Argen­ti­na. No son héroes, son tra­ba­ja­do­res pre­ca­ri­za­dos

Fede­ri­co Haus­ca­rria­ga /​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano /​23 de mar­zo de 2020

«No esta­mos pre­pa­ra­dos para dete­ner esta pan­de­mia: no tene­mos los recur­sos huma­nos, ni tene­mos mate­ria­les», con­fie­sa una enfer­me­ra del Gan­dul­fo . Bau­ti­za­dos como héroes en las redes socia­les pero con un sis­te­ma sani­ta­rio en cri­sis des­de hace déca­das, los tra­ba­ja­do­res de la salud se pre­sen­tan como el gru­po de mayor ries­go. El redu­ci­do per­so­nal, los bajos sala­rios y fal­ta de insu­mos son algu­nos de los recla­mos que que­da­ron sepul­ta­dos por la urgen­te «gue­rra» con­tra el Covid-19.

La amne­sia colec­ti­va es una nece­si­dad recu­rren­te en las demo­cra­cias repre­sen­ta­ti­vas. Hay que olvi­dar en cor­to pla­zo, crear enemi­gos, y disol­ver res­pon­sa­bi­li­da­des. La situa­ción excep­cio­nal que en estos momen­tos esta­mos vivien­do recrea todo esto pero poten­cia­do por el mie­do. Se viven pasa­jes de una gue­rra: calles desier­tas, sire­nas inti­man­do a no salir, poli­cías incre­pan­do a los des­obe­dien­tes o quien debió salir. El minis­tro y ex- cara­pin­ta­da, Ser­gio Ber­ni aren­ga «no hay lugar para los tibios».

Pero hay un enemi­go y es invi­si­ble como eli­gió nom­brar el Pre­si­den­te a la ame­na­za del Covid-19. El virus reem­pla­za al opo­nen­te. Se levan­tan trin­che­ras para reci­bir la ofen­si­va que ten­drá su pico en abril. El lugar­te­nien­te en Salud, Ginés Mario Gon­zá­lez Gar­cía, habló de 250 mil infec­ta­dos en el mejor esce­na­rio. La lógi­ca cre­ce y se retro­ali­men­ta uti­li­zan­do la coyun­tu­ra para abrir el paso a nive­les de con­trol social antes no acep­ta­dos pero nece­sa­rios ante una epi­de­mia que ape­nas se cono­ce y ya está dis­per­sa en el mun­do.

A uno u otro lado de la grie­ta, la angus­tia se cana­li­za con­tra quien vio­la la cua­ren­te­na: pue­de ser el «che­to» que vuel­ve de Euro­pa o el «negro» que toma birra en la pla­za. Pero nun­ca será el Esta­do. En este orden, las médi­cas, enfer­me­ros, y tra­ba­ja­do­res de ser­vi­cios que la pobla­ción con­si­de­ra esen­cia­les se han ben­de­ci­do como «nues­tros héroes». Los medios empre­sa­ria­les y las redes socia­les los han inma­cu­la­do como nues­tros «sol­da­dos del fren­te» en la gue­rra con­tra la pan­de­mia. Toda esta retó­ri­ca heroi­ca enca­ja para dis­per­sar a que la «opi­nión públi­ca» vuel­va sobre su memo­ria y se inte­rio­ri­ce sobre los reales pro­ble­mas de des­fi­nan­cia­mien­to sani­ta­rio.

Las y los tra­ba­ja­do­res de la salud no son héroes, son tra­ba­ja­do­res expues­tos des­de hace años a bajos sala­rios y ries­gos de salud, que impro­vi­san cuan­do no hay insu­mos o se arries­gan cuan­do no hay la míni­ma segu­ri­dad. Son momen­tos don­de la socie­dad vuel­ve el inte­rés por la Salud Públi­ca y los pro­mo­to­res de la pri­va­ti­za­ción y el achi­ca­mien­to sani­ta­rio recu­lan para supli­car el sal­va­ta­je del Esta­do. 

Ante la noche que se acer­ca, el Gobierno otor­ga­ría un plus sala­rial anual de 30 mil pesos a todo el per­so­nal de salud inclu­yen­do a estu­dian­tes del últi­mo año de medi­ci­na. El pagó se rea­li­za­rá en tres par­tes y bus­ca rete­ner a la mayor can­ti­dad de per­so­nal posi­ble ante la urgen­cia. El incen­ti­vo alcan­za­ría a unas 750 mil per­so­nas. Uno de los requi­si­tos inclui­rá pre­sen­tis­mo.

Tras­cri­bi­mos algu­nos tes­ti­mo­nios de los «héroes» para mos­trar la situa­ción en la que se encuen­tra el área de Salud para enfren­tar la pan­de­mia. Dani, médi­ca del hos­pi­tal San Fer­nan­do, nos cuen­ta:

«En el hos­pi­tal ya venía­mos mal. Pocos recur­sos: fal­ta­ba guan­tes, toa­lli­tas, jabón, lo bási­co. En caso que se ven­ga un bro­te epi­dé­mi­co no alcan­za­ría. Pero esto venía de antes. Tam­bién hay una cri­sis de per­so­nal muy gra­ve: des­de tra­ba­ja­do­res de lim­pie­za, enfer­me­ría, médi­cas y médi­cos que fal­tan, pri­me­ro por las con­di­cio­nes de tra­ba­jo y segun­do por­que el pago es muy malo. Pen­se­mos que un ingre­san­te a un hos­pi­tal pro­vin­cial esta cobran­do 35 mil pesos y si le res­ta­mos los des­cuen­tos men­sua­les no lle­gan a los 30 mil mien­tras que un médi­co en el sec­tor pri­va­do cobra unos 60 mil pesos. Hay áreas crí­ti­cas como pedia­tría o clí­ni­ca. Fal­ta gen­te en coci­na, cami­lle­ros, inclu­so hay tra­ba­ja­do­res ter­ce­ri­za­dos de empre­sas que no cobran des­de noviem­bre. La coci­na no da ali­men­tos cár­ni­cos por la fal­ta de pagos. Hay una impro­vi­sa­ción y se hace lo que se pue­de. En enfer­me­ría pro­me­tie­ron que iban a incor­po­rar gen­te y en la pro­vin­cia de Bue­nos Aires no hay inten­cio­nes de sumar. Por eso muchos tra­ba­ja­do­res de la salud vimos el aplau­so con pena.»

Por su par­te, en el Hos­pi­tal Gan­dul­fo de Lomas de Zamo­ra, la situa­ción no es muy dife­ren­te. Nata­lia enfer­me­ra del esta­ble­ci­mien­to, nos cuen­ta: 

«Veni­mos hacien­do recla­mos hace mucho tiem­po en el Gan­dul­fo, hay un fal­tan­te de per­so­nal en todos los sec­to­res. Antes de esta pan­de­mia ya fal­ta­ban 80 enfer­me­ras, ima­gi­ne­mos aho­ra. No esta­mos pre­pa­ra­dos para dete­ner esta pan­de­mia: no tene­mos los recur­sos huma­nos, ni tene­mos mate­ria­les. Solo tene­mos pro­me­sas des­de el Minis­te­rio de Salud pero toda­vía no lle­ga­ron los insu­mos (bar­bi­jos, anti­pa­rras, guan­tes, cami­so­li­nes, etc.) Toda­vía no hemos reci­bi­do el kit y hoy en una habi­ta­ción habría ingre­sa­do un posi­ble posi­ti­vo y noso­tros no tene­mos mate­ria­les. Noso­tras esta­mos con la cam­pa­ña «No somos héroes somos tra­ba­ja­do­res» y si no tene­mos las medi­das de bio­se­gu­ri­dad no vamos a entrar en esas habi­ta­cio­nes. No vamos a expo­ner la vida. Sabe­mos que es nues­tra obli­ga­ción estar ahí pero con las medi­das de segu­ri­dad corres­pon­dien­te. Esta­mos espe­ran­do que lle­guen res­pi­ra­do­res«.

El dete­rio­ro sani­ta­rio no tie­ne tin­te polí­ti­co. Hace déca­das se recor­ta, se pre­ca­ri­za, se mar­gi­na. El olvi­do es tal que muchos no recuer­dan que el ante­rior gobierno se ani­mó a degra­dar al área de Salud a una secre­ta­ría. Hoy se cuen­tan en el país con 160 mil camas (entre esta­ble­ci­mien­tos públi­cos y pri­va­dos) de las cua­les sólo 8600 son de tera­pia inten­si­va, y el 80% de estas ya están ocu­pa­das por las nece­si­da­des coti­dia­nas. Se teme el colap­so.

Facun­do, médi­co en pri­me­ros nive­les en Flo­ren­cio Vare­la, des­cri­be la situa­ción en esa loca­li­dad:

«En los pri­me­ros nive­les de aten­ción en Flo­ren­cio Vare­la están empe­zan­do a lle­gar insu­mos para no con­ta­giar­se, pero lo impor­tan­te es la pre­ca­rie­dad que exis­tía pre­via­men­te que des­de años que Vare­la no reci­be inver­sión. Los Cen­tros de Salud se vie­nen aba­jo, tie­ne gote­ras, pro­ble­mas eléc­tri­cos, está muy mal de infra­es­truc­tu­ra como tam­bién de insu­mos: recién están lle­gan­do jabón líqui­do y ser­vi­lle­tas des­car­ta­bles, esto para enten­der la pre­ca­rie­dad pre­via. No se está toman­do a los tra­ba­ja­do­res de la salud como gru­po de ries­go. Se está expo­nien­do a un sec­tor con ries­go de morir y eso es por­que el sis­te­ma de salud públi­co tie­ne un pro­me­dio de edad alto (55 años) y esto pro­duc­to de que no se rea­li­zan incor­po­ra­cio­nes de nue­vo per­so­nal. No hay con­cur­sos, los tra­ba­ja­do­res se van por los sala­rios bajos y las con­di­cio­nes de tra­ba­jo. Aho­ra que los tra­ba­ja­do­res de la salud esta­mos en el cen­tro de la esce­na se baja la línea que somos «héroes». En Espa­ña el 10% de los infec­ta­dos son per­so­nal de salud. Es decir, se ape­la a la sub­je­ti­vi­dad heroi­ca para esta cri­sis pero sabe­mos que no es sufi­cien­te: nece­si­ta­mos más estruc­tu­ra, mejo­res sala­rios. No pode­mos vivir de aire y expo­ner­nos y tam­bién a nues­tras fami­lias«.

Habla­mos tam­bién con Eduar­do Cayos, Secre­ta­rio de Orga­ni­za­ción de ATE Almi­ran­te Brown en Pre­si­den­te Perón. Expre­só que la pan­de­mia del COVID 19 expo­ne las falen­cias que se vie­nen dan­do a los lar­go de los años en las dis­tin­tas esfe­ras de las polí­ti­cas públi­cas del Esta­do.

«En diciem­bre de 2018, en Alte. Brown, sufri­mos el incen­dio del Hos­pi­tal Oña­ti­via que dejó inope­ra­ti­vo gran par­te del hos­pi­tal, impli­can­do la recar­ga en las tareas sani­ta­rias del dis­tri­to al Hos­pi­tal Lucio Melen­dez. Este hos­pi­tal no fue acom­pa­ña­do con la eje­cu­ción de par­ti­das pre­su­pues­ta­rias que pudie­ran hacer fren­te a ese incre­men­to en las deman­das de mane­ra ade­cua­da. No hubo nom­bra­mien­to de per­so­nal, ni desa­rro­llo en la infra­es­truc­tu­ra como para aten­der a un nivel mayor de pobla­ción. El Hos­pi­tal Grier­son tam­bién vie­ne de sufrir años y años de polí­ti­cas de vacia­mien­to y ajus­te. Nos encon­tra­mos hoy con una situa­ción de emer­gen­cia sani­ta­ria que no borró mági­ca­men­te la situa­ción deplo­ra­ble en la que se encon­tra­ban los hos­pi­ta­les del terri­to­rio. Atra­ve­sa­mos pro­ble­mas sani­ta­rios como el rebro­te de saram­pión, bro­te de TBC tubercu­losis, etcé­te­ra. La epi­de­mia agu­di­za la pau­pe­ri­za­ción, emer­gen en el con­tex­to de esta cua­ren­te­na obli­ga­to­ria todas las defi­cien­cias que no han sido aten­di­das por los dis­tin­tos gobier­nos. Ayer en el Lucio Melén­dez, el equi­po direc­ti­vo qui­so obli­gar a los tra­ba­ja­do­res a la inter­na­ción de un pacien­te con un apa­ren­te cua­dro de Covid 19 sin entre­gar los ele­men­tos de bio­se­gu­ri­dad corres­pon­dien­te a los tra­ba­ja­do­res y sin las con­di­cio­nes ade­cua­das de ais­la­mien­to para no poner en ries­go la salud del res­to de los pacien­tes del hos­pi­tal. Los tra­ba­ja­do­res exi­gie­ron a la direc­ción del hos­pi­tal los ele­men­tos nece­sa­rios, y deja­ron en cla­ro que no esta­ban dis­pues­tos a poner en ries­go su pro­pia vida y la del res­to de la pobla­ción. En las últi­mas horas tras­cen­dió la noti­cia del con­ta­gio de un anes­te­sis­ta que tra­ba­ja en el hos­pi­tal que fue escon­di­do por las auto­ri­da­des del hos­pi­tal y estu­vo en con­tac­to con otros tra­ba­ja­do­res y no sabe­mos con qué can­ti­dad de pacien­tes. Haber ocul­ta­do esto habla bien a las cla­ras del nivel de negli­gen­cia e impro­vi­sa­ción sani­ta­ria con la que están enca­ran­do esta gra­ve situa­ción. Aho­ra una bue­na can­ti­dad de tra­ba­ja­do­res se encuen­tra en ais­la­mien­to para poder detec­tar si el virus se ha exten­di­do a una mayor can­ti­dad de tra­ba­ja­do­res.»

En el caso del Hos­pi­tal Grier­son de Guer­ni­ca, comen­tó Eduar­do, hay varios casos pro­ba­bles de COVID-19 pero los exá­me­nes y tests para con­fir­mar los casos pue­den lle­gar a tar­dar has­ta 3 días. Tam­bién men­cio­nó el caso del Orga­nis­mo Pro­vin­cial de Niñez, don­de nota un «altí­si­mo nivel de impro­vi­sa­ción y des­cui­do» para con los jóve­nes y tra­ba­ja­do­res, ya que muchos chi­cos se enfer­man y no cuen­tan con médi­cos ni per­so­nal de salud para abor­dar el males­tar.

ANRed*

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Una respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *