La UME, o el lobo con piel de cor­de­ro – La otra Anda­lu­cía

Todo ejér­ci­to es un pro­ble­ma, de hecho, es EL pro­ble­ma. El fac­tor cau­san­te pri­mor­dial de lo que al final aca­ba jus­ti­fi­can­do su pre­ten­di­da­men­te heroi­ca inter­ven­ción o exis­ten­cia. La per­fec­ta pro­fe­cía auto­cum­pli­da. El absur­do cir­cu­lar más repug­nan­te que haya pari­do la huma­ni­dad. Una ras­pa de sar­di­na podri­da que se muer­de la cola. La cabra de la legión esti­ran­do el cue­llo para lle­gar a chu­par­se el culo cual jira­fa lamarc­kia­na.

Y es que, ade­más, el ejér­ci­to espa­ñol en con­cre­to (inclu­yen­do aquí a su apén­di­ce civil y tri­cor­niano), tie­ne mucho que callar… Tras haber­se emplea­do a fon­do para ter­mi­nar por vías agre­si­vas aque­llo que la Repú­bli­ca se mos­tró inca­paz de supri­mir bajo for­mas refor­mis­tas y lega­les (el exter­mi­nio de un movi­mien­to obre­ro fuer­te­men­te influi­do por los prin­ci­pios liber­ta­rios de comu­na­li­dad, acción direc­ta y anti­es­ta­tis­mo que ya no se con­for­ma­ba con nin­gún para­dig­ma polí­ti­co par­la­men­ta­rio), nece­si­ta, aún hoy, some­ter­se perió­di­ca­men­te a un baño de masas pro­pa­gan­dís­ti­co. Todo sea por curar­se en salud.

Poco a poco va vis­lum­brán­do­se que, en este mun­do glo­ba­li­za­do, hiper­tec­ni­fi­ca­do y de masas abo­rre­ga­das (y por ende urba­ni­za­das), el papel de los ejér­ci­tos irá pro­gre­si­va­men­te adqui­rien­do un cariz cada vez más inter­ven­cio­nis­ta y agre­si­vo. Es por ello enton­ces que, como decía Mary Pop­pins, “one spoon­ful of sugar makes the medi­ci­ne go down” (una cucha­ra­di­ta de azú­car ayu­da a tra­gar­se la medi­ci­na) y todos los cuer­pos arma­dos no dudan en apro­ve­char la más míni­ma oca­sión para auto­rre­tra­tar­se con ínfu­las de heroís­mo irre­nun­cia­ble.

Quien esto escri­be per­te­ne­ce a una gene­ra­ción que aún cono­ció aque­llo de la “mili”. Recuer­do a un cabo pri­me­ro, espé­ci­men abso­lu­ta­men­te des­pre­cia­ble, que se que­ja­ba públi­ca­men­te y sin tapu­jos de que man­da­sen al ejér­ci­to a “lim­piar babas” en vez de a pegar tiros. En su momen­to me pare­ció horri­ble la acti­tud del ando­ba, pero hoy, con unos cuan­tos años más y mucho vivi­do enci­ma, le agra­dez­co al hijo de puta aque­lla cla­ri­dad tan meri­dia­na. Tenía y tie­ne toda la razón del mun­do. Un ejér­ci­to son ráfa­gas de ame­tra­lla­do­ra, bom­bar­deos, muer­tes de civi­les, vio­la­cio­nes, pros­tí­bu­los iti­ne­ran­tes, igno­ran­cia, muer­te de todo civis­mo y cul­tu­ra, alcoho­lis­mo, trá­fi­co de dro­gas, estra­per­lo, infla­ción, ham­bru­nas, des­truc­ción medioam­bien­tal, masa­cres en nom­bre de abs­trac­cio­nes patrió­ti­cas e intere­ses geo­es­tra­té­gi­cos de ricos y pode­ro­sos man­da­ma­ses…. Todo eso y mucho más; se pon­gan como se pon­gan y hagan lo que hagan quie­nes se empe­ñen en disi­mu­lar­lo. Nada bueno y todo malas noti­cias. El ejér­ci­to es lo que sea vamos, menos un ser­vi­cio “huma­ni­ta­rio”. Y cuan­do se pone tal más­ca­ra, no es sino para ocul­tar su ver­da­de­ra faz y jus­ti­fi­car lo injus­ti­fi­ca­ble: el mero hecho de su pútri­da exis­ten­cia.

ASÍ PUES, TODO CUANTO EL EJÉRCITO O CUALQUIER OTRO CUERPO ARMADO DESPLIEGUE EN RELACIÓN A SU IMAGEN MEDIÁTICA NO PODRÁ SER NUNCA OTRA COSA MÁS QUE PROPAGANDA. No hay ejér­ci­tos bue­nos, ni los habrá jamás. El des­pre­cio Hob­be­siano de todo alto man­do mili­tar por una pobla­ción común y corrien­te pre­via y pre­ven­ti­va­men­te des­po­ja­da de cual­quier habi­li­dad auto­ges­tio­na­ria de la que hubie­ra podi­do dis­fru­tar en un pasa­do inca­pa­ci­ta al engen­dro en cues­tión para nada bueno; inclu­so cuan­do se pon­ga pater­na­lis­ta.

¿Qué es la UME enton­ces? PROPAGANDA pura y dura, sim­ple­men­te eso. Un com­ple­men­to en los hechos de lo que en la fic­ción ya se encar­gan de difun­dir por doquier cen­te­na­res de series tele­vi­si­vas de todas las nacio­na­li­da­des. A saber; la entre­ga gene­ro­sa del uni­for­ma­do a la pobla­ción, la ingra­ti­tud de esta últi­ma hacia su rol qua­si-evan­gé­li­co y pro­tec­tor, su sta­tus como impres­cin­di­ble e incom­pren­di­do héroe coti­diano sopor­tan­do estoi­ca­men­te sobre sus hom­bros de atlan­te la misión de pre­ve­nir el caos enfren­tán­do­se a dia­rio con la oscu­ri­dad del alma huma­na y los bajos ins­tin­tos…. Todo muy poé­ti­co.

La UME com­ple­men­ta esto últi­mo en la vida real median­te una apo­lo­gía en actos del ejér­ci­to en tan­to que sal­va­pa­trias de últi­ma hora, es decir, cuan­do las cosas se ponen ver­da­de­ra­men­te jodi­das. “¿Veis cómo nos nece­si­táis? ¿veis aho­ra lo úti­les que somos?” … y una pobla­ción de homúncu­los abo­rre­ga­dos con la memo­ria his­tó­ri­ca de un gri­llo, inca­pa­ces de ver más allá del cir­co de cam­bios de sepul­tu­ra y otras san­de­ces mediá­ti­cas, aplau­de con las ore­jas.

Sin embar­go, cabe plan­tear aquí una serie de cues­tio­nes tan incó­mo­das como nece­sa­rias. ¿por qué se no entre­na a los bom­be­ros, cuer­po civil, para rea­li­zar las fun­cio­nes de la UME? ¿por qué los úni­cos a quie­nes se les per­mi­te cua­li­fi­car­se como para­mé­di­cos (médi­cos de emer­gen­cias en ambu­lan­cia como carre­ra espe­cí­fi­ca, sin haber hecho el gra­do de medi­ci­na) es a los militares?[1] ¿por qué tie­ne que ser la guar­dia civil, y no una ins­ti­tu­ción u orga­ni­za­ción des­mi­li­ta­ri­za­da quien se encar­gue de las fun­cio­nes de sal­va­men­to en alta mon­ta­ña? y ya que esta­mos… ¿por qué no se pro­ce­de a una des­na­zi­fi­ca­ción taxa­ti­va de los cuer­pos poli­cia­les exis­ten­tes, al menos has­ta que sea posi­ble disol­ver­los por com­ple­to?

La res­pues­ta a estas cues­tio­nes de sen­ti­do común es bien sen­ci­lla. CONTROL, CONTROL Y MÁS CONTROL. La pre­sen­te dic­ta­du­ra par­la­men­ta­ria y par­ti­to­crá­ti­ca al ser­vi­cio de la oli­gar­quía poder­ha­bien­te nece­si­ta meca­nis­mos de domi­na­ción pobla­cio­nal más sibi­li­nos que los garan­ti­za­dos por la mera lega­li­dad civil, penal y cons­ti­tu­cio­nal. En el fon­do la dic­ta­du­ra nun­ca se fue, tan solo cam­bió de for­ma, y cada vez más y más gen­te adquie­re con­cien­cia de ello. No vaya a ser que vuel­va a nece­si­tar­se echar mano de otro GAL. No vaya a ser que una par­te subs­tan­cial de la pobla­ción comien­ce a pen­sar más de la cuen­ta y a hacer algo por librar­se de esta ópe­ra bufa en la que sobre­vi­ve. Hace fal­ta poner un peón en cada cua­dro del table­ro, al menos has­ta don­de sea fac­ti­ble. Has­ta PODEMOS ha enten­di­do esto y se lo ha teni­do que tra­gar (igual que tan­tas otras cosas). El obje­ti­vo inme­dia­to es el de crear iden­ti­fi­ca­ción entre el popu­la­cho y el poder que lo domi­na y expri­me a dia­rio evi­tan­do cual­quier velei­dad entró­pi­ca o ten­den­cia a la des­obe­dien­cia. Hacer olvi­dar la nefas­ta his­to­ria de la Guar­dia Civil, por ejem­plo, has­ta con­ver­tir a esta últi­ma, en un ejer­ci­cio de pate­tis­mo tan des­co­ra­zo­na­dor como efec­ti­vo, en “la ins­ti­tu­ción más valo­ra­da de Espa­ña”. Todo vale a la hora de poner freno a una cre­cien­te des­afec­ción cuyas reac­cio­nes son de momen­to fáci­les de cana­li­zar; has­ta que dejen de ser­lo.

Quie­nes jus­ti­fi­can el des­plie­gue mili­tar entre la pobla­ción civil en fun­ción de la inge­nua coar­ta­da del “gas­to públi­co” argu­yen­do que de esta for­ma “al menos los sol­da­dos jus­ti­fi­can su sala­rio”, no ven más allá de sus pro­pias nari­ces. El pro­ble­ma no es si los mili­cos (y mili­cas) mere­cen o no cobrar lo que cobran. El pro­ble­ma es la situa­ción de chan­ta­je a la cual todo ejér­ci­to some­te a la socie­dad en su con­jun­to, hacién­do­se con par­ti­das pre­su­pues­ta­rias a todas luces des­me­su­ra­das bási­ca­men­te por­que son ellos quie­nes están en pose­sión de las pis­to­las y resul­ta siem­pre nece­sa­rio tener­les con­ten­tos. No vaya a ser que vuel­van a las anda­das de no hace tan­to tiem­po.

Mucho me temo que de aho­ra en ade­lan­te habrá que ir deján­do­se de inge­nui­da­des y des­pe­jan­do cual­quier géne­ro de dudas en lo tocan­te a esta inquie­tan­te cues­tión. Todo mili­tar de pro­fe­sión es y será siem­pre per­fec­ta­men­te capaz de lo que sea por el bien de los amos de su “patria”, entre quie­nes se encuen­tra lo más selec­to del alto man­do. A este res­pec­to, no caben pirue­tas dia­léc­ti­cas ni jus­ti­fi­ca­cio­nes de cer­ve­ce­ría. No hay más cera que la que arde.

Todo ejér­ci­to es un ins­tru­men­to de domi­na­ción de una mino­ría poder­ha­bien­te sobre el res­to de esa pobla­ción a quien dice defen­der. Todo ejér­ci­to encuen­tra su razón de ser en la fal­se­dad de que el pue­blo sería inca­paz de orga­ni­zar­se por sí mis­mo y vivir en liber­tad sin un perro que lo pas­to­rea­se. Hoy, más que nun­ca, NOS TOCA DEMOSTRAR TODO LO CONTRARIO.

[1] En muchos paí­ses exis­te la espe­cia­li­dad sani­ta­ria del “para­mé­di­co” o médi­co de emer­gen­cias a pie de calle. Para cua­li­fi­car­se como tal, es nece­sa­rio hacer una carre­ra o gra­do espe­cí­fi­co y sepa­ra­do del de la medi­ci­na gene­ral. La sepa­ra­ción de esta rama médi­ca en un ciclo de estu­dios uni­ver­si­ta­rios inde­pen­dien­te gene­ró no pocos con­flic­tos con los sec­to­res más con­ser­va­do­res del gre­mio médi­co allá don­de con­si­guió impo­ner­se. En el caso de Espa­ña esto no ha lle­ga­do a suce­der ni se espe­ra que lo vaya a hacer debi­do a la abso­lu­ta opo­si­ción del gre­mio médi­co, excep­ción hecha, como no, de nues­tros ami­gos los mili­ta­res. De esta for­ma, al que­dar anu­la­das otras opcio­nes para quien desee ejer­cer dicha pro­fe­sión sin hacer los seis años o más de medi­ci­na, se garan­ti­za una vía de reclu­ta­mien­to cons­tan­te para el ejér­ci­to

Comu­na­les d’Asturies
Vivir Sele

Fuen­te: https://​www​.revo​lu​cio​nin​te​gral​.org/…

Latest posts by Otros medios (see all)

(function(d, s, id){
var js, fjs = d.getElementsByTagName(s)[0];
if (d.getElementById(id)) {return;}
js = d.createElement(s); js​.id = id;
js.src = «https://​con​nect​.face​book​.net/​e​n​_​U​S​/​s​d​k​.​j​s​#​x​f​b​m​l​=​1​&​v​e​r​s​i​o​n​=​v​2.6»;
fjs.parentNode.insertBefore(js, fjs);
}(docu­ment, “script”, “facebook-jssdk”));(function(d, s, id){
var js, fjs = d.getElementsByTagName(s)[0];
if (d.getElementById(id)) {return;}
js = d.createElement(s); js​.id = id;
js.src = «https://​con​nect​.face​book​.net/​e​n​_​U​S​/​s​d​k​.​j​s​#​x​f​b​m​l​=​1​&​v​e​r​s​i​o​n​=​v​2.6»;
fjs.parentNode.insertBefore(js, fjs);
}(docu­ment, “script”, “face­book-jssdk”));

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *