es impo­si­ble, hoy, 25 de mar­zo, igno­rar que se cum­plen 43 años de la des­apa­ri­ción for­za­da de Rodol­fo Walsh, inter­cep­ta­do por un gru­po de tareas de la ESMA, cuan­do se ale­ja­ba del buzón calle en la esqui­na de Hum­ber­to Pri­mo y Entre Ríos, don­de aca­ba­ba de depo­si­tar su Car­ta Abier­ta a la Jun­ta Militar.

Rodol­fo Walsh, que se jugó la vida un día como hoy para difun­dir la denun­cia de lo que suce­día en Argen­ti­na, es el que nos ense­ñó a dis­tin­guir el gati­llo fácil detrás del “enfren­ta­mien­to”, a carac­te­ri­zar la res­pon­sa­bi­li­dad esta­tal por los “sui­ci­dios” o los incen­dios en cár­ce­les y comi­sa­rías y mar­có el camino para la denun­cia de la tor­tu­ra sis­te­má­ti­ca en luga­res de deten­ción. Es el mis­mo que nos expli­có que, así como hay ape­nas media doce­na de chis­tes bási­cos que admi­ten infi­ni­tas varia­cio­nes, la cró­ni­ca poli­cial tam­bién regis­tra media doce­na de his­to­rias “mode­lo” que jus­ti­fi­can las deten­cio­nes arbi­tra­rias, y que, ade­lan­tán­do­se déca­das a su épo­ca, inclu­yó en su aná­li­sis de la polí­ti­ca repre­si­va esta­tal los femi­ci­dios de uni­for­me, con aque­llo de que “Sus con­flic­tos per­so­na­les y aun sus peque­ños inci­den­tes coti­dia­nos sue­len resol­ver­se por la vía del arma reglamentaria”.

En este nue­vo con­tex­to de excep­ción, sus­tan­cial­men­te dis­tin­to al de 1977, pero que vic­ti­mi­za cen­tral­men­te al mis­mo pue­blo tra­ba­ja­dor, vaya en estas líneas el home­na­je que no pode­mos hacer­le hoy en las calles.

Cui­dé­mo­nos colec­ti­va­men­te, del virus y de la represión.

La sali­da es la orga­ni­za­ción colec­ti­va y popular.

Agen­cia Para la Libertad*

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *