Méxi­co. «Nos hemos tar­da­do en tomar medi­das más drás­ti­cas para pre­ve­nir los con­ta­gios de Covid-19”

ITESO, Uni­ver­si­dad Jesui­ta De Guadalajara/​Resu­men Lati­noa­me­ri­cano, 21 de mar­zo de 2020

Para Susa­na López Cha­rre­tón, el esce­na­rio es más que cla­ro: en Méxi­co se vie­ne una subida drás­ti­ca en el núme­ro de per­so­nas con diag­nós­ti­co posi­ti­vo por coro­na­vi­rus (Covid-19). “No hay una expli­ca­ción cien­tí­fi­ca por la cual poda­mos pen­sar que no va a pasar. Así ha pasa­do en los otros paí­ses y va a pasar”.

La inves­ti­ga­do­ra tie­ne cono­ci­mien­tos de sobra para sus­ten­tar su afir­ma­ción: es una de las viró­lo­gas más impor­tan­tes del país, su tra­yec­to­ria en el cam­po de la viro­lo­gía le valió ser reco­no­ci­da con el Doc­to­ra­do Hono­ris Cau­sa por par­te del Sis­te­ma Uni­ver­si­ta­rio Jesui­ta (SUJ) en 2018 y jugó un papel muy impor­tan­te duran­te el bro­te de la pan­de­mia de influen­za A H1N1 en 2009. Por eso aña­de con tran­qui­li­dad que esta­mos en un esce­na­rio de “alar­ma jus­ti­fi­ca­da”. 

La tam­bién inves­ti­ga­do­ra de la UNAM seña­la que no hay que con­fiar­se mucho de las cifras de con­ta­gios que todos los días da a cono­cer la Secre­ta­ría de Salud, aun­que acla­ra que no sig­ni­fi­ca que estén enga­ñan­do u ocul­tan­do infor­ma­ción de la can­ti­dad de per­so­nas con­ta­gia­das, pero pue­de ser enga­ño­sa.

“Vemos lo que bus­ca­mos. Segu­ra­men­te hay muchos más casos que no hemos vis­to y están cir­cu­lan­do muchos más casos de los diag­nos­ti­ca­dos”, aña­de.

La inves­ti­ga­do­ra seña­la que uno de los pro­ble­mas con la cifra ofi­cial es que sólo se están apli­can­do prue­bas de diag­nós­ti­co en per­fi­les muy espe­cí­fi­cos: que ten­gan sín­to­mas de la enfer­me­dad o hayan via­ja­do a alguno de los luga­res iden­ti­fi­ca­dos como peli­gro­sos, como Chi­na, Ita­lia o Espa­ña.

Aña­de que, “sin dar­se cuen­ta, cual­quier per­so­na pue­de haber esta­do en con­tac­to con alguien con­ta­gia­do y no le van a hacer la prue­ba por­que no tie­ne el per­fil”.

En ese sen­ti­do la viró­lo­ga des­ta­ca que par­te del éxi­to de con­ten­ción de la enfer­me­dad en Corea radi­ca en que hicie­ron prue­bas a muchí­si­ma gen­te, lo que per­mi­tió dete­ner los con­ta­gios de mejor mane­ra. 

Con la dis­per­sión del nue­vo virus es impo­si­ble no traer a la men­te lo ocu­rri­do hace once años duran­te el bro­te de la pan­de­mia por influen­za A H1N1. Susa­na López Cha­rre­tón refie­re que en aque­lla con­tin­gen­cia “se actuó muy rápi­do, pron­to se deci­dió cerrar luga­res y evi­tar el con­tac­to per­so­na a per­so­na, lo que fre­nó que esca­la­ra la infec­ción”.

Con ese ante­ce­den­te como refe­ren­cia, men­cio­na que en esta oca­sión “nos hemos tar­da­do un poco”. Afir­ma que es impor­tan­te ver lo que está ocu­rrien­do alre­de­dor para no repe­tir lo que pasó, por ejem­plo, en Esta­dos Uni­dos, don­de había pocos casos y aumen­ta­ron rápi­da­men­te. 

Otra dife­ren­cia entre una pan­de­mia y otra tie­ne que ver con la infor­ma­ción. López Cha­rre­tón expli­ca que de 2009 a aho­ra las redes socia­les han avan­za­do mucho, son más visua­les y per­mi­ten tener infor­ma­ción en tiem­po real.

“Es una súper ven­ta­ja, pero tam­bién una súper des­ven­ta­ja: esta­mos más infor­ma­dos de las muer­tes, lo que gene­ra angus­tia y tam­bién nos enfren­ta­mos a mucha infor­ma­ción fal­sa, dis­per­sión de mitos. Esto trae con­si­go un doble tra­ba­jo, ya que ade­más de enfren­tar la pan­de­mia tam­bién tene­mos que infor­mar y luchar con­tra la fal­sa infor­ma­ción”, y sub­ra­ya: “la mala infor­ma­ción es una ‘info­de­mia’”. 

Actual­men­te, deta­lla, las inves­ti­ga­cio­nes están enfo­ca­das en dos obje­ti­vos: desa­rro­llar un tra­ta­mien­to y dise­ñar una vacu­na. Sobre el pri­me­ro dice que los anti­vi­ra­les que exis­ten aho­ra son como “tra­jes a la medi­da”, es decir, se han rea­li­za­do para tra­tar virus espe­cí­fi­cos —como el VIH o la influen­za A H1N1— y no hay uno para tra­tar el Covid-19.

“Se están pro­ban­do los ya exis­ten­tes para ver si alguno fun­cio­na”, al menos mien­tras se dise­ña el anti­vi­ral espe­cí­fi­co, expli­ca.

Sobre el segun­do obje­ti­vo dice que el camino para desa­rro­llar una vacu­na es muy lar­go, ya que es nece­sa­rio “hacer prue­bas en ani­ma­les y ver, pri­me­ro, que la vacu­na sea ino­cua. Des­pués, que pro­duz­ca anti­cuer­pos y que esos anti­cuer­pos efec­ti­va­men­te com­ba­tan al virus, que sean efec­ti­vos. Lue­go vie­nen las prue­bas en pri­ma­tes, que requie­ren los mis­mos pasos y des­pués vie­nen las prue­bas en huma­nos”.

Este pro­ce­so, suma­do al cos­to que tie­ne el desa­rro­llo de la inves­ti­ga­ción —“unos cien millo­nes de dóla­res” — , hace que la esti­ma­ción para con­tar con una vacu­na sea de, por lo menos, un año. “Desa­rro­llar vacu­nas no es una cosa sen­ci­lla, así que hay que apro­ve­char las que tene­mos”. 

Ade­más de las medi­das pre­ven­ti­vas difun­di­das —lava­do de manos, no tocar­se ojos, nariz y boca, etcé­te­ra— y el dis­tan­cia­mien­to social, López Cha­rre­tón reco­mien­da ser cui­da­do­sos con los dis­po­si­ti­vos móvi­les u obje­tos de con­tac­to cons­tan­te como el volan­te del auto. Tam­bién reco­mien­da per­ma­ne­cer en casa y tener par­ti­cu­lar aten­ción para cui­dar a los adul­tos mayo­res. Sobre todo, invi­ta a man­te­ner la cal­ma. “El páni­co colec­ti­vo no es salu­da­ble”, rema­ta. 

Fuen­te: Des­In­for­me­mo­nos

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: