Argen­ti­na. La pan­de­mia agra­va la ten­den­cia rece­si­va y sus efec­tos regre­si­vos en el empleo y los ingre­sos popu­la­res

Por Julio C. Gam­bi­na, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 21 mar­zo 2020

La pan­de­mia del coro­na­vi­rus cre­ce en el ámbi­to mun­dial, y por supues­to, tam­bién en la Argen­ti­na, aho­ra en “ais­la­mien­to social pre­ven­ti­vo” has­ta fines de mar­zo. Es un fenó­meno que agra­va la situa­ción crí­ti­ca que venía arras­tran­do la eco­no­mía mun­dial y por supues­to, la pro­pia de la Argen­ti­na.

Apa­re­ce un hori­zon­te de rece­sión mun­dial para este 2020, con EEUU en retro­ce­so, del ‑0,4; la Zona Euro cayen­do aún más y reite­ran­do la gra­ve­dad del momen­to en el vie­jo con­ti­nen­te, al ‑2,8%; con Japón repi­tien­do un lar­go retro­ce­so, aho­ra del ‑1,5%, y Chi­na muy lejos de sus ele­va­das tasas por déca­das, pero cre­cien­do menos de lo acos­tum­bra­do, al +3,5%. En el ima­gi­na­rio se pro­yec­ta un cre­ci­mien­to nulo para el con­jun­to. Son datos pro­vis­tos por el Ins­ti­tu­to Inter­na­cio­nal de Finan­zas. (https://​www​.iif​.com/)

Jun­to a la baja la pro­duc­ción, lo que cre­ce es la deu­da, favo­re­ci­da por la reduc­ción de los tipos de inte­rés, cer­ca­na al 0%. Los ban­cos cen­tra­les del capi­ta­lis­mo desa­rro­lla­do están emi­tien­do dine­ro en gran­des can­ti­da­des, siguien­do el camino de la cri­sis del 200709, bus­can­do que no cai­gan los gran­des ope­ra­do­res finan­cie­ros y eco­nó­mi­cos del sis­te­ma mun­dial. Son polí­ti­cas de estí­mu­lo mone­ta­rio, a con­tra­mano de la lógi­ca dis­cur­si­va de la corrien­te prin­ci­pal del pen­sa­mien­to eco­nó­mi­co, curio­sa­men­te finan­cia­dos por los mis­mos que deci­den estas masi­vas emi­sio­nes de mone­da.

Las bol­sas se des­plo­man y los gran­des espe­cu­la­do­res inten­tan hacer dife­ren­cias y acre­di­tar ganan­cias por com­pras ante­rio­res. Por eso ven­den sus tenen­cias en acti­vos finan­cie­ros y arras­tran a la baja al con­jun­to de los acti­vos finan­cie­ros, alen­tan­do manio­bras espe­cu­la­ti­vas que agra­van la situa­ción de des­igual­dad en la dis­tri­bu­ción del ingre­so y de la rique­za. Las ven­tas de títu­los, bonos y accio­nes afec­tan inclu­so a la “ban­ca en las som­bras”, los gran­des fon­dos de inver­sión, los que están per­dien­do valo­ri­za­ción en sus acti­vos, agu­di­zan­do la infla­da bur­bu­ja finan­cie­ra.

A ello debe sumar­se la impu­ni­dad de quie­nes apro­ve­chan la situa­ción para aumen­tar pre­cios y con ello, sus ganan­cias, a cos­ta de la mayo­ría de la socie­dad. Es la lógi­ca mer­can­til que se impo­ne a la nece­sa­ria soli­da­ri­dad en tiem­pos de pan­de­mia.

Emi­sión mone­ta­ria para sos­te­ner al capi­ta­lis­mo

La emi­sión mone­ta­ria gene­ra­li­za­da en el capi­ta­lis­mo con­tem­po­rá­neo es para sal­var a estos gran­des ope­ra­do­res y empre­sas de la eco­no­mía mun­dial, aun cuan­do sus eco­no­mis­tas e ideó­lo­gos, insis­ta­mos, pre­go­nan un dis­cur­so crí­ti­co sobre la emi­sión mone­ta­ria y su impac­to en los pre­cios, un tema de inte­rés en la Argen­ti­na con infla­ción mino­ris­ta esti­ma­da para el 2020 en torno al 40%.

De este modo, los gobier­nos de los prin­ci­pa­les esta­dos del capi­ta­lis­mo desa­rro­lla­do ofre­cen cuan­tio­sas can­ti­da­des de dine­ro para sos­te­ner a sus eco­no­mías, o, mejor dicho, a sus sec­to­res hege­mó­ni­cos, afec­ta­dos des­de hace rato por la caí­da de la pro­duc­ción y las ten­sio­nes que adi­cio­na en la coyun­tu­ra el coro­na­vi­rus. El pro­pio FMI con­vo­ca a colec­tar 1 billón de dóla­res para asis­tir a los gobier­nos ante los pro­ble­mas en cur­so, anti­ci­pan­do que podría dis­po­ner de unos 50.000 millo­nes que serán ofre­ci­dos a paí­ses emer­gen­tes y unos 10.000 millo­nes a paí­ses de bajos ingre­sos.

En ese sen­ti­do y en dia­lo­go con las auto­ri­da­des de la Argen­ti­na, el FMI sugie­re que los pres­ta­mis­tas pri­va­dos deben resig­nar entre 55.000 y 85.000 millo­nes de dóla­res en el mediano pla­zo para hacer sus­ten­ta­ble el pago de la deu­da públi­ca exter­na de la Argen­ti­na. El tema es que Argen­ti­na está en default vir­tual, si es que se lee ade­cua­da­men­te los 4.000 pun­tos de ries­go país con que se cali­fi­ca al país. Por ello, la Argen­ti­na le infor­ma al FMI que no podrá aten­der la deu­da con el orga­nis­mo inter­na­cio­nal por los pró­xi­mos cua­tro años, veri­fi­can­do la exis­ten­cia de un default de hecho.

Aten­dien­do la situa­ción mun­dial y la espe­ci­fi­ci­dad de la Argen­ti­na, es tiem­po de sus­pen­der los pagos, mien­tras se audi­ta la deu­da y se fijan prio­ri­da­des loca­les, espe­cial­men­te ante la deman­da sani­ta­ria y el agra­va­mien­to de la rece­sión pro­duc­ti­va que impo­ne la pan­de­mia del coro­na­vi­rus.

Impac­to en el empleo, el sala­rio y la pobre­za

La situa­ción social es gra­ve y la emer­gen­cia sani­ta­ria y rece­si­va la pro­fun­di­za­rá, espe­cial­men­te con un fuer­te impac­to sobre el empleo, el sala­rio y la des­igual­dad en mate­ria de Ingre­so y Rique­za.

Es intere­san­te leer dete­ni­da­men­te el infor­me al res­pec­to pre­sen­ta­do recien­te­men­te por la OIT.

Seña­la el orga­nis­mo que el aumen­to del des­em­pleo mun­dial osci­la­rá “entre 5,3 millo­nes (hipó­te­sis “pru­den­te”) y 24,7 millo­nes (hipó­te­sis “extre­ma”) a par­tir de un nivel de base de 188 millo­nes en 2019”.[1] Agre­ga el aná­li­sis que, en com­pa­ra­ción, “la cri­sis finan­cie­ra mun­dial de 2008 – 2009 aumen­tó el des­em­pleo mun­dial en 22 millo­nes». Es una refe­ren­cia evi­den­te de la gra­ve­dad de la situa­ción pre­sen­te. Sigue seña­lan­do la OIT que, «Las caí­das del empleo tam­bién con­lle­van gran­des pér­di­das de ingre­sos para los tra­ba­ja­do­res”, que cal­cu­la entre 860.000 millo­nes de dóla­res y 3,4 billo­nes de dóla­res a fina­les de 2020. La con­se­cuen­cia “se tra­du­ci­rá en caí­das en el con­su­mo de bie­nes y ser­vi­cios” y “afec­ta­rá a las empre­sas y las eco­no­mías».

«La OIT esti­ma que entre 8,8 y 35 millo­nes de per­so­nas más esta­rán en situa­ción de pobre­za labo­ral en todo el mun­do, fren­te a la esti­ma­ción ori­gi­nal para 2020 (que pre­veía una dis­mi­nu­ción de 14 millo­nes en todo el mun­do)». Serán afec­ta­dos: «Las muje­res y los migran­tes tam­bién. Estos últi­mos son vul­ne­ra­bles debi­do a la fal­ta de pro­tec­ción y dere­chos socia­les, y las muje­res tien­den a pre­do­mi­nar en los empleos de baja remu­ne­ra­ción y en los sec­to­res afec­ta­dos.»

Estos datos con­fir­man esti­ma­cio­nes de afec­ta­cio­nes dife­ren­cia­das sobre el con­jun­to de la pobla­ción, ya que exis­ten dis­tin­tas reser­vas mone­ta­rias para sopor­tar las “cua­ren­te­nas” que se gene­ra­li­zan, sin pre­vi­sión tem­po­ral, por lo menos en el cor­to pla­zo.

¿Sopor­ta­rán los sec­to­res de meno­res ingre­sos, pre­ca­ri­za­dos en el empleo, lar­gos tiem­pos de inac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca? ¿Las polí­ti­cas de asis­ten­cia social dis­pues­tas serán sufi­cien­tes para aten­der la emer­gen­cia? Son inte­rro­gan­tes para habi­li­tar un diá­lo­go que tras­cien­de el pro­ble­ma de la pan­de­mia en cur­so y se con­cen­tre más en los temas estruc­tu­ra­les de los lími­tes civi­li­za­to­rios del orden capi­ta­lis­ta con­tem­po­rá­neo.

Algu­nas ense­ñan­zas en el mar­co de las ten­sio­nes

Que­da cla­ro que no fue ade­cua­da, para la mayo­ría empo­bre­ci­da de la socie­dad, la deci­sión de mer­can­ti­li­zar dere­chos, espe­cial­men­te salud y edu­ca­ción.

Resul­ta nece­sa­rio rever­tir la situa­ción con gas­to e inver­sión públi­ca, des­ti­nan­do todos los recur­sos posi­bles y pla­ni­fi­can­do su desa­rro­llo inme­dia­to.

Se tra­ta de vol­ver a sos­te­ner la impor­tan­cia de la acción colec­ti­va des­de un Esta­do con obje­ti­vos por la tran­si­ción social y pers­pec­ti­vas de resol­ver las más amplias nece­si­da­des de la socie­dad. No es cues­tión del tra­di­cio­nal Esta­do capi­ta­lis­ta que sos­tie­ne los obje­ti­vos del gran capi­tal, sino de un nue­vo Esta­do para la tran­si­ción hacia otra socie­dad.

No hay mayor prio­ri­dad que la vida, una cues­tión exten­di­da a la natu­ra­le­za en su con­jun­to. De hecho, exis­ten imá­ge­nes sate­li­ta­les que evi­den­cian la mejo­ra del ambien­te ante el paro obli­ga­do de la indus­tria y la pro­duc­ción de bie­nes y ser­vi­cios (trans­por­te, turis­mo, etc.), lo que pone en dis­cu­sión la nece­si­dad de cam­biar el mode­lo pro­duc­ti­vo y de desa­rro­llo, lo que supo­ne todo un tema para el deba­te. Ter­mi­nar con la toxi­ci­dad y con­ta­mi­na­ción actual, lo que pro­vo­ca el calen­ta­mien­to glo­bal, lla­ma­do “cam­bio cli­má­ti­co”, asun­to sub­es­ti­ma­do por las trans­na­cio­na­les más con­cen­tra­das y el poder polí­ti­co mun­dial.

Al mis­mo tiem­po habrá que dis­cu­tir y con­fron­tar la peti­ción del lobby empre­sa­rio, espe­cial­men­te ener­gé­ti­co, petro­le­ro, auto­mo­triz, finan­cie­ro, entre otros, quie­nes deman­dan sub­si­dios esta­ta­les, aho­ra o cuan­do se supere la emer­gen­cia por la pan­de­mia, para sos­te­ner su ren­ta­bi­li­dad ante el paro de la eco­no­mía, e inclu­so la dis­con­ti­nui­dad de una orien­ta­ción que gana­ba espa­cio por el alien­to a ener­gías alter­na­ti­vas en manos de los Esta­dos.

Por el con­tra­rio, toda la asis­ten­cia debe con­cen­trar­se en fre­nar el des­em­pleo, la pre­ca­rie­dad labo­ral, la mar­gi­na­ción. el empo­bre­ci­mien­to social y la emer­gen­cia sani­ta­ria.

Es tiem­po para pen­sar en ir más allá del orden capi­ta­lis­ta, favo­re­cien­do lazos de soli­da­ri­dad por enci­ma de la com­pe­ten­cia impul­sa­do como sen­ti­do común libe­ral y neo­li­be­ral. Un ejem­plo es la coope­ra­ción de Cuba con Chi­na y de ambos, con paí­ses que abren sus puer­tas para recep­tar el bene­fi­cio de esa rela­ción inter­na­cio­nal de coope­ra­ción.

Por eso, resul­ta inad­mi­si­ble la con­ti­nui­dad del blo­queo geno­ci­da de EEUU sobre Cuba o las uni­la­te­ra­les san­cio­nes eco­nó­mi­cas sobre varia­dos paí­ses lle­va­das ade­lan­te des­de Washing­ton jun­to a la com­pli­ci­dad de varios gobier­nos y orga­nis­mos inter­na­cio­na­les, por caso la OEA en nues­tra región.

Es tiem­po de coope­ra­ción y soli­da­ri­dad entre los pue­blos y los paí­ses, a con­tra­mano de la lógi­ca indi­vi­dua­lis­ta sus­ten­ta­da des­de el pri­vi­le­gio al mer­ca­do, la ganan­cia y la acu­mu­la­ción para la domi­na­ción.

Con todo lo preo­cu­pan­te del momen­to, la emer­gen­cia de una tra­di­ción y lucha por una cul­tu­ra soli­da­ria entre las per­so­nas habi­li­ta a pen­sar en nue­vos tiem­pos de huma­ni­za­ción de la socie­dad para sal­var y pro­mo­ver la natu­ra­le­za en su con­jun­to, es decir, a la pro­pia vida.

Bue­nos Aires, 21 de mar­zo de 2020

[1] El COVID-19 podría cobrar­se casi 25 millo­nes de empleos en el mun­do, afir­ma la OIT, en: https://​www​.ilo​.org/​g​l​o​b​a​l​/​a​b​o​u​t​-​t​h​e​-​i​l​o​/​n​e​w​s​r​o​o​m​/​n​e​w​s​/​W​C​M​S​_​7​3​8​7​6​6​/​l​ang – es/index.htm (con­sul­ta­do el 20/​03/​2020)

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *