Covid19. Pro­pa­gan­da y mani­pu­la­ción

por Thierry Meys­san */​Resu­men Latinoamericano/​25 de mar­zo 2020 . — — — –

Foto: El 27 de enero de 2020, el pri­mer minis­tro chino, Li Keqiang, lle­ga a Wuhan para diri­gir la ‎lucha con­tra la epi­de­mia y res­tau­rar el “man­da­to celes­tial”.

Vol­vien­do al tema de la epi­de­mia de coro­na­vi­rus, Thierry Meys­san sub­ra­ya que las ‎deci­sio­nes auto­ri­ta­rias adop­ta­das en Ita­lia y Fran­cia care­cen de jus­ti­fi­ca­ción ‎de natu­ra­le­za sani­ta­ria. Más bien con­tra­di­cen las obser­va­cio­nes de los mejo­res viró­lo­gos ‎y has­ta las ins­truc­cio­nes de la Orga­ni­za­ción Mun­dial de la Salud.‎

La apa­ri­ción de la epi­de­mia en Chi­na

El pri­mer caso de una per­so­na infec­ta­da con el Covid-19 se diag­nos­ti­có el 17 de noviem­bre ‎de 2019, en la pro­vin­cia chi­na de Hubei. Ini­cial­men­te, los médi­cos tra­ta­ron de aler­tar sobre la gra­ve­dad de esta enfer­me­dad pero encon­tra­ron la opo­si­ción de las auto­ri­da­des regio­na­les. Fue­ron ‎la mul­ti­pli­ca­ción de la can­ti­dad de casos y la per­cep­ción de la gra­ve­dad del pro­ble­ma por par­te de ‎la pobla­ción, los fac­to­res que final­men­te die­ron lugar a la inter­ven­ción del gobierno cen­tral chino. ‎

A pesar de todo lo que han dicho los medios de pren­sa, la enver­ga­du­ra esta­dís­ti­ca de la epi­de­mia ‎de Covid-19 no es sig­ni­fi­ca­ti­va. Aun­que las per­so­nas que mue­ren son víc­ti­mas de gra­ves ‎pro­ble­mas res­pi­ra­to­rios, el hecho es que el coro­na­vi­rus mata muy poco. ‎

Des­de los tiem­pos de la Anti­güe­dad, la cul­tu­ra chi­na siem­pre ha esta­do mar­ca­da por una vie­ja ‎con­cep­ción según la cual el Empe­ra­dor goza de un man­da­to celes­tial que le per­mi­te gober­nar a sus súb­di­tos ‎‎ [1]. Cuan­do el país sufre una catás­tro­fe –terre­mo­to, hura­cán o epi­de­mia– es por­que ‎el gober­nan­te ha per­di­do ese man­da­to celes­tial. Ante esa per­cep­ción cul­tu­ral de las cosas, y ‎a pesar de que vivi­mos en la era moder­na, el pre­si­den­te Xi Jin­ping se sin­tió ame­na­za­do por la ‎irres­pon­sa­bi­li­dad del gobierno regio­nal de la pro­vin­cia de Hubei. El Con­se­jo de Esta­do deci­dió ‎enton­ces asu­mir el con­trol de la situa­ción y decre­tó el con­fi­na­mien­to de la pobla­ción de la capi­tal ‎pro­vin­cial, la ciu­dad de Wuhan, en sólo días cons­tru­yó varios hos­pi­ta­les, envió equi­pos ‎de tra­ba­ja­do­res de la salud a visi­tar cada fami­lia de Wuhan –casa por casa– para tomar la ‎tem­pe­ra­tu­ra a cada habi­tan­te y apli­car diver­sos con­tro­les de salud, orde­nó que toda per­so­na ‎que pre­sen­ta­ra sín­to­mas sos­pe­cho­sos fue­se lle­va­da de inme­dia­to a una ins­ta­la­ción sani­ta­ria para some­ter­la a ‎exá­me­nes de salud más deta­lla­dos y apli­có a las per­so­nas que pare­cían infec­ta­das un tra­ta­mien­to ‎a base de clo­ro­qui­na. Los casos más gra­ves eran inter­na­dos en salas de cui­da­dos ‎inten­si­vos y reci­bían un tra­ta­mien­to a base del medi­ca­men­to cubano deno­mi­na­do Inter­fe­rón ‎Alfa 2B recom­bi­nan­te (IFN­rec). Esta gran ope­ra­ción de salud públi­ca apun­ta tam­bién a demos­trar ‎que el Par­ti­do Comu­nis­ta con­ser­va su “man­da­to celes­tial”. ‎

JPEG - 37.3 KB

En medio de una con­fe­ren­cia de pren­sa sobre la epi­de­mia de coro­na­vi­rus, ‎el vice­mi­nis­tro ira­ní de la Salud, Iraj Harir­chi, ya se ve afec­ta­do por la enfer­me­dad.‎

Pro­pa­ga­ción del Covid-19 en Irán

Des­pués de Chi­na, la epi­de­mia se pro­pa­ga en Irán a media­dos de febre­ro de 2020. Des­de ‎los tiem­pos de la Anti­güe­dad, Chi­na e Irán han esta­do muy vin­cu­la­dos entre sí. Pero, tra­tán­do­se ‎de las afec­cio­nes pul­mo­na­res, la pobla­ción ira­ní es la más frá­gil del mun­do. Casi todos ‎los ira­níes del sexo mas­cu­lino mayo­res de 60 años arras­tran secue­las de los gases vene­no­sos ‎esta­dou­ni­den­ses uti­li­za­dos por el ejér­ci­to ira­quí con­tra Irán duran­te la pri­me­ra gue­rra del Gol­fo ‎‎(de 1980 a 1988). Es un fenó­meno simi­lar al que se pro­du­jo en Ale­ma­nia y en Fran­cia des­pués ‎de la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial. Cual­quier via­je­ro que haya esta­do en Irán habrá podi­do notar, ‎con sor­pre­sa, la gran can­ti­dad de casos gra­ves de enfer­me­da­des pul­mo­na­res exis­ten­tes en ese ‎país. En Tehe­rán, cuan­do la con­ta­mi­na­ción del aire sobre­pa­sa lo que la gen­te pue­de sopor­tar, ‎se decre­ta el cie­rre de las escue­las y de los ser­vi­cios públi­cos y la mitad de las fami­lias se van ‎al cam­po con sus abue­los. Eso suce­de varias veces al año, des­de hace 35 años, y la pobla­ción ‎lo per­ci­be como algo nor­mal. El gobierno y el par­la­men­to ira­níes se com­po­nen casi exclu­si­va­men­te ‎de vete­ra­nos de la gue­rra entre Irak e Irán, o sea de per­so­nas extre­ma­da­men­te frá­gi­les fren­te al ‎Covid-19, lo cual expli­ca que tan­tas per­so­na­li­da­des ira­níes se hayan vis­to afec­ta­das en poco ‎tiem­po. ‎

Debi­do a las san­cio­nes de Esta­dos Uni­dos con­tra Irán, nin­gún ban­co occi­den­tal se atre­ve a ‎cubrir los trans­por­tes de medi­ca­men­tos hacia ese país, así que para Irán fue impo­si­ble garan­ti­zar ‎tra­ta­mien­to médi­co a las per­so­nas afec­ta­das por el coro­na­vi­rus has­ta que Emi­ra­tos Ára­bes Uni­dos ‎rom­pió el embar­go y envió a Irán 2 avio­nes car­ga­dos con mate­rial médi­co. En resu­men, per­so­nas ‎que en otros paí­ses no sufri­rían gra­ves con­se­cuen­cias, en Irán mue­ren rápi­da­men­te en cuan­to ‎la tos afec­ta sus pul­mo­nes gra­ve­men­te debi­li­ta­dos des­de hace años. Como de cos­tum­bre, ‎el gobierno ira­ní cerró las escue­las. Tam­bién anu­ló dife­ren­tes mani­fes­ta­cio­nes cul­tu­ra­les y ‎depor­ti­vas… pero no prohi­bió los pere­gri­na­jes. Algu­nas regio­nes cerra­ron los hote­les para evi­tar ‎el des­pla­za­mien­to de enfer­mos que ya no encon­tra­ban espa­cio en los hos­pi­ta­les cer­ca­nos a los ‎luga­res don­de vivían habi­tual­men­te. ‎

JPEG - 64.7 KB

CNN incre­men­tó sus índi­ces de audien­cia gra­cias a la situa­ción del cru­ce­ro ‎‎“Dia­mond Prin­cess”, vara­do en Japón.

La cua­ren­te­na en Japón

El 4 de febre­ro de 2020, un pasa­je­ro que via­ja­ba en el cru­ce­ro esta­dou­ni­den­se Dia­mond Prin­cess ‎fue diag­nos­ti­ca­do como enfer­mo a cau­sa del Covid-19 y otros 10 pasa­je­ros fue­ron ‎diag­nos­ti­ca­dos como por­ta­do­res del virus. Para evi­tar el con­ta­gio en su país, el minis­tro ‎de Salud de Japón, Katsu­no­bu Kato, impu­so al bar­co una cua­ren­te­na de 2 sema­nas ‎en Yokoha­ma. En defi­ni­ti­va, entre los 3 711 pasa­je­ros del Dia­mond Prin­cess, en su mayo­ría ‎per­so­nas de más de 70 años, se regis­tra­ron 7 falle­ci­dos. ‎

El Dia­mond Prin­cess es un cru­ce­ro israe­lo-esta­dou­ni­den­se, pro­pie­dad de Micky Ari­son, her­mano ‎de Sha­ri Ari­son, la mujer más adi­ne­ra­da de Israel. Los Ari­son con­vir­tie­ron este inci­den­te en una ‎gran ope­ra­ción de rela­cio­nes públi­cas. La admi­nis­tra­ción Trump y varios paí­ses eva­cua­ron por vía ‎aérea a los pasa­je­ros de sus nacio­na­li­da­des res­pec­ti­vas para que pasa­ran la cua­ren­te­na en ‎sus pro­pios paí­ses. La pren­sa inter­na­cio­nal dedi­có sus prin­ci­pa­les titu­la­res al asun­to y, citan­do como ‎pre­ce­den­te la epi­de­mia de gri­pe espa­ño­la de los años 1918 – 1919, se afir­mó enton­ces que el coro­na­vi­rus ‎podía exten­der­se por el mun­do e inclu­so ame­na­zar la exis­ten­cia mis­ma de la espe­cie huma­na ‎‎ [2]. Esta ‎hipó­te­sis apo­ca­líp­ti­ca, no sus­ten­ta­da por hecho alguno, se con­vier­te así en una supues­ta ‎‎“ver­dad”. ‎

Es impor­tan­te recor­dar aquí que, en 1898, William Ran­dolph Hearts y Joseph Pulitzer, deseo­sos de ‎incre­men­tar las ven­tas de sus dia­rios, inven­ta­ron infor­ma­cio­nes fal­sas para pro­vo­car ‎deli­be­ra­da­men­te la inter­ven­ción mili­tar de Esta­dos Uni­dos en la gue­rra que se desa­rro­lla­ba ‎en Cuba entre las tro­pas colo­nia­les espa­ño­las y los inde­pen­den­tis­tas cuba­nos. Aque­llo aca­bó ‎sien­do el ini­cio del «yellow jour­na­lism», o «perio­dis­mo ama­ri­llo», que con­sis­te en publi­car ‎cual­quier cosa con tal de aumen­tar las ven­tas de los dia­rios. Hoy lla­ma­ría­mos eso «fake news». ‎

No se sabe, al menos por aho­ra, si los mag­na­tes de la pren­sa qui­sie­ron sem­brar el páni­co ‎pre­me­di­ta­da­men­te pre­sen­tan­do una vul­gar epi­de­mia como «el fin del mun­do». En todo caso, ‎como una defor­ma­ción de la ver­dad siem­pre aca­ba pro­vo­can­do otra, los gobier­nos aca­ba­ron ‎invo­lu­crán­do­se en el asun­to. Por supues­to, el obje­ti­vo de los gobier­nos no es ven­der publi­ci­dad ‎asus­tan­do a la gen­te sino explo­tar el mie­do para garan­ti­zar su con­trol sobre las pobla­cio­nes. ‎

JPEG - 68.2 KB

Para el direc­tor gene­ral de la OMS, el Dr. Tedros Adha­nom Ghe­bre­ye­sus, ‎Chi­na y Corea del Sur han dado el ejem­plo al gene­ra­li­zar el uso de prue­bas de diag­nós­ti­co, ‎lo cual es una mane­ra de decir que, como prác­ti­ca médi­ca, los méto­dos de Ita­lia y Fran­cia son ‎absur­dos.

La inter­ven­ción de la OMS

La Orga­ni­za­ción Mun­dial de la Salud (OMS), des­pués de seguir toda la ope­ra­ción, com­pro­bó la ‎expan­sión de la enfer­me­dad fue­ra de Chi­na. El 11 y el 12 de febre­ro, la OMS orga­ni­zó ‎en Gine­bra un foro mun­dial sobre la inves­ti­ga­ción y la inno­va­ción, dedi­cán­do­lo a esta epi­de­mia. ‎En ese encuen­tro, el direc­tor gene­ral de la OMS, el Dr. Tedros Adha­nom Ghe­bre­ye­sus, lan­zó un ‎lla­ma­do a la cola­bo­ra­ción mun­dial, uti­li­zan­do para ello tér­mi­nos extre­ma­da­men­te mesu­ra­dos ‎‎ [3]. ‎

-
-
-
-

En todos sus men­sa­jes, la OMS ha resal­ta­do:‎
 el poco impac­to demo­grá­fi­co de la epi­de­mia;
 la inuti­li­dad de los cie­rres de fron­te­ras;
 la inefi­ca­cia del uso de guan­tes y más­ca­ras (excep­tuan­do su uso por par­te del per­so­nal ‎sani­ta­rio) así como la inuti­li­dad de cier­tas «medi­das barre­ras» (por ejem­plo, man­te­ner ‎un metro de dis­tan­cia entre las per­so­nas tie­ne sen­ti­do sólo cuan­do nos halla­mos ante per­so­nas ‎infec­ta­das);‎
 la nece­si­dad impe­rio­sa de ele­var el nivel de higie­ne, prin­ci­pal­men­te laván­do­nos las manos, ‎desin­fec­tan­do el agua, mejo­ran­do la ven­ti­la­ción en los espa­cios cerra­dos, recu­rrien­do al ‎uso de ser­vi­lle­tas desecha­bles y blo­quean­do las vías res­pi­ra­to­rias con el codo al toser o estor­nu­dar. ‎

Sin embar­go, la OMS no es una orga­ni­za­ción médi­ca sino una agen­cia de la ONU espe­cia­li­za­da en ‎cues­tio­nes de salud. Sus fun­cio­na­rios, aun sien­do médi­cos, son ante todo polí­ti­cos. Eso impi­de ‎a la OMS denun­ciar los abu­sos de algu­nos Esta­dos. ‎

Ade­más, des­de la polé­mi­ca sobre la epi­de­mia de H1N1, la OMS se ha vis­to obli­ga­da a jus­ti­fi­car ‎públi­ca­men­te todos sus con­se­jos. En 2009, ante la epi­de­mia de H1N1, la OMS fue acu­sa­da de ‎haber­se deja­do arras­trar por los intere­ses de las gran­des fir­mas far­ma­céu­ti­cas y de haber­se ‎apre­su­ra­do a sem­brar la alar­ma de for­ma des­pro­por­cio­na­da [4]. Esta vez, ante el ‎Covid-19, la OMS no uti­li­zó la pala­bra «pan­de­mia» has­ta el 12 de mar­zo, o sea, al cabo de ‎‎4 meses. ‎

JPEG - 32.8 KB

El 27 de febre­ro, en la cum­bre fran­co-ita­lia­na rea­li­za­da en Nápo­les, ‎el pre­si­den­te fran­cés Emma­nuel Macron y el pri­mer minis­tro ita­liano Giu­sep­pe Con­te, ‎anun­cia­ron que actua­rían jun­tos ante la pan­de­mia. ‎

Ins­tru­men­ta­li­za­ción en Ita­lia y en Fran­cia

En la pro­pa­gan­da moder­na, no bas­ta con limi­tar­se a la publi­ca­ción de noti­cias fal­sas –como hizo ‎el Reino Uni­do para con­ven­cer a su pue­blo de que tenía que entrar en la Pri­me­ra Gue­rra ‎Mun­dial – , hay que hacer pro­se­li­tis­mo –como hizo la Ale­ma­nia nazi para con­ven­cer a ‎los ale­ma­nes de que había que librar la Segun­da Gue­rra Mun­dial. La rece­ta es siem­pre la mis­ma: ‎recu­rrir a la pre­sión psi­co­ló­gi­ca para lograr que la gen­te haga volun­ta­ria­men­te cosas sobre ‎las cua­les se sabe que son inú­ti­les, pero que diri­gen hacia la vía de la men­ti­ra [5]. ‎

Por ejem­plo, en 2001, todo el mun­do sabía que las per­so­nas acu­sa­das de haber secues­tra­do ‎los avio­nes impli­ca­dos en los acon­te­ci­mien­tos del 11 de sep­tiem­bre no apa­re­cían en las lis­tas de ‎pasa­je­ros de esos avio­nes. Sin embar­go, bajo el shock de los acon­te­ci­mien­tos, la gran mayo­ría ‎acep­tó sin chis­tar las acu­sa­cio­nes absur­das que emi­tía el enton­ces direc­tor del FBI –un tal Robert ‎Muller– con­tra los «19 secues­tra­do­res aéreos». Otro ejem­plo: todos saben que el Irak ‎gober­na­do por el pre­si­den­te Sad­dam Hus­sein dis­po­nía úni­ca­men­te de vie­jos cohe­tes Scud sovié­ti­cos de ‎sólo 700 kiló­me­tros de alcan­ce, pero nume­ro­sos esta­dou­ni­den­ses her­me­ti­za­ron las puer­tas y ‎ven­ta­nas de sus casas para pro­te­ger­se de los gases que el “dia­bó­li­co dic­ta­dor” pla­nea­ba lan­zar ‎uti­li­zar con­tra Esta­dos Uni­dos. Hoy en día, tra­tán­do­se del Covid-19, el con­fi­na­mien­to ‎volun­ta­rio a domi­ci­lio es lo que con­ven­ce a cada cual de que la ame­na­za real­men­te exis­te. ‎

Hay que recor­dar que en toda la his­to­ria de la mede­ci­na nun­ca antes se recu­rrió al ‎con­fi­na­mien­to de la pobla­ción sana para luchar con­tra una enfer­me­dad.

Y ‎sobre todo, hay que recor­dar que el índi­ce de mor­ta­li­dad de esta epi­de­mia no es sig­ni­fi­ca­ti­vo. ‎

En Ita­lia, se tra­tó pri­me­ro de ais­lar las regio­nes con­ta­mi­na­das siguien­do el prin­ci­pio de la ‎cua­ren­te­na, pero des­pués se ha tra­ta­do de ais­lar a los ciu­da­da­nos unos de otros, lo cual impli­ca ‎el uso de una lógi­ca dife­ren­te. ‎

Según el pri­mer minis­tro ita­liano, Giu­sep­pe Con­te, y el pre­si­den­te fran­cés, Emma­nuel Macron, ‎el con­fi­na­mien­to de toda la pobla­ción a domi­ci­lio no apun­ta a ven­cer la epi­de­mia sino a ‎ganar tiem­po ante el con­ta­gio para que los hos­pi­ta­les no colap­sen ante una afluen­cia exce­si­va ‎de enfer­mos. En otras pala­bras, no es una medi­da de carác­ter médi­co sino de natu­ra­le­za ‎pura­men­te admi­nis­tra­ti­va y no hará dis­mi­nuir la can­ti­dad de per­so­nas infec­ta­das sino que sólo ‎dis­tri­bui­rá los casos en un perio­do de tiem­po más lar­go. ‎

Para con­ven­cer a los ita­lia­nos y a los fran­ce­ses de que esa deci­sión se jus­ti­fi­ca, el pri­mer minis­tro ‎ita­liano Con­te y el pre­si­den­te fran­cés Macron dije­ron con­tar con el apo­yo de comi­tés de exper­tos ‎cien­tí­fi­cos. Por supues­to, esos comi­tés no tie­nen obje­ción en que la gen­te se man­ten­ga ‎se que­de en casa… pero tam­po­co se opo­nían a que con­ti­nua­ran sus ocu­pa­cio­nes ‎habi­tua­les. Des­pués, Con­te y Macron hicie­ron obli­ga­to­ria la pre­sen­ta­ción de un for­mu­la­rio ofi­cial ‎por par­te de las per­so­nas que salen a la calle. Se tra­ta de una decla­ra­ción per­so­nal bajo pala­bra ‎de honor que las per­so­nas pre­sen­tan lle­nan­do un docu­men­to que lle­va el mem­bre­te del ‎minis­te­rio del Inte­rior, decla­ra­ción que no es obje­to de nin­gu­na veri­fi­ca­ción. ‎

En defi­ni­ti­va, los gobier­nos de Ita­lia y Fran­cia asus­tan a la pobla­ción emi­tien­do impo­si­cio­nes ‎inú­ti­les, que los médi­cos espe­cia­li­za­dos no aprue­ban: como la obli­ga­ción de por­tar ‎cons­tan­te­men­te guan­tes y más­ca­ras y de guar­dar un metro dis­tan­cia entre las per­so­na. ‎

En este video del 25 de febre­ro de 2020, cen­su­ra­do por el minis­te­rio fran­cés de la Salud, ‎el renom­bra­do viró­lo­go fran­cés Didier Raoult anun­cia que los cien­tí­fi­cos chi­nos aca­ban de demos­trar la ‎efi­ca­cia de la clo­ro­qui­na en los casos posi­ti­vos de Covid-19. Inclu­so recal­ca que pro­ba­ble­men­te es “la infec­ción res­pi­ra­to­ria más fácil de tra­tar”.

En Fran­cia, el dia­rio Le Mon­de, pre­sen­ta­do como «el coti­diano fran­cés de refe­ren­cia», ‎Face­book Fran­ce y el minis­te­rio fran­cés de la Salud se die­ron a la tarea de cen­su­rar un video del ‎pro­fe­sor Didier Raoult, uno de los viró­lo­gos de mayor repu­tación mun­dial, quien ponía ‎en evi­den­cia la ausen­cia de jus­ti­fi­ca­ción médi­ca de las medi­das impues­tas por el pre­si­den­te ‎Macron [6].

Ponen­cia del pro­fe­sor Didier Raoult ante la Asam­blea Gene­ral de los Hos­pi­ta­les Uni­ver­si­ta­rios ‎de Mar­se­lla, 16 de mar­zo de 2020. ‎

Es dema­sia­do pron­to para poder decir cuál es el ver­da­de­ro obje­ti­vo de los gobier­nos del pri­mer ‎minis­tro ita­liano Giu­sep­pe Con­te y del pre­si­den­te fran­cés Emma­nuel Macron. Lo que sí es segu­ro ‎es que no se tra­ta de luchar con­tra el Covid-19. ‎

Thierry Meys­san

*Fuen­te: Red Vol­tai­re

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: