“En los Esta­dos Uni­dos no exis­te un ver­da­de­ro sis­te­ma de salud públi­ca”

Robert Reich /​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano /​22 de mar­zo de 2020

El doc­tor Anthony S. Fau­ci, direc­tor del Ins­ti­tu­to Nacio­nal de Aler­gia y Enfer­me­da­des Infec­cio­sas (Natio­nal Ins­ti­tu­te of Allergy and Infec­tious Disea­ses), que es prác­ti­ca­men­te el úni­co fun­cio­na­rio de la admi­nis­tra­ción Trump al que se le pue­de tener con­fian­za para decir la ver­dad sobre el coro­na­vi­rus, dijo el 13 de mar­zo de 2020: «El sis­te­ma no está real­men­te adap­ta­do a nues­tras nece­si­da­des actua­les… Tene­mos que admi­tir­lo, es un fra­ca­so».

Ya que esta­mos, admi­ta­mos algo fun­da­men­tal. El sis­te­ma falla­ría, inclu­so con un pre­si­den­te media­na­men­te com­pe­ten­te. El peque­ño secre­to, que pron­to será una evi­den­cia para todos, es que no hay un ver­da­de­ro sis­te­ma de salud públi­ca en los Esta­dos Uni­dos.

La res­pues­ta ad hoc, pre­pa­ra­da espe­cí­fi­ca­men­te el 13 de mar­zo por los demó­cra­tas de la Cáma­ra de Repre­sen­tan­tes y por la Casa Blan­ca podría ser útil, aun­que sea muy par­cial, como lo expli­ca­ré más aba­jo.

La epi­de­mia de coro­na­vi­rus en los Esta­dos Uni­dos sigue la mis­ma tra­yec­to­ria sinies­tra de cre­ci­mien­to expo­nen­cial que tuvo lugar en Wuhan (Chi­na) antes de que se adop­ta­ran medi­das drás­ti­cas para fre­nar su pro­pa­ga­ción en ese país, pero los Esta­dos Uni­dos se dan cuen­ta de que prác­ti­ca­men­te no tie­nen nin­gu­na capa­ci­dad públi­ca para hacer­le fren­te.

En lugar de con­tar con un sis­te­ma de salud públi­ca, tene­mos un sis­te­ma pri­va­do con fines de lucro para los que tie­nen la posi­bi­li­dad de pagar­lo y un sis­te­ma de segu­ri­dad social defi­cien­te para quie­nes tie­nen la suer­te de tener un empleo a tiem­po com­ple­to.

En el mejor de los casos, ambos sis­te­mas satis­fa­cen las nece­si­da­des de los indi­vi­duos más que las nece­si­da­des de la pobla­ción (públi­ca) en su con­jun­to. En Esta­dos Uni­dos, el tér­mino «públi­co» ‑como en salud públi­ca, edu­ca­ción públi­ca o bien­es­tar públi­co- sig­ni­fi­ca una suma total de nece­si­da­des indi­vi­dua­les, no el bien común.

Esto con­tras­ta con el sis­te­ma finan­cie­ro esta­dou­ni­den­se. La Reser­va Fede­ral se preo­cu­pa por la salud de los mer­ca­dos finan­cie­ros en su con­jun­to. A fina­les de la sema­na pasa­da la Reser­va Fede­ral puso un millón de millón de millo­nes de dóla­res a dis­po­si­ción de los ban­cos, al menor indi­cio de difi­cul­ta­des para hacer nego­cios, sin que nadie se inmu­ta­ra.

Cuan­do se tra­ta de la salud de la pobla­ción en su con­jun­to, esos fon­dos no están dis­po­ni­bles. Y no hay ins­ti­tu­cio­nes simi­la­res a la Reser­va Fede­ral que super­vi­sen y ges­tio­nen la salud del públi­co y que sean capa­ces de sacar una che­que­ra gigan­te en un momen­to dado para evi­tar no una catás­tro­fe finan­cie­ra sino una catás­tro­fe huma­na.

Inclu­so si se hubie­ra desa­rro­lla­do y apro­ba­do a tiem­po un test para el Covid-19, no exis­te nin­gu­na ins­ti­tu­ción que pue­da rea­li­zar­lo de for­ma gra­tui­ta a dece­nas de millo­nes de esta­dou­ni­den­ses [como fue hecho en Corea del Sur]. Los ser­vi­cios de salud esta­ta­les y loca­les se encuen­tran en una situa­ción crí­ti­ca, ya que han per­di­do casi una cuar­ta par­te de su per­so­nal des­de 2008, según la Aso­cia­ción Nacio­nal de res­pon­sa­bles de Salud de los Con­da­dos [una divi­sión terri­to­rial más peque­ña que un esta­do pero más gran­de que una ciu­dad] y las ciu­da­des.

En los Esta­dos Uni­dos, la aten­ción sani­ta­ria es brin­da­da prin­ci­pal­men­te por empre­sas pri­va­das con fines de lucro que, a dife­ren­cia de las ins­ti­tu­cio­nes finan­cie­ras, no están obli­ga­das a man­te­ner una capa­ci­dad de reser­va [base de capi­tal, enca­je, para un ban­co]. En con­se­cuen­cia, la reser­va nacio­nal de res­pi­ra­do­res arti­fi­cia­les dis­ta mucho de ser sufi­cien­te para aten­der al núme­ro pre­vis­to de víc­ti­mas de coro­na­vi­rus gra­ve­men­te enfer­mas y con difi­cul­ta­des res­pi­ra­to­rias serias. Las 45.000 camas exis­ten­tes en las uni­da­des de cui­da­dos inten­si­vos están lejos de satis­fa­cer los 2,9 millo­nes de camas pro­ba­ble­men­te nece­sa­rias.

La Reser­va Fede­ral pue­de cerrar los ban­cos, dic­tar una cua­ren­te­na en caso de cri­sis finan­cie­ra, pero los EE.UU. no pue­den cerrar los luga­res de tra­ba­jo por­que el sis­te­ma de segu­ri­dad social nacio­nal depen­de de la gen­te que va a tra­ba­jar.

Apro­xi­ma­da­men­te el 30% de los tra­ba­ja­do­res esta­dou­ni­den­ses no tie­nen licen­cia por enfer­me­dad paga­da por su emplea­dor, inclu­yen­do el 70% de los tra­ba­ja­do­res de bajos ingre­sos que ganan menos de 10,49 dóla­res por hora [la rei­vin­di­ca­ción de 15 dóla­res por hora se ha veni­do gene­ra­li­zan­do]. Muchos tra­ba­ja­do­res autó­no­mos no pue­den per­mi­tir­se tomar una licen­cia por enfer­me­dad. El acuer­do alcan­za­do el vier­nes 13 de mar­zo entre los demó­cra­tas de la Cáma­ra de Repre­sen­tan­tes y la Casa Blan­ca no ten­drá mucho efec­to por­que excep­túa a los gran­des empre­sa­rios y otor­ga dero­ga­cio­nes a los más peque­ños.

La mayo­ría de los des­em­plea­dos esta­dou­ni­den­ses no tie­nen dere­cho al segu­ro de des­em­pleo por­que no han tra­ba­ja­do tiem­po sufi­cien­te en un tra­ba­jo esta­ble y el acuer­do ad hoc [del 13 de mar­zo] no cam­bia en abso­lu­to esa exi­gen­cia para los tra­ba­ja­do­res en el paro. Por otra par­te, más de 30 millo­nes de esta­dou­ni­den­ses no tie­nen segu­ro médi­co. Para poder bene­fi­ciar de la Medi­caid, de cupo­nes de ali­men­tos y otras ayu­das públi­cas es nece­sa­rio tener un tra­ba­jo o jus­ti­fi­car que se lo está bus­can­do acti­va­men­te.

Es difí­cil cerrar las escue­las públi­cas por­que la mayo­ría de los padres que tra­ba­jan no pue­den pagar el cui­da­do de los niños. Muchos niños pobres depen­den de lo que comen en la escue­la, a menu­do la úni­ca ver­da­de­ra comi­da del día. En Los Ánge­les, alre­de­dor del 80 por cien­to de los estu­dian­tes tie­nen dere­cho a comi­das gra­tui­tas o con des­cuen­to y unos 20.000 care­cen de vivien­da en un momen­to u otro del año esco­lar.

Para resu­mir, no exis­te un sis­te­ma de salud públi­ca en los Esta­dos Uni­dos por­que el país más rico del mun­do es inca­paz de pro­te­ger al públi­co en su con­jun­to, apar­te del gas­to en defen­sa nacio­nal. Los reme­dios espe­cí­fi­cos como el acuer­do entre Demó­cra­tas de la Cáma­ra de Repre­sen­tan­tes y la Casa Blan­ca, obte­ni­dos el vier­nes pasa­do, son mejo­res que nada. Pero no van a lle­nar ese vacío sani­ta­rio en un futu­ro pró­xi­mo.

Tra­duc­ción para Corres­pon­den­cia de Pren­sa: Rubén Nava­rro

Robert Reich eco­no­mis­ta y pro­fe­sor en la Uni­ver­si­dad de Cali­for­nia, en Ber­ke­ley. Fue Secre­ta­rio (minis­tro) de Tra­ba­jo en el gobierno de Bill Clin­ton, entre 1993 y 1997.hizo par­te del con­se­jo ase­sor de tran­si­ción del pre­si­den­te Barack Oba­ma en 2008.

Fuen­te: https://​www​.the​guar​dian​.com/

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *