Argen­ti­na. Nori­ta Cor­ti­ñas y sus 90 jóve­nes y gue­rre­ros años de vida

Por Car­los Azná­rez, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 22 mar­zo 2020

En estos tiem­pos difí­ci­les de gue­rra bac­te­rio­ló­gi­ca impe­rial, de uni­for­ma­dos dis­ci­pli­na­do­res en las calles del mun­do, de com­pro­ba­ción de lo que ya sabía­mos, que el capi­ta­lis­mo es muer­te y no tie­ne escrú­pu­los para seguir matan­do, se hace impres­cin­di­ble hacer un home­na­je nece­sa­rio y que nos pon­ga a todas y todos en sin­to­nía con lo que sig­ni­fi­ca un sím­bo­lo de lucha fun­da­men­tal al que debe­mos cui­dar y que­rer como a nadie. Es tiem­po, pre­ci­sa­men­te en este 22 de mar­zo en que cum­ple 90 jóve­nes años, de feli­ci­tar a nues­tra que­ri­dí­si­ma Nori­ta Cor­ti­ñas, mili­tan­te empe­ci­na­da y valien­te en la defen­sa de la memo­ria de nues­tros 30 mil her­ma­nos revo­lu­cio­na­rios des­apa­re­ci­dos y ase­si­na­dos.

Nori­ta. Madre de Pla­za de Mayo con mayús­cu­las, a par­tir de aquel momen­to acia­go de abril del 77 en que la pato­ta mili­tar secues­tra­ba y hacía des­apa­re­cer a tu ado­ra­do hijo Gus­ta­vo, y vos, como una tigra que defien­de a sus cacho­rros, salis­te a bus­car­lo remo­vien­do cie­lo y tie­rra, has­ta que el 30 de abril de ese mis­mo año comen­zas­te a mar­char en la Pla­za y no te detu­vis­te jamás.

Dimi­nu­ta y pobla­da de ter­nu­ra, te fuis­te con­vir­tien­do, a pun­ta de dar ejem­plo ‑como pedía nues­tro admi­ra­do Che- en una bata­lla­do­ra cons­tan­te, con el pañue­lo blan­co, inma­cu­la­do, como estan­dar­te fren­te a los opre­so­res.

Jamás le rega­las­te esa herra­mien­ta tan impor­tan­te como es la auto­no­mía, a aque­llos que con can­tos de sire­na inten­ta­ron e inten­tan coop­tar tu tra­yec­to­ria y la de tan­tas lucha­do­ras. Si hay algo que te des­ta­có a lo lar­go de los años, es que no sucum­bis­te nun­ca ante los can­tos de sire­na de gobier­nos, par­ti­dos ni tes­ta­fe­rros de la poli­ti­que­ría. Nin­guno de estos esta­men­tos, pudo con tu dis­cur­so digno, com­pro­me­ti­do, con­se­cuen­te.

No fal­tas­te ni un jue­ves a la Pla­za que las hizo mun­dial­men­te admi­ra­das y cuan­do algu­nas cre­ye­ron que ya no eran tiem­pos de resis­tir, redo­blas­te tus esfuer­zos para denun­ciar los atro­pe­llos a los más nece­si­ta­dos, sin dejar de reco­no­cer a la vez, por­que no te ence­rras­te nun­ca en un dis­cur­so dog­má­ti­co, lo que a tu enten­der eran avan­ces o vic­to­rias par­cia­les den­tro del cam­po de los dere­chos huma­nos con res­pec­to a los años de la dic­ta­du­ra. Pero te plan­tas­te, cohe­ren­te, para recor­dar que tam­bién se vio­lan eso dere­chos cuan­do cre­cen los crí­me­nes del «gati­llo fácil» o de la des­nu­tri­ción o mor­ta­li­dad infan­til en pro­vin­cias don­de los gober­na­do­res siguen actuan­do como seño­res feu­da­les.

De la mis­ma mane­ra, estu­vis­te siem­pre al pie del cañón cada vez que había un con­flic­to social, un des­alo­jo o una ocu­pa­ción de una fábri­ca que había sido aban­do­na­da por sus patro­nes y era recu­pe­ra­da por sus tra­ba­ja­do­res, no dudas­te ni un ins­tan­te en poner­te del lado de los pue­blos ori­gi­na­rios, cons­tan­te­men­te per­se­gui­dos. Así abra­zas­te a los mapu­che neu­qui­nos o te plan­tas­te des­de la pri­me­ra hora acom­pa­ñan­do a los her­ma­nos Qom y Wichi a los que no solo se des­po­ja de sus tie­rras sino que se los mata por des­nu­tri­ción.

Tu fuer­za arro­lla­do­ra, que­ri­da Nori­ta no se demos­tró sólo den­tro de nues­tras fron­te­ras. Reco­rris­te el mun­do denun­cian­do pri­me­ro a la dic­ta­du­ra ase­si­na, pero tam­bién en apo­yo hacia los que pelean o los que sufren la repre­sión de sus res­pec­ti­vos gobier­nos. Así lle­gas­te, jun­to con Pérez Esqui­vel a Hai­tí, cuan­do nadie que­ría hablar de ese país tan macha­ca­do por el impe­ria­lisl­mo y sus segui­do­res. Tam­bién mar­chas­te con las muje­res de la resis­ten­cia hon­du­re­ña, dejan­do cla­ro que la voz del pue­blo es la úni­ca que debe ser escu­cha­da a la hora de embes­tir a la dic­ta­du­ra y su actual varian­te con­ti­nuis­ta.

Tuvi­mos la suer­te de com­par­tir con vos una de tus visi­tas mili­tan­tes a Chia­pas, en apo­yo a los zapa­tis­tas del EZLN y com­pro­bar, una vez más, cuan­to y cómo te quie­ren los de «más aba­jo y a la izquier­da». No dejas­te tam­po­co de apo­yar la cau­sa del pue­blo pales­tino, la de los inde­pen­den­tis­tas vas­cos y cata­la­nes o de recla­mar para que el Impe­rio y la OTAN no siguie­ra masa­cran­do a las pobla­cio­nes de Iraq, Afga­nis­tán, Libia o el pue­blo kur­do.

Algo más para des­ta­car y que te defi­ne como lo que sos, una mili­tan­te de la rebel­día y la humil­dad : jamás pusis­te incon­ve­nien­tes a la hora de con­tes­tar posi­ti­va­men­te a quie­nes te invi­ta­ban aquí o en el exte­rior para que te hicie­ras pre­sen­te. Ni hablar de via­jar en pri­me­ra como algu­na vez te sugi­rie­ron o de alo­jar­te en hote­les lujo­sos. Siem­pre pre­fe­ris­te la casa de los com­pa­ñe­ros, para char­lar «en fami­lia» y sobre todo, para sen­tar ejem­plo, de que a las Madres como vos, no las sedu­ce ni el lujo, ni el con­su­mo y mucho menos las invi­ta­cio­nes osten­to­sas.

Cuán­tas veces te hemos admi­ra­do, Nora Cor­ti­ñas, por­que sacan­do fuer­zas de tu pro­pio can­san­cio, reco­rrías dis­tan­cias enor­mes para ir de una reu­nión a otra, de una mar­cha a un acto, por­que en todos esos sitios era fun­da­men­tal que mar­ca­ras con tu pre­sen­cia, el apo­yo como Madre de Pla­za de Mayo a cau­sas jus­tas que por lo gene­ral son nin­gu­nea­das por los medios o embes­ti­das por la repre­sión. No es casual que en agra­de­ci­mien­to a tu per­ma­nen­te entre­ga, los tra­ba­ja­do­res de la fábri­ca recu­pe­ra­da IMPA hayan pues­to tu nom­bre (por­que los mejo­res home­na­jes son los que se hacen en vida) a la sala de su tea­tro popu­lar. Tam­po­co olvi­da­mos tu empe­ño mili­tan­te en pelear en la calle por hacer jus­ti­cia ante el ase­si­na­to de San­tia­go Mal­do­na­do y Rafael Nahuel.

Qué decir, tam­bién, de tu con­ti­nua con­cu­rren­cia duran­te tan­tos años a las cár­ce­les, visi­tan­do a las y los com­pa­ñe­ros pre­sos por luchar. Son muchos y muchas las que reci­bie­ron tu espe­ra­da visi­ta y que te abra­za­ron con ese cari­ño que sólo pue­den demos­trar los miles de hijos lucha­do­res que te han ido cre­cien­do a lo lar­go de tu her­mo­sa vida.

Quien te qui­ta lo bai­la­do, que­ri­da Nori­ta, con tus 90 en la mochi­la gue­rre­ra y ese puño levan­ta­do con el pañue­lo ver­de femi­nis­ta, pelean­do por el agua, por la tie­rra, por la vida con­tra la muer­te que se dis­fra­za de mil mane­ras en estos tiem­pos.

Gra­cias, Nora Cor­ti­ñas, por ser gene­ro­sa­men­te soli­da­ria, valien­te­men­te anti­au­to­ri­ta­ria y rebel­de­men­te anti­ca­pi­ta­lis­ta, anti­im­pe­ria­lis­ta y anti­pa­triar­cal. Con tu ejem­plo, estás rati­fi­can­do dia­ria­men­te que sólo aque­llas y aqué­llos que luchan toda la vida son los y las impres­cin­di­bles.

Feliz cum­ple y el 24 nos encon­tra­re­mos como sea recor­dan­do a nues­tras y nues­tros 30 mil her­ma­nos y her­ma­nas de lucha.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *