Colom­bia. La Lar­ga Noche: Car­ta Abier­ta a la Opi­nión Públi­ca

Resu­men Lati­noa­me­ri­cano* /​25 de mar­zo de 2020

Hono­ra­ble Pue­blo Colom­biano.

Noso­tros, un gru­po de médi­cos Colom­bia­nos, hoy escri­bi­mos estas letras para hacer­les enten­der a uste­des, el Pue­blo Colom­biano, La Pre­si­den­cia de la Repú­bli­ca, Gober­na­cio­nes, Alcal­des, Ins­ti­tu­cio­nes de Con­trol, Pro­cu­ra­du­ría, Fis­ca­lía, Con­tra­lo­ría, Minis­te­rios, Altas Cor­tes de Jus­ti­cia, Legis­la­do­res, Fuer­zas Mili­ta­res y de poli­cía, FAC, Arma­da Nacio­nal de Colom­bia, Defen­so­ría del Pue­blo, Gru­pos Empre­sa­ria­les, Agre­mia­cio­nes Sin­di­ca­les, Igle­sias, Ins­ti­tu­cio­nes Edu­ca­ti­vas y Medios de Comu­ni­ca­ción.

La ate­rra­do­ra y tris­te noche que está por comen­zar en esta nues­tra patria, nos enfren­ta­mos a la mayor ame­na­za que pue­de tener la huma­ni­dad, la pan­de­mia mor­tal a cau­sa del Covid-19, que no se ha podi­do aca­bar de enten­der en su tota­li­dad como comen­zó y menos ni cómo ni cuán­do va a ter­mi­nar esta horri­ble noche.

Es nues­tra obli­ga­ción adver­tir des­de nues­tro cono­ci­mien­to y ejer­ci­cio médi­co:

La fal­ta de recur­sos hos­pi­ta­la­rios, infra­es­truc­tu­ra ade­cua­da, per­so­nal capa­ci­ta­do para poder afron­tar esta Pan­de­mia que comen­zó.

Noso­tros no que­re­mos repe­tir la tris­te his­to­ria de otros paí­ses, en don­de se ve, no solo cómo mue­ren los pacien­tes, sino tam­bién el per­so­nal de la salud que los atien­de, pues tene­mos no solo mie­do, temor, angus­tia de saber que vamos a una bata­lla a luchar sin la más míni­ma pro­tec­ción, en don­de no es un secre­to para nadie de lo pre­ca­rio y aban­do­na­do que esta este sis­te­ma de salud.

Exi­gi­mos se nos res­pe­te nues­tro dere­cho cons­ti­tu­cio­nal a la vida, dig­ni­dad e inte­gri­dad físi­ca, psí­qui­ca y moral, ade­más del res­pe­to a nues­tra noble pro­fe­sión.

Hoy cuan­do nos enfren­ta­mos a tan gra­ve cri­sis, ni siquie­ra se ha dado la míni­ma pro­tec­ción de bio­se­gu­ri­dad al per­so­nal de salud.

Es como man­dar al ejér­ci­to, sin armas al com­ba­te.

Exi­gi­mos que se nos brin­den los ele­men­tos de bio­se­gu­ri­dad ade­cua­dos para evi­tar el con­ta­gio, lo esta­ble­ci­do cien­tí­fi­ca­men­te y no lo que cada ins­ti­tu­ción nos quie­ra brin­dar a su favor eco­nó­mi­co.
 Exi­gi­mos el pago de men­sua­li­da­des atra­sa­das que nos adeu­dan las ins­ti­tu­cio­nes de salud de has­ta más de seis (6) meses.

Pues lle­va­mos años sufrien­do todo tipo de mal­tra­to labo­ral, envuel­tos en un sis­te­ma corrup­to de con­tra­ta­cio­nes inade­cua­das que piso­tea la dig­ni­dad de nues­tra pro­fe­sión y reper­cu­te en la pres­ta­ción y aten­ción de nues­tros pacien­tes, que son la ver­da­de­ra razón de nues­tro ejer­ci­cio.

Somos uno de los gre­mios que más tri­bu­ta­mos al Esta­do y tene­mos los peo­res con­tra­tos labo­ra­les, sin pres­ta­cio­nes dig­nas, ni vaca­cio­nes, sufri­mos el abu­so exa­ge­ra­do por par­te de los entes pres­ta­do­res de ser­vi­cios de salud.

Con­tra­ta­ción dig­na, con pres­ta­cio­nes de ser­vi­cios y la garan­tía de nues­tros sala­rios a tiem­po.
 Segu­ros de vida y fune­ra­rios al per­so­nal de salud, duran­te el tiem­po que dure la con­tin­gen­cia en salud públi­ca.

Pen­sión dig­na, pagos de salud y pen­sión por par­te de nues­tros emplea­do­res y no de nues­tro bol­si­llo.

Es hora de levan­tar­nos y unir­nos, bas­ta de rogar.

Exi­gi­mos res­pe­to por nues­tras vidas, nues­tra pro­fe­sión, nues­tras fami­liar, nues­tros pacien­tes, somos miem­bros tam­bién de fami­lias, padres, madres cabe­za de hogar, hijos, her­ma­nos, etc… tene­mos hipo­te­cas, deu­das, somos seres huma­nos que tam­bién tene­mos fami­lia­res que nos espe­ran en casa y que depen­den de nues­tros cui­da­dos.

No podre­mos con­cen­trar­nos en esta con­tin­gen­cia de salud públi­ca pen­san­do en cómo van a vivir nues­tras fami­lias a cau­sa de la fal­ta de pago.

Noso­tros, como tra­ba­ja­do­res de salud, cono­ce­mos las falen­cias que tie­nen nues­tras Clí­ni­cas y Hos­pi­ta­les y aun Uni­da­des de Cui­da­do Inten­si­vo, en don­de no hay ni lo más míni­mo.

No es el momen­to de callar, es el momen­to de alzar nues­tras voces y exi­gir la dig­ni­dad que mere­ce nues­tra pro­fe­sión y nues­tro ser.

Hici­mos un jura­men­to, jura­mos sal­va­guar­dar la vida de nues­tros pacien­tes, pero no por eso se nos pue­den lle­var a apli­car­nos un sui­ci­dio colec­ti­vo.

Agra­de­ce­mos las mues­tras de cari­ño del pue­blo colom­biano, pero nece­si­ta­mos pro­tec­ción y segu­ri­dad para poder ayu­dar y no ter­mi­nar con­ver­ti­dos en pacien­tes, y aun peor, en cadá­ve­res.

¿Quién los aten­de­rá enton­ces?

Uste­des como socie­dad tie­nen tam­bién res­pon­sa­bi­li­dad con noso­tros, de nues­tra salud físi­ca y men­tal.

Y por últi­mo y no menos impor­tan­te, no se olvi­den que son los médi­cos, al pri­mer ser que ven cuan­do nacen y en la gran mayo­ría de los casos el últi­mo que los acom­pa­ña a la hora de par­tir.

Aten­ta­men­te.

Gru­po de Médi­cos Colom­bia­nos

Paco­col*

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: