Perú. La pan­de­mia nos ense­ña que debe­mos res­pe­tar los bos­ques y su bio­di­ver­si­dad

Resu­men Lati­noa­me­ri­cano, 21 de mar­zo de 2020

Los bos­ques se ven ame­na­za­dos hoy por acti­vi­da­des ile­ga­les huma­nas como el cam­bio de uso de tie­rras fores­ta­les para la agri­cul­tu­ra, la mine­ría y cul­ti­vos ilí­ci­tos, la tala ile­gal, el trá­fi­co ilí­ci­to de fau­na sil­ves­tre, entre otros deli­tos.

El Ser­vi­cio Nacio­nal Fores­tal y de Fau­na Sil­ves­tre (SERFOR), enti­dad ads­cri­ta al Minis­te­rio de Agri­cul­tu­ra y Rie­go, dijo que la pan­de­mia ori­gi­na­da por el COVID-19 es una adver­ten­cia del ries­go que es para la huma­ni­dad el comer­cio ile­gal de ani­ma­les sil­ves­tres, tan­to para el con­su­mo, como para tener­los como mas­co­tas.

En el mar­co del Día Inter­na­cio­nal de los Bos­ques, la auto­ri­dad fores­tal dijo que los bos­ques desem­pe­ñan un papel fun­da­men­tal para la vida en el pla­ne­ta, pero cuan­do el ser humano lo inva­de de mane­ra ile­gal para extraer su rique­za natu­ral y comer­cia­li­zar­la en con­di­cio­nes de insa­lu­bri­dad, pone en ries­go la vida de las per­so­nas y rom­pe el equi­li­brio eco­ló­gi­co.

Esta es la dura lec­ción que debe­mos sacar de la pan­de­mia: res­pe­te­mos los bos­ques y su bio­di­ver­si­dad, si que­re­mos garan­ti­zar un futu­ro segu­ro a las nue­vas gene­ra­cio­nes, dijo el direc­tor eje­cu­ti­vo del SERFOR, Alber­to Gon­za­les-Zúñi­ga.

El Perú tie­ne 73 millo­nes de hec­tá­reas de bos­ques, equi­va­len­te al 60% del terri­to­rio nacio­nal, ocu­pa el noveno lugar de paí­ses con más bos­ques en el mun­do y el segun­do con mayor exten­sión de bos­ques ama­zó­ni­cos.

Foto: SERFOR

Debe­mos ser cons­cien­tes que los bos­ques desem­pe­ñan un papel cla­ve en nues­tras vidas, regu­lan el cli­ma, son como espon­jas que absor­ben y per­mi­ten la dis­po­ni­bi­li­dad de agua (ríos, lagu­nas), son des­pen­sas de ali­men­tos, medi­ci­nas, made­ra que pue­den ser apro­ve­cha­dos de mane­ra sos­te­ni­ble.

Los bos­ques alber­gan alre­de­dor del 80% de la bio­di­ver­si­dad terres­tre de todo el mun­do. Los ani­ma­les sil­ves­tres, por ejem­plo, son poli­ni­za­do­res, per­mi­ten la dis­per­sión de semi­llas y fer­ti­li­za­ción, gra­cias a ellos, dis­po­ne­mos de fru­tos, plan­tas y toda la diver­si­dad de espe­cies de flo­ra sil­ves­tre.

Pero hoy los bos­ques se ven ame­na­za­dos por acti­vi­da­des ile­ga­les huma­nas como el cam­bio de uso de tie­rras fores­ta­les para la agri­cul­tu­ra, la mine­ría y cul­ti­vos ilí­ci­tos, la tala ile­gal, el trá­fi­co ilí­ci­to de fau­na sil­ves­tre, entre otros deli­tos.

Foto: SERFOR

En Perú se pier­de en pro­me­dio anual de 125 mil hec­tá­reas de bos­ques ama­zó­ni­cos y con ello, se afec­ta a nues­tra bio­di­ver­si­dad y se emi­te CO2 a la atmós­fe­ra, uno de los gases de efec­to inver­na­de­ro que pro­vo­ca el cam­bio cli­má­ti­co.

Según la Pla­ta­for­ma Inter­gu­ber­na­men­tal de Cien­cia y Polí­ti­ca sobre Bio­di­ver­si­dad y Ser­vi­cios Eco­sis­té­mi­cos (IPBES) un millón de espe­cies de ani­ma­les y plan­tas están en peli­gro de des­apa­re­cer en las pró­xi­mas déca­das, que son el sus­ten­to para nues­tra vida y el equi­li­brio natu­ral uni­ver­sal. Enton­ces, sur­ge la pre­gun­ta ¿Pode­mos seguir vivien­do así? Cam­bie­mos la mane­ra de vivir hoy.

Fuen­te: SERVINDI

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: