Colom­bia /​Méxi­co. El capi­ta­lis­mo es la pan­de­mia, defen­der el agua y los terri­to­rios nues­tra resis­ten­cia

Cami­la Mur­cia /​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano /​22 de mar­zo de 2020

Pare­ce que el mun­do ha enlo­que­ci­do ante la cri­sis de una pan­de­mia glo­bal COVID-19, que pone en evi­den­cia la fra­gi­li­dad huma­na de la exis­ten­cia, y no es un por­me­nor encon­trar­se en esta­dos múl­ti­ples de ansie­dad, de angus­tia y de mie­do ante un fenó­meno del que no tene­mos muchas cla­ri­da­des aún, y ante el cual los Gobier­nos se que­dan cor­tos para dar­nos solu­cio­nes pro­fun­das que nos per­mi­tan cui­dar nues­tra salud y vida.

En algu­nos terri­to­rios las deman­das a favor de la cua­ren­te­na no dan espe­ra, inclu­so en un con­tex­to de barre­ras eco­nó­mi­cas y esta­ta­les que nie­gan la nece­si­dad de lle­var a cabo este tipo de deci­sio­nes. Al mis­mo tiem­po las des­igual­da­des estruc­tu­ra­les se hacen cada vez más evi­den­tes para quie­nes no tie­nen la posi­bi­li­dad de parar, y hay quie­nes men­cio­nan con argu­men­tos situa­dos y pode­ro­sos que hacer la cua­ren­te­na es un pri­vi­le­gio con el que no muchas per­so­nas cuen­tan.

Mien­tras nos sen­ti­mos revol­ca­dos por el COVID-19, que pare­ce incon­tro­la­ble, las res­pues­tas de las luchas comu­ni­ta­rias y de los pue­blos por la defen­sa del agua son con­tra el sis­te­ma eco­nó­mi­co voraz. Los pue­blos siguen defen­dien­do la vida y los terri­to­rios, nos mues­tran su for­ta­le­za ante las fra­gi­li­da­des socia­les y huma­nas cons­trui­das por una eco­no­mía capi­ta­lis­ta que no res­pe­ta la vida huma­na y no huma­na, que sobre­po­ne la acu­mu­la­ción, el saqueo y el des­po­jo por enci­ma de la dig­ni­dad.

Colom­bia

Esta sema­na en Colom­bia fui­mos tes­ti­gos de los ase­si­na­tos del líder cam­pe­sino Mar­co Riva­de­nei­ra en el depar­ta­men­to Putu­ma­yo, de Ángel Quin­te­ro en Antio­quia, de Hum­ber­to Bra­ca­mon­te en San­tan­der y de la incur­sión y la vio­len­cia del Ejér­ci­to a comu­ne­ros y comu­ne­ras de la fin­ca la Empe­ra­triz en el muni­ci­pio de Calo­to, Cau­ca; entre muchas vul­ne­ra­cio­nes más pro­ta­go­ni­za­das por el gobierno de Iván Duque, y que segu­ra­men­te igno­ra­mos en nues­tras geo­gra­fías cer­ca­das mediá­ti­ca­men­te por lo que suce­de en los terri­to­rios urba­nos.

Es así que la per­se­cu­ción, la cri­mi­na­li­za­ción, el ase­si­na­to, la des­apa­ri­ción y la tor­tu­ra a los y las lucha­do­ras socia­les no tie­nen cua­ren­te­na ni sabe de fron­te­ras. La pan­de­mia que nos azo­ta son esas rela­cio­nes eco­nó­mi­cas que por años han eli­mi­na­do y segui­rán eli­mi­nan­do a los menos, o a los no pri­vi­le­gia­dos en este sis­te­ma que impo­ne esca­las cor­po­ra­les, racia­les, de cla­se, de géne­ro, de edad, de geo­gra­fía, entre otras; y como no sabe de fron­te­ras, tam­po­co dife­ren­cia terri­to­rios cuan­do son muchos los saquea­dos en esta Abya Yala ‑nom­bre dado por los indí­ge­nas Kuna a aque­llos terri­to­rios que los colo­ni­za­do­res nom­bra­ron como Amé­ri­ca Lati­na.

La angus­tia por con­traer y por con­ta­giar el COVID-19 es una preo­cu­pa­ción que se suma y que sobre­vi­ve jun­to a las his­tó­ri­cas angus­tias y males­ta­res de las mayo­rías por la sobre­vi­ven­cia en socie­da­des que les ase­si­na por pen­sar dis­tin­to, por no callar ante las injus­ti­cias, por exi­gir jus­ti­cia social y que les eli­mi­na con la des­igual­dad. En nues­tros terri­to­rios es muy fácil morir entre el fue­go cru­za­do de la vio­len­cia arma­da, por la fal­ta de acce­so a los ser­vi­cios de salud, por la cri­sis ali­men­ta­ria, la ham­bru­na y la pobre­za.

Así, cuan­do algu­nos tene­mos la posi­bi­li­dad de refu­giar­nos en nues­tras casas (lo cual ya es un pri­vi­le­gio abis­mal fren­te a otros habi­tan­tes de este pla­ne­ta), se siguen ejer­cien­do vio­len­cias múl­ti­ples sobre los cuer­pos-terri­to­rios y los terri­to­rios-tie­rra. Estas con­cep­cio­nes que Lore­na Cab­nal ‑femi­nis­ta comu­ni­ta­ria indí­ge­na maya Xin­ca- nos com­par­te, per­mi­ten com­pren­der que la lucha por la sana­ción de nues­tros cuer­pos no está des­vin­cu­la­da de la lucha por los terri­to­rios que habi­ta­mos ya sean rura­les, urba­nos, entre otros.

Lo ante­rior es sig­ni­fi­ca­ti­vo por­que mien­tras algu­nos tene­mos la posi­bi­li­dad de cui­dar­nos para no con­traer ni pro­pa­gar el COVID-19; los Gobier­nos, las rela­cio­nes de mer­ca­do, la eco­no­mía y las cla­ses capi­ta­lis­tas siguen arra­san­do con la vida. A esto se suma la denun­cia rea­li­za­da por la Mesa Per­ma­nen­te por el Dere­cho al agua de Mon­tes de María y el pro­ce­so de Comu­ni­da­des Mar­chan­tes Étni­co Cam­pe­si­nas de la mis­ma región, quie­nes pre­sen­ta­ron un comu­ni­ca­do en el que denun­cian la fal­ta de con­di­cio­nes socia­les, de infra­es­truc­tu­ra sani­ta­ria y de sanea­mien­to por la con­ta­mi­na­ción de sus fuen­tes hídri­cas. Es evi­den­te que los terri­to­rios rura­les en Colom­bia no tie­nen con­di­cio­nes para que el dere­cho humano al agua, el sis­te­ma de salud públi­ca, la pro­tec­ción de sus terri­to­rios y la garan­tía de la ali­men­ta­ción sean con­di­cio­nes que les per­mi­ta pro­te­ger­se y hacer­le fren­te a la pan­de­mia actual.

Méxi­co

Hoy es obli­ga­to­rio que el mun­do sepa que no sólo en Colom­bia nos están ase­si­nan­do, pues en medio del caos del Coro­na­vi­rus, en el nor­te de Méxi­co, más exac­ta­men­te en Mexi­ca­li – Baja Cali­for­nia, se está lle­van­do a cabo una con­sul­ta ava­la­da por el Pre­si­den­te Andrés Manuel López Obra­dor para pre­gun­tar­le a sus pobla­do­res si la com­pa­ñía esta­dou­ni­den­se Cons­te­lla­tion Brands debe irse o debe que­dar­se en el terri­to­rio.

Con­sul­ta que no solo es irre­gu­lar, sino cri­mi­nal pues con­si­de­ra pri­ma­rio el ocio y el con­su­mo de cer­ve­za de los esta­dou­ni­den­ses y vul­ne­ra el dere­cho al agua y la vida de los mexi­ca­len­ses. Está cla­ro que ni la vida ni el dere­cho al agua en nin­gún caso debe­rían ser con­sul­ta­das sino defen­di­das y res­pe­ta­das.

Como men­cio­nó León Fie­rro, en la serie docu­men­tal En pocas pala­bras, nos encon­tra­mos en la urgen­cia de for­ta­le­cer nues­tras redes trans­na­cio­na­les de soli­da­ri­dad, de afec­to y de resis­ten­cia pues “esta es una aler­ta no solo para el pue­blo de Méxi­co, sino para el mun­do ente­ro. Sabe­mos que en muchas par­tes del mun­do están luchan­do en con­tra de las polí­ti­cas pri­va­ti­za­do­ras y de des­po­jo”. León lucha en Mexi­ca­li Resis­te para que la empre­sa Cons­te­lla­tion Brands aban­do­ne Méxi­co. ¿Cómo man­te­ner­nos salu­da­bles duran­te las cri­sis glo­ba­les cuan­do nos qui­tan la vida, cuan­do soca­van nues­tros terri­to­rios y cuan­do pri­va­ti­zan nues­tra agua?

La pan­de­mia ha sido y es un sis­te­ma de muer­te que actual­men­te nos pide que nos cui­de­mos con aque­llos bie­nes comu­nes como el agua. Sin embar­go nues­tros Gobier­nos per­mi­ten que nos la arre­ba­ten, pri­va­ti­cen y acu­mu­len median­te pro­ce­sos de des­po­jo. La pan­de­mia del capi­ta­lis­mo es la que nos expo­ne hoy al COVID-19, por­que antes de su lle­ga­da nos ha ido des­po­jan­do ya del dere­cho a la vida, a la dig­ni­dad y a la jus­ti­cia social.

Mien­tras el Pre­si­den­te Duque en Colom­bia y López en Méxi­co nos invi­tan a lavar­nos las manos, nos men­cio­nan cons­tan­te­men­te que las cri­sis y las gue­rras glo­ba­les serán en un futu­ro por el des­abas­te­ci­mien­to del agua, pero lo que no nos han dicho es que sus pre­sa­gios son ya reali­da­des en muchos de nues­tros terri­to­rios. Los dere­chos huma­nos no se con­sul­tan, ser líder social no es deli­to, y por ello los pue­blos de Méxi­co hoy exi­gen fue­ra Cons­te­lla­tion Brands, fue­ra el des­po­jo capi­ta­lis­ta.

*Cami­la Mur­cia es psi­có­lo­ga comu­ni­ta­ria. Cola­bo­ra­do­ra para Colom­bia Infor­ma des­de Bogo­tá.
CI CM/JA/22/03/2020/9:00

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *