Pen­sa­mien­to crí­ti­co. Cri­sis sani­ta­ria: El dile­ma glo­bal de Pas­cal

David Fer­nán­dez /​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano /​21 de mar­zo de 2020

“Todas las des­gra­cias del hom­bre se deri­van del hecho
de no ser capaz de estar tran­qui­la­men­te sen­ta­do y solo en una habi­ta­ción”, 
Blai­se Pas­cal

Han vuel­to los del­fi­nes en Cer­de­ña. El agua de Vene­cia, como el aire, se lim­pia. El turis­ti­fi­ca­do mer­ca­do bar­ce­lo­nés de la Boque­ria se con­vier­te, de nue­vo, en un mer­ca­do de barrio. Abren hote­les en París para aco­ger vaga­bun­dos. Y han cerra­do el CIE de la Zona Fran­ca. Y se han para­do los desahu­cios. Y ya no es pri­ma­ve­ra en El Cor­te Inglés. Lo pri­va­do lucra­ti­vo se ha pues­to –por decre­to– al ser­vi­cio de lo públi­co uni­ver­sal. La lis­ta repen­ti­na es lar­guí­si­ma, bajo esta iné­di­ta excep­ción hecha catar­sis. Pero a pesar de todo, la prin­ci­pal para­do­ja insó­li­ta, tras déca­das mer­can­ti­les de neo­li­be­ra­lis­mo, es que la salud se prio­ri­za fren­te a la eco­no­mía. En cam­bio, el con­di­cio­nan­te deter­mi­nan­te de nues­tros días es pre­ci­sa­men­te lo inver­so: que todo se hace tras un ciclo carac­te­ri­za­do seve­ra­men­te por todo lo con­tra­rio. Cuan­do la eco­no­mía se impo­nía a la salud –y a la polí­ti­ca y al dere­cho a la vivien­da y a la cul­tu­ra y a todo y al mun­do ente­ro. Ayer dog­ma; hoy, dra­ma.

Hay la otra cara de la mone­da, cla­ro está, por­que siem­pre exis­te la otra cara de la luna: mul­tas por no con­fi­nar­se a per­so­nas sin hogar, bui­tres espe­cu­la­do­res olfa­tean­do ya la deu­da públi­ca, coches huyen­do a la segun­da resi­den­cia valen­cia­na o pire­nai­ca, fakes xenó­fo­bos, medio­cri­da­des rui­nes, ten­ta­cio­nes mili­ta­ris­tas o ges­tión auto­ri­ta­ria del 5G que nos des­ve­lan del con­trol social reti­cu­lar. Que no sea un spoi­ler. En par­te, no hay que ir muy lejos para ver de cer­ca: las lec­cio­nes de la penúl­ti­ma cri­sis, la de 2008, dejó dema­sia­das ver­güen­zas, dema­sia­do dolo­res y dema­sia­do apren­di­za­jes, erro­res y horro­res que no cabría repe­tir, a pesar de que algu­nos se empe­ñen. Y sin embar­go, todo es ya dife­ren­te: nove­dad, impro­vi­sa­ción, con­tin­gen­cia e impo­ten­cia se mez­clan hoy extra­ña­men­te. Pero nun­ca será lo mis­mo el pre­cio dolo­ri­do que ya esta­mos pagan­do, que la fac­tu­ra que nos que­rrán endo­sar. Si el ori­gen –aun­que no sólo– es víri­co, la solu­ción sólo pue­de ser social.

Al fin y al cabo, ha veni­do la reali­dad des­pier­ta y nos ha pilla­do dor­mi­dos en la pre­sun­ta y apa­ci­ble irrea­li­dad don­de está­ba­mos ins­ta­la­dos. Más para­do­jas irra­cio­na­les, dema­sia­do añe­jas. Apo­ría del tiem­po per­di­do, ni el eco­lo­gis­mo que hace cin­cuen­ta años nos aler­ta de nues­tra extra­li­mi­ta­ción, ni los femi­nis­mos que hace cin­co déca­das nos recla­man poner la vida en el cen­tro, ni vein­te años de razo­na­das crí­ti­cas a la glo­ba­li­za­ción del pleo­nas­mo del capi­ta­lis­mo sal­va­je, habían con­se­gui­do parar­lo todo, hacer­nos fre­nar y hacer­nos pen­sar dón­de demo­nios vivi­mos y don­de cara­jo que­re­mos vivir. En el orden caní­bal del mun­do –en car­te­sia­na afir­ma­ción de Jean Zie­gler– ha teni­do que ser un nue­vo coro­na­vi­rus lo que le ha hecho tam­ba­lear­se de gol­pe y en seco. De cómo sal­dre­mos de esta sacu­di­da, todo está por ver toda­vía. Que la doc­tri­na del shock ya pla­nea es una obvie­dad: ya vere­mos don­de nos quie­ren con­fi­nar algu­nos cuan­do todo pase. Y de lo que se tra­ta, como nun­ca antes, es de inver­tir­lo: que aque­lla doc­tri­na se gire hacia sus dise­ña­do­res y los con­fi­ne en su nihi­lis­mo soció­pa­ta, cruel y neo­li­be­ral. Emer­gen­cia, nos fal­ta tiem­po aho­ra mis­mo; urgen­cia, tiem­po nece­si­ta­re­mos pasa­do maña­na. Para repen­sar­lo todo. Por­que si esto es una ’gue­rra’ sani­ta­ria, en un recur­so no neu­tral al len­gua­je beli­cis­ta y patrio­te­ro, la pre­gun­ta ya es qué paz sur­gi­rá. No solu­cio­na­re­mos en una sema­na lo no-hecho en déca­das.

El vie­jo dile­ma de Pas­cal –si somos capa­ces de per­ma­ne­cer un rato lar­go en la habi­ta­ción, pen­san­do y repen­sán­do­nos, aguan­tan­do y aguan­tán­do­nos– ya es, actual­men­te, glo­bal: una habi­ta­ción dis­tin­ta don­de la dis­tan­cia, para­dó­ji­ca­men­te, se ha hecho cuer­po –el cuer­po de los demás y la razón de la alte­ri­dad; don­de nos ence­rra­mos para abrir­nos; don­de para acer­car­nos, nos ale­ja­mos; don­de para que­rer­nos, debe­mos ais­lar­nos; don­de para hacer, hay que parar. Mien­tras tan­to, no: no se nece­si­tan fra­mes mili­ta­res ni un gene­ral en pri­me time ape­lan­do a la moral de com­ba­te, la dis­ci­pli­na y el sacri­fi­cio para camu­flar la impo­ten­cia sani­ta­ria con la pre­po­ten­cia mili­tar. Por­que para ejér­ci­to des­ar­ma­do y heroi­co, silen­te y des­bor­da­do, el de las batas blan­cas; el úni­co que gana­rá esta gue­rra, sin un solo dis­pa­ro y con pre­ca­ria muni­ción. Y una sola reta­guar­dia: que nos que­de­mos en casa.

Tiem­po de cui­da­dos, aho­ra que hemos apren­di­do pre­ca­ria­men­te a mirar la evo­lu­ción de las cur­vas –la que sube y espan­ta y la que, en for­ma de som­bre­ro, ate­núa y cal­ma– con­cu­rre una refle­xión inevi­ta­ble. Las cur­vas son bio­ló­gi­cas –y nos des­ve­lan nues­tra anti­gua vul­ne­ra­bi­li­dad fun­da­cio­nal y cons­ti­tu­yen­te– pero la línea rec­ta, no. Aque­lla línea rec­ta que atra­vie­sa cada grá­fi­ca con la leyen­da lími­te del sis­te­ma sani­ta­rio no tie­ne nada de natu­ral e ines­pe­ra­da: es una línea polí­ti­ca, con asig­na­ción recor­ta­da en los pre­su­pues­tos públi­cos. La otra varia­ble es social y depen­de una vez más y como siem­pre de noso­tros mis­mos: cuan­do cada ges­to cuen­ta, cada ges­to apla­na la cur­va. Es lo que pode­mos hacer y no es poco: “que­daos todos en casa”, como diría Manuel de Pedro­lo en Acto de vio­len­cia. Cons­cien­tes racio­nal­men­te del moti­vo cor­to­pla­cis­ta en for­ma­to cor­ta­fue­gos: no ganar a un virus, sino ape­nas impe­dir el colap­so hos­pi­ta­la­rio fru­to de un des­bor­da­mien­to en los con­ta­gios. Es decir, sal­var vidas y pro­te­ger a los más vul­ne­ra­bles. Con­sig­na y divi­sa, no per­der el nor­te hoy y no olvi­dar todos los sures maña­na: la pri­me­ra sema­na de con­fi­na­mien­to ha valo­ri­za­do como nun­ca la vida en común y ha des­va­lo­ri­za­do, por fin, unas cuan­tas cosas. “El coro­na­vi­rus ha derro­ta­do el dine­ro, qui­zá la divi­ni­dad más cruel de la actua­li­dad”, ha escri­to Gabriel Magalhaes. Con­tra­fác­ti­co demo­crá­ti­co, post­ca­pi­ta­lis­ta, eco­lo­gis­ta, paci­fis­ta, anti­rra­cis­ta y femi­nis­ta: en reali­dad, será muy difí­cil salir de esta, pero incom­pa­ra­ble­men­te mucho más difí­cil e impo­si­ble será no hacer­lo.

Dar lo mejor para evi­tar lo peor –no hay otro reme­dio humano y case­ro– sil­ban des­de El Lokal del Raval, fer­lo­sia­na­men­te: que no ven­gan tiem­pos cie­gos que nos hagan más malos, ni malos tiem­pos que nos hagan más cie­gos. Jor­ge Riech­mann ya lo ha dicho pun­tual­men­te: lo más inú­til, des­pués del des­pués, sería pre­ten­der vol­ver desas­tro­sa­men­te al mis­mo lugar. Por­que esta­re­mos inde­fec­ti­ble­men­te en otro nue­vo. Mari­na Gar­cés, sin­té­ti­ca: “El virus no nos mues­tra la fra­gi­li­dad huma­na sino la fra­gi­li­dad del sis­te­ma. Y Yayo Herre­ro, eco­fe­mi­nis­ta anti­ci­pa­da: si cui­dán­do­nos mutua­men­te no lo hace­mos todo soli­da­ria­men­te, nos va llo­ver ultra­de­re­cha a gra­nel. Y Alba Rico, filó­so­fo de guar­dia, acla­rán­do­lo y cap­tan­do repen­ti­na­men­te un vie­jo, anti­guo e impres­cin­di­ble inter­na­cio­na­lis­mo: “La úni­ca for­ma de que nos sal­va­mos cada uno de noso­tros es que nos sal­va­mos todos al mis­mo tiem­po”. Así es –y así podría ser. Cuan­do todo pase aun­que no pasen las cica­tri­ces y pesen las secue­las, el dile­ma de Pas­cal, como el dino­sau­rio de Mon­te­rro­so, con­ti­nua­rá allí. Y oja­lá, sí, con­ti­núe habien­do tam­bién del­fi­nes en el puer­to de Cer­de­ña. Agua cla­ra en los cana­les de Vene­cia. Un mer­ca­do de barrio en La Boque­ría. Un CIE cerra­do. Nin­gún desahu­cio. Y hote­les refu­gian­do per­so­nas sin techo. Y nadie dur­mien­do en la calle.

David Fer­nán­dez es perio­dis­ta. Fue dipu­tado de la CUP en el Par­la­ment de Cata­lun­ya

Vien­to Sur*

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *