Pro­te­ja­mos a nues­tros ancia­nos como ellos nos cui­da­ron a noso­tros

Cuba, Yenia Sil­va Correa Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 22 de mar­zo del 2020

«Hoy, fren­te a la pan­de­mia de Covid-19, hay una gran preo­cu­pa­ción en
el mun­do por el gru­po más vul­ne­ra­ble, que es el de los adul­tos mayo­res.
Cuba está entre los paí­ses más enve­je­ci­dos de la región con un 20,8 % de
su pobla­ción por enci­ma de los 60 años. Esta­mos hablan­do de más de dos
millo­nes de per­so­nas».
Así lo expre­só el doc­tor Alber­to Fer­nán­dez
Seco, jefe del Depar­ta­men­to de Adul­to Mayor, Asis­ten­cia Social y Salud
Men­tal del Minis­te­rio de Salud Públi­ca (Min­sap), quien afir­mó que ese
sec­tor pobla­cio­nal en Cuba está pro­te­gi­do y ampa­ra­do por ins­ti­tu­cio­nes
socia­les crea­das para su cui­da­do, y por pro­gra­mas que res­pon­den a una
polí­ti­ca de Gobierno.

–¿Qué tie­ne Cuba, a dife­ren­cia de otros paí­ses, para enfren­tar al nue­vo coro­na­vi­rus?
–Un
sis­te­ma de salud que ha demos­tra­do efi­cien­cia, des­de su seg­men­to de
vital impor­tan­cia: el de la aten­ción pri­ma­ria. Esa es la prin­ci­pal
for­ta­le­za que tie­ne el sis­te­ma sani­ta­rio cubano ante una situa­ción como
la que vive el mun­do hoy.

«Cuba tie­ne sus casas de abue­los subor­di­na­das a un poli­clí­ni­co para
reci­bir todos los ser­vi­cios que este brin­da, pero tam­bién cada una de
ellas está aso­cia­da a un con­sul­to­rio del médi­co y la enfer­me­ra de la
fami­lia. Cuen­tan, ade­más, con tra­ba­ja­do­res socia­les entre­na­dos para
hacer pes­qui­sas sobre pro­ble­mas res­pi­ra­to­rios. Estos pro­fe­sio­na­les al
pri­mer sín­to­ma se comu­ni­can con esa estruc­tu­ra y se actúa según lo
esta­ble­ci­do en el Plan de Pre­ven­ción y Con­trol.

«Algo simi­lar suce­de en los hoga­res de ancia­nos, pues tie­nen la mis­ma
subor­di­na­ción al área de salud don­de están encla­va­dos y, a dife­ren­cia
de las casas, en estos hay un médi­co y una enfer­me­ra».

–Ante un gru­po tan frá­gil fren­te a esta enfer­me­dad, ¿qué medi­das se han toma­do en esas ins­ti­tu­cio­nes?
–Dis­po­si­cio­nes
muy estric­tas, por­que en ellas tene­mos régi­men de semin­ter­na­dos y
cual­quier des­liz podría lle­var­nos a mul­ti­pli­car los sín­to­mas de un
pacien­te aque­ja­do de afec­ción res­pi­ra­to­ria, jus­ta­men­te en el gru­po
eta­rio más vul­ne­ra­ble.

«Es por eso que se incre­men­tan las accio­nes de lava­do de las manos,
las de higie­ne en todas las áreas, inclu­yen­do las de las acti­vi­da­des;
insis­ti­mos en la lim­pie­za con solu­cio­nes clo­ra­das y alcohó­li­cas de
asien­tos, mesas y otras super­fi­cies. Cual­quier medi­da es poca cuan­do
tra­ta­mos a per­so­nas de estas eda­des. En estos momen­tos, ade­más de la
res­pon­sa­bi­li­dad de sus vidas, tene­mos que ser cons­cien­tes de la que
asu­mi­mos con toda la socie­dad.

«Por eso en cuan­to apa­re­ce una señal de defi­cien­cia res­pi­ra­to­ria no
per­de­mos ni un minu­to, se des­ata el pro­to­co­lo pre­vis­to. Se aís­la a la
per­so­na en la sala de cui­da­dos que tene­mos en nues­tras ins­ti­tu­cio­nes o
en el área de la enfer­me­ría has­ta espe­rar que sea tras­la­da­do por el
sis­te­ma de urgen­cias, como está esta­ble­ci­do, para los cen­tros de
ais­la­mien­to.

«Tam­bién tene­mos los cen­tros médi­cos sico­pe­da­gó­gi­cos, que tie­nen las
dos moda­li­da­des: inter­nos y semin­ter­nos, a los que les rea­li­za­mos el
mis­mo pro­ce­der, y que igual­men­te dis­po­nen de un médi­co y una enfer­me­ra.

Otra aris­ta del tra­ta­mien­to a los adul­tos mayo­res pasa por el
desa­rro­llo de los círcu­los de abue­los. Al res­pec­to, el doc­tor Fer­nán­dez
Seco apun­tó que «no se ha sus­pen­di­do la par­ti­ci­pa­ción, pero se man­tie­ne
una dis­tan­cia de dos metros a la hora de la prác­ti­ca del ejer­ci­cio», y
agre­gó: «se coor­di­nó con el Minis­te­rio de Edu­ca­ción Supe­rior para que no
se sus­pen­die­ra el cur­so de las Cáte­dras del Adul­to Mayor, pasán­do­las a
la moda­li­dad de cur­so no pre­sen­cial».

¿Por qué los adul­tos mayo­res son más sen­si­bles ante la Covid-19?
–La
capa­ci­dad inmu­no­ló­gi­ca dis­mi­nu­ye con la edad. Tam­bién se rela­cio­na con
otras enfer­me­da­des como las car­dio­vas­cu­la­res, las res­pi­ra­to­rias, la
dia­be­tes o la hiper­ten­sión arte­rial, las cua­les se com­pli­can aún más con
la apa­ri­ción de una dolen­cia como la Covid-19.

«Otro ele­men­to a tener en cuen­ta es que mun­dial­men­te los ancia­nos
tien­den a ais­lar­se, que no es el caso de Cuba. Estar en un lugar de
mayor con­cen­tra­ción de per­so­nas es otro ries­go, que en Cuba se
con­tra­rres­ta con el sis­te­ma que tie­ne crea­do para la aten­ción al adul­to
mayor».

¿Qué está esta­ble­ci­do en el caso de la aten­ción a los ancia­nos que viven solos?
–Hay
una indi­ca­ción del Min­sap para rea­li­zar pes­qui­sas en la pobla­ción, pero
con énfa­sis en los ancia­nos que viven solos. En Cuba están regis­tra­dos
221
425 ancia­nos solos, pero hay otro gru­po que son varios adul­tos mayo­res
vivien­do solos en una mis­ma casa. En total se esti­ma que un 15 % de los
adul­tos mayo­res viven solos en nues­tro país.

Como se expli­có en la Mesa Redon­da del pasa­do vier­nes, al anun­ciar­se
las nue­vas medi­das para el enfren­ta­mien­to y el con­trol de la enfer­me­dad,
debe­mos acer­car los ser­vi­cios a la pobla­ción. Y en el caso de este
gru­po de edad ya se venía hacien­do con algu­nos ancia­nos al lle­var­le la
comi­da que con­su­men en el Sis­te­ma de Ali­men­ta­ción Fami­liar (saf) a sus
hoga­res.

Sobre los hos­pi­ta­les siquiá­tri­cos y cómo se atien­den allí los adul­tos
mayo­res, la doc­to­ra Car­men Borre­go Cal­za­di­lla, jefa de la sec­ción de
Salud Men­tal del Min­sap, ase­gu­ró que «para que no se pre­sen­ten
com­pli­ca­cio­nes, hemos dise­ña­do un modo de actuar que par­te de garan­ti­zar
un buen esta­do de salud en este tipo de pacien­te, que nos per­mi­ta,
median­te la obser­va­ción cons­tan­te, actuar ante el más míni­mo sín­to­ma
res­pi­ra­to­rio.

«Se ha orga­ni­za­do la diná­mi­ca en las salas de mane­ra que el pacien­te
pue­da rea­li­zar sus acti­vi­da­des coti­dia­nas, pero evi­tan­do las
aglo­me­ra­cio­nes. Están garan­ti­za­dos todos los medi­ca­men­tos para la
aten­ción a su enfer­me­dad y ade­más con­ta­mos con todo el ase­gu­ra­mien­to que
le pro­vee de ade­cua­das
nor­mas higié­ni­cas, como su cal­za­do, ropa, col­chas y medias.

«Pode­mos trans­mi­tir­les tran­qui­li­dad a los fami­lia­res, a la pobla­ción.
Para noso­tros, este seg­men­to de pobla­ción cons­ti­tu­ye una prio­ri­dad, y
des­de el Min­sap esta­mos hacien­do una estra­te­gia de mane­ra dife­ren­cia­da a
todos estos ser­vi­cios para ir a iden­ti­fi­car a tiem­po cual­quier pro­ble­ma
y tomar la medi­da que corres­pon­da».

Cuba ha enve­je­ci­do, sí, pero lo ha hecho con cali­dad de vida. Sus
indi­ca­do­res de espe­ran­za de vida al nacer son de pri­mer mun­do, por­que la
salud nun­ca se ha rele­ga­do a un segun­do lugar.

Toma­do de Gran­ma (Capo­te)

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *