Chi­le. Día de los Bos­ques en el Bio­bío: la «pan­de­mia» es el mono­cul­ti­vo fores­tal

Colec­ti­vo Ojo de Trei­le /​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano /​21 de mar­zo de 2020

Hoy es el día mun­dial de los bos­ques, pero en la Cor­di­lle­ra de la Cos­ta de la zona cen­tro-sur de Chi­le no hay mucho que cele­brar. Así como hoy Chi­le y el mun­do están sufrien­do una pan­de­mia pro­duc­to de este nue­vo coro­na­vi­rus, los bos­ques de este terri­to­rio están sufrien­do un eco­ci­dio des­de hace casi 50 años, pro­duc­to del mono­cul­ti­vo fores­tal.

Este modo de plan­ta­ción fue incu­ba­do en los ini­cios de la dic­ta­du­ra, fru­to de la corrup­ción entre empre­sas de Mat­te y Ange­li­ni, y el enton­ces direc­tor de la CONAF, y yerno de Pino­chet, Julio Pon­ce Lerou.

Mono­cul­ti­vo Fores­tal, Terri­to­rio Lav­ken­che, Tirúa, Bio­bío

Las con­di­cio­nes para su pro­pa­ga­ción las faci­li­ta­ron el DL 701, que le rega­ló dine­ro del Esta­do a las empre­sas fores­ta­les para plan­tar a tra­vés de boni­fi­ca­cio­nes gra­tui­tas, y las ins­ti­tu­cio­nes y fun­cio­na­rios del Esta­do (CONAF, Minis­te­rio de Bie­nes Nacio­na­les, nota­rios, jue­ces, poli­cías y mili­ta­res), que por medio de diver­sas for­mas logra­ron usur­par o com­prar frau­du­len­ta­men­te tie­rras mapu­che y cam­pe­si­nas en favor de las empre­sas. En uno de los casos más afec­ta­dos, el terri­to­rio de Cura­ni­lahue, las empre­sas logra­ron aca­pa­rar más el 80% de la pro­pie­dad de la comu­na.

Bos­que en el Alto Bio­bío, Terri­to­rio Pewen­che

Así nació el mono­cul­ti­vo fores­tal en la cor­di­lle­ra de la Cos­ta, Nahuel­bu­ta y Lav­ken­ma­pu en el Bio­bío, La Arau­ca­nía y Los Ríos, cuyos prin­ci­pa­les pro­pa­ga­do­res son dos empre­sas: Minin­co (CMPC) y Arau­co. La expan­sión, que podría lle­gar a ase­me­jar­se a un con­ta­gio viral, se desa­rro­lló de for­ma masi­va, alcan­zan­do lo lar­go y ancho de la cor­di­lle­ra, con un por­cen­ta­je de pro­pa­ga­ción del 26%, sólo entre los años 1986 y 2011.

Los prin­ci­pa­les «sín­to­mas» que el esta­ble­ci­mien­to del mono­cul­ti­vo gene­ra en los eco­sis­te­mas son pér­di­da de flo­ra y fau­na nati­va – en sus ini­cios median­te inci­ne­ra­ción – y de sue­lo fér­til, dis­mi­nu­ción y con­ta­mi­na­ción del agua, des­pla­za­mien­to for­za­do y des­po­bla­mien­to del cam­po, mega­in­cen­dios fores­ta­les, fal­ta de espa­cio para vivien­das en sec­to­res de bor­de urbano-rural, explo­ta­ción labo­ral, des­em­pleo y pobre­za.

Dife­ren­cias entre un bos­que (mayor diver­si­dad de espe­cies de árbo­les) y mono­cul­ti­vo fores­tal (una sola espe­cie de árbo­les) en Reser­va Non­guén, Gran Con­cep­ción, Bio­bío

Hace­mos un lla­ma­do a las auto­ri­da­des, a estar a la altu­ra de la «pan­de­mia» y tomar medi­das para con­tro­lar su pro­pa­ga­ción. Se supo­ne que CONAF es la enti­dad encar­ga­da del cui­da­do y de la pro­tec­ción de los bos­ques, pero resul­ta com­ple­ta­men­te incom­pe­ten­te en su rol. Sin ir más lejos, en febre­ro del pre­sen­te año, CONAF taló 40 arau­ca­rias para hacer un «cor­ta­fue­go», espe­cie que está en gra­ve peli­gro de extin­ción. La enti­dad ade­más no cuen­ta con polí­ti­cas bene­fi­cio­sas para la pro­pa­ga­ción, cui­da­do y con­ser­va­ción del bos­que sino más bien a favor del mono­cul­ti­vo fores­tal.

Plan­ta de Celu­lo­sa de los Ange­li­ni en la comu­na de Arau­co, sec­tor hor­co­nes. Gran emi­sor de con­ta­mi­nan­tes. Actual­men­te en expan­sión a tra­vés del pro­yec­to MAPA

Como medi­das de «tra­ta­mien­to» fren­te a esta «epi­de­mia» que afec­ta a los bos­ques en todo el mun­do están refo­res­tar y res­tau­rar el eco­sis­te­ma nati­vo, poten­ciar el cul­ti­vo de ali­men­tos reem­pla­zan­do las plan­ta­cio­nes fores­ta­les, reco­lec­tar los pro­duc­tos del bos­que median­te for­mas sus­ten­ta­bles, pero sin dudas que la más efec­ti­va es la recu­pe­ra­ción terri­to­rial. Allí comu­ni­da­des mapu­che y cam­pe­si­nas chi­le­nas des­po­ja­das de sus tie­rras bus­can recu­pe­rar­las para sub­sis­tir y con­tri­buir a rever­tir la pér­di­da de bio­di­ver­si­dad.

Resu­men*

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *