Los ges­tos del Che Gue­va­ra en tiem­pos de pan­de­mia

Por Clau­dia Korol, Mar­cha /​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 22 mar­zo 2020

En estos días en que cada cual mues­tra las cica­tri­ces en su piel y
en su con­cien­cia, fru­to de bata­llas gana­das y per­di­das, pien­so que los
ges­tos del Che están dibu­ja­dos en esta Cuba que rom­pe las fron­te­ras para
acom­pa­ñar a las per­so­nas infec­ta­das por el Coro­na­vi­rus.

No era toda­vía el Che, cuan­do tra­zó una ruta de via­je por los
lepro­sa­rios del con­ti­nen­te. No era el héroe román­ti­co ni el gue­rri­lle­ro.
Era un médi­co sen­si­ble dis­pues­to a “tocar” el dolor humano, pro­duc­to de
la pobre­za, de la estig­ma­ti­za­ción, del ais­la­mien­to, del mie­do.

En su via­je por el con­ti­nen­te jun­to con Alber­to Gra­na­do, cono­cie­ron y
desa­fia­ron las lógi­cas sani­ta­ris­tas, visi­tan­do los lepro­sa­rios des­de
Cór­do­ba, has­ta Perú y Bra­sil. Bus­can­do res­pues­tas en sus diá­lo­gos con el
médi­co peruano Hugo Pes­ce, quien le com­par­tió des­de los escri­tos de
José Car­los Mariá­te­gui ‑el comu­nis­ta rebel­de que cues­tio­nó los dog­mas e
hizo de la pasión un lugar fun­dan­te de la revolución‑, has­ta sus sabe­res
sobre la pelea coti­dia­na con­tra la lepra.

Escri­bió en esos años Ernes­to a su padre:

“[…] des­pe­di­da como la que nos hicie­ron los enfer­mos
de la Lepro­se­ría de Lima es de las que invi­tan a seguir ade­lan­te […]
Todo el cari­ño depen­de de que fué­ra­mos sin guar­da­pol­vo ni guan­tes, les
dié­ra­mos la mano como cual­quier hijo de vecino y nos sen­tá­ra­mos entre
ellos a char­lar de cual­quier cosa o jugá­ra­mos al Fút­bol con ellos. Tal
vez te pare­ce­rá una com­pa­dra­da sin obje­to, pero el bene­fi­cio psí­qui­co
que es para uno de estos enfer­mos tra­ta­dos como ani­mal sal­va­je, el hecho
de que la gen­te los tra­te como seres nor­ma­les es incal­cu­la­ble y el
ries­go que se corre es extra­or­di­na­ria­men­te remo­to […]’’.

Hay muchos otros tex­tos del joven Gue­va­ra, en el que expre­sa su
con­vic­ción de que no hay medi­ci­na ver­da­de­ra que no “toque” las raí­ces
del dolor, y que no rom­pa aque­llas con­di­cio­nes impues­tas de ais­la­mien­to,
cuan­do no tien­den puen­tes en los que cir­cu­len de ida y de vuel­ta
solu­cio­nes colec­ti­vas a las nece­si­da­des urgen­tes. No hay medi­ci­na social
que no cues­tio­ne al capi­ta­lis­mo que se enri­que­ce sem­bran­do enfer­me­da­des
y mul­ti­pli­can­do la mise­ria.

¿Era aca­so un mucha­cho irres­pon­sa­ble el joven Fuser (Furi­bun­do Ser­na,
como lo lla­ma­ban los ami­gos), cuan­do visi­ta­ba los lepro­sa­rios y tra­ta­ba
sin mie­do ni pre­jui­cios a las per­so­nas que ahí sobre­vi­vían?

¿Era irres­pon­sa­ble el Che, cuan­do deci­dió unir su suer­te, como dije­ra
José Mar­tí, a los pobres de la tie­rra, hacien­do camino en la lucha
gue­rri­lle­ra?

Muchos y muchas lo tra­ta­ron de irres­pon­sa­ble, antes y des­pués de que
su figu­ra inmen­sa se mul­ti­pli­ca­ra en los cora­zo­nes de los pue­blos del
mun­do. A quie­nes lo hicie­ron, les res­pon­dió en su esti­lo iró­ni­co, en la
car­ta de des­pe­di­da a sus padres escri­ta en 1965: “Muchos me dirán
aven­tu­re­ro, y lo soy, solo que de un tipo dife­ren­te y de los que ponen
el pelle­jo para demos­trar sus ver­da­des”.

Che puso el pelle­jo, el cuer­po y el alma, para com­ba­tir el virus del
capi­ta­lis­mo, por­que sabía que su expan­sión y mul­ti­pli­ca­ción sólo
aca­rrea­ría nue­vas y cada vez más peli­gro­sas gue­rras, inva­sio­nes,
dic­ta­du­ras, epi­de­mias, y enfer­me­da­des socia­les. Su semi­lla gene­ro­sa,
que­dó tatua­da en la con­cien­cia social de los pue­blos

En estos días en que cada cual mues­tra las cica­tri­ces en su piel y en
su con­cien­cia, fru­to de bata­llas gana­das y per­di­das, pien­so que los
ges­tos del Che están dibu­ja­dos en esta Cuba que abre sus fron­te­ras para
reci­bir a las per­so­nas infec­ta­das por el coro­na virus que lle­gan en el
buque inglés. Pien­so que están en los médi­cos y médi­cas cuba­nas que
via­jan a Bra­sil, lue­go de que el gobierno de Bol­so­na­ro los expul­sa­ra
vio­len­ta­men­te, some­tién­do­los a humi­lla­cio­nes y per­se­cu­ción como
cri­mi­na­les; en los y las que via­jan a Madrid, a Lom­bar­día, y a otros
des­ti­nos don­de la ame­na­za se mul­ti­pli­ca. ¿No esta­rían más “segu­ros”, no
se sen­ti­rían más “cui­da­das”, res­guar­dán­do­se en la isla y cerran­do sus
fron­te­ras?

Acá se pone a prue­ba el inter­na­cio­na­lis­mo pro­fun­do de quie­nes sien­ten
/​viven el mun­do todo como terri­to­rio, fren­te a los nacio­na­lis­mos y
loca­lis­mos estre­chos que levan­tan muros, como si los virus no logra­ran
sal­tar­los.

Pien­so que las hue­llas del Che, sus ges­tos, están en los muchos
médi­cos y médi­cas, enfermeras/​os, trabajadoras/​es de la salud, que se
expo­nen a los ries­gos del cuer­po a cuer­po, pero que exi­gen, más que los
aplau­sos, que se des­ti­ne un pre­su­pues­to ade­cua­do para salud, para una
ali­men­ta­ción salu­da­ble, para garan­ti­zar la higie­ne en todas las casas,
para res­guar­dar las con­di­cio­nes míni­mas de cui­da­do en hos­pi­ta­les, salas,
y en las barria­das a don­de no lle­gan las ambu­lan­cias.

¿No alcan­za el pre­su­pues­to, dicen? Haga­mos el rega­lo colec­ti­vo que
nos pidió para su cum­plea­ños nues­tra madre de pla­za de mayo, Nori­ta
Cor­ti­ñas, y deci­da­mos de una vez no pagar la deu­da exter­na. ¿Que es una
locu­ra? Sí, pue­de ser. Las Madres siem­pre fue­ron locas. Su locu­ra es
nues­tra salud men­tal como pue­blo, es memo­ria con­tra la impu­ni­dad.

Gran­des cri­sis. Nue­vas res­pues­tas nece­sa­rias. Algo así como exi­gir al
esta­do que cesen las patru­llas poli­cia­les de per­se­guir­nos cuan­do
sali­mos a aten­der una nece­si­dad bási­ca, y que des­ti­nen los medios y
recur­sos para que lle­guen la salud y la ali­men­ta­ción has­ta los luga­res
dis­tan­tes. Agua para los wichi. Liber­tad para lxs pre­sos y pre­sas
polí­ticxs. Cui­da­do a quie­nes sobre­vi­ven en luga­res de deten­ción.

Exi­gir al esta­do y al mis­mo tiem­po, cons­truir auto­no­mía. Pien­so que
las hue­llas del Che están mul­ti­pli­cán­do­se en las y los acti­vis­tas de los
movi­mien­tos popu­la­res que hoy orga­ni­zan la lle­ga­da de comi­da, de
ele­men­tos de higie­ne, de aten­ción y cui­da­do para quie­nes están en
nece­sa­rio ais­la­mien­to. Gue­rri­lle­ras y gue­rri­lle­ros de la salud ‑tam­bién
de la salud men­tal- dan­do la mano a los lepro­sos, a las lepro­sas, a
quie­nes están infectados/​as de mie­do, de ver­güen­za, de ham­bre, de
des­es­pe­ran­za. Gue­rri­llas popu­la­res del abra­zo, del cui­da­do, de la
rebe­lión intran­si­gen­te fren­te a la mili­ta­ri­za­ción esta­tal de todas las
dimen­sio­nes de la vida.

Hablo de las femi­nis­tas comu­ni­ta­rias, popu­la­res, de las soco­rris­tas,
hacien­do puen­tes de sole­dad a sole­dad. Hablo de las muje­res que cui­dan
los meren­de­ros y come­do­res popu­la­res, bus­can­do los modos de seguir
lle­gan­do con el ali­men­to a quie­nes sobre­vi­ven cada día. Hablo de la
mul­ti­pli­ca­ción de la memo­ria de resis­ten­cia, inun­dan­do y des­bor­dan­do las
redes socia­les, para que lxs 30000 sepan que aquí esta­mos, como
siem­pre, cons­tru­yen­do pla­zas en las casas si es nece­sa­rio, gue­va­rian­do
la his­to­ria para que las revo­lu­cio­nes no des­ma­yen. Para que sepan que ni
ayer ni hoy, los deja­re­mos a la intem­pe­rie. Que repe­ti­re­mos los ges­tos,
has­ta que nin­gún virus ten­ga coro­ni­ta. Has­ta la vic­to­ria colec­ti­va,
con­tra la sole­dad.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *