Covid19. Pro­pa­gan­da y mani­pu­la­ción

por Thierry Meys­san */​Resu­men Latinoamericano/​25 de mar­zo 2020 . — — — –

Foto: El 27 de enero de 2020, el pri­mer minis­tro chino, Li Keqiang, lle­ga a Wuhan para diri­gir la ‎lucha con­tra la epi­de­mia y res­tau­rar el “man­da­to celes­tial”.

Vol­vien­do al tema de la epi­de­mia de coro­na­vi­rus, Thierry Meys­san sub­ra­ya que las ‎deci­sio­nes auto­ri­ta­rias adop­ta­das en Ita­lia y Fran­cia care­cen de jus­ti­fi­ca­ción ‎de natu­ra­le­za sani­ta­ria. Más bien con­tra­di­cen las obser­va­cio­nes de los mejo­res viró­lo­gos ‎y has­ta las ins­truc­cio­nes de la Orga­ni­za­ción Mun­dial de la Salud.‎

La apa­ri­ción de la epi­de­mia en Chi­na

El pri­mer caso de una per­so­na infec­ta­da con el Covid-19 se diag­nos­ti­có el 17 de noviem­bre ‎de 2019, en la pro­vin­cia chi­na de Hubei. Ini­cial­men­te, los médi­cos tra­ta­ron de aler­tar sobre la gra­ve­dad de esta enfer­me­dad pero encon­tra­ron la opo­si­ción de las auto­ri­da­des regio­na­les. Fue­ron ‎la mul­ti­pli­ca­ción de la can­ti­dad de casos y la per­cep­ción de la gra­ve­dad del pro­ble­ma por par­te de ‎la pobla­ción, los fac­to­res que final­men­te die­ron lugar a la inter­ven­ción del gobierno cen­tral chino. ‎

A pesar de todo lo que han dicho los medios de pren­sa, la enver­ga­du­ra esta­dís­ti­ca de la epi­de­mia ‎de Covid-19 no es sig­ni­fi­ca­ti­va. Aun­que las per­so­nas que mue­ren son víc­ti­mas de gra­ves ‎pro­ble­mas res­pi­ra­to­rios, el hecho es que el coro­na­vi­rus mata muy poco. ‎

Des­de los tiem­pos de la Anti­güe­dad, la cul­tu­ra chi­na siem­pre ha esta­do mar­ca­da por una vie­ja ‎con­cep­ción según la cual el Empe­ra­dor goza de un man­da­to celes­tial que le per­mi­te gober­nar a sus súb­di­tos ‎‎ [1]. Cuan­do el país sufre una catás­tro­fe –terre­mo­to, hura­cán o epi­de­mia– es por­que ‎el gober­nan­te ha per­di­do ese man­da­to celes­tial. Ante esa per­cep­ción cul­tu­ral de las cosas, y ‎a pesar de que vivi­mos en la era moder­na, el pre­si­den­te Xi Jin­ping se sin­tió ame­na­za­do por la ‎irres­pon­sa­bi­li­dad del gobierno regio­nal de la pro­vin­cia de Hubei. El Con­se­jo de Esta­do deci­dió ‎enton­ces asu­mir el con­trol de la situa­ción y decre­tó el con­fi­na­mien­to de la pobla­ción de la capi­tal ‎pro­vin­cial, la ciu­dad de Wuhan, en sólo días cons­tru­yó varios hos­pi­ta­les, envió equi­pos ‎de tra­ba­ja­do­res de la salud a visi­tar cada fami­lia de Wuhan –casa por casa– para tomar la ‎tem­pe­ra­tu­ra a cada habi­tan­te y apli­car diver­sos con­tro­les de salud, orde­nó que toda per­so­na ‎que pre­sen­ta­ra sín­to­mas sos­pe­cho­sos fue­se lle­va­da de inme­dia­to a una ins­ta­la­ción sani­ta­ria para some­ter­la a ‎exá­me­nes de salud más deta­lla­dos y apli­có a las per­so­nas que pare­cían infec­ta­das un tra­ta­mien­to ‎a base de clo­ro­qui­na. Los casos más gra­ves eran inter­na­dos en salas de cui­da­dos ‎inten­si­vos y reci­bían un tra­ta­mien­to a base del medi­ca­men­to cubano deno­mi­na­do Inter­fe­rón ‎Alfa 2B recom­bi­nan­te (IFN­rec). Esta gran ope­ra­ción de salud públi­ca apun­ta tam­bién a demos­trar ‎que el Par­ti­do Comu­nis­ta con­ser­va su “man­da­to celes­tial”. ‎

JPEG - 37.3 KB

En medio de una con­fe­ren­cia de pren­sa sobre la epi­de­mia de coro­na­vi­rus, ‎el vice­mi­nis­tro ira­ní de la Salud, Iraj Harir­chi, ya se ve afec­ta­do por la enfer­me­dad.‎

Pro­pa­ga­ción del Covid-19 en Irán

Des­pués de Chi­na, la epi­de­mia se pro­pa­ga en Irán a media­dos de febre­ro de 2020. Des­de ‎los tiem­pos de la Anti­güe­dad, Chi­na e Irán han esta­do muy vin­cu­la­dos entre sí. Pero, tra­tán­do­se ‎de las afec­cio­nes pul­mo­na­res, la pobla­ción ira­ní es la más frá­gil del mun­do. Casi todos ‎los ira­níes del sexo mas­cu­lino mayo­res de 60 años arras­tran secue­las de los gases vene­no­sos ‎esta­dou­ni­den­ses uti­li­za­dos por el ejér­ci­to ira­quí con­tra Irán duran­te la pri­me­ra gue­rra del Gol­fo ‎‎(de 1980 a 1988). Es un fenó­meno simi­lar al que se pro­du­jo en Ale­ma­nia y en Fran­cia des­pués ‎de la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial. Cual­quier via­je­ro que haya esta­do en Irán habrá podi­do notar, ‎con sor­pre­sa, la gran can­ti­dad de casos gra­ves de enfer­me­da­des pul­mo­na­res exis­ten­tes en ese ‎país. En Tehe­rán, cuan­do la con­ta­mi­na­ción del aire sobre­pa­sa lo que la gen­te pue­de sopor­tar, ‎se decre­ta el cie­rre de las escue­las y de los ser­vi­cios públi­cos y la mitad de las fami­lias se van ‎al cam­po con sus abue­los. Eso suce­de varias veces al año, des­de hace 35 años, y la pobla­ción ‎lo per­ci­be como algo nor­mal. El gobierno y el par­la­men­to ira­níes se com­po­nen casi exclu­si­va­men­te ‎de vete­ra­nos de la gue­rra entre Irak e Irán, o sea de per­so­nas extre­ma­da­men­te frá­gi­les fren­te al ‎Covid-19, lo cual expli­ca que tan­tas per­so­na­li­da­des ira­níes se hayan vis­to afec­ta­das en poco ‎tiem­po. ‎

Debi­do a las san­cio­nes de Esta­dos Uni­dos con­tra Irán, nin­gún ban­co occi­den­tal se atre­ve a ‎cubrir los trans­por­tes de medi­ca­men­tos hacia ese país, así que para Irán fue impo­si­ble garan­ti­zar ‎tra­ta­mien­to médi­co a las per­so­nas afec­ta­das por el coro­na­vi­rus has­ta que Emi­ra­tos Ára­bes Uni­dos ‎rom­pió el embar­go y envió a Irán 2 avio­nes car­ga­dos con mate­rial médi­co. En resu­men, per­so­nas ‎que en otros paí­ses no sufri­rían gra­ves con­se­cuen­cias, en Irán mue­ren rápi­da­men­te en cuan­to ‎la tos afec­ta sus pul­mo­nes gra­ve­men­te debi­li­ta­dos des­de hace años. Como de cos­tum­bre, ‎el gobierno ira­ní cerró las escue­las. Tam­bién anu­ló dife­ren­tes mani­fes­ta­cio­nes cul­tu­ra­les y ‎depor­ti­vas… pero no prohi­bió los pere­gri­na­jes. Algu­nas regio­nes cerra­ron los hote­les para evi­tar ‎el des­pla­za­mien­to de enfer­mos que ya no encon­tra­ban espa­cio en los hos­pi­ta­les cer­ca­nos a los ‎luga­res don­de vivían habi­tual­men­te. ‎

JPEG - 64.7 KB

CNN incre­men­tó sus índi­ces de audien­cia gra­cias a la situa­ción del cru­ce­ro ‎‎“Dia­mond Prin­cess”, vara­do en Japón.

La cua­ren­te­na en Japón

El 4 de febre­ro de 2020, un pasa­je­ro que via­ja­ba en el cru­ce­ro esta­dou­ni­den­se Dia­mond Prin­cess ‎fue diag­nos­ti­ca­do como enfer­mo a cau­sa del Covid-19 y otros 10 pasa­je­ros fue­ron ‎diag­nos­ti­ca­dos como por­ta­do­res del virus. Para evi­tar el con­ta­gio en su país, el minis­tro ‎de Salud de Japón, Katsu­no­bu Kato, impu­so al bar­co una cua­ren­te­na de 2 sema­nas ‎en Yokoha­ma. En defi­ni­ti­va, entre los 3 711 pasa­je­ros del Dia­mond Prin­cess, en su mayo­ría ‎per­so­nas de más de 70 años, se regis­tra­ron 7 falle­ci­dos. ‎

El Dia­mond Prin­cess es un cru­ce­ro israe­lo-esta­dou­ni­den­se, pro­pie­dad de Micky Ari­son, her­mano ‎de Sha­ri Ari­son, la mujer más adi­ne­ra­da de Israel. Los Ari­son con­vir­tie­ron este inci­den­te en una ‎gran ope­ra­ción de rela­cio­nes públi­cas. La admi­nis­tra­ción Trump y varios paí­ses eva­cua­ron por vía ‎aérea a los pasa­je­ros de sus nacio­na­li­da­des res­pec­ti­vas para que pasa­ran la cua­ren­te­na en ‎sus pro­pios paí­ses. La pren­sa inter­na­cio­nal dedi­có sus prin­ci­pa­les titu­la­res al asun­to y, citan­do como ‎pre­ce­den­te la epi­de­mia de gri­pe espa­ño­la de los años 1918 – 1919, se afir­mó enton­ces que el coro­na­vi­rus ‎podía exten­der­se por el mun­do e inclu­so ame­na­zar la exis­ten­cia mis­ma de la espe­cie huma­na ‎‎ [2]. Esta ‎hipó­te­sis apo­ca­líp­ti­ca, no sus­ten­ta­da por hecho alguno, se con­vier­te así en una supues­ta ‎‎“ver­dad”. ‎

Es impor­tan­te recor­dar aquí que, en 1898, William Ran­dolph Hearts y Joseph Pulitzer, deseo­sos de ‎incre­men­tar las ven­tas de sus dia­rios, inven­ta­ron infor­ma­cio­nes fal­sas para pro­vo­car ‎deli­be­ra­da­men­te la inter­ven­ción mili­tar de Esta­dos Uni­dos en la gue­rra que se desa­rro­lla­ba ‎en Cuba entre las tro­pas colo­nia­les espa­ño­las y los inde­pen­den­tis­tas cuba­nos. Aque­llo aca­bó ‎sien­do el ini­cio del «yellow jour­na­lism», o «perio­dis­mo ama­ri­llo», que con­sis­te en publi­car ‎cual­quier cosa con tal de aumen­tar las ven­tas de los dia­rios. Hoy lla­ma­ría­mos eso «fake news». ‎

No se sabe, al menos por aho­ra, si los mag­na­tes de la pren­sa qui­sie­ron sem­brar el páni­co ‎pre­me­di­ta­da­men­te pre­sen­tan­do una vul­gar epi­de­mia como «el fin del mun­do». En todo caso, ‎como una defor­ma­ción de la ver­dad siem­pre aca­ba pro­vo­can­do otra, los gobier­nos aca­ba­ron ‎invo­lu­crán­do­se en el asun­to. Por supues­to, el obje­ti­vo de los gobier­nos no es ven­der publi­ci­dad ‎asus­tan­do a la gen­te sino explo­tar el mie­do para garan­ti­zar su con­trol sobre las pobla­cio­nes. ‎

JPEG - 68.2 KB

Para el direc­tor gene­ral de la OMS, el Dr. Tedros Adha­nom Ghe­bre­ye­sus, ‎Chi­na y Corea del Sur han dado el ejem­plo al gene­ra­li­zar el uso de prue­bas de diag­nós­ti­co, ‎lo cual es una mane­ra de decir que, como prác­ti­ca médi­ca, los méto­dos de Ita­lia y Fran­cia son ‎absur­dos.

La inter­ven­ción de la OMS

La Orga­ni­za­ción Mun­dial de la Salud (OMS), des­pués de seguir toda la ope­ra­ción, com­pro­bó la ‎expan­sión de la enfer­me­dad fue­ra de Chi­na. El 11 y el 12 de febre­ro, la OMS orga­ni­zó ‎en Gine­bra un foro mun­dial sobre la inves­ti­ga­ción y la inno­va­ción, dedi­cán­do­lo a esta epi­de­mia. ‎En ese encuen­tro, el direc­tor gene­ral de la OMS, el Dr. Tedros Adha­nom Ghe­bre­ye­sus, lan­zó un ‎lla­ma­do a la cola­bo­ra­ción mun­dial, uti­li­zan­do para ello tér­mi­nos extre­ma­da­men­te mesu­ra­dos ‎‎ [3]. ‎

-
-
-
-

En todos sus men­sa­jes, la OMS ha resal­ta­do:‎
 el poco impac­to demo­grá­fi­co de la epi­de­mia;
 la inuti­li­dad de los cie­rres de fron­te­ras;
 la inefi­ca­cia del uso de guan­tes y más­ca­ras (excep­tuan­do su uso por par­te del per­so­nal ‎sani­ta­rio) así como la inuti­li­dad de cier­tas «medi­das barre­ras» (por ejem­plo, man­te­ner ‎un metro de dis­tan­cia entre las per­so­nas tie­ne sen­ti­do sólo cuan­do nos halla­mos ante per­so­nas ‎infec­ta­das);‎
 la nece­si­dad impe­rio­sa de ele­var el nivel de higie­ne, prin­ci­pal­men­te laván­do­nos las manos, ‎desin­fec­tan­do el agua, mejo­ran­do la ven­ti­la­ción en los espa­cios cerra­dos, recu­rrien­do al ‎uso de ser­vi­lle­tas dese­cha­bles y blo­quean­do las vías res­pi­ra­to­rias con el codo al toser o estor­nu­dar. ‎

Sin embar­go, la OMS no es una orga­ni­za­ción médi­ca sino una agen­cia de la ONU espe­cia­li­za­da en ‎cues­tio­nes de salud. Sus fun­cio­na­rios, aun sien­do médi­cos, son ante todo polí­ti­cos. Eso impi­de ‎a la OMS denun­ciar los abu­sos de algu­nos Esta­dos. ‎

Ade­más, des­de la polé­mi­ca sobre la epi­de­mia de H1N1, la OMS se ha vis­to obli­ga­da a jus­ti­fi­car ‎públi­ca­men­te todos sus con­se­jos. En 2009, ante la epi­de­mia de H1N1, la OMS fue acu­sa­da de ‎haber­se deja­do arras­trar por los intere­ses de las gran­des fir­mas far­ma­céu­ti­cas y de haber­se ‎apre­su­ra­do a sem­brar la alar­ma de for­ma des­pro­por­cio­na­da [4]. Esta vez, ante el ‎Covid-19, la OMS no uti­li­zó la pala­bra «pan­de­mia» has­ta el 12 de mar­zo, o sea, al cabo de ‎‎4 meses. ‎

JPEG - 32.8 KB

El 27 de febre­ro, en la cum­bre fran­co-ita­lia­na rea­li­za­da en Nápo­les, ‎el pre­si­den­te fran­cés Emma­nuel Macron y el pri­mer minis­tro ita­liano Giu­sep­pe Con­te, ‎anun­cia­ron que actua­rían jun­tos ante la pan­de­mia. ‎

Ins­tru­men­ta­li­za­ción en Ita­lia y en Fran­cia

En la pro­pa­gan­da moder­na, no bas­ta con limi­tar­se a la publi­ca­ción de noti­cias fal­sas –como hizo ‎el Rei­no Uni­do para con­ven­cer a su pue­blo de que tenía que entrar en la Pri­me­ra Gue­rra ‎Mun­dial – , hay que hacer pro­se­li­tis­mo –como hizo la Ale­ma­nia nazi para con­ven­cer a ‎los ale­ma­nes de que había que librar la Segun­da Gue­rra Mun­dial. La rece­ta es siem­pre la mis­ma: ‎recu­rrir a la pre­sión psi­co­ló­gi­ca para lograr que la gen­te haga volun­ta­ria­men­te cosas sobre ‎las cua­les se sabe que son inú­ti­les, pero que diri­gen hacia la vía de la men­ti­ra [5]. ‎

Por ejem­plo, en 2001, todo el mun­do sabía que las per­so­nas acu­sa­das de haber secues­tra­do ‎los avio­nes impli­ca­dos en los acon­te­ci­mien­tos del 11 de sep­tiem­bre no apa­re­cían en las lis­tas de ‎pasa­je­ros de esos avio­nes. Sin embar­go, bajo el shock de los acon­te­ci­mien­tos, la gran mayo­ría ‎acep­tó sin chis­tar las acu­sa­cio­nes absur­das que emi­tía el enton­ces direc­tor del FBI –un tal Robert ‎Muller– con­tra los «19 secues­tra­do­res aéreos». Otro ejem­plo: todos saben que el Irak ‎gober­na­do por el pre­si­den­te Sad­dam Hus­sein dis­po­nía úni­ca­men­te de vie­jos cohe­tes Scud sovié­ti­cos de ‎sólo 700 kiló­me­tros de alcan­ce, pero nume­ro­sos esta­dou­ni­den­ses her­me­ti­za­ron las puer­tas y ‎ven­ta­nas de sus casas para pro­te­ger­se de los gases que el “dia­bó­li­co dic­ta­dor” pla­nea­ba lan­zar ‎uti­li­zar con­tra Esta­dos Uni­dos. Hoy en día, tra­tán­do­se del Covid-19, el con­fi­na­mien­to ‎volun­ta­rio a domi­ci­lio es lo que con­ven­ce a cada cual de que la ame­na­za real­men­te exis­te. ‎

Hay que recor­dar que en toda la his­to­ria de la mede­ci­na nun­ca antes se recu­rrió al ‎con­fi­na­mien­to de la pobla­ción sana para luchar con­tra una enfer­me­dad.

Y ‎sobre todo, hay que recor­dar que el índi­ce de mor­ta­li­dad de esta epi­de­mia no es sig­ni­fi­ca­ti­vo. ‎

En Ita­lia, se tra­tó pri­me­ro de ais­lar las regio­nes con­ta­mi­na­das siguien­do el prin­ci­pio de la ‎cua­ren­te­na, pero des­pués se ha tra­ta­do de ais­lar a los ciu­da­da­nos unos de otros, lo cual impli­ca ‎el uso de una lógi­ca dife­ren­te. ‎

Según el pri­mer minis­tro ita­liano, Giu­sep­pe Con­te, y el pre­si­den­te fran­cés, Emma­nuel Macron, ‎el con­fi­na­mien­to de toda la pobla­ción a domi­ci­lio no apun­ta a ven­cer la epi­de­mia sino a ‎ganar tiem­po ante el con­ta­gio para que los hos­pi­ta­les no colap­sen ante una afluen­cia exce­si­va ‎de enfer­mos. En otras pala­bras, no es una medi­da de carác­ter médi­co sino de natu­ra­le­za ‎pura­men­te admi­nis­tra­ti­va y no hará dis­mi­nuir la can­ti­dad de per­so­nas infec­ta­das sino que sólo ‎dis­tri­bui­rá los casos en un perio­do de tiem­po más lar­go. ‎

Para con­ven­cer a los ita­lia­nos y a los fran­ce­ses de que esa deci­sión se jus­ti­fi­ca, el pri­mer minis­tro ‎ita­liano Con­te y el pre­si­den­te fran­cés Macron dije­ron con­tar con el apo­yo de comi­tés de exper­tos ‎cien­tí­fi­cos. Por supues­to, esos comi­tés no tie­nen obje­ción en que la gen­te se man­ten­ga ‎se que­de en casa… pero tam­po­co se opo­nían a que con­ti­nua­ran sus ocu­pa­cio­nes ‎habi­tua­les. Des­pués, Con­te y Macron hicie­ron obli­ga­to­ria la pre­sen­ta­ción de un for­mu­la­rio ofi­cial ‎por par­te de las per­so­nas que salen a la calle. Se tra­ta de una decla­ra­ción per­so­nal bajo pala­bra ‎de honor que las per­so­nas pre­sen­tan lle­nan­do un docu­men­to que lle­va el mem­bre­te del ‎minis­te­rio del Inte­rior, decla­ra­ción que no es obje­to de nin­gu­na veri­fi­ca­ción. ‎

En defi­ni­ti­va, los gobier­nos de Ita­lia y Fran­cia asus­tan a la pobla­ción emi­tien­do impo­si­cio­nes ‎inú­ti­les, que los médi­cos espe­cia­li­za­dos no aprue­ban: como la obli­ga­ción de por­tar ‎cons­tan­te­men­te guan­tes y más­ca­ras y de guar­dar un metro dis­tan­cia entre las per­so­na. ‎

En este video del 25 de febre­ro de 2020, cen­su­ra­do por el minis­te­rio fran­cés de la Salud, ‎el renom­bra­do viró­lo­go fran­cés Didier Raoult anun­cia que los cien­tí­fi­cos chi­nos aca­ban de demos­trar la ‎efi­ca­cia de la clo­ro­qui­na en los casos posi­ti­vos de Covid-19. Inclu­so recal­ca que pro­ba­ble­men­te es “la infec­ción res­pi­ra­to­ria más fácil de tra­tar”.

En Fran­cia, el dia­rio Le Mon­de, pre­sen­ta­do como «el coti­diano fran­cés de refe­ren­cia», ‎Face­book Fran­ce y el minis­te­rio fran­cés de la Salud se die­ron a la tarea de cen­su­rar un video del ‎pro­fe­sor Didier Raoult, uno de los viró­lo­gos de mayor repu­tación mun­dial, quien ponía ‎en evi­den­cia la ausen­cia de jus­ti­fi­ca­ción médi­ca de las medi­das impues­tas por el pre­si­den­te ‎Macron [6].

Ponen­cia del pro­fe­sor Didier Raoult ante la Asam­blea Gene­ral de los Hos­pi­ta­les Uni­ver­si­ta­rios ‎de Mar­se­lla, 16 de mar­zo de 2020. ‎

Es dema­sia­do pron­to para poder decir cuál es el ver­da­de­ro obje­ti­vo de los gobier­nos del pri­mer ‎minis­tro ita­liano Giu­sep­pe Con­te y del pre­si­den­te fran­cés Emma­nuel Macron. Lo que sí es segu­ro ‎es que no se tra­ta de luchar con­tra el Covid-19. ‎

Thierry Meys­san

*Fuen­te: Red Vol­tai­re

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *