Méxi­co. Coro­na­vi­rus y lucha de cla­ses: los que lim­pian las calles

José Luis Carretero/​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 23 de mar­zo de 2020

Según trans­cu­rren los día, y el efec­to mor­tí­fe­ro de la pan­de­mia se hace cada vez más noto­rio, la diná­mi­ca pro­pia de la eco­no­mía capi­ta­lis­ta se vuel­ve más acu­sa­da­men­te un asun­to de cla­se: deter­mi­na­das acti­vi­da­des siguen fun­cio­nan­do, pese a no ser en modo alguno esen­cia­les —como la obra públi­ca o el tele­mar­ke­ting — ; los Expe­dien­tes de Regu­la­ción Tem­po­ral de Empleo se mul­ti­pli­can, envian­do al des­em­pleo a dece­nas de miles de tra­ba­ja­do­res mien­tras des­ta­ca­dos capi­ta­nes de indus­tria se per­mi­ten salir en los medios de comu­ni­ca­ción hacien­do pro­me­sas de ayu­da al sis­te­ma sani­ta­rio que no ter­mi­nan de cum­plir.

Los sin­di­ca­tos com­ba­ti­vos fuer­zan el cie­rre de gran­des empre­sas que, sin embar­go, pese a las órde­nes de los pode­res públi­cos, siguen abier­tas sin cum­plir las medi­das de pre­ven­ción nece­sa­rias, gra­cias a la fuer­za —de autén­ti­ca vida y muer­te, como pode­mos ver aho­ra— que impli­ca la coac­ción del sis­te­ma sala­rial: tie­nes nece­si­da­des bási­cas y care­ces de medios de pro­duc­ción, lue­go ten­drás que ven­der tu fuer­za de tra­ba­jo, aun­que te pon­gas en peli­gro tú mis­mo y a tu comu­ni­dad.

Mien­tras tan­to, los ser­vi­cios públi­cos esen­cia­les siguen fun­cio­nan­do gra­cias a toda esa mul­ti­tud de tra­ba­ja­do­res y tra­ba­ja­do­ras que han sido invi­si­bi­li­za­dos en las últi­mas déca­das, inclu­so por la auto­de­no­mi­na­da “izquier­da”: los obre­ros de cue­llo azul, los tra­ba­ja­do­res manua­les, los “chavs” de barrio. Los que no tie­nen tres pos­gra­dos, o, más bien, esas cua­li­fi­ca­cio­nes no son nece­sa­rias para el tra­ba­jo que pres­tan. Las caje­ras, los repo­ne­do­res, los lim­pia­do­res y lim­pia­do­ras, los “basu­re­ros”, los trans­por­tis­tas, los con­duc­to­res de auto­bús y de metro, los por­tua­rios, los tele­ope­ra­do­res. El pro­le­ta­ria­do de las con­tra­tas y sub­con­tra­tas, siem­pre fle­xi­bi­li­za­do y pre­ca­ri­za­do, siem­pre aban­do­na­do por el dis­cur­so divino de una izquier­da “alter­na­ti­va” que entien­de “el fin del tra­ba­jo” como una espe­cie de uto­pía de cla­se media en la que todos nos dedi­ca­mos a la crea­ti­vi­dad vir­tual y el estu­dio eco­so­cial mien­tras el metro y la lim­pie­za via­ria siguen fun­cio­nan­do todos los días por arte de magia, y no como un avan­ce auto­ges­tio­na­rio sobre la pro­duc­ción que per­mi­ta repar­tir el tra­ba­jo social­men­te nece­sa­rio en una socie­dad de la abun­dan­cia vital —que no del con­su­mo— para todos.

¿Quién nos lim­pia la basu­ra? ¿Quién, lite­ral­men­te, lim­pia la mier­da de nues­tras calles? Es una pre­gun­ta que se vuel­ve impe­rio­sa cuan­do de la lim­pie­za depen­de la pro­fi­la­xis que evi­te el con­ta­gio, cuan­do la lim­pie­za se vuel­ve, tam­bién, una cues­tión de vida o muer­te

Uno de esos sec­to­res impres­cin­di­bles, que resul­ta curio­so men­cio­nar cuan­do todo duer­me en la nor­ma­li­dad capi­ta­lis­ta, por­que devie­ne invi­si­ble a los ojos de la vul­ga­ta pos­mo­der­na, es el de la lim­pie­za via­ria. ¿Quién nos lim­pia la basu­ra? ¿Quién, lite­ral­men­te, lim­pia la mier­da de nues­tras calles? Es una pre­gun­ta que se vuel­ve impe­rio­sa cuan­do de la lim­pie­za depen­de la pro­fi­la­xis que evi­te el con­ta­gio, cuan­do la lim­pie­za se vuel­ve, tam­bién, una cues­tión de vida o muer­te. No nos enga­ñe­mos, eso es así todos los días del año, pero solo des­de hace una sema­na nos hemos vuel­to, dolo­ro­sa­men­te, un poco más cons­cien­tes de ello. ¿Cómo tra­ba­jan los que lim­pian las calles? ¿En qué situa­ción están? De nue­vo, un asun­to de cla­se.

Joa­quín M., mili­tan­te del sin­di­ca­lis­mo com­ba­ti­vo de la lim­pie­za via­ria en la ciu­dad de Madrid (un área estra­té­gi­ca de la vida de la capi­tal que el “gobierno del cam­bio” de Manue­la Car­me­na no qui­so recu­pe­rar para lo públi­co, por­que debió pen­sar que tenía cosas más impor­tan­tes que hacer) no cuen­ta que los pri­me­ros días los tra­ba­ja­do­res siguie­ron des­pla­zán­do­se en fur­go­ne­tas ocu­pa­das por cua­tro o cin­co per­so­nas, aun­que esto ya no suce­de; que se han esta­ble­ci­do tur­nos, para que aho­ra sólo tra­ba­je al mis­mo tiem­po el 50% del per­so­nal; que les han indi­ca­do que vayan ya ves­ti­dos con el uni­for­me al cen­tro de tra­ba­jo, y que vuel­van a su casa tam­bién sin qui­tár­se­lo, para que no usen los ves­tua­rios de los can­to­nes. Tam­bién nos cuen­ta que ha habi­do gen­te con fami­lia­res de ries­go en casa que han ido a tra­ba­jar; que no hay geles ni el líqui­do espe­cial que se dijo que se iba a usar para desin­fec­tar las calles, sino que se está usan­do jabón y lejía dilui­da. Para desin­fec­tar los camio­nes, en lugar de hacer una lim­pie­za exhaus­ti­va les dan un bote de lejía y los tra­ba­ja­do­res lo apli­can en los sitios “don­de pien­san que van a tocar”. En hora­rio noc­turno se han gene­ra­li­za­do los bal­deos mix­tos (un ope­ra­rio con la man­gue­ra y otro en el camión).

Las lim­pia­do­ras y los lim­pia­do­res, pues, com­ba­ten al virus en las calles, muchas veces con medios pre­ca­rios y con una situa­ción pre­via de pre­ca­rie­dad labo­ral y vital

Miguel Mon­te­si­nos, pre­si­den­te, por la par­te sin­di­cal, del Comi­té de Segu­ri­dad y Salud de la Unión Tem­po­ral de Empre­sas que rea­li­za la lim­pie­za via­ria en Ali­can­te, nos cuen­ta que hay esca­sez de guan­tes y de mas­ca­ri­llas; que al menos tres tra­ba­ja­do­res de ries­go —por tener hechas tra­queo­to­mías— siguen tra­ba­jan­do duran­te la sema­na pasa­da; y que la empre­sa no res­pon­de a la rei­vin­di­ca­ción sin­di­cal de man­te­ner una reser­va de tra­ba­ja­do­res en casa, para poder usar­la si se pro­du­cen bajas por la enfer­me­dad en los pró­xi­mos días, una peti­ción reite­ra­da de las orga­ni­za­cio­nes sin­di­ca­les del sec­tor en toda la geo­gra­fía espa­ño­la.

Por su par­te, Vane­sa Tole­do, dele­ga­da sin­di­cal de Soli­da­ri­dad Obre­ra en ESMASA, la empre­sa públi­ca de lim­pie­za via­ria de Alcor­cón, una ciu­dad pro­le­ta­ria cer­ca­na a Madrid, inci­de tam­bién en el hecho de que la empre­sa no quie­re escu­char las rei­vin­di­ca­cio­nes de los tra­ba­ja­do­res, que se cir­cuns­cri­ben a la pues­ta en mar­cha de una reser­va de un 50% de la mano obra en casa, tur­nán­do­se para tra­ba­jar cada dos días, para no tener que cesar el ser­vi­cio en caso de expan­sión de la enfer­me­dad entre la plan­ti­lla, y a la uti­li­za­ción de meca­nis­mos de movi­li­dad fun­cio­nal para que todos los tra­ba­ja­do­res pue­dan dedi­car­se a la lim­pie­za via­ria, aban­do­nan­do acti­vi­da­des absur­das en estos momen­tos como el borra­do de gra­fi­tis o la lim­pie­za de facha­das de los edi­fi­cios públi­cos.

Vane­sa tam­bién nos avi­sa del caos admi­nis­tra­ti­vo que pue­de pro­vo­car la deci­sión de que el ser­vi­cio de salud infor­me direc­ta­men­te a las empre­sas de las bajas médi­cas, dado que, al no poder expli­ci­tar en la comu­ni­ca­ción a que se deben dichas bajas, los ser­vi­cios admi­nis­tra­ti­vos de las empre­sas no podrán dilu­ci­dar si se tra­ta de con­tin­gen­cias comu­nes o pro­fe­sio­na­les, abrién­do­se la posi­bi­li­dad de que los tra­ba­ja­do­res no reci­ban la tota­li­dad de las pres­ta­cio­nes que les corres­pon­den.

Las lim­pia­do­ras y los lim­pia­do­res, pues, com­ba­ten al virus en las calles, muchas veces con medios pre­ca­rios y con una situa­ción pre­via de pre­ca­rie­dad labo­ral y vital. Una pre­ca­rie­dad que se agra­va por el hecho de que, en la mayo­ría de los casos, la deri­va neo­li­be­ral de las últi­mas déca­das ha pro­vo­ca­do que el ser­vi­cio se pres­te por con­tra­tas pri­va­das, pro­pie­dad en muchos casos de gran­des estruc­tu­ras empre­sa­ria­les par­ti­ci­pa­das por todo tipo de fon­dos e ins­tru­men­tos de inver­sión inter­na­cio­na­les, que bus­can el máxi­mo bene­fi­cio, a base de con­te­ner los cos­tes labo­ra­les y las inver­sio­nes en medios mate­ria­les.

Un ejem­plo, entre otros, de este tipo de estruc­tu­ras es FCC, la gran empre­sa mul­ti­ser­vi­cio que tie­ne con­tra­ta­da en par­te la lim­pie­za via­ria en la ciu­dad de Madrid. FFC obtu­vo un bene­fi­cio en 2019 de 266 millo­nes de euros, un 6% más que el año ante­rior. Con­tro­la­da por Car­los Slim, un mul­ti­mi­llo­na­rio mexi­cano, alcan­zó una cifra de nego­cio en 2019 de 6.276 millo­nes, y ello pese a la inves­ti­ga­ción abier­ta en Pana­má y Espa­ña con­tra la empre­sa por un escán­da­lo de corrup­ción vin­cu­la­do al pago a polí­ti­cos y fun­cio­na­rios pana­me­ños para obten­ción de con­tra­tos de cons­truc­ción.

Con­tra­tas públi­cas millo­na­rias. Mul­ti­mi­llo­na­rios de ambos lados del Océano. Corrup­ción y pelo­ta­zos. Y Remu­ni­ci­pa­li­za­cio­nes que no ter­mi­nan de imple­men­tar los que vinie­ron “a asal­tar el cie­lo” una vez se afin­can en los mulli­dos sillo­nes del poder.

Tra­ba­ja­do­res pre­ca­rios de con­tra­tas, sub­con­tra­tas y empre­sas públi­cas infra­do­ta­das, lim­pian­do, en la noche, las calles del virus ase­sino que nos ate­mo­ri­za a todos, sin que nadie les dé la pala­bra. No hay duda: un asun­to de cla­se

Tra­ba­ja­do­res y tra­ba­ja­do­ras que lim­pian las calles, nos trans­por­tan, nos dan de comer, nos curan y nos cui­dan en los hos­pi­ta­les. Tra­ba­ja­do­ras y tra­ba­ja­do­res que hacen pro­pues­tas para mejo­rar el ser­vi­cio cuan­do todo se derrum­ba, cuan­do el páni­co ata­ca, pese a estar en la calle con medios pre­ca­rios y tener que vol­ver, cuan­do ter­mi­na la jor­na­da, a vivien­das pre­ca­rias que a duras penas pue­den per­mi­tir­se pagar.

Millo­na­rios con cuen­tas en Pana­má, que par­lo­tean como pose­sos en los medios de comu­ni­ca­ción más comer­cia­les. Tra­ba­ja­do­res pre­ca­rios de con­tra­tas, sub­con­tra­tas y empre­sas públi­cas infra­do­ta­das, lim­pian­do, en la noche, las calles del virus ase­sino que nos ate­mo­ri­za a todos, sin que nadie les dé la pala­bra. No hay duda: un asun­to de cla­se.

Fuen­te: Des­In­for­me­mo­nos

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *