Argen­ti­na. Nori­ta Cor­ti­ñas y sus 90 jóve­nes y gue­rre­ros años de vida

Por Car­los Azná­rez, Resu­men Lati­noa­me­ri­cano, 22 mar­zo 2020

En estos tiem­pos difí­ci­les de gue­rra bac­te­rio­ló­gi­ca impe­rial, de uni­for­ma­dos dis­ci­pli­na­do­res en las calles del mun­do, de com­pro­ba­ción de lo que ya sabía­mos, que el capi­ta­lis­mo es muer­te y no tie­ne escrú­pu­los para seguir matan­do, se hace impres­cin­di­ble hacer un home­na­je nece­sa­rio y que nos pon­ga a todas y todos en sin­to­nía con lo que sig­ni­fi­ca un sím­bo­lo de lucha fun­da­men­tal al que debe­mos cui­dar y que­rer como a nadie. Es tiem­po, pre­ci­sa­men­te en este 22 de mar­zo en que cum­ple 90 jóve­nes años, de feli­ci­tar a nues­tra que­ri­dí­si­ma Nori­ta Cor­ti­ñas, mili­tan­te empe­ci­na­da y valien­te en la defen­sa de la memo­ria de nues­tros 30 mil her­ma­nos revo­lu­cio­na­rios des­apa­re­ci­dos y ase­si­na­dos.

Nori­ta. Madre de Pla­za de Mayo con mayús­cu­las, a par­tir de aquel momen­to acia­go de abril del 77 en que la pato­ta mili­tar secues­tra­ba y hacía des­apa­re­cer a tu ado­ra­do hijo Gus­ta­vo, y vos, como una tigra que defien­de a sus cacho­rros, salis­te a bus­car­lo remo­vien­do cie­lo y tie­rra, has­ta que el 30 de abril de ese mis­mo año comen­zas­te a mar­char en la Pla­za y no te detu­vis­te jamás.

Dimi­nu­ta y pobla­da de ter­nu­ra, te fuis­te con­vir­tien­do, a pun­ta de dar ejem­plo ‑como pedía nues­tro admi­ra­do Che- en una bata­lla­do­ra cons­tan­te, con el pañue­lo blan­co, inma­cu­la­do, como estan­dar­te fren­te a los opre­so­res.

Jamás le rega­las­te esa herra­mien­ta tan impor­tan­te como es la auto­no­mía, a aque­llos que con can­tos de sire­na inten­ta­ron e inten­tan coop­tar tu tra­yec­to­ria y la de tan­tas lucha­do­ras. Si hay algo que te des­ta­có a lo lar­go de los años, es que no sucum­bis­te nun­ca ante los can­tos de sire­na de gobier­nos, par­ti­dos ni tes­ta­fe­rros de la poli­ti­que­ría. Nin­guno de estos esta­men­tos, pudo con tu dis­cur­so digno, com­pro­me­ti­do, con­se­cuen­te.

No fal­tas­te ni un jue­ves a la Pla­za que las hizo mun­dial­men­te admi­ra­das y cuan­do algu­nas cre­ye­ron que ya no eran tiem­pos de resis­tir, redo­blas­te tus esfuer­zos para denun­ciar los atro­pe­llos a los más nece­si­ta­dos, sin dejar de reco­no­cer a la vez, por­que no te ence­rras­te nun­ca en un dis­cur­so dog­má­ti­co, lo que a tu enten­der eran avan­ces o vic­to­rias par­cia­les den­tro del cam­po de los dere­chos huma­nos con res­pec­to a los años de la dic­ta­du­ra. Pero te plan­tas­te, cohe­ren­te, para recor­dar que tam­bién se vio­lan eso dere­chos cuan­do cre­cen los crí­me­nes del «gati­llo fácil» o de la des­nu­tri­ción o mor­ta­li­dad infan­til en pro­vin­cias don­de los gober­na­do­res siguen actuan­do como seño­res feu­da­les.

De la mis­ma mane­ra, estu­vis­te siem­pre al pie del cañón cada vez que había un con­flic­to social, un des­alo­jo o una ocu­pa­ción de una fábri­ca que había sido aban­do­na­da por sus patro­nes y era recu­pe­ra­da por sus tra­ba­ja­do­res, no dudas­te ni un ins­tan­te en poner­te del lado de los pue­blos ori­gi­na­rios, cons­tan­te­men­te per­se­gui­dos. Así abra­zas­te a los mapu­che neu­qui­nos o te plan­tas­te des­de la pri­me­ra hora acom­pa­ñan­do a los her­ma­nos Qom y Wichi a los que no solo se des­po­ja de sus tie­rras sino que se los mata por des­nu­tri­ción.

Tu fuer­za arro­lla­do­ra, que­ri­da Nori­ta no se demos­tró sólo den­tro de nues­tras fron­te­ras. Reco­rris­te el mun­do denun­cian­do pri­me­ro a la dic­ta­du­ra ase­si­na, pero tam­bién en apo­yo hacia los que pelean o los que sufren la repre­sión de sus res­pec­ti­vos gobier­nos. Así lle­gas­te, jun­to con Pérez Esqui­vel a Hai­tí, cuan­do nadie que­ría hablar de ese país tan macha­ca­do por el impe­ria­lisl­mo y sus segui­do­res. Tam­bién mar­chas­te con las muje­res de la resis­ten­cia hon­du­re­ña, dejan­do cla­ro que la voz del pue­blo es la úni­ca que debe ser escu­cha­da a la hora de embes­tir a la dic­ta­du­ra y su actual varian­te con­ti­nuis­ta.

Tuvi­mos la suer­te de com­par­tir con vos una de tus visi­tas mili­tan­tes a Chia­pas, en apo­yo a los zapa­tis­tas del EZLN y com­pro­bar, una vez más, cuan­to y cómo te quie­ren los de «más aba­jo y a la izquier­da». No dejas­te tam­po­co de apo­yar la cau­sa del pue­blo pales­tino, la de los inde­pen­den­tis­tas vas­cos y cata­la­nes o de recla­mar para que el Impe­rio y la OTAN no siguie­ra masa­cran­do a las pobla­cio­nes de Iraq, Afga­nis­tán, Libia o el pue­blo kur­do.

Algo más para des­ta­car y que te defi­ne como lo que sos, una mili­tan­te de la rebel­día y la humil­dad : jamás pusis­te incon­ve­nien­tes a la hora de con­tes­tar posi­ti­va­men­te a quie­nes te invi­ta­ban aquí o en el exte­rior para que te hicie­ras pre­sen­te. Ni hablar de via­jar en pri­me­ra como algu­na vez te sugi­rie­ron o de alo­jar­te en hote­les lujo­sos. Siem­pre pre­fe­ris­te la casa de los com­pa­ñe­ros, para char­lar «en fami­lia» y sobre todo, para sen­tar ejem­plo, de que a las Madres como vos, no las sedu­ce ni el lujo, ni el con­su­mo y mucho menos las invi­ta­cio­nes osten­to­sas.

Cuán­tas veces te hemos admi­ra­do, Nora Cor­ti­ñas, por­que sacan­do fuer­zas de tu pro­pio can­san­cio, reco­rrías dis­tan­cias enor­mes para ir de una reunión a otra, de una mar­cha a un acto, por­que en todos esos sitios era fun­da­men­tal que mar­ca­ras con tu pre­sen­cia, el apo­yo como Madre de Pla­za de Mayo a cau­sas jus­tas que por lo gene­ral son nin­gu­nea­das por los medios o embes­ti­das por la repre­sión. No es casual que en agra­de­ci­mien­to a tu per­ma­nen­te entre­ga, los tra­ba­ja­do­res de la fábri­ca recu­pe­ra­da IMPA hayan pues­to tu nom­bre (por­que los mejo­res home­na­jes son los que se hacen en vida) a la sala de su tea­tro popu­lar. Tam­po­co olvi­da­mos tu empe­ño mili­tan­te en pelear en la calle por hacer jus­ti­cia ante el ase­si­na­to de San­tia­go Mal­do­na­do y Rafael Nahuel.

Qué decir, tam­bién, de tu con­ti­nua con­cu­rren­cia duran­te tan­tos años a las cár­ce­les, visi­tan­do a las y los com­pa­ñe­ros pre­sos por luchar. Son muchos y muchas las que reci­bie­ron tu espe­ra­da visi­ta y que te abra­za­ron con ese cari­ño que sólo pue­den demos­trar los miles de hijos lucha­do­res que te han ido cre­cien­do a lo lar­go de tu her­mo­sa vida.

Quien te qui­ta lo bai­la­do, que­ri­da Nori­ta, con tus 90 en la mochi­la gue­rre­ra y ese puño levan­ta­do con el pañue­lo ver­de femi­nis­ta, pelean­do por el agua, por la tie­rra, por la vida con­tra la muer­te que se dis­fra­za de mil mane­ras en estos tiem­pos.

Gra­cias, Nora Cor­ti­ñas, por ser gene­ro­sa­men­te soli­da­ria, valien­te­men­te anti­au­to­ri­ta­ria y rebel­de­men­te anti­ca­pi­ta­lis­ta, anti­im­pe­ria­lis­ta y anti­pa­triar­cal. Con tu ejem­plo, estás rati­fi­can­do dia­ria­men­te que sólo aque­llas y aqué­llos que luchan toda la vida son los y las impres­cin­di­bles.

Feliz cum­ple y el 24 nos encon­tra­re­mos como sea recor­dan­do a nues­tras y nues­tros 30 mil her­ma­nos y her­ma­nas de lucha.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: