Eus­kal Herria. Un lazo negro y de plás­ti­co, como el de una bol­sa de basu­ra

Por Martxe­lo Alva­rez, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano*, 25 mar­zo 2020.

“10 falle­ci­dos a la hora. Los médi­cos darán prio­ri­dad a los que ten­gan mejor espe­ran­za de vida”. “Osa­ki­detza con­ta­bi­li­za ya 150 posi­ti­vos entre su per­so­nal y una enfer­me­ra muer­ta”. Estos son dos de los titu­la­res de las muchas noti­cias que nues­tros medios de comu­ni­ca­ción escri­ta han ido repro­du­cien­do en los días de este fin de sema­na, segun­do de esta irre­me­dia­ble cua­ren­te­na. A la par en las dife­ren­tes cade­nas tele­vi­si­vas y jun­to a imá­ge­nes de las calles vacías y las colas en los super­mer­ca­dos los res­pon­sa­bles polí­ti­cos esta­ta­les y auto­nó­mi­cos nos anun­cian que “lo peor esta por lle­gar” pero en el caso de estos últi­mos tam­bién nos recuer­dan que “esta­mos pre­pa­ra­dos”, lo mis­mo que nos anun­cia­ban la pasa­da sema­na cuan­do en algu­nos de los cen­tros hos­pi­ta­la­rios el per­so­nal sani­ta­rio que hacia fren­te al coro­na­vi­rus tuvo en deter­mi­na­das oca­sio­nes que tra­tar a esos enfer­mos ampa­ra­do en una bata que para nada cum­plía con su nece­sa­rio come­ti­do pro­tec­tor a la que “refor­za­ban” con una bol­sa de basu­ra –si, una bol­sa de basu­ra- y sobre todo con la espe­ran­za en tener bue­na suer­te, lo que hizo que cuan­do este fin de sema­na se daba a cono­cer por par­te de las auto­ri­da­des com­pe­ten­tes que “Osa­ki­detza pro­te­ge a los sani­ta­rios con 400.000 mas­ca­ri­llas y 3.000 batas más” nos sin­tié­ra­mos aún den­tro de la preo­cu­pa­ción evi­den­te­men­te recon­for­ta­dos.

Pero al igual que tras el domin­go lle­ga el lunes tras la rue­da de
pren­sa lle­ga la reali­dad y hoy lunes mien­tras un titu­lar de por­ta­da nos
dice “Con­ta­gios entre los sani­ta­rios. 3.475 han dado posi­ti­vo, lo que
supo­ne el 12% de los infec­ta­dos” nos ente­ra­mos de que al igual que la
pasa­da sema­na en algu­nos de los cen­tros hos­pi­ta­la­rios el per­so­nal
sani­ta­rio que hace fren­te al coro­na­vi­rus sigue tenien­do en deter­mi­na­das
oca­sio­nes que tra­tar a esos enfer­mos del mis­mo modo: ampa­ra­do en una
bata que para nada cum­ple con su nece­sa­rio come­ti­do pro­tec­tor a la que
“refuer­zan” con la ya con­sa­bi­da bol­sa de basu­ra y con la espe­ran­za en
esa bue­na suer­te que oja­lá no se aca­be. Tam­bién nos ente­ra­mos de que
ante las lógi­cas que­jas ante dicha situa­ción de ese per­so­nal sani­ta­rio
se les res­pon­de que “se cum­ple con el pro­to­co­lo” obvian­do que dicho
pro­to­co­lo de segu­ri­dad ha sido modi­fi­ca­do no para adap­tar­lo a la defen­sa
de la salud y la vida del per­so­nal sani­ta­rio sino para adap­tar­lo a la
defi­cien­cia de medios que man­tie­nen. Ima­gi­naos que a un mine­ro en una
explo­ta­ción con posi­bi­li­dad de “gri­sú” le dije­ran que como no hay
lam­pa­ras ade­cua­das para tal even­tua­li­dad que vaya con un meche­ro, que ya
se han cam­bia­do las nor­mas para que enca­je en el pro­to­co­lo de segu­ri­dad
de la mina…

En estos días de encie­rro for­zo­so dife­ren­tes pro­pues­tas nos han
veni­do sacan­do a los bal­co­nes, entre ellas a dia­rio y a las ocho de la
tar­de para aplau­dir ese ingen­te tra­ba­jo que hoy rea­li­za el per­so­nal
sani­ta­rio y cui­da­dor, sin que ello sea olvi­dar para nada a todos los
demás tra­ba­ja­do­res que en uno u otro pues­to o lugar lidian a dia­rio con
esta cri­sis y sus mul­ti­ples con­se­cuen­cias. Está muy bien ese
reco­no­ci­mien­to pero sobre todo está muy bien que sien­do cons­cien­tes de
cómo se está cuan­do menos rela­ti­vi­zan­do el dere­cho a la salud y a la
vida de esas per­so­nas haga­mos algo más y ese reco­no­ci­mien­to sea tam­bien
denun­cia y exi­gen­cia: denun­cia de las actua­les con­di­cio­nes y exi­gen­cia
de la inme­dia­ta pues­ta en mar­cha de unos pro­to­co­los de segu­ri­dad que
real­men­te defien­dan su salud y su vida y por tan­to tam­bien de los
equi­pos mate­ria­les que cum­plan con dicho pro­to­co­lo.

Yo sal­go a dia­rio a aplau­dir­les y cuan­do lo hago les pon­go cara
por­que no son gen­tes anó­ni­mas, sino esas per­so­nas a las que conoz­co, a
las que quie­ro. Para mi son Ainhoa, Aida, Kol­do, Josu, Julia, Jon,
Fer­nan­do, Jaio­ne, Marian… y para cada uno de los que leeis esto serán
otras y otros, pero tam­bién serán. Y les que­re­mos con salud, con vida y
con noso­tros.

Por ello des­de hoy sal­dré tam­bién a mi bal­cón a las ocho de la tar­de
pero lo haré con un gran lazo negro y de plás­ti­co para denun­ciar
mien­tras duren esas con­di­cio­nes de ries­go en las que de momen­to les
están obli­gan­do a tra­ba­jar y que de for­ma irres­pon­sa­ble están ponien­do
en peli­gro su salud y su vida. Denun­cia e inter­pe­la­ción para quie­nes
des­pués de tres sema­nas de hablar de ello siguen per­mi­tíen­do­lo. Un lazo
negro y de plás­ti­co, como el plás­ti­co de una bol­sa de basu­ra de las que
les están obli­gan­do a uti­li­zar.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *