Argen­ti­na. 24 de mar­zo. Ven­ce­re­mos: «Segui­mos luchan­do por el pro­yec­to de los/​as 30.000»

Por Car­los «Vas­co» Orzao­coa. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 24 mar­zo 2020

A las y los 30.000 desaparecidos/​as. A nues­tros compañeras/​os de
la «Impren­ta Rober­to Mathews del PRT»: Vic­to­ria Abdo­nur, Matil­de
San­chez, Héc­tor Mar­tí­nez, Miguel Ángel Bar­be­ris, Luis Agui­rre.

Por un 24 de mar­zo que rei­vin­di­que la lucha revo­lu­cio­na­ria de
los/​as 30.000, sus sue­ños y anhe­los, sus obje­ti­vos e ideo­lo­gía. Su
pro­gra­ma era derro­tar al capi­ta­lis­mo y cons­truir la “patria socia­lis­ta”.

En este nue­vo ani­ver­sa­rio que­re­mos recor­dar, para actua­li­zar, ese
mag­ní­fi­co pro­yec­to de trans­for­ma­ción pro­fun­da que miles de argentinos/​as
soña­ron e ini­cia­ron des­de los fina­les los años ’60. Un pro­yec­to que la
egoís­ta socie­dad capi­ta­lis­ta qui­so aho­gar en san­gre.

Fue­ron trabajadores/​as, estu­dian­tes, campesinos/​as, pobladores/​as
originarios/​as, trabajadores/​as de la cul­tu­ra, inte­lec­tua­les quie­nes
enten­die­ron que era hora de erra­di­car de la faz de la tie­rra toda
explo­ta­ción y todas las opre­sio­nes, que era nece­sa­rio y posi­ble vivir en
liber­tad e igual­dad. Para ellos y ellas, la cul­tu­ra y éti­ca del ser era
más impor­tan­te que el tener. Bus­ca­ban des­pla­zar la socie­dad del
con­su­mis­mo don­de todo se com­pra y todo se ven­de, inclu­so ideas y
cuer­pos, y reem­pla­zar­la por una éti­ca del amor y la soli­da­ri­dad.

Fue una épo­ca en la que se habló más del “noso­tros”, de lo colec­ti­vo
y no tan­to del “yo” ni del indi­vi­dua­lis­mo. El pro­yec­to socia­lis­ta era
sub­ver­si­vo, cues­tio­na­ba los intere­ses de los pode­ro­sos, de las
ins­ti­tu­cio­nes, del “orden esta­ble­ci­do”, del Esta­do, de los gobier­nos, de
los apa­ra­tos repre­si­vos, de la Igle­sia.

Por eso la gue­rra de ani­qui­la­ción y des­apa­ri­cio­nes: había que
erra­di­car la sub­ver­sión, la jus­ti­cia trans­for­ma­do­ra, la cul­tu­ra y el
arte del com­pro­mi­so, de lo social, del pro­ta­go­nis­mo, de los cuer­pos y
las ideas libres.

Es gigan­te el méri­to y esfuer­zo de quie­nes man­tu­vie­ron pre­sen­te el
sacri­fi­cio de nues­tros y nues­tras 30.000. Pero hoy es nece­sa­rio avan­zar
en expli­car sus ideas y pro­yec­tos para Argen­ti­na y el mun­do.

El geno­ci­dio empe­zó antes del 24 de mar­zo de 1976.
La “Masa­cre de Ezei­za” fue el 20 de junio de 1973; El “Nava­rra­zo” de
Cór­do­ba fue en febre­ro de 1974. El 21 de mar­zo de 1975 des­apa­re­cen
Mer­ce­des Gómez y Nor­ma Mao­ren­zic, mili­tan­tes del PRT. Qui­sie­ron dete­ner
el avan­ce de los tra­ba­ja­do­res a la toma del poder, ani­qui­lar sus
orga­ni­za­cio­nes polí­ti­co-mili­ta­res y todas las for­mas de lucha y
orga­ni­za­ción de los tra­ba­ja­do­res. Bus­ca­ron arran­car de cua­jo la lucha
revo­lu­cio­na­ria ini­cia­da en el Cor­do­ba­zo, para man­te­ner el sis­te­ma
capi­ta­lis­ta y la domi­na­ción de sus mono­po­lios. Para hacer­lo, acu­die­ron
al ase­si­na­to, la cár­cel, el exi­lio, el secues­tro, la tor­tu­ra y el robo
de niños/​as.

Los gobier­nos de “demo­cra­cia” libe­ral que se suce­die­ron des­de
1983 has­ta nues­tros días tuvie­ron y tie­nen estre­chas con­ti­nui­da­des con
la dic­ta­du­ra mili­tar.
Actual­men­te, el geno­ci­dio es con­tra los
pobres, indi­gen­tes y exclui­dos y exclui­das; con­tra los pue­blos
ori­gi­na­rios, los/​as defensores/​as de nues­tra casa común; las muje­res y
disi­den­cias; los jóve­nes de barrios popu­la­res víc­ti­mas del gati­llo fácil
poli­cial; las y los tor­tu­ra­dos y ase­si­na­dos en las cár­ce­les y
comi­sa­rías; las y los inmi­gran­tes. Ellos y ellas son aho­ra los
“sub­ver­si­vos”.

La lucha popu­lar enjui­ció y con­de­nó a los jerar­cas mili­ta­res que hicie­ron el tra­ba­jo sucio, pero que­da­ron impu­nes sus cóm­pli­ces e ins­ti­ga­do­res que pla­ni­fi­ca­ron y finan­cia­ron el geno­ci­dio:
los gran­des empre­sa­rios, la oli­gar­quía terra­te­nien­te, la buro­cra­cia de
los sin­di­ca­tos y de los par­ti­dos polí­ti­cos; los ban­cos y el poder
finan­cie­ro, los jue­ces y el Poder Judi­cial, los gran­des medios de
comu­ni­ca­ción, la mayo­ría de la cúpu­la de la Igle­sia Cató­li­ca. Nues­tra tarea es rom­per con esa impu­ni­dad.

Es intere­san­te recu­pe­rar los datos de un infor­me que el dia­rio La Nación,
voce­ro orgá­ni­co de la dic­ta­du­ra y de todo extre­mis­mo de dere­cha has­ta
el día de hoy, publi­ca en aque­lla épo­ca nefas­ta, basa­do en un estu­dio de
la pro­pia inte­li­gen­cia mili­tar de la SIDE de 1978, en el cual se
infor­ma que los 23 gober­na­do­res mili­ta­res de la dic­ta­du­ra mili­tar
con­ta­ban con un 35% de inten­den­tes de la Unión Cívi­ca Radi­cal (UCR, 310
inten­den­tes); 20% del Par­ti­do Jus­ti­cia­lis­ta (PJ, 169 inten­den­tes); 12%
del Par­ti­do Demó­cra­ta Pro­gre­sis­ta (PDP, 109 inten­den­tes); 10% del MID –
lide­ra­do por Fron­di­zi y Fri­ge­rio (94 inten­den­tes); 9% Fuer­za Fede­ra­lis­ta
Popu­lar – lide­ra­do por Man­ri­que (78 inten­den­tes); Par­ti­dos
Con­ser­va­do­res pro­vin­cia­les, 8% (72 inten­den­tes); neo­pe­ro­nis­tas 3% (23
inten­den­tes); Demó­cra­ta Cris­tia­nos (DC, fuer­za diri­gi­da por el Vati­cano)
2% (16 inten­den­tes); Par­ti­do Intran­si­gen­te de Oscar Alen­de, 0.5% (4
inten­den­tes). (Dia­rio La Nación, 25 de mar­zo de 1979, sec­ción “Sema­na polí­ti­ca”, titu­la­da “La par­ti­ci­pa­ción Civil”).

Si a esto le suma­mos la acti­va par­ti­ci­pa­ción de otros acto­res
polí­ti­cos, como la buro­cra­cia sin­di­cal (toda­vía hoy con jui­cios
pen­dien­tes por com­pli­ci­dad en los secues­tros de comi­sio­nes inter­nas,
como en Ledes­ma y en la empre­sa Mer­ce­des Benz o Ford) y el apo­yo de las
altas jerar­quías ecle­siás­ti­cas a la dic­ta­du­ra; pode­mos com­pren­der que el
gol­pe estu­vo arma­do des­de una estra­te­gia polí­ti­co-mili­tar, pero
acom­pa­ña­da de un apo­yo y sus­ten­to tam­bién finan­cie­ro, civil, mediá­ti­co y
ecle­siás­ti­co.

Por todo lo ante­rior sos­te­ne­mos: nues­tro repu­dio a Mila­ni y Ber­ni, a todos sus patro­ci­na­do­res y encu­bri­do­res. No hay “vuel­ta de pági­na” ni recon­ci­lia­ción con las Fuer­zas Arma­das Geno­ci­das.

Una de las tan­tas heren­cias que nos dejó la Dic­ta­du­ra Mili­tar,
acep­ta­da y acre­cen­ta­da por los gobier­nos suce­si­vos, fue la deu­da exter­na
que es hoy la cade­na de domi­na­ción sobre nues­tra Patria y nues­tro
Pue­blo, por par­te de los mono­po­lios inter­nos y exter­nos como así tam­bién
por el capi­tal finan­cie­ro impe­ria­lis­ta.

Hoy somos gober­na­dos por un gobierno del Fren­te de Todos, cuyos
máxi­mos repre­sen­tan­tes se han auto­ti­tu­la­do “paga­do­res seria­les”.
Efec­ti­va­men­te, el pre­si­den­te y su Minis­tro de Eco­no­mía se han expre­sa­do
públi­ca­men­te sobre la nece­si­dad de “hon­rar la deu­da” y de “cre­cer para
pagar”. Es bueno cono­cer el iti­ne­ra­rio de esta deu­da eter­na:

“Al momen­to del Gol­pe, Argen­ti­na debía a los orga­nis­mos
finan­cie­ros inter­na­cio­na­les 7.800 millo­nes de dóla­res, de los cua­les
sólo la mitad eran del Esta­do y el res­to de cor­po­ra­cio­nes pri­va­das. El
Pro­ce­so Geno­ci­da lle­vó esa deu­da a U$S 45.000 millo­nes de mane­ra ile­gal y
frau­du­len­ta, “gra­cias” –entre otras manio­bras– a la esta­ti­za­ción de las
deu­das de las empre­sas pri­va­das.

«El endeu­da­mien­to con­ti­nuó acre­cen­tán­do­se: el gobierno del “pró­cer” Alfon­sín ele­vó ese mon­to a U$S 65.300 millo­nes; el cipa­yo Menem casi la dupli­có: U$S 121.877 millo­nes. La Alian­za con De La Rúa a la cabe­za la lle­vó a U$S 144.453 millo­nes. En
el año 2000 se pro­du­ce el fallo del juez Balles­te­ros, ante la cau­sa
Ale­jan­dro Olmos, que decla­ra ile­gal y frau­du­len­to el endeu­da­mien­to del
Esta­do Argen­tino.
Duhal­de des­co­no­ció el fallo y ele­vó la deu­da a U$S 178.768 millo­nes. El
kirch­ne­ris­mo (suma­dos los gobier­nos de Nés­tor y CFK), a pesar del pago
en efec­ti­vo al FMI (de sólo U$S 10.000 millo­nes) y los famo­sos can­jes de
deu­da de Kirch­ner-Lavag­na, dejó al país con un endeu­da­mien­to de U$S
227.703 millo­nes.

«A tra­vés del macris­mo, la bur­gue­sía argen­ti­na sumó más de U$S
115.000 millo­nes a ese mon­to, ele­van­do la deu­da a más de U$S 327.267
millo­nes a junio del año pasa­do, por lo que se sabe que a diciem­bre esa
cifra fue aún mayor. La fuga de capi­ta­les duran­te el gobierno de los
glo­bos ama­ri­llos fue de U$S 88.371 millo­nes, lo que deja bien en cla­ro
que se lle­va­ron casi la tota­li­dad del endeu­da­mien­to que toma­ron.
Seme­jan­te latro­ci­nio no pue­de que­dar sin cas­ti­go, mucho más a la vis­ta
de las penu­rias que ha pro­du­ci­do en las y los habi­tan­tes de este sue­lo.

Según el INDEC, en el segun­do tri­mes­tre del 2019, “los
argen­ti­nos” ate­so­ran más de U$S 304.097 millo­nes de dóla­res en el
exte­rior, casi la tota­li­dad de lo que se debe. Esos depó­si­tos no son de
obreros/​as ni campesinos/​as, son las cuen­tas de la bur­gue­sía de este
país. Ese robo es lo que pre­ten­den hacer­nos seguir pagan­do a los/​as
trabajadores/​as.” (Encuen­tro Anti­im­pe­ria­lis­ta Socia­lis­ta- Docu­men­to por
el 24 de mar­zo).

La actual pan­de­mia glo­bal lla­ma­da coro­na­vi­rus es el deto­nan­te
de una com­ple­ja cri­sis del capi­ta­lis­mo, aho­ra agu­di­za­da, pre­anun­cia­da
des­de la ante­rior del 2008.
La caí­da de la tasa de ganan­cia de
la pro­duc­ción y el comer­cio mun­dial hizo que los “mer­ca­dos” acu­die­ran a
las herra­mien­tas finan­cie­ras y de deri­va­dos para con­tra­rres­tar esa
caí­da. Las masi­vas inyec­cio­nes mone­ta­rias, que aho­ra nue­va­men­te se ponen
en prác­ti­ca, tie­nen el obje­ti­vo entre otros de crear deu­das sobe­ra­nas
en los paí­ses depen­dien­tes y así con las ren­tas sal­var a los paí­ses
cen­tra­les ade­más de apo­de­rar­se de nues­tros bie­nes comu­nes. El obje­ti­vo
prin­ci­pal es des­ar­mar todo ves­ti­gio de Esta­do de Bien­es­tar, pre­ca­ri­zar
aún más el tra­ba­jo y la explo­ta­ción asa­la­ria­da para aumen­tar la
plus­va­lía y sal­var el capi­tal.

Es paté­ti­ca la fra­gi­li­dad del capi­ta­lis­mo mun­dial. El coro­na­vi­rus 
con­tri­bu­ye dra­má­ti­ca­men­te, pero todos los ele­men­tos des­en­ca­de­nan­tes del
actual terre­mo­to finan­cie­ro son ante­rio­res a la pan­de­mia. Cree­mos que
es nece­sa­rio dimen­sio­nar y tomar con­cien­cia de la mag­ni­tud de esta
cri­sis capi­ta­lis­ta glo­bal, para que todas las fuer­zas “anti
neo­li­be­ra­les” entien­dan la urgen­cia de rom­per con las bur­gue­sías
men­ti­ro­sa­men­te nacio­na­lis­tas y pro­gre­sis­tas. Nece­si­ta­mos unir todas las
corrien­tes anti­ca­pi­ta­lis­tas para impe­dir la mar­cha inexo­ra­ble de todas
las fuer­zas bur­gue­sas en el camino al fas­cis­mo.

La cua­ren­te­na tam­bién sir­ve al ajus­te y la repre­sión

No es lo mis­mo hacer cua­ren­te­na en un country que en una villa. No es
lo mis­mo tener la segu­ri­dad del ingre­so men­sual de cien­tos de miles
(como el fun­cio­na­rio judi­cial, legis­la­ti­vo o de gobierno) que no
tener­la, como para el tra­ba­ja­dor de chan­gas o para los 6 o 7 millo­nes de
argentinos/​as que, si no tra­ba­jan en el día a día, no comen ni ellos/​as
ni su fami­lia.

La cua­ren­te­na des­tru­ye el país, cor­ta la cade­na de pagos y quie­bra al
peque­ño empre­sa­rio y comer­cian­te. Acre­cien­ta la des­igual­dad social, se
con­cen­tra la rique­za y como siem­pre favo­re­ce a los que tie­nen más. El
coro­na­vi­rus tie­ne tan­to poder por­que ani­qui­la­ron la salud públi­ca, los
hos­pi­ta­les públi­cos, a favor de la medi­ci­na pri­va­da que hoy no quie­re
reci­bir nin­gún infec­ta­do.

¡Cuán­ta razón tenían nuestros/​as 30.000, que que­rían que la salud
y la edu­ca­ción estu­vie­ran en manos de un Esta­do gober­na­do por las y los
tra­ba­ja­do­res!

La cua­ren­te­na sir­ve al Esta­do, ade­más, para repri­mir a los/​as pobres,
para des­pla­zar sus cuer­pos repre­si­vos, tan­to poli­cia­les como Fuer­zas
Arma­das, en los barrios popu­la­res don­de cun­de la des­ocu­pa­ción y el
ham­bre. La Minis­tra de Segu­ri­dad nos ame­na­za con el Esta­do de sitio y ha
man­da­do la Gen­dar­me­ría para pre­pa­rar­se a repri­mir posi­bles esta­lli­dos
socia­les. Según los infor­mes de Corre­pi, las deten­cio­nes en nues­tro país
por fuer­zas de segu­ri­dad pro­vin­cia­les y fede­ra­les, en el mar­co del
DNU 2972020 des­de el vier­nes 20 lle­gan has­ta el día de hoy a 16.000
per­so­nas.

¡Cuán­ta razón tenían nuestros/​as 30.000 que que­rían des­truir los
apa­ra­tos repre­si­vos del Esta­do y cons­truir un Ejér­ci­to Revo­lu­cio­na­rio
del Pue­blo y Mili­cias Popu­la­res!

No olvi­da­mos, no per­do­na­mos, no nos recon­ci­lia­mos.

Ni un peso para el pago de la deu­da exter­na. Rup­tu­ra con el FMI y demás orga­nis­mos finan­cie­ros del impe­ria­lis­mo.

Esta­ti­za­ción de la ban­ca y el
comer­cio exte­rior. Mono­po­lio esta­ta­le de la ener­gía. Expro­pia­ción de
todos los gran­des terra­tien­tes.

HASTA LA VICTORIA, SIEMPRE

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *