Argen­ti­na. OLP-Resis­tir y Luchar: Hay otro camino para la mili­tan­cia

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 24 mar­zo 2020

En el Mes de la Memo­ria, recu­pe­re­mos el hori­zon­te eman­ci­pa­to­rio tra­za­do por lxs 30.000 des­apa­re­cidxs

A nadie esca­pa la dimen­sión de la encru­ci­ja­da que hoy
atra­vie­sa la Repú­bli­ca Argen­ti­na, sopor­tan­do el peso de una deu­da cen­te­na­ria,
vien­do esfu­mar­se a la galli­na de los hue­vos de oro de Vaca Muer­ta ante el
des­plo­me del pre­cio inter­na­cio­nal del petró­leo, e inser­ta en un mun­do que
enfren­ta una nove­do­sa y polé­mi­ca pan­de­mia, todo ello deri­va­do de las des­pó­ti­cas
polí­ti­cas capi­ta­lis­tas que vie­nen incre­men­tan­do el ries­go de extin­ción de la
vida en el pla­ne­ta. Resul­ta legí­ti­mo y per­ti­nen­te, por ende, inte­rro­gar­se
acer­ca de si lxs pilotxs del des­tino nacio­nal están a la altu­ra de timo­near la
nave en medio de una cri­sis de ribe­tes civi­li­za­to­rios. Si el calen­ta­mien­to
glo­bal levan­ta­ba sos­pe­chas con­tra la idea de un cre­ci­mien­to ili­mi­ta­do, el
coro­na­vi­rus pone de relie­ve que, inde­pen­dien­te­men­te de lo que pien­sen los que
hoy tie­nen el poder, han colo­ca­do a la pobla­ción mun­dial al bor­de del colap­so,
fenó­meno que la pren­sa hege­mó­ni­ca apro­ve­cha para refor­zar ten­den­cias
indi­vi­dua­lis­tas – ya favo­re­ci­das por las redes socia­les – exhor­tán­do­nos a
aban­do­nar espa­cios públi­cos, lo que pue­de resul­tar lógi­co para que el con­ta­gio
no se extien­da, pero inclu­so entre las cua­tro pare­des de nues­tras vivien­das
nadie pue­de obli­gar­nos a aban­do­nar la lucha, que segu­ra­men­te segui­rá ade­lan­te
median­te las nue­vas for­mas que de segu­ro inven­ta­re­mos.

El pro­ce­so de des­truc­ción nacio­nal inau­gu­ra­do por la últi­ma
dic­ta­du­ra y pro­rro­ga­do en diver­so gra­do por todos los gobier­nos demo­li­be­ra­les
que tuvie­ron lugar des­de 1983 acu­mu­la varias gene­ra­cio­nes aje­nas a la cul­tu­ra
del tra­ba­jo, que care­cen de hori­zon­tes de supera­ción y sobre­vi­ven de espal­das
al futu­ro.

La cla­se polí­ti­ca vigen­te es en gran medi­da un rema­nen­te del
pasa­do que se ha que­da­do sin libre­to para com­pren­der y afron­tar el pre­sen­te, y
no ati­na a otra cosa que girar en la noria de reto­car vie­jas fór­mu­las que le hablan
a otro tiem­po his­tó­ri­co. Bue­na par­te de la mili­tan­cia se mues­tra con­ta­mi­na­da
por el modus ope­ran­di de esa
diri­gen­cia que bus­ca el hori­zon­te en el espe­jo retro­vi­sor, al pun­to de que todo
el capi­tal de lucha acu­mu­la­do duran­te el enfren­ta­mien­to a la ceo­cra­cia macris­ta
se está dilu­yen­do en la ADAPTACIÓN a la situa­ción rei­nan­te.

En el con­tex­to des­crip­to, nues­tro espa­cio asu­me una posi­ción
irre­duc­ti­ble­men­te anti­ca­pi­ta­lis­ta, anti­im­pe­ria­lis­taanti­pa­triar­cal, en favor del socia­lis­mo, la uni­dad de Nues­tra
Amé­ri­ca, y el femi­nis­mo de las de aba­jo. Y pri­vi­le­gia como cam­po de acción a
nues­tro terri­to­rio más inme­dia­to, vale decir la comu­na – esce­na­rio ideal para
desa­rro­llar cir­cui­tos pro­duc­ti­vos pro­pios y cons­truir poder popu­lar
inde­pen­dien­te -, en la medi­da en que enten­de­mos que la corre­la­ción de fuer­zas
actual entre el cam­po popu­lar y los sec­to­res domi­nan­tes no per­mi­te hablar de un
Esta­do en dispu­ta, carac­te­ri­za­ción
que no se con­di­ce – por ejem­plo – con la pasi­va acep­ta­ción de la fir­ma express que auto­ri­za el ingre­so de un
por­ta­avio­nes y tro­pas nor­te­ame­ri­ca­nas al terri­to­rio nacio­nal, sino que ape­nas
habi­li­ta a hablar de un Esta­do poro­so,
del que se pue­den obte­ner cier­tos bene­fi­cios de carác­ter pro­gre­si­vo, como la
con­do­na­ción de la deu­da ener­gé­ti­ca de las empre­sas recu­pe­ra­das. Sobre el
par­ti­cu­lar tam­bién corres­pon­de tomar par­ti­do acer­ca de un tema tan sen­si­ble
como el de la asis­ten­cia eco­nó­mi­ca que el Esta­do pro­por­cio­na: A nues­tro
cri­te­rio, los recur­sos son una nece­si­dad
de lxs de aba­jo, pero tam­bién son una herra­mien­ta de lxs de arri­ba para dis­ci­pli­nar­nos
,
lo que com­pro­me­te a ges­tio­nar­los sin ceder auto­no­mía ante las fron­te­ras
flo­tan­tes entre pue­blo y gobierno.

En un pre­sen­te sig­na­do por una gran rela­ti­vi­dad moral,
pro­cli­ve a corrup­te­las de todo tipo, con­si­de­ra­mos esa cla­se de fla­que­zas tan
inad­mi­si­bles como el ejer­ci­cio de cual­quier mani­fes­ta­ción de abu­so o vio­len­cia
de géne­ro al inte­rior de las fuer­zas popu­la­res.

Todo lo expues­to impo­ne rati­fi­car que cree­mos en otra for­ma
de hacer polí­ti­ca.

Inau­gu­ran­do la ter­cer déca­da del Siglo XXI, es evi­den­te que
han cadu­ca­do las vie­jas rece­tas eman­ci­pa­to­rias for­mu­la­das duran­te los siglos
pre­ce­den­tes, no así el sue­ño jus­ti­cie­ro de quie­nes lo die­ron todo por un mun­do
mejor. Por eso mis­mo aspi­ra­mos a una demo­cra­cia social y par­ti­ci­pa­ti­va que
abre­ve en los mejo­res ejem­plos ensa­ya­dos duran­te los últi­mos años a lo lar­go de
Nues­tra Amé­ri­ca, aque­llos en los que el poder cons­ti­tui­do dio paso al poder
cons­ti­tu­yen­te.

En estas horas, aún con la ende­blez de lo impre­vi­si­ble,
Chi­le se eri­ge como un riquí­si­mo labo­ra­to­rio de lo nue­vo capaz de con­mo­ver la
ano­mia de lxs resig­nadxs a que la his­to­ria se copie a sí mis­ma. Allí, el sal­to
de los ante­rior­men­te apá­ti­cos cen­ten­nials
sobre los moli­ne­tes del sub­te devino sal­to cua­li­ta­ti­vo en la lucha,
enca­rri­lan­do tras esa ini­cia­ti­va a las mejo­res tra­di­cio­nes polí­ti­cas del país
andino que has­ta enton­ces dor­mían el sue­ño de los jus­tos. La dia­léc­ti­ca de la
acción ha lle­va­do a que esa mis­ma tec­no­lo­gía que man­te­nía presxs a tantxs
jóve­nes y jóve­nas en cár­ce­les vir­tua­les esté sir­vien­do para derri­bar dichos
muros y com­ba­tir en red pero a pie de calle, vira­li­zan­do de inme­dia­to medi­das
cau­te­la­res que aler­tan sobre el pro­ce­der que va adop­tan­do el anta­go­nis­ta de
pro­yec­to his­tó­ri­co.

En con­clu­sión, hoy como nun­ca antes se mues­tran ago­ta­das las
vie­jas for­mas de ges­tión de la cosa públi­ca, y es cada vez más evi­den­te que la
bue­na nue­va ger­mi­na en las calles, bien lejos del pala­cio, allí don­de los
pue­blos ejer­cen su volun­tad sobe­ra­na lle­nan­do ave­ni­das y pla­zas.

El puen­te his­tó­ri­co entre quie­nes lucha­mos hoy y los que ayer con­vir­tie­ron la tor­tu­ra en su últi­ma trin­che­ra de com­ba­te por una patria sobe­ra­na, está tra­tan­do de ser dina­mi­ta­do, arrum­ban­do dicho patri­mo­nio como una idea del pasa­do. Recu­pe­re­mos aquel fue­go, para depo­si­tar en el cora­zón de las nue­vas gene­ra­cio­nes la con­vic­ción de que “La Revo­lu­ción es un Sue­ño Eterno”, por­que las masas no van a “des­per­tar” a una reali­dad cuya nor­ma­li­dad con­sis­ta en aga­char la cabe­za inde­fi­ni­da­men­te para adap­tar­se a “la ges­tión” de los rea­lis­tas, ya que su pro­ce­der nos han lle­va­do a esta ence­rro­na.- 

OLP RESISTIR Y LUCHAR

Unir­se des­de aba­jo, orga­ni­zar­se com­ba­tien­do

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *