Argen­ti­na. En defen­sa del hos­pi­tal públi­co y la salud públi­ca

Por Nés­tor Kohan* /​Resu­men Latinoamericano/​22 de mar­zo 2020 .-

[En la foto, el médi­co comu­nis­ta Abraham Isaías Kohan en La Haba­na]

Toda­vía nues­tro pue­blo tie­ne un reser­vo­rio de valo­res inmu­ne a prue­bas de pan­de­mias, bom­bar­deos, eco­no­mis­tas delin­cuen­tes y ata­ques sis­te­má­ti­cos

El Hos­pi­tal de Clí­ni­cas «José de San Mar­tín», situa­do en Bue­nos Aires, tie­ne sus orí­ge­nes a fines del siglo XIX, aun­que fue remo­de­la­do en 1949 y se tras­la­dó a su sede actual en 1962. En Argen­ti­na este hos­pi­tal-escue­la es “el sím­bo­lo” de la salud públi­ca. Al depen­der direc­ta­men­te de la Uni­ver­si­dad de Bue­nos Aires (UBA, públi­ca y gra­tui­ta), reci­bió abso­lu­ta­men­te todos los pro­yec­ti­les que dis­tin­tas dic­ta­du­ras cívi­co-mili­ta­res y diver­sos equi­pos eco­nó­mi­cos neo­li­be­ra­les dis­pa­ra­ron con­tra la salud públi­ca y la edu­ca­ción públi­ca en Argen­ti­na. En el caso espe­cí­fi­co de este hos­pi­tal, ambas ins­tan­cias han ido siem­pre de la mano.

La vie­jí­si­ma y apo­li­lla­da can­ti­ne­la que con­ci­be a la salud públi­ca y la edu­ca­ción públi­ca como “gas­tos” y, por lo tan­to, como “défi­cits” en las frías colum­nas del “debe” y el “haber”, sir­vió de pre­tex­to para que “el Clí­ni­cas” se cons­ti­tu­ye­ra en tiro al blan­co de vul­ga­res con­ta­dor­zue­los y admi­nis­tra­do­res de empre­sas (sin cono­ci­mien­tos médi­cos) que han des­fi­la­do por su direc­ción, así como por las secre­ta­rías y minis­te­rios de salud.

Si el prin­ci­pal dog­ma de la eco­no­mía “neo­clá­si­ca” (que acu­mu­la fra­ca­sos tras fra­ca­sos como el peor alumno de la his­to­ria) pos­tu­la que para bajar la infla­ción y esta­bi­li­zar los balan­ces hay que dis­mi­nuir sala­rios, ava­sa­llar dere­chos esen­cia­les y redu­cir el “défi­cit fis­cal”, enton­ces eso expli­ca que el ata­que feroz e indi­si­mu­la­do con­tra el hos­pi­tal públi­co (y en el caso espe­cí­fi­co del Clí­ni­cas = hos­pi­tal de la Uni­ver­si­dad de Bue­nos Aires) haya sido des­de hace como míni­mo medio siglo el ‘leit­mo­tiv’ de todos los gol­pes de Esta­do y de cual­quier ven­trí­lo­cuo crio­llo de Mil­ton Fried­man, Frie­drich von Hayek, Lud­wig von Mises y otros cri­mi­na­les (neo­li­be­ra­les) de gue­rra.

No obs­tan­te, catás­tro­fes y emer­gen­cias sani­ta­rias varias, el ata­que terro­ris­ta a la AMIA (Aso­cia­ción Mutual Israe­li­ta Argen­ti­na, a pocas cua­dras del Hos­pi­tal de Clí­ni­cas) y aho­ra la pan­de­mia del coro­na­vi­rus (COVID-19) hacen que, para­do­jas de la his­to­ria median­te, siem­pre se ter­mi­ne recu­rrien­do a la ayu­da del Hos­pi­tal de Clí­ni­cas como ins­ti­tu­ción “mila­gro­sa y sal­va­do­ra”. Nun­ca falla.

En lo per­so­nal me tocó tran­si­tar­lo des­de los 13 años, cuan­do comen­cé la escue­la secun­da­ria. Allí visi­ta­ba a mi padre, ya que no vivía­mos jun­tos. Fue mi “segun­da casa” duran­te déca­das. Mi vie­jo tra­ba­jó en esta ins­ti­tu­ción hos­pi­ta­la­ria dece­nas de años, en el ter­cer piso don­de está el Ser­vi­cio de Hemo­te­ra­pia. Ya de niño, deam­bu­la­ba entre sus ami­gos médi­cos, des­de el míti­co jefe de mi padre, el doc­tor Juan Mar­let­ta (quien ayu­dó a sal­var­le la vida cuan­do los mili­ta­res lo ame­na­za­ron de muer­te y tuvo que huir en 1976) inclu­yen­do bio­quí­mi­cos, médi­cos, su secre­ta­ria Hay­dée (una espe­cie de abue­la para mí) y varias gene­ra­cio­nes de téc­ni­cos. Has­ta cuan­do me lle­va­ron pre­so por diri­gir el cen­tro de estu­dian­tes de la secun­da­ria, ¿qué núme­ro mar­qué al hacer la úni­ca lla­ma­da que per­mi­tían en la comi­sa­ría? ¡El del Hos­pi­tal de Clí­ni­cas! Mi padre vivía allí. Era su segun­do hogar. Le dio su vida ente­ra.

Cuan­do falle­ció, lue­go de cre­mar­lo, ¿qué hacer con sus res­tos? Lo más lógi­co era dejar­lo en el lugar que él más ama­ba. Obvia­men­te fue­ron los jar­din­ci­tos y esca­sos pas­ti­tos, siem­pre reci­cla­dos, del Hos­pi­tal de Clí­ni­cas. Allí que­dó mi padre jun­to con los mejo­res años de su vida. Hice un docu­men­tal arte­sa­nal sobre sus pro­yec­tos y tareas hos­pi­ta­la­rias, inclu­yen­do car­tas de las fami­lias de los bebés recién naci­dos a los que le sal­vó la vida con sus trans­fu­sio­nes: «San­gre roja» (https://​lahai​ne​.org/​c​A7A), subi­do a VIMEO y YOUTUBE. Allí mi padre habla­ba a la cáma­ra des­de su des­pa­cho, los pasi­llos del hos­pi­tal y las míti­cas esca­le­ras. La his­to­ria de las pri­me­ras trans­fu­sio­nes, el papel de la medi­ci­na sani­ta­ria y la salud públi­ca. Recor­da­ba sus vie­jas amis­ta­des, des­de el vie­jo doc­tor Juan Mar­let­ta has­ta el coci­ne­ro del hos­pi­tal, que defen­día, cuchi­llo en mano, la car­ne de la coci­na para que nadie se la roba­ra y lle­ga­ra como ali­men­to a los pacien­tes. Mil anéc­do­tas. Mil his­to­rias.

Pen­sé que jamás vol­ve­ría a pisar ese edi­fi­cio hos­pi­ta­la­rio. Supu­se que que­da­ría sólo en el recuer­do, jun­to con las anéc­do­tas de mi madre enfer­me­ra e ins­tru­men­ta­do­ra qui­rúr­gi­ca, que de joven siem­pre tra­ba­jó en hos­pi­ta­les públi­cos has­ta que se dedi­có a la biblio­te­co­lo­gía en escue­las mar­gi­na­les y rura­les.

Sin embar­go, “la vida te da sor­pre­sas, sor­pre­sas te la vida”, dice la can­ción. Un cán­cer que, según me dijo una ciru­ja­na, hizo metás­ta­sis, me obli­gó, casi de casua­li­dad, a vol­ver al Hos­pi­tal de Clí­ni­cas. Otra vez a tran­si­tar las infi­ni­tas esca­le­ras y los labe­rin­tos, otra vez los pasi­llos en penum­bras, nue­va­men­te los vie­jos y des­ven­ci­ja­dos asien­tos de made­ra. Pero aho­ra “del otro lado”, como pacien­te. Pasé meses hacien­do aná­li­sis y trá­mi­tes, en Endo­cri­no­lo­gía y Diag­nós­ti­co con imá­ge­nes, en Hemo­te­ra­pia, en Labo­ra­to­rio, en Ana­to­mía pato­ló­gi­ca has­ta que lle­gué… al qui­ró­fano.

En esos meses vi des­fi­lar con resig­na­ción y tris­te­za toda la gen­te humil­de de la que me habla­ba siem­pre mi papá, indig­na­do. ¡Pero peor que antes! La pobre­za cre­cien­te de nues­tro país y de nues­tra socie­dad. Inclu­so una seño­ra anal­fa­be­ta a la que le tuve que leer el pape­li­to que le indi­ca­ron por­que no enten­día. La des­truc­ción (pla­ni­fi­ca­da) de un pro­yec­to inde­pen­dien­te de nación y el cas­ti­go sin pie­dad de su pue­blo. En esos vie­jos ban­cos de made­ra de medio siglo, des­tar­ta­la­dos, me leí libros ente­ros. Ante cada visi­ta me iba con una biblio­te­ca en la espal­da, car­ga­da en la mochi­la. Esos libros y cua­der­nos me ayu­da­ban a no pen­sar dema­sia­do y a no tener mie­do. Cuan­do en las lar­gas filas la gen­te se des­con­tro­la­ba por el tiem­po de espe­ra, se eno­ja­ba y se pelea­ba, yo repe­tía lo que me ense­ñó mi padre: “Por favor ten­ga pacien­cia, no con­fun­da el lujo de una bue­na hote­le­ría con un buen hos­pi­tal y una bue­na medi­ci­na”.

Y lle­gó la ope­ra­ción. ¡Al fin! Me pasó un tren por enci­ma. ¡Jus­to en medio de la pan­de­mia del coro­na­vi­rus, los bar­bi­jos y el alcohol, el temor gene­ra­li­za­do de la gen­te, el cui­da­do de no tocar nada y que abso­lu­ta­men­te nada se caye­ra al sue­lo para no con­ta­giar­se!

Si el pre­si­den­te defi­nió al coro­na­vi­rus como “un enemi­go invi­si­ble”, a mí me aten­die­ron y cui­da­ron varios ejér­ci­tos visi­bles, con guar­da­pol­vos blan­cos, azu­les, etc. Des­de el equi­po de ciru­ja­nos y ciru­ja­nas, enfer­me­ras y enfer­me­ros, labo­ra­to­ris­tas, el equi­po de endo­cri­no­lo­gía has­ta el com­pa­ñe­ro que cada maña­na, 6 AM en pun­to (con su espo­sa emba­ra­za­da y dos niños de 2 y 4 años), lle­na­ba el piso de la habi­ta­ción con lavan­di­na para com­ba­tir ese virus pro­pio de una pesa­di­lla futu­ris­ta que cada día se pare­ce más a una gue­rra bio­ló­gi­ca.

A lo lar­go de los años, en cada cla­se en la UBA, siem­pre fui tor­pe para rete­ner nom­bres y ape­lli­dos. Pero al menos no me quie­ro olvi­dar de nom­brar en este agra­de­ci­mien­to colec­ti­vo al dr. Gabriel Damiano (el ciru­jano que me ope­ró), a las dras. ciru­ja­nas Sole­dad Cue­to y Lau­ra Pico­lle­ti (que lo ayu­da­ron como par­te de su equi­po). A la dra. Andrea Qui­ro­ga. A la anes­te­sió­lo­ga (nun­ca supe su nom­bre) y la can­ti­dad enor­me de gen­te que cola­bo­ró en la ope­ra­ción. Al equi­po de Endo­cri­no­lo­gía: el dr. Fabián Pitoia, a las dras. Móni­ca Sala y Sole­dad Barrio Löwer Danie­la. Al inmen­so equi­po de Enfer­me­ría, gen­te abne­ga­da y pro­fe­sio­nal más que amo­ro­sa, a los cami­lle­ros, a la espe­cia­lis­ta en nutri­ción, a los espe­cia­lis­tas (que no lle­gué a cono­cer per­so­nal­men­te pero que me hicie­ron múl­ti­ples aná­li­sis de Labo­ra­to­rio y Ana­to­mía pato­ló­gi­ca), a las médi­cas de piso Sofía y su cole­ga de Oli­vos (nun­ca supe sus nom­bres com­ple­tos) y por supues­to, a las doc­to­ras Ale­jan­dra Velic­ce, Car­la Cice­ro y a mi ami­ga-her­ma­na Sil­va­na Rodrí­guez, a quien mi padre que­ría como otra hija.

Sin­ce­ra­men­te, impo­si­ble rete­ner todos los nom­bres cuan­do casi no podía hablar, no tenía fuer­zas ni para levan­tar una cucha­ri­ta con gela­ti­na y tenía que ape­lar a la rodi­lla para apre­tar el botón del inodo­ro, por­que con la mano me cos­ta­ba más que una pesa de 50 kilos de un gim­na­sio.

Me gene­ró muchí­si­ma emo­ción saber que el pue­blo argen­tino aplau­dió a este “ejér­ci­to” de guar­da­pol­vos blan­cos que sal­van coti­dia­na­men­te vidas (¡ponien­do en ries­go la suya!), a pesar del his­tó­ri­co aho­go pre­su­pues­ta­rio, de la fal­ta de insu­mos, de medio siglo de ata­ques sis­te­má­ti­cos con­tra la inves­ti­ga­ción, la medi­ci­na públi­ca y los hos­pi­ta­les-escue­las, de ins­ta­la­cio­nes muchas veces des­trui­das y aban­do­na­das por una men­ta­li­dad comer­cial-empre­sa­rial que pri­vi­le­gia la medi­ci­na pri­va­da en nom­bre de dog­mas mer­can­ti­les, mez­qui­nos, egoís­tas, intere­sa­dos y fun­da­men­tal­men­te fal­sos. Y deci­mos adre­de “fal­sos” por­que los úni­cos pre­mios Nobel que obtu­vo la Argen­ti­na se for­ma­ron en ins­ti­tu­cio­nes públi­cas, nun­ca, jamás pri­va­das. ¿Por qué será?

“Con el des­tino nun­ca se está tran­qui­lo”, dice una cono­ci­da can­ción de Ampa­ra­noia. Con el cán­cer, menos aún… Pero, siga como siga la his­to­ria, y en medio de esta pelí­cu­la dis­tó­pi­ca tan pare­ci­da a una gue­rra bio­ló­gi­ca con­tra los pue­blos, quie­ro expre­sar públi­ca­men­te MI AGRADECIMIENTO TOTAL a esta gen­te entra­ña­ble que en las con­di­cio­nes más difí­ci­les pone en ries­go su pro­pia salud y su pro­pia como­di­dad para sal­var vidas de los demás. ¿Quién dijo que todo está per­di­do? Toda­vía nues­tro pue­blo tie­ne un reser­vo­rio de valo­res inmu­ne a prue­bas de pan­de­mias, bom­bar­deos, eco­no­mis­tas delin­cuen­tes y ata­ques sis­te­má­ti­cos.

¡INFINITAS GRACIAS!

(Creo que des­pués de todo mi padre no esta­ba equi­vo­ca­do).

—-

* Nés­tor Kohan. Pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad de Bue­nos Aires (UBA). Inves­ti­ga­dor Inde­pen­dien­te del Con­se­jo Nacio­nal de Inves­ti­ga­cio­nes Cien­tí­fi­cas y Téc­ni­cas (CONICET).
Bue­nos Aires, Argen­ti­na, 22 de mar­zo de 2020

La Hai­ne

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *