Perú. Sí se pue­de sobre­vi­vir a la tor­men­ta per­fec­ta

Hum­ber­to Cam­po­dó­ni­co /​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 23 de mar­zo de 2020

Nun­ca había vis­to este gran con­sen­so nacio­nal: dijo Ipsos ayer que el 95% de los perua­nos apo­ya el ais­la­mien­to social, o sea la cua­ren­te­na que esta­mos vivien­do, con toque de que­da inclui­do, para com­ba­tir al coro­na virus y tra­tar de derro­tar­lo. 

La otra cara de la meda­lla, según Ipsos, es que un 48% de los encues­ta­dos del estra­to D/​E y un 28% del estra­to C no tie­ne dine­ro para salir a com­prar pro­duc­tos duran­te la cua­ren­te­na. 

Los que creen que el com­ba­te será cor­to y que la pró­xi­ma sema­na ter­mi­na la cua­ren­te­na pue­den equi­vo­car­se. Para can­tar vic­to­ria, el núme­ro de infec­ta­dos por sema­na, diga­mos, tie­ne que ser cada vez menor, como en Chi­na. Noso­tros toda­vía esta­mos en la fase don­de el núme­ro de infec­ta­dos por sema­na es cada vez mayor. Tene­mos que lograr, pri­me­ro, que el núme­ro de infec­ta­dos por sema­na deje de aumen­tar y, lue­go, que sea cada vez menor. Para eso es la cua­ren­te­na.

Cier­to, hemos mejo­ra­do. El 22 de mar­zo supe­ra­mos por pri­me­ra vez la cifra de 1,000 tests dia­rios, pues se hicie­ron 1,200 tests (rec­tán­gu­lo azul) y hubo solo 3.75% de infec­ta­dos (línea ama­ri­lla). Esto es una mejo­ra en dos sen­ti­dos: 1), por­que mien­tras más tests haya, mayor es el cono­ci­mien­to que tene­mos sobre la salud de la pobla­ción. Y, 2) por­que el % de infec­ta­dos fue bajo. 

Dicho esto, toda­vía segui­mos en fase 3 y el # de infec­ta­dos va a seguir aumen­tan­do. La cues­tión es que, día a día, dis­mi­nu­ya la tasa de infec­ta­dos, has­ta que la cur­va se apla­ne y ya no aumen­te. Repe­ti­mos, hemos mejo­ra­do, pero toda­vía fal­ta.

Para que la cua­ren­te­na sea “popu­lar”, la pobla­ción debe tener los medios para seguir nave­gan­do en medio de la “tor­men­ta per­fec­ta”. Y eso toda­vía no se logra. El gobierno ha hecho esfuer­zos. Y se le aplau­de por todo lo que hace. Pero es aún insu­fi­cien­te. 

Has­ta aho­ra se han des­ti­na­do S/​. 4,692 millo­nes (US$ 1,300 millo­nes, DU-027), lo que equi­va­le al 0.6% del PBI. 

Los mon­tos más gran­des han sido, de un lado, el bono de 380 soles para 3 millo­nes de fami­lias en pobre­za y extre­ma pobre­za, lo que ascien­de a S/​. 1,170 millo­nes y de otro, los S/​. 2,500 millo­nes para el Ins­ti­tu­to Nacio­nal de Salud (DU 028). Se des­ti­na­ron S/​. 100 millo­nes para la com­pra de kits para los tests, S/.300 millo­nes a un fon­do para MYPES, S/.200 millo­nes como sub­si­dio a Essa­lud, S/​. 100 millo­nes para el MINSA y S/​. 121 millo­nes para el Minis­te­rio del Inte­rior y Defen­sa. 

Estos mon­tos son abso­lu­ta­men­te insu­fi­cien­tes. El bono se cal­cu­ló con la canas­ta ali­men­ta­ria bási­ca, que es de S/​. 380. Se debió haber cal­cu­la­do con la canas­ta fami­liar que ascien­de a S/​. 1,400. 

Pero aquí vie­ne el gran pro­ble­ma. Ese bono no tie­ne en cuen­ta a los infor­ma­les, que son el 65% del empleo en el Perú. Estos infor­ma­les son los taxis­tas, los cho­fe­res de com­bi, los pelu­que­ros, los que tra­ba­ban en los talle­res de mecá­ni­ca, los tra­ba­ja­do­res del hogar y los tra­ba­ja­do­res fami­lia­res no remu­ne­ra­dos. Muchos de ellos no son pobres y no van a reci­bir el bono de S/​. 380. 

Y enton­ces, ¿de qué van a vivir? Pues ese tema lo tie­ne que solu­cio­nar el gobierno. Y lo pue­de hacer a par­tir del DNI y/​o del padrón elec­to­ral de la ONPE, exclu­yen­do a los que ya reci­ben el bono de S/​. 380. Si se tra­ta­ra de 5 millo­nes de per­so­nas que están en esa con­di­ción y se les die­ra un bono de S/​. 500, esto equi­va­le a S/​2,500 millo­nes, el 0.03% del PBI.
Nota: Cuan­do este artícu­lo ya esta­ba escri­ta la minis­tra María Anto­nie­ta Alva anun­ció que el bono de 380 soles se va a ampliar para que lle­gue a los inde­pen­dien­tes.

No solo eso. Las MYPES van a nece­si­tar fon­dos mayo­res. Y ya están hacien­do cola los empre­sa­rios agru­pa­dos en COMEX para pedir­le ali­vio a la SUNAT. Y tam­bién es indis­pen­sa­ble que se sus­pen­da el pago de los ser­vi­cios públi­cos: agua, luz, gas natu­ral y tele­co­mu­ni­ca­cio­nes (telé­fo­nos fijos, celu­la­res e Inter­net).

La cues­tión es que, si com­pa­ra­mos con Chi­le, nues­tro pro­gra­ma no com­pi­te. Hace 3 días, Piñe­ra anun­ció un Plan Eco­nó­mi­co de US$ 11,750 millo­nes, el 4.7% del PBI chi­leno. Dijo Piñe­ra: «Este es un plan robus­to fren­te a cir­cuns­tan­cias muy com­ple­jas. Y estos recur­sos van a per­mi­tir finan­ciar muchos gas­tos que nece­si­ta­mos para pro­te­ger la salud y la vida de nues­tros com­pa­trio­tas, van a per­mi­tir obte­ner recur­sos para faci­li­tar la crea­ción de empleos, pro­te­ger los exis­ten­tes, com­ple­men­tar ingre­sos de per­so­nas más afec­ta­das, apo­yar a nues­tras Pymes y para que los muni­ci­pios pue­dan cum­plir la labor social que les corres­pon­de».

Cier­ta­men­te, con este coro­na virus, que pro­vo­ca rece­sión en todo el mun­do, inclui­do el Perú, por supues­to, vamos a tener, de un lado, una menor recau­da­ción tri­bu­ta­ria y, de otro, mayo­res egre­sos para finan­ciar la lucha con­tra el virus y la cua­ren­te­na. Es el momen­to, enton­ces usar los aho­rros fis­ca­les; hay US$ 5,700 millo­nes en el Fon­do de Esta­bi­li­za­ción Fis­cal, el 2.5% del PBI. Y hay otros US$ 7,000 millo­nes, 3% del PBI, de fon­dos públi­cos en el sis­te­ma finan­cie­ro, sobre todo en el BCRP. 

Lo que suce­de es que el MEF no quie­re apa­re­cer con los núme­ros fis­ca­les en rojo. O sea, quie­re atra­ve­sar la “tor­men­ta per­fec­ta”, pero no le quie­re poner al bar­co los moto­res nece­sa­rios para atra­ve­sar­la. Tam­po­co quie­re el MEF que la deu­da públi­ca, exter­na e inter­na, se ele­ve por enci­ma del 30% del PBI, lími­te que ellos mis­mos se han auto­im­pues­to y que es de los más bajos de la Región. Eso se tie­ne que modi­fi­car. 

Ya habrá tiem­po para reac­ti­var la eco­no­mía. Y tra­tar de ver como sali­mos de esta cri­sis. 

Y, ojo, no va a ser fácil pues hay un antes y un des­pués del Coro­na (AC/​DC). Quie­nes creen que este es solo un bache y que, como decía el pre­si­den­te de EEUU Her­bert Hoo­ver a fines de los años 20, que “la pros­pe­ri­dad está a la vuel­ta de la esqui­na”, se equi­vo­can. 

Hemos entra­do a un nue­vo momen­to mun­dial. Los nacio­na­lis­mos cam­pean, el mul­ti­la­te­ra­lis­mo se des­va­ne­ce en el aire, las cade­nas de valor glo­bal des­apa­re­cen. Y así. Es hora de replan­tear la for­ma de cre­cer, de res­pe­tar el medio ambien­te, de desa­fiar y de ganar­le la bata­lla al neo­li­be­ra­lis­mo que le ha pues­to un valor dine­ra­rio a todo, inclui­do a la per­so­na huma­na. 

Hay un dicho en EEUU: “si la máqui­na no está rota, no la arre­gles”. Es lo que muchos pien­san hoy. Que en 6 meses vol­ve­re­mos “a la nor­ma­li­dad”, al “busi­ness as usual”. No se dan cuen­ta que la máqui­na sí está rota. Y hay que arre­glar­la. Todo eso se nos vie­ne des­pués que apla­ne­mos la cur­va y le gane­mos al coro­na virus que es lo que quie­re el 95% de la pobla­ción.

Fuen­te: Otra Mira­da

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *