Bra­sil. Esca­sez de agua y soli­da­ri­dad: cómo las fave­las se enfren­tan a la pan­de­mia

Caro­li­ne Oli­vei­ra, Eduar­do Miran­da y Lu Sudré /​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano /​25 de mar­zo de 2020

Comi­tés reci­ben dona­ti­vos y orga­ni­zan cam­pa­ñas de con­cien­ti­za­ción para evi­tar trans­mi­sión de la COVID-19

Con auto orga­ni­za­ción, los habi­tan­tes de las fave­las bra­si­le­ñas están ponien­do en prác­ti­ca estra­te­gias para dete­ner el avan­ce del nue­vo coro­na­vi­rus en sus comu­ni­da­des, sobre todo en São Pau­lo y Río de Janei­ro que con­cen­tran el mayor núme­ro de casos en el país, con 30 y cua­tro muer­tes en la capi­tal de cada esta­do res­pec­ti­va­men­te.

Clau­dio Apa­re­ci­do da Sil­va, que vive en la villa Mon­te Azul, en el dis­tri­to Jar­dim São Luís, al sur de São Pau­lo, cuen­ta que la orga­ni­za­ción entre los habi­tan­tes ocu­rrió debi­do a la ausen­cia de infor­ma­ción en los terri­to­rios peri­fé­ri­cos.

De ahí que sur­gió la idea de crear un Comi­té Popu­lar de Enfren­ta­mien­to al COVID-19, que cuen­ta con diver­sos volun­ta­rios que viven en el dis­tri­to.

“Las prin­ci­pa­les víc­ti­mas de esta pan­de­mia serán los pobres. Las per­so­nas que reci­ben pocas o nin­gu­na infor­ma­ción efec­ti­va. Enton­ces pen­sa­mos que sería bueno inten­tar brin­dar apo­yo a las fami­lias más vul­ne­ra­bles, tam­bién a per­so­nas con enfer­me­da­des cró­ni­cas y ancia­nos”, afir­ma Sil­va.

Cono­ci­do como “Pre­to Clau­dinho” [Negro Clau­dinho], el habi­tan­te expre­sa su preo­cu­pa­ción por la situa­ción de los tra­ba­ja­do­res infor­ma­les en medio de la pan­de­mia. “Sabe­mos que aque­llos que son tra­ba­ja­do­res autó­no­mos, car­to­ne­ros, ven­de­do­res ambu­lan­tes, son muy pobres y aho­ra se les impi­de cir­cu­lar. For­man par­te de fami­lias de has­ta 8 hijos aquí en el barrio. Lle­ga­rá un momen­to que no ten­drán qué comer”.

El comi­té tam­bién reci­be y dis­tri­bu­ye dona­ti­vos de pro­duc­tos esen­cia­les.

“Nos orga­ni­za­mos en el sen­ti­do de for­ta­le­cer a nues­tro pue­blo. Dis­po­ne­mos nues­tros autos para hacer las com­pras para las per­so­nas más vul­ne­ra­bles y orga­ni­za­mos una cam­pa­ña de recau­da­ción de ali­men­tos y pro­duc­tos de higie­ne”, afir­ma Clau­dio. Según él, el gru­po de habi­tan­tes tam­bién pro­du­ce con­te­ni­dos de con­cien­ti­za­ción con infor­ma­ción sobre pre­ven­ción con­tra el coro­na­vi­rus a tra­vés de men­sa­jes dis­pa­ra­dos en Whatsapp y car­te­les fija­dos en las calles de las comu­ni­da­des.

Esca­sez de agua

Una de las difi­cul­ta­des a la que los habi­tan­tes de la fave­la Mon­te Azul se enfren­tan, como denun­cia el Comi­té, es la esca­sez de agua en el perio­do noc­turno, lo que difi­cul­ta la higie­ni­za­ción y con­tra­ria las medi­das de segu­ri­dad del Minis­te­rio de Salud, pro­fun­di­zan­do los ries­gos de trans­mi­sión del virus.

Lavar­se las manos es una de las prin­ci­pa­les reco­men­da­cio­nes de la Orga­ni­za­ción Mun­dial de la Salud (OMS) para com­ba­tir la pan­de­mia. Como en Sao Pau­lo, la reali­dad de las villas de Río de Janei­ro tam­bién está muy lejos del ideal para evi­tar la COVID-19.

En los últi­mos días, el canal Voz de las Comu­ni­da­des denun­ció la esca­sez de agua en diver­sas villas de la ciu­dad. “Ten­go 74 años, no pue­do car­gar agua y hace más de un mes que no hay agua aquí, los niños no pue­den lavar­se las manos, ten­go mie­do del coro­na­vi­rus”, con­tó Dona Jure­ma, habi­tan­te del Com­ple­xo do Ale­mão, un con­jun­to de fave­las con más de 69 mil habi­tan­tes al nor­te de la ciu­dad de Río de Janei­ro.

La crea­ción de comi­tés popu­la­res tam­bién se puso en prác­ti­ca en Para­isó­po­lis, la segun­da fave­la más gran­de de São Pau­lo. Se cal­cu­la que más de 100 mil per­so­nas viven en local, enfren­tan­do coti­dia­na­men­te pro­ble­mas estruc­tu­ra­les y sin sanea­mien­to bási­co. 

Según Gil­son Rodri­gues, pre­si­den­te de la Unión de Habi­tan­tes y Comer­cian­tes de Para­isó­po­lis, en la comu­ni­dad hay cin­co casos de infec­ción por coro­na­vi­rus. Debi­do a los cre­cien­tes núme­ros de con­ta­mi­na­ción, los repre­sen­tan­tes de los comi­tés popu­la­res se esfuer­zan al máxi­mo para enfren­tar la pan­de­mia.

“Es una red de volun­ta­rios y habi­tan­tes que se auto ayu­dan. Por cada 50 fami­lias, un habi­tan­te volun­ta­rio ayu­da­rá en el pro­ce­so de con­cien­ti­za­ción, garan­ti­za­rá que las per­so­nas se que­den en sus casas. Garan­ti­zar la dis­tri­bu­ción de los dona­ti­vos y el moni­to­reo sobre la can­ti­dad de enfer­mos”, dice Rodri­gues que, des­pués de una gran coor­di­na­ción, logró garan­ti­zar dos ambu­lan­cias para aten­der emer­gen­cias en la comu­ni­dad.

Cuan­do se pre­gun­ta a los inte­gran­tes de los comi­tés lo que les infun­de áni­mo en este momen­to de cri­sis, la res­pues­ta es uná­ni­me: la soli­da­ri­dad.

Comu­ni­ca­ción local

Des­de que el coro­na­vi­rus lle­gó al país, no hay otro tema en los dia­rios, pro­gra­mas tele­vi­si­vos y en inter­net, pero no se sabe si todos los bra­si­le­ños tie­nen acce­so a las infor­ma­ción nece­sa­ria para com­ba­tir el virus.

En este sen­ti­do, comu­ni­ca­do­ras y comu­ni­ca­do­res popu­la­res crea­ron la Coa­li­ción de Comu­ni­ca­do­res de la Peri­fe­ria con­tra el Coro­na­vi­rus. Según Ingrid Farias, que vive en un barrio peri­fé­ri­co de Reci­fe y es inte­gran­te del fren­te #Coro­na­Nas­Pe­ri­fe­rias [Coro­na en las peri­fe­rias], es nece­sa­rio difun­dir las medi­das de pre­ven­ción a tra­vés de una comu­ni­ca­ción acce­si­ble. 

“Hay que pen­sar cómo crear un len­gua­je que no gene­re páni­co en las per­so­nas y que dia­lo­gue con ellas des­de su coti­diano sobre la urgen­cia de este momen­to en que vivi­mos”, afir­ma.

Ella aña­de que a medi­da que los casos se con­cen­tran en la región sudes­te del país, y debi­do a una diná­mi­ca de regio­na­li­za­ción de la infor­ma­ción, diver­sas comu­ni­da­des en el nores­te del país no tie­nen acce­so a noti­cias dia­rias loca­les sobre la con­ta­mi­na­ción en la región.

Cri­sis ali­men­ta­ria

Según una encues­ta rea­li­za­da por el Ins­ti­tu­to Data Fave­la, uno de cada tres habi­tan­tes de fave­las en Bra­sil ten­drá difi­cul­tad para com­prar pro­duc­tos bási­cos, como ali­men­tos, debi­do a la cua­ren­te­na con­tra la pan­de­mia del nue­vo coro­na­vi­rus. El ins­ti­tu­to entre­vis­tó a más de 1.000 per­so­nas en 262 fave­las de todas las regio­nes del país este mes para saber el impac­to de la pan­de­mia en las comu­ni­da­des bra­si­le­ñas.

Casi mitad (47%) de los tra­ba­ja­do­res que par­ti­ci­pa­ron de la encues­ta son tra­ba­ja­do­res autó­no­mos y un 8% son tra­ba­ja­do­res infor­ma­les. Es decir, más de la mitad de la pobla­ción que vive en esas comu­ni­da­des no cuen­ta con esta­bi­li­dad labo­ral.

El Ins­ti­tu­to Data Fave­la es una socie­dad entre el Ins­ti­tu­to Loco­mo­ti­va y la Cen­tral Úni­ca de las Fave­las (CUFA). La CUFA entre­ga­rá al poder públi­co un docu­men­to con 14 reco­men­da­cio­nes de polí­ti­cas públi­cas des­ti­na­das a amor­ti­guar los efec­tos de la cua­ren­te­na en las fave­las.

Entre las reco­men­da­cio­nes están el sumi­nis­tro de ali­men­tos has­ta junio, la implan­ta­ción del Pro­gra­ma de Ren­ta Míni­ma para las fami­lias de bajos recur­sos, exen­ción de las tari­fas de agua, luz y gas por cua­tro meses a las fami­lias que viven con has­ta cua­tro sala­rios míni­mos y auxi­lio finan­cie­ro a las fami­lias cuyos niños no pue­den fre­cuen­tar las guar­de­rías.

Edi­ción: Lean­dro Meli­to, Maria­na Pitas­se e Rodri­go Cha­gas

Tra­duc­ción: Lui­za Mançano

Bra­sil de Fato*

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *