Hon­du­ras. Coro­na­vi­rus y la pará­li­sis Esta­tal

Por Gil­ber­to Ríos Mun­guía (•), Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 23 mar­zo 2020

La pan­de­mia mun­dial del COVI-19 ha teni­do un impac­to mayor al que se podría haber espe­ra­do en la lla­ma­da era del desa­rro­llo tec­no­ló­gi­co y comu­ni­ca­cio­nal; los pro­nós­ti­cos más lige­ros pro­yec­tan una mor­ta­li­dad que ron­da­ría las 20,000 víc­ti­mas para el pró­xi­mo fin de sema­na, los afec­ta­dos direc­ta­men­te por el virus supe­ran ya los 300,000. Si bien los con­tro­les se han extre­ma­do en varios paí­ses, el agre­si­vo nivel de con­ta­gio de la enfer­me­dad gene­ra una pro­pa­ga­ción ace­le­ra­da; con ella tam­bién el cre­ci­mien­to del mie­do y otros aspec­tos dig­nos de obser­var y estu­diar socio­ló­gi­ca­men­te.

Pri­me­ro es nece­sa­rio men­cio­nar algu­nas teo­rías cons­pi­ra­ti­vas que podrían tener sen­ti­do, toman­do en cuen­ta la impor­tan­cia eco­nó­mi­ca de Chi­na en el plano glo­bal, espe­cial­men­te en su dispu­ta comer­cial, (que ya lle­va varios años), con­tra Esta­do Uni­dos. Jun­tos han pro­ta­go­ni­za­do una gue­rra aran­ce­la­ria bas­tan­te pro­lon­ga­da, que pre­ten­día evi­tar la supe­rio­ri­dad del gigan­te asiá­ti­co en el cam­po del comer­cio inter­na­cio­nal sin que esto haya teni­do un resul­ta­do defi­ni­ti­vo. Tam­bién el momen­to en el que sur­ge la enfer­me­dad es el año elec­to­ral de la poten­cia del nor­te; Trump se jue­ga su reelec­ción y sus adver­sa­rios demó­cra­tas ‑han logra­do jun­to a él‑, evi­tar a un can­di­da­to que repre­sen­ta­ba nue­vas ideas: Ber­nie San­ders, un socia­lis­ta demo­crá­ti­co que había logra­do cap­tar impor­tan­tes expec­ta­ti­vas del elec­to­ra­do nor­te­ame­ri­cano, sobre todo en la juven­tud, abrió el deba­te sobre el sis­te­ma eco­nó­mi­co y polí­ti­co en Esta­dos Uni­dos y tam­bién posi­cio­nó la dis­cu­sión sobre el socia­lis­mo más allá de sus pro­pias fron­te­ras.

El virus apa­re­ció a media­dos de febre­ro pasa­do en la ciu­dad de Wuhan, Chi­na, lugar que des­ta­ca por ser epi­cen­tro de comu­ni­ca­cio­nes terres­tres con muchas ciu­da­des, ade­más de su alta den­si­dad pobla­cio­nal. Algu­nas teo­rías apun­tan a la posi­bi­li­dad de una gue­rra viro­ló­gi­ca que Esta­dos Uni­dos esta­ría intere­sa­do en desa­rro­llar para fre­nar el avan­ce de la eco­no­mía asiá­ti­ca, otras ver­sio­nes cien­tí­fi­cas des­car­tan la idea de un “virus de labo­ra­to­rio” al ser dema­sia­da com­ple­ja su crea­ción y optan por la ver­sión de la con­ta­mi­na­ción por el con­su­mo de ani­ma­les sal­va­jes en los mer­ca­dos popu­la­res de Wuhan, ya que por asun­tos cul­tu­ra­les pero tam­bién tra­tan­do de evi­tar las car­nes de gran­jas tra­ta­das con anti­bió­ti­cos y una infi­ni­dad de quí­mi­cos noci­vos para la salud, una par­te de la pobla­ción pre­fie­re adqui­rir ani­ma­les sal­va­jes que han sido cap­tu­ra­dos en su vida sil­ves­tre.

Cual­quie­ra que fue­ra el caso, a nivel mun­dial el COVID – 19 ha pues­to al des­nu­do una reali­dad mun­dial, los sis­te­mas nacio­na­les de salud y el efec­to de las polí­ti­cas neo­li­be­ra­les pri­va­ti­za­do­ras. En Espa­ña e Ita­lia la cri­sis ha sido tan gra­ve que los gobier­nos han obli­ga­do a clí­ni­cas y hos­pi­ta­les pri­va­dos a tra­ba­jar para con­tri­buir con los efec­tos de la cri­sis sani­ta­ria; inclu­so se ha estu­dia­do la esta­ti­za­ción de algu­nas empre­sas rela­cio­nas al rubro de salud y otras que se han vis­to afec­ta­das por la pan­de­mia y la cua­ren­te­na que se ha impues­to como medi­da de segu­ri­dad. Otros pien­san que debe­ría venir una eta­pa key­ne­sia­na en el mode­lo eco­nó­mi­co y hay quie­nes van más allá y plan­tean la opor­tu­ni­dad de deba­tir sobre cami­nos al socia­lis­mo.

En Hon­du­ras el coro­na­vi­rus ha vuel­to a demos­trar la abso­lu­ta incom­pe­ten­cia del régi­men de fac­to, la pobla­ción se encuen­tra bajo cua­ren­te­na y sin mayo­res orien­ta­cio­nes; se han pues­to a dis­po­si­ción algu­nos núme­ros de telé­fo­nos y se ha pues­to en acción una cam­pa­ña que con­sis­te en medi­das gene­ra­les de salud (No salir de casa, toser el en codo y lavar­se las manos). La ame­na­za sani­ta­ria se ha desa­rro­lla­do en medio de una pro­fun­da cri­sis eco­nó­mi­ca, agra­va­da por racio­na­mien­tos de agua en varias ciu­da­des y en la pro­pia Capi­tal de la Repú­bli­ca, lo que con­tri­bu­ye a debi­li­tar las capa­ci­da­des de la pobla­ción para man­te­ner­se a sal­vo del virus.

La pre­gun­ta que sur­ge es ¿Podrá el país afron­tar de mejor mane­ra la situa­ción enfren­ta­do con­tra los ver­da­de­ros intere­ses de la éli­te? Una avio­ne­ta ambu­lan­cia reple­ta de cocaí­na se ha estre­lla­do en terri­to­rio nacio­nal la sema­na recién pasa­da, el flu­jo de la dro­ga hacia EEUU es con­ti­nuo; la ame­na­za de la pan­de­mia podrá ame­na­zar todos los aspec­tos de la vida coti­dia­na de los /​as hon­du­re­ños, pero jamás al nar­co­trá­fi­co. Por su par­te el Par­ti­do Liber­tad y Refun­da­ción ha publi­ca­do dos docu­men­tos en los que indi­ca algu­nas medi­das urgen­tes con las que se podría resol­ver los pro­ble­mas inme­dia­tos que tie­ne la pobla­ción, a la vez seña­la cami­nos para pre­ve­nir la pro­fun­di­za­ción de la cri­sis eco­nó­mi­ca que inde­fec­ti­ble­men­te ven­drá; para variar el régi­men ha hecho de oídos sor­dos. ¿En manos de quién enton­ces, sino es del Pue­blo podría estar la res­pues­ta?

(•)Diri­gen­te del Par­ti­do Liber­tad y Refun­da­ción.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *