Kihi­li Kun­tur­pil­ku: «El Colo­nia­je es como un esta­do natu­ra­li­za­do de la igno­mi­nia»

Por María Torre­llas, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano 23 de mar­zo de 2020

Kihi­li Kun­tur­pil­ku es una poe­ta filó­so­fa y como ella mis­ma dice: «cocrea­do­ra de la divi­ni­dad. Hago poe­sía, y hacien­do poe­sía le doy sali­da a mi voca­ción, y por lo tan­to me delei­to en algu­nos de mis pla­ce­res y reali­zo ser la pie­dra en el zapa­to, la pul­ga en la ore­ja y la garra­pa­ta en el culo del sis­te­ma». Vamos a pre­sen­tar el pri­me­ro de sus tra­ba­jos en for­ma de entre­vis­ta que le rea­li­zá­ra­mos en La Pla­ta, don­de resi­de actual­men­te, de sus poe­mas de deco­lo­ni­za­ción , ana­li­zan­do lo que ha dado en lla­mar EL COLONIAJE.

-Uno de los pila­res en los que tra­ba­jas y con­tra lo que com­ba­tes es el COLONIAJE. ¿Qué sig­ni­fi­ca para vos ese con­cep­to?

El Colo­nia­je es como un esta­do natu­ra­li­za­do de la igno­mi­nia. Quie­ro que sepas que ya me sien­to fuer­te­men­te ten­ta­da, impul­sa­da, jala­da, a empe­zar a usar pala­bras de aque­llas que las redes socia­les cen­su­ran hoy en día.

El Colo­nia­je es eso, es como un esta­do don­de es natu­ral que haya colo­nia, supre­ma­cis­tas que vivan de la san­gre, las lágri­mas y el sudor de los infe­rio­res.

Un esta­do en el que supues­ta­men­te noso­tros somos la raza o la espe­cie supe­rior y nin­gu­na de las espe­cies infe­rio­res nece­si­ta luchar por la vida, a menos que sea domes­ti­ca­da, y noso­tros la espe­cie supe­rior tene­mos que matar­nos para poder ganar­nos una cosa que allá afue­ra lla­man vida, una por­que­ría.

No tie­ne sen­ti­do, no tie­ne pies ni cabe­za. El Colo­nia­je exis­te por­que noso­tros le ser­vi­mos y lo man­te­ne­mos, lo sos­te­ne­mos y con­tri­bui­mos, tri­bu­ta­mos en su altar, le paga­mos para que exis­ta y para que nos joda.

Enton­ces, el colo­nia­je es un esta­do de la men­te en el que se lame la pata que te patea, la bota que te patea, y no nece­si­tas estar de rodi­llas lamien­do la bota, tam­bién pue­des estar cómo­da­men­te sen­ta­do en tu pol­tro­na miran­do la tele­no­ve­la del día.

-¿Es váli­do aso­ciar Colo­nia­je con la con­quis­ta en el Abya Yala? ¿En qué épo­ca se pue­de decir que se insi­tu­cio­na­li­za?

-En el Abya Yala sí, des­de hace 518 años. Pero, no es un fenó­meno nue­vo en la faz de la glo­rio­sa Madre Tie­rra, de la Glo­be­ta Madre Tie­rra. El Colo­nia­je ini­cial­men­te, y por natu­ra­le­za, es sim­bó­li­co: Te ponen a pen­sar en con­cep­tos aje­nos, te ponen a actuar. De hecho, el pri­mer acto de la inva­sión fue cla­var el palo de la ban­de­ra de los Cas­ti­lla y decir que se toma pose­sión en nom­bre de los reyes, de algo que ni siquie­ra se sos­pe­cha­ba qué podría ser.

Nece­sa­ria­men­te está des­de antes de nacer. El apren­di­za­je, la Edu­cas­tra­ción, no se ini­cia en la escue­li­ta, ni siquie­ra en las fami­lias nuclear. La Edu­cas­tra­ción vie­ne impri­mién­do­se en noso­tros des­de una de nues­tra recon­tra bis­ta­ta­ra­ta­ta­ra abue­la, 24 gene­ra­cio­nes y algo más. No pode­mos per­mi­tir que supere la 25 gene­ra­ción por­que se vol­ve­rá natu­ral, en el sub­cons­cien­te colec­ti­vo será así como debe ser la vida.

-Den­tro de lo que fue la con­quis­ta, don­de nos vamos a cen­trar por­que esta­mos den­tro del Abya Yala, y sos de Colom­bia, sos indí­ge­na.

-Soy mes­ti­za, rei­vin­di­co el mes­ti­za­je. La con­quis­ta y la inva­sión ya se habían dado, se die­ron en casi todos los con­ti­nen­tes. El úni­co pue­blo sobre la faz de la Tie­rra en la actua­li­dad que no ha sufri­do tasa­jos his­tó­ri­cos es el chino. Es un árbol tan gran­de y tan grue­so que ha sufri­do algún tasa­ji­to por acá, pero no han tasa­jia­do, no han derri­ba­do el árbol cul­tu­ral de la Chi­na nun­ca, nin­gu­na inva­sión ha podi­do hacer eso.

-¿En la con­quis­ta nace la supre­ma­cía?

‑No, aquí vie­nen los supre­ma­cis­tas, ellos ya lo eran. Eso tam­bién es una cosa com­ple­ja y den­sa: Es una carac­te­rís­ti­ca con­cep­tual del esque­ma con­cep­tual colo­nial.

Ellos son supe­rio­res por­que tie­nen la san­gre azul, por­que tie­nen la mate­ria gris de un color de mier­da, por­que tie­nen la con­cien­cia del color de lepra, por lo que sea. Enton­ces, los supre­ma­cis­mos se desa­rro­llan y se mani­fies­tan con­tex­tual­men­te.

Pue­de que sea­mos entre medio mes­ti­zos, medio blan­cos, uno más indio de mier­da que el otro, más pati­rra­ja­do que el otro. Así es, por­que el supre­ma­cis­mo, y todos los ismos, son abso­lu­ta­men­te machis­tas, patriar­ca­lis­tas, capi­ta­lis­tas y todos los istas.

Por eso, se hace un poco com­ple­jo englo­sar por­que es que todo es una sola cosa. Ahí hay tam­bién muchas dife­ren­cias cul­tu­ra­les, como es colo­nial­men­te quien soy yo como ani­mal, bes­tia bio­ló­gi­ca sexual geni­tal andan­do y can­tan­do, jodien­do y cogien­do. Eso tam­bién tie­ne mucho que ver, todo, no hay un peque­ño aspec­to de la vida que se le esca­pe a la inva­sión colo­nial, lo per­mea todo, por­que, ellos sí saben des­de don­de pue­den impo­ner, vie­ne impues­to des­de la cul­pa.

-Hablas de los dos pila­res de la con­quis­ta que son la CULPA y el MIEDO, y que nos per­si­guen has­ta la actua­li­dad.

-Pri­me­ro, hablo de cua­tro patas del COLONIAJE, bicho cua­drúpe­do, obvio Macro­bio, que son: la Incul­pa­ción, la Edu­cas­tra­ción, la Eco­no­mi­se­ria y la Far­ma­fia.
La cul­pa lo úni­co que pue­de pro­du­cir es mie­do, y el mie­do, de una u otra mane­ra, lo que pro­du­ce es basu­ra, el basu­re­ro en el que viven.
La Inter­net con su por­no­gra­fía vir­tual.
La curia con su por­no­gra­fía real.
La Reser­va Fede­ral con su espe­cu­la­ción legal.
La socie­dad “decen­te” con su hipo­cre­sía moral.
Y, has­ta la estra­tos­fe­ra, actual­men­te, en tiem­po real, es un basu­ral.
Sobre­abun­da la basu­ra, moral, éti­ca y de todas las cla­ses.
Obvio Macro­bio, mate­rial tam­bién.

Tam­bién hablas del exce­so de con­su­mo, del expo­lio, jus­ta­men­te de don­de vie­ne esa basu­ra.

-Pues, otra de las carac­te­rís­ti­cas inhe­ren­tes a la inva­sión, es la codi­cia. Nace de ella.
‑O, más bien, es al con­tra­rio: La Inva­sión es con­se­cuen­cia lógi­ca y con­sus­tan­cial de la codi­cia.
– La codi­cia tie­ne una carac­te­rís­ti­ca natu­ral, su esen­cia, su natu­ra­le­za mis­ma, es la insa­tis­fac­ti­bi­li­dad.
‑No es inven­to mío.
‑La codi­cia es insa­tis­fac­ti­ble si yo lo digo y si no lo digo, tam­bién.
‑Enton­ces, ante gen­te insa­tis­fac­ti­ble, codi­cio­sa, ple­na de nano­co­di­cias, y enci­ma con mie­do de haber sido incul­pa­da, ¿qué le pue­de espe­rar?,
‑Tam­po­co pue­de gene­rar más nada.
– No pue­de dar un mun­do mejor. Ese es el mun­do.

Hay temas, como esos de la codi­cia y del mie­do, que no son explo­ra­dos. Son inves­ti­ga­dos por altos espe­cia­lis­tas del psi­co­aná­li­sis o tal, pero la explo­ra­ción no es ins­ta­la­da a nivel de la opi­nión públi­ca. Y si son explo­ra­dos, lo son bajo nom­bres anes­te­sian­tes; bajo sofis­mas, como pue­den ser los “deseos”; el “yoque­yo-yoque­yo”.
Por eso no hay mucho con qué se pue­da defi­nir. No hay un len­gua­je desa­rro­lla­do para eso.

Aho­ra, la reali­dad colec­ti­va es el resul­ta­do Mathé­si­co del nivel de cul­ti­vo o desa­rro­llo de la con­cien­cia de la masa acrí­ti­ca, para decir­lo ador­na­do de algu­na mane­ra. No pue­de haber otro.
Ese mun­do que está allá afue­ra, abso­lu­ta­men­te esqui­zo­fré­ni­co, don­de hay gen­te que, fren­te a un supues­to dios todo­po­de­ro­so, teme por la esta­bi­li­dad de sus intere­ses finan­cie­ros; paga para que edu­cas­tren a sus hijos y, al mis­mo tiem­po, tam­bién paga para que los tor­tu­ren, no pue­de ser de otra mane­ra.
No se pue­de pro­du­cir algo mejor que eso, si se par­te de las mis­mas pre­mi­sas, filo­só­fi­cas, con­cep­tua­les, las que quie­ras, por­que esa es Mathé­sis.

-Aho­ra tene­mos el ejem­plo del CORONAVIRUS.

-Un mun­do en el cual, la cla­se media se ve a sí mis­ma como “Todo el mun­do”.
Enton­ces la èli­te gri­ta: “¡¡¡¡CORONAVIRUS!!!”! y “todo el mun­do” que­da secues­tra­do en sus casas.
Quie­nes care­cen de casa, que son un inmen­so gen­tío, no cuen­tan.
Les dicen: “CUARENTENA” y, quie­nes pue­den, se toman vaca­cio­nes.
Se “nece­si­ta” man­te­ner la higie­ne y cada quien cree que la solu­ción es aca­pa­rar los insu­mos.
En el fon­do, esa cla­se media desea que “los demás” des­apa­rez­can.
El “Yois­mo”, el indi­vi­dua­lis­mo, la mez­quin­dad, son el común deno­mi­na­dor de ese Esta­do de Incon­cien­cia.
¿Cómo se podría espe­rar un mun­do mejor?
“Creer” que se pue­de obte­ner algo mejor, des­de esos nive­les de abyec­ción inhu­ma­na, sería una expre­sión de nues­tra pro­pia incohe­ren­cia.

Kihi­li Kun­tur­pil­ku tie­ne un canal de you­tu­be, y un face­book con su nom­bre.

Tras­crip­ción: Ana Gui­ller­mi­na R. Itu­rral­de

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *