Argen­ti­na. La Gre­mial de Abo­ga­dos y Abo­ga­das ante la situa­ción de la Decla­ra­ción de cua­ren­te­na

Resu­men Latinoamericano/​22 de mar­zo 2020 . — — — –

Nues­tra idea es par­tir des­de lo bási­co reite­ran­do lo que siem­pre diji­mos y a tra­tar de ser cohe­ren­tes con nues­tro pen­sa­mien­to que ya todos cono­cen.

Estos son algu­nas de esas reali­da­des bási­cas:

Lo pri­me­ro es que la enfer­me­dad exis­te y es una reali­dad un mal que se sigue des­pla­zan­do.

Con esta acla­ra­ción La Gre­mial de Abo­ga­dos y Abo­ga­das tie­ne dicho has­ta el can­san­cio que El Dere­cho, los dere­chos, son una fic­ción. Una fic­ción que, con­tra­ria­men­te a lo que se pien­sa, no se vale por sí mis­ma sino que está sos­te­ni­da por el poder, (“sal­vo el poder, todo lo demás es ilu­sión”). Y el poder es terri­to­rio de la polí­ti­ca, no del Dere­cho.

Dejan­do de lado las dis­cu­sio­nes aca­dé­mi­cas, el Dere­cho que cono­ce­mos es el Dere­cho Bur­gués, el que se cons­tru­yó y se cons­tru­ye a par­tir del derro­ca­mien­to por par­te de la bur­gue­sía del feu­da­lis­mo y su pro­pio Dere­cho. Sus bases se esta­ble­cie­ron en esa lucha ini­cial y su desa­rro­llo pos­te­rior está indi­so­lu­ble­men­te liga­da a su bús­que­da de man­te­ner su domi­nio.

Resal­ta­mos: en las bases de nues­tras socie­da­des y nues­tro Dere­cho el ser humano es un indi­vi­duo, no un miem­bro de una comu­ni­dad. No hace fal­ta que resal­te­mos que ese supues­to es sólo eso: un supues­to.
Esto es sim­ple por­que, ade­más, toda limi­ta­ción a ese poder, aun­que esté expre­sa­da legal­men­te, es con­se­cuen­cia his­tó­ri­ca de luchas que resis­tie­ron a ese poder cla­sis­ta y le opu­sie­ron, de dis­tin­tas for­mas y en dis­tin­ta esca­la, otros pode­res.

La razón de ser, la esen­cia cla­sis­ta de ese Poder cons­ti­tu­yen­te (y, por qué no, de sus expre­sio­nes racis­tas, patriar­ca­les, etc.), su des­plie­gue jurí­di­co, lo vemos, las abo­ga­das y abo­ga­dos de la Gre­mial, todos los días en el par­ti­cu­lar ejer­ci­cio de la pro­fe­sión que hemos ele­gi­do. Y lo denun­cia­mos. Y pro­po­ne­mos for­mas de enfren­tar­lo. En el fren­te de bata­lla de los tri­bu­na­les, en el cuer­po a cuer­po, pero tam­bién, de dis­tin­tas for­mas, en el desa­fío glo­bal a ese Poder.

El dile­ma que atra­ve­sa­mos cada día es cla­ro: ¿cómo con­ju­gar nues­tra denun­cia de lo jurí­di­co como una far­sa, una más­ca­ra que adop­ta el poder de una cla­se (insis­ti­mos: una cla­se cla­sis­ta, racis­ta, patriar­cal) con uti­li­zar todos los cami­nos que lo jurí­di­co nos habi­li­ta para defen­der los intere­ses, la liber­tad, el anhe­lo de jus­ti­cia, de los sec­to­res socia­les que ele­gi­mos repre­sen­tar en ese terreno y de las orga­ni­za­cio­nes que los expre­san?

La res­pues­ta tam­bién es sim­ple: ¡ponien­do el cuer­po!!, lle­van­do a la prác­ti­ca, en el esce­na­rio de lo judi­cial, una lucha con­se­cuen­te con nues­tro com­pro­mi­so. No hay solu­ción teó­ri­ca pre­via, no hay vacu­nas con­tra los erro­res y los sin­sa­bo­res, no pode­mos que­dar­nos ladrán­do­le a la luna.

No invo­ca­mos úni­ca­men­te las garan­tías indi­vi­dua­les ante esta coyun­tu­ra his­tó­ri­ca. Por­que los dere­chos comu­ni­ta­rios son supe­rio­res.
No invo­ca­mos los dere­chos de la comu­ni­dad sin enten­der y pro­cla­mar que ésta no es tal, es ape­nas una socie­dad atra­ve­sa­da por los intere­ses de cla­se y por la lucha de cla­ses.

No acep­ta­mos que el gobierno se arro­gue la repre­sen­ta­ción de la comu­ni­dad, ni siquie­ra de la socie­dad, para impo­ner nada; por­que nun­ca lo acep­ta­mos, ni en el día a día de la “nor­ma­li­dad” ni en el día a día de la “excep­ción”. Ni con el gobierno ni con nin­guno de los tres pode­res del Esta­do. La pan­de­mia no nos qui­ta ni nos agre­ga nada a esta con­cep­ción que tene­mos.

El gobierno decre­ta la excep­ción y pue­de decre­tar el esta­do de sitio, más allá de cual­quier lega­li­dad; lo hace y lo hará en la medi­da de su poder.
No igno­ra­mos la ten­den­cia de los pode­res del Esta­do a un con­trol social cada vez mas exten­di­do de nues­tro Pue­blo y sus orga­ni­za­cio­nes.

El pue­blo acep­ta­rá o resis­ti­rá a su leal saber y enten­der. Y noso­tros pon­dre­mos nues­tro ofi­cio y, como siem­pre, nues­tro mayor com­pro­mi­so como per­so­nas, ‑y tam­bién un poco como abo­ga­dos y abo­ga­das- en defen­der­lo en cual­quier cir­cuns­tan­cia. Para la Gre­mial no son las leyes ni las garan­tías las que pon­drán un lími­te, al des­plie­gue de las fuer­zas repre­si­vas. Será el accio­nar del pue­blo.

Noso­tros no vamos a decir­le a nadie qué tie­ne que hacer ni que le con­vie­ne. Sólo men­tes alu­ci­na­das pue­den pre­ten­der que haya una sola res­pues­ta por par­te de nues­tro pue­blo. Será deber y res­pon­sa­bi­li­dad de las orga­ni­za­cio­nes que nues­tro pue­blo se ha sabi­do dar has­ta el día de hoy de dar esas res­pues­tas. Y si no, el Pue­blo sabrá qué hacer con ellas y con su pro­pio des­tino.

Noso­tros en la medi­da de nues­tras fuer­zas y de nues­tras capa­ci­da­des y allí don­de, como siem­pre, las orga­ni­za­cio­nes popu­la­res nos requie­ran y para lo que sea, esta­re­mos.

Ten­gan por segu­ro que uti­li­za­re­mos has­ta la últi­ma pala­bra de las leyes, de los códi­gos, de la Cons­ti­tu­ción y de los Tra­ta­dos; que usa­re­mos más argu­cias y tram­pas que nun­ca, de ser nece­sa­rias. Nos ten­drán que arran­car nues­tras cre­den­cia­les de las manos y arras­trar­nos a don­de y en las con­di­cio­nes que los pode­res de la Cons­ti­tu­ción deter­mi­nen pero no deja­re­mos de cum­plir con nues­tro com­pro­mi­so.
En este mar­co ni duden que invo­ca­re­mos (si nos ayu­da en la lucha judi­cial) las garan­tías cons­ti­tu­cio­na­les del art 14 (CN) como así tam­bién enfren­ta­re­mos que se pre­ten­da natu­ra­li­zar la apli­ca­ción del Códi­go Penal para luchas o pro­tes­tas que entren en coli­sión o con­tra­dic­ción con la cua­ren­te­na.- Vemos que se inten­ta ate­mo­ri­zar o ate­rro­ri­zas a nues­tro Pue­blo, (has­ta algu­nos plan­teos de colec­ti­vos de abo­ga­dos con­tri­bu­yen a este con­cep­to). Para la Gre­mial de Abo­ga­dos y Abo­ga­das esas figu­ras pena­les que se agi­tan (apo­yan­do obje­ti­va­men­te al Gobierno) no son apli­ca­bles a la actual situa­ción que vivi­mos por­que fue­ron incor­po­ra­das al Códi­go Penal en otro con­tex­to.

Usa­re­mos toda herra­mien­ta jurí­di­ca posi­ble sien­do cons­cien­tes que la últi­ma pala­bra se diri­me en tér­mi­nos de poder. Por eso, nun­ca hemos acep­ta­do a aque­llos y aque­llas que se acer­can a pedir soli­da­ri­dad de la Gre­mial y lue­go se que­dan de bra­zos cru­za­dos, así como tam­po­co y nun­ca diji­mos “dejá que yo lo arre­glo”. Lo deci­si­vo, como siem­pre, esta­rá en las luchas del pue­blo.
Por­que la Gre­mial es ape­nas una orga­ni­za­ción de soli­da­ri­dad con los que luchan. Deci­mos una y otra vez que no cree­mos en las leyes ni en los Tri­bu­na­les del Sis­te­ma capi­ta­lis­ta, por­que cuan­do gana­mos casos impo­si­bles es jus­ta­men­te por­que nos vale­mos a nues­tro favor de esas leyes por­que son las leyes de los enemi­gos de la Huma­ni­dad.
La Gre­mial no invo­ca­rá como aspec­to polí­ti­co prin­ci­pal las leyes o la cons­ti­tu­ción ante la actual situa­ción.
Dis­cul­pan­do la imper­ti­nen­cia, de nada sir­ve decir­le a nues­tro Pue­blo y a las orga­ni­za­cio­nes de nues­tro Pue­blo que “tie­nen dere­chos” y enu­me­rar­les los artícu­los de Códi­gos y Cons­ti­tu­cio­nes que no dicen nada.
Esa men­ción a los con­te­ni­dos de las leyes o las reco­men­da­cio­nes de cómo actuar en fun­ción de esas mis­mas leyes no apor­ta­rán mucho a un pro­ce­so de lucha por el cam­bio de un sis­te­ma de explo­ta­ción a otro de Libe­ra­ción. Es más, en muchos casos has­ta atra­sa­rán.

No vamos aho­ra, ante una situa­ción que pue­de explo­tar­le al poder en la cara, ‑no por la epi­de­mia sino por las con­se­cuen­cias eco­nó­mi­cas y socia­les que trae­rá a la cla­se tra­ba­ja­do­ra- , a decir­les a nues­tro Pue­blo que se res­guar­de en las leyes del capi­ta­lis­mo. ¡¡de nin­gu­na mane­ra!!!
Lo que le dire­mos a nues­tro Pue­blo es que resis­ta, que luche por los medios que ten­ga o pue­da cons­truir, que no se entre­gue. Y ante la repre­sión o situa­cio­nes con­cre­tas que impli­quen nues­tra inter­ven­ción, ahí esta­re­mos.
En la medi­da de nues­tras esca­sas, y limi­ta­das posi­bi­li­da­des. Aún con nues­tras muy cono­ci­das limi­ta­cio­nes la Gre­mial siem­pre esta­rá a dis­po­si­ción de las orga­ni­za­cio­nes popu­la­res, pien­sen lo que pien­sen, orga­ni­cen como orga­ni­cen y luchen con los medios o méto­dos que entien­dan que corres­pon­de.-
Nues­tros telé­fo­nos son cono­ci­dos, pero si hay dudas lo mejor es nues­tra pági­na web o nues­tro face­book que está siem­pre moni­to­rea­da

www​.gre​mial​dea​bo​ga​dos​.org

Al gobierno, a los pode­res del Esta­do que recuer­den. Recuer­den tam­bién que las zonas cén­tri­cas de las gran­des ciu­da­des y las cla­ses medias no son exclu­yen­te­men­te “el pue­blo”, ni siquie­ra la mayo­ría del Pue­blo.

Recha­za­mos la repre­sión esta­tal que se pre­pa­ra y con­fi­gu­ra.
No deja­re­mos de con­si­de­rar como muy nece­sa­rio ata­car y derro­tar a este mal de la pan­de­mia que tam­bién es algo real y afec­ta masi­va­men­te.
Nues­tras espe­ran­zas están en la soli­da­ri­dad del Pue­blo con el Pue­blo evi­tan­do gene­rar situa­cio­nes que con­tri­bu­yan a la pro­li­fe­ra­ción de este mal que cons­ti­tu­ye la pan­de­mia.
Y actua­re­mos cuan­do nos lo requie­ran

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *