Pen­sa­mien­to crí­ti­co. CORONAVIRUS. Zizek: Un gol­pe letal al capi­ta­lis­mo para rein­ven­tar la sociedad/​Byung-Chul Han. La emer­gen­cia viral y el Esta­do poli­cial digi­tal: por qué la revo­lu­ción será humana/​Gior­gio Agam­ben: La inven­ción de una epi­de­mia- Con­ta­gio

Resu­men Latinoamericano*/ 22 de mar­zo 2020 . — — — — — — — -

Zizek: un gol­pe letal al capi­ta­lis­mo para rein­ven­tar la socie­dad

El popu­lar filó­so­fo Sla­voj Zizek, uno de los más ardien­tes crí­ti­cos del sis­te­ma capi­ta­lis­ta y de las «ideo­lo­gías» sobre las que se apun­ta­la, ha escri­to una colum­na sobre el Coro­na­vi­rus para el sitio Rus­sia Today, bue­na par­te de la cual ha sido tra­du­ci­da en este artícu­lo en Medium. Zizek apun­ta a que el coro­na­vi­rus ha des­ta­pa­do la reali­dad insos­te­ni­ble de otro virus que infec­ta a la socie­dad: el capi­ta­lis­mo. Mien­tras que muchas per­so­nas mue­ren, la gran preo­cu­pa­ción de los esta­dis­tas y empre­sa­rios es el gol­pe a la eco­no­mía, la rece­sión, la fal­ta de cre­ci­mien­to del pro­duc­to interno bru­to y cosas por el esti­lo. Este colap­so eco­nó­mi­co se debe a que la eco­no­mía está basa­da fun­da­men­tal­men­te en el con­su­mo y en la per­se­cu­ción de valo­res pro­pug­na­dos por la visión capi­ta­lis­ta como la rique­za mate­rial. Pero esto no ten­dría que ser así, no ten­dría que haber una tira­nía del mer­ca­do. Zizek sugie­re que el coro­na­vi­rus pre­sen­ta tam­bién la opor­tu­ni­dad de tomar con­cien­cia de los otros virus que se espar­cen por la socie­dad des­de hace mucho tiem­po y rein­ven­tar la mis­ma. 


La actual expan­sión de la epi­de­mia de coro­na­vi­rus ha deto­na­do las epi­de­mias de virus ideo­ló­gi­cos que esta­ban laten­tes en nues­tras socie­da­des: noti­cias fal­sas, teo­rías cons­pi­ra­ti­vas para­noi­cas y explo­sio­nes de racis­mo.

La bien fun­da­men­ta­da nece­si­dad médi­ca de esta­ble­cer cua­ren­te­nas hicie­ron eco en las pre­sio­nes ideo­ló­gi­cas para esta­ble­cer lími­tes cla­ros y man­te­ner en cua­ren­te­na a los enemi­gos que repre­sen­tan una ame­na­za a nues­tra iden­ti­dad. Pero tal vez otro –y más bene­fi­cio­so– virus ideo­ló­gi­co se expan­di­rá y tal vez nos infec­te: el virus de pen­sar en una socie­dad alter­na­ti­va, una socie­dad más allá de la nación-esta­do, una socie­dad que se actua­li­ce como soli­da­ri­dad glo­bal y coope­ra­ción.

Zizek con­si­de­ra que se pue­de com­pa­rar lo que está suce­dien­do con un famo­so gol­pe ase­sino de la pelí­cu­la Kill Bill, cono­ci­do como «Téc­ni­ca del cora­zón explo­si­vo», con el que la per­so­na que lo reci­be aún pue­de seguir sus acti­vi­da­des por un tiem­po, beber una copa de vino, tener una con­ver­sa­ción, etc., aun­que pron­to inevi­ta­ble­men­te su cora­zón explo­ta­rá y mori­rá: «Mi modes­ta opi­nión sobre la reali­dad es mucho más radi­cal: la epi­de­mia de coro­na­vi­rus es una for­ma espe­cial de ‘Téc­ni­ca del cora­zón explo­si­vo’ en el sis­te­ma glo­bal capi­ta­lis­ta, un sín­to­ma de que no pode­mos seguir en el camino que hemos segui­do has­ta aho­ra, se nece­si­ta ese cam­bio”.

Zizek nota varias para­do­jas. Mien­tras que el coro­na­vi­rus nos obli­ga a ais­lar­nos, tam­bién «nos obli­ga a re-inven­tar el comu­nis­mo basán­do­nos en la con­fian­za en las per­so­nas y la cien­cia”. El filó­so­fo cree que es nece­sa­rio un nue­vo enten­di­mien­to del comu­nis­mo y habría que pre­ci­sar, sobre todo, de la comu­ni­dad. Otra para­do­ja, aun­que qui­zá tam­bién una espe­cie de hipér­bo­le trá­gi­ca –aun­que posi­ble­men­te reden­to­ra– es que en la era en la que el ser humano más ais­la­do se encuen­tra, aho­ra debe­rá ais­lar­se aún más; en el tiem­po en el que más nece­si­ta con­tac­to humano real y no mera­men­te vir­tual, aho­ra pare­ce que el con­tac­to físi­co será tabú. Pero qui­zá de este ais­la­mien­to sur­gi­rán nue­vos valo­res y se reafir­ma­rá la impor­tan­cia de la comu­ni­dad, la con­vi­ven­cia y la inti­mi­dad. Lo que es indu­da­ble es que es tiem­po de refle­xión, tiem­po en el que hay menos rui­do y por lo tan­to la posi­bi­li­dad de mayor cla­ri­dad.

Sla­voj Zizek es un filó­so­fo, soció­lo­go, psi­co­ana­lis­ta y crí­ti­co cul­tu­ral eslo­veno. Es direc­tor inter­na­cio­nal del Ins­ti­tu­to Birk­beck de Huma­ni­da­des de la Uni­ver­si­dad de Lon­dres.

En 1989, Žižek publi­có su pri­mer tex­to en inglés, The Subli­me Object of Ideo­logy (El subli­me obje­to de la ideo­lo­gía), en el que se apar­tó de la teo­ría mar­xis­ta tra­di­cio­nal para desa­rro­llar una con­cep­ción mate­ria­lis­ta de la ideo­lo­gía que se basó en gran medi­da en el psi­co­aná­li­sis laca­niano y el idea­lis­mo hege­liano.

En 2012, Foreign Policy inclu­yó a Žižek en su lis­ta de los 100 mejo­res pen­sa­do­res glo­ba­les, lla­mán­do­lo una «cele­bri­dad filo­só­fi­ca». El tra­ba­jo de Žižek fue narra­do en un docu­men­tal del año 2005 titu­la­do Zizek! Una revis­ta aca­dé­mi­ca, el Inter­na­tio­nal Jour­nal of Žižek Stu­dies, se fun­dó para com­pren­der su tra­ba­jo.

_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​

Byung-Chul Ha. La emer­gen­cia viral y el Esta­do poli­cial digi­tal: por qué la revo­lu­ción será huma­na

El filó­so­fo sur­co­reano ‑autor de La socie­dad del can­san­cio Psi­co­po­lí­ti­ca, entre otras obras- pien­sa en este artícu­lo publi­ca­do en el dia­rio El País, de Espa­ña, las impli­can­cias de la pan­de­mia a nivel glo­bal. Cómo los paí­ses asiá­ti­cos están ges­tio­nan­do la cri­sis de una for­ma más efi­cien­te que Occi­den­te. El rol de las fron­te­ras en tiem­pos de big data. El páni­co finan­cie­ro. El peli­gro del régi­men digi­tal. Del ais­la­mien­to y la indi­vi­dua­li­za­ción a cómo repen­sar un sen­ti­mien­to colec­ti­vo.

El coro­na­vi­rus está ponien­do a prue­ba nues­tro sis­te­ma. Al pare­cer Asia tie­ne mejor con­tro­la­da la pan­de­mia que Euro­pa. En Hong Kong, Tai­wán y Sin­ga­pur hay muy pocos infec­ta­dos. En Tai­wán se regis­tran 108 casos y en Hong Kong 193. En Ale­ma­nia, por el con­tra­rio, tras un perío­do de tiem­po mucho más bre­ve hay ya 15.320 casos con­fir­ma­dos, y en Espa­ña 19.980 (datos del 20 de mar­zo). Tam­bién Corea del Sur ha supe­ra­do ya la peor fase, lo mis­mo que Japón. Inclu­so Chi­na, el país de ori­gen de la pan­de­mia, la tie­ne ya bas­tan­te con­tro­la­da. Pero ni en Tai­wán ni en Corea se ha decre­ta­do la prohi­bi­ción de salir de casa ni se han cerra­do las tien­das y los res­tau­ran­tes. Entre tan­to ha comen­za­do un éxo­do de asiá­ti­cos que salen de Euro­pa. Chi­nos y corea­nos quie­ren regre­sar a sus paí­ses, por­que ahí se sien­ten más segu­ros. Los pre­cios de los vue­los se han mul­ti­pli­ca­do. Ya ape­nas se pue­den con­se­guir bille­tes de vue­lo para Chi­na o Corea.

Euro­pa está fra­ca­san­do. Las cifras de infec­ta­dos aumen­tan expo­nen­cial­men­te. Pare­ce que Euro­pa no pue­de con­tro­lar la pan­de­mia. En Ita­lia mue­ren a dia­rio cien­tos de per­so­nas. Qui­tan los res­pi­ra­do­res a los pacien­tes ancia­nos para ayu­dar a los jóve­nes. Pero tam­bién cabe obser­var sobre­ac­tua­cio­nes inú­ti­les. Los cie­rres de fron­te­ras son evi­den­te­men­te una expre­sión deses­pe­ra­da de sobe­ra­nía. Nos sen­ti­mos de vuel­ta en la épo­ca de la sobe­ra­nía. El sobe­rano es quien deci­de sobre el esta­do de excep­ción. Es sobe­rano quien cie­rra fron­te­ras. Pero eso es una hue­ra exhi­bi­ción de sobe­ra­nía que no sir­ve de nada. Ser­vi­ría de mucha más ayu­da coope­rar inten­sa­men­te den­tro de la Euro­zo­na que cerrar fron­te­ras a lo loco. Entre tan­to tam­bién Euro­pa ha decre­ta­do la prohi­bi­ción de entra­da a extran­je­ros: un acto total­men­te absur­do en vis­ta del hecho de que Euro­pa es pre­ci­sa­men­te adon­de nadie quie­re venir. Como mucho, sería más sen­sa­to decre­tar la prohi­bi­ción de sali­das de euro­peos, para pro­te­ger al mun­do de Euro­pa. Des­pués de todo, Euro­pa es en estos momen­tos el epi­cen­tro de la pan­de­mia.

Las ven­ta­jas de Asia

En com­pa­ra­ción con Euro­pa, ¿qué ven­ta­jas ofre­ce el sis­te­ma de Asia que resul­ten efi­cien­tes para com­ba­tir la pan­de­mia? Esta­dos asiá­ti­cos como Japón, Corea, Chi­na, Hong Kong, Tai­wán o Sin­ga­pur tie­nen una men­ta­li­dad auto­ri­ta­ria, que les vie­ne de su tra­di­ción cul­tu­ral (con­fu­cia­nis­mo). Las per­so­nas son menos renuen­tes y más obe­dien­tes que en Euro­pa. Tam­bién con­fían más en el Esta­do. Y no solo en Chi­na, sino tam­bién en Corea o en Japón la vida coti­dia­na está orga­ni­za­da mucho más estric­ta­men­te que en Euro­pa. Sobre todo, para enfren­tar­se al virus los asiá­ti­cos apues­tan fuer­te­men­te por la vigi­lan­cia digi­tal. Sos­pe­chan que en el big data podría ence­rrar­se un poten­cial enor­me para defen­der­se de la pan­de­mia. Se podría decir que en Asia las epi­de­mias no las com­ba­ten solo los viró­lo­gos y epi­de­mió­lo­gos, sino sobre todo tam­bién los infor­má­ti­cos y los espe­cia­lis­tas en macro­da­tos. Un cam­bio de para­dig­ma del que Euro­pa toda­vía no se ha ente­ra­do. Los apo­lo­ge­tas de la vigi­lan­cia digi­tal pro­cla­ma­rían que el big data sal­va vidas huma­nas.

La con­cien­cia crí­ti­ca ante la vigi­lan­cia digi­tal es en Asia prác­ti­ca­men­te inexis­ten­te. Ape­nas se habla ya de pro­tec­ción de datos, inclu­so en Esta­dos libe­ra­les como Japón y Corea. Nadie se eno­ja por el fre­ne­sí de las auto­ri­da­des para reco­pi­lar datos. Entre tan­to Chi­na ha intro­du­ci­do un sis­te­ma de cré­di­to social inima­gi­na­ble para los euro­peos, que per­mi­te una valo­ra­ción o una eva­lua­ción exhaus­ti­va de los ciu­da­da­nos. Cada ciu­da­dano debe ser eva­lua­do con­se­cuen­te­men­te en su con­duc­ta social. En Chi­na no hay nin­gún momen­to de la vida coti­dia­na que no esté some­ti­do a obser­va­ción. Se con­tro­la cada clic, cada com­pra, cada con­tac­to, cada acti­vi­dad en las redes socia­les. A quien cru­za con el semá­fo­ro en rojo, a quien tie­ne tra­to con crí­ti­cos del régi­men o a quien pone comen­ta­rios crí­ti­cos en las redes socia­les le qui­tan pun­tos. Enton­ces la vida pue­de lle­gar a ser muy peli­gro­sa. Por el con­tra­rio, a quien com­pra por Inter­net ali­men­tos sanos o lee perió­di­cos afi­nes al régi­men le dan pun­tos. Quien tie­ne sufi­cien­tes pun­tos obtie­ne un visa­do de via­je o cré­di­tos bara­tos. Por el con­tra­rio, quien cae por deba­jo de un deter­mi­na­do núme­ro de pun­tos podría per­der su tra­ba­jo. En Chi­na es posi­ble esta vigi­lan­cia social por­que se pro­du­ce un irres­tric­to inter­cam­bio de datos entre los pro­vee­do­res de Inter­net y de tele­fo­nía móvil y las auto­ri­da­des. Prác­ti­ca­men­te no exis­te la pro­tec­ción de datos. En el voca­bu­la­rio de los chi­nos no apa­re­ce el tér­mino “esfe­ra pri­va­da”.

En Chi­na hay 200 millo­nes de cáma­ras de vigi­lan­cia, muchas de ellas pro­vis­tas de una téc­ni­ca muy efi­cien­te de reco­no­ci­mien­to facial. Cap­tan inclu­so los luna­res en el ros­tro. No es posi­ble esca­par de la cáma­ra de vigi­lan­cia. Estas cáma­ras dota­das de inte­li­gen­cia arti­fi­cial pue­den obser­var y eva­luar a todo ciu­da­dano en los espa­cios públi­cos, en las tien­das, en las calles, en las esta­cio­nes y en los aero­puer­tos.

Toda la infra­es­truc­tu­ra para la vigi­lan­cia digi­tal ha resul­ta­do ser aho­ra suma­men­te efi­caz para con­te­ner la epi­de­mia. Cuan­do alguien sale de la esta­ción de Pekín es cap­ta­do auto­má­ti­ca­men­te por una cáma­ra que mide su tem­pe­ra­tu­ra cor­po­ral. Si la tem­pe­ra­tu­ra es preo­cu­pan­te todas las per­so­nas que iban sen­ta­das en el mis­mo vagón reci­ben una noti­fi­ca­ción en sus telé­fo­nos móvi­les. No en vano el sis­te­ma sabe quién iba sen­ta­do dón­de en el tren. Las redes socia­les cuen­tan que inclu­so se están usan­do dro­nes para con­tro­lar las cua­ren­te­nas. Si uno rom­pe clan­des­ti­na­men­te la cua­ren­te­na un dron se diri­ge volan­do a él y le orde­na regre­sar a su vivien­da. Qui­zá inclu­so le impri­ma una mul­ta y se la deje caer volan­do, quién sabe. Una situa­ción que para los euro­peos sería dis­tó­pi­ca, pero a la que, por lo vis­to, no se ofre­ce resis­ten­cia en Chi­na.

Ni en Chi­na ni en otros Esta­dos asiá­ti­cos como Corea del Sur, Hong Kong, Sin­ga­pur, Tai­wán o Japón exis­te una con­cien­cia crí­ti­ca ante la vigi­lan­cia digi­tal o el big data. La digi­ta­li­za­ción direc­ta­men­te los embria­ga. Eso obe­de­ce tam­bién a un moti­vo cul­tu­ral. En Asia impe­ra el colec­ti­vis­mo. No hay un indi­vi­dua­lis­mo acen­tua­do. No es lo mis­mo el indi­vi­dua­lis­mo que el egoís­mo, que por supues­to tam­bién está muy pro­pa­ga­do en Asia.

Al pare­cer el big data resul­ta más efi­caz para com­ba­tir el virus que los absur­dos cie­rres de fron­te­ras que en estos momen­tos se están efec­tuan­do en Euro­pa. Sin embar­go, a cau­sa de la pro­tec­ción de datos no es posi­ble en Euro­pa un com­ba­te digi­tal del virus com­pa­ra­ble al asiá­ti­co. Los pro­vee­do­res chi­nos de tele­fo­nía móvil y de Inter­net com­par­ten los datos sen­si­bles de sus clien­tes con los ser­vi­cios de segu­ri­dad y con los minis­te­rios de salud. El Esta­do sabe por tan­to dón­de estoy, con quién me encuen­tro, qué hago, qué bus­co, en qué pien­so, qué como, qué com­pro, adón­de me diri­jo. Es posi­ble que en el futu­ro el Esta­do con­tro­le tam­bién la tem­pe­ra­tu­ra cor­po­ral, el peso, el nivel de azú­car en la san­gre, etc. Una bio­po­lí­ti­ca digi­tal que acom­pa­ña a la psi­co­po­lí­ti­ca digi­tal que con­tro­la acti­va­men­te a las per­so­nas.

En Wuhan se han for­ma­do miles de equi­pos de inves­ti­ga­ción digi­ta­les que bus­can posi­bles infec­ta­dos basán­do­se solo en datos téc­ni­cos. Basán­do­se úni­ca­men­te en aná­li­sis de macro­da­tos ave­ri­guan quié­nes son poten­cia­les infec­ta­dos, quié­nes tie­nen que seguir sien­do obser­va­dos y even­tual­men­te ser ais­la­dos en cua­ren­te­na. Tam­bién por cuan­to res­pec­ta a la pan­de­mia el futu­ro está en la digi­ta­li­za­ción. A la vis­ta de la epi­de­mia qui­zá debe­ría­mos rede­fi­nir inclu­so la sobe­ra­nía. Es sobe­rano quien dis­po­ne de datos. Cuan­do Euro­pa pro­cla­ma el esta­do de alar­ma o cie­rra fron­te­ras sigue afe­rra­da a vie­jos mode­los de sobe­ra­nía.

No solo en Chi­na, sino tam­bién en otros paí­ses asiá­ti­cos la vigi­lan­cia digi­tal se emplea a fon­do para con­te­ner la epi­de­mia. En Tai­wán el Esta­do envía simul­tá­nea­men­te a todos los ciu­da­da­nos un SMS para loca­li­zar a las per­so­nas que han teni­do con­tac­to con infec­ta­dos o para infor­mar acer­ca de los luga­res y edi­fi­cios don­de ha habi­do per­so­nas con­ta­gia­das. Ya en una fase muy tem­pra­na, Tai­wán empleó una cone­xión de diver­sos datos para loca­li­zar a posi­bles infec­ta­dos en fun­ción de los via­jes que hubie­ran hecho. Quien se apro­xi­ma en Corea a un edi­fi­cio en el que ha esta­do un infec­ta­do reci­be a tra­vés de la Coro­na-app”una señal de alar­ma. Todos los luga­res don­de ha habi­do infec­ta­dos están regis­tra­dos en la apli­ca­ción. No se tie­ne muy en cuen­ta la pro­tec­ción de datos ni la esfe­ra pri­va­da. En todos los edi­fi­cios de Corea hay ins­ta­la­das cáma­ras de vigi­lan­cia en cada piso, en cada ofi­ci­na o en cada tien­da. Es prác­ti­ca­men­te impo­si­ble mover­se en espa­cios públi­cos sin ser fil­ma­do por una cáma­ra de vídeo. Con los datos del telé­fono móvil y del mate­rial fil­ma­do por vídeo se pue­de crear el per­fil de movi­mien­to com­ple­to de un infec­ta­do. Se publi­can los movi­mien­tos de todos los infec­ta­dos. Pue­de suce­der que se des­ta­pen amo­ríos secre­tos. En las ofi­ci­nas del minis­te­rio de salud coreano hay unas per­so­nas lla­ma­das “trac­ker” que día y noche no hacen otra cosa que mirar el mate­rial fil­ma­do por vídeo para com­ple­tar el per­fil del movi­mien­to de los infec­ta­dos y loca­li­zar a las per­so­nas que han teni­do con­tac­to con ellos.

Una dife­ren­cia lla­ma­ti­va entre Asia y Euro­pa son sobre todo las mas­ca­ri­llas pro­tec­to­ras. En Corea no hay prác­ti­ca­men­te nadie que vaya por ahí sin mas­ca­ri­llas res­pi­ra­to­rias espe­cia­les capa­ces de fil­trar el aire de virus. No son las habi­tua­les mas­ca­ri­llas qui­rúr­gi­cas, sino unas mas­ca­ri­llas pro­tec­to­ras espe­cia­les con fil­tros, que tam­bién lle­van los médi­cos que tra­tan a los infec­ta­dos. Duran­te las últi­mas sema­nas, el tema prio­ri­ta­rio en Corea era el sumi­nis­tro de mas­ca­ri­llas para la pobla­ción. Delan­te de las far­ma­cias se for­ma­ban colas enor­mes. Los polí­ti­cos eran valo­ra­dos en fun­ción de la rapi­dez con la que las sumi­nis­tra­ban a toda la pobla­ción. Se cons­tru­ye­ron a toda pri­sa nue­vas máqui­nas para su fabri­ca­ción. De momen­to pare­ce que el sumi­nis­tro fun­cio­na bien. Hay inclu­so una apli­ca­ción que infor­ma de en qué far­ma­cia cer­ca­na se pue­den con­se­guir aún mas­ca­ri­llas. Creo que las mas­ca­ri­llas pro­tec­to­ras, de las que se ha sumi­nis­tra­do en Asia a toda la pobla­ción, han con­tri­bui­do de for­ma deci­si­va a con­te­ner la epi­de­mia.

Los corea­nos lle­van mas­ca­ri­llas pro­tec­to­ras anti­vi­rus inclu­so en los pues­tos de tra­ba­jo. Has­ta los polí­ti­cos hacen sus apa­ri­cio­nes públi­cas solo con mas­ca­ri­llas pro­tec­to­ras. Tam­bién el pre­si­den­te coreano la lle­va para dar ejem­plo, inclu­so en las con­fe­ren­cias de pren­sa. En Corea lo ponen ver­de a uno si no lle­va mas­ca­ri­lla. Por el con­tra­rio, en Euro­pa se dice a menu­do que no sir­ven de mucho, lo cual es un dis­pa­ra­te. ¿Por qué lle­van enton­ces los médi­cos las mas­ca­ri­llas pro­tec­to­ras? Pero hay que cam­biar­se de mas­ca­ri­lla con sufi­cien­te fre­cuen­cia, por­que cuan­do se hume­de­cen pier­den su fun­ción fil­tran­te. No obs­tan­te, los corea­nos ya han desa­rro­lla­do una “mas­ca­ri­lla para el coro­na­vi­rus” hecha de nano-fil­tros que inclu­so se pue­de lavar. Se dice que pue­de pro­te­ger a las per­so­nas del virus duran­te un mes. En reali­dad es muy bue­na solu­ción mien­tras no haya vacu­nas ni medi­ca­men­tos. En Euro­pa, por el con­tra­rio, inclu­so los médi­cos tie­nen que via­jar a Rusia para con­se­guir­las. Macron ha man­da­do con­fis­car mas­ca­ri­llas para dis­tri­buir­las entre el per­so­nal sani­ta­rio. Pero lo que reci­bie­ron lue­go fue­ron mas­ca­ri­llas nor­ma­les sin fil­tro con la indi­ca­ción de que bas­ta­rían para pro­te­ger del coro­na­vi­rus, lo cual es una men­ti­ra. Euro­pa está fra­ca­san­do. ¿De qué sir­ve cerrar tien­das y res­tau­ran­tes si las per­so­nas se siguen aglo­me­ran­do en el metro o en el auto­bús duran­te las horas pun­ta? ¿Cómo guar­dar ahí la dis­tan­cia nece­sa­ria? Has­ta en los super­mer­ca­dos resul­ta casi impo­si­ble. En una situa­ción así, las mas­ca­ri­llas pro­tec­to­ras sal­va­rían real­men­te vidas huma­nas. Está sur­gien­do una socie­dad de dos cla­ses. Quien tie­ne coche pro­pio se expo­ne a menos ries­go. Inclu­so las mas­ca­ri­llas nor­ma­les ser­vi­rían de mucho si las lle­va­ran los infec­ta­dos, por­que enton­ces no lan­za­rían los virus afue­ra.

En los paí­ses euro­peos casi nadie lle­va mas­ca­ri­lla. Hay algu­nos que las lle­van, pero son asiá­ti­cos. Mis pai­sa­nos resi­den­tes en Euro­pa se que­jan de que los miran con extra­ñe­za cuan­do las lle­van. Tras esto hay una dife­ren­cia cul­tu­ral. En Euro­pa impe­ra un indi­vi­dua­lis­mo que trae apa­re­ja­da la cos­tum­bre de lle­var la cara des­cu­bier­ta. Los úni­cos que van enmas­ca­ra­dos son los cri­mi­na­les. Pero aho­ra, vien­do imá­ge­nes de Corea, me he acos­tum­bra­do tan­to a ver per­so­nas enmas­ca­ra­das que la faz des­cu­bier­ta de mis con­ciu­da­da­nos euro­peos me resul­ta casi obs­ce­na. Tam­bién a mí me gus­ta­ría lle­var mas­ca­ri­lla pro­tec­to­ra, pero aquí ya no se encuen­tran.

En el pasa­do, la fabri­ca­ción de mas­ca­ri­llas, igual que la de tan­tos otros pro­duc­tos, se exter­na­li­zó a Chi­na. Por eso aho­ra en Euro­pa no se con­si­guen mas­ca­ri­llas. Los Esta­dos asiá­ti­cos están tra­tan­do de pro­veer a toda la pobla­ción de mas­ca­ri­llas pro­tec­to­ras. En Chi­na, cuan­do tam­bién ahí empe­za­ron a ser esca­sas, inclu­so reequi­pa­ron fábri­cas para pro­du­cir mas­ca­ri­llas. En Euro­pa ni siquie­ra el per­so­nal sani­ta­rio las con­si­gue. Mien­tras las per­so­nas se sigan aglo­me­ran­do en los auto­bu­ses o en los metros para ir al tra­ba­jo sin mas­ca­ri­llas pro­tec­to­ras, la prohi­bi­ción de salir de casa lógi­ca­men­te no ser­vi­rá de mucho. ¿Cómo se pue­de guar­dar la dis­tan­cia nece­sa­ria en los auto­bu­ses o en el metro en las horas pun­ta? Y una ense­ñan­za que debe­ría­mos sacar de la pan­de­mia debe­ría ser la con­ve­nien­cia de vol­ver a traer a Euro­pa la pro­duc­ción de deter­mi­na­dos pro­duc­tos, como mas­ca­ri­llas pro­tec­to­ras o pro­duc­tos medi­ci­na­les y far­ma­céu­ti­cos.

A pesar de todo el ries­go, que no se debe mini­mi­zar, el páni­co que ha des­ata­do la pan­de­mia de coro­na­vi­rus es des­pro­por­cio­na­do. Ni siquie­ra la “gri­pe espa­ño­la”, que fue mucho más letal, tuvo efec­tos tan devas­ta­do­res sobre la eco­no­mía. ¿A qué se debe en reali­dad esto? ¿Por qué el mun­do reac­cio­na con un páni­co tan des­me­su­ra­do a un virus? Emma­nuel Macron habla inclu­so de gue­rra y del enemi­go invi­si­ble que tene­mos que derro­tar. ¿Nos halla­mos ante un regre­so del enemi­go? La “gri­pe espa­ño­la” se des­en­ca­de­nó en ple­na Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial. En aquel momen­to todo el mun­do esta­ba rodea­do de enemi­gos. Nadie habría aso­cia­do la epi­de­mia con una gue­rra o con un enemi­go. Pero hoy vivi­mos en una socie­dad total­men­te dis­tin­ta.

En reali­dad hemos esta­do vivien­do duran­te mucho tiem­po sin enemi­gos. La gue­rra fría ter­mi­nó hace mucho. Últi­ma­men­te inclu­so el terro­ris­mo islá­mi­co pare­cía haber­se des­pla­za­do a zonas leja­nas. Hace exac­ta­men­te diez años sos­tu­ve en mi ensa­yo La socie­dad del can­san­ciola tesis de que vivi­mos en una épo­ca en la que ha per­di­do su vigen­cia el para­dig­ma inmu­no­ló­gi­co, que se basa en la nega­ti­vi­dad del enemi­go. Como en los tiem­pos de la gue­rra fría, la socie­dad orga­ni­za­da inmu­no­ló­gi­ca­men­te se carac­te­ri­za por vivir rodea­da de fron­te­ras y de vallas, que impi­den la cir­cu­la­ción ace­le­ra­da de mer­can­cías y de capi­tal. La glo­ba­li­za­ción supri­me todos estos umbra­les inmu­ni­ta­rios para dar vía libre al capi­tal. Inclu­so la pro­mis­cui­dad y la per­mi­si­vi­dad gene­ra­li­za­das, que hoy se pro­pa­gan por todos los ámbi­tos vita­les, eli­mi­nan la nega­ti­vi­dad del des­co­no­ci­do o del enemi­go. Los peli­gros no ace­chan hoy des­de la nega­ti­vi­dad del enemi­go, sino des­de el exce­so de posi­ti­vi­dad, que se expre­sa como exce­so de ren­di­mien­to, exce­so de pro­duc­ción y exce­so de comu­ni­ca­ción. La nega­ti­vi­dad del enemi­go no tie­ne cabi­da en nues­tra socie­dad ili­mi­ta­da­men­te per­mi­si­va. La repre­sión a car­go de otros deja paso a la depre­sión, la explo­ta­ción por otros deja paso a la auto­ex­plo­ta­ción volun­ta­ria y a la auto­op­ti­mi­za­ción. En la socie­dad del ren­di­mien­to uno gue­rrea sobre todo con­tra sí mis­mo.

Umbra­les inmu­no­ló­gi­cos y cie­rre de fron­te­ras.

Pues bien, en medio de esta socie­dad tan debi­li­ta­da inmu­no­ló­gi­ca­men­te a cau­sa del capi­ta­lis­mo glo­bal irrum­pe de pron­to el virus. Lle­nos de páni­co, vol­ve­mos a eri­gir umbra­les inmu­no­ló­gi­cos y a cerrar fron­te­ras. El enemi­go ha vuel­to. Ya no gue­rrea­mos con­tra noso­tros mis­mos, sino con­tra el enemi­go invi­si­ble que vie­ne de fue­ra. El páni­co des­me­di­do en vis­ta del virus es una reac­ción inmu­ni­ta­ria social, e inclu­so glo­bal, al nue­vo enemi­go. La reac­ción inmu­ni­ta­ria es tan vio­len­ta por­que hemos vivi­do duran­te mucho tiem­po en una socie­dad sin enemi­gos, en una socie­dad de la posi­ti­vi­dad, y aho­ra el virus se per­ci­be como un terror per­ma­nen­te.

Pero hay otro moti­vo para el tre­men­do páni­co. De nue­vo tie­ne que ver con la digi­ta­li­za­ción. La digi­ta­li­za­ción eli­mi­na la reali­dad. La reali­dad se expe­ri­men­ta gra­cias a la resis­ten­cia que ofre­ce, y que tam­bién pue­de resul­tar dolo­ro­sa. La digi­ta­li­za­ción, toda la cul­tu­ra del “me gus­ta”, supri­me la nega­ti­vi­dad de la resis­ten­cia. Y en la épo­ca pos­fác­ti­ca de las fake newsy los deep­fa­kessur­ge una apa­tía hacia la reali­dad. Así pues, aquí es un virus real, y no un virus de orde­na­dor, el que cau­sa una con­mo­ción. La

reali­dad, la resis­ten­cia, vuel­ve a hacer­se notar en for­ma de un virus enemi­go. La vio­len­ta y exa­ge­ra­da reac­ción de páni­co al virus se expli­ca en fun­ción de esta con­mo­ción por la reali­dad.

La reac­ción páni­ca de los mer­ca­dos finan­cie­ros a la epi­de­mia es ade­más la expre­sión de aquel páni­co que ya es inhe­ren­te a ellos. Las con­vul­sio­nes extre­mas en la eco­no­mía mun­dial hacen que esta sea muy vul­ne­ra­ble. A pesar de la cur­va cons­tan­te­men­te cre­cien­te del índi­ce bur­sá­til, la arries­ga­da polí­ti­ca mone­ta­ria de los ban­cos emi­so­res ha gene­ra­do en los últi­mos años un páni­co repri­mi­do que esta­ba aguar­dan­do al esta­lli­do. Pro­ba­ble­men­te el virus no sea más que la peque­ña gota que ha col­ma­do el vaso. Lo que se refle­ja en el páni­co del mer­ca­do finan­cie­ro no es tan­to el mie­do al virus cuan­to el mie­do a sí mis­mo. El crash se podría haber pro­du­ci­do tam­bién sin el virus. Qui­zá el virus solo sea el pre­lu­dio de un crash mucho mayor.

Žižek afir­ma que el virus ha ases­ta­do al capi­ta­lis­mo un gol­pe mor­tal, y evo­ca un oscu­ro comu­nis­mo. Cree inclu­so que el virus podría hacer caer el régi­men chino. Žižek se equi­vo­ca. Nada de eso suce­de­rá. Chi­na podrá ven­der aho­ra su Esta­do poli­cial digi­tal como un mode­lo de éxi­to con­tra la pan­de­mia. Chi­na exhi­bi­rá la supe­rio­ri­dad de su sis­te­ma aún con más orgu­llo. Y tras la pan­de­mia, el capi­ta­lis­mo con­ti­nua­rá aún con más pujan­za. Y los turis­tas segui­rán piso­tean­do el pla­ne­ta. El virus no pue­de reem­pla­zar a la razón. Es posi­ble que inclu­so nos lle­gue ade­más a Occi­den­te el Esta­do poli­cial digi­tal al esti­lo chino. Como ya ha dicho Nao­mi Klein, la con­mo­ción es un momen­to pro­pi­cio que per­mi­te esta­ble­cer un nue­vo sis­te­ma de gobierno. Tam­bién la ins­tau­ra­ción del neo­li­be­ra­lis­mo vino pre­ce­di­da a menu­do de cri­sis que cau­sa­ron con­mo­cio­nes. Es lo que suce­dió en Corea o en Gre­cia. Oja­lá que tras la con­mo­ción que ha cau­sa­do este virus no lle­gue a Euro­pa un régi­men poli­cial digi­tal como el chino. Si lle­ga­ra a suce­der eso, como teme Gior­gio Agam­ben, el esta­do de excep­ción pasa­ría a ser la situa­ción nor­mal. Enton­ces el virus habría logra­do lo que ni siquie­ra el terro­ris­mo islá­mi­co con­si­guió del todo.

El virus no ven­ce­rá al capi­ta­lis­mo. La revo­lu­ción viral no lle­ga­rá a pro­du­cir­se. Nin­gún virus es capaz de hacer la revo­lu­ción. El virus nos aís­la e indi­vi­dua­li­za. No gene­ra nin­gún sen­ti­mien­to colec­ti­vo fuer­te. De algún modo, cada uno se preo­cu­pa solo de su pro­pia super­vi­ven­cia. La soli­da­ri­dad con­sis­ten­te en guar­dar dis­tan­cias mutuas no es una soli­da­ri­dad que per­mi­ta soñar con una socie­dad dis­tin­ta, más pací­fi­ca, más jus­ta. No pode­mos dejar la revo­lu­ción en manos del virus. Con­fie­mos en que tras el virus ven­ga una revo­lu­ción huma­na. Somos NOSOTROS, PERSONAS dota­das de RAZÓN, quie­nes tene­mos que repen­sar y res­trin­gir radi­cal­men­te el capi­ta­lis­mo des­truc­ti­vo, y tam­bién nues­tra ili­mi­ta­da y des­truc­ti­va movi­li­dad, para sal­var­nos a noso­tros, para sal­var el cli­ma y nues­tro bello pla­ne­ta.

Byung-Chul Han es un filó­so­fo y ensa­yis­ta sur­co­reano que impar­te cla­ses en la Uni­ver­si­dad de las Artes de Ber­lín. Autor, entre otras obras, de ‘La socie­dad del can­san­cio’, publi­có hace un año ‘Loa a la tie­rra’, en la edi­to­rial Her­der.

GIORGIO AGAMBEN: LA INVENCIÓN DE UNA EPIDEMIA

Fren­te a las medi­das de emer­gen­cia fre­né­ti­cas, irra­cio­na­les y com­ple­ta­men­te injus­ti­fi­ca­das para una supues­ta epi­de­mia debi­da al coro­na­vi­rus, es nece­sa­rio par­tir de las decla­ra­cio­nes de la CNR*, según las cua­les no sólo “no hay nin­gu­na epi­de­mia de SARS-CoV2 en Ita­lia”, sino que de todos modos “la infec­ción, según los datos epi­de­mio­ló­gi­cos dis­po­ni­bles hoy en día sobre dece­nas de miles de casos, pro­vo­ca sín­to­mas leves/​moderados (una espe­cie de gri­pe) en el 80 – 90% de los casos”. En el 10 – 15% de los casos, pue­de desa­rro­llar­se una neu­mo­nía, cuyo cur­so es, sin embar­go, benigno en la mayo­ría de los casos. Se esti­ma que sólo el 4% de los pacien­tes requie­ren hos­pi­ta­li­za­ción en cui­da­dos inten­si­vos”.

Si esta es la situa­ción real, ¿por qué los medios de comu­ni­ca­ción y las auto­ri­da­des se esfuer­zan por difun­dir un cli­ma de páni­co, pro­vo­can­do un ver­da­de­ro esta­do de excep­ción, con gra­ves limi­ta­cio­nes de los movi­mien­tos y una sus­pen­sión del fun­cio­na­mien­to nor­mal de las con­di­cio­nes de vida y de tra­ba­jo en regio­nes ente­ras?

Dos fac­to­res pue­den ayu­dar a expli­car este com­por­ta­mien­to des­pro­por­cio­na­do. En pri­mer lugar, hay una ten­den­cia cre­cien­te a uti­li­zar el esta­do de excep­ción como para­dig­ma nor­mal de gobierno. El decre­to-ley apro­ba­do inme­dia­ta­men­te por el gobierno “por razo­nes de salud y segu­ri­dad públi­ca” da lugar a una ver­da­de­ra mili­ta­ri­za­ción “de los muni­ci­pios y zonas en que se des­co­no­ce la fuen­te de trans­mi­sión de al menos una per­so­na o en que hay un caso no atri­bui­ble a una per­so­na de una zona ya infec­ta­da por el virus”. Una fór­mu­la tan vaga e inde­ter­mi­na­da per­mi­ti­rá exten­der rápi­da­men­te el esta­do de excep­ción en todas las regio­nes, ya que es casi impo­si­ble que otros casos no se pro­duz­can en otras par­tes. Con­si­de­re­mos las gra­ves res­tric­cio­nes a la liber­tad pre­vis­tas en el decre­to: a) prohi­bi­ción de expul­sión del muni­ci­pio o zona en cues­tión por par­te de todos los indi­vi­duos pre­sen­tes en cual­quier caso en el muni­ci­pio o zona; b) prohi­bi­ción de acce­so al muni­ci­pio o zona en cues­tión; c) sus­pen­sión de even­tos o ini­cia­ti­vas de cual­quier tipo, actos y toda for­ma de reu­nión en un lugar públi­co o pri­va­do, inclui­dos los de carác­ter cul­tu­ral, recrea­ti­vo, depor­ti­vo y reli­gio­so, aun­que se cele­bren en luga­res cerra­dos y abier­tos al públi­co; d) sus­pen­sión de los ser­vi­cios de edu­ca­ción para niños y escue­las de todos los nive­les y gra­dos, así como de la asis­ten­cia a acti­vi­da­des esco­la­res y de edu­ca­ción supe­rior, excep­to las acti­vi­da­des de edu­ca­ción a dis­tan­cia; e) sus­pen­sión de los ser­vi­cios de aper­tu­ra al públi­co de museos y otras ins­ti­tu­cio­nes y luga­res cul­tu­ra­les a que se refie­re el artícu­lo 101 del Códi­go del Patri­mo­nio Cul­tu­ral y del Pai­sa­je, según lo dis­pues­to en el Decre­to Legis­la­ti­vo 22 de enero de 2004, n. 42, así como la efi­ca­cia de las dis­po­si­cio­nes regla­men­ta­rias sobre el acce­so libre e irres­tric­to a esas ins­ti­tu­cio­nes y luga­res; f) sus­pen­sión de todos los via­jes edu­ca­ti­vos, tan­to en Ita­lia como en el extran­je­ro; g) sus­pen­sión de los pro­ce­di­mien­tos de quie­bra y de las acti­vi­da­des de las ofi­ci­nas públi­cas, sin per­jui­cio de la pres­ta­ción de los ser­vi­cios esen­cia­les y de los ser­vi­cios públi­cos; h) apli­ca­ción de la medi­da de cua­ren­te­na con vigi­lan­cia acti­va entre las per­so­nas que hayan esta­do en estre­cho con­tac­to con casos con­fir­ma­dos de enfer­me­da­des infec­cio­sas gene­ra­li­za­das.

La des­pro­por­ción fren­te a lo que según la CNR es una gri­pe nor­mal, no muy dife­ren­te de las que se repi­ten cada año, es sor­pren­den­te. Pare­ce­ría que, habien­do ago­ta­do el terro­ris­mo como cau­sa de las medi­das excep­cio­na­les, la inven­ción de una epi­de­mia pue­de ofre­cer el pre­tex­to ideal para exten­der­las más allá de todos los lími­tes.

El otro fac­tor, no menos inquie­tan­te, es el esta­do de mie­do que evi­den­te­men­te se ha exten­di­do en los últi­mos años en las con­cien­cias de los indi­vi­duos y que se tra­du­ce en una nece­si­dad real de esta­dos de páni­co colec­ti­vo, a los que la epi­de­mia vuel­ve a ofre­cer el pre­tex­to ideal. Así, en un círcu­lo vicio­so per­ver­so, la limi­ta­ción de la liber­tad impues­ta por los gobier­nos es acep­ta­da en nom­bre de un deseo de segu­ri­dad que ha sido indu­ci­do por los mis­mos gobier­nos que aho­ra inter­vie­nen para satis­fa­cer­la.

26 de febre­ro de 2020

* CNR es la sigla de El Con­si­glio Nazio­na­le delle Ricer­che [Con­se­jo Nacio­nal de Inves­ti­ga­ción].

GIORGIO AGAMBEN: CONTAGIO

¡El con­ta­gia­do! ¡Dale! ¡Dale! ¡Dale al con­ta­gia­do!, Ales­san­dro Man­zo­ni, El Novio

Una de las con­se­cuen­cias más inhu­ma­nas del páni­co que se bus­ca por todos los medios difun­dir en Ita­lia duran­te la lla­ma­da epi­de­mia del coro­na­vi­rus es la idea mis­ma del con­ta­gio, que está en la base de las medi­das excep­cio­na­les de emer­gen­cia adop­ta­das por el gobierno. La idea, aje­na a la medi­ci­na hipo­crá­ti­ca, tuvo su pri­mer pre­cur­sor incons­cien­te duran­te las pla­gas que aso­la­ron algu­nas ciu­da­des ita­lia­nas entre 1500 y 1600. Es la figu­ra del con­ta­gia­do, inmor­ta­li­za­da por Man­zo­ni tan­to en su nove­la como en el ensa­yo sobre la His­to­ria de la colum­na infa­me. Un “gri­to” mila­nés por la pes­te de 1576 los des­cri­be así, invi­tan­do a los ciu­da­da­nos a denun­ciar­los:

“Habien­do lle­ga­do a la noti­cia del gober­na­dor de que algu­nas per­so­nas con débil afán de cari­dad y para sem­brar el terror y el espan­to entre el pue­blo y los habi­tan­tes de esta ciu­dad de Milán, y para exci­tar­los a algún tumul­to, van engra­san­do con cebos, que dicen pes­ti­ci­das y con­ta­gio­sos, las puer­tas y cerro­jos de las casas y las can­ta­tas de los barrios de esa ciu­dad y otros luga­res del Esta­do, con el pre­tex­to de lle­var la pes­te a lo pri­va­do y a lo públi­co, … de lo cual hay muchos incon­ve­nien­tes, y no poca alte­ra­ción entre las per­so­nas, más aún para los que se per­sua­den fácil­men­te de creer tales cosas, se entien­de por su par­te a cada per­so­na de la cali­dad que se quie­ra, esta­do, gra­do y con­di­ción, que en el pla­zo de cua­ren­ta días deja­rá cla­ro la per­so­na o per­so­nas que han favo­re­ci­do, ayu­da­do o sabi­do de tal inso­len­cia, si les dan qui­nien­tos escud…”.

Dadas las dife­ren­cias nece­sa­rias, las recien­tes dis­po­si­cio­nes (adop­ta­das por el gobierno con decre­tos que qui­sié­ra­mos espe­rar ‑pero es una ilu­sión- que no fue­ran con­fir­ma­dos por el par­la­men­to en leyes den­tro de los pla­zos pres­cri­tos) trans­for­man a cada indi­vi­duo en un poten­cial con­ta­gia­do, de la mis­ma mane­ra que los que se ocu­pan del terro­ris­mo con­si­de­ran a cada ciu­da­dano como un terro­ris­ta de hecho y de dere­cho. La ana­lo­gía es tan cla­ra que el poten­cial con­ta­gia­do que no cum­ple con las pres­crip­cio­nes es cas­ti­ga­do con la pri­sión. Par­ti­cu­lar­men­te invi­si­ble es la figu­ra del por­ta­dor sano o pre­coz, que infec­ta a una mul­ti­pli­ci­dad de indi­vi­duos sin éstos pue­dan defen­der­se de él, como se podría defen­der uno de los con­ta­gia­dos.

Aún más tris­te que las limi­ta­cio­nes de las liber­ta­des implí­ci­tas en las pres­crip­cio­nes es, en mi opi­nión, la dege­ne­ra­ción de las rela­cio­nes entre los hom­bres que pue­den pro­du­cir­se. El otro hom­bre, quien­quie­ra que sea, inclu­so un ser que­ri­do, no debe ser acer­ca­do o toca­do, y de hecho hay que poner una dis­tan­cia entre noso­tros y él que algu­nos dicen que es de un metro, pero según las últi­mas suge­ren­cias de los lla­ma­dos exper­tos debe­ría ser de 4,5 metros (¡esos cin­cuen­ta cen­tí­me­tros son intere­san­tes!). Nues­tro vecino ha sido abo­li­do. Es posi­ble, dada la incon­sis­ten­cia éti­ca de nues­tros gober­nan­tes, que estas dis­po­si­cio­nes se dic­ten en quie­nes las han toma­do por el mis­mo temor que pre­ten­den pro­vo­car, pero es difí­cil no pen­sar que la situa­ción que crean es exac­ta­men­te la que los que nos gobier­nan han tra­ta­do de alcan­zar repe­ti­da­men­te: que las uni­ver­si­da­des y las escue­las se cie­rren de una vez por todas y que las lec­cio­nes sólo se den en línea, que deje­mos de reu­nir­nos y hablar por razo­nes polí­ti­cas o cul­tu­ra­les y sólo inter­cam­bie­mos men­sa­jes digi­ta­les, que en la medi­da de lo posi­ble las máqui­nas sus­ti­tu­yan todo con­tac­to – todo con­ta­gio – entre los seres huma­nos.

11 de mar­zo de 2020

Gior­gio Agam­ben

Pen­sa­dor y ensa­yis­ta ita­liano, Gior­gio Agam­ben se licen­ció y doc­to­ró en Dere­cho en la Uni­ver­si­dad La Sapien­za de Roma, y duran­te dos años acu­dió a los semi­na­rios impar­ti­dos por Mar­tin Hei­deg­ger. Ha sido pro­fe­sor de Filo­so­fía en la Uni­ver­si­dad de Vero­na y de Esté­ti­ca en la de Mace­ra­ta. Ense­ña en el Colle­ge Inter­na­cio­nal de Phi­lo­sophie de París, y en la Facul­tad de Dise­ño y Arte del Ins­ti­tu­to Uni­ver­si­ta­rio de Vene­cia, ade­más de ser pro­fe­sor invi­ta­do en nume­ro­sas uni­ver­si­da­des ame­ri­ca­nas y euro­peas.

*Fuen­te: RT /​Rev. La Peste/​La VacaMU/​Ima­gen: Hos­pi­tal de cam­pa­ña duran­te la lla­ma­da ‘Gri­pe espa­ño­la’.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Una respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *