Ecua­dor. Coro­na­vi­rus reve­la sín­to­mas de una socie­dad y una eco­no­mía enfer­mas

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano* /​21 de mar­zo de 2020

La cri­sis del coro­na­vi­rus dela­ta tam­bién la enfer­me­dad de un sis­te­ma capi­ta­lis­ta falli­do. Pri­me­ro, la cri­sis empu­ja al Ecua­dor y el mun­do hacia la fle­xi­bi­li­za­ción labo­ral. Resal­ta­mos la vul­ne­ra­bi­li­dad de lxs tra­ba­ja­dorxs rura­les quie­nes depen­den del jornal/​comercialización. El coro­na­vi­rus tam­bién gene­ra incer­ti­dum­bre alre­de­dor de la capa­ci­dad de los super­mer­ca­dos y mer­ca­dos de pre­ve­nir el aca­pa­ra­mien­to y la espe­cu­la­ción con los ali­men­tos. Pero la fal­ta de abas­te­ci­mien­to de ali­men­tos sanos no es un pro­ble­ma solo duran­te la cri­sis. Exis­te una nece­si­dad con­ti­nua de alcan­zar la sobe­ra­nía ali­men­ta­ria y for­ta­le­cer la inmu­ni­dad públi­ca con ali­men­tos sanos, nutri­ti­vos y libres de agro­tó­xi­cos. Ade­más, la inmu­ni­dad de la natu­ra­le­za se debi­li­ta cada vez más. El colap­so ambien­tal inmi­nen­te y el coro­na­vi­rus están vin­cu­la­dos en esa rela­ción dis­fun­cio­nal cons­trui­da por los seres huma­nos con la natu­ra­le­za, al ser uno de una serie de virus pro­vo­ca­dos por las malas prác­ti­cas huma­nas.

Pero exis­te espe­ran­za si vol­tea­mos la mira­da al cam­po. El OCARU reva­lo­ri­za los apor­tes de la agri­cul­tu­ra fami­liar cam­pe­si­na (AFC) y de la agro­eco­lo­gía como alter­na­ti­vas eco­ló­gi­ca y social­men­te via­bles en tiem­pos de cri­sis y más allá. La AFC y la agro­eco­lo­gía nos ofre­cen for­mas para replan­tear las rela­cio­nes huma­nas y con la natu­ra­le­za, no des­de de la explo­ta­ción y acu­mu­la­ción, sino des­de la soli­da­ri­dad y el Buen Vivir. A pesar de la fal­ta de apo­yo guber­na­men­tal, la AFC se ha posi­cio­na­do fuer­te­men­te en esta cri­sis. “Que Rico Es” jun­to con la “Red de Ferias y Mer­ca­dos Agro­eco­ló­gi­cos de Pichin­cha” emi­tie­ron un direc­to­rio con los con­tac­tos de pro­duc­to­res quie­nes hacen entre­gas a domi­ci­lio para abas­te­cer a ciu­da­des como Qui­to, Rio­bam­ba y El Oro. El OCARU cele­bra ini­cia­ti­vas como esta, y des­ta­ca la impor­tan­cia de con­cien­ti­zar a la socie­dad sobre la AFC y la agro­eco­lo­gía como alter­na­ti­vas via­bles para sanar a una socie­dad y eco­no­mía enfer­mas.

Obser­va­to­rio del Cam­bio Rural, OCARU*

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *