Méxi­co. «Nos hemos tar­da­do en tomar medi­das más drás­ti­cas para pre­ve­nir los con­ta­gios de Covid-19”

ITESO, Uni­ver­si­dad Jesui­ta De Guadalajara/​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 21 de mar­zo de 2020

Para Susa­na López Cha­rre­tón, el esce­na­rio es más que cla­ro: en Méxi­co se vie­ne una subi­da drás­ti­ca en el núme­ro de per­so­nas con diag­nós­ti­co posi­ti­vo por coro­na­vi­rus (Covid-19). “No hay una expli­ca­ción cien­tí­fi­ca por la cual poda­mos pen­sar que no va a pasar. Así ha pasa­do en los otros paí­ses y va a pasar”.

La inves­ti­ga­do­ra tie­ne cono­ci­mien­tos de sobra para sus­ten­tar su afir­ma­ción: es una de las viró­lo­gas más impor­tan­tes del país, su tra­yec­to­ria en el cam­po de la viro­lo­gía le valió ser reco­no­ci­da con el Doc­to­ra­do Hono­ris Cau­sa por par­te del Sis­te­ma Uni­ver­si­ta­rio Jesui­ta (SUJ) en 2018 y jugó un papel muy impor­tan­te duran­te el bro­te de la pan­de­mia de influen­za A H1N1 en 2009. Por eso aña­de con tran­qui­li­dad que esta­mos en un esce­na­rio de “alar­ma jus­ti­fi­ca­da”. 

La tam­bién inves­ti­ga­do­ra de la UNAM seña­la que no hay que con­fiar­se mucho de las cifras de con­ta­gios que todos los días da a cono­cer la Secre­ta­ría de Salud, aun­que acla­ra que no sig­ni­fi­ca que estén enga­ñan­do u ocul­tan­do infor­ma­ción de la can­ti­dad de per­so­nas con­ta­gia­das, pero pue­de ser enga­ño­sa.

“Vemos lo que bus­ca­mos. Segu­ra­men­te hay muchos más casos que no hemos vis­to y están cir­cu­lan­do muchos más casos de los diag­nos­ti­ca­dos”, aña­de.

La inves­ti­ga­do­ra seña­la que uno de los pro­ble­mas con la cifra ofi­cial es que sólo se están apli­can­do prue­bas de diag­nós­ti­co en per­fi­les muy espe­cí­fi­cos: que ten­gan sín­to­mas de la enfer­me­dad o hayan via­ja­do a alguno de los luga­res iden­ti­fi­ca­dos como peli­gro­sos, como Chi­na, Ita­lia o Espa­ña.

Aña­de que, “sin dar­se cuen­ta, cual­quier per­so­na pue­de haber esta­do en con­tac­to con alguien con­ta­gia­do y no le van a hacer la prue­ba por­que no tie­ne el per­fil”.

En ese sen­ti­do la viró­lo­ga des­ta­ca que par­te del éxi­to de con­ten­ción de la enfer­me­dad en Corea radi­ca en que hicie­ron prue­bas a muchí­si­ma gen­te, lo que per­mi­tió dete­ner los con­ta­gios de mejor mane­ra. 

Con la dis­per­sión del nue­vo virus es impo­si­ble no traer a la men­te lo ocu­rri­do hace once años duran­te el bro­te de la pan­de­mia por influen­za A H1N1. Susa­na López Cha­rre­tón refie­re que en aque­lla con­tin­gen­cia “se actuó muy rápi­do, pron­to se deci­dió cerrar luga­res y evi­tar el con­tac­to per­so­na a per­so­na, lo que fre­nó que esca­la­ra la infec­ción”.

Con ese ante­ce­den­te como refe­ren­cia, men­cio­na que en esta oca­sión “nos hemos tar­da­do un poco”. Afir­ma que es impor­tan­te ver lo que está ocu­rrien­do alre­de­dor para no repe­tir lo que pasó, por ejem­plo, en Esta­dos Uni­dos, don­de había pocos casos y aumen­ta­ron rápi­da­men­te. 

Otra dife­ren­cia entre una pan­de­mia y otra tie­ne que ver con la infor­ma­ción. López Cha­rre­tón expli­ca que de 2009 a aho­ra las redes socia­les han avan­za­do mucho, son más visua­les y per­mi­ten tener infor­ma­ción en tiem­po real.

“Es una súper ven­ta­ja, pero tam­bién una súper des­ven­ta­ja: esta­mos más infor­ma­dos de las muer­tes, lo que gene­ra angus­tia y tam­bién nos enfren­ta­mos a mucha infor­ma­ción fal­sa, dis­per­sión de mitos. Esto trae con­si­go un doble tra­ba­jo, ya que ade­más de enfren­tar la pan­de­mia tam­bién tene­mos que infor­mar y luchar con­tra la fal­sa infor­ma­ción”, y sub­ra­ya: “la mala infor­ma­ción es una ‘info­de­mia’”. 

Actual­men­te, deta­lla, las inves­ti­ga­cio­nes están enfo­ca­das en dos obje­ti­vos: desa­rro­llar un tra­ta­mien­to y dise­ñar una vacu­na. Sobre el pri­me­ro dice que los anti­vi­ra­les que exis­ten aho­ra son como “tra­jes a la medi­da”, es decir, se han rea­li­za­do para tra­tar virus espe­cí­fi­cos —como el VIH o la influen­za A H1N1— y no hay uno para tra­tar el Covid-19.

“Se están pro­ban­do los ya exis­ten­tes para ver si alguno fun­cio­na”, al menos mien­tras se dise­ña el anti­vi­ral espe­cí­fi­co, expli­ca.

Sobre el segun­do obje­ti­vo dice que el camino para desa­rro­llar una vacu­na es muy lar­go, ya que es nece­sa­rio “hacer prue­bas en ani­ma­les y ver, pri­me­ro, que la vacu­na sea ino­cua. Des­pués, que pro­duz­ca anti­cuer­pos y que esos anti­cuer­pos efec­ti­va­men­te com­ba­tan al virus, que sean efec­ti­vos. Lue­go vie­nen las prue­bas en pri­ma­tes, que requie­ren los mis­mos pasos y des­pués vie­nen las prue­bas en huma­nos”.

Este pro­ce­so, suma­do al cos­to que tie­ne el desa­rro­llo de la inves­ti­ga­ción —“unos cien millo­nes de dóla­res” — , hace que la esti­ma­ción para con­tar con una vacu­na sea de, por lo menos, un año. “Desa­rro­llar vacu­nas no es una cosa sen­ci­lla, así que hay que apro­ve­char las que tene­mos”. 

Ade­más de las medi­das pre­ven­ti­vas difun­di­das —lava­do de manos, no tocar­se ojos, nariz y boca, etcé­te­ra— y el dis­tan­cia­mien­to social, López Cha­rre­tón reco­mien­da ser cui­da­do­sos con los dis­po­si­ti­vos móvi­les u obje­tos de con­tac­to cons­tan­te como el volan­te del auto. Tam­bién reco­mien­da per­ma­ne­cer en casa y tener par­ti­cu­lar aten­ción para cui­dar a los adul­tos mayo­res. Sobre todo, invi­ta a man­te­ner la cal­ma. “El páni­co colec­ti­vo no es salu­da­ble”, rema­ta. 

Fuen­te: Des­In­for­me­mo­nos

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *