Ecua­dor. Coro­na­vi­rus reve­la sín­to­mas de una socie­dad y una eco­no­mía enfer­mas

Resu­men Lati­noa­me­ri­cano* /​21 de mar­zo de 2020

La cri­sis del coro­na­vi­rus dela­ta tam­bién la enfer­me­dad de un sis­te­ma capi­ta­lis­ta falli­do. Pri­me­ro, la cri­sis empu­ja al Ecua­dor y el mun­do hacia la fle­xi­bi­li­za­ción labo­ral. Resal­ta­mos la vul­ne­ra­bi­li­dad de lxs tra­ba­ja­dorxs rura­les quie­nes depen­den del jornal/​comercialización. El coro­na­vi­rus tam­bién gene­ra incer­ti­dum­bre alre­de­dor de la capa­ci­dad de los super­mer­ca­dos y mer­ca­dos de pre­ve­nir el aca­pa­ra­mien­to y la espe­cu­la­ción con los ali­men­tos. Pero la fal­ta de abas­te­ci­mien­to de ali­men­tos sanos no es un pro­ble­ma solo duran­te la cri­sis. Exis­te una nece­si­dad con­ti­nua de alcan­zar la sobe­ra­nía ali­men­ta­ria y for­ta­le­cer la inmu­ni­dad públi­ca con ali­men­tos sanos, nutri­ti­vos y libres de agro­tó­xi­cos. Ade­más, la inmu­ni­dad de la natu­ra­le­za se debi­li­ta cada vez más. El colap­so ambien­tal inmi­nen­te y el coro­na­vi­rus están vin­cu­la­dos en esa rela­ción dis­fun­cio­nal cons­trui­da por los seres huma­nos con la natu­ra­le­za, al ser uno de una serie de virus pro­vo­ca­dos por las malas prác­ti­cas huma­nas.

Pero exis­te espe­ran­za si vol­tea­mos la mira­da al cam­po. El OCARU reva­lo­ri­za los apor­tes de la agri­cul­tu­ra fami­liar cam­pe­si­na (AFC) y de la agroe­co­lo­gía como alter­na­ti­vas eco­ló­gi­ca y social­men­te via­bles en tiem­pos de cri­sis y más allá. La AFC y la agroe­co­lo­gía nos ofre­cen for­mas para replan­tear las rela­cio­nes huma­nas y con la natu­ra­le­za, no des­de de la explo­ta­ción y acu­mu­la­ción, sino des­de la soli­da­ri­dad y el Buen Vivir. A pesar de la fal­ta de apo­yo guber­na­men­tal, la AFC se ha posi­cio­na­do fuer­te­men­te en esta cri­sis. “Que Rico Es” jun­to con la “Red de Ferias y Mer­ca­dos Agroe­co­ló­gi­cos de Pichin­cha” emi­tie­ron un direc­to­rio con los con­tac­tos de pro­duc­to­res quie­nes hacen entre­gas a domi­ci­lio para abas­te­cer a ciu­da­des como Qui­to, Rio­bam­ba y El Oro. El OCARU cele­bra ini­cia­ti­vas como esta, y des­ta­ca la impor­tan­cia de con­cien­ti­zar a la socie­dad sobre la AFC y la agroe­co­lo­gía como alter­na­ti­vas via­bles para sanar a una socie­dad y eco­no­mía enfer­mas.

Obser­va­to­rio del Cam­bio Rural, OCARU*

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: