Colom­bia. La Lar­ga Noche: Car­ta Abier­ta a la Opi­nión Públi­ca

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano* /​25 de mar­zo de 2020

Hono­ra­ble Pue­blo Colom­biano.

Noso­tros, un gru­po de médi­cos Colom­bia­nos, hoy escri­bi­mos estas letras para hacer­les enten­der a uste­des, el Pue­blo Colom­biano, La Pre­si­den­cia de la Repú­bli­ca, Gober­na­cio­nes, Alcal­des, Ins­ti­tu­cio­nes de Con­trol, Pro­cu­ra­du­ría, Fis­ca­lía, Con­tra­lo­ría, Minis­te­rios, Altas Cor­tes de Jus­ti­cia, Legis­la­do­res, Fuer­zas Mili­ta­res y de poli­cía, FAC, Arma­da Nacio­nal de Colom­bia, Defen­so­ría del Pue­blo, Gru­pos Empre­sa­ria­les, Agre­mia­cio­nes Sin­di­ca­les, Igle­sias, Ins­ti­tu­cio­nes Edu­ca­ti­vas y Medios de Comu­ni­ca­ción.

La ate­rra­do­ra y tris­te noche que está por comen­zar en esta nues­tra patria, nos enfren­ta­mos a la mayor ame­na­za que pue­de tener la huma­ni­dad, la pan­de­mia mor­tal a cau­sa del Covid-19, que no se ha podi­do aca­bar de enten­der en su tota­li­dad como comen­zó y menos ni cómo ni cuán­do va a ter­mi­nar esta horri­ble noche.

Es nues­tra obli­ga­ción adver­tir des­de nues­tro cono­ci­mien­to y ejer­ci­cio médi­co:

La fal­ta de recur­sos hos­pi­ta­la­rios, infra­es­truc­tu­ra ade­cua­da, per­so­nal capa­ci­ta­do para poder afron­tar esta Pan­de­mia que comen­zó.

Noso­tros no que­re­mos repe­tir la tris­te his­to­ria de otros paí­ses, en don­de se ve, no solo cómo mue­ren los pacien­tes, sino tam­bién el per­so­nal de la salud que los atien­de, pues tene­mos no solo mie­do, temor, angus­tia de saber que vamos a una bata­lla a luchar sin la más míni­ma pro­tec­ción, en don­de no es un secre­to para nadie de lo pre­ca­rio y aban­do­na­do que esta este sis­te­ma de salud.

Exi­gi­mos se nos res­pe­te nues­tro dere­cho cons­ti­tu­cio­nal a la vida, dig­ni­dad e inte­gri­dad físi­ca, psí­qui­ca y moral, ade­más del res­pe­to a nues­tra noble pro­fe­sión.

Hoy cuan­do nos enfren­ta­mos a tan gra­ve cri­sis, ni siquie­ra se ha dado la míni­ma pro­tec­ción de bio­se­gu­ri­dad al per­so­nal de salud.

Es como man­dar al ejér­ci­to, sin armas al com­ba­te.

Exi­gi­mos que se nos brin­den los ele­men­tos de bio­se­gu­ri­dad ade­cua­dos para evi­tar el con­ta­gio, lo esta­ble­ci­do cien­tí­fi­ca­men­te y no lo que cada ins­ti­tu­ción nos quie­ra brin­dar a su favor eco­nó­mi­co.
 Exi­gi­mos el pago de men­sua­li­da­des atra­sa­das que nos adeu­dan las ins­ti­tu­cio­nes de salud de has­ta más de seis (6) meses.

Pues lle­va­mos años sufrien­do todo tipo de mal­tra­to labo­ral, envuel­tos en un sis­te­ma corrup­to de con­tra­ta­cio­nes inade­cua­das que piso­tea la dig­ni­dad de nues­tra pro­fe­sión y reper­cu­te en la pres­ta­ción y aten­ción de nues­tros pacien­tes, que son la ver­da­de­ra razón de nues­tro ejer­ci­cio.

Somos uno de los gre­mios que más tri­bu­ta­mos al Esta­do y tene­mos los peo­res con­tra­tos labo­ra­les, sin pres­ta­cio­nes dig­nas, ni vaca­cio­nes, sufri­mos el abu­so exa­ge­ra­do por par­te de los entes pres­ta­do­res de ser­vi­cios de salud.

Con­tra­ta­ción dig­na, con pres­ta­cio­nes de ser­vi­cios y la garan­tía de nues­tros sala­rios a tiem­po.
 Segu­ros de vida y fune­ra­rios al per­so­nal de salud, duran­te el tiem­po que dure la con­tin­gen­cia en salud públi­ca.

Pen­sión dig­na, pagos de salud y pen­sión por par­te de nues­tros emplea­do­res y no de nues­tro bol­si­llo.

Es hora de levan­tar­nos y unir­nos, bas­ta de rogar.

Exi­gi­mos res­pe­to por nues­tras vidas, nues­tra pro­fe­sión, nues­tras fami­liar, nues­tros pacien­tes, somos miem­bros tam­bién de fami­lias, padres, madres cabe­za de hogar, hijos, her­ma­nos, etc… tene­mos hipo­te­cas, deu­das, somos seres huma­nos que tam­bién tene­mos fami­lia­res que nos espe­ran en casa y que depen­den de nues­tros cui­da­dos.

No podre­mos con­cen­trar­nos en esta con­tin­gen­cia de salud públi­ca pen­san­do en cómo van a vivir nues­tras fami­lias a cau­sa de la fal­ta de pago.

Noso­tros, como tra­ba­ja­do­res de salud, cono­ce­mos las falen­cias que tie­nen nues­tras Clí­ni­cas y Hos­pi­ta­les y aun Uni­da­des de Cui­da­do Inten­si­vo, en don­de no hay ni lo más míni­mo.

No es el momen­to de callar, es el momen­to de alzar nues­tras voces y exi­gir la dig­ni­dad que mere­ce nues­tra pro­fe­sión y nues­tro ser.

Hici­mos un jura­men­to, jura­mos sal­va­guar­dar la vida de nues­tros pacien­tes, pero no por eso se nos pue­den lle­var a apli­car­nos un sui­ci­dio colec­ti­vo.

Agra­de­ce­mos las mues­tras de cari­ño del pue­blo colom­biano, pero nece­si­ta­mos pro­tec­ción y segu­ri­dad para poder ayu­dar y no ter­mi­nar con­ver­ti­dos en pacien­tes, y aun peor, en cadá­ve­res.

¿Quién los aten­de­rá enton­ces?

Uste­des como socie­dad tie­nen tam­bién res­pon­sa­bi­li­dad con noso­tros, de nues­tra salud físi­ca y men­tal.

Y por últi­mo y no menos impor­tan­te, no se olvi­den que son los médi­cos, al pri­mer ser que ven cuan­do nacen y en la gran mayo­ría de los casos el últi­mo que los acom­pa­ña a la hora de par­tir.

Aten­ta­men­te.

Gru­po de Médi­cos Colom­bia­nos

Paco­col*

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *