Chi­le. Orga­ni­za­ción Comu­nis­ta Revo­lu­cio­na­ria: Se vie­nen tiem­pos difí­ci­les para la cla­se tra­ba­ja­do­ra

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano /​23 de mar­zo de 2020

La irrup­ción del coro­na­vi­rus ha pro­fun­di­za­do la cri­sis
que vie­ne desa­rro­llán­do­se en el mun­do y en nues­tro país des­de hace un lar­go
tiem­po. Des­nu­da de for­ma asom­bro­sa al capi­ta­lis­mo mono­pó­li­co en toda su bru­tal
anti-huma­ni­dad, com­pe­ten­cia des­truc­ti­va y afán de lucro sin más medi­da que la
ganan­cia inme­dia­ta y la pre­ser­va­ción de la pro­pie­dad pri­va­da.

La úni­ca sali­da posi­ble, cuan­do se pro­fun­di­za
coti­dia­na­men­te la con­tra­dic­ción entre los intere­ses de la huma­ni­dad toda, la
pre­ser­va­ción y desa­rro­llo de la vida en el pla­ne­ta v/​s la des­truc­ción capi­ta­lis­ta,
es la revo­lu­ción socia­lis­ta y su pers­pec­ti­va de socie­dad Comu­nis­ta.

La dis­yun­ti­va civi­li­za­ción socia­lis­ta o bar­ba­rie capi­ta­lis­ta está a la orden del día. Las tareas de la revo­lu­ción son de urgen­cia, aun­que sepa­mos que la corre­la­ción de fuer­zas, tan­to a nivel nacio­nal como inter­na­cio­nal, no son aún favo­ra­bles para las fuer­zas de la revo­lu­ción socia­lis­ta.

El coro­na­vi­rus pue­de pro­fun­di­zar la cri­sis por sus
efec­tos devas­ta­do­res para las cla­ses y sec­to­res más des­pro­te­gi­dos de la
socie­dad, sin embar­go los pode­ro­sos inten­ta­rán dar vuel­ta la situa­ción en su
pro­ve­cho hacien­do lla­ma­dos a la uni­dad de la nación y a no poli­ti­zar la cri­sis,
alu­dien­do una vez más a la con­ci­lia­ción entre los ricos y los pobres, pero sin
embar­go, sere­mos estos últi­mos quie­nes paga­re­mos los cos­tos de esta cri­sis a
esca­la glo­bal, sien­do la cesan­tía y la muer­te sus prin­ci­pa­les con­se­cuen­cias.

La apues­ta del Blo­que en el Poder apun­ta­rá a pro­fun­di­zar
el camino ini­cia­do el 15 de noviem­bre con su pac­to para derro­tar el alza­mien­to
popu­lar ini­cia­do el 18 de octu­bre. Ya se pusie­ron de acuer­do para apla­zar el
“ple­bis­cir­co” y pron­ta­men­te con­ti­nua­rán apro­ban­do leyes para la repre­sión y por
otro lado las medi­das eco­nó­mi­cas que con el pre­tex­to de enfren­tar la inmi­nen­te
rece­sión irán a bene­fi­ciar una vez más a los ricos y pode­ro­sos, es decir a la
cla­se explo­ta­do­ra, la bur­gue­sía.

Los Boric, Jack­son, Wal­ker, Chaín,
Eli­zal­des ento­na­rán can­tos de sire­na para que bajo la far­sa de la uni­dad
nacio­nal acu­da­mos a apo­yar sus ini­cia­ti­vas para sal­var a la socie­dad y la
demo­cra­cia, sí, la mis­ma socie­dad y demo­cra­cia que explo­ta, repri­me, opri­me a
las mayo­rías para man­te­ner los pri­vi­le­gios de las y los pode­ro­sos. Pen­sa­mos que esta vez no les
será tan fácil, el pue­blo ha apren­di­do que los avan­ces, por muy míni­mos que
sean, úni­ca­men­te se logran a tra­vés de la lucha direc­ta, en la pro­tes­ta y la
orga­ni­za­ción popu­lar.

El alza­mien­to popu­lar no ha ter­mi­na­do
por­que las cau­sas que lo ori­gi­na­ron no han sido modi­fi­ca­das y las exi­gen­cias
del movi­mien­to no han sido con­quis­ta­das. Con­ti­nuar con el alza­mien­to de for­ma
crea­ti­va, pro­fun­di­zar­lo para que se trans­for­me en rebe­lión, es el camino que
debe­mos tran­si­tar, no el de la des­mo­vi­li­za­ción, la paci­fi­ca­ción y
par­la­men­ta­ri­za­ción a la cual nos con­du­ce el refor­mis­mo y el BeP.

En 
lo inme­dia­to, el gobierno con­ti­núa actuan­do con un des­ca­ro y cinis­mo
pro-empre­sa­rial tan abier­to como inep­to. En pleno desa­rro­llo de una cri­sis
sani­ta­ria que pue­de, con mucha pro­ba­bi­li­dad, pro­vo­car resul­ta­dos desas­tro­sos en
la vida y super­vi­ven­cia de las masas explo­ta­das y opri­mi­das se nie­ga a tomar
las medi­das opor­tu­nas y nece­sa­rias que podrían con­te­ner la expan­sión del virus.
Por el con­tra­rio, apues­ta por man­te­ner la pro­duc­ción y la mar­cha de la
eco­no­mía. Cuan­do la urgen­cia debe­ría ser la vida de las per­so­nas, se pone en la
vere­da de ami­no­rar las con­se­cuen­cias que estas medi­das podrían tener para los
empre­sa­rios y sus nego­cios.

Cuan­do la dis­yun­ti­va es sal­var vidas o sal­var nego­cia­dos, apues­ta por los nego­cia­dos. Así se mues­tra la anto­gá­ni­ca dis­tan­cia que tene­mos con ellos y ellas. Para noso­tros pri­ma la vida por sobre la pro­duc­ción, nues­tra pers­pec­ti­va radi­cal­men­te huma­nis­ta coli­sio­na con la pers­pec­ti­va pro­duc­ti­vis­ta eco­nó­mi­ca del capi­ta­lis­mo mono­pó­li­co. Es más, afir­ma­mos que las medi­das míni­mas a apli­car, pue­den y han sido pues­tas en mar­cha, inclu­so por socie­da­des bur­gue­sas. Sin embar­go este gobierno empre­sa­rial se resis­te a apli­car­las.

Es posi­ble que en el cálcu­lo polí­ti­co de Piñe­ra y
Maña­lich, pre­va­lez­ca la opción por apro­ve­char el coro­na­vi­rus para des­mo­vi­li­zar
y sor­tear sin míni­mas solu­cio­nes la cri­sis abier­ta des­de el 18 de octu­bre. En
esta opción radi­cal inclu­so se ve “enfren­ta­do” a sec­to­res de sus pro­pios
par­ti­dos, alcal­des y otros que están más preo­cu­pa­dos por las pró­xi­mas
elec­cio­nes muni­ci­pa­les y de gober­na­do­res que en la suer­te inme­dia­ta del
gobierno, tam­bién a los opor­tu­nis­tas de la “opo­si­ción” que pre­ten­de­rán apa­re­cer
al lado del pue­blo cuan­do han sido quie­nes han des­man­te­la­do la salud públi­ca en
pro­ve­cho del nego­cia­do en la salud pri­va­da.

Tene­mos la segu­ri­dad de que los efec­tos, socia­les,
eco­nó­mi­cos, huma­nos de esta cri­sis con las medi­das en apli­ca­ción y las
pla­ni­fi­ca­das has­ta el momen­to, recae­rán sobre las masas explo­ta­das y opri­mi­das.
Aún más, las muje­res tra­ba­ja­do­ras enfren­tan mayo­res pro­ble­mas, pues en salud
son el por­cen­ta­je mayo­ri­ta­rio de fuer­za de tra­ba­jo a nivel mun­dial, asi­mis­mo
las muje­res ocu­pan el rol de cui­da­do­ras de enfer­mos por medio de la doble
explo­ta­ción del tra­ba­jo domés­ti­co, labor que hoy se con­vier­te en fun­da­men­tal.
Por últi­mo, las mis­mas muje­res son quie­nes ade­más deben seguir hacién­do­se car­go
de criar y con­te­ner a hijos e hijas ante la incer­ti­dum­bre vivi­da a dia­rio.

Debe­mos exi­gir que el Esta­do tome todas las medi­das sani­ta­rias y admi­nis­tra­ti­vas para ase­gu­rar una opor­tu­na, efi­cien­te y dig­na aten­ción médi­ca. Es nece­sa­rio que todo el sis­te­ma sani­ta­rio pase a con­trol y uso públi­co, las clí­ni­cas pri­va­das deben dejar de ser un nego­cio, al igual que los labo­ra­to­rios y las far­ma­céu­ti­cas.

La red de pro­duc­ción y dis­tri­bu­ción de la ali­men­ta­ción
debe estar ase­gu­ra­da para todas y todos, fin a la espe­cu­la­ción de pre­cios y el
lucro cri­mi­nal. Fija­ción de pre­cios de inme­dia­to y dis­tri­bu­ción ase­gu­ra­da para
la pobla­ción, con espe­cial aten­ción para los sec­to­res más afec­ta­dos por el
mode­lo de domi­na­ción.

Garan­ti­zar el dere­cho al tra­ba­jo, ase­gu­ran­do la
remu­ne­ra­ción ínte­gra en caso de cua­ren­te­na total, sus­pen­sión inme­dia­ta de los
des­pi­dos y la toma de vaca­cio­nes for­zo­sas, los empre­sa­rios no han dis­tri­bui­do
en todos estos años ni míni­ma­men­te sus ganan­cias que aho­ra no tras­pa­sen sus
pér­di­das a la cla­se tra­ba­ja­do­ra.

Sus­pen­sión de pago, sin re-pac­tar ni sumar intere­ses, de
las cuo­tas de prés­ta­mos e hipo­te­cas para las y los tra­ba­ja­do­res, los lla­ma­dos
tra­ba­ja­do­res por cuen­ta pro­pia, cam­pe­si­nos pobres y los micro y peque­ños
empre­sa­rios. Que la ban­ca no con­ti­núe con sus ganan­cias usu­re­ras a cos­ta de las
y los des­po­seí­dos del capi­tal.

Sus­pen­sión de labo­res en todas las empre­sas y acti­vi­da­des
pro­duc­ti­vas no esen­cia­les, hay que garan­ti­zar la salud y segu­ri­dad de las y los
tra­ba­ja­do­res, la cua­ren­te­na pre­ven­ti­va volun­ta­ria sig­ni­fi­ca vaca­cio­nes para las
y los pri­vi­le­gia­dos y peli­gro para la cla­se tra­ba­ja­do­ra.

Reco­no­ci­mien­to de los dere­chos y de la labor de las y los
tra­ba­ja­do­res de los sec­to­res que deben man­te­ner­se acti­vos para ase­gu­rar la
inte­gri­dad de la pobla­ción, la salud,
los ser­vi­cios bási­cos de elec­tri­ci­dad, agua pota­ble, tele­co­mu­ni­ca­cio­nes, aseo, aten­ción
de per­so­nas, etc., sin horas extras y con pago de reco­no­ci­mien­to por la labor
social, ade­más de la garan­ti­za­ción de un trans­por­te segu­ro.

Liber­tad inme­dia­ta a las pre­sas y pre­sos polí­ti­cos del alza­mien­to
popu­lar, bas­ta de repre­sión, cas­ti­go a las y los vio­la­do­res de dere­chos huma­nos
y los res­pon­sa­bles polí­ti­cos.

Para alcan­zar estas deman­das y las que el pue­blo y sus
orga­ni­za­cio­nes vayan levan­ta­do se hace nece­sa­rio en lo inme­dia­to orga­ni­zar e
impo­ner la huel­ga gene­ral mien­tras que la gran mayo­ría de las y los
tra­ba­ja­do­res no ten­gan la posi­bi­li­dad de que­dar­se en sus casas. Debe­re­mos
reto­mar la huel­ga gene­ral al salir de la cri­sis sani­ta­ria y ter­mi­nar con este
gobierno ras­tre­ro y anti­po­pu­lar.

Asi­mis­mo debe­mos 
con­ti­nuar con la rebel­día, la orga­ni­za­ción popu­lar, la cons­truc­ción de
pro­gra­ma de la revo­lu­ción, el
for­ta­le­ci­mien­to y cons­truc­ción de la orga­ni­za­ción polí­ti­ca para la
revo­lu­ción, la cons­truc­ción de fuer­za
inte­gral capaz de orga­ni­zar la revo­lu­ción. Se hace nece­sa­rio com­bi­nar y
eje­cu­tar al mis­mo tiem­po, con
dis­ci­pli­na, humil­dad, deci­sión y pro­fun­da entre­ga las tareas inme­dia­tas y
estra­té­gi­cas del alza­mien­to y de la revo­lu­ción.

Esta cons­ta­ta­ción, siem­pre diná­mi­ca y aun más en momen­tos
de cri­sis del sis­te­ma, nos debe hacer actuar y orga­ni­zar­nos, pen­san­do (siem­pre
debe ser así para los y las revo­lu­cio­na­rias comu­nis­tas) en la inter­re­la­ción
entre las tareas y obje­ti­vos de la tác­ti­ca y la estra­te­gia.

Debe­mos bus­car for­mas crea­ti­vas de tra­ba­jo para enfren­tar
la actual coyun­tu­ra y man­te­ner viva la orga­ni­za­ción y lucha popu­lar. Este es un
nue­vo esce­na­rio que enfren­tar y como comu­nis­tas debe­mos ser­vir al pue­blo de
todo cora­zón. Vivi­mos momen­tos duros y com­ple­jos para nues­tra cla­se, y resul­ta
impe­rio­so enfren­tar con fuer­za y cora­je lo que se vie­ne, vol­car­nos
soli­da­ria­men­te a resis­tir los nue­vos esce­na­rios jun­to a nues­tro pue­blo en
pers­pec­ti­va de la cons­truc­ción de poder popu­lar.

Tene­mos el deber his­tó­ri­co de avan­zar en mayo­res nive­les
de arti­cu­la­ción y uni­dad entre las y los revo­lu­cio­na­rios, no sólo para
enfren­tar la actual coyun­tu­ra, sino tam­bién para impul­sar de mane­ra con­jun­ta y
deci­di­da la lucha con­tra el capi­ta­lis­mo y el patriar­ca­do.

Se hace aún más urgen­te la cons­truc­ción del ver­da­de­ro
par­ti­do comu­nis­ta y revo­lu­cio­na­rio, ins­tru­men­to polí­ti­co que debe ser el fru­to
de pro­ce­sos uni­ta­rios y de agru­pa­mien­to de las y los comu­nis­tas para dar­nos un
sal­to en orga­ni­za­ción y com­ba­te para alcan­zar el Socia­lis­mo como trán­si­to a la
socie­dad sin cla­ses, la socie­dad comu­nis­ta.

Por últi­mo, tene­mos la con­fian­za ple­na en el pue­blo pobre
y la total con­vic­ción que alcan­za­re­mos la vic­to­ria y el poder para el
pro­le­ta­ria­do.

De
esta sali­mos luchan­do.

¡¡¡Tra­ba­ja­do­ras
y tra­ba­ja­do­res del mun­do uníos!!!

La Revo­lu­ción Comu­nis­ta es Impa­ra­ble

Orga­ni­za­ción Comu­nis­ta Revo­lu­cio­na­ria
– OCR

Chi­le, mar­zo, 2020

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *