Perú. La pan­de­mia nos ense­ña que debe­mos res­pe­tar los bos­ques y su bio­di­ver­si­dad

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 21 de mar­zo de 2020

Los bos­ques se ven ame­na­za­dos hoy por acti­vi­da­des ile­ga­les huma­nas como el cam­bio de uso de tie­rras fores­ta­les para la agri­cul­tu­ra, la mine­ría y cul­ti­vos ilí­ci­tos, la tala ile­gal, el trá­fi­co ilí­ci­to de fau­na sil­ves­tre, entre otros deli­tos.

El Ser­vi­cio Nacio­nal Fores­tal y de Fau­na Sil­ves­tre (SERFOR), enti­dad ads­cri­ta al Minis­te­rio de Agri­cul­tu­ra y Rie­go, dijo que la pan­de­mia ori­gi­na­da por el COVID-19 es una adver­ten­cia del ries­go que es para la huma­ni­dad el comer­cio ile­gal de ani­ma­les sil­ves­tres, tan­to para el con­su­mo, como para tener­los como mas­co­tas.

En el mar­co del Día Inter­na­cio­nal de los Bos­ques, la auto­ri­dad fores­tal dijo que los bos­ques desem­pe­ñan un papel fun­da­men­tal para la vida en el pla­ne­ta, pero cuan­do el ser humano lo inva­de de mane­ra ile­gal para extraer su rique­za natu­ral y comer­cia­li­zar­la en con­di­cio­nes de insa­lu­bri­dad, pone en ries­go la vida de las per­so­nas y rom­pe el equi­li­brio eco­ló­gi­co.

Esta es la dura lec­ción que debe­mos sacar de la pan­de­mia: res­pe­te­mos los bos­ques y su bio­di­ver­si­dad, si que­re­mos garan­ti­zar un futu­ro segu­ro a las nue­vas gene­ra­cio­nes, dijo el direc­tor eje­cu­ti­vo del SERFOR, Alber­to Gon­za­les-Zúñi­ga.

El Perú tie­ne 73 millo­nes de hec­tá­reas de bos­ques, equi­va­len­te al 60% del terri­to­rio nacio­nal, ocu­pa el noveno lugar de paí­ses con más bos­ques en el mun­do y el segun­do con mayor exten­sión de bos­ques ama­zó­ni­cos.

Foto: SERFOR

Debe­mos ser cons­cien­tes que los bos­ques desem­pe­ñan un papel cla­ve en nues­tras vidas, regu­lan el cli­ma, son como espon­jas que absor­ben y per­mi­ten la dis­po­ni­bi­li­dad de agua (ríos, lagu­nas), son des­pen­sas de ali­men­tos, medi­ci­nas, made­ra que pue­den ser apro­ve­cha­dos de mane­ra sos­te­ni­ble.

Los bos­ques alber­gan alre­de­dor del 80% de la bio­di­ver­si­dad terres­tre de todo el mun­do. Los ani­ma­les sil­ves­tres, por ejem­plo, son poli­ni­za­do­res, per­mi­ten la dis­per­sión de semi­llas y fer­ti­li­za­ción, gra­cias a ellos, dis­po­ne­mos de fru­tos, plan­tas y toda la diver­si­dad de espe­cies de flo­ra sil­ves­tre.

Pero hoy los bos­ques se ven ame­na­za­dos por acti­vi­da­des ile­ga­les huma­nas como el cam­bio de uso de tie­rras fores­ta­les para la agri­cul­tu­ra, la mine­ría y cul­ti­vos ilí­ci­tos, la tala ile­gal, el trá­fi­co ilí­ci­to de fau­na sil­ves­tre, entre otros deli­tos.

Foto: SERFOR

En Perú se pier­de en pro­me­dio anual de 125 mil hec­tá­reas de bos­ques ama­zó­ni­cos y con ello, se afec­ta a nues­tra bio­di­ver­si­dad y se emi­te CO2 a la atmós­fe­ra, uno de los gases de efec­to inver­na­de­ro que pro­vo­ca el cam­bio cli­má­ti­co.

Según la Pla­ta­for­ma Inter­gu­ber­na­men­tal de Cien­cia y Polí­ti­ca sobre Bio­di­ver­si­dad y Ser­vi­cios Eco­sis­té­mi­cos (IPBES) un millón de espe­cies de ani­ma­les y plan­tas están en peli­gro de des­apa­re­cer en las pró­xi­mas déca­das, que son el sus­ten­to para nues­tra vida y el equi­li­brio natu­ral uni­ver­sal. Enton­ces, sur­ge la pre­gun­ta ¿Pode­mos seguir vivien­do así? Cam­bie­mos la mane­ra de vivir hoy.

Fuen­te: SERVINDI

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *