Coro­na­vi­rus, cár­cel y repre­sión social

Por medio de este comu­ni­ca­do el Movi­mien­to Pro Amnis­tía y Con­tra la Repre­sión tie­ne como obje­ti­vo hacer públi­ca su lec­tu­ra sobre las situa­cio­nes repre­si­vas en las cár­ce­les y la calle, deve­ni­das en este caso del coro­na­vi­rus. Esta lec­tu­ra la divi­di­re­mos en dos par­tes: cár­cel y calle.

Cár­cel.

Como es habi­tual, tam­bién en este caso las per­so­nas que se encuen­tran en pri­sión están en peor situa­ción ante cual­quier difi­cul­tad. En el día a día están bas­tan­te ais­ladxs, y con las medi­das impues­tas aho­ra aún lo están más y, por ello, en una situa­ción de mayor vul­ne­ra­bi­li­dad. Tan­to en el Esta­do espa­ñol como en el fran­cés han prohi­bi­do las visi­tas.

A lxs presxs que se encuen­tran en las cár­ce­les del Esta­do espa­ñol (BOE, INT/​227/​2020 del 15 de mar­zo) les han apro­ba­do un incre­men­to de lla­ma­das para que man­ten­gan con­tac­to tele­fó­ni­co, pero por otro lado han anu­la­do las visi­tas con lxs abo­gadxs, res­trin­gien­do las comu­ni­ca­cio­nes con estxs a lla­ma­das tele­fó­ni­cas, con la inde­fen­sión que esto aca­rrea. Las cár­ce­les, de por sí, son luga­res bas­tan­te oscu­ros para poder lle­var a cabo abu­sos con­tra lxs presxs, y esta situa­ción faci­li­ta aún más los ata­ques con­tra ellxs. No podrán reci­bir perió­di­cos y los envíos pos­ta­les, en gene­ral, van con retra­so por la situa­ción de Correos. No pue­den reci­bir paque­tes de ropa.

En lo que res­pec­ta a lxs presxs que están en cár­ce­les del Esta­do fran­cés, les car­ga­rán en el telé­fono 20 euros en mar­zo, y 40 en abril, para garan­ti­zar que pue­den man­te­ner el con­tac­to con lxs de casa. Igual­men­te, duran­te este perio­do no ten­drán que pagar el alqui­ler de la tele­vi­sión. Sin embar­go, en lo res­pec­ti­vo a la asis­ten­cia jurí­di­ca, lxs abo­gadxs podrán acu­dir a la cár­cel solo en casos de gran gra­ve­dad, aun­que no se con­cre­ta cuá­les son esos casos. La Pos­te no garan­ti­za hacer lle­gar las car­tas y tam­po­co podrán reci­bir perió­di­cos. No pue­den reci­bir paque­tes de ropa.

Como vemos, tan­to en las cár­ce­les espa­ño­las como en las fran­ce­sas se está vul­ne­ran­do a lxs presxs el dere­cho a la asis­ten­cia, a la jurí­di­ca y a la médi­ca. Mien­tras man­tie­nen en mar­cha otros sec­to­res que no son impres­cin­di­bles, a lxs presxs les están negan­do otra vez lo más bási­co. Bajo la excu­sa de la segu­ri­dad, están anu­lan­do sus dere­chos. Es des­ta­ca­ble el caso de Sevi­lla II, don­de lle­van meses sin médi­co. En su lugar acu­de una enfer­me­ra que les pro­por­cio­na medi­ca­men­tos.

Por otra par­te, las cár­ce­les espa­ño­las están masi­fi­ca­das, y según las legis­la­cio­nes de ambos esta­dos, no es nada difí­cil aca­bar en pri­sión. Muchos de los casos que antes se cas­ti­ga­ban con mul­tas, aho­ra se cas­ti­gan con cár­cel. A pesar de que han decre­ta­do el Esta­do de Alar­ma, en nin­gún momen­to se han plan­tea­do man­dar a casa a lxs presxs enfermxs, a lxs ancianxs, a lxs pre­ven­tivxs y a lxs que están a pun­to de cum­plir la con­de­na. No se han plan­tea­do otor­gar indul­tos, demos­tran­do que en esta cri­sis no prio­ri­zan la salud de nadie. La prio­ri­dad es cas­ti­gar.

En esta situa­ción debe­mos recor­dar que los com­pa­ñe­ros y com­pa­ñe­ras de lucha que tene­mos den­tro de la cár­cel están presxs por luchar por la liber­tad. Tam­bién en este Esta­do de Excep­ción nos corres­pon­de defen­der sus valo­res, su lucha y la amnis­tía total. En este momen­to en el que lxs man­tie­nen más ais­ladxs que nun­ca, esfor­cé­mo­nos en exten­der al máxi­mo su ejem­plo, en rei­vin­di­car su liber­tad y en refor­zar esa lucha suya que tuvo la cár­cel como con­se­cuen­cia.

Calle.

Habla­mos de la calle, pero en reali­dad tam­bién eso nos han roba­do. Bajo la excu­sa de una emer­gen­cia sani­ta­ria han ente­rra­do todos nues­tros dere­chos. Nos tie­nen con­fi­nadxs en casa o nos obli­gan a ir a tra­ba­jar sin medi­das de segu­ri­dad. La esen­cia sal­va­je del capi­ta­lis­mo que­da al des­cu­bier­to. No es capaz de pro­te­ger a la huma­ni­dad, y no solo eso, sino que ese sis­te­ma es el que lle­va a la huma­ni­dad a la per­di­ción. La gen­te está murien­do en los hos­pi­ta­les por fal­ta de ins­tru­men­tos médi­cos, los Esta­dos capi­ta­lis­tas del mun­do no han demos­tra­do nin­gu­na capa­ci­dad para neu­tra­li­zar la pan­de­mia pero sí, en cam­bio, para uti­li­zar sin lími­te toda su maqui­na­ria repre­si­va.

Han saca­do los ejér­ci­tos a la calle y, ade­más de divi­dir con fal­sas fron­te­ras Eus­kal Herria, la han ocu­pa­do mili­tar­men­te. Aun­que las fuer­zas de ocu­pa­ción se encuen­tran en Eus­kal Herria des­de hace tiem­po, aho­ra están hacien­do una exhi­bi­ción de fuer­za. Los frau­des del Esta­tu­to de Ger­ni­ka y el Ame­jo­ra­mien­to Foral de Nafa­rroa han que­da­do al des­cu­bier­to, ya que se ha evi­den­cia­do que todas las ins­ti­tu­cio­nes admi­nis­tra­ti­vas de Hego Eus­kal Herria están al ser­vi­cio del Gobierno de Espa­ña.

Vemos con preo­cu­pa­ción cómo uti­li­zan­do la doc­tri­na del shock y del mie­do están con­vir­tien­do a per­so­nas civi­les en chi­va­tas de la poli­cía, cómo lxs vecinxs, lxs tra­ba­ja­dorxs, se espían y con­tro­lan lxs unxs a lxs otrxs, y cómo ante esta cru­da situa­ción labo­ral, eco­nó­mi­ca y social bien medi­da por la oli­gar­quía, dan la opción de deci­dir a los cul­pa­bles las con­di­cio­nes del futu­ro, sin con­tra­po­si­ción algu­na.

La poli­cía, mien­tras tan­to, ha reci­bi­do un che­que en blan­co para apli­car la repre­sión. Ade­más de los con­tro­les, las mul­tas y las deten­cio­nes, hemos podi­do ver ejem­plos de abu­sos en dis­tin­tos pun­tos de Eus­kal Herria. No es algo nue­vo y antes de impo­ner el Esta­do de Excep­ción, la Poli­cía Muni­ci­pal de Por­tu­ga­le­te dis­pa­ró y ase­si­nó a dos per­so­nas en el barrio de El Rega­to de Bara­kal­do para dar fin a una per­se­cu­ción poli­cial en coche. Y aho­ra, los las poli­cías de todos los colo­res se encuen­tran a gus­to inten­tan­do demos­trar que ellos son la ley.

Este Esta­do de Excep­ción está sien­do una herra­mien­ta para crear una socie­dad sumi­sa, acrí­ti­ca, dócil con el fuer­te y agre­si­va con el débil. Han sus­pen­di­do los dere­chos a orga­ni­zar­se y de expre­sión. En vez de eso han crea­do un pen­sa­mien­to uná­ni­me líqui­do con­tra un micro­bio, como si este tuvie­ra capa­ci­dad de razo­nar: “todxs con­tra el coro­na­vi­rus”. De este modo, nos pre­sen­tan una situa­ción sin cla­ses socia­les, pre­ci­sa­men­te para, ter­mi­na­do el con­fi­na­mien­to, hacer des­apa­re­cer la soli­da­ri­dad y la lucha de cla­se ante la nue­va ofen­si­va capi­ta­lis­ta.

Tam­bién en esta situa­ción, y por ella sobre todo, el Movi­mien­to Pro Amnis­tía y Con­tra la Repre­sión segui­rá lla­man­do a la orga­ni­za­ción y la lucha.

En Eus­kal Herria, a 21 de mar­zo de 2020.

Movi­mien­to Pro Amnis­tía y Con­tra la Repre­sión.

Jato­rria /​Ori­gen

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *