Eus­kal Herria. Un lazo negro y de plás­ti­co, como el de una bol­sa de basu­ra

Por Martxe­lo Alva­rez, Resu­men Lati­noa­me­ri­cano*, 25 mar­zo 2020.

“10 falle­ci­dos a la hora. Los médi­cos darán prio­ri­dad a los que ten­gan mejor espe­ran­za de vida”. “Osa­ki­detza con­ta­bi­li­za ya 150 posi­ti­vos entre su per­so­nal y una enfer­me­ra muer­ta”. Estos son dos de los titu­la­res de las muchas noti­cias que nues­tros medios de comu­ni­ca­ción escri­ta han ido repro­du­cien­do en los días de este fin de sema­na, segun­do de esta irre­me­dia­ble cua­ren­te­na. A la par en las dife­ren­tes cade­nas tele­vi­si­vas y jun­to a imá­ge­nes de las calles vacías y las colas en los super­mer­ca­dos los res­pon­sa­bles polí­ti­cos esta­ta­les y auto­nó­mi­cos nos anun­cian que “lo peor esta por lle­gar” pero en el caso de estos últi­mos tam­bién nos recuer­dan que “esta­mos pre­pa­ra­dos”, lo mis­mo que nos anun­cia­ban la pasa­da sema­na cuan­do en algu­nos de los cen­tros hos­pi­ta­la­rios el per­so­nal sani­ta­rio que hacia fren­te al coro­na­vi­rus tuvo en deter­mi­na­das oca­sio­nes que tra­tar a esos enfer­mos ampa­ra­do en una bata que para nada cum­plía con su nece­sa­rio come­ti­do pro­tec­tor a la que “refor­za­ban” con una bol­sa de basu­ra –si, una bol­sa de basu­ra- y sobre todo con la espe­ran­za en tener bue­na suer­te, lo que hizo que cuan­do este fin de sema­na se daba a cono­cer por par­te de las auto­ri­da­des com­pe­ten­tes que “Osa­ki­detza pro­te­ge a los sani­ta­rios con 400.000 mas­ca­ri­llas y 3.000 batas más” nos sin­tié­ra­mos aún den­tro de la preo­cu­pa­ción evi­den­te­men­te recon­for­ta­dos.

Pero al igual que tras el domin­go lle­ga el lunes tras la rue­da de
pren­sa lle­ga la reali­dad y hoy lunes mien­tras un titu­lar de por­ta­da nos
dice “Con­ta­gios entre los sani­ta­rios. 3.475 han dado posi­ti­vo, lo que
supo­ne el 12% de los infec­ta­dos” nos ente­ra­mos de que al igual que la
pasa­da sema­na en algu­nos de los cen­tros hos­pi­ta­la­rios el per­so­nal
sani­ta­rio que hace fren­te al coro­na­vi­rus sigue tenien­do en deter­mi­na­das
oca­sio­nes que tra­tar a esos enfer­mos del mis­mo modo: ampa­ra­do en una
bata que para nada cum­ple con su nece­sa­rio come­ti­do pro­tec­tor a la que
“refuer­zan” con la ya con­sa­bi­da bol­sa de basu­ra y con la espe­ran­za en
esa bue­na suer­te que oja­lá no se aca­be. Tam­bién nos ente­ra­mos de que
ante las lógi­cas que­jas ante dicha situa­ción de ese per­so­nal sani­ta­rio
se les res­pon­de que “se cum­ple con el pro­to­co­lo” obvian­do que dicho
pro­to­co­lo de segu­ri­dad ha sido modi­fi­ca­do no para adap­tar­lo a la defen­sa
de la salud y la vida del per­so­nal sani­ta­rio sino para adap­tar­lo a la
defi­cien­cia de medios que man­tie­nen. Ima­gi­naos que a un mine­ro en una
explo­ta­ción con posi­bi­li­dad de “gri­sú” le dije­ran que como no hay
lam­pa­ras ade­cua­das para tal even­tua­li­dad que vaya con un meche­ro, que ya
se han cam­bia­do las nor­mas para que enca­je en el pro­to­co­lo de segu­ri­dad
de la mina…

En estos días de encie­rro for­zo­so dife­ren­tes pro­pues­tas nos han
veni­do sacan­do a los bal­co­nes, entre ellas a dia­rio y a las ocho de la
tar­de para aplau­dir ese ingen­te tra­ba­jo que hoy rea­li­za el per­so­nal
sani­ta­rio y cui­da­dor, sin que ello sea olvi­dar para nada a todos los
demás tra­ba­ja­do­res que en uno u otro pues­to o lugar lidian a dia­rio con
esta cri­sis y sus mul­ti­ples con­se­cuen­cias. Está muy bien ese
reco­no­ci­mien­to pero sobre todo está muy bien que sien­do cons­cien­tes de
cómo se está cuan­do menos rela­ti­vi­zan­do el dere­cho a la salud y a la
vida de esas per­so­nas haga­mos algo más y ese reco­no­ci­mien­to sea tam­bien
denun­cia y exi­gen­cia: denun­cia de las actua­les con­di­cio­nes y exi­gen­cia
de la inme­dia­ta pues­ta en mar­cha de unos pro­to­co­los de segu­ri­dad que
real­men­te defien­dan su salud y su vida y por tan­to tam­bien de los
equi­pos mate­ria­les que cum­plan con dicho pro­to­co­lo.

Yo sal­go a dia­rio a aplau­dir­les y cuan­do lo hago les pon­go cara
por­que no son gen­tes anó­ni­mas, sino esas per­so­nas a las que conoz­co, a
las que quie­ro. Para mi son Ain­hoa, Aida, Kol­do, Josu, Julia, Jon,
Fer­nan­do, Jaio­ne, Marian… y para cada uno de los que leeis esto serán
otras y otros, pero tam­bién serán. Y les que­re­mos con salud, con vida y
con noso­tros.

Por ello des­de hoy sal­dré tam­bién a mi bal­cón a las ocho de la tar­de
pero lo haré con un gran lazo negro y de plás­ti­co para denun­ciar
mien­tras duren esas con­di­cio­nes de ries­go en las que de momen­to les
están obli­gan­do a tra­ba­jar y que de for­ma irres­pon­sa­ble están ponien­do
en peli­gro su salud y su vida. Denun­cia e inter­pe­la­ción para quie­nes
des­pués de tres sema­nas de hablar de ello siguen per­mi­tíen­do­lo. Un lazo
negro y de plás­ti­co, como el plás­ti­co de una bol­sa de basu­ra de las que
les están obli­gan­do a uti­li­zar.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: