Chi­le. Menos des­can­so y sin pago de horas extras: las crí­ti­cas a la pro­mul­ga­da ley de tele­tra­ba­jo

Tomás Gon­zá­lez F. /​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano /​24 de mar­zo de 2020

El dic­ta­men tam­po­co cuen­ta con medi­das que ase­gu­ren a las muje­res poder lle­var a cabo labo­res repro­duc­ti­vas o de tra­ba­jo domés­ti­co.

Este mar­tes el pre­si­den­te Sebas­tián Piñe­ra, jun­to a la minis­tra del Tra­ba­jo, María José Zal­dí­var, y el minis­tro Secre­ta­rio Gene­ral de la Pre­si­den­cia (Seg­pres), Feli­pe Ward, pro­mul­ga­ron la ley de tele­tra­ba­jo y tra­ba­jo a dis­tan­cia. Una ini­cia­ti­va empre­sa­rial que tie­ne por fina­li­dad dotar de una regu­la­ción fle­xi­ble a los tra­ba­ja­do­res para que pue­dan desem­pe­ñar sus labo­res en el domi­ci­lio y que, tras casi un año en el Con­gre­so, com­ple­tó su trá­mi­te este lunes.

Des­de su ofi­ci­na en el Pala­cio de La Mone­da y a tra­vés de una video con­fe­ren­cia, el man­da­ta­rio fir­mó la nor­ma­ti­va con la que bus­can com­pa­ti­bi­li­zar lo impo­si­ble: adap­ta­bi­li­dad labo­ral o súper explo­ta­ción, con los dere­chos de todos los tra­ba­ja­do­res y tra­ba­ja­do­ras depen­dien­tes.

Allí, Piñe­ra des­ta­có que la legis­la­ción per­mi­ti­ría que, si un tra­ba­ja­dor ya tie­ne una rela­ción labo­ral, de carác­ter pre­sen­cial en la empre­sa, pue­da acor­dar con su emplea­dor el cam­bio total o par­cial a la moda­li­dad de tra­ba­jo a dis­tan­cia o tele­tra­ba­jo. Es sabi­do que las nego­cia­cio­nes entre emplea­dor y tra­ba­ja­dor indi­vi­dual son asi­mé­tri­cas por natu­ra­le­za y no sig­ni­fi­can otra cosa en la reali­dad que impo­si­cio­nes patro­na­les sobre los emplea­dos.

Como era de espe­rar, el dipu­tado del pino­che­tis­ta par­ti­do RN, Frank Sauer­baum, expre­só la opi­nión del ofi­cia­lis­mo res­pec­to de esta nue­va ley.

Chi­le se pone al nivel de los paí­ses desa­rro­lla­dos en don­de el tele­tra­ba­jo y el tra­ba­jo a dis­tan­cia es fre­cuen­te y es común, mejo­ran­do la cali­dad de vida de los tra­ba­ja­do­res y tam­bién res­guar­dan­do sus dere­chos“, indi­có el par­la­men­ta­rio.

TELETRABAJO SP

Pero para su apro­ba­ción tan­to en el Sena­do como en la Cáma­ra de Dipu­tados, y con mayo­ría opo­si­to­ra en ambas cáma­ras, la ini­cia­ti­va nece­si­tó de votos cru­za­dos para lograr el quo­rum reque­ri­do. Uno de estos votos, fue el que dio el dipu­tado inde­pen­dien­te e inte­gran­te de la ban­ca­da del par­ti­do polí­ti­co crea­do por el expre­si­den­te Ricar­do Lagos Esco­bar, el libe­ral PPD, Raúl Soto, quien tam­bién valo­ró la pro­mul­ga­ción de una ley que, para él, entre­ga más y mejo­res dere­chos labo­ra­les a los tra­ba­ja­do­res.

La dipu­tada y pre­si­den­ta de Con­ver­gen­cia Social, Gael Yeo­mans, cri­ti­có la pro­mul­ga­ción de la ley de tele­tra­ba­jo y tra­ba­jo a dis­tan­cia por no tomar en cuen­ta la situa­ción de las muje­res que rea­li­zan labo­res repro­duc­ti­vas o domés­ti­cas. 

Gael Yeo­mans lamen­tó que la nue­va ley per­ju­di­que a par­te los tra­ba­ja­do­res y, en espe­cial, a las tra­ba­ja­do­ras.

“Creo que es momen­to de avan­zar en más y mejo­res dere­chos para los tra­ba­ja­do­res y no retro­ce­der. Este pro­yec­to se fue con dos gran­des pro­ble­mas: no tene­mos lími­tes de jor­na­da labo­ral, ni dere­cho al des­can­so, ni pago de horas extras o inclu­so acce­der a nor­mas de higie­ne y segu­ri­dad en el tra­ba­jo. Para las muje­res no hay medi­das para que ellas pue­dan tra­ba­jar des­de su casa sin tener que hacer­se car­go de las labo­res repro­duc­ti­vas o domés­ti­cas, por­que sabe­mos la defi­ni­ción de roles que tie­ne esta socie­dad”, sos­tu­vo la par­la­men­ta­ria.

La ley de tele­tra­ba­jo apro­ba­da “ase­gu­ra­ría” 12 horas de des­can­so entre jor­na­da y jor­na­da, lo que sgni­fi­ca una pre­ca­ri­za­ción en las con­di­cio­nes labo­ra­les, con jor­na­das que podrían exten­der­se más de lo legal y huma­na­men­te dis­pues­to.

Según cifras del Minis­te­rio del Tra­ba­jo, a la fecha, sólo un 1,5 por cien­to de los tra­ba­ja­do­res del sec­tor pri­va­do ejer­ce su labor en el for­ma­to a dis­tan­cia, es decir, unas 81 mil 695 per­so­nas de más de cin­co millo­nes 400 mil tra­ba­ja­do­res con­tra­ta­dos y en rela­ción de depen­den­cia, de un uni­ver­so de tra­ba­ja­do­res que se apro­xi­ma a las 9 millo­nes de per­so­nas.

Radio­UChi­le*


Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *