Ikus­pe­giak (III-IVtik) /​Pers­pec­ti­vas (III de IV)

Des­kar­gak /​Des­car­gas (19 aldiz/​veces)

Expe­dien­teAcción
[PDF] [A4] Ikus­pe­giak (III-IVtik) /​Pers­pec­ti­vas (III de IV)Des­car­gar 
[PDF] [A5] Ikus­pe­giak (III-IVtik) /​Pers­pec­ti­vas (III de IV)Des­car­gar 
[PDF] [Let­ter] Ikus­pe­giak (III-IVtik) /​Pers­pec­ti­vas (III de IV)Des­car­gar 
[EPUB] Ikus­pe­giak (III-IVtik) /​Pers­pec­ti­vas (III de IV)Des­car­gar 
[mobi] Ikus­pe­giak (III-IVtik) /​Pers­pec­ti­vas (III de IV)Des­car­gar 

Duran­te el verano de 2019 se deba­tió en la izquier­da aber­tza­le y en sec­to­res del refor­mis­mo la segun­da entre­ga de nues­tra tri­lo­gía sobre pers­pec­ti­vas. Reco­men­da­mos enfá­ti­ca­men­te que aho­ra pri­me­ro se relea esa segun­da entre­ga –(https://www.boltxe.eus/2019/02/19/ikuspegiak-i-perspectivas‑i/https://​www​.boltxe​.eus/​2​0​1​9​/​0​9​/​0​2​/​a​u​r​r​e​r​a​n​t​z​-​1​1​-​i​k​u​s​p​e​g​i​a​k​-​i​i​-​p​e​r​s​p​e​c​t​i​v​a​s​-​ii/) para, des­pués, poder con­tras­tar lo que ahí se expo­nía con la evo­lu­ción acae­ci­da en los últi­mos nue­ve meses y con lo que sos­te­ne­mos en esta ter­ce­ra entre­ga. Aquí sola­men­te vamos a repro­du­cir su últi­mo párra­fo:

Como vemos, las difi­cul­ta­des son ingen­tes. Sin embar­go, si obser­va­mos la diná­mi­ca real en los últi­mos años apre­cia­mos un sig­ni­fi­ca­ti­vo avan­ce en todos los sen­ti­dos com­pa­ran­do el pre­sen­te con la situa­ción de hace ocho años, por ejem­plo, cuan­do se dio por con­clui­da la olea­da de huel­gas gene­ra­les del pue­blo tra­ba­ja­dor, cuan­do se empe­zó a pedir per­dón al Esta­do acep­tan­do sus leyes, cuan­do se deca­pi­tó al movi­mien­to popu­lar…, con la caí­da en pica­do de la com­ba­ti­vi­dad de bue­na par­te de la mili­tan­cia revo­lu­cio­na­ria.

En la ter­ce­ra y últi­ma entre­ga de esta serie desa­rro­lla­re­mos algu­nas pro­pues­tas sobre y para una posi­ble con­fluen­cia ten­den­te a una orga­ni­za­ción.

Pero los hechos man­dan. El desa­rro­llo de las con­tra­dic­cio­nes des­de verano de 2019 nos ha obli­ga­do a aña­dir un capí­tu­lo más a esta serie que debía aca­bar en este ter­ce­ro pero que se pro­lon­ga­rá has­ta inme­dia­ta­men­te des­pués de las elec­cio­nes auto­nó­mi­cas en la CAV del 5 de abril de este año. ¿Por qué la pro­lo­ga­mos? Des­de lue­go no por­que la bur­gue­sía vas­con­ga­da haya ade­lan­ta­do sus elec­cio­nes auto­nó­mi­cas pre­sio­na­da por un sin­fín de pro­ble­mas cada vez más incon­tro­la­ble por ella. Tam­po­co por­que el gobierno de Nafa­rroa, en manos de la sucur­sal del PSOE apo­ya­da por el regio­na­lis­mo vas­quis­ta y el refor­mis­mo aber­tza­le este sien­do nin­gu­nea­do por el gobierno espa­ñol. Menos aún por­que, como esta­ba pre­vis­to, EH Bil­du se esco­ra más y más hacia un «sobe­ra­nis­mo cons­ti­tu­cio­nal» jus­ti­fi­ca­do con irrin­tzis. Ni siquie­ra por­que Macrón ha impues­to anti­de­mo­crá­ti­ca­men­te el seve­ro recor­te de dere­chos socia­les en Ipa­rral­de, etc. Estas ten­den­cias esta­ban pre­vis­tas, eran muy pro­ba­bles por las rela­cio­nes de fuer­za y han ter­mi­na­do dán­do­se.

Nos preo­cu­pan y mucho estas y todas las for­mas que adquie­ren las con­tra­dic­cio­nes que minan el pre­sen­te del capi­ta­lis­mo vas­co y por eso mis­mo que­re­mos pasar del aná­li­sis de la for­ma –por ejem­plo, la corrup­ción que sumer­ge al PNV, PSOE, PP…– a la crí­ti­ca del con­te­ni­do: la corrup­ción como una nece­si­dad cre­cien­te en el capi­ta­lis­mo en gene­ral y que la bur­gue­sía resi­den­te en Eus­kal Herria mul­ti­pli­ca para aumen­tar sus ganan­cias. Por ejem­plo, sin la corrup­ción que pudre a la bur­gue­sía y sus ins­ti­tu­cio­nes, muy difí­cil­men­te hubie­ran muer­to –«homi­ci­dios labo­ra­les»– los dos tra­ba­ja­do­res en la catás­tro­fe de Zal­di­bar. Pues bien, ade­más de la corrup­ción, des­de verano de 2019 se ha inten­si­fi­ca­do el cho­que entre las dos líneas que expu­si­mos en la segun­da entre­ga: la deci­si­va, el empeo­ra­mien­to social, y, la secun­da­ria, el res­pi­ro tran­si­to­rio obte­ni­do por el gobierno de Madrid con la mule­ta de Pode­mos y el apo­yo direc­to e indi­rec­to de otras fuer­zas.

En el impe­ria­lis­mo occi­den­tal se libra una pug­na sor­da, impor­tan­te aun­que no deci­si­va, entre estra­te­gias dife­ren­tes pero no con­tra­rias para enfren­tar el avan­ce de Eura­sia y dispu­tar­le el poder tec­no­cien­tí­fi­co, ener­gé­ti­co, finan­cie­ro y demo­grá­fi­co, por tan­to mili­tar, pri­me­ro en Áfri­ca, Amé­ri­ca Lati­na, Asia Cen­tral y en el sub­con­ti­nen­te indio, y lue­go en el mun­do. A la vez, den­tro de este impe­ria­lis­mo, tam­bién cho­can gran­des poten­cias entre ellas, tan­to para robar­se unas a otras como para inten­tar que­dar­se con la mejor par­te del botín que pue­dan obte­ner una vez derro­ten a Eura­sia y vuel­van a domi­nar el mun­do. En esta pug­na de tita­nes y colo­sos, el Esta­do espa­ñol es un enano pasi­vo sin dere­cho al pata­leo, pero con un valor geo­es­tra­té­gi­co en lo mili­tar, con una deu­da muy impor­tan­te que el capi­tal finan­cie­ro trans­na­cio­nal no per­do­na, con una eco­no­mía fuer­te en ser­vi­cios pero débil en indus­tria, y con una gran debi­li­dad en su cohe­sión esta­to-nacio­nal bur­gue­sa, pero con un peso polí­ti­co inter­na­cio­nal que los gran­des poten­cias nece­si­tan atraer a su lado sobre todo cuan­do la eco­no­mía mun­dial sigue debi­li­tán­do­se y con ella la euro­pea –que entre otras cosas no sabe qué pre­cio ha de pagar por el Bre­xit, el coro­na­vi­rus, la cre­cien­te ten­sión en Orien­te Medio, etc.– y por tan­to la espa­ño­la y la vas­ca.

Un dato defi­ni­ti­va­men­te escla­re­ce­dor resu­me lo vis­to has­ta aho­ra; por el solo hecho de nacer, cada per­so­na some­ti­da al Esta­do espa­ñol debe 23.332 euros al capi­tal finan­cie­ro, que es la par­te que dicen los bur­gue­ses que le corres­pon­de pagar de la deu­da públi­ca total de su Esta­do, que ella mis­ma ha incre­men­ta­do un 4,8% en 2019. El capi­tal en su con­jun­to y en esta­tal sobre todo, saben per­fec­ta­men­te que las cla­ses y nacio­nes opri­mi­das no han obte­ni­do ape­nas mejo­ra algu­na con ese débi­to que solo ha enri­que­ci­do a la cla­se domi­nan­te, pero a la vez van a car­gar esa deu­da a las y los explo­ta­dos. ¿Cómo va a hacer­lo? Le obli­ga­rán de mil modos, y al final le saca­rán el dine­ro a gol­pes duran­te toda su vida y lue­go a sus des­cen­dien­tes.

En estas con­di­cio­nes estruc­tu­ra­les en las que insis­ti­mos una y otra vez, el gobierno del Esta­do espa­ñol ha con­se­gui­do un perío­do de tran­qui­li­dad rela­ti­va e incier­ta para poder cum­plir sus obje­ti­vos empe­zan­do por el pri­me­ro: aumen­tar su bol­sa de votos y su mer­ma­da fuer­za elec­to­ral para no tener que depen­der de alian­zas inse­gu­ras y exi­gen­tes. Para lograr­lo debe recu­pe­rar cre­di­bi­li­dad entre los sec­to­res popu­la­res que le vota­ban hacien­do algu­nas refor­mas urgen­tes exi­gi­das con gran­des movi­li­za­cio­nes; debe mejo­rar el soborno de las media­nas y peque­ñas bur­gue­sías de Cata­lun­ya, Eus­kal Herria, Gali­za… y atraer­se a las nue­vas fuer­zas regio­na­lis­tas can­sa­das del hiper­cen­tra­lis­mo que les arrui­na y des­pue­bla; debe con­ten­tar al capi­tal demos­trán­do­le que esas refor­mas no dañan sus bene­fi­cios y que, en el peor de los casos, son una impres­cin­di­ble inver­sión de futu­ro para «hacer una Espa­ña mejor» y más capi­ta­lis­ta; debe nego­ciar las con­di­cio­nes de Bru­se­las y man­te­ner tran­qui­lo a Trump deján­do­le hacer lo que quie­ra en sus bases mili­ta­res…

Pese a su debi­li­dad en esca­ños, el gobierno dis­po­ne de bazas impor­tan­tes: su amplio poder terri­to­rial en el Esta­do, el apo­yo incon­di­cio­nal del PNV, Com­pro­mís, BNG…, las ganas irre­fre­na­bles de ERC y menos publi­ci­ta­das pero reales de JxCat para nego­ciar un mejor repar­to de la tar­ta cata­la­na, el mie­do al neo­fas­cis­mo y al tri­fa­chi­to de sec­to­res socia­les, las ten­sio­nes den­tro del PP que pue­den esta­llar tal vez des­pués de la ron­da de elec­cio­nes auto­nó­mi­cas en Gali­za, Vas­con­ga­das y Cata­lun­ya de abril a oto­ño, el giro de la extre­ma dere­cha al cen­tro-dere­cha de la Igle­sia espa­ño­la al nom­brar al car­de­nal de Bar­ce­lo­na jefe de la Con­fe­ren­cia Epis­co­pal, etc. Pero sobre todo dis­po­ne de dos fuer­zas deci­si­vas: CCOO y UGT, y Pode­mos, que, como esta­ba anun­cia­do, asu­me sin com­ple­jos que es una «empre­sa de la polí­ti­ca ins­ti­tu­cio­nal», buro­crá­ti­ca y con bue­nos suel­dos para garan­ti­zar la fide­li­dad de sus emplea­dos en el «tra­ba­jo par­la­men­ta­rio».

El gobierno PSOE-UP tie­ne pla­zo has­ta fina­les de 2020, cuan­do ter­mi­ne el ciclo de elec­cio­nes auto­nó­mi­cas; cuan­do se vea con más cla­ri­dad cómo mar­cha el capi­ta­lis­mo esta­tal y cómo triun­fa o fra­ca­sa el esfuer­zo del PP por tra­gar­se a Cs y fre­nar el ascen­so de VOX, o al menos dis­ci­pli­nan­do des­de y para sus intere­ses un poco más a la extre­ma dere­cha, una vez que su alia­do cla­ve, la Igle­sia, ha gira­do al cen­tro-dere­cha; cuan­do se vea tam­bién cómo mar­cha el capi­ta­lis­mo mun­dial bajo el impac­to del estan­ca­mien­to, del coro­na­vi­rus, del Bre­xit, de las elec­cio­nes en Esta­dos Uni­dos, de las gue­rras comer­cia­les y tec­no­ló­gi­cas, de las gue­rras regio­na­les, de los pre­cios del cru­do según deri­ven los mul­ti-con­flic­tos entre Occi­den­te y Eura­sia y den­tro mis­mo de Occi­den­te, etc.

Si esta evo­lu­ción es posi­ti­va para el PSOE, aumen­tan­do su poder y debi­li­tan­do a Pode­mos-UP y al tri­fa­chi­to, no es des­car­ta­ble que ame­na­ce con ade­lan­tar las elec­cio­nes gene­ra­les en algún momen­to a par­tir de fina­les de 2021 o comien­zos de 2022 para, de ser posi­ble, echar del gobierno a Pode­mos-UP, empe­zan­do a gober­nar en soli­ta­rio para ren­ta­bi­li­zar mejor los votos en las siguien­tes elec­cio­nes gene­ra­les; y si no da para tan­to, apre­tar las cla­vi­jas al incó­mo­do «alia­do» y al res­to de par­ti­dos for­zán­do­les a ceder en refor­mas impor­tan­tes para la fac­ción bur­gue­sa esta­tal y euro­pea que apo­ya al PSOE y que lo uti­li­za como ins­tru­men­to para fre­nar a la fac­ción abier­ta­men­te pro yan­qui, en las pug­nas arri­ba des­cri­tas. Habla­mos de futu­ri­bles, pero futu­ri­bles que bene­fi­cia­rían al PSOE y a la social­de­mo­cra­cia euro­pea con su corres­pon­dien­te pro­yec­to capi­ta­lis­ta inter­na­cio­nal.

Es des­de esta nue­va reali­dad ya esta­ble­ci­da como pode­mos enten­der mejor cua­tro cosas sin las cua­les nos resul­ta impo­si­ble seguir nues­tro aná­li­sis aho­ra, en este, y sobre todo en el cuar­to y últi­mo, a rea­li­zar des­pués de las elec­cio­nes auto­nó­mi­cas en Vas­con­ga­das.

Una y fun­da­men­tal, deci­si­va: la huel­ga gene­ral del pasa­do 31 de enero pue­de sig­ni­fi­car que, por fin, la lucha de cla­ses en Eus­kal Herria haya ini­cia­do una nue­va fase en res­pues­ta a los cam­bios acae­ci­dos en el capi­ta­lis­mo des­de hace años. Pue­de hacer­lo por­que su impac­to socio­po­lí­ti­co ha sido cua­li­ta­ti­vo al ir a la raíz de la explo­ta­ción nacio­nal de cla­se y por tan­to a las raí­ces de los intere­ses y con­cien­cias de la bur­gue­sía y del pro­le­ta­ria­do. La huel­ga ha movi­li­za­do a los colec­ti­vos gol­pea­dos por todas y cada una de las opre­sio­nes, y lo ha hecho sobre todo des­de una crí­ti­ca de base e incon­ci­lia­ble con el capi­tal. Por tan­to, su poten­cial de futu­ro es enor­me.

Pero tam­bién deci­mos que «pue­de sig­ni­fi­car» el ini­cio de una nue­va fase en la lucha de libe­ra­ción nacio­nal de cla­se por­que no es total­men­te segu­ro que sea así. Vea­mos. A pesar de que es inne­ga­ble que aumen­tan las for­mas con­cre­tas de lucha de cla­ses, toda­vía están ais­la­das unas de otras, caren­tes de una uni­dad estra­té­gi­ca y lo que es peor, sin una ver­te­bra­ción polí­ti­ca inter­na garan­ti­za­da por una orga­ni­za­ción revo­lu­cio­na­ria pro­le­ta­ria naci­da del pue­blo tra­ba­ja­dor. Estas y otras defi­cien­cias faci­li­tan sobre­ma­ne­ra la domi­na­ción bur­gue­sa en el seno de la cla­se median­te, al menos, cin­co vías:

Pri­me­ra: El ancla­je de la sumi­sión feti­chis­ta a la «demo­cra­cia» vigen­te sobre todo en su for­ma esta­tu­ta­ria en Vas­con­ga­das, foral en Nafa­rroa y repu­bli­ca­na en Ipa­rral­de, ancla­je al que hay que unir la pre­sen­cia del nacio­na­lis­mo espa­ñol y fran­cés en sec­to­res más o menos amplios de la cla­se tra­ba­ja­do­ra. Segun­da: La debi­li­dad del pro­yec­to polí­ti­co de ELA y la supe­di­ta­ción de LAB a la polí­ti­ca del refor­mis­mo aber­tza­le, de modo que sus bases com­ba­ti­vas care­cen de una estra­te­gia revo­lu­cio­na­ria para ven­cer día a día al refor­mis­mo en cual­quie­ra de sus for­mas. Tres: La debi­li­dad del movi­mien­to popu­lar en con­jun­to, que fre­na la fusión entre ambos com­po­nen­tes bási­cos de la uni­dad de la lucha de cla­ses en sí mis­ma, sobre todo en el capi­ta­lis­mo actual. Cua­tro: el nefas­to efec­to del inter­cla­sis­mo, del demo­cra­ti­cis­mo y de la dema­go­gia ciu­da­da­nis­ta de EH Bil­du que refuer­za la sumi­sión feti­chis­ta de amplios sec­to­res del pue­blo tra­ba­ja­dor en las ins­ti­tu­cio­nes del capi­tal y de los Esta­dos opre­so­res. Y cin­co, el pro­pio docu­men­to de las fuer­zas con­vo­can­tes, su Tabla de reivin­di­ca­cio­nes, tie­ne agu­je­ros ideo­ló­gi­cos por los que pue­den des­col­gar­se sec­to­res que opten por acuer­dos con la bur­gue­sía, o por los que entren fuer­zas socio­po­lí­ti­cas que des­de den­tro des­víen, escin­dan y para­li­cen la diná­mi­ca pro­me­te­do­ra ini­cia­da.

Dos, a todo esto hay que unir la pro­pa­gan­da de las alian­zas del PNV con el PSOE en Hegoal­de, pro­pa­gan­da basa­da en pro­me­sas de desa­rro­llo del Esta­tu­to y de la Fora­li­dad siem­pre que el pue­blo tra­ba­ja­dor acep­te que se pue­de «demo­cra­ti­zar» la cons­ti­tu­ción monár­qui­ca des­de las ins­ti­tu­cio­nes del capi­tal. Seme­jan­te macha­co­neo va acom­pa­ña­do de pro­me­sas de mejo­ras socia­les que nun­ca lle­gan sino que retro­ce­den, pero que man­tie­nen en la pacien­te espe­ra pasi­va a sec­to­res tra­ba­ja­do­res por­que la izquier­da revo­lu­cio­na­ria aber­tza­le toda­vía tie­ne difi­cul­ta­des para enta­blar una lucha teó­ri­ca y éti­ca sobre la nece­si­dad del inde­pen­den­tis­mo socia­lis­ta. La legi­ti­ma­ción de las fuer­zas repre­si­vas del Esta­do en Hegoal­de, sobre todo de la Ertzain­tza y de la Poli­cía Foral, es par­te de esta alie­na­ción sis­te­má­ti­ca. La apo­lo­gía del euro­im­pe­ria­lis­mo y de Occi­den­te tie­ne como obje­ti­vo refor­zar en la cla­se obre­ra su recha­zo al inter­na­cio­na­lis­mo, a la crí­ti­ca del impe­ria­lis­mo y una estra­te­gia revo­lu­cio­na­ria con­tra la Unión Euro­pea en la que el inter­na­cio­na­lis­mo pro­le­ta­rio sea la base de la inde­pen­den­cia con­fe­de­ra­da en una Euro­pa Socia­lis­ta.

Tres, fren­te a todo esto, el recien­te paso de EH Bil­du para inte­grar en su seno a cua­tro cono­ci­dos repre­sen­tan­tes del espa­ño­lis­mo más refor­mis­ta y buro­crá­ti­co no hace sino mul­ti­pli­car las pre­sio­nes des­mo­vi­li­za­do­ras que atan a sec­to­res del pue­blo tra­ba­ja­dor a la pasi­vi­dad ins­ti­tu­cio­nal. Ya se ha ini­cia­do un deba­te en la pren­sa esta­tal sobre cómo hacer de EH Bil­du una espe­cie de «Casa Común de la Izquier­da» pero limi­ta­da a Hegoal­de. La «Casa Común» ha sido y es el anzue­lo para que sec­to­res del refor­mis­mo menos blan­do asu­man de coz y hoz la direc­ción del refor­mis­mo más blan­do. Cuan­do Eus­ka­di­ko Ezke­rra ace­le­ró su putre­fac­ción se alia­ba con el euro­co­mu­nis­mo, abrien­do así la puer­ta para entrar lue­go en la «Casa Común» del PSOE en 1993, mien­tras otros sec­to­res entra­ban en la del PNV. Poco antes, en 1990, impor­tan­tes sec­to­res del PCE diri­gi­do toda­vía por San­tia­go Carri­llo, des­bor­da­ban por la dere­cha a su maes­tro en la clau­di­ca­ción entran­do en masa en la «Casa Común» del PSOE, un año antes de que lo hicie­ra el mis­mo S. Carri­llo; poco a poco entra­rían tam­bién en ella otros cono­ci­dos ex mili­tan­tes de ETA.

Lo fun­da­men­tal de esta manio­bra de EH Bil­du no radi­ca en abso­lu­to en su nom­bre sino en su filo­so­fía y en su via­bi­li­dad. La pri­me­ra ha esta­do laten­te en sec­to­res del aber­tza­lis­mo des­de siem­pre, toman­do una for­ma de demo­cra­ti­cis­mo inter­cla­sis­ta y abs­trac­to en la car­ta Demo­kra­cia Bai de diciem­bre de 2018 fir­ma­da por cono­ci­das per­so­nas de la cas­ta polí­ti­ca, inclui­das al menos dos de las cua­tro que han fir­ma­do la pro­pues­ta-deba­te con EH Bil­du. Y su via­bi­li­dad depen­de del rit­mo y fir­me­za en la inte­gra­ción del refor­mis­mo aber­tza­le en la «demo­cra­cia cons­ti­tu­cio­nal» espa­ño­la, y ganas no le fal­tan.

Por últi­mo, cua­tro, lo aquí vis­to pue­de pre­sio­nar de mil modos a la mayo­ría de las fuer­zas sin­di­ca­les, popu­la­res, cul­tu­ra­les, polí­ti­cas… que han impul­sa­do la huel­ga gene­ral del pasa­do día 30 de enero para que no abra una «pri­ma­ve­ra roja» que­dán­do­se en un pobre año gris. Los resul­ta­dos de las elec­cio­nes auto­nó­mi­cas del 5 de abril pue­den influir en un sen­ti­do nega­ti­vo, para­li­zan­te, si no for­mán­do­se una fuer­za revo­lu­cio­na­ria que reto­me la sen­da man­te­ni­da has­ta 2010, sin mayo­res pre­ci­sio­nes aho­ra. Pero de esto y de las pers­pec­ti­vas del futu­ro deba­ti­re­mos en la últi­ma entre­ga de esta serie en abril de 2020.

Aho­ra que­re­mos insis­tir en que lo que aquí está en jue­go es, ni más ni menos, el desa­rro­llo de la inde­pen­den­cia polí­ti­ca de cla­se des pue­blo tra­ba­ja­dor orien­ta­da hacia el socia­lis­mo, o la con­ti­nui­dad de la depen­den­cia polí­ti­ca inter­cla­sis­ta orien­ta­da hacia pac­tos esta­bles con la media­na bur­gue­sía, en el con­tex­to capi­ta­lis­ta mun­dial y vas­co ya esta­ble­ci­do y al que siem­pre hace­mos refe­ren­cia. Las decla­ra­cio­nes que se hicie­ron antes y duran­te la huel­ga gene­ral iban orien­ta­das hacia el retorno de la estra­te­gia socio­po­lí­ti­ca ofen­si­va de la cla­se tra­ba­ja­do­ra o sea de alre­de­dor del 80% de la pobla­ción, advir­tien­do, mejor decir ame­na­zan­do, a la bur­gue­sía que si no devuel­ve los dere­chos socia­les y demo­crá­ti­co arran­ca­dos al pue­blo con diver­sas vio­len­cias, se entra­rá en una «pri­ma­ve­ra roja».

Por sí mis­ma y si no es fre­na­da por el refor­mis­mo polí­ti­co-sin­di­cal y/​o por las repre­sio­nes, la diná­mi­ca de la lucha de cla­ses tien­de hacia obje­ti­vos más demo­crá­ti­co-radi­ca­les e impul­so­res de ulte­rio­res avan­ces al socia­lis­mo. Si esta ten­den­cia obje­ti­va no es sabo­tea­da de mil modos, sino que es impul­sa­da polí­ti­ca­men­te, es muy pro­ba­ble que se reini­cie un for­ta­le­ci­mien­to de la inde­pen­den­cia polí­ti­ca del pue­blo obre­ro fren­te a las con­tra­dic­cio­nes actua­les. El desa­rro­llo de la inde­pen­den­cia polí­ti­ca ha sido has­ta hace dos lus­tros una cons­tan­te en la izquier­da aber­tza­le, teo­ri­za­da en lo esen­cial aun­que expre­sa­da con diver­sas for­mu­la­cio­nes. La inde­pen­den­cia polí­ti­ca es una de las bases coti­dia­nas sobre las que se levan­ta la inde­pen­den­cia nacio­nal de cla­se. Recu­pe­rar­la es impres­cin­di­ble como tam­bién lo es prac­ti­car­la bajo las pre­sio­nes del capi­ta­lis­mo actual. Vere­mos si la vía recu­pe­ra­da glo­bal­men­te con la huel­ga gene­ral coge fuer­za o se estan­ca, o peor que­da sólo en un espe­jis­mo des­mo­ra­li­za­dor ante un nue­vo retro­ce­so hacia algo pare­ci­do a una «Casa Común» con txa­pe­la.

Aurre­rantz

Eus­kal Herria, 13 de mar­zo de 2020

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: