Pen­sa­mien­to crí­ti­co. Cri­sis sani­ta­ria: El dile­ma glo­bal de Pas­cal

David Fer­nán­dez /​Resu­men Lati­noa­me­ri­cano /​21 de mar­zo de 2020

“Todas las des­gra­cias del hom­bre se deri­van del hecho
de no ser capaz de estar tran­qui­la­men­te sen­ta­do y solo en una habi­ta­ción”, 
Blai­se Pas­cal

Han vuel­to los del­fi­nes en Cer­de­ña. El agua de Vene­cia, como el aire, se lim­pia. El turis­ti­fi­ca­do mer­ca­do bar­ce­lo­nés de la Boque­ria se con­vier­te, de nue­vo, en un mer­ca­do de barrio. Abren hote­les en París para aco­ger vaga­bun­dos. Y han cerra­do el CIE de la Zona Fran­ca. Y se han para­do los desahu­cios. Y ya no es pri­ma­ve­ra en El Cor­te Inglés. Lo pri­va­do lucra­ti­vo se ha pues­to –por decre­to– al ser­vi­cio de lo públi­co uni­ver­sal. La lis­ta repen­ti­na es lar­guí­si­ma, bajo esta iné­di­ta excep­ción hecha catar­sis. Pero a pesar de todo, la prin­ci­pal para­do­ja insó­li­ta, tras déca­das mer­can­ti­les de neo­li­be­ra­lis­mo, es que la salud se prio­ri­za fren­te a la eco­no­mía. En cam­bio, el con­di­cio­nan­te deter­mi­nan­te de nues­tros días es pre­ci­sa­men­te lo inver­so: que todo se hace tras un ciclo carac­te­ri­za­do seve­ra­men­te por todo lo con­tra­rio. Cuan­do la eco­no­mía se impo­nía a la salud –y a la polí­ti­ca y al dere­cho a la vivien­da y a la cul­tu­ra y a todo y al mun­do ente­ro. Ayer dog­ma; hoy, dra­ma.

Hay la otra cara de la mone­da, cla­ro está, por­que siem­pre exis­te la otra cara de la luna: mul­tas por no con­fi­nar­se a per­so­nas sin hogar, bui­tres espe­cu­la­do­res olfa­tean­do ya la deu­da públi­ca, coches huyen­do a la segun­da resi­den­cia valen­cia­na o pire­nai­ca, fakes xenó­fo­bos, medio­cri­da­des rui­nes, ten­ta­cio­nes mili­ta­ris­tas o ges­tión auto­ri­ta­ria del 5G que nos des­ve­lan del con­trol social reti­cu­lar. Que no sea un spoi­ler. En par­te, no hay que ir muy lejos para ver de cer­ca: las lec­cio­nes de la penúl­ti­ma cri­sis, la de 2008, dejó dema­sia­das ver­güen­zas, dema­sia­do dolo­res y dema­sia­do apren­di­za­jes, erro­res y horro­res que no cabría repe­tir, a pesar de que algu­nos se empe­ñen. Y sin embar­go, todo es ya dife­ren­te: nove­dad, impro­vi­sa­ción, con­tin­gen­cia e impo­ten­cia se mez­clan hoy extra­ña­men­te. Pero nun­ca será lo mis­mo el pre­cio dolo­ri­do que ya esta­mos pagan­do, que la fac­tu­ra que nos que­rrán endo­sar. Si el ori­gen –aun­que no sólo– es víri­co, la solu­ción sólo pue­de ser social.

Al fin y al cabo, ha veni­do la reali­dad des­pier­ta y nos ha pilla­do dor­mi­dos en la pre­sun­ta y apa­ci­ble irrea­li­dad don­de está­ba­mos ins­ta­la­dos. Más para­do­jas irra­cio­na­les, dema­sia­do añe­jas. Apo­ría del tiem­po per­di­do, ni el eco­lo­gis­mo que hace cin­cuen­ta años nos aler­ta de nues­tra extra­li­mi­ta­ción, ni los femi­nis­mos que hace cin­co déca­das nos recla­man poner la vida en el cen­tro, ni vein­te años de razo­na­das crí­ti­cas a la glo­ba­li­za­ción del pleo­nas­mo del capi­ta­lis­mo sal­va­je, habían con­se­gui­do parar­lo todo, hacer­nos fre­nar y hacer­nos pen­sar dón­de demo­nios vivi­mos y don­de cara­jo que­re­mos vivir. En el orden caní­bal del mun­do –en car­te­sia­na afir­ma­ción de Jean Zie­gler– ha teni­do que ser un nue­vo coro­na­vi­rus lo que le ha hecho tam­ba­lear­se de gol­pe y en seco. De cómo sal­dre­mos de esta sacu­di­da, todo está por ver toda­vía. Que la doc­tri­na del shock ya pla­nea es una obvie­dad: ya vere­mos don­de nos quie­ren con­fi­nar algu­nos cuan­do todo pase. Y de lo que se tra­ta, como nun­ca antes, es de inver­tir­lo: que aque­lla doc­tri­na se gire hacia sus dise­ña­do­res y los con­fi­ne en su nihi­lis­mo soció­pa­ta, cruel y neo­li­be­ral. Emer­gen­cia, nos fal­ta tiem­po aho­ra mis­mo; urgen­cia, tiem­po nece­si­ta­re­mos pasa­do maña­na. Para repen­sar­lo todo. Por­que si esto es una ’gue­rra’ sani­ta­ria, en un recur­so no neu­tral al len­gua­je beli­cis­ta y patrio­te­ro, la pre­gun­ta ya es qué paz sur­gi­rá. No solu­cio­na­re­mos en una sema­na lo no-hecho en déca­das.

El vie­jo dile­ma de Pas­cal –si somos capa­ces de per­ma­ne­cer un rato lar­go en la habi­ta­ción, pen­san­do y repen­sán­do­nos, aguan­tan­do y aguan­tán­do­nos– ya es, actual­men­te, glo­bal: una habi­ta­ción dis­tin­ta don­de la dis­tan­cia, para­dó­ji­ca­men­te, se ha hecho cuer­po –el cuer­po de los demás y la razón de la alte­ri­dad; don­de nos ence­rra­mos para abrir­nos; don­de para acer­car­nos, nos ale­ja­mos; don­de para que­rer­nos, debe­mos ais­lar­nos; don­de para hacer, hay que parar. Mien­tras tan­to, no: no se nece­si­tan fra­mes mili­ta­res ni un gene­ral en pri­me time ape­lan­do a la moral de com­ba­te, la dis­ci­pli­na y el sacri­fi­cio para camu­flar la impo­ten­cia sani­ta­ria con la pre­po­ten­cia mili­tar. Por­que para ejér­ci­to des­ar­ma­do y heroi­co, silen­te y des­bor­da­do, el de las batas blan­cas; el úni­co que gana­rá esta gue­rra, sin un solo dis­pa­ro y con pre­ca­ria muni­ción. Y una sola reta­guar­dia: que nos que­de­mos en casa.

Tiem­po de cui­da­dos, aho­ra que hemos apren­di­do pre­ca­ria­men­te a mirar la evo­lu­ción de las cur­vas –la que sube y espan­ta y la que, en for­ma de som­bre­ro, ate­núa y cal­ma– con­cu­rre una refle­xión inevi­ta­ble. Las cur­vas son bio­ló­gi­cas –y nos des­ve­lan nues­tra anti­gua vul­ne­ra­bi­li­dad fun­da­cio­nal y cons­ti­tu­yen­te– pero la línea rec­ta, no. Aque­lla línea rec­ta que atra­vie­sa cada grá­fi­ca con la leyen­da lími­te del sis­te­ma sani­ta­rio no tie­ne nada de natu­ral e ines­pe­ra­da: es una línea polí­ti­ca, con asig­na­ción recor­ta­da en los pre­su­pues­tos públi­cos. La otra varia­ble es social y depen­de una vez más y como siem­pre de noso­tros mis­mos: cuan­do cada ges­to cuen­ta, cada ges­to apla­na la cur­va. Es lo que pode­mos hacer y no es poco: “que­daos todos en casa”, como diría Manuel de Pedro­lo en Acto de vio­len­cia. Cons­cien­tes racio­nal­men­te del moti­vo cor­to­pla­cis­ta en for­ma­to cor­ta­fue­gos: no ganar a un virus, sino ape­nas impe­dir el colap­so hos­pi­ta­la­rio fru­to de un des­bor­da­mien­to en los con­ta­gios. Es decir, sal­var vidas y pro­te­ger a los más vul­ne­ra­bles. Con­sig­na y divi­sa, no per­der el nor­te hoy y no olvi­dar todos los sures maña­na: la pri­me­ra sema­na de con­fi­na­mien­to ha valo­ri­za­do como nun­ca la vida en común y ha des­va­lo­ri­za­do, por fin, unas cuan­tas cosas. “El coro­na­vi­rus ha derro­ta­do el dine­ro, qui­zá la divi­ni­dad más cruel de la actua­li­dad”, ha escri­to Gabriel Magal­haes. Con­tra­fác­ti­co demo­crá­ti­co, post­ca­pi­ta­lis­ta, eco­lo­gis­ta, paci­fis­ta, anti­rra­cis­ta y femi­nis­ta: en reali­dad, será muy difí­cil salir de esta, pero incom­pa­ra­ble­men­te mucho más difí­cil e impo­si­ble será no hacer­lo.

Dar lo mejor para evi­tar lo peor –no hay otro reme­dio humano y case­ro– sil­ban des­de El Lokal del Raval, fer­lo­sia­na­men­te: que no ven­gan tiem­pos cie­gos que nos hagan más malos, ni malos tiem­pos que nos hagan más cie­gos. Jor­ge Riech­mann ya lo ha dicho pun­tual­men­te: lo más inú­til, des­pués del des­pués, sería pre­ten­der vol­ver desas­tro­sa­men­te al mis­mo lugar. Por­que esta­re­mos inde­fec­ti­ble­men­te en otro nue­vo. Mari­na Gar­cés, sin­té­ti­ca: “El virus no nos mues­tra la fra­gi­li­dad huma­na sino la fra­gi­li­dad del sis­te­ma. Y Yayo Herre­ro, eco­fe­mi­nis­ta anti­ci­pa­da: si cui­dán­do­nos mutua­men­te no lo hace­mos todo soli­da­ria­men­te, nos va llo­ver ultra­de­re­cha a gra­nel. Y Alba Rico, filó­so­fo de guar­dia, acla­rán­do­lo y cap­tan­do repen­ti­na­men­te un vie­jo, anti­guo e impres­cin­di­ble inter­na­cio­na­lis­mo: “La úni­ca for­ma de que nos sal­va­mos cada uno de noso­tros es que nos sal­va­mos todos al mis­mo tiem­po”. Así es –y así podría ser. Cuan­do todo pase aun­que no pasen las cica­tri­ces y pesen las secue­las, el dile­ma de Pas­cal, como el dino­sau­rio de Mon­te­rro­so, con­ti­nua­rá allí. Y oja­lá, sí, con­ti­núe habien­do tam­bién del­fi­nes en el puer­to de Cer­de­ña. Agua cla­ra en los cana­les de Vene­cia. Un mer­ca­do de barrio en La Boque­ría. Un CIE cerra­do. Nin­gún desahu­cio. Y hote­les refu­gian­do per­so­nas sin techo. Y nadie dur­mien­do en la calle.

David Fer­nán­dez es perio­dis­ta. Fue dipu­tado de la CUP en el Par­la­ment de Cata­lun­ya

Vien­to Sur*

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: