Vene­zue­la. COVID-19: La peda­go­gía de la tra­ge­dia mul­ti­la­te­ral

Aré­va­lo Mén­dez*, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 22 mar­zo 2020

FOTO: Emba­ja­dor boli­va­riano Aré­va­lo Mén­dez

De todo lo humano se apren­de. Y un nue­vo des­cu­bri­mien­to hace­mos de la pan­de­mia, se corro­bo­ra que el vigen­te sis­te­ma mul­ti­la­te­ral no vale una locha.

Chi­na, Cuba y Rusia son los tres pai­ses que están ponien­do sus hom­bros para que la tra­ge­dia no supere las víc­ti­mas de las dos gue­rras mun­dia­les.

Vene­zue­la aún no lo ha hecho, no por fal­ta de volun­tad y de soli­da­ri­dad, es por­que no hemos desa­rro­lla­do capa­ci­da­des sufi­cien­tes para esta ines­pe­ra­da situa­ción. Eso si, ya lo hemos hecho en Hai­ti y otros paí­ses del Cari­be, así como con la Misión Mila­gro y aten­ción de car­dio­pa­tías infan­ti­les a niños de otros pai­ses entre otras ini­cia­ti­vas ple­nas de huma­ni­dad.

Pero es evi­den­te que los tres paí­ses cita­dos tra­tan de paliar la irres­pon­sa­bi­li­dad de un sis­te­ma mul­ti­la­te­ral que des­co­se sus feas, más que cos­tu­ras, verru­gas.

A esta hora el Sr. Gute­rrez no ha con­vo­ca­do a un foro mun­dial urgen­te para tra­tar el tema. Quien se lo impi­de? Que hay detrás del silen­cio de la Asam­blea Gene­ral?

La OMS hace cuan­to pue­de, es de reco­no­cer­lo, pero esta es una pan­de­mia. Hemos retor­na­do al 1918 y el sis­te­ma mul­ti­la­te­ral plá­ci­da­men­te sigue en vaca­cio­nes.

Esta­mos vivien­do la era de los geno­ci­dios ampa­ra­dos por un sis­te­ma mul­ti­la­te­ral inope­ran­te, y por supues­to, cuan­do son muchos los irres­pon­sa­bles, cuan­do las cul­pas se dise­mi­nan el mer­ca­do de la mal­dad, nadie es res­pon­sa­ble.

Los tres paí­ses donan­tes, más Irán y Vene­zue­la son some­ti­dos a la saña y bru­ta­li­dad de los EEUU y súb­di­tos, espe­cial­men­te los euro­peos y alia­dos de medio pelo; sin embar­go, el sis­te­ma mul­ti­la­te­ral aplau­de por omi­sión el blo­queo y las agre­sio­nes impi­dien­do ‑la omi­sión y el silen­cio tam­bién aca­rrea res­pon­sa­bi­li­da­des y cul­pas- que nues­tros pue­blos se sal­ven de la pan­de­mia.

Nada, abso­lu­ta­men­te nada pode­mos espe­rar de la Euro­pa toma­da con Manun mili­ta­re, cla­ro, con la alcahua­te­ria per­mi­si­va asu­mi­da y pre­su­mi­da de sus con­na­cio­na­les.

Creo lle­ga­da la hora de que el ter­cer mun­do repien­se nues­tro papel en un sis­te­ma fun­cio­nal a los intere­ses eco­nó­mi­cos de los paí­ses indus­tria­li­za­dos.

Creo que la pan­de­mia nos trae la opor­tu­ni­dad de pen­sar en un nue­vo sis­te­ma mul­ti­la­te­ral alter­mun­dis­ta, tan pode­ro­so como para que el mul­ti­la­te­ra­lis­mo euro­cen­tri­co encuen­tre su mere­ci­da con­tra­par­te.

El vigen­te sis­te­ma mul­ti­la­te­ral no es tal. Para que haya mul­ti­la­te­ra­li­dad deben coexis­tir al menos dos sis­te­mas homó­lo­gos. El actual es un arre­glo mul­ti­go­bier­nos subor­di­na­dos a las poten­cias ató­mi­cas occi­den­ta­les y a las poten­cias petro­le­ras euro­peas sin petró­leo.

Diría más; si con la ONU no es posi­ble ‑como evi­den­te­men­te no lo ha sido- pre­ser­var la Paz y la demo­cra­cia, la soli­da­ri­dad, y fra­ter­ni­dad, la jus­ti­cia y equi­dad en el inter­cam­bio, el res­pe­to a la libre deter­mi­na­ción, la coope­ra­ción y la no inje­ren­cia enton­ces que hace­mos noso­tros allí?

El mun­do real­men­te demo­crá­ti­co está ávi­do por un pac­to inter­na­cio­nal anti gue­rra, y tan loa­ble y sal­va­dor pro­pó­si­to es impen­sa­ble en el actual sis­te­ma.

Al con­tra­rio, el mul­ti­la­te­ra­lis­mo actual, por omi­sión defien­de y pro­mue­ve los no tan oscu­ros intere­ses eco­no­mi­cos median­te la ven­ta de armas, legal­men­te o las más de las veces, de con­tra­ban­do.

El actual sis­te­ma no pudo por pode­ro­sos impe­di­men­tos aca­bar con el nego­cio de las dro­gas. Millo­nes mue­ren todos los años por la pan­de­mia per­ma­nen­te del trá­fi­co de dro­gas apa­rea­do inde­fec­ti­ble­men­te con el nego­cio de las armas, siem­pre jun­tos en bene­fi­cio del capi­ta­lis­mo y de los paí­ses pro­duc­to­res y con­su­mi­do­res.

No es exa­ge­ra­do supo­ner que la masa de dine­ro en las cue­vas de ocul­ta­mien­to en toda la geo­gra­fía colom­bia­na, suma­do al dine­ro sucio en paraí­sos fis­ca­les supera por lar­go y ancho al dine­ro cir­cu­lan­te legal­men­te. El sis­te­ma mul­ti­la­te­ral lo sabe, pero entre saber y poder hay un lar­go tre­cho.

No pode­mos soñar con una ONU nues­tra?, total, la actual es de ellos y para ellos.

*Emba­ja­dor de la Repú­bli­ca Boli­va­ria­na de Vene­zue­la en Chi­le

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *