Pan­de­mia de abu­sos poli­cia­les con pre­tex­to del Esta­do de alar­ma

A la pan­de­mia glo­bal por COVID-19 se le une aho­ra otra peli­gro­sa epi­de­mia: la de los abu­sos poli­cia­les para hacer cum­plir el Esta­do de alar­ma. Estos últi­mos días nos han deja­do abun­dan­tes docu­men­tos grá­fi­cos sobre dis­tin­tas actua­cio­nes poli­cia­les en apli­ca­ción del Real Decre­to que esta­ble­ce el Esta­do de alar­ma. Y en muchas de ellas esta­mos vien­do un alar­man­te abu­so de poder y bru­ta­li­dad poli­cial.

Vaya por delan­te que acon­se­jo a todo el mun­do que­dar­se en casa siguien­do las indi­ca­cio­nes de los pro­fe­sio­na­les sani­ta­rios que están des­bor­da­dos por la epi­de­mia del coro­na­vi­rus. Es lo correc­to hacer­lo, por con­cien­cia social, por soli­da­ri­dad y por apo­yo a esa cla­se obre­ra que está sien­do la pri­me­ra línea de defen­sa con­tra el virus, en espe­cial al per­so­nal sani­ta­rio.

Pero esta­mos obser­van­do como, por un lado los dis­tin­tos cuer­pos poli­cia­les están actuan­do en muchos casos con abso­lu­ta arbi­tra­rie­dad y gran­des dosis de sober­bia y chu­le­ría a la hora de valo­rar si una per­so­na está en la vía públi­ca de mane­ra jus­ti­fi­ca­da o no. Se ha agre­di­do y dete­ni­do a per­so­nas que iban o vol­vían de tra­ba­jar, que iban a la com­pra o que pasea­ban a sus perros, igno­ran­do sus expli­ca­cio­nes y sen­ten­cian­do sin nin­gún fun­da­men­to que «están min­tien­do». Y lo están hacien­do en base a la Ley Mor­da­za, a esa que le da a los cuer­pos poli­cia­les atri­bu­cio­nes para mul­tar, dete­ner, valo­rar y juz­gar ellos mis­mos quien dice la ver­dad o quien mien­te en base a lo que les sale de las nari­ces. La mis­ma ley que el actual gobierno pro­gre­sis­ta pro­me­tió dero­gar.

Y pese a que hay casos cri­ti­ca­bles de per­so­nas que salen a la calle sin jus­ti­fi­ca­ción y con­tri­bu­yen a que el virus no se fre­ne, hecho que nadie dis­cu­te, está habien­do una res­pues­ta a todas luces des­pro­por­cio­na­da y en no pocas oca­sio­nes vio­len­ta y bru­tal.

Y es que el núme­ro de casos se ha dis­pa­ra­do de mane­ra tan alar­man­te que ya pode­mos decir que hay una segun­da pan­de­mia en mar­cha: la de la bru­ta­li­dad poli­cial. Pare­ce ser que ampa­ra­dos por el Esta­do de alar­ma y por la situa­ción gra­ve e iné­di­ta que esta­mos atra­ve­san­do actual­men­te, los dis­tin­tos cuer­pos poli­cia­les se han qui­ta­do la care­ta y han saca­do a pasear sus más pri­ma­rios ins­tin­tos: los de apo­rrear al ciu­da­dano sin jus­ti­fi­ca­ción algu­na. Ade­más estas actua­cio­nes se ven apo­ya­das por el cli­ma de mie­do y páni­co que des­de algu­nos medios han tra­ta­do de infun­dir a la pobla­ción.

Men­ción apar­te mere­cen los acu­si­cas y chi­va­tos de bal­cón, per­so­nas que han saca­do al poli­cía que lle­van den­tro para espiar y pre­juz­gar a sus [email protected], en muchos casos tam­bién des­de una abso­lu­ta arbi­tra­rie­dad y des­co­no­ci­mien­to abso­lu­to de las situa­cio­nes per­so­na­les de cada per­so­na. Así, en varias de estas actua­cio­nes hemos podi­do oir a gen­te jalean­do la acti­tud vio­len­ta de la poli­cia y aplau­dien­do su bru­ta­li­dad, mien­tras se lle­nan la boca de una fal­sa supe­rio­ri­dad moral con tal de bus­car su minu­to de glo­ria. Si toda esa ver­bo­rrea la usa­rán para denun­ciar a quie­nes nos han abo­ca­do a esta situa­ción recor­tan­do y dete­rio­ran­do duran­te años la sani­dad públi­ca, otro gallo can­ta­ría.

He reco­pi­la­do en un hilo de twit­ter los casos que he vis­to, una lis­ta que segui­ré actua­li­zan­do y de la que aquí he deja­do sus casos más sig­ni­fi­ca­ti­vos has­ta el momen­to. Y es que, si cede­mos al mie­do, o si jus­ti­fi­ca­mos esta bru­ta­li­dad en base a la situa­ción que esta­mos pade­cien­do, que a nadie le que­pa la menor duda de que se nos vol­ve­rá en nues­tra con­tra. La poli­cía está para pro­te­ger al capi­tal y a [email protected] [email protected], no al pue­blo. Sólo el pue­blo sal­va al pue­blo.

https://​twit​ter​.com/​B​o​r​o​_​L​H​/​s​t​a​t​u​s​/​1​2​4​1​9​9​1​7​1​6​3​6​7​9​3​7​536

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *