¿Ya nada será igual en Amé­ri­ca Lati­na des­pués del Covid19?

Por Aram Aha­ro­nian, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 22 mar­zo 2020

No sabe­mos aún cuál será el des­en­la­ce de la pan­de­mia del Covid-19, ni
sabe­mos qué nue­vas tur­bu­len­cias socia­les, finan­cie­ras, polí­ti­cas,
eco­nó­mi­cas y mili­ta­res podrá des­atar pero, a la vez, divi­sa­mos tam­bién
sig­nos de una trans­for­ma­ción en cier­nes.

Resultado de imagen para el mundo despues del coronavirus

No todo será como era: hay que repen­sar el mun­do que vie­ne y
recon­si­de­rar las prio­ri­da­des de su agen­da. En una región hoy lle­na de
teme­ro­sos con tapa­bo­cas, que­da en cla­ro que la prio­ri­dad no es el pago
de la deu­da exter­na, sino los pro­ble­mas de salud públi­ca.

El mun­do, nues­tra Amé­ri­ca Lati­na, ya no serás igual. Qui­zá sea
dema­sia­do opti­mis­ta, pero en medio del temor, la des­in­for­ma­ción y la
mani­pu­la­ción abier­ta por gru­pos caver­na­rios, las socie­da­des van
reac­cio­nan­do pasa­do el pri­mer impac­to, y a las mues­tras de psi­co­sis y
para­noia que con­du­je­ron a com­pras de páni­co, la soli­da­ri­dad sur­ge como
el ali­cien­te para garan­ti­zar la sobre­vi­ven­cia huma­na.

Des­de ya debe­ría­mos de aban­do­nar la idea de vol­ver a «la nor­ma­li­dad»,
a «lo de antes», por­que lo de antes ya no exis­te. Hemos des­cu­bier­to que
ante una cri­sis real lo que fun­cio­na es lo públi­co, pese a que lo
públi­co fue y es denos­ta­dos día sí y día por­que la maqui­na­ria de
(des)información. De gol­pe apren­di­mos que un ser­vi­cio no es un nego­cio
some­ti­do a «las reglas del mer­ca­do», ver­so que solo sir­ve para que se
apli­que la ley de la sel­va.

Esta­mos inau­gu­ran­do la épo­ca de los impre­vis­tos per­ma­nen­tes: ayer un
tem­po­ral, hoy el coro­na­vi­rus, y maña­na -¡ay maña­na!- segu­ra­men­te la
cri­sis eco­nó­mi­ca. Y lue­go la de la esca­sez de recur­sos. Se esfu­ma la
pla­ni­fi­ca­ción como se hizo duran­te toda la his­to­ria huma­na, pues esta
épo­ca (el Holo­ceno) ya está dejan­do paso a la siguien­te, el Antro­po­ceno,
la del caos y la impre­de­ci­bi­li­dad.

Hacer pla­nes de la mis­ma mane­ra que anta­ño sería como inten­tar
relle­nar el mar con are­na, seña­la el cien­tí­fi­co y físi­co espa­ñol Anto­nio
Turiel. El daño sis­té­mi­co que se está cau­san­do aho­ra y que aún se
exten­de­rá duran­te varias sema­nas es irre­pa­ra­ble; es el Ini­cio del fin
del capi­ta­lis­mo.

El Coro­na­vi­rus es la pri­me­ra gran pan­de­mia del capi­ta­lis­mo
tras­na­cio­na­li­za­do, que des­nu­da la cri­sis de un sis­te­ma eco­nó­mi­co­so­cial
dise­ña­do por los dog­mas neo­li­be­ra­les des­de ini­cios de la déca­da de 1970.

Pero, héte aquí, que apa­re­ce en momen­tos en que en Amé­ri­ca Lati­na
apa­re­ce una con­cien­cia colec­ti­va que exi­ge (inclu­so con esta­lli­dos
socia­les en Hai­tí, Colom­bia, Ecua­dor, Chi­le) la pre­sen­cia del Esta­do y
la par­ti­ci­pa­ción social orga­ni­za­da para ocu­par­se de los pro­ble­mas, que
garan­ti­ce el acce­so a las nece­si­da­des bási­cas de mane­ra igua­li­ta­ria.

Resultado de imagen para la vigilancia se mete debajo de la piel

Dos
alter­na­ti­vas opues­tas se abren en el oscu­ro hori­zon­te, dice Yuval
Hara­ri en el Finan­cial Times: una, el desa­rro­llo de la tec­no­lo­gía médi­ca
ofre­ce una sali­da dis­tó­pi­ca pero hoy posi­ble, la vigi­lan­cia se mete
deba­jo de la piel para moni­to­rear (no solo) la salud de pobla­cio­nes
ente­ras. La otra, para quie­nes sue­ñan con la pri­va­ci­dad como motor de la
his­to­ria, es la coope­ra­ción glo­bal en el plano de la infor­ma­ción, el
comer­cio y las migra­cio­nes. Y aho­ra que EEUU ya no lide­ran al mun­do:
¿quién podrá sal­var­nos?

(Hago un parén­te­sis. Des­de Paris me escri­ben que el cie­lo está
depe­ja­do y las nubes de smog pare­cen haber des­apa­re­ci­do: el para­te
vehi­cu­lar está sal­van­do al medio ambien­te)

Pero nues­tra Amé­ri­ca lati­na no será la mis­ma (cui­da­do, no digo que
será peor). El impac­to del coro­na­vi­rus Covid-19 en las cade­nas glo­ba­les
de valor hará que el des­em­pleo en la región crez­ca un 10 por cien­to,
aumen­tan­do tam­bién la pobre­za y la pobre­za extre­ma. De un total de 620
millo­nes de habi­tan­tes en Amé­ri­ca Lati­na, el núme­ro de pobres en la
región subiría de 185 a 220 millo­nes de per­so­nas, en tan­to que las
per­so­nas en pobre­za extre­ma podrían aumen­tar de 67.4 millo­nes a 90
millo­nes.

La Comi­sión Eco­nó­mi­ca para Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be (Cepal)
advir­tió que la cri­sis del Covid-19 pasa­rá a la his­to­ria como una de las
peo­res que el mun­do ha vivi­do, el poner en ries­go un bien públi­co
glo­bal esen­cial, la salud huma­na.

https://www.boltxe.eus/wp-content/uploads/2020/03/¿Ya-nada-sera-igual-en-America-Latina-despues-del-Covid19.jpeg

Y afec­ta­rá a una ya debi­li­ta­da eco­no­mía mun­dial tan­to por el lado de la ofer­ta como de la deman­da, ya sea a tra­vés de la inte­rrup­ción
de las cade­nas de pro­duc­ción –que gol­pea­rá seve­ra­men­te al comer­cio
mun­dial– como a tra­vés de la pér­di­da de ingre­sos y de ganan­cias debi­do a
un alza del des­em­pleo y mayo­res difi­cul­ta­des para cum­plir con las
obli­ga­cio­nes de deu­da.

La inte­rrup­ción de las cade­nas glo­ba­les de valor afec­ta­ría
prin­ci­pal­men­te a Méxi­co y Bra­sil, paí­ses que impor­tan par­tes y bie­nes
inter­me­dios des­de Chi­na para sus sec­to­res manu­fac­tu­re­ros, en espe­cial en
los casos de repues­tos para auto­mó­vi­les, elec­tro­do­més­ti­cos, pro­duc­tos
elec­tró­ni­cos y far­ma­céu­ti­cos. Mien­tras, el pre­cio del petró­leo cae a
pre­cios que no jus­ti­fi­can su pro­duc­ción.

La región cre­ció a una tasa esti­ma­da de ape­nas 0.1% en 2019, y los
últi­mos pro­nós­ti­cos de la Cepal rea­li­za­dos en diciem­bre pasa­do pre­veían
un cre­ci­mien­to de 1.3% para 2020. Pero, el orga­nis­mo esti­ma una
con­trac­ción de ‑1,8% del pro­duc­to interno bru­to regio­nal, lo que podría
lle­var a que el des­em­pleo en la región suba en diez pun­tos por­cen­tua­les.

La cri­sis sani­ta­ria glo­bal no solo es un gran desa­fío para los
sis­te­mas de salud y la eco­no­mía en el mun­do, sino que cons­ti­tu­ye un
pro­ble­ma bio­so­cial que obli­ga a las nacio­nes a vol­ver al des­apa­re­ci­do
sen­ti­do de comu­ni­dad inter­na­cio­nal. La pan­de­mia hizo que las nacio­nes
vol­vie­ran a mirar­se en comu­ni­dad al cons­ta­tar que no podían enfren­tar la
emer­gen­cia solos, pero a la vez se enfren­tan con la con­tra­dic­ción de
dic­tar medi­das nacio­na­les, como el cie­rre de fron­te­ras.

Un pano­ra­ma regio­nal

La cri­sis del Covid-19 fue apro­ve­cha­da por Esta­dos Uni­dos, que
pre­sio­nó a varios paí­ses para impo­ner, nue­va­men­te, a Luis Alma­gro como
secre­ta­rio gene­ral de la Orga­ni­za­ción de Esta­dos Ame­ri­ca­nos (OEA). Fue
muy higié­ni­co: todos los pre­sen­tes usa­ban guan­tes de látex. La
emba­ja­do­ra mexi­ca­na Luz Ele­na Baños fue cate­gó­ri­ca; “Ini­cia usted,
señor secre­ta­rio, un segun­do perio­do, no solo con la fal­ta de apo­yo,
sino con el recha­zo de un gru­po impor­tan­te de Esta­dos”

“Su elec­ción es una paté­ti­ca expre­sión de lo que cual­quier Misión de
Obser­va­ción Elec­to­ral (MOE) obser­va­ría como malas prác­ti­cas. Expre­sa la
pro­fun­di­za­ción de las dife­ren­cias y de las frac­tu­ras en el hemis­fe­rio.
Es mues­tra del triun­fo de la con­duc­ción par­cial de la OEA, de un
Secre­ta­rio Gene­ral que actúa como otro Esta­do miem­bro, y no como un
faci­li­ta­dor. Un Secre­ta­rio Gene­ral que no cree en la reelec­ción e hizo
todo lo posi­ble por reele­gir­se, usan­do nues­tros recur­sos para lograr­lo”,
abun­dó Baños.

Mien­tras
la región apro­ve­cha la expe­rien­cia euro­pea para poner­le fre­nos a la
difu­sión del virus, los soció­lo­gos insis­ten en que hay que tra­ba­jar para
impe­dir que el dis­tan­cia­mien­to entre las per­so­nas obli­ga­do por el virus
–sin cara y por aho­ra sin cura- se trans­for­me en ais­la­mien­to.

La excep­ción es Bra­sil, cuyo pre­si­den­te, Jair Bol­so­na­ro, no pare­ce
dis­pues­to a tomar nin­gu­na medi­da con­tra los con­ta­gios, a pesar que 22 de
quie­nes inte­gra­ron su comi­ti­va a Esta­dos Uni­dos, don­de se reu­nió con
Donald Trump y el Coman­do Sur, die­ron sig­nos posi­ti­vos al virus.

Y puso en mar­cha la “coro­na­fé” (¿será la eta­pa supe­rior del rea­lis­mo
mági­co?), seña­lan­do que sólo la fe sal­va­rá al pue­blo, repi­tien­do la
con­sig­na de los pas­to­res evan­gé­li­cos que lo finan­cian y sus­ten­tan. Las
mega­igle­sias evan­gé­li­cas con­ti­núan abier­tas, mien­tras el virus se
expan­de sin con­trol.

Beli­ce es el úni­co país de la región que aún no tie­ne casos de
Covid19. Argen­ti­na entró en cua­ren­te­na total. El ais­la­mien­to obli­ga­to­rio
que dis­pu­so el pre­si­den­te Alber­to Fer­nán­dez rige has­ta el 31 de mar­zo:
toda la pobla­ción debe per­ma­ne­cer en su casa y sólo pue­de des­pla­zar­se en
su barrio para la com­pra de pro­duc­tos esen­cia­les, mien­tras se estu­dia
cómo pre­ve­nir la vio­len­cia domés­ti­ca que podría des­en­ca­de­nar­se por el
con­fi­na­mien­to.

En Méxi­co, el Con­se­jo de Salu­bri­dad Gene­ral deter­mi­nó que el Covid-19
será tra­ta­do en Méxi­co como enfer­me­dad gra­ve de aten­ción prio­ri­ta­ria,
por lo que se deto­na­rá todo un pro­ce­so de aten­ción por par­te de la
Secre­ta­ría de Salud en los pró­xi­mos días.

Perú ya decla­ró el «Esta­do de Excep­ción», Ecua­dor lo hizo con el
«Esta­do de Emer­gen­cia» y ambos paí­ses decre­ta­ron el toque de que­da para
hora­rios noc­tur­nos, lo mis­mo que suce­dió en Boli­via. En Uru­guay ya se
eva­lúa la «cua­ren­te­na gene­ral», mien­tras que en Bra­sil la gen­te
cace­ro­lea y pro­tes­ta en las calles para exi­gir­le a Jair Bol­so­na­ro –que
cree que se tra­ta de una fan­ta­sía chi­na y no de una pan­de­mia- que tome
medi­das.

https://www.boltxe.eus/wp-content/uploads/2020/03/1584913687_399_¿Ya-nada-sera-igual-en-America-Latina-despues-del-Covid19.jpeg

Por su par­te, Chi­le entró en «Esta­do de Excep­ción Cons­ti­tu­cio­nal de
Catás­tro­fe» por noven­ta días, lo que le otor­ga múl­ti­ples atri­bu­cio­nes a
su pre­si­den­te, Sebas­tián Piñe­ra. Ade­más de dotar de mayo­res atri­bu­cio­nes
a las Fuer­zas Arma­das chi­le­nas en las calles, en el mar­co de un
con­tex­to de abier­to con­flic­to social, el decre­to per­mi­te al pre­si­den­te
acti­var ais­la­mien­tos de ciu­da­des y decre­tar el toque de que­da cuan­do
cre­ye­ra nece­sa­rio. 

El pre­si­den­te de Vene­zue­la, Nico­lás Madu­ro, denun­ció que en medio de
la pan­de­mia, Esta­dos Uni­dos per­si­gue los avio­nes y bar­cos que
trans­por­tan ali­men­tos a su país, y sos­tu­vo que está dis­pues­to a ir al
infierno con tal de con­se­guir ayu­da, lue­go de que el Fon­do Mone­ta­rio
Inter­na­cio­nal recha­zó pres­tar cin­co mil millo­nes de dóla­res. “Ten­go que
denun­ciar­lo, Esta­dos Uni­dos está recru­de­cien­do sus medi­das cri­mi­na­les
con­tra el pue­blo de Vene­zue­la, dijo Madu­ro en cade­na de radio y
tele­vi­sión.

La Comi­sión Eco­nó­mi­ca para Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be (Cepal)
vati­ci­nó que la cri­sis huma­ni­ta­ria de Vene­zue­la se agra­va­rá aún más por
la pan­de­mia de coro­na­vi­rus, y exhor­tó a los orga­nis­mos mul­ti­la­te­ra­les a
pen­sar en la pobla­ción y ofre­cer ayu­da. Ali­cia Bár­ce­na, secre­ta­ria
eje­cu­ti­va del orga­nis­mo de la ONU, pidió a EEUU que levan­te las
san­cio­nes eco­nó­mi­cas que ha impues­to a ese país para ayu­dar­le a capear
el coro­na­vi­rus.

“La comu­ni­dad inter­na­cio­nal debe pen­sar en la gen­te… No pode­mos dejar a nadie de lado en esta cri­sis”, sos­tu­vo.

Has­ta el FMI se dio cuen­ta

Muchos hablan de una simi­li­tud de esta cri­sis con la de 1929 o como
con­ti­nua­ción de la del 2008. Obvia­men­te se refie­ren sólo a lo
finan­cie­ro. Pero esta vez la cri­sis abar­ca los dos extre­mos, tan­to la
ofer­ta (nos e pro­du­ce) como la deman­da (no hay con­su­mo)

EEUU y la Unión Euro­pa anun­cia­ron la movi­li­za­ción de seis billo­nes de
euros para hacer fren­te a la cri­sis. No es difí­cil para ellos, hacen
fun­cio­nar la “maqui­ni­ta” y salen los euros y dóla­res. El caso de Ita­lia,
que “pro­du­jo” ya 750 mil millo­nes de euros. No es que en nues­tra región
los gobier­nos no hagan uso de la “maqui­ni­ta”, pero solo les salen
era­les, pesos, sucres, bolí­va­res…

Resultado de imagen para máquina de imprimir euros

El
pre­si­den­te esta­dou­ni­den­se Donald Trump pasó de jac­tar­se por una
eco­no­mía que vola­ba, a nave­gar en un caos bur­sá­til que ya supera a la
cri­sis de 2008. Fren­te al peli­gro de que su reelec­ción sea pues­ta en
jaque, la Casa Blan­ca hizo esta sema­na un giro de 180 gra­dos con
res­pec­to a la pan­de­mia. Mien­tras, el Con­gre­so se pre­pa­ra para apro­bar el
paque­te de res­ca­te eco­nó­mi­co más cos­tos de la his­to­ria de EEUU, de 1,6
billo­nes de dóla­res (1,6 tri­llons en inglés).

«Los gobier­nos debe­rían usar trans­fe­ren­cias de efec­ti­vo, sub­si­dios
sala­ria­les y des­gra­va­cio­nes fis­ca­les para ayu­dar a los hoga­res y
nego­cios afec­ta­dos a enfren­tar esta para­da tem­po­ral y repen­ti­na en la
pro­duc­ción», seña­ló el direc­tor del Depar­ta­men­to del Hemis­fe­rio
Occi­den­tal del FMI, Ale­jan­dro Wer­ner.

Dis­mi­nui­rá la inver­sión y la acti­vi­dad eco­nó­mi­ca en paí­ses que
depen­den en gran medi­da de las expor­ta­cio­nes de petró­leo, e inclu­so la
acti­vi­dad del sec­tor de ser­vi­cios pro­ba­ble­men­te se verá más afec­ta­da
como resul­ta­do de los esfuer­zos de con­ten­ción y el dis­tan­cia­mien­to
social.

Los ban­cos cen­tra­les deben aumen­tar la super­vi­sión, desa­rro­llar
pla­nes de con­tin­gen­cia y estar pre­pa­ra­dos para pro­por­cio­nar una gran
liqui­dez a las ins­ti­tu­cio­nes finan­cie­ras, en par­ti­cu­lar a los prés­ta­mos a
peque­ñas y media­nas empre­sas, que pue­den estar menos pre­pa­ra­dos para
sopor­tar inte­rrup­cio­nes pro­lon­ga­das, aña­dió.

Wer­ner fue cate­gó­ri­co: «para la región, la recu­pe­ra­ción que
espe­rá­ba­mos hace unos meses no ocu­rri­rá y un 2020 con cre­ci­mien­to
nega­ti­vo no es un esce­na­rio impro­ba­ble” en un esce­na­rio de caos por la
ame­na­za de para­li­za­ción del comer­cio exte­rior como con­se­cuen­cia de la
cri­sis del coro­na­vi­rus

Y, aun­que usted no lo crea, el FMI está impul­san­do a los paí­ses a que
tomen drás­ti­cas medi­das de for­ta­le­ci­mien­to del sec­tor de salud y que
apli­quen medi­das eco­nó­mi­cas con­tra­cí­cli­cas y de con­ten­ción de una
posi­ble cri­sis gene­ra­li­za­da.

Con­do­nar la deu­da ya

Resultado de imagen para deuda odiosa

El
expre­si­den­te ecua­to­riano Rafael Correa, el exvi­ce­pre­si­den­te boli­viano
Álva­ro Gar­cía Line­ras y el líder opo­si­tor colom­biano Gus­ta­vo Petro
soli­ci­ta­ron la con­do­na­ción de la deu­da exter­na sobe­ra­na de los paí­ses de
Amé­ri­ca Lati­na por par­te de Fon­do Mone­ta­rio Inter­na­cio­nal (FMI) y de
otros orga­nis­mos mul­ti­la­te­ra­les (BID, BM, CAF) e ins­ta­ron a los
acree­do­res pri­va­dos inter­na­cio­na­les a que acep­ten un pro­ce­so inme­dia­to
de res­truc­tu­ra­ción de la deu­da que con­tem­ple una mora abso­lu­ta de dos
años sin intere­ses.

“Nadie pue­de dudar que aho­ra es un momen­to opor­tuno para hacer­lo si
se quie­re afron­tar con éxi­to esta situa­ción tan difí­cil. No pode­mos
exi­gir a los paí­ses que hagan polí­ti­cas efec­ti­vas en mate­ria de salud
públi­ca para afron­tar la actual pan­de­mia y, al mis­mo tiem­po, pre­ten­der
que sigan cum­plien­do con sus obli­ga­cio­nes de deu­da, seña­la un docu­men­to
emi­ti­do por Celag.

No pode­mos exi­gir­les que imple­men­ten polí­ti­cas eco­nó­mi­cas que
com­pen­sen los daños de esta catás­tro­fe mien­tras deben seguir pagan­do a
sus acree­do­res. Es abso­lu­ta­men­te incom­pa­ti­ble hacer efec­ti­vo un plan de
res­truc­tu­ra­ción eco­nó­mi­ca en el futu­ro pró­xi­mo con los actua­les nive­les
de endeu­da­mien­to externo (en pro­me­dio, supo­ne 43.2 por cien­to del
pro­duc­to interno bru­to en Amé­ri­ca Lati­na), agre­ga el docu­men­to.

Colo­fón

Cada cri­sis es tam­bién una opor­tu­ni­dad y qui­zá la epi­de­mia actual nos
ayu­de a dar­nos cuen­ta del gra­ve peli­gro que repre­sen­ta la des­unión
glo­bal. Y sobre todo, que lo entien­dan de una vez por todos los
socios-cóm­pli­ces de Esta­dos Uni­dos en nues­tra región, los que siguie­ron a
pie jun­ti­llas los dic­ta­dos de Washing­ton para ter­mi­nar con la
coope­ra­ción e inte­gra­ción, vacian­do o bom­bar­dean­do Mer­co­sur, Una­sur,
Celac…

Resultado de imagen para america latina despues del coronavirus

¿Vol­ve­re­mos
a la cul­tu­ra de los cen­tros comer­cia­les? ¿Se vie­ne una vir­tua­li­za­ción
de nues­tras vidas y esta­re­mos moni­to­rea­dos por el Gran Hermano?¿Se
ter­mi­nó la lucha de cla­ses, ya que los ricos tam­po­co están sal­va­dos? No
ten­go res­pues­ta a nin­gu­na pre­gun­ta por ridí­cu­la que parez­ca, sólo la
con­vic­ción de que la Amé­ri­ca lati­na que vivi­mos –dis­fru­ta­mos, lucha­mos,
sufri­mos- has­ta prin­ci­pios de mar­zo, esa no vol­ve­rá.

Si el vacío deja­do por EEUU no lo lle­nan otros paí­ses, no solo será
mucho más difí­cil dete­ner la epi­de­mia actual, sino que su lega­do
con­ti­nua­rá enve­ne­nan­do las rela­cio­nes inter­na­cio­na­les en los pró­xi­mos
años.

Nues­tros paí­ses –y, en gene­ral la huma­ni­dad toda- nece­si­ta tomar una
deci­sión, y la alter­na­ti­va es cla­ra: des­unión para bene­fi­ciar a los más
pode­ro­sos o soli­da­ri­dad glo­bal. Segu­ra­men­te si ele­gi­mos la segun­da
alter­na­ti­va, será una vic­to­ria de todos con­tra el coro­na­vi­rus y tam­bién
con­tra las futu­ras epi­de­mias, catás­tro­fes y cri­sis.

*Perio­dis­ta y comu­ni­có­lo­go uru­gua­yo. Magís­ter en Inte­gra­ción.
Fun­da­dor de Tele­sur. Pre­si­de la Fun­da­ción para la Inte­gra­ción
Lati­no­ame­ri­ca­na (FILA) y diri­ge el Cen­tro Lati­no­ame­ri­cano de Aná­li­sis
Estra­té­gi­co (CLAE, www​.estra​te​gia​.la) y susry­surtv

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *