Argen­ti­na. Hubo un aca­ta­mien­to fuer­te en todo el país. Cua­ren­te­na for­zo­sa: cómo fue la pri­me­ra jor­na­da

Por Car­los Rodrí­guez /​Resu­men Latinoamericano/​21 de mar­zo 2020 .-

En las prin­ci­pa­les ciu­da­des la cir­cu­la­ción de per­so­nas fue esca­sa. En Cons­ti­tu­ción, la reduc­ción fue del 70 por cien­to. Hubo 250 deten­cio­nes y ope­ra­ti­vos poli­cia­les de per­sua­sión.

Fue impor­tan­te el aca­ta­mien­to a las medi­das dis­pues­tas el jue­ves por el gobierno nacio­nal, anun­cia­das por el pre­si­den­te Alber­to Fer­nán­dez, con el aval uná­ni­me de gober­na­do­res y de las auto­ri­da­des de la Ciu­dad de Bue­nos Aires. Uno de los pun­tos fuer­tes, en el área metro­po­li­ta­na, se dio en luga­res sim­bó­li­cos como la por­te­ña esta­ción de tre­nes de Cons­ti­tu­ción, don­de la dis­mi­nu­ción de pasa­je­ros en hora pico fue de más del 70 por cien­to. La toma de con­cien­cia se advir­tió en muchas ciu­da­des del país, pero hubo excep­cio­nes gra­ves. Hubo 600 denun­cias con­tra per­so­nas por no cum­plir la medi­da: fue­ron dete­ni­das 250 per­so­nas por esa cau­sa.

Mien­tras los tre­nes, los sub­tes y los colec­ti­vos cir­cu­la­ron con pocos pasa­je­ros a bor­do, se obser­va­ron lar­gas colas fren­te a super­mer­ca­dos, far­ma­cias, caje­ros auto­má­ti­cos y nego­cios de barrio, pero siem­pre man­te­nien­do una dis­tan­cia ade­cua­da, en algu­nos casos por deci­sión de las per­so­nas y en otros, por exi­gen­cia de los due­ños de los comer­cios. Fue común, en dis­tin­tos luga­res, ver pasar a patru­lle­ros que, megá­fo­nos median­te, iban recor­dan­do las medi­das de pre­ven­ción y las pena­li­da­des, en caso de no aca­tar­las. Al mar­gen de las deten­cio­nes, uni­for­ma­dos con bar­bi­jo acon­se­ja­ban en barrios bonae­ren­ses ir de a uno por fami­lia a los luga­res de com­pras esen­cia­les. En Lanús, por las redes socia­les, algu­nos veci­nos des­ta­ca­ron “la ama­bi­li­dad de las pare­jas de poli­cías”, algo que muchos con­si­de­ra­ron “un tra­to no habi­tual” que fue valo­ra­do.

En la esta­ción de tre­nes de Cons­ti­tu­ción, se esti­mó que a la maña­na, en la “hora pico”, hubo una dis­mi­nu­ción de pasa­je­ros esti­ma­da en más del 70 por cien­to. Esto que­dó pro­ba­do en la inexis­ten­cia de las habi­tua­les lar­gas colas en los ande­nes y en las para­das del metro­bús, a lo lar­go de la ave­ni­da 9 de Julio. Fuen­tes de la empre­sa Tre­nes Argen­ti­nos seña­la­ron que “el núme­ro de per­so­nas que usó el trans­por­te ferro­via­rio bajó de mane­ra nota­ble”, pero tra­ba­ja­do­res del sec­tor lamen­ta­ron que “los pasa­je­ros no res­pe­ta­ran las dis­tan­cias nece­sa­rias entre unos y otros”. Por ese moti­vo, ante las suge­ren­cias de los guar­das, se pro­du­je­ron algu­nas dis­cu­sio­nes que, al menos en la línea Roca, no pasa­ron a mayo­res.

En el Roca, los tre­nes lle­van entre sie­te y ocho vago­nes que tie­nen asien­tos para 42 pasa­je­ros o 64, de acuer­do con el mode­lo. Hubo que­jas de los pasa­je­ros por­que, como sue­le ocu­rrir los fines de sema­na o los feria­dos, tuvie­ron que via­jar en algu­nas for­ma­cio­nes anti­guas, con menos como­di­dad en los asien­tos y más ines­ta­bi­li­dad sobre las vías, con movi­mien­tos más brus­cos que los habi­tua­les en las for­ma­cio­nes moder­nas.

Muchos de los pasa­je­ros tuvie­ron que jus­ti­fi­car, ante la con­sul­ta de agen­tes poli­cia­les, que esta­ban via­jan­do para ir a sus tra­ba­jos, en espe­cia­li­da­des que fue­ron expre­sa­men­te excep­tua­das de las res­tric­cio­nes por el gobierno nacio­nal. En la esta­ción ferro­via­ria de Pla­za Mise­re­re, en el barrio de Once, el cie­rre de nego­cios como bares y res­tau­ran­tes, nota­ble en todas las ciu­da­des del país jun­to con el de los ban­cos, era toda­vía más fuer­te. Esto se debe a que la mayo­ría de los comer­cios son del área tex­til, con ven­ta de telas y con­fec­cio­nes. Lo mis­mo ocu­rrió en luga­res cén­tri­cos como la ave­ni­da San­ta Fe, Flo­ri­da y en los barrios del nor­te de la ciu­dad.

Las calles del micro­cen­tro por­te­ño se encon­tra­ban desier­tas, mucho más inclu­so que cuan­do la selec­ción de fút­bol jue­ga un mun­dial, por­que en esos casos la gen­te lle­na bares y con­fi­te­rías, y sólo las calles están vacías. El aca­ta­mien­to a la medi­da fue menos con­tun­den­te en el Gran Bue­nos Aires, don­de dis­mi­nu­yó la cir­cu­la­ción de per­so­nas en hora­rio pico, pero ape­nas con las carac­te­rís­ti­cas de los feria­dos o los fines de sema­na.

Por su par­te, en diá­lo­go con Página/​12, Anto­nio Fava­te­lla, de la orga­ni­za­ción social Sopa de Letras, expre­só su preo­cu­pa­ción “por la situa­ción de las per­so­nas en situa­ción de calle, que por el momen­to enten­de­mos que no han sido con­si­de­ra­das por el gobierno de la Ciu­dad y tam­po­co en for­ma espe­cí­fi­ca en la reso­lu­ción dic­ta­da por el gobierno nacio­nal”. Expli­có que tan­to su orga­ni­za­ción como otras que lle­van vian­das de comi­da a los sin techo “seguir­mos hacien­do la tarea y la ver­dad es que no tene­mos cono­ci­mien­to de que haya infec­ta­dos, pero igual nos preo­cu­pa su situa­ción y cree­mos que ten­drían que tener un lugar asig­na­do para cum­plir con el ais­la­mien­to”.

El minis­tro de Segu­ri­dad de la pro­vin­cia, Ser­gio Ber­ni, infor­mó que se regis­tra­ron unas 600 denun­cias con­tra per­so­nas que incum­plie­ron el ais­la­mien­to sin argu­men­tos váli­dos. En el país hubo cer­ca de 250 deten­cio­nes.

Uno de los casos más gra­ves de incum­pli­mien­to se dio en la loca­li­dad de Liber­tad, en el par­ti­do de Mer­lo, don­de la mayo­ría de los comer­cios per­ma­ne­cían abier­tos, inclu­so los que no son con­si­de­ra­dos esen­cia­les para paliar la emer­gen­cia. Era simi­lar la situa­ción en el par­ti­do de Itu­zain­gó y en Gene­ral San Mar­tín, en el nor­te del sub­ur­bano. El aca­ta­mien­to fue mucho más impor­tan­te, en la zona sur, en Ave­lla­ne­da, Lanús y Lomas de Zamo­ra.

Ges­tos soli­da­rios

LEER MÁS­Fo­tos de la cua­ren­te­na | Imá­ge­nes de una ciu­dad casi sin gen­te

En La Pla­ta, los agen­tes muni­ci­pa­les se ocu­pa­ron de rea­li­zar los man­da­dos que nece­si­ta­ban hacer las per­so­nas adul­tas mayo­res, en los casos en que no hubie­ra jóve­nes vivien­do en el mis­mo domi­ci­lio. El auxi­lio for­ma par­te del pro­gra­ma “Con­tá Con­mi­go”, que se cum­pli­rá de lunes a vier­nes mien­tras dure la emer­gen­cia. La ini­cia­ti­va es gra­tui­ta y soli­da­ria.

Otra medi­da soli­da­ria fue la que se dio en el barrio por­te­ño de Villa Cres­po, don­de dos ciu­da­da­nos perua­nos resi­den­tes en el país, Flor y Jhonny, dos flo­ris­tas, resol­vie­ron rega­lar su mer­ca­de­ría que les había que­da sin ven­der antes del comien­zo de la cua­ren­te­na. “Es un buen modo de empe­zar la cua­ren­te­na”, dijo Flor a los perio­dis­tas. Ella y su com­pa­ñe­ro viven en Argen­ti­na des­de hace 17 años.

En la ciu­dad bal­nea­ria de Villa Gesell, don­de cerra­ron todos los alo­ja­mien­tos para turis­tas como una for­ma de pre­ve­nir el con­ta­gio del coro­na­vi­rus, fue clau­su­ra­do el apart hotel La Mora­da, que per­te­ne­ce a fami­lia­res del secre­ta­rio de Turis­mo local, Emi­liano Feli­ce. La medi­da del muni­ci­pio se debió a que incum­plió la reso­lu­ción por la cual se cerra­ron todos los luga­res de alo­ja­mien­to de turis­tas. En Gesell, aun­que sin que se pro­du­je­ran inci­den­tes como los ocu­rri­dos en Pina­mar, tam­bién se cerra­ron los ingre­sos a turis­tas. Sólo se acep­ta la entra­da de per­so­nas que, aun­que vivan en otras ciu­da­des, acre­di­ten que tie­ne una casa en la villa.

Por otro lado, hay que­jas de los veci­nos por­que dejó de cir­cu­lar, por fal­ta de visi­tan­tes de otras par­tes del país, la línea de colec­ti­vos 507, la úni­ca que cir­cu­la en toda la zona. La situa­ción es com­ple­ja para muchos, por­que los remi­ses y taxis tie­nen ser­vi­cios redu­ci­dos y sólo para urgen­cias o por cues­tio­nes labo­ra­les. 

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *