Argen­ti­na. La cua­ren­te­na en los barrios popu­la­res

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 24 mar­zo 2020

Vivir ais­la­do en medio de la pre­ca­rie­dad.

Cua­tro millo­nes de per­so­nas viven haci­na­das y sin posi­bi­li­dad de tra­ba­jar en casa. Has­ta lavar­se las manos es com­ple­jo. El plan del Gobierno para brin­dar asis­ten­cia.

El enfo­que infor­ma­ti­vo pre­do­mi­nan­te supo­ne que toda la Argen­ti­na tie­ne las posi­bi­li­da­des de ais­la­mien­to de la cla­se media. En el país, sin embar­go, cua­tro millo­nes de per­so­nas viven en barrios popu­la­res, de urba­ni­za­ción pre­ca­ria, lo que en muchos casos sig­ni­fi­ca con­di­cio­nes de haci­na­mien­to y nin­gu­na posi­bi­li­dad de hacer tra­ba­jo en casa. A eso se suman difi­cul­ta­des más bási­cas: lavar­se fre­cuen­te­men­te las manos es una reco­men­da­ción difí­cil cuan­do la red de agua pota­ble es una cani­lla de uso com­par­ti­do en un pasi­llo. Estas con­di­cio­nes ins­ta­la­das por la pobre­za estruc­tu­ral, las de un país que no es Ita­lia ni Espa­ña, están enfren­tan­do al Esta­do y espe­cial­men­te a la mili­tan­cia social a pen­sar otras medi­das para que la cua­ren­te­na pue­da imple­men­tar­se. Espe­cial­men­te en el conur­bano, don­de los fun­cio­na­rios, inten­den­tes y refe­ren­tes barria­les seña­lan que la cla­ve, en los días que vie­nen, va a ser garan­ti­zar la dis­tri­bu­ción de ali­men­tos. En este mar­co, el gobierno nacio­nal ana­li­za para el caso de que el con­fi­na­mien­to deba pro­lon­gar­se ampliar la asis­ten­cia eco­nó­mi­ca a los que depen­den ente­ra­men­te de chan­gas y no tie­nen pla­nes socia­les. Las esti­ma­cio­nes no ofi­cia­les seña­lan que están en esa situa­ción un millón de argen­ti­nos.

Des­de diciem­bre, un impor­tan­te sec­tor de los movi­mien­tos socia­les ingre­só a car­gos de ges­tión en el gobierno. En el minis­te­rio de Desa­rro­llo Social hay una secre­ta­ría y dos direc­cio­nes a car­go de refe­ren­tes de las orga­ni­za­cio­nes; entre ellos está el coor­di­na­dor de Somos Barrios de Pie, Daniel Menén­dez, que hoy es uno de los encar­ga­dos de armar un plan de rea­li­za­ción de peque­ñas obras loca­les para que menos per­so­nas se des­pla­cen bus­can­do chan­gas. Mariel Fer­nán­dez, for­ma­da en la mili­tan­cia del Movi­mien­to Evi­ta, es inten­den­ta de Moreno, un muni­ci­pio que con­den­sa en dos datos la vida pre­ca­ria, ya que tie­ne 500 mil habi­tan­tes y un solo hos­pi­tal. Fer­nan­da Miño, mili­tan­te de la villa La Cava, en San Isi­dro, es secre­ta­ria de Inte­gra­ción Socio­ur­ba­na, una direc­ción del Esta­do crea­da para resol­ver el pro­ble­ma del acce­so al agua en las villas y asen­ta­mien­tos. En los cua­tro mil cua­tro­cien­tos barrios popu­la­res del país, el 93,5 por cien­to no tie­ne acce­so for­mal a la red de Agua Pota­ble. Estos diri­gen­tes con­ta­ron a Página/​12 cómo ven, des­de su con­di­ción de mili­tan­tes en con­tac­to direc­to con la reali­dad de los asen­ta­mien­tos y des­de su posi­ción como fun­cio­na­rios que par­ti­ci­pan en el dise­ño de polí­ti­cas, la aten­ción de la pan­de­mia en los barrios popu­la­res.

Los barrios popu­la­res . Con un click en el link, se acce­de al mapa de la pobre­za estruc­tu­ral en la Argen­ti­na

Refuer­zo ali­men­ta­rio

«Res­guar­dar­se en la casa es un ele­men­to impor­tan­te, pero que no alcan­za en los sec­to­res más humil­des, que no tie­nen las con­di­cio­nes de la cla­se media», seña­la Daniel Menén­dez, sub­se­cre­ta­rio de Pro­mo­ción de la Eco­no­mía Social. Es sába­do al medio­día y él está en un come­dor en Villa Infla­ma­ble. «Lo que esta­mos vien­do, en gene­ral, es que la gen­te está en la puer­ta de la casa pero sin salir del barrio, como si fue­ra un domin­go. La acti­vi­dad comu­ni­ta­ria sí es mayor, por­que hay más gen­te entre­gan­do vian­das en los come­do­res y aumen­tó el núme­ro de fami­lias y de chi­cos que vie­nen a pedir a ali­men­tos». En este sen­ti­do, lo que se ve venir es un esque­ma en el que la mili­tan­cia social cubra la logís­ti­ca nece­sa­ria para que las fami­lias no se que­den sin ali­men­tos.

Para Menén­dez «es impen­sa­do que la gen­te de los sec­to­res popu­la­res se reclu­ya en sus casas como pue­de hacer­lo la cla­se media, por­que las casas son de una pre­ca­rie­dad en muchos casos muy gran­de, por­que hay pro­ble­mas de haci­na­mien­to, enton­ces hay que encon­trar meca­nis­mos para que la comu­ni­dad, en el barrio, pue­da pen­sar­se como una uni­dad de ais­la­mien­to. En ese sen­ti­do, sabien­do que pue­de haber movi­mien­to, que el movi­mien­to esté orga­ni­za­do para que haya tra­ba­jo, que haya acti­vi­dad y posi­bi­li­dad de acce­der a los ali­men­tos».

El minis­te­rio de Desa­rro­llo Social apu­ra por esto la rea­li­za­ción de peque­ñas obras de infra­es­truc­tu­ra en los barrios para gene­rar tra­ba­jo local, que ayu­de a limi­tar la cir­cu­la­ción de las per­so­nas y fun­cio­ne, a la vez, como un palia­ti­vo para la caí­da de las chan­gas.

Sába­do al medio­da, en un come­dor de Barrios de Pie. Foto de la orga­ni­za­ción

Hote­les y hos­pi­ta­les

«Ayer nos reuni­mos con los super­mer­ca­dis­tas de Moreno para que entien­dan que van a tener que hacer dona­cio­nes, y tam­bién para que garan­ti­cen stock de mer­ca­de­ría para que los come­do­res esco­la­res pue­dan armar las bol­sas de ali­men­tos», con­tó Mariel Fer­nán­dez, inten­den­ta del dis­tri­to del conur­bano con un solo hos­pi­tal para 500 mil habi­tan­tes. «Esta­mos hacien­do todos los esfuer­zos pero hay reali­da­des obje­ti­vas».

Ubi­ca­do en el segun­do y ter­cer cor­dón, Moreno es uno de los seis muni­ci­pios del Gran Bue­nos Aires con nive­les más altos de Nece­si­da­des Bási­cas Insa­tis­fe­chas, de acuer­do a datos del Obser­va­to­rio de la Uni­ver­si­dad de Gene­ral Sar­mien­to. Sobre el ais­la­mien­to, la inten­den­ta apun­ta que «en reali­dad, lo que inten­ta­mos hacer es que la gen­te se que­de en el barrio. Estar aden­tro es difí­cil por el tema de la pre­ca­rie­dad de las vivien­das; no es lo mis­mo que en una fami­lia de los sec­to­res medios altos, que tie­ne las como­di­da­des para que­dar­se en su casa. Yo insis­to mucho en que hay garan­ti­zar el ali­men­to, por­que nadie pue­de que­dar­se si no lo tie­ne».

El vier­nes, la Nación envió a la inten­den­cia 10 millo­nes de pesos para ali­men­tos y la com­pra de mate­ria­les de cons­truc­ción que per­mi­tan gene­rar las pri­me­ras obras de mejo­ra­mien­to y empleo local. Tam­bién el gober­na­dor Axel Kici­llof des­ti­nó una par­ti­da de 300 millo­nes a dis­tri­buir entre los 135 muni­ci­pios de la pro­vin­cia en la emer­gen­cia sani­ta­ria. Aun­que –para­do­jas de las deci­sio­nes rápi­das en tiem­pos de cri­sis– Moreno, por tener un solo hos­pi­tal, reci­bi­rá menos que otros dis­tri­tos, ya que el índii­ce de repar­to es la copar­ti­ci­pa­ción, que des­ti­na más fon­dos cuan­do se tie­nen más hos­pi­ta­les.

La preo­cu­pa­ción está pues­ta en la deman­da de salud que va a pro­du­cir­se en el pico del con­ta­gio, espe­ra­do para fina­les de abril o prin­ci­pios de mayo. Ya está anun­cia­do que en Moreno se va a cons­truir uno de los 5 hos­pi­ta­les modu­la­res des­ti­na­dos al Conur­bano pen­sa­dos para la inter­na­ción de pacien­tes con coro­na­vi­rus. Como en otras loca­li­da­des, el muni­ci­pio tomó la idea de uti­li­zar los hote­les sin­di­ca­les para las per­so­nas que nece­si­ten ais­la­mien­to. Hay un solo hotel, del Sin­di­ca­to del Segu­ro, que se puso a dis­po­si­ción.

Un tra­ba­jo típi­co de Moreno es el de los ven­de­do­res de plan­tas, que se abas­te­cen en los vive­ros loca­les y via­jan 50, 60 y has­ta 80 kiló­me­tros por día bus­can­do ven­tas. El minis­tro de Eco­no­mía, Mar­tín Guz­mán, anun­ció obras de mejo­ra­mien­to en los barrios para evi­tar los des­pla­za­mien­tos. Foto: Ber­nar­dino Avi­la

Don­de fal­ta el agua

La secre­ta­ria de Inte­gra­ción Socio­ur­ba­na, Fer­nan­da Miño vive en La Cava, la villa más emble­má­ti­ca de San Isi­dro. «Los barrios son un mun­do apar­te», indi­ca. «Más allá de lo difí­cil que es res­pe­tar la cua­ren­te­na para cual­quie­ra, la casa es chi­ca, hay muchas situa­cio­nes fami­lia­res, inde­fec­ti­ble­men­te los veci­nos salen a los pasi­llos o a la calle más cer­ca­na. No vamos a hacer cola al super­mer­ca­do por­que no hay pla­ta para lle­nar la hela­de­ra, pero si a la úni­ca cani­lla de agua la tenés en la esqui­na de tu casa no te que­da otra que salir», dice a Página/​12. A su cri­te­rio, el prin­ci­pal obs­tácu­lo para sos­te­ner el ais­la­mien­to en las villas y asen­ta­mien­tos de Bue­nos Aires es el haci­na­mien­to, y en el inte­rior la fal­ta de agua.

Expli­ca tam­bién que el mapa de barrios popu­la­res con las 4400 urba­ni­za­cio­nes pre­ca­rias del país fue arma­do toman­do las vivien­das en las que fal­tan dos o más de los ser­vi­cios de agua, elec­tri­ci­dad o cloa­cas. «En gene­ral, es el agua, que lle­ga a las casas conec­ta­da irre­gu­lar­men­te y pue­de no ser pota­ble, y la cloa­ca. Suma­dos a la fal­ta de tra­ba­jo y al tema del ali­men­to, la pan­de­mia vie­ne a desa­fiar toda­vía más la posi­bi­li­dad de salir ade­lan­te de las per­so­nas más vul­ne­ra­das. Y tam­bién creo que va a hacer más difí­cil la con­cien­ti­za­ción de lo que sig­ni­fi­ca la pan­de­mia, por­que la gen­te no tie­ne el recur­so para pre­ve­nir­se».

Miño cree que las muni­ci­pa­li­da­des van a tener que asu­mir el tra­ba­jo de ir a los barrios, lle­var los bol­so­nes a cada casa en lugar de hacer ir a la gen­te a un lugar don­de pue­de amon­to­nar­se, hacer rue­das sani­ta­rias con los ele­men­tos bási­cos. «Siem­pre hay una orga­ni­za­ción social, ade­más, que se pone esto al hom­bro, que se pone el guan­te y el bar­bi­jo y sale a repar­tir».

Estu­dian ampliar las medi­das para los tra­ba­ja­do­res infor­ma­les

El gobierno nacio­nal ana­li­za imple­men­tar otras medi­das de ayu­da para las per­so­nas de sec­to­res vul­ne­ra­bles que depen­den de acti­vi­da­des infor­ma­les y no per­ci­ben nin­gún ingre­so del Esta­do, en el caso de las medi­das de ais­la­mien­to se pro­lo­guen más allá de estos diez días. La idea es la de un sub­si­dio de 5 mil pesos duran­te tres meses. En el país hoy exis­ten tres gran­des esque­mas de cober­tu­ra: la Asig­na­ción Uni­ver­sal por Hijo, los pla­nes socia­les y las jubi­la­cio­nes y pen­sio­nes. Por afue­ra de eso hay una pobla­ción que están entre los 40 y 60 años, que tie­ne hijos ya mayo­res de 18 años, por lo que ya no reci­be la AUH y care­ce de empleo for­mal.

El comer­cio en las ferias, los talle­res fami­lia­res, las peque­ñas obras de cons­truc­cion, la ven­ta ambu­lan­te, los pues­tos de comi­da al paso, el mane­jo de remi­ses, peque­ñas ver­du­le­rías, alma­ce­nes y pelu­que­rías abier­tos por veci­nos en sus casas son algu­nas de las acti­vi­da­des den­tro de una infi­ni­dad de rebus­ques no regis­tra­dos, con ingre­sos de sub­sis­ten­cia y por afue­ra de la figu­ra del mono­tri­bu­to. La infor­ma­li­dad hace impo­si­ble medir cuán­tos están en esta situa­ción. Hay refe­ren­tes socia­les que hacen una esti­ma­ción, en el aire, de un millón de per­so­nas. El para­te en la acti­vi­dad pue­de, cla­ra­men­te, dejar a esta fran­ja sin nin­gu­na vía de ingre­sos.

El pro­gra­ma de tra­ba­jo local

El pro­gra­ma de peque­ñas obras de infra­es­truc­tu­ra en los barrios popu­la­res para gene­rar tra­ba­jo local tie­ne el obje­ti­vo de limi­tar la cir­cu­la­ción de las per­so­nas y fun­cio­nar, a la vez, como un palia­ti­vo para la caí­da de las chan­gas. La medi­da fue anti­ci­pa­da el mar­tes por el minis­tro de Eco­no­mía, Mar­tín Guz­mán. El minis­te­rio de Desa­rro­llo Social que con­du­ce Daniel Arro­yo con­fir­mó a su vez un paque­te des­ti­na­do para los sec­to­res más vul­ne­ra­bles.

Las obras en las que se pien­sa son de mejo­ra­mien­to, como pin­tar escue­las, hacer vere­das, arre­glar cen­tros comu­ni­ta­rios, con un cri­te­rio de per­mi­tir a las per­so­nas tra­ba­jar en el barrio, sin tener que via­jar. Toda­vía no está defi­ni­do cuál será el pago por estos tra­ba­jos. Un cri­te­rio cer­cano es el que se uti­li­zó en febre­ro con los arre­glos de escue­las, cuan­do los tra­ba­ja­do­res cobra­ron el doble de un plan social, es decir 17 mil pesos, aun­que tam­bién está en estu­dio un esque­ma de módu­los o com­ple­men­tos.

El Esta­do Nacio­nal, por otra par­te, refor­zó los ingre­sos de los bene­fi­cia­rios de la Asig­na­ción Uni­ver­sal por Hijo y de pla­nes socia­les con un bono de 3000 mil pesos. Este plus abar­có a 556 mil per­so­nas.

La deci­sión de las obras a rea­li­zar esta­rá a car­go de uni­da­des eje­cu­to­ras inte­gra­das por los inten­den­tes, las gober­na­cio­nes y los movi­mien­tos socia­les.

El paque­te com­bi­na ingre­sos con tra­ba­jo: al bono se le suma­rá el envío de insu­mos, mate­ria­les y herra­mien­tas para hacer posi­ble la rea­li­za­ción de las obras de infra­es­truc­tu­ra en sali­tas sani­ta­rias, clu­bes de barrio, escue­las o vivien­das pre­ca­rias.

Fuen­te: P12

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *