Colom­bia /​Méxi­co. El capi­ta­lis­mo es la pan­de­mia, defen­der el agua y los terri­to­rios nues­tra resis­ten­cia

Cami­la Mur­cia /​Resu­men Lati­noa­me­ri­cano /​22 de mar­zo de 2020

Pare­ce que el mun­do ha enlo­que­ci­do ante la cri­sis de una pan­de­mia glo­bal COVID-19, que pone en evi­den­cia la fra­gi­li­dad huma­na de la exis­ten­cia, y no es un por­me­nor encon­trar­se en esta­dos múl­ti­ples de ansie­dad, de angus­tia y de mie­do ante un fenó­meno del que no tene­mos muchas cla­ri­da­des aún, y ante el cual los Gobier­nos se que­dan cor­tos para dar­nos solu­cio­nes pro­fun­das que nos per­mi­tan cui­dar nues­tra salud y vida.

En algu­nos terri­to­rios las deman­das a favor de la cua­ren­te­na no dan espe­ra, inclu­so en un con­tex­to de barre­ras eco­nó­mi­cas y esta­ta­les que nie­gan la nece­si­dad de lle­var a cabo este tipo de deci­sio­nes. Al mis­mo tiem­po las desigual­da­des estruc­tu­ra­les se hacen cada vez más evi­den­tes para quie­nes no tie­nen la posi­bi­li­dad de parar, y hay quie­nes men­cio­nan con argu­men­tos situa­dos y pode­ro­sos que hacer la cua­ren­te­na es un pri­vi­le­gio con el que no muchas per­so­nas cuen­tan.

Mien­tras nos sen­ti­mos revol­ca­dos por el COVID-19, que pare­ce incon­tro­la­ble, las res­pues­tas de las luchas comu­ni­ta­rias y de los pue­blos por la defen­sa del agua son con­tra el sis­te­ma eco­nó­mi­co voraz. Los pue­blos siguen defen­dien­do la vida y los terri­to­rios, nos mues­tran su for­ta­le­za ante las fra­gi­li­da­des socia­les y huma­nas cons­trui­das por una eco­no­mía capi­ta­lis­ta que no res­pe­ta la vida huma­na y no huma­na, que sobre­po­ne la acu­mu­la­ción, el saqueo y el des­po­jo por enci­ma de la dig­ni­dad.

Colom­bia

Esta sema­na en Colom­bia fui­mos tes­ti­gos de los ase­si­na­tos del líder cam­pe­sino Mar­co Riva­de­nei­ra en el depar­ta­men­to Putu­ma­yo, de Ángel Quin­te­ro en Antio­quia, de Hum­ber­to Bra­ca­mon­te en San­tan­der y de la incur­sión y la vio­len­cia del Ejér­ci­to a comu­ne­ros y comu­ne­ras de la fin­ca la Empe­ra­triz en el muni­ci­pio de Calo­to, Cau­ca; entre muchas vul­ne­ra­cio­nes más pro­ta­go­ni­za­das por el gobierno de Iván Duque, y que segu­ra­men­te igno­ra­mos en nues­tras geo­gra­fías cer­ca­das mediá­ti­ca­men­te por lo que suce­de en los terri­to­rios urba­nos.

Es así que la per­se­cu­ción, la cri­mi­na­li­za­ción, el ase­si­na­to, la des­apa­ri­ción y la tor­tu­ra a los y las lucha­do­ras socia­les no tie­nen cua­ren­te­na ni sabe de fron­te­ras. La pan­de­mia que nos azo­ta son esas rela­cio­nes eco­nó­mi­cas que por años han eli­mi­na­do y segui­rán eli­mi­nan­do a los menos, o a los no pri­vi­le­gia­dos en este sis­te­ma que impo­ne esca­las cor­po­ra­les, racia­les, de cla­se, de géne­ro, de edad, de geo­gra­fía, entre otras; y como no sabe de fron­te­ras, tam­po­co dife­ren­cia terri­to­rios cuan­do son muchos los saquea­dos en esta Abya Yala ‑nom­bre dado por los indí­ge­nas Kuna a aque­llos terri­to­rios que los colo­ni­za­do­res nom­bra­ron como Amé­ri­ca Lati­na.

La angus­tia por con­traer y por con­ta­giar el COVID-19 es una preo­cu­pa­ción que se suma y que sobre­vi­ve jun­to a las his­tó­ri­cas angus­tias y males­ta­res de las mayo­rías por la sobre­vi­ven­cia en socie­da­des que les ase­si­na por pen­sar dis­tin­to, por no callar ante las injus­ti­cias, por exi­gir jus­ti­cia social y que les eli­mi­na con la desigual­dad. En nues­tros terri­to­rios es muy fácil morir entre el fue­go cru­za­do de la vio­len­cia arma­da, por la fal­ta de acce­so a los ser­vi­cios de salud, por la cri­sis ali­men­ta­ria, la ham­bru­na y la pobre­za.

Así, cuan­do algu­nos tene­mos la posi­bi­li­dad de refu­giar­nos en nues­tras casas (lo cual ya es un pri­vi­le­gio abis­mal fren­te a otros habi­tan­tes de este pla­ne­ta), se siguen ejer­cien­do vio­len­cias múl­ti­ples sobre los cuer­pos-terri­to­rios y los terri­to­rios-tie­rra. Estas con­cep­cio­nes que Lore­na Cab­nal ‑femi­nis­ta comu­ni­ta­ria indí­ge­na maya Xin­ca- nos com­par­te, per­mi­ten com­pren­der que la lucha por la sana­ción de nues­tros cuer­pos no está des­vin­cu­la­da de la lucha por los terri­to­rios que habi­ta­mos ya sean rura­les, urba­nos, entre otros.

Lo ante­rior es sig­ni­fi­ca­ti­vo por­que mien­tras algu­nos tene­mos la posi­bi­li­dad de cui­dar­nos para no con­traer ni pro­pa­gar el COVID-19; los Gobier­nos, las rela­cio­nes de mer­ca­do, la eco­no­mía y las cla­ses capi­ta­lis­tas siguen arra­san­do con la vida. A esto se suma la denun­cia rea­li­za­da por la Mesa Per­ma­nen­te por el Dere­cho al agua de Mon­tes de María y el pro­ce­so de Comu­ni­da­des Mar­chan­tes Étni­co Cam­pe­si­nas de la mis­ma región, quie­nes pre­sen­ta­ron un comu­ni­ca­do en el que denun­cian la fal­ta de con­di­cio­nes socia­les, de infra­es­truc­tu­ra sani­ta­ria y de sanea­mien­to por la con­ta­mi­na­ción de sus fuen­tes hídri­cas. Es evi­den­te que los terri­to­rios rura­les en Colom­bia no tie­nen con­di­cio­nes para que el dere­cho humano al agua, el sis­te­ma de salud públi­ca, la pro­tec­ción de sus terri­to­rios y la garan­tía de la ali­men­ta­ción sean con­di­cio­nes que les per­mi­ta pro­te­ger­se y hacer­le fren­te a la pan­de­mia actual.

Méxi­co

Hoy es obli­ga­to­rio que el mun­do sepa que no sólo en Colom­bia nos están ase­si­nan­do, pues en medio del caos del Coro­na­vi­rus, en el nor­te de Méxi­co, más exac­ta­men­te en Mexi­ca­li – Baja Cali­for­nia, se está lle­van­do a cabo una con­sul­ta ava­la­da por el Pre­si­den­te Andrés Manuel López Obra­dor para pre­gun­tar­le a sus pobla­do­res si la com­pa­ñía esta­dou­ni­den­se Cons­te­lla­tion Brands debe irse o debe que­dar­se en el terri­to­rio.

Con­sul­ta que no solo es irre­gu­lar, sino cri­mi­nal pues con­si­de­ra pri­ma­rio el ocio y el con­su­mo de cer­ve­za de los esta­dou­ni­den­ses y vul­ne­ra el dere­cho al agua y la vida de los mexi­ca­len­ses. Está cla­ro que ni la vida ni el dere­cho al agua en nin­gún caso debe­rían ser con­sul­ta­das sino defen­di­das y res­pe­ta­das.

Como men­cio­nó León Fie­rro, en la serie docu­men­tal En pocas pala­bras, nos encon­tra­mos en la urgen­cia de for­ta­le­cer nues­tras redes trans­na­cio­na­les de soli­da­ri­dad, de afec­to y de resis­ten­cia pues “esta es una aler­ta no solo para el pue­blo de Méxi­co, sino para el mun­do ente­ro. Sabe­mos que en muchas par­tes del mun­do están luchan­do en con­tra de las polí­ti­cas pri­va­ti­za­do­ras y de des­po­jo”. León lucha en Mexi­ca­li Resis­te para que la empre­sa Cons­te­lla­tion Brands aban­do­ne Méxi­co. ¿Cómo man­te­ner­nos salu­da­bles duran­te las cri­sis glo­ba­les cuan­do nos qui­tan la vida, cuan­do soca­van nues­tros terri­to­rios y cuan­do pri­va­ti­zan nues­tra agua?

La pan­de­mia ha sido y es un sis­te­ma de muer­te que actual­men­te nos pide que nos cui­de­mos con aque­llos bie­nes comu­nes como el agua. Sin embar­go nues­tros Gobier­nos per­mi­ten que nos la arre­ba­ten, pri­va­ti­cen y acu­mu­len median­te pro­ce­sos de des­po­jo. La pan­de­mia del capi­ta­lis­mo es la que nos expo­ne hoy al COVID-19, por­que antes de su lle­ga­da nos ha ido des­po­jan­do ya del dere­cho a la vida, a la dig­ni­dad y a la jus­ti­cia social.

Mien­tras el Pre­si­den­te Duque en Colom­bia y López en Méxi­co nos invi­tan a lavar­nos las manos, nos men­cio­nan cons­tan­te­men­te que las cri­sis y las gue­rras glo­ba­les serán en un futu­ro por el des­abas­te­ci­mien­to del agua, pero lo que no nos han dicho es que sus pre­sa­gios son ya reali­da­des en muchos de nues­tros terri­to­rios. Los dere­chos huma­nos no se con­sul­tan, ser líder social no es deli­to, y por ello los pue­blos de Méxi­co hoy exi­gen fue­ra Cons­te­lla­tion Brands, fue­ra el des­po­jo capi­ta­lis­ta.

*Cami­la Mur­cia es psi­có­lo­ga comu­ni­ta­ria. Cola­bo­ra­do­ra para Colom­bia Infor­ma des­de Bogo­tá.
CI CM/JA/22/03/2020/9:00

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: