Uru­guay. La otra cara del coro­na­vi­rus

Por Hoe­nir Sarthou*, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 22 mar­zo 2020.-

El fenó­meno “coro­na­vi­rus” tie­ne al menos dos caras. Una de ellas es la enfer­me­dad en sí. La otra, las polí­ti­cas apli­ca­das para pre­ve­nir­la o com­ba­tir­la.

La enfer­me­dad en sí mis­ma es cau­sa­da por un virus al pare­cer muy con­ta­gio­so que, sin embar­go, tie­ne una tasa de mor­ta­li­dad muy baja, sen­si­ble­men­te infe­rior a la de otras enfer­me­da­des que, sin gran­des alar­mas, nos acom­pa­ñan des­de siem­pre, como la gri­pe o la tubercu­losis.
Cuan­do se inte­rro­ga a los exper­tos (he vis­to o leí­do varias entre­vis­tas de ese tipo) ter­mi­nan reco­no­cien­do que el ries­go mayor deri­va del colap­so de los ser­vi­cios de salud, más que de la enfer­me­dad en sí mis­ma. De hecho, según los mis­mos exper­tos, el con­ta­gio pone en ries­go la vida sobre todo de per­so­nas ancia­nas o de las que sufren otras afec­cio­nes (inmu­no­de­pre­sión, enfer­me­da­des car­dio­res­pi­ra­to­rias, etc.), en tan­to sue­le ser supe­ra­da sin mayo­res difi­cul­ta­des, con tra­ta­mien­to domi­ci­lia­rio, por las per­so­nas sanas y rela­ti­va­men­te jóve­nes, que son la gran mayo­ría de la pobla­ción. ¿Por qué, enton­ces, tan­ta alar­ma y medi­das tan drás­ti­cas como las que acon­se­ja la Orga­ni­za­ción Mun­dial de la Salud y están apli­can­do casi todos los gobier­nos?

Cabe pre­gun­tar­se, tam­bién, por qué colap­san los ser­vi­cios de salud y si las polí­ti­cas de pre­ven­ción jue­gan algún papel en ello. ¿Es con­ve­nien­te dete­ner la vida eco­nó­mi­ca y labo­ral de los paí­ses y man­dar a la gen­te a sus casas, a ver por tele­vi­sión el avan­ce de la epi­de­mia y del páni­co en otras regio­nes del mun­do? ¿Cómo inci­den esos fac­to­res en la ansie­dad, en el aca­pa­ra­mien­to de comes­ti­bles y de sumi­nis­tros sani­ta­rios (alcohol, mas­ca­ri­llas, guan­tes) y en el ase­dio a los ser­vi­cios de salud ante cual­quier sín­to­ma simi­lar a los de la enfer­me­dad pan­dé­mi­ca?

Des­de siem­pre, las cala­mi­da­des colec­ti­vas, epi­de­mias, terre­mo­tos, gue­rras, ham­bru­nas, requie­ren de los res­pon­sa­bles del bien­es­tar común que tra­ten de espar­cir la cal­ma. Nadie ima­gi­na que, duran­te un nau­fra­gio, el capi­tán de un bar­co de pasa­je­ros tome un megá­fono para anun­ciar que el bar­co se hun­di­rá, que el mar está tor­men­to­so y hela­do, que los botes sal­va­vi­das no alcan­za­rán para todos y que un tan­to por cien­to de los pasa­je­ros se aho­ga­rá sin reme­dio. Nadie lo ima­gi­na por­que el resul­ta­do sería el páni­co, el asal­to de los botes sal­va­vi­das y esce­nas de vio­len­cia tan o más cruen­tas que el nau­fra­gio.

Sin embar­go, en este caso, las más altas auto­ri­da­des sani­ta­rias inter­na­cio­na­les, repro­du­ci­das y ampli­fi­ca­das por los gobier­nos y la pren­sa de cada país, insis­ten en adver­tir sobre el carác­ter gra­ví­si­mo de la epi­de­mia, el gran ries­go de con­ta­gio, la fal­ta de vacu­nas y de medi­ca­men­tos efi­ca­ces, el núme­ro de infec­ta­dos y de muer­tos en el mun­do, y las medi­das cada vez más drás­ti­cas con las que los gobier­nos pare­cen que­rer com­pe­tir.
Uno podría espe­rar un tra­ta­mien­to más con­ven­cio­nal para el pro­ble­ma. Algo así como infor­ma­ción más sobria, el rápi­do refor­za­mien­to de los ser­vi­cios de salud, medi­das espe­cí­fi­cas de pre­ven­ción para la pobla­ción de mayor ries­go y un esfuer­zo por man­te­ner la mayor nor­ma­li­dad posi­ble para la pobla­ción que, en gene­ral, no corre ries­go de vida.

Ingla­te­rra ha inten­ta­do ese camino, apos­tan­do a no dete­ner su eco­no­mía, pero rápi­da­men­te le han llo­vi­do adver­ten­cias y pre­sio­nes para que se plie­gue a las polí­ti­cas inter­na­cio­nal­men­te domi­nan­tes.

A nivel glo­bal, se ha logra­do algo nun­ca vis­to has­ta aho­ra. La casi para­li­za­ción eco­nó­mi­ca, labo­ral, comer­cial y social del mun­do. En varios paí­ses de Euro­pa con­ti­nen­tal se han cerra­do las fron­te­ras y se vive bajo un vir­tual toque de que­da, se han prohi­bi­do todas las acti­vi­da­des no indis­pen­sa­bles, la poli­cía detie­ne a las per­so­nas para inte­rro­gar­las sobre por qué andan por la calle y, en tono ame­na­zan­te, las envían a ence­rrar­se en sus casas. Ade­más se han habi­li­ta­do pro­ce­di­mien­tos de inter­na­ción com­pul­si­va para los posi­bles infec­ta­dos.

En nues­tro país se inte­rrum­pie­ron las cla­ses en todos los cen­tros de ense­ñan­za, se prohi­bie­ron los espec­tácu­los y actos públi­cos, las ofi­ci­nas públi­cas licen­cia­ron a su per­so­nal y fun­cio­nan con guar­dias míni­mas, la poli­cía que­dó habi­li­ta­da para disol­ver cual­quier con­cen­tra­ción de per­so­nas, el Poder Judi­cial se decla­ró en “feria judi­cial sani­ta­ria” y se insis­te en la nece­si­dad de no aban­do­nar el hogar, lo que deter­mi­na calles y comer­cios vacíos, pará­li­sis eco­nó­mi­ca y una incer­ti­dum­bre labo­ral que sería crí­ti­ca si la gen­te no estu­vie­ra obse­sio­na­da con el virus.

Las polí­ti­cas del mie­do tie­nen efec­tos per­ver­sos. Cuan­do se asus­ta a la pobla­ción, los víncu­los inter­per­so­na­les se enfer­man. El ais­la­mien­to, la des­con­fian­za, la ira con­tra cual­quier posi­ble trans­gre­sor o agen­te de con­ta­gio, la denun­cia, la inso­li­da­ri­dad, el ansia de segu­ri­dad y el deseo de ampa­ro por par­te de una auto­ri­dad fuer­te, minan las bases de la liber­tad y de la con­vi­ven­cia. Como se sabe, la liber­tad entra­ña ries­gos. Y el ansia de segu­ri­dad sue­le sacar lo peor de las per­so­nas, inclui­dos la renun­cia a la liber­tad pro­pia y el aten­ta­do con­tra la aje­na. Por eso el mie­do es el sen­ti­mien­to base de todo auto­ri­ta­ris­mo.

¿Por qué ese alar­mis­mo glo­bal con bom­bos y pla­ti­llos, por qué ese apar­ta­mien­to de lo que siem­pre se ha enten­di­do como pru­den­te en casos de cala­mi­da­des o catás­tro­fes colec­ti­vas?

La pre­gun­ta nos lle­va a la otra cara del coro­na­vi­rus: los efec­tos polí­ti­cos, eco­nó­mi­cos y socia­les de las polí­ti­cas de pre­ven­ción.

La pan­de­mia nos ha per­mi­ti­do ver en acción, con ple­nos pode­res, a una nue­va for­ma de auto­ri­dad mun­dial. Una auto­ri­dad fun­da­da en razo­nes cien­tí­fi­co-téc­ni­cas, no polí­ti­cas, que impar­te sus órde­nes median­te pro­to­co­los de actua­ción y no median­te leyes o nor­mas. Pue­de ser difí­cil saber qué volun­ta­des ins­pi­ran a los pro­to­co­los de la OMS, pero algo es segu­ro: no es la volun­tad demo­crá­ti­ca de los pue­blos, que no han sido con­sul­ta­dos, ni siquie­ra a tra­vés de sus par­la­men­tos. No obs­tan­te, la mez­cla de mie­do, res­pe­to a la auto­ri­dad cien­tí­fi­ca, y la pré­di­ca cons­tan­te de los medios de comu­ni­ca­ción, legi­ti­man y con­vier­ten a esos pro­to­co­los y reco­men­da­cio­nes médi­cas en man­da­mien­tos sagra­dos.

¿Cuál es el cos­to eco­nó­mi­co y social de para­li­zar al mun­do duran­te sema­nas o meses? ¿Cuán­tas empre­sas cerra­rán, cuán­tos empleos se per­de­rán, cuán­tos impues­tos deja­rán de recau­dar­se, cuán­tas per­so­nas se endeu­da­rán para sobre­vi­vir? ¿Qué harán las que no pue­dan acce­der a cré­di­tos? ¿Cómo harán los Esta­dos para cubrir sus pre­su­pues­tos y para aten­der las polí­ti­cas socia­les de las que depen­den millo­nes de per­so­nas? ¿En cuán­to y con quién se endeu­da­rán? ¿Cuán­to aumen­ta­rán su valor las mone­das fuer­tes en las que debe­rán pedir­se esos cré­di­tos? En suma: ¿cuán­tos niños y adul­tos, ade­más de los que mue­ren cada año, mori­rán de ham­bre este año y el que vie­ne a con­se­cuen­cia de este iné­di­to man­da­to de deten­ción “sani­ta­ria” del mun­do? ¿Alguien habrá hecho el cálcu­lo? ¿Habrá com­pa­ra­do esos núme­ros con los de poten­cia­les muer­tes por el virus?

Curio­sa­men­te, nadie nos habla de eso. Ni la OMS, ni la ONU, ni el Ban­co Mun­dial, ni el BID, ni los gobier­nos nos hablan del daño eco­nó­mi­co- social, no nos dicen cuán­tas per­so­nas mori­rán des­pués para que los Esta­dos paguen las deu­das que con­trae­rán pre­vi­nien­do al coro­na­vi­rus con mie­do y pará­li­sis.

Dicho así, pue­de pare­cer que vivi­mos una catás­tro­fe uni­ver­sal. Pero no es tan uni­ver­sal. No todos en el mun­do per­de­rán con esta pecu­liar cam­pa­ña sani­ta­ria. Cuan­do las bol­sas y el valor de las accio­nes caen a cau­sa de la cri­sis, alguien com­pra las accio­nes a pre­cio de risa. Cuan­do cie­rran las empre­sas chi­cas, alguien se que­da con el mer­ca­do vacan­te y a menu­do tam­bién con las empre­sas chi­cas. Las gran­des cri­sis se cie­rran con pér­di­das para muchos y enor­mes ganan­cias para pocos: los espe­cu­la­do­res bur­sá­ti­les y finan­cie­ros, y los gigan­tes de los dis­tin­tos mer­ca­dos mun­dia­les.

Esta cri­sis, que empe­zó como sani­ta­ria, se con­ver­ti­rá muy pron­to –ya se está con­vir­tien­do- en eco­nó­mi­ca y social, y se cerra­rá con una enor­me con­cen­tra­ción de la rique­za y del poder mun­dial en menos manos.
Es muy difí­cil decir cómo empe­zó la epi­de­mia, pero es bas­tan­te fácil pre­de­cir cómo ter­mi­na­rá. Un día, repen­ti­na­men­te, no se habla­rá más de coro­na­vi­rus, como no se habla hoy de gri­pe aviar ni de gri­pe por­ci­na.

Cuan­do lle­gue ese día, habrán muer­to en el mun­do por coro­na­vi­rus algu­nos miles de per­so­nas. Muchas más habrán muer­to o mori­rán des­pués de ham­bre o de otras enfer­me­da­des cura­bles. Los Esta­dos y las per­so­nas comu­nes serán más pobres y esta­rán más endeu­da­dos. Todos nos habre­mos acos­tum­bra­do a obe­de­cer a un difu­so y orwe­liano poder sani­ta­rio-admi­nis­tra­ti­vo mun­dial. Y gran­des for­tu­nas, en accio­nes y en por­cio­nes de mer­ca­do, se habrán con­cen­tra­do en menos manos.

Fun­da­do o no, el mie­do pue­de ser un buen nego­cio y un for­mi­da­ble ins­tru­men­to polí­ti­co. Bien­ve­ni­dos al nue­vo mun­do.

*Polí­ti­co de la izquier­da uru­gua­ya que no baja las ban­de­ras.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *